Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas


37 comentarios

Terapia Alternativa para la Prostatitis Crónica y la HPB

Botiquín de microdosis de plantas medicinales y nitazoxanida

medicina natural

Uno de los primeros botiquines de la fundación MicroMédix fue el de la prostatitis crónica y la hiperplasia prostática benigna (HPB), y por aquel entonces, éste todavía no incluía la moringa como parte esencial de esta terapia alternativa, un tanto holística porque de las cinco sustancias de las que constaba, cuatro de ellas eran microdosis de plantas medicinales: cola de caballo, maíz (cabellos del elote), hueso de aguacate y agracejo, y la otra era (y sigue siendo todavía) de nitazoxanida. Éstas eran hasta cierto punto suficientes para contrarrestar los síntomas que caracterizan a estos dos trastornos tan comunes en la población masculina adulta; pero el tipo y la cantidad de sustancias se han venido modificando tanto por los nuevos descubrimientos que hemos hecho, como por las particularidades de cada paciente. Todos respondemos diferente a una terapia alternativa.

terapia alternativaEn la imagen de la izquierda (hacer clic sobre la misma para agrandarla) ejemplifico cómo comencé a aplicarme las microdosis, hace algo así como unos tres años. Ahí se ve cómo seguía yo un programa típico de aplicación de microdosis de plantas medicinales, en función de mi estilo de vida. Acostumbrado a levantarme a las 7:00 a.m, me podía organizar para iniciar mi tratamiento a las 8:00 a.m , aplicando 2 gotas de Zea Maiz sobre mi lengua, cada 5 minutos durante una hora, con otras dos gotas de Nitazoxanida a partir de las 8:30 a.m por media hora, y luego, junto con la cola de caballo, a partir de las 9:00 a.m, me ponía 2 gotas de cada sustancia cada hora, por todo el día. A partir de las 9:00 a.m, también aplicaba dos gotas de agracejo y de hueso de aguacate 4 veces al día con las otras tres sustancias mencionadas, a fin de generar la sinergia inherente a estas plantas medicinales. Si usted ya está siguiendo esta terapia alternativa, puede modificar el horario que yo seguí y adaptarlo a su propio estilo de vida, cuidando únicamente que la frecuencia de administración (el número de veces al día) sea la misma que la indicada en cada frasco de microdosis. Conviene también dejar claro que el tipo de plantas medicinales de este botiquín puede variar, en función de la sintomatología y la historia clínica del paciente. Regularmente, lo que los terapeutas de la fundación acostumbran hacer, es proponer un conjunto de sustancias para iniciar el tratamiento, e ir modiciando algunas de ellas, según responda y evolucione el consultante.

terapia alternativaComo se ve, el primer día del procedimiento exige de tiempo y un poco de esfuerzo por parte de quien va a seguir esta terapia alternativa; pero desde el punto de vista de los beneficios que aporta, creo que bien vale la pena esmerarse.
Aunque las cosas son mucho más sencillas a partir del segundo día, según se aprecia en la figura de la derecha,  es imprescindible hacer hincapié en que el alivio esperado varía de persona a persona y que así como en mi caso la frecuencia de administración fue adecuada, es muy probable que otros individuos necesiten aplicarse las microdosis de estas mismas plantas medicinales más frecuentemente que el autor de estas líneas. En esa época en la que yo todavía no me aliviaba por completo de la próstata, conocí a un vecino morelense de 55 años de edad, que comenzó al mismo tiempo que yo esta terapia alternativa, y sucedió que, padeciendo de transtornos prostáticos agudos, mucho más serios que los míos, no parecía experimentar ninguna mejoría, por lo que fui a visitarlo para recomendarle un cambio de estrategia: repetir el procedimiento desde el principio, tal y como está indicado en la primera figura de esta publicación (primer día de la guía terapéutica).

La clave del éxito: considerar la individualidad bioquímica

Acostumbro hacer un seguimiento de la evolución de los síntomas de quienes adquieren las microdosis en los lugares a los que la fundación acude a entregar botiquines. Fue así como a este vecino del pequeño poblado de Xochitepec, no solo le sugerí repitiera el procedimiento, sino que también se aplicara la microdosis de hueso de aguacate, de la misma forma en la que estaba indicada la de maíz, debido a que su problema más crítico era la disuria, es decir, se le dificultaba mucho el poder orinar. También le recomendé agregar otras dos plantas medicinales, una de regaliz y otra de hierba santa, cada 5 minutos durante media hora, y que en caso de que persistieran las molestias, alargara el procedimiento hasta una hora máximo. En términos un poco más técnicos, a la sintomatología que se presenta cuando las sustancias activas de las plantas medicinales son administradas a ese ritmo (2/3 gotas c/5 minutos por media hora o la hora completa) se le llama cuadro agudo, y es diferente en cada persona.

MaízHabrá casos en los que el cuadro agudo (molestias muy marcadas) sea otro, y en donde sea necesario aumentar la frecuencia de administración de otra microdosis. En mi caso por ejemplo, cuando me regresaba el dolor pélvico, tenía que aplicar 2 gotas de maíz cada 5 minutos por una hora, pues el maíz, además de ser un gran diurético, es un excelente analgésico. De hecho, hoy en día, aunque ya no tengo problemas con mi próstata, cuando por alguna otra razón tengo dolor de cabeza, se me calma a los 40 minutos de haberme aplicado 3 gotas cada 5 minutos. A la mejor ya no uso los cabellitos del elote, sino regaliz por ejemplo, debido a que la presión ocasionalmente me baja y eso me produce cierto dolor en la nuca. Hablando en general, y no solo sobre los trastornos de próstata, el usuario de cualquier botiquín de microdosis, tendrá que ir ajustando la frecuencia de administración de sus diferentes plantas medicinales, dependiendo de su individualidad bioquímica, y de cómo evolucione su enfermedad al transcurrir el tiempo, sobre todo cuando se trate de cuadros agudos.

La imperiosa necesidad de agregar antioxidantes al tratamiento

No obstante, en enfermedades crónicas, es muy probable que no basten 2 o tres gotas, cuatro veces al día, de cada una de las plantas medicinales. En ocasiones habrá necesidad de agregar fuentes de cisteína (antioxidantes) y otros suplementos para desinflamar la próstata.
Conviene entonces remarcar lo importante que resulta en todos los casos, ser paciente y perseverante. En aquella etapa de mi vida, yo llevaba ya más de 2 años luchando contra mi prostatitis crónica y consumiendo los consabidos medicamentos alopáticos acostumbrados (tamsulosina, finasteride, ciprofloxacin y demás fármacos que ya he citado en otros sitios) que no me beneficiaban en nada. No obstante, a base de numerosas investigaciones, mucho trabajo y un esfuerzo físico e intelectual considerable, hoy puedo decir que por fin he superado esa difícil situación. Pero como dije anteriormente, tuve que adicionar sustancias ortomoleculares (nutrientes en dosis terapéuticas) para combatir a los culpables de la inflamación: los radicales libres.

medicina naturalAndrew Weil, doctor en medicina de Tucson, Arizona, declara a los compiladores  de la Guía definitiva de la “Medicina Alternativa”, del Burton Goldberg Group (pag. 255), que  “debido a que las hierbas y las plantas usan una vía indirecta para llegar al torrente sanguíneo y a los órganos blanco, sus efectos suelen ser más lentos al principio y menos espectaculares que los de los fármacos más purificados y administrados por vías más directas”. Y continúa diciendo textualmente:  “por esa razón, los médicos y los pacientes que están acostumbrados a los efectos más rápidos e intensos de los fármacos sintéticos pueden impacientarse con los remedios botánicos”.
Cualquiera desespera cuando siente en carne propia ese dolor y esos trastornos urinarios tan característicos de una prostatitis, producto de un déficit de glutatión en el organismo.

Descargar archivo PDF

 

Receta para la prostatitisMi sufrimiento como e-paciente, los intentos fallidos de curarme de esta nefasta enfermedad, así como las investigaciones que desarrollé a lo largo de varios años, comenzando con el “descubrimiento” en la literatura biomédica de que la prostatitis crónica puede ser tratada con Nitazoxanida, y culminando con la implementación en la Fundación MicroMédix, de una terapia alternativa compuesta de varios suplementos ortomoleculares, me llevaron a la conclusión de que, si existe algún efecto espectacular no derivado de un remedio botánico, el mérito más bien debería atribuirse a los suplementos administrados en megadosis, y no a los fármacos que los urólogos suelen recetar para “controlar” la inflamación de la próstata de millones de almas masculinas en pena.

Una próstata inflamada no puede contra una voluntad férrea

fotos-de-veracruz-125Así lo demostraron hace más de 50 años tanto el dos veces ganador del premio Nobel Linus Pauling, como el Dr. Abram Hoffer, con cientos de casos en los que alcanzaron el éxito al tratar varias enfermedades degenerativas con sustancias ortomoleculares. Así que aun cuando el Dr. Weil merezca todos mis respetos, no creo simpatizar de igual manera con los “fármacos más purificados” a los que él hace referencia.
Por todo lo anterior, me gustaría poner a su consideración la Receta para la Prostatitis Crónica y la HPB, con la que usted también podrá liberarse de esas molestias y darle sentido a todos esos años de lucha, esperanza, determinación e investigación, que me llevaron a concluir que este mal también tiene remedio.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 29 de noviembre de 2012


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


 

Anuncios