Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas


2 comentarios

Insomnio: con la melatonina ahora los que no duermen son los magnates farmacéuticos

La melatoninainsomnio se está convirtiendo en la gran solución para el insomnio de un gran número de personas, y es muy probable que debido a ello, ahora sean los magnates farmacéuticos los que tengan problemas para dormir. Esta hormona natural podría representar cuantiosas pérdidas económicas y convertirse así en una amenaza potencial para muchos accionistas, propietarios y directores de grandes consorcios farmacéuticos, quienes empeñados en producir equivalentes sintéticos de sustancias que existen en la naturaleza desde hace milenios, producen somníferos (hipnóticos) para obtener una patente que les otorga el derecho de explotar su invento hasta por 20 años.

Aún cuando en la naturaleza ya exista la sustancia terapéutica para curar una enfermedad, la extraen de aquélla y la aíslan en el laboratorio para sintetizarla mediante un proceso químico con el que posteriormente el sistema les permite patentarla, envasarla, etiquetarla y venderla. Y entonces, ¿por qué alterar lo natural, si la naturaleza misma ya nos lo está regalando?: para explotar el mercado de todos aquellos a quienes el sistema logre
engañar, con información tendenciosa.

fármacos: sí reditúan¿Y cómo consiguen un mercado de consumidores desinformados? Pues financiando campañas de mercadotecnia y publicidad. Así funciona la industria farmacéutica ([8], [11]-[18]). El consumidor que compra uno de esos hipnóticos producto de una patente, está contribuyendo no solo a que ese laboratorio recupere lo que invirtió en un proyecto que usó como pretexto para hacer negocio, sino que además le está devolviendo lo que gastó en otros proyectos en los que fracasó. ¿No le parece absurdo este hecho?. Estamos ante una situación en la que por decreto, el gobierno, los centros hospitalarios, la industria farmacéutica y sus soldados de bata blanca (el sistema), convienen en tener cautivos a los consumidores, sin importar si la droga que se “sacaron de la manga”, puede curar o no a una persona. Hemos dado por sentado, o más bien nos han hecho creer, que el insomnio es una enfermedad, que es incurable, y que hay que estar tomando constantemente alguna droga para vencerlo.

En todo caso, la enfermedad tiene otro nombre y ellos la originaron: se llama dependencia. Si tiene problemas para dormir y todavía no ha caído en la trampa de la industria de los hipnóticos, es decir, si el sistema de salud actual no lo ha convertido en un farmacodependiente, usted podrá dormir tranquilamente sin mayores consideraciones, tomándose una cápsula de melatonina de 5 mg., por las noches, antes de ir a dormir. Y si ésta no fuera suficiente y llegara a despertar a media madrugada, no correrá ningún peligro ni sufrirá ningún efecto secundario si se toma esa misma dosis para regresar a los brazos de Morfeo. Antes solíamos decir “su lechita y a dormir”, y a veces se dormía, y a a veces no. Ahora podemos decir, con toda confianza: “su melatonina y a dormir”.

sueño sin dependenciaSi usted no es un farmacodependiente, eso es todo lo que necesita saber para comenzar a soñar dormido. Yo ya no necesitaría seguir soñando despierto y ambos nos iríamos a dormir con la conciencia limpia, si las cosas fueran así de sencillas. Sin embargo, el problema de este caso y que hemos de resolver con suplementos adicionales, es el de la dependencia inducida por los hipnóticos: un trastorno creado intencionalmente por los fabricantes de este tipo de fármacos para aumentar sus ventas. Así es, querido lector, leyó usted bien, la farmacodependencia la promueve el fabricante del producto que usted está probablemente consumiendo ahora, y no es accidental.

El que lo produce tiene licencia para intoxicarlo y lo hace con toda la intención de que usted consuma constantemente “su invento”, a fin de que a la hora de multiplicar el número de consumidores, por el número de años que han pasado desde que se otorgó la patente, por el total de cajas del somnífero que compra usted al año, y por el precio de cada caja, las ventas asciendan a una cantidad muy por encima de sus gastos; de otra manera, ¿para qué molestarse con tanta “investigación y desarrollo”?.

Abram HofferAntes de relatar el caso del insomnio y la ansiedad del Sr. RLM, permítame acalarar dos conceptos que muchas veces confunden a aquellas personas que suelen acudir a la Wikipedia para aclarar sus ideas. La dependencia y la adicción son dos cosas bien diferentes, en discrepancia con lo que se puede leer de dicha fuente. Tenemos que ser muy cuidadosos cuando consultemos la Internet, sobre todo cuando existe una advertencia del tipo “Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías…”, como es el caso de la definición de drogodependencia que aparece en el portal de Wikipedia.

Yo mejor consulté la sección editorial de la revista Journal of Orthomolecular Medicine, en su volumen 19, No. 1, del 2004, en donde Abram Hoffer (arriba a su derecha) esclarece muy bien la diferencia entre ambos conceptos. La dependencia, dice él, es la sensación desagradable que el individuo experimenta cuando se ha abstenido de consumir un determinado fármaco y que lo impulsa a reincidir para calmar esa sensación. Es lo que se conoce como síndrome de abstinencia. La adicción se presenta cuando alguien es atraído por el placer que le proporciona una determinada sustancia.

comida chatarraSe dice que quien acostumbra tomar un hipnótico, es un dependiente, no un adicto, porque cuando deja de tomarlo (abstinencia), tiene que recurrir a éste para dejar de sentir ansiedad, que es una sensación desagradable que el fabricante del producto pensó reproducir de manera premeditada sobre el consumidor promedio. Por otro lado, un adicto podría ser un individuo afecto a la marihuana o al azúcar (créame que no hay una gran diferencia), porque ambas sustancias producen una sensación placentera en el cerebro.

Lo mismo sucede con la cafeína y los refrescos embotellados, que para la complacencia de la mayoría de nuestros niños y adolescentes, están repletos de azúcar. Y a propósito de niños, saborizantes y colorantes artificiales… si no quiere que su hijo sea diagnosticado con trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA), mejor no le compre lunetas y demás confitería de muchos colores. Y no lo digo para asustar a nadie, porque de hecho ese trastorno ni siquiera existe; solo lo inventó la Asociación de Psiquiatras Americanos (APA, por sus siglas en inglés) para justificar su existencia. Lo estoy diciendo para que aleje a sus hijos de esa comida chatarra que si bien es cierto los pone muy inquietos, no amerita que sean atados de pies y manos, y forzados a tomar Ritalin, por un psiquiatra de bata blanca graduado en Harvard.

5-HTPEl caso del Sr. RLM consiste en superar tanto el insomnio como la ansiedad, que anteriormente se habían estado controlando con media tableta de Clonazepam y media de Paxil, y que ahora se pretenden sustituir por melatonina, magnesio, hierba de San Juan y 5-HTP, en un plazo no mayor de 6 meses. El objetivo es dejar de depender del hipnótico (clonazepam) y del Paxil, debido a que el Sr. RLM ha estado tomando somníferos durante mucho tiempo, y a sus 94 años, no es aconsejable subestimar las repercusiones que los efectos secundarios de dichos fármacos pudieran tener sobre su salud. En una entrada posterior, abordaré el otro problema del Sr. RLM, que es el esófago de Barret, para el que ha estado tomando omeprazol durante más de cinco años, que es un tiempo de administración demasiado largo, a juzgar por algunas de las referencias consultadas ([2],[3] y [4]).

PaxilNo fue fácil en un principio que el Sr. RLM pudiera adaptarse al nuevo tratamiento natural para inducir un sueño reparador a base de melatonina, pues cuando comenzábamos a reducir las dosis tanto de clonazepam (Rivotril) como de Paxil, se despertaba a eso de las 3 o 4 de la mañana, con síndrome de abstinencia (ansiedad). Nos decía que luego de haberse tomado sus píldoras de la noche (una cápsula de 5 mg de melatonina, 1/4 de tableta de clonazepam y otro tanto de Paxil), se dormía; pero que al despertar lo hacía con una sensación de vacío en el estómago muy difícil de explicar. Aunque le recomendamos que tomara una cápsula extra a esas horas de la madrugada, a la que llamamos “la dosis para las urgencias”, ésta  no era suficiente para poder conciliar el sueño de nuevo, así que decidimos manejar la ansiedad, agregando primero una cápsula de 5-HTP en cada alimento, y una mas por la noche. Aunque su ansiedad remitió, el insomnio no. Después de una semana de que su sueño no se regularizara por completo, decidimos agregar a su tratamiento, una tableta de Hierba de San Juan, antes de acostarse.

Al momento de estar escribiendo estas líneas, su sueño se ha regularizado y el siguiente paso (durante la próxima  semana) será el disminuir más las dosis de ambos fármacos entre una semana y otra, aunque como ya no es posible obtener octavos de esas pastillas (se hacen casi polvo como para poder medirlos), tendremos que administrar un cuarto de pastilla de cada fármaco de manera alternada, para que dicha porción se la tome un día si y el siguiente no… y así sucesivamente. Habrá que ver si al reducir las dosis aún más, responde como se espera.

hierba de San JuanHemos de señalar que el procedimiento hasta aquí descrito difícilmente es aplicable por igual a todas las personas, pues la evolución del paciente depende mucho de la edad, de sus creencias (efecto placebo y nocebo), del tiempo durante el cual ha estado consumiendo somníferos, en fin, cada paciente responderá y evolucionará de manera diferente. Es por ello que le suplicamos nos contacte, antes de comenzar un tratamiento de esta naturaleza por su cuenta, para asegurarnos de que todo vaya bien. Así por ejemplo, en el caso del Sr. RLM, hubo semanas en las que tuvimos que regresar a la dosis de la semana inmediata anterior para evitar el síndrome de abstinencia que ya se comentó, a fin de que su organismo fuera respondiendo y adaptándose a las dosis menores, considerando que en cada semana, se debía aumentar la dosis de 5-HTP.

Puede ser que lo mismo ocurra con la Hierba de San Juan. A la fecha el Sr. RLM duerme bien, aunque con altibajos, tomando 1/4 de pastilla de clonazepam un día (el cual no fue prescrito por nosotros, sino por un psiquiatra); 1/4 de Paxil al siguiente día (idem); luego de nuevo 1/4 de clonazepam al otro día; y posteriormente 1/4 de Paxil; y así por toda una semana. Desde luego, durante esos mismos días no faltaron sus tres cápsulas diarias de 5-HTP, una en cada alimento, y una tableta al día de Hierba de San Juan, por las noches. El siguiente paso, será ir reduciendo aún más los somníferos, mientras se aumenta poco a poco también, la Hierba de San Juan, a razón de una tableta al día, por semana, hasta un máximo de tres tabletas diarias.

conviccionesComo se ve, la dependencia es un problema un tanto difícil de manejar, ya que requiere de paciencia, del conocimiento del paciente y un poco de experimentación al principio. En ciertos casos, la situación puede complicarse al tratar un paciente con problemas psíquicos más serios, como los delirios y las tendencias obsesivo-compulsivas, o simplemente cuando las creencias de éste fueran tales, que pudieran afectar el resultado del tratamiento, pues como señalaba yo en otra entrada del blog, los efectos placebo y nocebo juegan un papel muy importante en el desarrollo y la evolución del paciente. El Sr. RLM por ejemplo, nos llegó a decir en una ocasión, que el magnesio que le habíamos prescrito para coadyuvar con el problema de su insomnio, podía haber sido la causa de un dolor que le había aparecido a la mañana siguiente de haber comenzado a tomar magnesio (efecto nocebo).

Cuando le mostré en YouTube una conferencia de Ana María Lajusticia en la que esta reconocida autoridad explicaba todas las bondades del magnesio, el dolor no se presentó más en los siguientes días (efecto placebo). Durante una consulta me enteré que el Sr. RLM había leído una de las obras de Lajusticia [9], y que le había escrito a ella una carta que a la postre me interesó leerla, en donde él, además de expresarle su admiración, le hacía una pregunta relacionada con el uso del magnesio. Y cuando uno cree que alguien es una autoridad en determinada materia y lo admira por eso, ese alguien puede constituirse en un placebo, sobre todo si un tercero refuerza esa convicción.

efecto placeboA pesar de saber que la Programación Neurolingüística (PNL) tiende a ponderar más o menos el uso de esta técnica del efecto placebo, no entiendo cómo es que algunos psicólogos y terapeutas, invierten tanto tiempo hurgando en el subconsciente de sus pacientes, en lugar de explorar lo que podrían lograr si se interesaran más en conocer sus convicciones (las de sus pacientes, no las propias).
Conocí a un logoterapeuta en la Ciudad de Cuernavaca, quien durante sus consultas dedicaba más tiempo a hablar de sus logros, que a escuchar las convicciones de sus pacientes.

Mark TwainNótese que he dicho convicciones y no problemas. ¿Por qué no conocer, reforzar y profundizar más en las convicciones de los pacientes, que dedicar toda una hora de consulta a analizar sus problemas y deficiencias de carácter? ¿No se obtienen mejores resultados sacando a la superficie lo mejor de ellos, que ahondando en sus puntos débiles?. Es así como lo hace el poder integrador de la terapia cognitiva de Brad Alford y Aaron Beck [19].
El efecto placebo es un recurso que los terapeutas no deberíamos subestimar, y una convicción (firme creencia) reforzada junto con una adecuada suplementación, como ha sido aquí la melatonina, el magnesio, el 5-HTP y la hierba de San Juan, pueden hacer más por un ser humano, que el descubrir traumas sexuales o miedos enterrados en su pasado.

Joe Dispenza nos ha enseñado que uno mismo es el placebo [10], y quisiera transmitir su mensaje a los demás terapeutas que nos siguen, recordándoles algo que hoy en día ya es un secreto a voces: “que no hay mejor placebo que el paciente mismo”. ¿Y qué podemos hacer para que suceda “el milagro”?… Hablar menos y escuchar más. Ya lo dijo Mark Twain:

Si tuviéramos que hablar más que escuchar, tendríamos dos bocas y solamente una oreja.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de enero de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] http://es.scribd.com/doc/24420080/Las-patentes-de-las-medicinas-duran-20-anos#scribd
[2] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10468702
[3] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9768533
[4] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8527623
[5]  Tapering Off Psychotropic Drugs: Using Patient Cases to Understand Reasons for Success and Failure. Jonathan E. Prousky, ND, MSc. Journal of Orthomolecular Medicine, Vol 28, No. 4, 2013
[6]  Integrated Healthcare Practitioners’ Dietary and Nutritional Supplement, and Herbal Remedies Management Program. IHP April/May 2010. Jonathan E. Prousky, BPHE, BSc, MSc, ND.
[7] Patrick Holford. Nutrición Óptima para la Mente.  La Medicina Nutricional y Ortomolecular Aplicada a la Salud y el Equilibrio Mentales. Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona
[8] Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes. Ray Moynihan, Alan Cassels; ed. Terapias verdes
[9] El Magnesio. Ana María Lajusticia Bergara. Plaza & Janes, S.A Editores.
[10] Joe Dispenza. El placebo eres tú. Editorial Urano.
[11] Peligro mortal: efectos de la prescripción de fármacos. Arabella Melville Colin Johnson
[12] La píldora de los 800 millones de dólares. La verdad sobre el coste de los nuevos fármacos. Merril Goozner ; ed. Belacqva
[13] Traficantes de Salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad. Miguel Jara, ed. Icaria
[14] El libro negro de las marcas: el lado oscuro de las empresas globales (debate), Cap. “Conejillos de indias”. Klaus Werner y Hans Weiss
[15] Los inventores de enfermedades, cómo nos convierten en pacientes. Jörg Blech, edit. Destino
[16] Medicina enferma: cómo protegernos de las terapias discutibles. Jörg Blech, edit Destino
[17] Secretos de la industria farmacéutica. Efectos adversos de muchos medicamentos: bajo sospecha su fabricación y prescripción. Bryan Hubbard; ed. Terapias verdes
[18] Lo que los médicos no nos dicen. Lynne MacTaggart; ed. Terapias Verdes
[19] The Integrative Power of Cognitive Therapy. Brad Alford y Aaron Beck. Guilford Press. 1998

Anuncios


90 comentarios

Reflujo gastroesofágico: cómo me deshice de las agruras y otros malestares siguiendo un tratamiento totalmente natural

reflujo gastroesofágicoEn teoría, hay dos tipos de estómagos: el hipoclorhídrico y el hiperclorhídrico. A pesar de ello, las fuentes consultadas durante este caso de estudio que yo mismo estaré protagonizando, coinciden en que casi todas las personas que padecen de reflujo gastroesofágico presentan bajos niveles de ácido clorhídrico en su estómago (hipoclorhidria). Además, no hay que restarle importancia a lo que en primera instancia parece obvio y que paradójicamente resulta ser la causa principal de nuestro padecimiento: que nuestros malestares gástricos están altamente correlacionados con nuestros hábitos alimenticios.

La etiología del reflujo (las causas del problema)

La verdad es que la mayoría de nosotros comemos lo que más nos gusta, a pesar de que sabemos que nos puede hacer daño, sobre todo aquéllos o aquéllas que todavía son lo suficientemente jóvenes como para darse ese lujo. ¿O no me diga que prefiere una ensalada de verduras frescas en vez de unos tacos de carnitas con unas cebollitas asadas, una salsa pico de gallo y una cerveza bien fría?. No obstante, como se dice popularmente, tarde o temprano habrá que pagar la factura. Valdría decir, como lo hace Patrick Holford en una de sus obras [1]: “somos lo que comemos”.

acidezEn este orden de ideas,  no solo estaré recomendando un tratamiento que a mi me funcionó, sino que también propondré algunas alternativas con las que usted también podrá salir avante de su lucha contra este trastorno, siguiendo unos cuantos consejos que estimo le serán de utilidad para que se deshaga definitivamente de esas agruras; de la dificultad que tiene para tragar saliva; de esa sensación que tiene al despertar, como de haber masticado y tragado un buen chile habanero mientras dormía; de esa garraspera crónica que no deja dormir a su pareja; y de ese ahogo súbito que lo saca a media noche de la cama (apnea obstructiva), como queriendo augurar que esa pudiera ser la última. Bueno, quise ser lo más descriptivo que pude y tal vez exageré un poco; pero si usted ha padecido de lo mismo, sabe a lo que me refiero.

Ya sea que usted sea sensible al gluten, a los lácteos, al azúcar o a los carbohidratos, o que haya sido invadido por bacterias como el Helicobacter pylori, el E. coli, el Campylobacter jejuni, o cualquier otra bacteria que haya sobrepoblado su estómago y sus intestinos; o ya sea que haya desarrollado una hernia hiatal, siempre podrá recurrir a suplementos y alimentos ricos en enzimas digestivas y probióticos para exterminar a esos patógenos, o acudir con un quiropráctico para que le ayude con esa hernia. Independientemente de lo anterior, si usted está padeciendo de reflujo gastroesofágico, es casi seguro que la raíz del problema sea una hipoclorhidria. El ejército farmacéutico, liderado por sus grandes laboratorios y promovido por sus fieles soldados de bata blanca, nos han estado vendiendo la idea de que el problema del reflujo gastroesofágico se debe a un exceso de acidez, de ahí que se estén llevando a la bolsa la friolera de 7,000 millones de dólares al año por la venta de los consabidos antiácidos [6].

De acuerdo con Chris Kresser, reconocido reflujoespecialista en paleonutrición y medicina integral y autor del libro electrónico recién citado, el reflujo gastroesofágico se produce por un funcionamiento inadecuado del esfínter esofágico inferior (LES, por sus siglas en inglés), que funciona normalmente como una especie de válvula check, ya que deja pasar el alimento del esófago hacia el estómago; pero no en la dirección contraria (haga clic en la figura para agrandarla). Cuando el LES se encuentra bajo la influencia de una presión intra-abdominal, no alcanza a cerrar correctamente para evitar el paso del ácido desde el estómago hacia el esófago, ocasionando que el revestimiento de éste último se deteriore.

Esa presión intra-abdominal es producida por los gases generados tanto por una sobrepoblación de bacterias como por la fermentación de aquellos carbohidratos que no fueron absorbidos, debido a una insuficiencia de ácido clorhídrico en el estómago. En resumen, la hipoclorhidria ocasiona que las bacterias patógenas permanezcan con vida en el estómago debido a un nivel de PH alto en este órgano, y que el esfínter no opere como es debido, como resultado de la inflamación producida por los gases provenientes de los carbohidratos residuales y las bacterias.

El sistema de salud: ¿efectos secundarios o calculados?

prilosecSe sigue entonces que para que el LES haga su función, uno debe acidificar su estómago, en lugar de alcanilizarlo, como pretenden hacerlo los antiácidos, que no hacen más que empeorar la situación, porque aunque eliminan las molestias momentáneamente, crean dependencia en los consumidores. Es lo que se conoce popularmente como “plan con maña”. Usted seguramente ya ha probado el Melox, el Pepto Bismol, el Prilosec o los Tums; así como los inhibidores de la bomba de protones, como el Omeprazol, el Nexium, el Dosier, etc., y se habrá desilusionado después de haberlos tomado por más de dos semanas.

¿No será porque todos ellos han sido concebidos para que usted los tome de por vida? ¿No se ha dado cuenta que después de un tiempo de haber conseguido cierto alivio, las molestias persisten y que tendrá que recurrir de nuevo a su médico? Dado este escenario, es muy posible que tenga que seguir consumiendo antiácidos más frecuentemente para sentirse mejor. Y eso sin mencionar el hecho de que cada vez que las molestias regresan, tiene usted que aumentar las dosis para compensar la tolerancia que su organismo ha desarrollado.

malware¿Sabía que esa misma estrategia es la que usa la industria de los anti-virus informáticos? Yo lo supe desde principios de la década de los ochentas, cuando trabajando como investigador y desarrollador de programas para la industria eléctrica, nos jugábamos bromas entre compañeros con programas maliciosos (hoy malwares) que activábamos para que los programas de quienes queríamos atacar (hoy hackerse dice “hackear”), dejaran de funcionar. Ofrecíamos arreglar el problema, a cambio de una cena o algún otro incentivo que en ese momento nos apeteciera. Luego simplemente dejábamos de ejecutar el malware que nosotros mismos habíamos creado para posteriormente cobrar nuestra recompensa. Era divertido, porque en ese entonces solo existía uno que otro virus más o menos popular; pero viéndolo en retrospectiva, no era nada productivo comparado con lo que desarrollábamos en el Instituto de Investigaciones Eléctricas (IIE), que era donde yo trabajaba en aquel entonces.

La industria farmacéutica opera exactamente de la misma manera, pues le está vendiendo una solución para un problema que ella misma le está ocasionando repetidamente, con el único fin de generar dividendos; y si usted se lo permite, continuará cautivándolo con su impresionante propaganda y su ilimitado presupuesto mercadotécnico para perpetuar semejante situación. Como en la Fundación MicroMédix no comulgamos con esas prácticas deshonestas, le proponemos a continuación un tratamiento natural a base de sustancias ortomoleculares (nutrientes en dosis terapéuticas) y una dieta que usted mismo puede seguir, para que ya no siga dependiendo de los medicamentos por el resto de sus días.

Receta para el reflujo gastroesofágico

NiacinaEl primer suplemento que vamos a recomendarle, lejos de ser un producto milagro, es una vitamina milagrosa, que no es lo mismo. Se trata de la niacina (derecha). Se conoce también como vitamina B3 y de acuerdo con Jonathan Prousky y otros colaboradores [7], representa una de las opciones más prometedoras para tratar la hipoclorhidria gástrica y por ende, una cura potencial para las dispepsias funcionales (no ulcerosas) y los reflujos gástricos. En su interesante artículo, Prousky relata dos casos en los que los síntomas de ambos trastornos desaparecieron gracias a la producción de ácido clorhídrico inducida por la liberación de histamina gástrica, después de haber tomado entre 1,200 y 3,000 mg al día de niacina. Taduciendo literalmente uno de los párrafos más relevantes de su artículo, Prousky asevera :

“Mantener un nivel óptimo del pH gástrico a través de la administración de niacina, podría tener un efecto positivo sobre los niveles de gastrina. La hipergastrinemia es una condición común en un entorno gástrico deficiente en ácido. Los altos niveles de gastrina (hormona gástrica) podrían afectar el tono del músculo liso del esfínter esofágico inferior (LES), permitiendo que los contenidos del estómago regresen al esófago. El garantizar la secreción adecuada de HCl (ácido clorhídrico) a través de la administración de suplementos de niacina, podría mantener un pH gástrico ácido apropiado. Un PH óptimo podría normalizar los niveles de gastrina y preservar el tono del músculo liso del LES de modo que el contenido del estómago no regrese.

acidez: escalaUn pH gástrico adecuado ayudaría a que el estómago eliminara los patógenos, evitara los hongos y la sobrepoblación bacteriana del intestino delgado; facilitaría el flujo de enzimas biliares y pancreáticas; y permitiría la absorción apropiada de proteínas y otros nutrientes” (las negritas y lo paréntesis son míos).

Mi experiencia con la niacina
en-la-parroquia-veracruz-2
Con la intención de comprobar lo que Prousky y sus colegas afirman en su artículo y no como una recomendación para que haga lo mismo que yo, quisiera contarle cómo fue que me alivié completamente del reflujo. Pero antes permítame compartir con usted mi experiencia con la niacina. Ni el mismísimo Prousky ha recomendado usar esta vitamina como lo relato a continuación, así que por favor no vaya a buscar alivio de la manera en que yo lo hice, a menos que conozca el grado de saturación que tiene usted para la niacina. Más adelante mencionaré otras formas de administrarla, con las que seguramente se sentirá más cómodo.
Mientras cavilaba sobre mis opciones durante una de esas noches en las que mis agruras me despertaron, aunque esta vez no por causa de la apnea, se me ocurrió que la niacina tal vez podría poseer algunas cualidades anestésicas, porque en este caso lo que yo estaba buscando era calmar no tanto un dolor, sino esa quemazón en el pecho tan característica de las agruras.

Así que, via intranasalno teniendo nada que perder, me levanté de la silla donde había estado meditando cerca de media hora sobre esta situación un tanto desesperada, tomé media pastilla de 250 mg (125 mg de niacina), la hice polvo entre dos cucharas, busqué en el laboratorio un popote, corté un pedazo como de 10 cm., e introduje un extremo del mismo en cada una de mis fosas nasales, esnifando el polvo que había en la cuchara desde el otro extremo del popote para conseguir un efecto más eficaz de lo que hubiera sido por la vía oral. Las agruras desaparecieron casi instantáneamente, “aunque usted no lo crea”. Me encanta parafrasear a Ripley cuando yo mismo he probado un tratamiento que puede curar a cualquier otro ser humano que ha sufrido igual o más que yo.

Si mi experiencia evoca un poco esa imagen que se tiene de un adicto a la cocaína o a alguna otra droga ilegal en polvo, créame que no  ha sido mi intención, y nadie en el entorno médico se ha escandalizado hasta hoy por haber empleado este modo de administración, pues la vía intranasal, además de ser una de las más antiguas, es considerada por muchas autoridades médicas como la segunda mejor opción (después de la vía intravenosa) para el alivio inmediato de muchos padecimientos en donde se emplean sustancias completamente legales, como la niacina. Si usted ha sentido que se ahoga por las noches o que toda la boca, la garganta y el pecho le arden como si hubiera estado chupando todo el día unos cuantos paquetes de “Halls Mentho Lyptus”, creo que estará de acuerdo conmigo en que inhalar vitamina B3 por la vía nasal no es ningún delito. Pero como dije anteriormente, usted no tiene porqué hacerlo de esa manera, ya que en seguida le explicaré cómo puede usted tomar la vitamina B3 sin evocar esa imagen prejuiciosa del adicto a la cocaína ( las tabletas de niacina son blancas 🙂 )

administración oralCómo minimizar los efectos secundarios de la niacina: enrojecimiento de la piel (rubor), picor y sensación de calor corporal (no fiebre).
Antes que nada, conviene que usted sepa que estas tres reacciones son inofensivas y pasajeras (duran entre 10 y 20 minutos). También existe la posibilidad de que no se presenten (ello dependerá de cada persona). Si llegan a presentarse, los efectos se notan aproximadamente a los 15 minutos de la toma. En caso de intolerancia excesiva, úsese la niacina en su presentación no flush (no ruborizante): Inositol nicotinato, o Inositol hexaniacinato.

Para algunas personas, el rubor podría representar más que un inconveniente, una cualidad, ya que hace que luzcan más atractivas (yo mismo lo he comprobado con mi señora esposa), y aunque la piel no se ve precisamente bronceada, sí luce como si el sol la hubiera bañado… Guaauu.
El picor tal vez sea el que puede llegar a provocar mayores molestias y aunque no llega a manifestarse como una comezón propiamente dicha, sí disminuye rascándose un poco. Rociándose agua con un atomizador es más que suficiente para paliar este efecto.

enrojecimientoLa tercera y última sensación para algunos puede ser un inconveniente, ya que se siente más calor del que uno supone debería tener, lo cual es muy subjetivo. Para muchos otros, y yo me incluyo en este grupo, la sensación puede llegar a ser hasta placentera, sobre todo en lugares fríos, pues como que “entra uno en calor con la niacina”. En lo particular, esa sensación a mí me calma, porque además de que ya sé que todas esas reacciones son inofensivas y completamente normales, es un hecho que esta vitamina participa en la síntesis de esos neurotransmisores que nos hacen sentir bien.

La serotonina por ejemplo, nos levanta el ánimo y nos produce una sensación de bienestar, muy difícil de explicar.
A fin de que tales efectos sean lo menos molestos, le recomiendo tome para su reflujo gastroesofágico, 125 mg de niacina junto con una cápsula de 1 o 1.5 gramos de vitamina C, después de cada uno de los tres o cuatro alimentos que acostumbra tomar durante el día (entre 3 y 4.5 gamos diarios de ácido ascórbico). Si pudiera usted tomar con más frecuencia sus alimentos en menores cantidades, mejor todavía, ya que no es recomedable para su reflujo, el comer demasiado en una “sentada”.

Vitamina CVitamina C
Entre comidas, le recomiendo la mitad de la dosis anterior, tomando ahora un cuarto de tableta de 250 mg (62.5 mg de niacina), digamos de una a tres veces entre un alimento y otro, de tal manera que logre usted aumentar la dosis lo que más pueda, al mismo tiempo que minimiza los efectos secundarios. Siempre que pueda, acompañe algunas tomas con un refrigerio para disminuir dichos efectos. Conforme vaya avanzando en el proceso y note que su organismo ya no reacciona igual a la niacina que como lo hizo al principio del tratamiento, vaya aumentando las dosis para que su recuperación sea más rápida. Yo por ejemplo, actualmente me estoy tomando dos tabletas de 250 mg, después de cada alimento (1,500 mg. diarios de niacina), y ya casi no siento calor ni comezón. Usted podría comenzar aumentando las dosis que le sugerí con las comidas, a una tableta de 250 mg., después de una semana de haber tomado la dosis anterior, y en caso de llegar a sentir molestias, siempre podrá regresar nuevamente a esa dosis, o aquélla a la que su cuerpo ya conoce y tolera bien.

De acuerdo con Jonathan Prousky (ob. citada), la dosis máxima diaria sería de 3 gramos de niacina, y no debería usted exceder esa cantidad. De todas maneras, ya comprobé que el reflujo gastroesofágico remite con poco menos de la mitad de esa dosis máxima, sin obviar por supuesto los demás suplementos que indiqué con anterioridad y que recomendaré más adelante.
Esta forma de administración oral que acabo de indicar, suele ser efectiva una vez que ha superado el cuadro agudo; pero como puede ser que en este momento esté usted experimentando molestias al 100% (cuadro agudo), independientemente de la hora que sea y si ha comido algo o no, le voy a recomendar lo siguiente:

vinagreJarabe para el reflujo gastroesofágico
En medio vaso de agua, vierta dos cucharadas soperas de vinagre de manzana y agréguele el jugo de la mitad de un limón. Revuelva bien y tómelo a sorbos, poco a poco. Por favor no se vaya a equivocar preparando este remedio con vinagre blanco de alcohol de caña, porque entonces sí que no podría garantizar su eficacia. Puesto que la mezcla no es precisamente un postre, puede agregar una cuchara cafetera de miel de abeja para darle un sabor que a la mejor hasta le va a gustar, tal y como me pasó a mi. Por lo que más quiera, no le vaya a poner azúcar o algún sustituto de la misma, como Canderel, Nutrasweet o cualquiera de esos venenos tan sutiles.

Durante los primeros días del tratamiento, le sugiero que tome este jarabe, tanto en cuadro agudo como unos 15 o 30 minutos antes de cada alimento. En unos tres o cuatro días, notará que ya no será necesario tomarlo entre comidas, pues los cuadros agudos irán siendo cada día menos. Asimismo, conforme usted sienta menos molestias, podrá ir disminuyendo tanto su frecuencia como la cantidad de vinagre y limón, hasta que llegue el día en que ya no lo necesite más (ese día varía dependiendo de cada persona; pero se espera que el tratamiento no exija mas allá de dos meses).

jugo de limónSi usted por ejemplo comenzara a sentirse mejor a los dos días de haber iniciado el tratamiento, podrá emplear una cucharada de vinagre de manzana (o sidra), en lugar de las dos cucharadas soperas que requirió al principio, y/o agregar en lugar del jugo de medio limón, el jugo correspondiente a un cuarto de limón aproximadamente. El momento preciso para comenzar a disminuir estas cantidades es cuando usted sienta que las molestias del reflujo gastroesofágico están cediendo y que su estómago (no el pecho, la boca o la garganta) le comienza a arder.

Ácidos grasos esenciales: omega 3 (EPA y DHA)
Un suplemento que no deberá faltar para terminar de combatir las molestas agruras, es sin duda alguna los ácidos grasos esenciales. Me refiero concretamente al aceite de pescado, conocido más popularmente como Omega 3. Para que sea realmente efectivo deberá contener al menos 650 mg. de ácido eicosapentaenoico (EPA) y 250 mg de ácido docosahexaenoico (DHA) por porción (cápsula), y deberá ser administrado junto con los alimentos, a razón de 2 a 3 cápsulas al día, dependiendo de qué tan persistentes sean las molestias. Si con 2 cápsulas no fuera suficiente, se deberá aumentar la dosis a 3 cápsulas para hacer un total aproximado de 2 gramos de EPA y 750 mg de DHA al día.

Modo de administración intranasal para la niacina en cuadro agudo

Estando también en cuadro agudo, y mientras esté tomándose su jarabe para el reflujo gastroesofágico, haga polvo media tableta de niacina (125 mg), tal como lo hice yo empleando las dos cucharas, y en lugar de aspirar ese “polvito blanco” con el popote, agréguele unas dos gotas de agua purificada y remueva la mezcla con algún palillo de madera o de plástico (un Q-tip sin algodón en su extremo serviría) para comenzar a formar una pasta uniforme (la vitamina B3, al igual que las demás vitaminas del grupo B, son solubles en agua).

Si todavía está muy espesa, vaya agregando administración intranasaluna gota a la vez y removiendo la mezcla, hasta que obtenga una pastita con una textura que pueda adherirse a su dedo meñique. Ahora lleve esa sustancia terapéutica a su nariz e introduzca su dedo lo más profundo que pueda en una de sus fosas nasales, de manera que la mucosa olfativa se impregne de niacina. Si alguna vez usó el Vick VapoRub, comprenderá mejor lo que le estoy proponiendo. Haga lo mismo con su otra fosa nasal y posteriormente, cuando haya escurrimiento, no se limpie la nariz,  sino todo lo contrario, tape una fosa nasal con un dedo y aspire profundamente con la otra fosa para hacer que la niacina sea convenientemente absorbida por ambas mucosas (tiene que hacer lo mismo en ambas fosas, haya escurrimiento o no).

Es probable que al principio llegue a estornudar o le arda un poco la nariz porque la mucosa olfativa siempre responderá de esta manera a cualquier agente que esté intentando entrar a nuestro organismo por esta vía; pero ello compensará los beneficios que usted conseguirá empleando esta vía de administración. Puede llegar a ser un poco menos efectiva que la que yo usé; pero después de unos dos o tres días, este mismo protocolo será suficiente para decirle adiós a todas las molestias que ocasiona el reflujo. Este procedimiento de cuadro agudo por la vía intranasal, no sustituye en modo alguno las tomas y las dosis que se especificaron anteriormente para el modo de administración oral de esta vitamina, y debe practicarse con moderación, a fin de evitar una irritación excesiva o crónica de las mucosas olfativas.

Dieta recomendada 

carbohidratosEntre otros factores que no deberá usted desestimar están el seguir estrictamente (al menos al principio) una dieta muy baja en carbohidratos, libre de azúcares, grasas, gluten y lácteos, así como el suplementar sus alimentos con enzimas digestivas, tales como la lipasa, la amilasa, proteasa, maltasa, lactasa, sucrasa y celulasa.
Una dieta muy baja en carbohidratos no debería incluir alimentos como el arroz, las pastas, las harinas, los cereales,  los plátanos, la cebada, los frijoles, avena, patatas, tubérculos, maíz, pizzas, pan, etc.

Como cabría esperar, tampoco conviene condimentar excesivamente los alimentos, empleando salsas embotelladas como la Valentina, la Catsup, la Búfalo; chiles de todo tipo, pimienta, mostaza, mayonesa, etc.
Si usted es la excepción a la regla, es decir, si es de las personas que no padece de hipoclorhidria y ya comprobó efectivamente que su problema es más bien un exceso de acidez en el estómago (hiperclorhidria), entonces tal vez le convenga echarle una mirada al caso de éxito de reflujo por hiperclorhidria.

alimentos alcalinosAhí, la autora del tratamiento y protagonista del caso, Jamie Falahee, explica cómo lo resolvió, basándose en la exclusión de ciertos alimentos alérgenos y una dieta alcalina, que viene a ser lo contrario a lo que hasta aquí he expuesto (suplementos para aumentar la acidez y bajar el PH del estómago). También podría intentar un tratamiento que de acuerdo con Pereira[8], la melatonina, el ácido fólico, el complejo B, el triptófano y otros nutrientes, proporcionó mejores resultados que el omeprazol.

Diagnóstico y conclusiones

hcl y pepsinaLa Fundación MicroMédix ha confeccionado una receta de dicho tratamiento para las personas que padecen exceso de acidez. Si usted tiene dudas a cerca de la causa de su reflujo (hiperclorhidria o hipoclorhidria), por favor concerte una cita para confirmar su etiología. Si no radica en México y ya comprobó que es hipoclorhídrico, le conviene saber que hay todavía una mejor opción que el jarabe para el reflujo gastroesofágico, y es un suplemento a base de ácido clorhídrico y pepsina (no necesariamente tiene que ser de la marca mostrada). Pregunte en las tiendas naturistas y posiblemente encontrará alguno.
Si usted no mejora o empeora con el jarabe para el reflujo gastroesofágico y la niacina, es probable que sea hiperclorhídrico. Si no está seguro de ello, ordene aquí un análisis sintomático.

“De la moda, lo que acomoda, y del sistema…es poco lo que funciona”
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 15 de enero de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Patrick Holford. Nutrición Óptima para la Mente.  La Medicina Nutricional y Ortomolecular Aplicada a la Salud y el Equilibrio Mentales. Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona
[2] http://untilthethinladysings.blogspot.mx/2010/04/how-i-cured-myself-from-gerd-acid.html
[3] http://heallovebe.com/2012/12/06/how-i-cured-myself-of-acid-reflux-naturally/
[4] http://diyhealthblog.com/2014/01/how-to-heal-acid-reflux/
[5] http://www.healingwell.com/community/default.aspx?f=45&m=
[6] http://my.chriskresser.com/wp-content/uploads/membership-files/ebooks/Heartburn%20GERD.pdf
[7] Jonathan E. Prousky, N.D., FRSH;1 Claire Kerwin, N.D. “Niacin (Nicotinic Acid) a Putative Treatment for Hypochlorhydria: Re-analysis of Two Case Reports”. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 17, No. 3, 2002
[8] Ricardo de Souza Pereira. “Regression of gastroesophageal reflux disease symptoms using dietary supplementation with melatonin, vitamins and aminoacids: comparison with omeprazole”. Journal of Pineal Research. 2006; 41:195–200.


2 comentarios

Asma: tratamiento alternativo para evitar los efectos secundarios de los esteroides inhalados

inhaladoresLa disfonía (ronquera) es uno de los muchos efectos secundarios que pueden ocasionar los corticosteroides (esteroides) contenidos en los inhaladores destinados a controlar los síntomas del asma. Aparentemente, a los pacientes asmáticos no se les informa que existen otras alternativas para tratar esa repentina falta de aliento, que en ocasiones puede ir acompañada de tos y sibilancias. El asma afecta a los bronquios, y está caracterizada por una inflamación crónica de la vías respiratorias provocada por una gran variedad de factores , siendo los más comunes los alérgenos (sustancias o agentes que puede inducir una reacción alérgica).

Factores desencadenantes

En otras ocasiones y dependiendo también de la sensibilidad de cada persona, algunos agentes infecciosos, ciertos irritantes, los factores emocionales, el ejercicio, o hasta un reflujo gastroesofágico, también pueden desencadenar un “ataque de asma”. Los pacientes que han estado inhalando corticoides por años, como son la flunisolida, la fluticasona, el budesonide o la beclometasona, son propensos a desarrollar una disfonía crónica, lo cual ya ha sido demostrado mediante diversas técnicas, tales como la fibrolaringoscopía, la estroboscopia y otras pruebas de sonidos del habla.

corticosteroidesSon varias las evidencias en donde pueden constatarse las conclusiones anteriores ([1] y [2] son solamente dos de ellas). En un artículo presentado en el Hospital General de Edimburgo, Escocia, que consistía en evaluar la prevalencia de síntomas vocales y tos en pacientes asmáticos que usaban preparaciones de esteroides inhalados, el 58% de este grupo presentó disfonía en comparación con un 13% de los pacientes del grupo de control (aquellos a los que se les administró un placebo). Las mujeres presentaron más síntomas en el habla que los hombres. Se comprobó que a dosis mayores, la prevalencia de síntomas faríngo-laringeos también aumentaba.

espaciadorConsiderando lo anterior, conviene que nuestra paciente a la que hemos dedicado este caso, a quien llamaré en lo sucesivo la Sra. G, ponga en práctica algunas medidas para evitar que dichos efectos no deseados se perpetúen, hasta el punto de llegar a perder completamente el habla (afonía). Si a pesar de lo comentado y por las razones que fueran, la Sra. G insistiera en seguir usando los inhaladores, le recomendamos que cuando menos utilice la dosis eficaz más baja del medicamento, haga uso de un espaciador, haga gárgaras, enjuague su boca, se lave la cara después de la inhalación y que al terminar con ésta, lave bien el espaciador.

No obstante, lo que la Fundación MicroMédix recomienda y no solo a la Sra. G, sino a todo paciente que esté pasando por una situación similar, es disminuir gradualmente las dosis de las inhalaciones, al mismo tiempo que se esté administrando el tratamiento alternativo que a continuación presentaremos, hasta que desaparezcan los síntomas de la disfonía, de tal forma que no se pierda el control del la enfermedad objeto de este estudio: el asma.

Receta y tratamiento de los síntomas

Basándonos en el caso de éxito de J.D. Moyer y en las referencias* que hemos consultado para validar la confiabilidad de dicho caso, nuestro tratamiento alternativo para el asma (sin incluir todavía el total de los nutrientes para la disfonía -el magnesio también coadyuvará en el alivio de esta última-) se compone de los siguientes suplementos, mismos que deberán ser administrados en las dosis y en el modo que a continuación se especifica:

citricos1) Vitamina C:
-Primera semana: una cápsula de 1.5 gramos después del desayuno, una en la comida y otra en la cena (tres tomas:1-1-1 =4.5 gramos/día)
-Segunda semana: 2 cápsulas en el desayuno, 1 en la comida y otra en la cena (2-1-1: 6 gramos diarios).
-Tercera semana:  2 cápsulas en el desayuno, 2 en la comida y otra en la cena (2-2-1: 7.5 gramos diarios).
-Cuarta semana:  2 cápsulas en el desayuno, 2 en la comida y otras 2 en la cena (2-2-2: 9 gramos diarios).

Antes de continuar con la dosificación correspondiente a la quinta semana, conviene mencionar dos aspectos clave que deberán ser considerados muy seriamente. El primero de ellos se relaciona con la tolerancia intestinal a la vitamina C, la cual corresponde a la dosis inmediata anterior a la aparición de una eventual diarrea que no representa mayores consecuencias, sino únicamente una manifestación de que se ha alcanzado el nivel de tolerancia de ese paciente en particular. A partir de ahí, el paciente tomará la dosis que su organismo haya tolerado en cada toma. Así por ejemplo, si al llegar a la quinta semana, el paciente no hubiera experimentado dichas molestias, podrá seguir aumentando el número de cápsulas como se ha indicado previamente (si la diarrea se presentara antes, esa será la dosis a administrar) y se procederá como sigue:

inhaladores-Quinta semana:
 3 cápsulas en el desayuno, 2 en la comida y otras 2 en la cena (3-2-2: 10.5 gramos diarios), y así sucesivamente. En caso de no tolerar tres o más cápsulas en una sola toma (diarrea), se podría repartir la dosis diaria total en más de tres tomas, como por ejemplo en cinco, procurando tomar algún refrigerio en aquellas que no coincidan con los alimentos acostumbrados, de manera que se llegasen a tomar hasta 15 gramos (2-2-2-2-2) diarios de vitamina C (pág. 75, [3]). En “Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica” (EPOC), explico en detalle cómo calcular la dosis terapéutica real de vitamina C, para entender que es posible llegar tomar hasta 4 gramos de ácido ascórbico cada media hora duarante el día, sin experimentar ningún problema estomacal (Ref. [3], pág.82).

El segundo aspecto que no quisiera dejar de exteriorizar se relaciona precisamente con las dosis ortomoleculares que estoy recomendando, es decir, megadosis que han sido calculadas por expertos ampliamente reconocidos a nivel mundial y que no son de ninguna manera perjudiciales para nadie. Estamos hablando de vitaminas, no de fármacos.
Si hemos de conseguir los efectos terapéuticos deseados, difícilmente lo conseguiremos con las dosis que el paciente “siente o cree” deben ser las correctas (orto significa correcto, de ahí el término ortomolecular).

inositolTal fue el caso de una paciente que en una ocasión, recién comenzada su segunda consulta, me notificó muy emocionada haber conseguido a un precio excepcional, uno de los nutrientes (Inositol) que yo le había prescrito para sus ataques de pánico. No cabía en sí de felicidad. Al pedirle que me permitiera leer la etiqueta para verificar la cantidad de miligramos que traía su producto maravilla, pude leer que de Inositol solo aportaba 150 mg, cuando lo que estábamos necesitando eran al menos 3 gramos diarios. ¿Comprende usted lo que quiero decir, querido(a) lector(a)? Al parecer, quedó consternada cuando le hice ver que, para que realmente pudiera superar sus ataques de pánico, empleando el “suplemento” que había conseguido después de mucho tiempo y esfuerzo, tendría que tomar 20 tabletas al día.

Eran demasiadas tabletas y psicológicamente impresionaba el tomarse tantas en un solo día, sobre todo porque el frasco decía, “no exceder la dosis recomendada”. Si hubieran sido tabletas de 500 mg cada una (como se ha mostrado en la imagen adjunta), la prescripción hubiera sido de dos tabletas después de cada alimento, algo que no hubiera tenido el mismo impacto sobre alguien que sufre ataques de pánico. A partir de ese momento, comenzó a argumentar constantemente y para todos los demás suplementos indicados en su receta, que las dosis eran muy grandes y que si se las tomaba en esas cantidades podrían perjudicar su salud. Como cabría esperar, su caso nunca pudo convertirse en uno de éxito, porque estaba tomando lo que ella consideraba “apropiado” y no lo que los criterios de la medicina ortomolecular dictaminan.

2) Magnesio
2 cápsulas de cloruro de magnesio de 500 mg, tres veces al día, con los alimentos. Si el paciente padece de acidez estomacal o de calcificaciones en los riñones, es preferible emplear carbonato de magnesio, 1 cápsula de 1 gramo, dos veces al día, con los alimentos.

magnesioQue el magnesio esté indicado para aliviar el asma y la ronquera no es una novedad. Ya en el año 1943, el doctor A. Neveu y otros investigadores franceses, habían reportado muy buenos resultados al estar administrando cloruro de magnesio a sus pacientes con asma y ronquera, y lo mismo ocurría con otras enfermedades como la faringitis, la influenza, la bronquitis, la bronco-neumonía y el enfisema pulmonar, entre otras [4]; pero como para los detractores de todo lo que no es patentable, el cloruro de magnesio no produce dividendos, era de esperarse que los partidiarios de la “medicina oficial” de aquel entonces, ahora denominada medicina alopática, se opusiesen rotundamente a lo que Neveu y sus colegas proclamaban como alternativa para los medicamentos convencionales.

cloruro de magnesioY es así como hemos estado por más de 70 años, ignorando tan grandes hallazgos y tratando de hallar remedios alopáticos a nuestros padecimientos, sin detenernos a reflexionar sobre el daño que nos está haciendo ese sistema. Y los investigadores franceses no han sido los únicos en darse cuenta de semejante aberración. Ana María Lajusticia, graduada en ciencias químicas por la Universidad Complutense de Madrid, especialista en dietética y bioquímica y autora de varios libros sobre nutrición, considera que el asma puede deberse en muchos casos a un déficit de magnesio [5]. Esta referente de la medicina natural suele aclarar dudas en Facebook en relación al potencial terapéutico del carbonato/cloruro de magnesio para el tratamiento del asma  (veáse también nuestro caso de estudio sobre Artrosis y el caso de éxito de J. D. Moyer ya mencionado, en su apartado “What Worked” -lo que funcionó-).

3) Vitamina D
4,000 UI/día, distribuidas equitativamente en cada alimento, dependiendo de la presentación. Ejemplo. si cada tableta o cápsula aportara 1,000 UI (Unidades Internacionales), se deberían tomar 2 en el desayuno, una en la comida y una más en la cena.
Bozzetto S. y colaboradores [6] hacen a su vez referencia a un estudio de Searing y otros [7], en donde estos últimos demuestran la existencia de una asociación significativa entre los niveles bajos de vitamina D y un mayor uso de los
corticosteroides inhalados y orales.

vitamina-d3Explican que “esto puede deberse a que los niveles bajos de vitamina D contribuyen a empeorar la sintomatología asmática del paciente. Otra posibilidad es que la vitamina D afecte a las vías de glucocorticoides y que la deficiencia de vitamina D hace que sea necesario administrar dosis mayores para lograr el efecto terapéutico deseado“.
Aunque J. D. Moyer recomienda 5,000 UI de vitamina D, hemos preferido establecerla en 4,000 UI diarias, tanto por lo que se sostiene en [6], como por lo que asevera Andrew Saul en su sitio [8]:

“De acuerdo con las evidencias clínicas, las recomendaciones diarias del gobierno de los EUA, de 200 a 600 UI son demasiado bajas. Los niveles de ingesta seguros máximos o tolerables recomendados por el gobierno, de 1,000 a 2,000 UI/día, son también demasiado bajos, y no están de ningún modo soportados por evidencias de toxicidad. Una recomendación sana de parte de todas las fuentes, entre 1,000 y 4,000 UI diarias en total, es bastante razonable para la gran mayoría de todos los adultos sanos. Los niveles terapéuticos para una enfermedad pueden ser mucho más altos. Cuando se usen altas dosis, es mejor efectuarse pruebas y observar una adecuada supervisión. No sería razonable negar un intento terapéutico con vitamina D en los casos de esclerosis múltiple, esclerodermia, psoriasis, insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión, y varias formas de cáncer”. Ahí tiene usted.

4) Ácidos Grasos Omega 3
cardiopatías: mortalidad
2 cápsulas al día. Al menos 650 mg. de ácido eicosapentaenoico (EPA) y 250 mg. de  ácido docosahexaenoico (DHA) en cada cápsula, con los alimentos (1,300 mg. de EPA y 500 mg de DHA diarios).
Estos ácidos grasos tienen un alto poder antiinflamatorio. En el primer párrafo de esta publicación remarqué en negritas la palabra inflamación, y no está de más volver a hacerlo, pues existen evidencias irrefutables de que todos los procesos inflamatorios eventualmente remiten cuando se les trata con antioxidantes, esos agentes que ya en otras entradas hemos incluido en los primeros lugares de la lista de los mejores aliados en la lucha contra los radicales libres, principales culpables de todo proceso inflamatorio.

De acuerdo con otros dos grandes referentes de la medicina ortomoelcular, Holford y Lawson, los omega 3 se comportan como antioxidantes, ya que “en el cuerpo se convierten en sustancias antiinflamatorias. En pruebas realizadas se ha demostrado que reducen la inflamación producida por el eczema, el asma o la artritis. Una cantidad efectiva es la equivalente a 1.000 mg de EPA, DPA y DHA al día, lo que significa entre dos y tres cápsulas” (pag. 112 de [9]).

Asma: tasas de mortalidadUna inspección rápida de uno de nuestros sitios favoritos, www.worldlifeexpectancy.com, y una lectura del artículo publicado por  Opperman y colaboradores [10], revelan un hecho muy lamentable pero de gran interés para nuestro estudio: que los niveles tan bajos de omega 3 que presenta la mayoría de la población sudafricana, se deben a que las etiquetas de los suplementos que se venden, indican gramajes de omega 3 mayores a los que en realidad contienen, por una falta de regulación sobre la venta de los mismos, que podría estar dando lugar a esas tasas de mortalidad tan altas, por causa de problemas asmáticos y cardíacos.

Si pulsa usted con su ratón sobre la figura de la derecha (arriba) para agrandarla, notará que se están representando índices de mortalidad atribuidos a problemas de corazón e inflamación de manera conjunta, lo cual indica la alta correlación que existe entre el funcionamiento de dicho órgano y los procesos inflamatorios anteriormente mencionados. En el mismo sitio de worldlifeexpectancy.com, se puede verificar lo que hoy en día ya se ha convertido en un lugar común: que el continente africano, y no el asiático, es el que presenta la tasa más alta de mortalidad por desnutrición en el mundo. Nótese que los mexicanos ocupamos el lugar No. 56 (con 13.4 muertes por cada 100,000 habitantes), en relación a un total de 192 países, lo cual implica que tampoco estamos muy bien alimentados que digamos (nos han pintado de verde en el mapa mundial por “no cantar mal las rancheras”). De manera que si usted todavía no padece del corazón, tal vez le convendría comenzar a tomar más aceite de pescado para mantenerse saludable.

5) Aconitum Napellus
homeopatíaEl quinto elemento será el que conteste la pregunta que no solo la Sra. G se estará planteando en este momento, sino usted también: ¿Qué tomar en caso de que me sobrevenga un ataque de asma y haya yo llegado a una dosis mínima o nula de mi corticosteroide inhalado? La respuesta es Aconitum Napellus, un medicamento homeopático considerado por lo expertos naturistas como un buen remedio de primeros auxilios en caso de ataques de asma. No obstante, es posible que ni siquiera se necesite este medicamento si se han estado tomando las altas dosis de vitamina C que aquí se han recomendado (del orden de 15 gramos o  más: pág. 76, [3]).

Microdosis de plantas medicinales

¿Que hace falta?. Para complementar lo anterior, y sobre todo para acelerar la sanación de esa miopatía esteroidea de las cuerdas vocales que seguramente está ocasionando la ronquera de la Sra G, agregaremos una fitoterapia compuesta de cinco microdosis de sangre de drago, ajo, eucalipto, regaliz y tomillo. Éstas se deberán aplicar de la manera acostumbrada, es decir, tres gotas de cada frasco sobre la lengua, cada tres horas (4 veces al día), con un lapso de un minuto entre una sustancia y otra, sin importar el orden de aplicación.

Nuestro caso de estudio: la Sra. G

salbutamolTambién es importante no obviar los lineamientos a seguir para disminuir las dosis de los alopáticos de manera gradual, ya que la Sra. G, además del Salbutamol, está tomando también para su asma, el bromuro de ipratropio. Asimismo, de acuerdo con los datos que su nieta la Srita G tuvo a bien proporcionarnos, todo indica que la Sra G es hipertensa (verapamilo y telmisartán), está reteniendo muchos líquidos (furosemida) y ha sido víctima también de cardiopatías (isosorbida), por lo que será indispensable efectuar un análisis holístico (integral) de sus cuatro padecimientos. El que la Fundación MicroMédix ya cuente con una receta para la hipertensión y con otra para las cardiopatías, nos ha permitido confirmar lo que a la Sra. G le va a funcionar, pues resulta que los niveles bajos de algunos de los nutrientes listados en nuestras recetas, son causa de asma, cardiopatías, hipertensión y retención de líquidos.

Dicho en otras palabras, las investigaciones independientes realizadas para cada padecimiento, conducen a indicaciones que emplean los mismos suplementos, algo que no debería de extrañarnos. Excepto por la niacina y el ácido alfalipoico y otros nutrientes específicos de las cardiopatías (coenzima Q10, d-ribosa, natoquinasa, l-carnitina y lumbroquinasa) , este estudio y la receta de las cardiopatías, tienen en común la vitamina C, el magnesio y los omega 3, mientras que el primero coincide con la receta para la hipertensión, el magnesio y la vitamina C. De acuerdo con este análisis, más allá de los suplementos previamente indicados para tratar el asma de la Sra. G, parecería sensato agregar como mínimo niacina, coenzima Q10, l-carnitina y d-ribosa a esta terapia, para contrarrestar los problemas de corazón de nuestra querida Sra. G.

Recomendaciones finales

lácteos NOPuede usted descargar la receta de las cardiopatías  para saber con precisión cómo deberán disminuirse paulatinamente las dosis de los fármacos alopáticos mencionados, a fin de evitar cualquier reacción indeseable durante el proceso de transición entre el presente tratamiento y el alopático. “Somos lo que comemos“, nos recuerda Patrick Holford en una de sus obras [9], y observar una dieta libre de alimentos proinflamatorios que pueden resultar alérgenos para personas sensibles a los mismos, puede hacer la diferencia entre un estado estable y un ataque de asma. Es por ello que nuestra última recomendación para la Sra G, es evitar todos los alimentos que contienen gluten, lácteos y el azúcar.

Por descontado el consumo del tabaco y de bebidas alcohólicas de cualquier género. Tampoco deberá recurrirse a sustitutos artificiales del azúcar, como el Canderel, el Nutrasweet, el Splenda y similares, pues casi todos ellos contienen aspartame. Dos excelentes sustitutos naturales del azúcar libre de sustancias tóxicas y cuyo consumo se recomienda ampliamente son la planta Stevia y el xilitol.

DarwinDado que en este caso de estudio en particular, el problema del asma es a todas luces de origen genético, debido a que la Srita. G, a sus 21 años, también está presentando un cuadro asmático similar al que se ha descrito para su abuelita, convendría que ella comenzara también a probar este tratamiento, antes de que los consabidos efectos secundarios puedan hacer valer esa “ley del más fuerte”, que hace ya muchos años estableció de una manera muy formal el científico naturalista y geólogo Charles Robert Darwin. Lo que a fin de cuentas estamos buscando, es demostrar que uno puede hacerse fuerte y convertirse en un ser humano saludable, sin tener que seguir forzosamente las disposiciones de nuestro actual sistema de salud. Hay que luchar porque sea la misma naturaleza la que nos seleccione, y no dejar que un sistema corrupto que no ofrece verdaderas soluciones, nos excluya del grupo de los más sanos e inteligentes.

Como siempre, agradeceremos los comentarios y atenderemos con muchísimo gusto, cualquier pregunta o inquietud que deseen plantearnos tanto la Sra. G como su querida nieta, así como todas aquellas solicitudes de nuestros e-pacientes y demás seguidores que tengan a bien contactarnos.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 7 de enero de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Dysphonia caused by inhaled steroids: recognition of a characteristic laryngeal abnormality. ALAN J WILLIAMS et al. Thorax 1983;38:813-821
[2] Brown H Morrow, Storey G, Jackson FA.Beclomethasone dipropionate aerosol in long-term treatment of perennial and seasonal asthma in children and adults: a report of five and half years’ experience in 600 asthmatic patients. Br J Clin Pharmacol 1977;iv:259-67
[3] Cúrate tu mismo. Los sorprendentes resultados de la nutrición ortomolecular. Dr. Andrew Saul. Editorial Sirio S.A
[4] http://www.mcs-international.org/downloads/030_magnesium_chloride.pdf
[5] El Magnesio. Ana María Lajusticia Bergara. Plaza & Janes, S.A Editores
[6] : Bozzetto S, Carraro S, Giordano G, Boner A, Baraldi E. Asthma, allergy, and respiratory infections: the vitamin D hypothesis. Allergy 2012; 67: 10–17.
[7] Searing DA, Zhang Y, Murphy J, Hauk PJ, Goleva E, Leung DY. Decreased serum vitamin D levels in children with asthma are associated with increased corticosteroid use. J Allergy Clin Immunol 2010;125:995–1000.
[8] http://www.doctoryourself.com/dvitamin.htm
[9] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona.
[10]  Opperman M, Marais DW, Spinnler Benade AJ. (2011). Analysis of omega-3 fatty acid content of South African fish oil supplements. Cardiovasc. J Afr;22:324-329