Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


19 comentarios

Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia

esquizofreniaHemos mejorado nuestra receta para la esquizofrenia.
Ya en artículos anteriores, dimos a conocer cómo la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) ha podido curar de esquizofrenia a una gran cantidad de pacientes alrededor del mundo, incluidos los casos de éxito que tuvimos el orgullo de atender en la Fundación MicroMédix. No obstante, habíamos estado tratando pacientes que no conseguían aliviarse en los seis meses de plazo límite que habíamos fijado para vencer este trastorno, presentándose este hecho de manera más acusada en las mujeres adolescentes.

intestino permeableDespués de revisar caso por caso, de hacerles varias preguntas a los padres de dichos pacientes, y de confrontar sus respuestas con los hallazgos más recientes de la medicina funcional ([1]-[15]), concluimos que una causa más de esquizofrenia, es sin duda el síndrome de permeabilidad intestinal. Si bien en la Fundación MicroMédix ya habíamos recomendado una dieta bastante estricta, excluyendo de ella el gluten, la caseína, el azúcar y todos los estimulantes, habíamos restado importancia a la íntima conexión que existe entre el sistema nervioso central y el entérico, vía el nervio vago. Con un tratamiento a base de enemas de probióticos que usted mismo(a) puede administrar en casa, la dieta recomendada y tres suplementos más que hemos agregado a nuestra receta original, como son el calostro de bovino [1], el aceite de orégano y el palo de arco, estamos ya en posibilidad de curar la esquizofrenia, el autismo, la demencia, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el trastorno bipolar, la enfermedad de Alzheimer, el mal de Parkinson y otros trastornos de la personalidad.  

El eterno engaño de la psiquiatría

psiquiatríaLas alucinaciones, junto con los delirios, la hiperactividad, la ansiedad, la depresión y otros síntomas de origen neurológico, suelen ser diagnosticados por los psiquiatras como esquizofrenia, o como alguno de esos otros chorrocientos términos que aparecen en su Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM). Cada vez que la Asociación Americana de Psiquiatría se reúne, necesita bautizar a un conjunto de síntomas con algún nombre, que además de ser rimbombante, defina lo que hasta ahora sus miembros no han podido comprender.

Y si se mira bien, eso es lo que ha podido sostener al emporio de la industria farmacéutica. Los magnates de este monstruo de mil cabezas se dijeron: “si no podemos dar con la solución al problema que causa un comportamiento anormal de una persona, tenemos que buscar una manera de justificar la razón de ser de nuestra especialidad, haciéndole creer a nuestros potenciales consumidores que un conjunto de síntomas es una enfermedad, ya que de otra manera, no tendremos una fuente de ingresos inagotable y redituable”.

llantaPara perpetuar el apego de sus millones de consumidores a sus antipsicóticos, primero tuvieron que convencerlos de que había un fármaco para cada uno de sus síntomas, independientemente del problema que hubiera detrás de los mismos. Lo que esos magnates han pretendido desde el nacimiento de esta industria tan perfectamente bien diseñada,  es disfrazar los síntomas de las enfermedades subyacentes, antes que preocuparse auténticamente por su curación. Si usted acudiera a una vulcanizadora para que le arreglaran una llanta que se ha ponchado, ¿le gustaría que la inflaran para hacerle creer que ha sido reparada de verdad?. Y más importante aún: ¿regresaría usted a ese taller para solicitar otra reparación?

La verdadera culpable: la permeabilidad intestinal

síntomasSiendo el familiar de un ser querido con esquizofrenia, no debería de extrañarle que no haya podido recuperarse con recetas médicas a base de antipsicóticos, o inclusive a base de suplementos ortomoleculares que no han tomado en consideración los efectos de lo que se conoce como síndrome de intestino permeable. Para que usted comprenda bien porqué un individuo cuyo microbioma (flora intestinal) ha dejado de funcionar satisfactoriamente, puede presentar síntomas de esquizofrenia, voy a hacer una breve descripción de los hechos, más o menos como lo haría un fiscal que está acusando al presunto culpable de un delito.

Como dije, los síntomas que los psiquiatras han bautizado como esquizofrenia, en realidad no son la enfermedad. La raíz del problema es otro, y un paciente aquejado de esquizofrenia no debería de estar tomando antipsicóticos para cada síntoma que se manifiesta en su cerebro. La teoría del desequilibrio de sustancias químicas defendida por los señores de bata blanca, podría ser el resultado del desequilibrio de bacterias que hay en el intestino de un determinado paciente, en donde un exceso de microorganismos patógenos, compromete la salud de su flora intestinal.

Debacterias malas acuerdo con Élie Mechnikov, premio nobel de biología en 1908, para que un organismo se comporte de manera apropiada, debe tener en su intestino mayor número de bacterias buenas que de bacterias malas. Muchos pacientes con trastornos de personalidad padecen de disbiosis, es decir, poseen muy bajos niveles de bacterias buenas, o sea de probióticos. Estas bacterias benéficas hacen posible una buena digestión y cooperan con el sistema inmune para combatir a los microorganismos patógenos que intentan vulnerar nuestra barrera hematoencefálica, al ser conducidos hasta ahí por nuestro torrente sanguíneo.

Y es aquí donde radica el gran problema: a consecuencia de una disbiosis, el revestimiento del intestino de un paciente va a presentar múltiples intersticios celulares, por donde las proteínas que no terminaron de digerirse apropiadamente y otras toxinas, pueden pasar fácilmente y ser transportadas por el torrente sanguíneo hasta llegar al cerebro.

La presentación de evidencias

alucinacionesPara ilustrar este fenómeno de permeabilidad, pensemos en los estragos que la caseína de un producto lácteo podría ocasionarle a un joven diagnosticado con esquizofrenia o a un niño autista.
Cuando la caseína se descompone en nuestro tracto intestinal, se liberan exorfinas, las cuales no serían un problema para un individuo sano. Pero en personas intolerantes a la caseína, las exorfinas escapan hacia el torrente sanguíneo a través de los diminutos orificios que la disbiosis ha producido. Al penetrar la barrera hematoencefálica, las señales enviadas por estas exorfinas (toxinas) son interpretadas por los receptores opioides del cerebro como una alucinación. Algo similar ocurre con la morfina, la heroína y los péptidos del gluten (enfermedad celíaca).

De hecho, para una persona que padece de intolerancia a la caseína o al gluten, los efectos de las exorfinas de cualquiera de ellos, podrían afectar más su comportamiento que lo que podría causarles una determinada dosis de morfina. Evocando otra vez al fiscal que todos llevamos dentro: “esos son los hechos, y son irrefutables”.
¿Por qué entonces se han dado casos de recuperación de esquizofrenia, después de seis meses de emplear la medicina ortomolecular, las microdosis de plantas medicinales y la dieta de nuestra primera receta? ¿Y porqué puede haber recaídas, si no se adicionan a nuestra receta original, los probióticos y el calostro?

permeabilidadTodo parece indicar que así como las toxinas logran penetrar fácilmente la pared intestinal, también lo hacen todos los suplementos, es decir, el intestino no está filtrando casi nada. Es como si usted estuviera tratando de purificar un recipiente (su organismo) al que por un lado le está inyectando el antiveneno (suplementos) y por el otro le sigue introduciendo ese mismo veneno. Si no sellamos (sanamos) ese intestino, ese proceso se estará repitiendo indefinidamente con un grado de intoxicación que va a depender de qué tan permeable sea el intestino del paciente, esto es, de qué tan intolerante sea su intestino a los alimentos que ingiere. Es por eso que algunas veces, después de no haber visto resultados satisfactorios, el aumentar las dosis de alguna vitamina, mineral, ácido graso o aminoácido, mejora rápidamente el comportamiento de un paciente.

Pero cuidado, no incremente las dosis de los nutreintes que hemos recomendado, a menos que conozca bien todas sus propiedades y sus posibles efectos secundarios. Antes de aumentar o modificar las dosis de cualquiera de los suplementos que componen nuestra receta para la esquizofrenia, por favor consúltenos.

¿Qué causa la permeabilidad intestinal?

fórmulaNo hay, ni habrá mejor forma de fortalecer el sistema inmune de un infante, ni de proveer a un recién nacido de todos los nutrientes que requiere para su crecimiento, que a través de la leche materna. Y si por cualquier razón, usted fue una madre que alimentó a su hijo con fórmula, durante los primeros meses de nacido, ya puede comenzar a sellar ese intestino permeable de su hijo adolescente, con calostro de bovino y probióticos, pues esta puede ser una posible causa de que ahora esté presentando los síntomas típicos de un intestino permeable.

Lo mismo aplica en el caso de que su hijo(a) haya nacido por cesárea, haya sido atiborrado de antibióticos durante alguna etapa de su vida o de manera frecuente durante su infancia, o esté padeciendo de candidiasis. Si su hijo o su hija estuvieron sujetos a una o más de estas circunstancias, a un estrés excesivo, a infecciones intestinales, al consumo excesivo de alcohol y/o cafeína, al uso frecuente de analgésicos, o presenta deficiencia de ácidos grasos esenciales, es muy probable que esté padeciendo de síndrome de intestino permeable, y como ya habrá podido adivinar, está propenso a desarrollar alguno de los trastornos psicogénicos mencionados.

Candida albicansLa Candida albicans es una de las principales causas de permeabilidad intestinal. No debería sorprendernos que a consecuencia de este nefasto hongo, el paciente experimente síntomas muy parecidos a los que ocasiona el mercurio de las amalgamas [13], que como vimos en una publicación anterior, comprenden desde reacciones alérgicas a algunos alimentos, pasando por sentimientos de ansiedad y depresión, hasta alucinaciones auditivas (la típica “escucha de voces en la cabeza”), entre otras muchas manifestaciones propias de la esquizofrenia, el autismo, la demencia, etc.

La Candida abre los intersticios celulares del intestino, haciéndolo permeable no solo para ella misma, sino para otras muchas toxinas, incluyendo el mercurio y otros metales pesados. Es por eso que conviene cerciorarse de que el paciente no tenga una sobrepoblación de candida (disbiosis) en su intestino, ya sea ordenando un análisis para la detección de la misma, inspeccionando la posible existencia de hongo en uñas, lengua, garganta, vagina ([16] y [17]), etc; o bien administrando sin averiguación previa, dosis apropiadas de antimicóticos como el aceite de orégano y el palo de arco o Pau D’Arco (véase receta), a fin de aniquilar el exceso de este patógeno. Hay que recordar que la cantidad de candida y otros microorganismos patógenos, debe ser mucho menor que la cantidad de bacterias buenas (probióticos).

caseínaEl que las madres hayan descartado de la dieta de sus pequeños, alimentos de difícil digestión a una edad muy temprana, no ha sido del todo arbitrario. La razón es muy poderosa y se basa en la premisa de que tanto la pared intestinal como la mucosa que lo cubre, no han terminado de formarse totalmente en un neonato, lo cual equivale en cierta medida, a un intestino de un individuo mayor que padece de permeabilidad intestinal. En el caso del intestino del recién nacido, es claro que éste todavía está demasiado permeable como para ser capaz de filtrar las toxinas que podrían atacar su incipiente sistema nervioso central, y es por eso que se le debe alimentar con leche materna.

Algo similar ocurre cuando se trata de un individuo mayor con síndrome de intestino permeable. Hay muchos alimentos que no puede digerir totalmente, de ahí que haya que sellar su intestino con calostro de bovino.
Si usted alguna vez se equivocó y le dio a su pequeño miel de abeja o leche de vaca por ejemplo, a una edad muy temprana, creo que sabrá a lo que me estoy refiriendo, porque supongo que ninguno de los dos habrá podido dormir en toda la noche, sobre todo porque él o ella no era capaz de decirle a usted, -¡Que burro(a) eres papá (mamá), cómo me vas a dar leche de vaca con apenas un mes de nacido(a)… las voces que voy a escuchar no me van a dejar dormir!

La solución: la receta mejorada para curar la esquizofrenia

recetaUna vez contestadas ambas preguntas y habiendo comprendido el problema, procederé a explicar lo que recomiendo hacer para prevenir y curar la esquizofrenia. De entrada, parecería sensato determinar los alimentos a los que el paciente presenta intolerancia, es sensible, o inclusive alérgico.
Aunque existen varios mecanismos para detectar el grado de sensibilidad a los alimentos, tales como las pruebas de detección de anticuerpos conocidos como inmunoglobulinas A, E, G y otras por el estilo; así como la medición de las pulsaciones del corazón, antes y después de la ingesta de algún alimento potencialmente alérgeno, todas ellas no suelen ser muy confiables, en el sentido de que pueden dar tanto falsos positivos como falsos negativos. También hay datos estadísticos sobre los alimentos que se consideran alérgenos y otras listas en donde puede resultar evidente para usted, el que un alimento haya sido clasificado como “seguro”, tal y como lo establecí en el artículo que dediqué a la artritis reumatoide.

Pero basándonos en nuestra experiencia en trastornos de la personalidad y de lo poco práctico que puede resultar la detección de los “alimentos problema” para cada caso particular, recomiendo apegarse a la dieta ya especificada en nuestra receta original y opcionalmente, detectar uno o dos alimentos problema como máximo, que bastarán para dar tiempo a que los nuevos suplementos sellen la pared del intestino de nuestro e-paciente (su familiar o usted mismo/a).
A continuación voy  explicar el procedimiento a seguir para aplicar a su e-paciente, el enema de probióticos. La receta mejorada la puede descargar pulsando sobre la imagen que aparece arriba a su izquierda.

Indicaciones para la aplicación del enema de probióticos

Esta no es una limpieza de colon convencional, por lo que la cantidad de agua que se empleará para la solución del enema es de 350 ml exactamente, no más, ni menos.

irrigador1. Adquiera en la farmacia de su localidad: un sistema irrigador o recipiente para enema, que incluya una sonda rectal con válvula de cierre/apertura, o bien consiga unas pinzas de enfermera para desempeñar esa misma función; una botella de agua destilada y esterilizada (completamente libre de cloro) de 500 ml; un lubricante hidrosoluble y  una bolsa de guantes desechables.
2. Antes de aplicar el enema, asegúrese de que su paciente haya defecado y esté en ayunas (con el estómago vacío). Lávese muy bien las manos y esterilice el sistema irrigador, colocándolo en agua hirviendo, durante 20 minutos.
3. Póngase los guantes y extraiga 150 ml de agua destilada para que queden únicamente 350 ml en la botella.

4. Disponga de 6 cápsulas de probióticos y vaya abriendo una cápsula a la vez para diseminar su contenido en los 350 ml que quedaron en la botella. Cuando haya terminado de vaciar todas las cápsulas, agite para que los probióticos se disuelvan bien a temperatura ambiente (esta solución no deberá calentarse ni deberá guardarse en el refrigerador para su uso posterior. La solución obtenida deberá usarse en ese mismo momento) .

Sims5. Purgue el sistema irrigador con la solución obtenida en el paso anterior, para expulsar el aire que pudiera haber en el interior de la sonda. Con la válvula del irrigador cerrada (o ahorcando la sonda con las pinzas), vacíe la solución de probióticos en el recipiente del irrigador. Ahora abra por un momento la válvula para expulsar el aire y permita que salga una mínima cantidad de líquido, recogiendo éste con la misma botella que contenía la solución, para aprovechar esa porción de probióticos. Cierre de nuevo la válvula y vierta los probióticos que recién recogió,  en el recipiente del irrigador.

6. Pídale a su paciente que se acueste de lado, sobre su brazo izquierdo, en posición de Sims (decúbito lateral izquierdo con pierna derecha flexionada por encima de la izquierda), o bien en posición fetal, tal y como se indica en la imagen inmediata anterior.
7. Coloque el recipiente del irrigador a 50 cm del nivel del paciente como máximo.
8. Lubrique la cánula en el extremo de la sonda del irrigador, para que ésta entre suavemente en el orificio anal del paciente, sin lastimarlo. Recuerde que la válvula de la sonda quedó cerrada desde el paso No.5. Si no se cuenta con válvula, puede usar las pinzas para abrir y cerrar el paso de la solución.
9. Introduzca poco a poco la cánula en el orificio anal (7 cm aproximadamente).
10. Abra la válvula para dejar que la solución de probióticos inunde el tracto intestinal de su paciente.

sonda11. Cuando la solución en el recipiente se haya terminado, cierre la válvula y extraiga la cánula con sumo cuidado.
12. Dígale a su paciente que el procedimiento ha terminado, que se recueste ahora sobre su brazo derecho y que retenga el líquido recién inyectado por 30 minutos, antes de ir al inodoro. En caso de que las ganas de evacuar sean muy intensas, deberá expulsar la materia fecal, aún cuando no hayan pasado los 30 minutos que se han aconsejado.
13. Una vez terminado el procedimiento, se deberá lavar el equipo, para su posterior uso.

hija14. Aplique el procedimiento anterior, dos o tres veces por semana, según responda su e-paciente. Si responde favorablemente, puede que solo necesite de un enema, una vez por semana, por uno o dos meses. Si los síntomas persistieran, repita el procedimiento hasta cuatro veces por semana, durante cuatro o cinco meses.

Las especificaciones para los tipos de cepas de los probióticos, el número de unidades formadoras de colonias (UFC) y las dosis para todos los suplementos, las podrá encontrar en la receta mejorada para la esquizofrenia.

En medicina nunca debemos perder la esperanza. Para cada enfermedad existe un remedio para combatirla. Por lo tanto, no hay enfermedad que sea inevitablemente mortal. Todas las enfermedades pueden ser curadas, sin excepción. El que no sepamos cómo tratarlas apropiadamente, porque somos incapaces de entender la esencia de la vida y la muerte, no significa que no podamos defendernos de ellas … Paracelsus

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 30 de octubre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Leaky Gut Syndrome: A Modern Epidemic with an Ancient Solution?. Douglas A. Wyatt. Center for Nutritional Research. Townsend Letter, June 2014
[2] Healing the Gut and Working with Food Allergies. Compiled by Peter Brodhead CN, from the Book: Is your child’s brain starving? By Dr. Michael R. Lyon, MD
[3] Food Allergy: A Case Study. Natasha Campbell-McBride, M.D. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 24, No. 1, 2009
[4] The Underlying Mechanisms of Brain Allergies. Tara Whitford, B.A. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 15, No. 1, 2000
[5] Gut and Psychology Syndrome. N. Campbell-McBride, M.D. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 23, No. 2, 2008
[6] What Really Causes Schizophrenia. Harold D. Foster. 2003
[7] Why Isn’t My Brain Working?: A revolutionary understanding of brain decline and effective strategies to recover your brain’s health. Datis Kharrazian. Elephant Press. 2013
[8] Cerebro de Pan. David Perlmutter. Grijalbo
[9] The Bible Cure for Candida and Yeast Infections. Don Colbert, M.D. Siloam A Strang Company
[10] Manic Depression: An Alternative Treatment. Martha Sanbower. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2. No. 3, 1987
[11] Candida Albicans: The Hidden Infection. James A. Jackson et al. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 14, No. 4, 1999
[12] Tissue Injury Induced By Candida Albicans. Mental and Neurologic Manifestations. C. Orian Truss, M.D.I. Orthomolecular Psychiatry, VOLUME 7, NUMBER 1, 1978, Pp. 17-37
[13] Health Effects After Dental Amalgam Removal. Robert L. Siblerud. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 5, No. 2, 1990
[14] Letter to the Editor. Candida Albicans and Psychosis. Orthomolecular Psichiatry, VOLUME 7, NUMBER 4, 1978, Pp. 247 – 248
[15] Antifungal activities of origanum oil against Candida albicans. Vijaya Manohar et al. Molecular and Cellular Biochemistry 228: 111–117, 2001
[16] The Relationship Between Candidiasis and the Hypersensitivities of the Gifted and Talented. Amelia C. Rogers. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2 No. 2,1987
[17] Letters To The Editor. Journal Of Orthomolecular Psychiatry, Volume 13, Number 1

Anuncios


Deja un comentario

Medicina ortomolecular y alimentos para el dolor y la cura de la artritis

artritisEncontrar una receta para la cura de la artritis reumatoide, implica enfocar la atención en el sentir de los pacientes. Ese sentir en los medios sociales de salud 2.0 se puede consensuar con una herramienta como la que se muestra en la imagen adjunta. Lo que hice fue identificar las palabras clave que mejor recogen la opinión de los visitantes de varios sitios que Google considera autoridades en medicina natural para la artritis reumatoide. A partir de la nube de palabras que obtuve, concluí que los aspectos que más preocupan a los pacientes con este tipo de artritis, son:

1) El dolor que esta enfermedad está produciendo en sus articulaciones
2) Los alimentos que deben evitarse
3) Comprobar si existe una cura.

Una primera aproximación: las buenas prácticas nutricionales

doloresBasándome en la extracción de contenido generado por lo usuarios en otras redes sociales, me concentré en entender cómo es que algunos alimentos atacan el sistema inmune de las personas que son sensibles a los mismos, y llegué a la conclusión de que una dieta y una medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas), es todo lo que se necesita para desinflamar y eliminar el dolor. No ha sido fácil hallar una solución a un problema que la medicina alopática se ha empeñado en calificar como incurable, pues ya parece ser más la norma que la excepción, el escuchar de boca del médico a cargo, aquello de que “su enfermedad no tiene cura. Lo más que puedo hacer por usted es controlar sus síntomas”.

AlimentosEso es lo que el ejército farmacéutico y las escuelas de medicina les han dicho a sus soldados de bata blanca, para mantener a sus clientes cautivos, en una ingeniosa trampa de farmacodependencia. La buena noticia es que hay quienes no se dejan engañar y se curan siguiendo una dieta de exclusión de alimentos, que les permite seguir haciendo su vida normal. Los e-pacientes y los guerreros biomédicos nos han estado poniendo el ejemplo desde hace tiempo, y es a este nuevo enfoque característico de los medios sociales de Salud 2.0, al que voy a recurrir aquí para darle solución a la artritis reumatoide.

A continuación voy a citar cuatro casos de éxito en los que sus protagonistas no se rindieron ante la cerrazón de los médicos que consultaron. Estos guerreros biomédicos dieron con una excelente solución sin depender más del metotrexato, la minociclina, el indocin, o de los típicos fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (NSAIDs, por sus siglas en inglés). Más adelante complementaré las buenas prácticas nutricionales extraídas de esos casos, con una receta de medicina ortomolecular que usted podrá descargar para recuperarse en un tiempo mucho menor del que le tomaría si solo siguiera una dieta de exclusión de alimentos alérgenos, que es la estrategia que usaron esos e-pacientes en sus respectivos casos.

Mina Yun y la prueba de detección de alérgenos

reumatoideEl caso de Mina Yun (derecha) es quizás el más aleccionador de todos [1], porque nos deja claro cómo ahorrar tiempo, sometiéndose a una prueba de detección de alérgenos llamada IgG, que revela la presencia de un anticuerpo conocido como Inmunoglobulina G. Patrick Holford y Susannah Lawson [2] se refieren a esta prueba como IgG ELISA, que es la que yo recomendaría para identificar los alimentos que ocasionan inflamación en las articulaciones. El descubrimiento de esta conexión entre las alergias y la artritis reumatoide no es nueva. Hay fuentes muy confiables en donde se puede comprobar la evidente correlación entre las alergias y muchas enfermedades, incluyendo por supuesto a la artritis ([3], [4], [5] y [6]). Cabe señalar que hay otra prueba que detecta alimentos como los mariscos y los cacahuates, que producen reacciones anafilácticas que se manifiestan típicamente como erupciones y ronchas en la piel, asfixia; inflamación de la cara, la garganta, los labios y la lengua; un rápido descenso de la tensión arterial, mareo, ronquera y afonía.

Esa no es la prueba que usted se haría si padeciera de artritis reumatoide, dado que en este caso, el objetivo es detectar la presencia del anticuerpo conocido como inmunoglobulina E (IgE). Ambas pruebas se basan en la premisa de que algunas personas que padecen de síndrome de intestino permeable, son sensibles a algunos alimentos que para ellas se comportan como antígenos, esto es, moléculas capaces de producir una respuesta del sistema inmune mediante la activación de anticuerpos. Así, el objetivo de estas pruebas es detectar el tipo de anticuerpo que está atacando al organismo, tratando de aniquilar al antígeno en cuestión. En el caso de la artritis, nuestro objetivo entonces será detectar el de tipo G. Fue con este tipo de análisis que Min Yun se enteró de que debía excluir de su dieta todos los lácteos y los huevos. Al cabo de dos semanas, comenzó a sentir menos molestias en sus manos, y a los 9 meses, según lo comenta en su página, el dolor había desaparecido.

Los alimentos problema en el caso de Eileen Laird

dolorEileen Laird optó por un método diferente para detectar la intolerancia a los alimentos, que consiste en excluir de la dieta, los que se sospecha pueden ser los causantes del problema, o bien aquellos que empíricamente se sabe “tienen fama” de ser proinflamatorios. Aunque esta opción es evidentemente más económica que una prueba tipo IgG,  representará siempre un mayor sacrificio y dedicación por parte del enfermo, ya que además de tener que lidiar con el dolor por más tiempo, necesitará experimentar con su sistema inmune probablemente en varias ocasiones, para determinar con exactitud los alimentos que lo están perjudicando.
Cada intestino tiene una permeabilidad muy particular, según la edad, el género, la genética, el nivel de estrés al que está sometido, la situación geográfica, la etnia, y sobre todo, los hábitos alimenticios de cada individuo. De ahí que no exista una dieta o una fórmula que funcione para todos, y de ahí que resulte complicado poner en práctica este método, según se infiere al analizar con detenimiento el caso de la Sra. Laird.

Ella ha padecido de artritis desde el 2012, y como en casi todos los casos, su dolor se fue agravando paulatinamente hasta que resolvió ir a la Internet en busca de ayuda. En la mayoría de los sitios que visitó, advirtió que los expertos respaldaban la hipótesis de que la nutrición actúa como medicina, y de que lo mejor que puede hacer un enfermo de artritis, es comenzar a descartar algunos alimentos de su dieta.
Usted podría consultar varias fuentes ([6], [8] y [9]) para saber cómo se procede en al menos una de las dietas que ahí se describen; pero me gustaría ahorrarle ese trabajo, ofreciéndole una guía muy práctica que contiene lo esencial del método de exclusión de alimentos, que es en el que está basado este segundo caso de éxito, y que es independiente del nombre que se le haya dado a la dieta (GAPS, paleo, Wahls, oligoantigénica, etc.).

Guía práctica para eliminar alimentos de la dieta

curaLo que hacen las dietas de eliminación es descartar varios alimentos sospechosos para determinar cuáles podrían estar causando el dolor o empeorando sus síntomas. La dieta también podría resultarle útil para observar y controlar otros síntomas diferentes a los de la artritis, que esos mismos alimentos podrían estarle ocasionando, como sería el caso de un asma, una migraña, un dolor abdominal, una ansiedad, una depresión, una hiperactividad, o tal vez los delirios y las alucinaciones provocadas por una esquizofrenia ([8] y [9]).
No le sorprenda que los alimentos que come con más frecuencia o que más le gustan, sean los que le estén afectando.

El proceso de eliminación de alimentos implica básicamente dos aspectos:

1. Selección inicial de los alimentos potencialmente dañinos y que se deberán evitar.

postresDurante al menos 2 semanas (es el tiempo en el que normalmente los síntomas desaparecen), excluya de su dieta todos los productos que contengan gluten y azúcar, así como los lácteos y los estimulantes (alcohol, café, tés y el cigarro). Entiéndase por azúcar, además de la refinada, todos los pasteles, chocolates, postres, dulces, caramelos, paletas, helados, nieves, refrescos embotellados, etc. Todos los productos elaborados con trigo contienen gluten, como el pan, las harinas, los cereales empaquetados (corn flakes y similares), las galletas, las pastas de todo tipo (espagueti, fideos, macarrones, etc.). glutenEntiéndase por lácteos la leche de vaca y todos sus derivados, como los quesos, las cremas, el yogurt , el requesón y cosas por el estilo. Tenga en cuenta que la dieta no es para siempre y que es muy probable que los síntomas empeoren en la primera semana. Esto no es una señal para renunciar a la dieta. Tome en cuenta que algunos alimentos pueden estar ocultándose como ingredientes de otros alimentos. Lea las etiquetas cuidadosamente. Lo mejor que puede hacer durante este período es preparar sus alimentos en casa y seleccionar productos frescos, que no hayan sido procesados (orgánicos), empaquetados o envasados.

2. Una estrategia de prueba y error.

2.1 Si sus síntomas no han mejorado en 2 semanas, excluya ahora alguno de los alimentos que aparecen en la lista que sigue, y continúe con esta nueva dieta de exclusión, durante otras dos semanas. Es poco probable que esta táctica de prueba y error tenga que repetirse más de dos o tres veces , pues por lo general, eliminar al principio el gluten, los lácteos, el azúcar y los estimulantes, da buenos resultados. No obstante, recuerde que cada intestino es diferente, y que usted puede ser sensible a algunos de los siguientes alimentos.

Alimentos considerados comúnmente como alérgenos:

-Huevos – Cítricos (naranja o limón) – Carne de cerdo – Carne de res – Chocolate – Cola – Centeno – Cebada – Cacahuetes – Nueces – Maíz – Soya – Frijoles u otros granos (habas, chícharos y otras leguminosas) – Pescados – Mariscos – Canela – Tomates – Papa – Berenjena – Pimientos

enfermedad2.2 Si después de haber eliminado varios alimentos, sus síntomas han mejorado, póngase a prueba con cada uno de ellos, integrando de nuevo a su dieta, uno a la vez. Reintegre cada tres días, uno de los que excluyó y mantenga una bitácora de sus síntomas. Asegúrese de que efectivamente sea un solo ingrediente a la vez, no vaya a ser que quiera zamparse una pizza entera, en vez de agregar el jitomate a los tres días de haber reintegrado la carne de res, por ejemplo.
2.3 Cada vez que reintegre un alimento a su dieta, comience con una pequeña porción en la mañana.

Si no hay síntomas, entonces tome porciones más grandes por la tarde y luego por la noche. Los síntomas pueden tardar en aparecer hasta 2 días después de haber reintegrado un determinado alimento.
2.4 Si un alimento le produce molestias, elimínelo de nuevo de la dieta e identifíquelo como un alérgeno. No obstante, no descarte la posibilidad de ponerse a prueba una vez más en el futuro para asegurarse de que efectivamente es alérgico a ese alimento.

AristótelesUn buen consejo: antes de aplicar cualquier estrategia, elimine de su dieta el azúcar, el gluten, los lácteos y los estimulantes, independientemente de cuales hayan sido los resultados de su estrategia, o de si usted está enfermo o no.
Hay otras estrategias más estrictas que de inicio excluyen un gran número de alimentos. Y aunque en este caso las dietas son más difíciles de seguir, facilitan mucho la identificación de los alimentos problema (alérgenos). Yo acostumbro apegarme al principio filosófico de la “dorada mediocridad” de Aristóteles, que establece que existe un feliz punto medio entre los extremos. Me refiero a que usted puede comenzar con una dieta que no sea ni tan estricta (pocos alimentos seguros), ni tan flexible (muchos alimentos permitidos al inicio). Si usted es de los que prefiere comenzar con una relación de alimentos permitidos y le sienta bien la postura aristotélica, tal vez le gustaría considerar la lista que sigue (ahora no vamos a excluir alimentos, sino a agregarlos).

Si después de un mes sus síntomas mejoran con esta otra dieta, comience a añadir alimentos que no estén en la lista, procurando hacerlo de la misma manera que como se indicó en la estrategia anterior, integrando cada tres días, un alimento diferente a la vez. Si al agregar un alimento cualquiera, éste le ocasiona molestias, descártelo de su dieta e identifíquelo como alérgeno. La lista es tentativa, ya que como dijimos, usted podría ser alérgica(o) a alguno de esos alimentos. No olvide que el gluten, los lácteos, el azúcar y los estimulantes no son alimentos seguros. Esos “cuatro jinetes de la morbilidad” siempre deberán ser excluidos de la dieta.

Alimentos que en principio son “seguros” (no son alérgenos):

-Apio – Calabazas – Arroz – Lima – Frijoles – Calabacitas – Durazno – Garbanzos – Perejil – Espinacas – Alcachofa -Manzana – Lentejas – Pepino – Melón – Alubias – Zanahoria – Pera – Ajonjolí – Ejotes – Lechuga – Calabaza – Tapioca – Borrego – Camote – Arándano – Aceite de oliva – Caña – Pavo – Pollo – Brócoli

articulacionesNuestros siguientes dos casos, el de Joseph Hackett y Mike, confirman lo que hemos estado diciendo hasta el momento, pues curiosamente, ambos coincidieron en dos cosas: 1) en que la artritis reumatoide se puede curar con un programa de nutrición adecuado, excluyendo los posibles alérgenos, y 2) en que dos de las fuentes ([6] y [7]) que consultaron para conseguir su objetivo, son exactamente las mismas. Al parecer, el libro del Dr.  John Mansfield determinó en gran medida su recuperación. Le recomiendo leer sus aleccionadoras historias, para que vea cómo la perseverancia, el sentido común y el sentido que se puede hallar en el sufrimiento, pueden llegar a pesar más que lo que un especialista transmite cuando espeta: “¡está usted loco, nunca nadie a podido curar la artritis!”. Joseph y Mike no estaban locos, solo tuvieron más sentido común que los médicos que consultaron.
El único factor que yo cuestionaría en estos cuatro casos es el tiempo. En el primero de ellos, parece que la protagonista ganó mucho tiempo al efectuarse la prueba IgG, porque no se entretuvo mucho en tratar de identificar que el huevo y los lácteos eran su mayor problema. Y aunque en su página sí menciona uno que otro suplemento, no parece que haya profundizado mucho en los principios de la medicina ortomolecular. Algo parecido sucede en los demás casos.

La receta ortomolecular
Descargar archivo PDF

 

receta artritisNuestra contribución a este enfoque terapéutico, ha sido la reducción del tiempo de recuperación, agregando a la dieta de exclusión de alérgenos, una receta para la artritis (izquierda) a base de antioxidantes que comprende, entre otros, los ácidos grasos omega 3 [10] y el ácido alfalipoico. Puesto que existe también evidencia de la efectividad de la capsaicina tanto en la artrosis como en la artritis reumatoide ([10] y [11]), la receta le indica a usted cada cuándo y cómo administrar una microdosis de chile habanero. La intención ha sido que el dolor desaparezca lo más pronto posible. Si después de haberse realizado la prueba IgG, de seguir la dieta indicada y de haber tomado los suplementos indicados en nuestra receta, usted se cura en menos tiempo del que tardaron en recuperarse los protagonistas de los casos citados, apreciaría mucho que visitara sus sitios y les dijera cuáles fueron los suplementos que tomó para acelerar el proceso, a fin de devolverles el gran favor que nos hicieron al compartir parte de la solución que aquí he presentado.

Yo no estaré cumpliendo con la misión que me he propuesto, a nos ser que usted y ellos se vean beneficiados con los resultados de esta investigación. La certeza de que un tratamiento funciona, solo puede provenir del testimonio de quien lo ha probado, y no de lo que tenga que decir aquél que lo promociona. Es por eso que creo más en el consenso de opinión de los cientos de e-pacientes que me encuentro a diario en los medios sociales de Salud 2.0, que en la necedad de un especialista que está detrás de un escritorio, cobrando por recetas de medicamentos que solo enmascaran los síntomas, sin erradicar la enfermedad.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 19 de octubre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] http://www.purfitness.com/how-i-cured-my-arthritis-without-meds/
[2] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona.
[3] Joint and Muscle Pain, Various Arthritic Conditions and Food Sensitivities. James A. Jackson, MT(ASCP)CLS, Ph.D., BCLD et al. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 13, No. 3, 1998.
[4] Does food intolerance have any role in the aetiology and management of rheumatoid disease?. Dr L G Darlington. Annals of the Rheumatic Diseases 1985; 44, 801-804.
[5] Allergies and Their Modern Therapies. William E. Catterall, SC.D. Nutritionist. A Speech to the Reumatoid Disease Foundation Birmingham, Alabama, July 20, 1985.
[6] Arthritis: Allergy, Nutrition & The Environment. Dr. John Mansfield. Thorsons Pub. 1990
[7] Nutrition and Physical Degeneration. Weston Andrew Price. Keats Pub. 2003
[8] Gut and Psychology Syndrome: Natural Treatment for Autism, Dyspraxia, A.D.D., Dyslexia, A.D.H.D., Depression, Schizophrenia. Natasha Campbell-McBride. Medinform Publishing. 2010
[9] GAPS Guide 2nd Edition: Simple Steps to Heal Bowels, Body, and Brain. Baden Lashkov. 0953458 B.C. Ltd; 2nd edition. 2013
[10] http://www.arthritis.org.au/media/content_pages/arthritis/get-information-sheets/information-sheets/Complementary-Therapies.pdf
[11] A report by Arthritis Research UK. Complementary and alternative medicines: http://www.arthritisresearchuk.org