Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas

Sismo del 19-S: un México que se tambalea pero que no se doblega ante la adversidad

3 comentarios

Muchos mexicanos que sobrevivimos a los sismos de septiembre de 2017, y que no tuvimos la desagradable experiencia de perderlo todo, nos estuvimos preguntando durante no mucho tiempo, ¿qué puedo hacer yo por todas esas personas que están sufriendo la brutal embestida de un terremoto de esta magnitud (7.1 en la escala de Richter), y que en medio de toda esa adversidad están dispuestos a comenzar de cero con un proyecto de vida diferente? Ya se detuvo a pensar, querido lector, cómo ayudar desde su trinchera a un pueblo con una inteligencia emocional de ese tamaño?

La respuesta en principio parece obvia, sobre todo si se asoma uno a las redes sociales y a los grupos de WhatsApp, y advierte lo que están haciendo la mayoria de los compatriotas: donar en cualquier centro de acopio o en el lugar de los hechos, víveres, ropa, enseres domésticos, herramienta, maquinaria, medicinas, en fin, todos esos recursos que los mismos rescatistas, personal de la marina, del ejército y de distintas instituciones están solicitando a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

Un sinnúmero de voluntarios se han sumado a ofrecer sus servicios tanto para ayudar a la localización de personas, como para rescatar al prójimo de los escombros. Y en el contexto de lo que ha observado el autor de estas líneas, en un desastre como éste, no hay lugar para los pretextos ni excusas para no estar en posibilidad de ayudar, pues hemos visto cómo hasta los menos afortunados, contrarrestan esos supuestos obstáculos con una voluntad férrea que habiendo sido captada y desplegada en varios vídeos, se vuelve viral de la noche a la mañana en los medios sociales de esta bendita web. Supimos incluso de una viejecita (derecha) que aún habiendo acudido descalza al centro de acopio, aportó lo que pudo para alentar al que ahora probablemente tiene menos que ella. Vimos también cómo un hombre en silla de ruedas (izquierda), se afanaba removiendo escombros para ayudar a los rescatistas en su loable y difícil tarea. En el zócalo de Xochitepec, el poblado que se encuentra a unos 5 kilómetros de nuestras instalaciones, en pleno estado de Morelos, fuimos testigos de cómo sus habitantes acudían con desbordado entusiasmo, a dejar una bolsa de despensa para ayudar a los damnificados de Jojutla, Zacatepec, Jiutepec, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Tlayacapan, entre otros tantos municipios sensiblemente afectados por el terremoto del 19-S.

Me llena de orgullo saber que esa gente esté pisando el mismo suelo que me vio nacer, y que hace ya más de una semana nos estremeció a todos los que nos encontrábamos en los estados de Chiapas, Oaxaca, Morelos, Guerrero, Puebla y Ciudad de México principalmente. Admiro a toda esa gente que vibró al unísono con ese movimiento trepidatorio tan característico de un terremoto que intimida y deja huella: una huella difícil de borrar aún a 32 años de haber sufrido un embate similar.

Me alegra saber que todavía existen seres humanos con ese nivel de inteligencia emocional y con esa extraordinaria capacidad para reinventarse, que no precisa de dirigentes corruptos, trajeaditos y bien peinaditos, para organizarse y decidir qué hacer en momentos de crisis, y cuyo único interés es apoyar de manera incondicional al necesitado, a ese ciudadano que el día de mañana no escatimará esfuerzos para tenderle la mano a un semejante en condiciones similares y que hoy por hoy, merece ser parte de una sociedad que ya no permite el desvío de los recursos que ella misma ha generado, por parte de la clase politica que intenta beneficiarse con el despliegue de campañas electorales inútiles, y que gracias a esa capacidad de resiliencia, hoy le da una lección de humildad a un presidente inepto, que está empecinado en someter a una población devastada por la corrupción y la impunidad.

Los mexicanos no queremos construir muros que nos dividan más de lo que ya estábamos, antes del 19-S, y los muros que hemos visto caer justo ante nuestro atónitos ojos, más allá de convertirse en escombro, nos recordarán siempre que el sufrimiento ajeno hay que percibirlo como si fuera nuestro, para hacerle saber al prójimo que nos importa. Y es que la vida es un continuo devenir, y tarde o temprano, aquellos que están construyendo muros para dividir, no encontrarán quien les ayude a levantarlos cuando se caigan.

Y  ese mensaje que me he permitido escribir en cursiva en el párrafo anterior, es el que quisera transmitir desde esta modesta trinchera, a los magnates y directivos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), así como a los insensibles e inoportunos propietarios de la cadena de tiendas Bershka, por la actitud tan vergonzosa que mostraron ante los hechos de este fatídico 19-S.

En contraste con la empatía de esa viejecita que donaba lo poco que tenía y el coraje y la determinación de aquel héroe en silla de ruedas, los representantes legales del Tec de Monterrey no han querido responder por la muerte de cinco de sus alumnos. Los padres de muchos jóvenes que se encontraban cursando la preparatoria en el plantel Xochimilco (una de las zonas mas afectadas por el sismo), han solicitado a los directivos de esa institución, asuman la responsabilidad por su negligencia, debido a que dicho plantel presentó anomalías estructurales a consecuencia del sismo del 7 de septiembre. Pese a ello, las autoridades escolares continuaron sus labores como si nada hubiera sucedido, y el sismo del 19-S terminó de derrumbar varias estructuras del plantel, que ocasionaron la muerte de cinco alumnos y lesiones en un gran número de personas. Durante una reunión entre padres y personal administrativo del ITESM, una de sus representantes alcanzó a soltar: “el campus Ciudad de México es un ejemplo de resiliencia, que significa adaptación al medio y al entorno, ante las adversidades. Nuestro campus es resiliente porque un día se nos inunda, y al día siguiente estamos trabajando, y luego pasa otra cosa, y al día siguiente ya estamos trabajando”.

Y luego pasó otra cosa: que cinco alumnos pagaron el precio de esa “resiliencia”, que en este caso pasó a ser más bien inconsciencia, o mezquindad, diría yo (había yo escrito irresponsabilidad pero me quedé corto y preferí mezquindad, porque les viene como anillo al dedo). ¿Y dónde están los representantes legales del ITESM? … pues siguen trabajando.
Hubo un tiempo en que hasta sentí orgullo de haber estudiado una maestría en el ITESM, dado el prestigio que para mi tenía esa institución en el ámbito científico y tecnológico. Hoy me avergüenzo de haber recibido un certificado de estudios de una institución con intereses tan mundanos (véase aquí el reporte completo de la situación actual entre las familias afectadas por el sismo y esa élite de prepotentes).

Y los diseñadores de la imagen de los escaparates de la cadena de tiendas Bershka, no se quedaron atrás. Estos singulares personajes se sacaron el premio mayor, ambientando sus mercancías como queriendo expresar no se qué: ¿atrevimiento?, ¿desafio?, ¿temeridad? Me reservo mi opinión para no faltarle el respeto a quien se le ocurrió semejante estupidez, más de como se lo faltaron en Twitter, aquellos que protestaron ante esa falta total de sensibilidad y sentido común (derecha). Y al propietario de la patente de Bershka, puede ser que le convenga cambiar de marca, porque después de esto, dudo mucho que sus ventas vuelvan a ser las de antes del 19-S.

Pero bueno, haciendo a un lado esos dos negritos en el arroz, mientras nos disponíamos a responder con el mismo entusiasmo con el que lo estaban haciendo aquellos connacionales que sí son capaces de percibir el sufrimiento ajeno como propio, algunos grupos con los que compartíamos noticias y mensajes en nuestros móviles, nos comentaban que había que participar de una manera más creativa, ya que en algunos centros de acopio, la oferta de algunos víveres estaba superando por mucho a la demanda. Era necesario concentrar esfuerzos en identificar con mayor precisión las necesidades de los que estaban más cerca de nuestro domicilio, y en localizar las zonas en donde se encontraban los más afectados.

Se estaban dando casos por ejemplo, en donde los rescatistas requerían ya no tanto de café, comida y agua (que era lo que la mayoría de la gente había comenzado a llevar por impulso, a las zonas más afectadas), sino de intrumental médico, material y equipo de enfermería; así como escaleras, madera, herramienta y maquinaria para taladrar y cortar materiales de construcción. “Yo no dispongo de ninguna de esas cosas“, pensé.
En tanto una conocida reportera de Televisa se esmeraba en acaparar la atención de su teleauditorio, en torno al rescate de una niña de nombre Frida que después se supo nunca existió, yo ponía atención a lo que los rescatistas solicitaban a quienes en ese momento estábamos viéndolos a través de la red social de Youtube. Y aunque un servidor se encontraba en Xochitepec, Morelos, a casi 100 kilómetros de la Ciudad de México, quería identificar las necesidades que ese grupo de voluntarios tenía, al estar buscando personas con vida en lo que había sido por muchos años, la escuela Enrique Rébsamen.

Entre que Aristegui hacía todo lo posible en poner al descubierto el espectacular montaje de Televisa, y los pobladores de San Gregorio Atlapulco, agredían y corrían de sus calles al jefe delegacional de Xochimilco, de pronto alcancé a escuchar cómo una voluntaria que estaba apoyando en las labores de rescate, solicitaba el envío de antidepresivos al Colegio Rébsamen. Y fue entonces cuando me quedó claro el papel que podríamos desempeñar la Fundación Micromédix y un servidor, en medio de toda esa vorágine de confusión y esperanza. Porque el primer pensamiento que me asaltó fue: “espérame… ¿están pretendiendo medicar a esos niños con antidepresivos?”

Y es precisamente aquí donde está el fondo y la intención de esta publicación: no se trata de brindar ayuda con lo primero que se nos ocurra, ya sea por falta de alternativas, o porque no conocemos otra forma de hacer las cosas. Si hemos de ayudar a esos niños, pensemos bien cómo podemos rescatarlos ya no de los escombros, sino de ese impacto emocional tan brutal que han sufrido; pero sin obviar las consecuencias que nuestras decisiones pueden producir a largo plazo. Porque no les vamos a dar Prozac, Paxil, Zoloft, Lexapro y no sé que más, con tal de estabilizar su sistema nervioso central.

No estoy de acuerdo en proceder impulsivamente, subestimando los efectos secundarios que los fármacos pueden producir en esos niños. No vaya a ser que se verifique aquello de que “sale más caro el remedio que la enfermedad”.  Y si de lo que se trata es rescatar a esos pequeños de un trastorno de estrés postraumático, por llamarle de alguna manera a su condición emocional, ha de ser con extracto de arándano azul, microdosis de pasiflora, valeriana, hierba de San Juan, o lúpulo, y no con ansiolíticos, antidepresivos o antipsicóticos. En casos más severos recurriremos tal vez a la taurina, al GABA y al inositol, que son nutrientes que ayudarán más, que una droga legal sintetizada en el laboratorio.

Cuando escuché a un niño del colegio Rébsamen, relatar cómo los muros de su escuela se desplomaban para convertirse en polvo en cuestión de segundos, advertí que iba a ser necesario también contar con microdosis de fenogreco, eucalipto, gordolobo, tomillo y muy probablemente de estafiate, para contrarrestar las secuelas que ese polvo iba a ocasionar en las vías respiratorias de todos esos muchachitos, que no necesariamene serían los que habían salido “ilesos” de ese colegio, sino tal vez muchos otros que estando en otros estados de la república, tuvieron que encarar la misma adversidad.

Quiero enfatizar que a esas horas, miles de niños se encontraban todavía tomando clases en sus respectivas escuelas, y que el haber respirado el polvo emanado por los derrumbes, demandará la administración apropiada de esas plantas medicinales en microdosis, porque no dudo de que muchos de ellos desarrollen bronquitis y otras infecciones que por lo regular vienen acompañadas de fiebre.

Así, La Fundación MicroMédix estará aportando las sustancias activas de las plantas medicinales que ayudarán a esos niños a superar el trauma al que se vieron sometidos, tanto emocional como físicamente. Y aunque la fundación cuenta con las plantas medicinales y la mano de obra necesaria para elaborar las microdosis, no dispone de algunas materias primas, como son los goteros que sirven para envasarlas, ni con el servicio de tansporte que se necesita para hacer llegar a esos niños, dichos suplementos.
Es por eso que a través de este comunicado, estamos solicitando el apoyo de la población en general, para que tengan a bien donar los envases y el servicio de paquetería o de transporte que hará posible distribuir adecuadamente los productos que esos niños están esperando recibir. Usted, al igual que un servidor, seguramente encontrará una manera de ayudar a los que ahora tienen menos, acorde con sus recursos y aptitudes, y la Fundación MicroMédix está en la mejor disposición de hacer que su apoyo llegue a buen puerto, sin desviar recursos como suele hacerlo la clase política, cualesquiera que sea la forma en la que usted decida contribuir a que México se reinvente.

Asimismo, si usted fue una víctima de este lamentable suceso y necesita ayuda para superar el trauma por el que está pasando, ya sea porque no puede dormir, porque está sufriendo de ataques de ansiedad o de pánico, o por alguna otra secuela originada por los dos terremotos de septiembre, puede consultarnos si ningún costo, dejando su comentario en esta misma sección.
Si su problema no ha surgido a causa de los sismos del 19-S o del 7-S, le suplicamos concerte aquí una cita, ya que en esta sección, solo estaremos atendiendo de manera gratuita a las personas que efectivamente fueron afectadas por los sismos que azotaron nuestro país, el pasado mes de septiembre.

Mexicano: felicítate por ser ahora una mejor persona, y aunque tuvo que temblar para que eso se diera, queramos o no, todos seremos diferentes después del 19-S.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 29 de septiembre de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


Anuncios

Autor: micromedix

Sergio López González. Ing. en Informática Biomédica

3 pensamientos en “Sismo del 19-S: un México que se tambalea pero que no se doblega ante la adversidad

  1. Buonas soy Rubiela le queria preguntar q sorveglianza para El dolor EN Los dedos d la mano y Los piedi.y si Hay cura para la asquiliorisi multiple le agradesco si me puede ayudar buen dia

    Me gusta

  2. Queremos hacer patente nuestro agradecimiento al Sr. Mario Rivera Guevara, que desde Ciudad Victoria, Tamaulipas, está haciendo eco a este llamado, con su invaluable donación. Como dije en una parte de este artículo, me llena de orgullo saber que un guerrero biomédico como él, ha desarrollado esa empatía tan propia de un ser humano que no necesitó de un terremoto (en el norte de México los sismos no llegaron a hacer estragos) para hacer suyo el sufirmiento ajeno, porque lo que él ha vivido a lo largo de varios años, lleva implícito varios septiembres. Estimado Don Mario:
    Tan pronto como la familia que está recibiendo el beneficio de su donación nos lo autorice, le estaremos informando sobre el paradero de la misma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s