Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas

Hipotiroidismo: el fenotipo de la esquizofrenia ignorado por la psiquiatría

Deja un comentario

A una persona que nunca ha oído hablar de la medicia ortomolecular, o que ha sido engañada por el sistema tradicional de salud mental, nunca se le ocurriría que una disfunción de la glándula tiroides pudiera ser la causa de ese conjunto de síntomas que mantiene alejados de la realidad, a un 10% de los pacientes con esquizofrenia. Ningún psiquiatra aceptaría tratar con yodo, selenio, tirosina y/o fenilalanina, a un paciente que según su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, es un “enfermo mental”.

Sin embargo, una vez confirmado un diagnóstico de hipotiroidismo con síntomas psicóticos evidentes, dicho tratamiento a base de nutrientes administrados en dosis terapéuticas (ortomoleculares), constituye una muy buena solución para algo que la psiquiatría habría preferido tratar con antispsióticos, ansiolíticos y/o antidepresivos sintéticos.

Hipotiroidismo y psicosis: lo que la psiquiatría prefiere obviar y que todo paciente debe saber 

Si eres psiquiatra mejor ni sigas leyendo, porque lo que voy a develar aquí podría no agradarte, y tal vez termines tomándote uno de esos estabilizadores de ánimo que tú muy bien sabes “no produce efectos secundarios“. Ahora que si eres un paciente diagnosticado con esquizofrenia por un señor de bata blanca como el que acabo de correr de este que es tú sitio, creo que estás en el lugar indicado para resolver tu problema con medicina alternativa. Por favor no me mal interpretes, lo que voy a exponer aquí no aplica para todo paciente con deficiencia tiroidea, pero sí a ese 10% de pacientes que mencioné con anterioridad.

Aun cuando Carl Pfeiffer [1] no identificó al hipotiroidismo como una de las principales causas de la esquizofrenia, sí dejó muy claro cómo una deficiencia tiroidea puede explicar una parte muy peculiar de su etiología. De hecho, La psicosis clásica causada por una deficiencia tiroidea se conoce como locura mixedematosa [2].  Hoy en día, basta con realizar una simple búsqueda en Google con las palabras clave psychosis due to hypothyroidism para darle la debida importancia a lo que Pfeiffer y otros grandes referentes de la medicina ortomolecular nos legaron. Al momento de estar escribiendo estas líneas, esa búsqueda arrojó 532,000 vínculos.

A pesar de los esfuerzos que todos esos hombres de ciencia han hecho por naturalizar la medicina, la corriente médica controlada por la industria farmacéutica, nos ha estado vendiendo por años, la idea de que la mejor medicina es la que se fabrica en el laboratorio. En el caso particular del hipotiroidismo, su producto estrella viene a ser la levotiroxina. La L-tiroxina o T4 sintética, que es también como se le conoce a esta forma sintetizada de hormona tiroidea, es la que usan los señores de bata blanca como reemplazo hormonal en pacientes con problemas de tiroides.
Y es así como la medicina alopática pretende mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados de la glándula tiroides: reemplazando la hormona natural conocida como tetrayodotironina, por una T4 fabricada en el laboratorio. Pero sucede que la tetrayodotironina está compuesta de yodo y tirosina, un mineral y un aminoácido que la glándula tiroides utiliza para sintetizar esa hormona, y si estás dispuesto a complementar tu alimentación con este par de nutrientes para que sea tu organismo y no un laboratorio la que se encargue de sintetizarla, estarás en el camino correcto hacia la curación. Dime una cosa: ¿preferirías ir con un psiquiatra para que te recete un coctel de olanzapina enriquecido con Gabapentin (para evitar las convulsiones que te podría producir la olanzapina) y clonazepam (para calmar la ansiedad que ese mismo antipsicótico te va a ocasionar)?… ¿De verdad lo harías? Porque si es así, creo que a ti sí te conviene seguir leyendo. Pemíteme explicarte cómo funciona el sistema de salud que comanda la industria farmacéutica.

Medicina alternativa para el tratamiento natural de la psicosis causada por hipotiroidismo

En el mejor de los casos, los departamentos de mercadotecnia de esta industria, organizan convenciones, congresos, seminarios y eventos parecidos para montar un escenario que les permite exhibir al máximo, la crema y nata de la comunidad científica médica. Se trata de que los médicos escuchen lo que tiene que decir una autoridad reconocida a nivel mundial, a cerca de los últimos avances de su especialidad, o dicho de una manera más coloquial, sobre el último grito en materia de salud.

Todo está en invitar a varias eminencias, para que a cambio de una generosa retribución económica, hablen sobre las bondades de un fármaco que al laboratorio en cuestión le ha costado millones de dólares sacar al mercado, y que ahora debe promoverse para obtener el ansiado retorno de inversión.
La T4 entonces ha sido promocionada de esa manera para convencer tanto a la comunidad médica como al público en general, de que no hay mejor tratamiento para el hipotiroidismo que el reemplazo de esa hormona.

Con el tiempo, esos mercaderes de salud llegaron a convencer a sus soldados de bata blanca, de que la mejor forma de tratar el hipotiroidismo es administrando levotiroxina. A este respecto, Rouzier escribió:
“Frecuentemente nos enseñan que la administración del compuesto sintético T4 es mucho más eficaz que la anticuada y difícil de regular, Armour thyroid®. La FDA recientemente multó a Knoll Pharmaceuticals con $90 millones por manipular los resultados de los estudios para convencer a los médicos de la superioridad del Synthroid (T4), mientras que hay datos recientes que indican lo contrario. Sin embargo, aún existen prejuicios contra la combinación de T3 y T4, que es el régimen que nosotros estimamos supera a los demás. Analizamos a los pacientes que tomaban Synthroid para evaluar qué tan adecuada era la conversión de T4 a T3. Nuestros datos revelan que la conversión de T4 a T3 en pacientes tratados con T4 sintética es inadecuada. Dichos datos respaldan el uso de una combinación de T4 y T3 (Armour thyroid®), tal como lo recomendó recientemente un artículo en el New England Journal of Medicine. Lo apropiado es medir y monitorear la T3 libre, que es la hormona activa primaria” [2] (las negritas son mías) .

Abram Hoffer y otros especialistas encontraron que la administración de tiroides disecada es una mejor opción que la T4 sintética, debido a que es así como se pueden combinar los efectos de todas las hormonas tiroideas, no solo los de la T4. Productos como Armour thyroid® (derecha), que son una combinación de T4, T3 y T2 elaborada con tiroides porcina seca, funcionan mucho mejor que la levotiroxina. No obstante, Hoffer señaló que para que el tratamiento sea efectivo, las dosis deben ser suficientemente grandes (ortomoleculares), entendiéndose por dosis suficientemente grandes aquellas que el paciente puede tolerar, justo antes de que las pulsaciones por minuto alcancen las 110/120 ppm (ob. cit., pág. 206). Y dado que esto obligaría al paciente a estar monitoreando continuamente este signo vital, lo que recomendamos los especialistas de la Fundación MicroMédix es dejar que el cuerpo produzca la cantidad de hormonas que necesita, administrando en vez de tiroides disecada, nutrientes ortomoleculares como el yodo, la tirosina, el selenio, el zinc, la niacina, la vitamina B12 y antioxidantes como el ácido alfalipoico y las vitaminas C y E.

Suplementos clave para la síntesis de todas las hormonas tiroideas

Yodo

El yodo es un oligoelemento cuya deficiencia se corrige fácilmente tomándolo como suplemento. El bocio (izquierda) es una inflamación de la glándula tiroides que se desarrolla cuando esta glándula no dispone de suficiente yodo para fabricar hormonas. En un intento por tratar de atrapar más yodo, las células de esta glándula aumentan de tamaño, ocasionando que el cuello se hinche. Sin una apropiada suplementación, el paciente desarrollará hipotiroidismo, con síntomas que varían de persona a persona, siendo los más comunes la fatiga, el cabello seco, la lentitud, el aumento de peso y la sensación de frío en el cuerpo. En estas condiciones, el hipotiroidismo podría se más difícil de tratar únicamente con yodo, pudiendo ser necesaria la administración de tiroides disecada.

Además de estabilizar nuestro peso corporal y controlar nuestros niveles de colesterol, el yodo estimula la producción de hormonas tiroideas (como la T3 y la T4), que a su vez regulan la conversión de grasa en energía. Estas hormonas también son necesarias para formar nuestros huesos, así como para mantener nuestra piel, uñas, cabello y dientes en óptimas condiciones. El yodo también se usa como antibiótico para combatir eficientemente todo tipo de infecciones y como tratamiento natural del cáncer de próstata, de mama y de útero. Con una deficiencia de este mineral, uno podría sufrir de estreñimiento, obesidad, debilidad y como ya lo señalé, hasta de psicosis.
Otras enfermedades menos comunes pero que podrían presentarse también por deficiencia de yodo, son el cretinismo en los recién nacidos, que trae consigo un retraso en el crecimiento y un proceso inflamatorio; la enfermedad fibroquística de mama; el endurecimiento de las arterias y el retraso mental. El yodo se elimina rápidamente por lo que resulta difícil intoxicarse con este mineral, y lo más que puede pasar con un exceso del mismo, es un brote de acné o la aparición de erupciones en la piel. Para evitar cualquier problema, te recomendamos complementar tu dieta con un suplemento de yodo de alta calidad como el que aparece a tu derecha: yodo lugol al 5%.

Tirosina

La tirosina es un aminoácido no esencial, y se le llama así no porque no sea esencial en la alimentación, sino porque el cuerpo es capaz de sintetizarla a partir de otras sustancias, como la fenilalanina. Se aisló por primera vez de la caseína en 1849 y es rica en insulina y papaína. Es un precursor de los neurotransmisores norepinefrina, epinefrina y dopamina y por lo tanto, de la levodopa. Se utiliza para producir tiroxina, cuya función consiste en controlar el crecimiento, el metabolismo, la piel y la salud mental. Espero quede claro entonces que la tirosina y la tiroxina son dos cosas bien diferentes.

La tirosina o L-tirosina (derecha) participa en la síntesis de muchos productos bioquímicos importantes, incluidas las hormonas tiroideas, los pigmentos biológicos de la melanina y las catecolaminas. La acción de este suplemento en las funciones cerebrales es clara por su relación con la dopamina y la norepinefrina. También es útil para suprimir el apetito y reducir la grasa corporal (obesidad y sobrepeso), la producción de pigmentos para la piel y el cabello, así como para garantizar un funcionamiento adecuado de la tiroides y de las glándulas pituitaria y suprarrenales. Se usa para reducir el estrés y ayuda a prevenir y tratar la narcolepsia, la fatiga, la ansiedad, la depresión, las alergias, los dolores de cabeza y el síndrome de abstinencia por medicación. Por ser un elemento esencial para conservar la piel, el cabello y los pigmentos oculares en óptimas condiciones, su carencia podría dar lugar a un síndrome conocido como albinismo oculocutáneo, que se caracteriza por la incapacidad de formar pigmentos de melanina (véase también lo que comenté a cerca de las canas prematuras en el ensayo intitulado “La informática biomédica en el diagnóstico y la prevención de la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad“.

Siendo precursor de tiroxina, es de esperar que su deficiencia provoque hipotiroidismo, incluidos el agrandamiento de la glándula tiroides (bocio) y el retraso grave tanto del crecimiento como del desarrollo del sistema nervioso central. Una deficiencia de tirosina también puede producir baja presión arterial, baja temperatura corporal (incluyendo manos y pies fríos) y síndrome de piernas inquietas. Prescrita junto con el triptófano se ha empleado con cierto éxito para tratar el abuso de la cocaína. En resumen, los síntomas que delatan una deficiencia de tirosina son:

– baja temperatura corporal y baja presión arterial
– Apatía
– Edemas
– Fatiga/debilidad
– Cambios en el estado de ánimo
– Dolor en las articulaciones
– Síntomas gripales
– Aumento de peso
– Voz ronca
– Cabello seco y alteraciones en la pigmentación de la piel

Selenio

Dos de las principales características terapéuticas de este mineral son su propiedad antienvejecimiento y su capacidad para expulsar del cuerpo radicales libres y metales pesados como el mercurio, el plomo y el cadmio. Es útil para combatir infecciones, ya que estimula una mayor respuesta de los anticuerpos a las infecciones, promueve más energía en el cuerpo y si bien ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia en las mujeres, también ayuda al varón a producir espermatozoides sanos. De acuerdo con el Dr. Sanil Rege, la T3 es la hormona activa, y la conversión de T4 a T3 requiere selenio [4].

Cómo descartar/confirmar un hipotiroidismo: análisis clínicos y sintomatología

En lo que concierne a los análisis clínicos, los procedimientos generalmente aceptados para diagnosticar un hipotiroidismo, establecen que son los niveles de la hormona estimulante de la tiroides, mejor conocida como TSH (por sus siglas en inglés), los que determinan, cuándo un paciente ha desarrollado hipotiroidismo. Esto significa que la posibilidad de una deficiencia tiroidea se descarta cuando en un análisis clínico, el nivel de la TSH aparece normal. Se habla de hipertiroidismo cuando las pruebas de laboratorio muestran niveles muy bajos de TSH y niveles muy altos de T4 y T3. En el hipotiroidismo, la TSH es muy alta y los otros valores son bajos (en las imágenes adjuntas se puede ver un ejemplo de un perfil tiroideo que dio positivo para hipotiroidismo. Pulse sobre las mismas para ver los detalles).

Hipotiroidismo con valores de TSH y T4 normales

Pero existen casos de hipotiroidismo en los que  la T4 se encuentra en cantidades suficientes. Esta es una condición que se conoce como síndrome de enfermedad eutiroidea, o síndrome de T3 baja. La TSH aparece normal (o posiblemente un poco baja); pero los niveles de T3 son bajos. Hasta cierto punto, esto representa una actividad normal de la glándula tiroides con una formación periférica reducida de T3 a partir de T4, y es una condición que se llega a presentar en algunas personas mayores. La conversión a T3 disminuye con el envejecimiento y con el estrés severo ocasionado por quemaduras, restricción de calorías, exposición a productos químicos y/o metales tóxicos, alcoholismo, oxidación excesiva, enfermedad hepática o renal, exceso de ejercicio y falta de sueño.

Rouzier [5] examinó a 671 pacientes con problemas de tiroides. Un total de 262 pacientes tenían niveles muy bajos de T3, y el resto los tenía algo bajos. Todos ellos tenían temperaturas corporales menores a los 36.1 ° C. La adición de tiroides que contenía tanto la hormona T4 como la T3 corrigió su temperatura corporal a 36.6 ° C, lo que redundó en una mejoría. Después de encontrar una buena correlación entre la temperatura corporal y los niveles de T3, Rouzier concluyó que la TSH sola no debía usarse como único criterio para determinar la deficiencia tiroidea.

Por su parte, el Dr. Broda Barnes [6],[7] descubrió que la prueba más simple de todas era la temperatura corporal, y que cuando los pacientes tenían bajas temperaturas basales, respondían bien al tratamiento con tiroides disecada. Uno de los trabajos de Langer [8] resume lo alta que es la incidencia de hipotiroidismo, el cual puede ser fácilmente diagnosticado a través de los síntomas clínicos, incluida la temperatura basal corporal y la respuesta a las preparaciones de tiroides disecadas.

El libro de Shames & Shames [9] es una excelente referencia para esclarecer el por qué uno no debe guiarse exclusivamente por los valores de la TSH, sino considerar también el monitoreo de los niveles de la T3. De acuerdo con estos autores, cualquier valor de la TSH superior a 3 debería generar sospechas. Ellos, al igual que Barnes y Langer, recomiendan la valoración del cuadro clínico, siendo la temperatura basal corporal el signo de mayor importancia a vigilar.

Cuadro clínico a considerar para realizar el diagnóstico

Las preguntas a responder para valorar a un paciente que sospechamos ha desarrollado hipotiroidismo, son las siguientes:

1. ¿Debilidad (cansancio/fatiga) crónica? (S/N)
2. ¿Estreñimiento? (S/N)
3. ¿Dolor en las articulaciones? (S/N)
4. ¿Bocio? (S/N)
5. ¿Grasa en exceso (obesidad o sobrepeso)? (S/N)
6. ¿Intolerancia al frío? (S/N)
7. ¿Cambios en la piel y/o el cabello (color, desprendimiento, canas prematuras, resequedad, etc.)? (S/N)
8. ¿Baja temperatura basal corporal (la que se toma inmediatamente al despertar, con un termómetro colocado debajo de la lengua)? (S/N)

El criterio a seguir aquí para sospechar de un hipotirodismo, es contabilizar las respuestas afirmativas a esas ocho preguntas. Entre mayor sea el porcentaje de preguntas afirmativas, mayores serán las probabilidades de que el paciente haya desarrollado hipotiroidismo.

Un par de consejos finales que te ahorrarán muchos sinsabores

Si estás experimentando alucinaciones (auditivas y/o visuales), obsesiones, delirios paranoicos, miedo, desconfianza, resentimiento, depresión, cambios de humor y pensamientos suicidas; antes de consultar a un psiquiatra, primero verifica si también tienes fatiga crónica, sobrepeso; si sientes muy frías tus manos y tus pies; si se te cae el pelo o se te ha decolorado y si tu temperatura corporal por las mañanas es baja. Si la mayoría de este segundo conjunto de síntomas coincide con lo que a ti te está molestando, entonces tal vez te convenga ordenar un examen de tiroides para confirmar un hipotiroidismo.

Si tuvieras dudas sobre tus análisis, contáctanos para que te ayudemos a interpretarlos, porque cualquiera que haya sido el resultado, ten la seguridad de que tu problema se puede corregir con un tratamiento natural como el que aquí he descrito.

Asimismo, es muy importante que sepas que el éxito de cualquier tratamiento alternativo, solo se puede conseguir si las dosis de los nutrientes son ortomoleculares, de lo contrario, sí que se cumpliría lo que te han dicho los psiquiatras a propósito de que la medicina natural no sirve para nada. Para que la receta que especifiqué sea efectiva, debe administrarse en dosis suficientemente grandes de nutrientes, esto es, las que son realmente terapéuticas, no las que un médico alópata te recomendaría para convencerte de una manera muy mezquina, que lo que yo he dicho aquí es mentira y que lo único que funciona para la psicosis, es un coctel de antipsicóticos cargado de efectos secundarios.

“No hay hombre de nación alguna que, habiendo tomado a la naturaleza por guía, no pueda llegar a la verdad.”… Cicerón
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de julio de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Carl C. Pfeiffer, Richard Mailloux and Linda Forsythe. The Schizophrenias: ours to conquer. Bio-Communications Press, 1970.
[2] Abram Hoffer. Thyroid and Schizophrenia. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 16, No. 4, 2001.
[3] Does the Thyroid Gland Play a Role in Depression, Anxiety and Psychosis? – Is the TSH enough to diagnose thyroid dysfunction? https://psychscene.com/thyroid-gland-psychiatry/
[4] 15 Little Known Things About Your Thyroid That Can Affect Your Mental Health. https://psychscene.com/thyroid-gland-psychiatry-2/
[5] Rouzier N: Optimal thyroid hormone replacement therapy. 2825 Tahquitz Canyon Way, B200, Palm Springs, CA 92262.
[6] Barnes BO, Barnes CW: Heart Attack Rareness in Thyroid-Treated Patients, Springfield Ill, CC Thomas, 1972.
[7] Barnes BO, Galton L: Hypothyroidism. The Unsuspected Illness. Thomas Y. Crowell Co, New York, 1976.
[8] Langer SE, Scheer JF: Solved: The Riddle of Illness. Keats Publishing, Inc. New Canaan, CT, 1984.
[9] Shames RL, KH Shames: Thyroid Power. Harper Collins, New York, 2001.

Anuncios

Autor: micromedix

Sergio López González. Ing. en Informática Biomédica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s