Medicina Alternativa

Tratamientos con Medicina Ortomolecular de Precisión

Curcumina liposomal: el antipsicótico genérico ideal para la esquizofrenia y otros trastornos cognitivos

4 comentarios

Liposomal, antipsicótico, genérico e ideal, son palabras clave con las que uno no puede evitar desviar la mirada hacia un remedio tan ancestral como la cúrcuma, una planta medicinal que contiene, entre otros curcuminoides, un formidable agente terapéutico que posibilita el alivio de más de un trastorno de personalidad: la curcumina. Pero para que eso sea posible, es imprescindible recurrir a la vía de administración liposomal, ya que es de esta manera como  el cuerpo humano es capaz de absorber este metabolito en el lugar apropiado, en la cantidad precisa y en el momento en que la necesita. Antipsicótico por naturaleza, la curcumina tiene la capacidad de controlar los síntomas positivos de la esquizofrenia, como son los delirios, las alucinaciones auditivas, las visuales y las inherentes a la percepción sensorial en general. Genérico por derecho propio, este polifenol natural proviene de una planta medicinal, por lo que no se puede patentar, condición que la hace ideal para los efectos de la presente investigación. Y es que se trata de un remedio natural que como veremos, no solo promete controlar los síntomas positivos mencionados, sino que va a mejorar también las capacidades cognitivas y los malestares propios de los trastornos de ansiedad y bipolar, en donde la depresión y la manía son los estados de ánimo a controlar.

La curcumina impide las alucinaciones al inhibir la secreción del VEGF

En una revisión relacionada con las alteraciones del lóbulo frontal en la esquizofrenia (pulse también sobre la imagen inmediata anterior), Mubarik & Tohid [1] reportaron lo que Koeda y otros investigadores descubrieron [2], a propósito del tamaño de los lóbulos frontales de los cerebros de pacientes con esquizofrenia (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla y lea por favor los párrafos que he resaltado en amarillo).
Resulta interesante constatar en cualquiera de ambos estudios, que es un hecho que los lóbulos frontales de dichos pacientes, y por lo tanto el volumen de sus correspondientes materias grises, sean más pequeños que los que se han observado en pacientes sanos.

En ese mismo trabajo, Mubarik & Tohid presentaron también evidencia de que “el volumen de la materia gris del lóbulo frontal bilateral está negativamente correlacionado con las alucinaciones“, lo que significa que cuanto más pequeños sean el lóbulo frontal y el volumen de su materia gris, tanto más intensas serán las alucinaciones. Ante semejantes hechos, lo primero que uno se pregunta es… ¿ Qué no existe algo en la naturaleza que pueda aumentar el volumen del lóbulo frontal de una persona con esquizofrenia, para que deje de experimentar alucinaciones? Veamos que es lo que tienen que decir Pillai y sus colaboradores a este respecto [3] (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).

Ellos encontraron una correlación inversa significativa entre el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF por sus siglas en inglés) y el volumen total del polo frontal en pacientes con esquizofrenia . Esto sugiere que si llegáramos a inhibir con algo el nivel sérico del VEGF, el volumen del lóbulo frontal aumentaría sustancialmente, lo que a su vez impediría las alucinaciones (de acuerdo con Mubarik, Tohid, Sadock y otros [4]). Y lo que nosotros encontramos es que ese algo es la curcumina, según se aprecia en la imagen adjunta, en donde he mostrado al menos tres artículos en PubMed que así lo confirman. De modo que no parece quedar duda de las propiedades antipsicóticas de este increíble regalo de la naturaleza.

La curcumina desinflama igual o mejor que cualquier otro antipsicótico

Si usted está familiarizado con algunas de las hipótesis que intentan explicar la etiología (las causas) de la esquizofrenia, tal vez haya oído hablar de la microglía: un conjunto de células inmunes que actúan como macrófagos para exterminar aquellas toxinas que intentan vulnerar cualquier parte de nuestro sistema nervioso central (SNC). Ese complejo mecanismo de defensa no es otra cosa que el sistema inmune del SNC. De acuerdo con esa teoría, la microglía de una persona con esquizofrenia se activa a la menor provocación, que generalmente viene representada por un proceso inflamatorio a nivel neuronal (neuroinflamación). De ahí que la industria farmacéutica haya desarrollado varios antiinflamatorios con la intención de evitar la sobreactivación de la microglía (pulse sobre la imagen adjunta).

Ante el ataque de una sustancia xenobiótica, la microglía libera varios tipos de moléculas denominadas citoquinas proinflamatorias, cuya actividad suele deteriorar la producción de las células nerviosas sanas (neurogénesis). Es por eso que algunos laboratorios han sacado al mercado antipsicóticos que prometen evitar ese daño y proteger a la microglía. Lo curioso de todo esto es que la curcumina hace exactamente lo mismo, sin producir ningún efecto secundario. La imagen adjunta (pulse para agrandarla) contiene algunos de los artículos que pude extraer de PubMed con mi herramienta de minería de texto favorita (Arrowsmith). Ahí se advierte claramente cómo la curcumina emula muy bien el mecanismo de acción de los antipsicóticos.

Las propiedas antiinflamatorias de la curcumina no se reducen exclusivamente a la microglía, y superan por mucho las que pudieran exhibir antipsicóticos como el aripiprazol y  la olanzapina. A juzgar por el número de artículos en la columna derecha de la imagen adjunta, el poder antioxidante de la curcumina se traduce en auténticos beneficios en enfermedades como la artrosis, la artritis y la hepatitis, así que si alguien le prescribe psicotrópicos para controlar la inflamación asociada a cualquiera de esos padecimientos, cuestiónelo más de una vez. Aunque no lo crea, hay laboratorios farmacéuticos que realizan ensayos clínicos con ese propósito (revise las fichas técnicas de sus medicamentos antes de tomarlos).

Repercusiones epigenéticas de la curcumina sobre la esquizofrenia y la enfermedad de Alzheimer

La curcumina tiene la capacidad de corregir la expresión anormal del gen Wnt, modificando la ruta de señalización que éste llega a adoptar en enfermedades psiquiátricas graves como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la enfermedad de Alzheimer. Como se infiere de la imagen que aparece a la izquierda (pulse para agrandarla), los investigadores versados en este intrincado tema, ya se dieron cuenta de la importancia que tendría la modificación de esta vía mediante el uso de antipsicóticos que pudieran corregir las anormalidades que se han asociado con ciertas moléculas, como son la Akt1, la glucógeno sintasa quinasa 3 beta y la beta-catenina. Pero lo que tal vez no han advertido Panaccione y sus colaboradores, es que la curcumina inhibe la vía canónica Wnt/beta-catenina, induciendo así la neurogénesis y revirtiendo los déficits cognitivos. Aunque en la imagen de la derecha (pulse para agrandarla) estoy mostrado evidencia de esta última propiedad para el caso de la enfermedad de Alzheimer en particular, existen muchos otros artículos que avalan los beneficios terapéuticos de la curcumina, no solo en relación con varios padecimientos psiquiátricos, sino en un sinnúmero de tipos de cáncer (arts. 4,5 y 8 por ejemplo, en esa misma imagen).

La curcumina como genérico de la Latuda (lurasidona)

Cuando la patente de un medicamento vence, cualquier laboratorio farmacéutico puede sacar al mercado ese mismo medicamento, ofreciéndolo desde luego con el nombre de la sustancia activa. La aspirina por ejemplo ya se comercializa actualmente con el nombre genérico de ácido acetilsalicílico, que dicho sea de paso está presente en las hojas y la corteza del sauce blanco. El caso de la lurasidona es diferente, pues la patente que Sunovion Pharms Inc. registró con la marca Latuda todavía no ha vencido, de tal manera que nadie puede sacar al mercado su genérico. Pero usted no tiene que esperar a que pasen 10 o 20 años para que una caja de Latuda deje de costar cientos de dólares en el mercado negro, porque la curcumina está ofreciendo desde hace miles de años, un mecanismo de acción que desde mi particular punto de vista, no le pide nada a ese psicofármaco, excepto sus efectos secundarios. Y para muestras supongo que con tres botones bastará. El primer botón lo puede usted encontrar entre las dos imágenes adjuntas (pulse sobre cada una de ellas para ver los detalles), en donde espero quede claro cómo la curcumina ejerce un efecto positivo en el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés).

El BDNF es un gen que codifica a la proteína que lleva su nombre, cuyos niveles deben ser regulados positivamente (aumentarse) para evitar la disfunción neuroplástica, lo que conlleva beneficios a largo plazo sobre la función cerebral. Presumiblemente, cuando dos sustancias ejercen el mismo mecanismo de acción, se dice que son terapéuticamente equivalentes. Como se advierte en la imagen adjunta, tanto la lurasidona como la curcumina (véase la imagen inmediata anterior) regulan el BDNF en la misma dirección, es decir, hacia arriba. En efecto, Luoni y sus colaboradores demostraron que la lurasidona evitó la reducción de la expresión de BDNF en ratas que habían sido expuestas a una condición de estrés prenatal. Si eso no es regular hacia arriba, entonces no sé que sea.

Otras dos evidencias de la equivalencia terapéutica entre la lurasidona y la curcumina las podemos encontrar en los efectos que estos dos antipsicóticos comparten a la hora de mejorar la función cognitiva (ver imagen mostrada a la izquierda)  y los síntomas inherentes a uno o más de los trastornos del espectro autista. Hace unas dos o tres semanas, el padre de uno de nuestros más antiguos pacientes me telefoneó (por no decir me Whatsappeó) para preguntarme si no quería yo realizar una investigación sobre las posibles correlaciones que podrían existir entre un trastorno del espectro autista y la esquizofenia de su hijo, porque según él, el que no entendía que nunca se iba a aliviar fumando marihuana, podía estar padeciendo una de las variantes de dicho espectro. Como en ese momento no había yo terminado la presente investigación, no pude decirle que independientemente de si existen o no similitudes entre ambos trastornos, la curcumina podría ayudar en cualquier caso, según se infiere de la imagen que aparece a su derecha. Evidentemente, ningún antipsicótico le servirá si continúa consumiendo marihuana o cualesquier otro alucinógeno.

La curcumina como sustituto del aripiprazol (Abilify)

La curcumina también demostró ser un atractivo sustituto del Abilify, quizás porque, al igual que la risperidona, es uno de los antipsicóticos que más se han estudiado en los últimos años.
Siendo un antipsicótico, uno esperaría que el aripiprazol se comportara como lo hacen sus primos hermanos, la lurasidona y la curcumina, así que una manera de reforzar la validez de nuestros anteriores hallazgos, es preguntarse sobre la forma en la que el Abilify regula las vías de algunos de los genes previamente estudiados. Tomemos como ejemplo el caso del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) para comprobar si existe evidencia de que el aripiprazol lo regula hacia arriba.

Yoshimura y otros demostraron que el aripiprazol aumenta también los niveles del BDNF y que dicho mecanismo de acción redunda en una duración menor de las psicosis (pulse sobre la imagen inmediata anterior). De manera que ya son tres los que regulan positivamente al BDFN . En lo que toca al trastorno depresivo mayor (que suele estar también presente en el trastorno bipolar), es curioso como algunos investigadores consideran a la curcumina como un coadyuvante del tratamiento con antidepresivos sintéticos, sugiriendo con ello que el efecto antidepresivo predominante corresponde a estos últimos, cuando lo que en realidad sucede es exactamente lo contrario: la curcumina es la protagonista del tratamiento.

Por otra parte, existen estudios que sugieren emplear tecnología liposomal para aumentar la absorción de este nutriente. Brietzke y otros [5] reconocen el potencial que los “fitosomas” de curcumina tienen, a la hora de reducir el daño oxidativo asociado con la fase maníaca del trastorno bipolar. Y Gazal y otros investigadores no se quedaron atrás [6]. Ellos trataron con curcumina a varias ratas expuestas a los efectos prooxidantes inducidos por ketamina, y si bien no usaron liposomas, concluyeron que la curcumina evitó que las ratas experimentaran problemas conductuales. De acuerdo con lo anterior y la semántica de los títulos mostrados en el cuadro comparativo adjunto, creo que la manía podría controlarse muy bien con una medicina integrativa a base de aripiprazol y curcumina.

En lo que se refiere al deterioro cognitivo y del estado de ánimo, al Alzheimer, al exceso de glutamato, a la reducción de la pérdida neuronal, a la enfermedad de Huntington, a la demencia y la ansiedad, me complace decir que la curcumina actúa prácticamente igual que el aripiprazol; pero sin ocasionar ningún efecto secundario.  Tan solo para ilustrar la manera en la que ambos medicamentos comparten el mismo mecanismo de acción, en la tabla adjunta hago referencia a varios artículos en PubMed que dan fe de cómo ambos antipsicóticos “compiten” para mejorar la sintomatología en la enfermedad de Huntington. Obtuve cuadros comparativos similares para los demás problemas cognitivos mencionados al principio de este párrafo, y en todos ellos se puede advertir el mismo modo de acción.

¿Cuál de los dos escogería usted si tuviera un problema de esta naturaleza, sabiendo que el aripiprazol, además de provocarle un aumento de peso en cuestión de un mes, incrementaría también la frecuencia de sus micciones?
El paciente que protagonizó la publicación que intitulé “De la bipolaridad a la normalidad: consejos para evitar y revertir el daño causado por el estrés intrafamiliar“, nos explicó cómo fue que detectó el que su mamá lo estuviera medicando con aripiprazol sin su consentimiento. Y si usted cree que su hijo(a) no se va a dar cuenta de que está siendo medicado, permítame decirle que está pecando de ingenuidad, porque los efectos secundarios de esta clase de medicamentos se manifiestan tarde o temprano. Ellos los notan, son expertos en estos menesteres y no permitirán que nadie los engañe.

No se pretende cambiar la genética, sino el modo en que los genes se expresan

Aunque tenemos pacientes que se han recuperado gracias a su valiosísima colaboración, algunos otros no han querido entender que su vida no va a funcionar si no hacen algo para que sus genes se expresen de otra manera. Así como la cucrcumina controla el modo en que se comportan algunos de los genes asociados a las capacidades cognitivas, depende del paciente hacer todo lo que esté a su alcance para que esos mismos genes no se activen o inhiban incorrectamente. Eso es lo que se conoce como epigenética. Un gen no se expresará apropiadamente llenándose de alcohol y de alimentos chatarra, fumando marihuana y tomado café. Por otro lado, el hecho de que el volumen de la materia gris sea menor de lo normal en una persona que consume marihuana, no significa que esa condición no se pueda cambiar. La epigenética arroja luz sobre cómo los genes pueden ser regulados en un sentido o en otro, para que nuestra genética no nos defina. Nada está escrito en piedra, y si ya demostré que la curcumina puede aumentar el volumen de la materia gris inhibiendo la secreción del VEGF, no veo cómo alguien que estuviera  enterado de esto, querría aumentar de nuevo el VEGF para seguir escuchando voces.

Ahora que si ese alguien no está bien informado y no cambia su estilo de vida, pues es muy probable que active o inhiba erróneamente esos mismos genes, u otros que estén relacionados con su trastorno psicogénico. Andando por ese camino, se perderán los efectos positivos tanto de la curcumina como de los demás nutracéuticos.

La enfermedad no define a una persona

Ni sus posesiones ni su profesión lo definen a usted ni a nadie, como tampoco lo hacen los síntomas de su enfermedad. Todo lo que le está sucediendo es circunstancial, y lo único que lo podrá definir a la hora de la verdad, es lo que puede llegar a ser una vez que recupere su salud. Y créame, lo que uno llega a ser es todo lo que puede llevarse a la tumba.
Estimado lector(a), no permita que su genética lo(a) defina, aproveche las oportunidades que le brinda la epigenética y la nutrición ortomolecular, ya no para cambiar sus genes, sino su comportamiento. Solo recuerde que los suplementos de curcumina administrados por la vía oral nunca van a producir el mismo efecto que los que han sido encapsulados en liposomas. Si no puede conseguir en las tiendas naturistas las versiones liposomales de curcumina y todavía tiene dudas de cómo esta tecnología le puede ayudar, hemos diseñado un Taller de Autocuración con Nutracéuticos Liposomales para que usted mismo(a) los prepare sin salir de casa (el taller se imparte a distancia a través de Skype, una vez que recibe el equipo, la curcumina y la lecitina de soya).

Solo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni si quiera quieren encontrarlo“…Lewis Carroll

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 14 de mayo de 2020


Si decidiste participar en el taller, envíanos por favor los resultados de tus análisis clínicos uno de nuestros correos electrónicos , para que junto con lo que descubramos en el taller, determinemos las dosis diarias que necesitarás para recuperarte.


REFERENCIAS

[1] Mubarik Ateeq & Tohid Hassaan. Frontal lobe alterations in schizophrenia: a review. Trends Psychiatry Psychother. 2016;38(4) – 198-206
[2] Koeda M, Takahashi H, Matsuura M, Asai K, Okubo Y. Cerebral responses to vocal attractiveness and auditory hallucinations in schizophrenia: a functional MRI study. Front Hum Neurosci.2013;7:221.
[3] Pillai A. et al. Association of serum VEGF levels with prefrontal cortex volume in schizophrenia.Mol Psychiatry. 2016 May;21(5):686-92.
[4] Sadock BJ, Sadock VA, Ruiz P. Kaplan and Sadock’s synopsis of psychiatry: behavioral sciences/clinical psychiatry. 11th ed. Philadelphia: Wolters Kluwer; 2014
[5] Elisa Brietzke et al. Is there a role for curcumin in the treatment of bipolar disorder? Medical Hypotheses 80 (2013) 606–612
[6] Gazal M et al. Neuroprotective and antioxidant effects of curcumin in a ketamine-induced model of mania in rats.Eur J Pharmacol. 2014 Feb 5;724:132-9. doi: 10.1016/j.ejphar.2013.12.028. Epub 2013 Dec 30.

Autor: micromedix

Sergio López González. Ing. en Informática Biomédica

4 pensamientos en “Curcumina liposomal: el antipsicótico genérico ideal para la esquizofrenia y otros trastornos cognitivos

  1. Las personas con trastorno mental estamos tan abandonadas, estigmatizadas e incomprendidas a nivel personal y científico que hasta la medicina alternativa es tanto o más biologicista que las farmacéuticas.

    Me gusta

    • ¡Caray Sr. mutante! es la primera vez que alguien nos compara de esa manera con la industria farmacéutica, y sinceramente no siento que nuestro modelo de servicio esté pecando de biologicista. Pero como sea, lo que a nosotros nos importa es que usted no se sienta abandonado, estigmatizado e incomprendido. Dígame, ¿habrá algo que podamos hacer por usted, para que eso ya no ocurra? A nosotros nos importa que usted se sienta incluido, cobijado y sobre todo, entusiasta.

      Me gusta

  2. Hola mi hija tiene esquizofrenia y esta en tratamiento con ziprexa 15 mg …pero las voces no se le van y le hacen sufrir
    Estoy interesada en la dosis de la Cúrcuma na. Y más inforacion. Sobre el tratamiento
    Y en cuanto ti empotrados se ve los resultados.

    Me gusta

    • Muy buenas tardes Maritza:

      Los datos que me está proporcionando son bastante útiles para comenzar a pensar en cómo la cucrumina le puede ayudar; pero para determinar la dosis apropiada para su hija y las de los demás nutrientes de su receta, necesitamos saber qué edad tiene, si padece de ansiedad, depresión, irritabilidad, insomnio, etc. El primer paso es concertar una cita aquí para que a través de una videoconferencia (por Skype) nos permitan aclarar todas sus dudas y recabar la información que nos hace falta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s