Terapias Naturales

Recetas con Medicina Ortomolecular de Precisión

El lado amable de la esquizofrenia: la creatividad

Deja un comentario

Van GoghLa historia está llena de casos en los que la vida entera de una celebridad, ya se trate de un científico, un artista o un escritor, ha sido devastada por uno o más trastornos de personalidad, entre los que destacan la esquizofrenia, la depresión, los ataques de pánico, el trastorno bipolar, el autismo, la enfermedad de Alzheimer y muchas otras etiquetas más que los psiquiatras suelen utilizar para diagnosticar a una persona como anormal. Esos excelentísimos señores de bata blanca creen que una persona anormal es aquella cuya sintomatología encaja con lo descrito en un convenio denominado Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en inglés). Pero más que un manual, ese documento es un acuerdo escrito hace muchos años por una asociación de psiquiatras americanos (la APA) de manera un tanto cuanto arbitraria: definieron las patologías por consenso, confiando en su propio criterio y sin ningún fundamento científico (nada de ensayos aleatorios controlados, pruebas de laboratorio… nada).

El acto creativo

Pues bien, de acuerdo con el DSM, personajes de la talla de Picasso, Van Gogh, Dali, Bach, Beethoven, Chopin, Darwin, Galileo, Eduard Einstein, John Nash, Buda, Francisco de Asís, Cervantes, Shakespeare, Dante, Goethe, Aristóteles, Kant, Paracelso, Pasteur, Julio César, Napoleón, Alejandro Magno, Emily Dickinson, Charles Bukowski y Arthur Koestler, entre muchos otros más (la lista es larguísima), fueron todos enfermos mentales; sin embargo, también consiguieron liberar toda su creatividad.

Arthur KoestlerEl último de la lista en particular, escribió una obra en la que algunos expertos [1] se están basando para generar epifanías empleando técnicas avanzadas de minería de texto. Me estoy refiriendo a «The Act of Creation» [2]. Ahí, Koestler (derecha) acuña el término bisociación para establecer un modelo que de acuerdo con él, emula el fenómeno de la creatividad. Al igual que otros especialistas, Koestler sostiene que las personas creativas emplean su mente para conectar información aparentemente no relacionada, recurriendo por ejemplo a metáforas y/o analogías. Los estilos de pensamiento analógico y metafórico permiten mezclar categorías conceptuales y contextos que normalmente se encuentran separados. La bisociación permite que las ideas de dos contextos (clases de objetos) diferentes se puedan combinar, aun cuando un ser humano normal los perciba como incompatibles o incluso opuestos.

Las desventajas de ser «normal»

El problema de pensar como un ser humano normal es que por lo regular no creas nada que merezca el calificativo de excepcional, digamos algo fuera de serie. Coloquialmente hablando, eres del montón. La Real Academia Española considera como normal aquello que es habitual u ordinario. Si piensas de manera habitual, difícilmente vas a generar nuevas ideas, y si llegas a tenerlas, existe la posibilidad de que no sean lo suficientemente útiles a la hora de resolver un problema en particular.

Mente divididaTodos esos genios que cité con anterioridad no eran normales, y sin embargo sus obras transformaron las vidas tanto de sus contemporáneos, como de los que hoy en día estamos disfrutando y aprovechando todo lo que esos portentos nos legaron. Para ser creativo necesitas pensar como lo hacía Koestler: en múltiples planos aparentemente no relacionados. Y ya que Dios quiso que enfrentaras un trastorno de personalidad, creo que no deberías dejar pasar la oportunidad de desfogar esa creatividad que muy probablemente está latente en ti.  Porque como más adelante veremos, uno no puede ni partir ni unir su mente a voluntad, como si de una naranja se tratara. La bisociación no es un acto volitivo, es algo con lo que cierta gente nace, para bien o para mal. ¿Y qué hay de la disociación? Me pregunto si serán términos intercambiables.

En El peligro de estar cuerda Rosa Montero parece estar convencida de que sí lo son. Ella entiende la disociación en los términos en que la expresó Emily Dickinson en uno de sus escritos [3]:

Sentí mi mente partirse en dos
Como si mi cerebro se hubiera dividido
Intenté unirlo
Costura a costura
Pero no pude lograrlo

Rosa MonteroPara la Real Academia Española eso también es disociar: separar algo de otra cosa a la que estaba unida. Poco después de citar a Dickinson, Montero apunta que «la creatividad te salva de la angustia, de la disociación, de la zozobra» (ob. cit., pág 153). ¿Y para que querría un prodigio como Emily Dickinson asociar su cerebro? Probablemente porque sentía que se estaba volviendo loca y no tenía conocimiento de las ventajas de contar con un cerebro escindido y de lo que Koestler tenía en mente cuando propuso a la comunidad científica su modelo de creatividad. Montero (derecha) también sostiene que «la creatividad no nace de la locura, sino que ambas condiciones muestran puntos de contacto, coincidencias». (Ob. cit., pág 147). Y hablando de coincidencias, concuerdo con ella, porque tampoco podemos pensar que cualquier persona aquejada de una enfermedad psicogénica necesariamente va a estar generando epifanías para cambiar el rumbo de la historia. Asimismo, no podemos negar que han existido genios que nunca desarrollaron un trastorno de personalidad.

¿Y qué relación puede guardar la esquizofrenia con ese cerebro que Dickinson no pudo juntar? Lo único que sé a este respecto es que un psiquiatra de nombre Eugen Bleuler fue quien acuñó el término esquizofrenia a lo que antes se conoció como demencia precoz, y que ese vocablo viene de las raíces griegas schizein y phren, que significan escindir y mente, respectivamente. Parecería entonces que existe cierta correspondencia entre lo que Bleuler interpretó y lo que Montero y Koestler han escrito sobre la manera en que una mente dividida construye una obra excepcional. ¿Una coincidencia más? No lo creo.  Para estas celebridades, romper literalmente con las estructuras de pensamiento habituales y haber sufrido situaciones traumáticas a lo largo de la vida (sobre todo en la infancia), son rasgos que a lo largo de la historia han compartido innumerables científicos, novelistas, músicos, poetas, pintores, escultores, bailarines y artistas en general. En una ocasión el poeta Luke Wright le dijo a la BBC: «mucha de la creatividad proviene de un conflicto en algún lugar de tu mente».

Mantén tu mente sana liberando tu creatividad

danzaSi Emily Dickinson no pudo asociar su cerebro escindido, no veo cómo una persona con esquizofrenia lo pueda lograr. Sin embargo, viéndola desde el cristal de la creatividad, más que una discapacidad, la esquizofrenia puede convertirse en un medio de expresión, en una válvula de escape que libera de la presión ejercida por un ambiente cargado de estrés, de monotonía, de aburrimiento. La rutina desquicia, porque una vez habiéndonos llevado a la más profunda depresión, amenaza con arrebatarnos nuestro más preciado tesoro: el sentido de la vida. Y es que el ser humano normal, aquél que estadísticamente se mantiene muy cerca del promedio, regularmente no es alguien que se obsesione con el sentido de la vida. Pero si estás muy alejado del montón, como lo estaba Charles Bukowski, quizás querrás emularlo, diciendo: «No me interesa tanto la fama como la sensación de que no estoy loco y de que las cosas que digo se entienden». En otra parte de su obra se puede apreciar cómo su trabajo constituye más bien una terapia para él, cuando dice: «No paro de escribir poemas y más poemas. Si no fuera por esta válvula de escape, sería un suicida o me estaría poniendo hasta el culo de pastillas en el manicomio más cercano» (Ob. cit., pág 118).

pintorY si en lugar de escribir poemas, lo que tú haces es pintar grafitis, oleos o acuarelas; o compones música, bailas, actúas o cantas; o si practicas cualquier otra actividad que sientes puede liberar tu creatividad, no lo pienses más, solo deja fluir tu pasión sin preguntarte qué tan dividida puede estar tu cabeza y si tienes talento o no para desempeñar magistralmente esa tarea. No necesitas ser un dechado de virtudes para desterrar de tu alma aquello que te atormenta y que no sabes qué es. Con el simple hecho de expresar lo que sientes, estarás dándole a tu mente la oportunidad de mejorar. Créeme, si te lo propones, puedes conseguir que la creatividad inherente a tu mente dividida, se convierta en su sistema inmune. Nada más no confundas el talento con la vocación. Aun cuando no tuvieras talento, con tener vocación bastará para hacer de tu afición una terapia, tal y como lo experimentó Bukowski con sus poemas.

La razón por la que algunos pacientes tienden a sabotear su tratamiento

Hace un par de años, durante la estancia de uno de nuestros pacientes en nuestra Casa de Recuperación, este joven cubano diagnosticado con trastorno bipolar (el trastorno con el mayor índice de casos asociados a personajes con un alto nivel de creatividad), me contó una anécdota en la que él disfrutó sobremanera la forma en la que, gracias a uno de sus delirios, provocó agitación entre algunos empleados de un banco de los EUA y un grupo de policías que estuvieron a punto de detenerlo, por aparentar un intento de robo. Al parecer, las autoridades bancarias no presentaron cargos porque al final del día, un amigo de la mamá de este muchacho declaró que el acusado estaba enfermo, lo cual, después de varias indagaciones, resultó a todas luces cierto.

actuaciónAsimismo, durante otra plática, este mismo paciente me confesó que a él no solo le gustaban sus delirios, sino que le emocionaban, porque cada vez que experimentaba uno, tenía la sensación de que estaba protagonizando una película. El episodio lo hacía sentirse importante, algo así como un héroe admirado por su audacia. Entonces, ¿Cómo podría alguien querer aliviarse en esas circunstancias? Supongamos por un momento que tú, querido lector, estás en los zapatos de este amigo. Si tus delirios fueran así de placenteros, por descontado que no estarías dispuesto a seguir un tratamiento que en principio sabes te puede aliviar, en especial si estás recibiendo una pensión por discapacidad. ¿O será que prefieres trabajar para poder comprar una receta que te ayude a suprimir tus delirios?

En una ocasión, cuando le comenté que me daba la impresión de que él estaba saboteando su recuperación por el hecho de que si se aliviaba dejaría de recibir su iguala mensual, me respondió con una pregunta hasta cierto punto retórica: «¿Si se pudiera, te gustaría que intercambiáramos papeles?». Me dejó claro que su trastorno también tenía sus bemoles.

autistaOtros investigadores también han detectado una idiosincrasia similar en otras personas que al igual que mi paciente, prefieren mantenerse enfermos, antes que perder las ventajas que su condición les produce. Eric Kandel por ejemplo, ha escrito que «una sorprendente cantidad de personas que padecen lo que nos parece un trastorno preferirían no suprimir ese aspecto de su personalidad. La conciencia de sí mismos llega a ser tan intensa que les cuesta renunciar incluso a aquellas circunstancias que les hacen sufrir». Cita, como ejemplo, las palabras de una mujer autista que responde al nombre de Erin McKinney: «No hay duda de que el autismo me complica la vida, pero también la hace más hermosa. Cuando todo es más intenso, entonces lo cotidiano, lo prosaico, lo típico, lo normal… Todo eso adquiere relevancia» (ob. cit., Pág 167).

Y si les preguntáramos a José Saramago, Vaslav Nijinsky, Vincent Van Gogh, Jean Jacques Rousseau, Wolfang Amadeus Mozart, Simón Bolívar y Charles Darwin si estarían dispuestos a renunciar a sus creaciones a cambio de no haber sufrido la pérdida de un familiar, el abandono por parte de un ser querido, o los traumas que tuvieron que afrontar en su infancia, lo más probable es que respondieran con un «yo me quedo con todas las calamidades que desencadenaron mi patología, porque de no haberlas vivido y sobrevivido, jamás hubiera sabido la diferencia entre lo mundano y esa realidad aumentada que fungió como fuente de inspiración en cada uno de mis logros». Como bien dijo Horacio: «La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la prosperidad hubiesen permanecido durmiendo».

Unas palabras finales

John NashEl célebre matemático John F. Nash (derecha) ganó un premio Nobel a pesar de haber padecido esquizofrenia durante más de 20 años. En una ocasión comentó que añoraba la peculiaridad de sus delirios. Cuando le preguntaron que cómo había sido posible que siendo un científico con un perfil plagado de razonamientos lógicos, hubiera creído que los extraterrestres le estaban enviando mensajes para salvar al mundo, respondió: «Porque las ideas que concebí sobre seres sobrenaturales acudieron a mí del mismo modo en que lo hicieron mis ideas matemáticas, y por esa razón las tomé en serio »  [ 4 ] .
Así que ahora ya lo sabe: si es usted el padre o la madre de un(a) chico(a) con algún trastorno de personalidad, es posible que él o ella no deseen seguir el tratamiento que le propusimos, porque podría ser que esté abrigando la esperanza de innovar ya sea en el mundo del arte, o bien en alguna rama del conocimiento hasta ahora inexplorada por la gente que presume de ser «normal».

«Si consigues convertir el dolor en algo creativo, entonces acaricias la sensación de ser invulnerable«… Rosa Montero
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 20 de enero de 2023.


¿Quieres que confeccionemos una receta inteligente para ti o tu familiar? Puedes concertar una cita para que recopilemos los datos que necesitamos.


REFERENCIAS

[1]  Berthold Michael R. Bisociative Knowledge Discovery. An Introduction to Concept, Algorithms, Tools, and Applications. Springer. 2012.
[2] Koestler, A. 1964. The Act of Creation. Hutchinson.
[3] Montero Rosa. El peligro de estar cuerda. ‎ Seix Barral. 2022
[4] Nasar, S. Una mente prodigiosa. Barcelona: Mondadori. Nasar, 2001.
[5] Mejía Rivera Orlando. El desorden de Fleming y otros ensayos patobiográficos. Editorial EAFIT. 2019
[6] Murray Jackson. Creatividad y estados psicóticos en personas excepcionales. Herder Editorial. 2017


Anuncio publicitario

Autor: micromedix

Sergio López González. Ing. en Informática Biomédica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s