Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas


Deja un comentario

Diabetes: cómo revertir la resistencia a la insulina y sus complicaciones

Los comerciantes de la salud han propiciado que la diabetes se convierta en uno de los negocios más lucrativos del planeta. El que anda pregonando por ahí que la diabetes no es curable, es porque le conviene que así sea, o porque desconoce los principios de la fitomedicina y la medicina ortomolecular.
Hay tres grupos de profesionales de la salud. El primero es el que está dedicado en cuerpo y alma a promover los productos farmacéuticos que usa el segundo grupo para controlar los síntomas de una enfermedad. El segundo está integrado por los aleccionados soldados de bata blanca. Son los que andan diciendo que las enfermedades no tienen cura, porque eso fue lo que les dijeron los del primer grupo.

Afortunadamente están también quienes procuran erradicar la enfermedad, buscando y combatiendo la etiología (las causas) del problema. Es a éste tercer grupo al que pertenecemos los que laboramos en la Fundación MicroMédix.

Los príncipes de la salud y el negocio de la farmacodependencia

En el contexto de este trabajo de investigación, los del primer grupo están liderados por los príncipes de la salud (los magnates farmacéuticos), que son los que obtienen grandes dividendos por la venta de insulina exógena, de anti-hiperglucémicos (como la metformina), anti-hipertensivos, anti-trombóticos, anti-agregantes plaquetarios y bueno, la lista es larga y hasta podríamos incluir los anti-vitamínicos. Sí, leyó usted bien querido lector, hay fármacos que agotan deliberadamente ciertas vitaminas y otros nutrientes en su organismo, con toda la intención de producir en usted una farmacodependencia (son efectos calculados, no secundarios).

La dependencia a la metformina por ejemplo, la genera el fabricante agotando el ácido fólico y la vitamina B12 que hay en su sangre. Nótese que he dicho dependencia, no adicción (véase la diferencia en ¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada” y “Adicción y dependencia: cómo zafarse del círculo vicioso con vitaminas y otros suplementos). Pero la prueba más fehaciente que tengo en este momento para demostrar que lo que acabo de aseverar es verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, es poniendo a su consideración el caso de Estelita.

Nuestro caso de estudio: Síndrome metabólico con diabetes aguda y anemia ferropénica

Se trata de una encantadora mujer de 87 años, con un cuadro agudo de diabetes, hígado graso, cálculos biliares, principios de cataratas y anemia por deficiencia de hierro. A este problema le acompañan la hipertensión y otras complicaciones de circulación sanguínea, entre las que destacan una macro y una microangiopatía diabéticas (no propiamente una neuropatía), que son manifestaciones extremas de un complejo de síntomas que los médicos acostumbran llamar síndrome metabólico.
El trabajo de investigación que presento a continuación, es el resultado del encargo que la familia de Estelita me encomendó realizar, como parte de una entrega más de “Un estudio para tu Caso“.

Al siguiente día de haber iniciado la investigación, recibí un correo electrónico del hijo de Estelita, en donde me comunicaba que su mamá había amanecido muy extraña, como fuera de sí.
Poco antes de que concluyera mi lectura, alcancé a leer: “esto no lo veo bien, anda como delirando“.

Como a los dos días me llegó un mensaje muy similar, en donde René nuevamente me decía que no quería comer y que estaba divagando, a pesar de que sus hermanos y él ya habían conseguido que su mamá tomara los suplementos que más adelante estaré proponiendo como pilares del tratamiento.
Poco después me enteré de que Estelita ya había pasado por tres transfusiones de sangre, cuyo objetivo seguramente era superar una condición urgente de anemia ferropénica (déficit severo de hierro en sangre). Y es que sus niveles de hierro sérico y de hemoglobina eran de  20.8 mg/dl y 8.3 g/dl respectivamente, según se aprecia en las imágenes adjuntas (pulse sobre las mismas para agrandarlas). Ambos valores revelaban una situación sumamente crítica como para que ese segundo grupo de “profesionales” de la salud, se afanara en combatir el problema desde su raíz. Porque si bien dos o tres transfusiones de sangre pueden subsanarlo, si no se encuentra el origen del mismo, esa situación podría llegar a ser recurrente, y una disminución de hemoglobina por debajo de los 7 g/dl, podría llegar a ser peligrosa [1].

Buscando la etiología de la anemia en cuestión, llegué a una conclusión que me hizo recordar una vez más, aquella memorable frase que Albert Einstein pareció haber creado exprofesamente para ese segundo grupo de “profesionales” de la salud: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“.
El punto es que siempre hay alternativas. Si los aleccionados de bata blanca dicen que una enfermedad es incurable, será porque siguen haciendo lo mismo, una y otra vez. Para resolver los problemas creados por las viejas formas de pensar, decía el mismo Einstein, se requieren nuevas formas de pensar.
Y un recurso que sin duda propicia el surgimiento de nuevas formas de pensar es Arrowsmith, una herramienta de minería de texto que los doctores Swanson y Smalheiser de la universidad de Chicago, desarrollaron para facilitar el descubrimiento de nuevos patrones y correlaciones entre términos biomédicos.

Gracias a este software pude identificar el origen de la anemia que mantiene postrada en cama a Estelita: el bisoprolol fumarato (Concor). Este engendro de proyecto farmacéutico, es un anti-hipertensivo que agota de manera alarmante, las reservas de hierro en el organismo, y es uno de los principales causantes de las anemias de los pacientes diabéticos. ¿Pruebas? En seguida se las proporciono.

En la página de la Información Personalizada de la Salud, ehealthme.com, puede usted consultar lo que ha reportado al respecto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).
El resumen que encabeza la revisión que eHealthMe ha llevado a cabo, una vez traducido al epañol, dice así: La anemia por deficiencia de hierro la encuentra uno en las personas que toman bisoprolol fumarato, especialmente en las mujeres que rebasan los 60 años, que toman también aspirina y tienen diabetes. Esta revisión analiza qué personas tienen anemia por deficiencia de hierro atribuible al fumarato de bisoprolol. Ha sido creada por eHealthMe basándose en los informes de 16,856 personas que han reportado a la FDA, efectos secundarios al tomar fumarato de bisoprolol, y se actualiza periódicamente”.

A su izquierda muestro una captura de pantalla de una sección del cuestionario que nos hicieron favor de responder René y sus hermanos, en donde aparecen los medicamentos que su mamá estaba tomando, al momento de ordenar su estudio.
Como seguramente ya habrá adivinado, el bisoprolol fumarato encabeza la lista de fármacos prescritos por los aleccionados soldados de bata blanca. Este medicamento lo ha estado tomando Estelita por 5 años. Sobra decir que estamos ante un caso de anemia iatrogénica (que ha sido causada por un fármaco o es consecuencia de una intervención médica equivocada) .

Hipertensión: cómo manejar el síndrome metabólico sin disminuir más los niveles de hemoglobina

De conformidad con este hallazgo, es imprescindible ir reduciendo gradualmente las dosis de este fármaco, a fin de ir erradicando la anemia de Estelita. Si embargo, va a ser igual de importante administrar un suplemento que desempeñe las funciones de ese anti-hipertensivo sintético; pero que no agote el hierro ni ningún otro nutriente esencial. Hay varios alcaloides que pueden cumplir con este cometido. El que voy a proponer aquí, por poseer también propiedades hipoglucémicas y fungir como un agente especializado en hígado graso, es el clorhidrato de berberina. Esta fitomedicina ejerce un efecto positivo en los lípidos de la sangre, la glucosa, la función hepática, la insulinorresistencia y el hígado graso en pacientes no alcohólicos (pulse sobre las imágenes adjuntas para ver los detalles). La nube de palabras que aparece a su izquierda me permitió identificar correlaciones entre el hígado graso, la resistencia a la insulina y las propiedades de la berberina. Este es un ejemplo no solo de cómo uno puede pensar diferente, sino de toda una corriente de pensamiento: la informática biomédica.

Una anemia por deficiencia de hierro puede conducir al déficit de atención (TDAH) y al deterioro de las funciones cognitivas [2]. Asimismo, se ha confirmado que existe una correlación negativa entre los niveles de hemoglobina y el rendimiento intelectual (cuando la primera baja, la segunda también lo hace). La hemoglobina es una proteína rica en hierro que transporta oxígeno por todo el cuerpo, y un nivel bajo de la misma, impide la oxigenación apropiada del cerebro. La ralentización mental y la confusión suelen ser el resultado de una anemia que no se atendió durante mucho tiempo [3], de ahí que a Estelita le esté costando trabajo reconocer a sus seres queridos y esté experimentando confusión mental, más que ideas delirantes.

A este respecto, hay un par de consejos que quisera darles a todos los miembros de esta entrañable familia. El más importante de ellos es complementar los alimentos de su mamá con hierro, vitamina C y extracto de Corydalis. La vitamina C administrada en dosis ortomoleculares, además de bajar la glucosa, mejorará la absorción del hierro [2]. El extracto de Corydalis mejorará la circulación sanguínea, la confusión mental y la memoria. Estudios recientes sobre las propiedades de una de las sustancias activas de la Corydalis, que podríamos traducir al español como “estefolidina”, han revelado que emula las características de algunos antipsicóticos atípicos (puede pulsar sobre la imagen si desea saber más sobre este alcaloide).

El otro consejo es que hagan caso omiso de lo que un excelentísimo señor de bata blanca les está recomendando, en una de sus más recientes y aberrantes recetas.
Este singular personaje, pretende medicar a esta adorable abuelita con quetiapina y citalopram, a sabiendas de que una parte importante del síndrome metabólico de todo consumidor de antipsicóticos, es justamente la hiperglucemia (exceso de azúcar en la sangre). Ya nada más faltaba eso: que además de propiciar su anemia con Concor, este médico empeorara la diabetes de Estelita con quetiapina [4]. ¡En el nombre de Dios!, ¿No es absurda esa manera de proceder? Prescribir insulina y quetiapina al mismo tiempo, hace que el paciente dependa más de la insulina, empujándolo cada día más hacia la insulinorresistencia.
Es increíble cómo es que eso de dárselas de CuasiDios, llegue al extremo de provocar que un señor de bata blanca no solo pierda el piso, sino también el sentido común.

Cómo y con qué revertir la insulinorresistencia 

La administración de insulina exógena, que es la que usted compra en la farmacia para inyectársela, es otro ejemplo que ilustra muy bien el modelo de negocio farmacéutico. ¿O de verdad cree usted que esos príncipes de la salud están auténticamente interesados en su salud, o la de su ser querido?
La resistencia a la insulina es un fenómeno que se produce por las variaciones bruscas de azúcar en nuestra sangre (glucosa), y los detalles de cómo y por qué se produce, los puede encontrar en un artículo que hace casi tres años publiqué bajo el título “Receta para adelgazar: azúcar no, suplementos sí“.

Si usted ya leyó esa publicación, seguramente ya habrá comprendido cómo es que uno comienza a dejar de responder a la insulina endógena (la que produce el páncreas). En lo que me voy a concentrar en esta entrega, es en analizar los nutrientes y las plantas medicinales que ayudarán a revertir la verdadera causa de la diabetes: la resistencia a la insulina o insulinorresistencia.
Revertir la insulinorresistencia es el primer paso que debería dar cualquiera que se precie de ser un profesional de la salud, con miras a acabar con la diabetes y sus complicaciones.

Y lo primero que vamos a hacer aquí para llevar a cabo esa titánica tarea es, además de controlar los síntomas, administrar magnesio, cardo mariano (silimarina), ácido alfalipoico, polinicotinato de cromo, vitamina C, canela y extracto estandarizado de Gymnema sylvestre. Desde luego, no estarán de más unas cuantas microdosis de fenogreco, eucalipto y neem, en caso de que la glucosa no baje lo suficientemente rápido con los nutrientes recién mencionados (los resaltados en negritas).

La Gymnema silvestre y su ácido gimnémico

El páncreas trabaja como un válvula que controla la cantidad de insulina que necesita el cuerpo, en función del tipo y la cantidad de azúcares y carbohidratos que consumimos, no en función del volumen de ventas de los laboratorios que fabrican la insulina “humana”. Ese mecanismo automático de cierre y apertura que realiza el páncreas, es lo que nos hace más sensibles a la insulina. Si no existe un control natural del suministro de insulina, como el que propicia el ácido gimnémico al regenerar las células beta del páncreas, uno se ve obligado a reducir “manualmente” la glucosa en nuestra sangre, administrando insulina exógena. Y eso es exactamente lo que los príncipes de la salud quieren que hagan los millones de clientes potenciales que consumen azúcar como si se fuera a acabar: comprar la insulina que sus aleccionados soldados de bata blanca están recetando desde sus múltiples puntos de venta; ¡oh, perdón!, quise decir consultorios en vez de mútiples puntos de venta. En fin, así es como funciona esto.

Nuestra misión pues es revertir esa insulinodependencia que los magnates farmacéuticos han creado tanto en Estelita como en otros tantos millones de víctimas que han caído en esta trampa farmacéutica (y que seguirán cayendo si usted se los permite). Y vaya que la tenemos difícil, porque créame, el mecanismo que nos hace depender del alcohol, de la mariguana o incluso de la cocaína, no difiere mucho del que nos esclaviza a la insulina. Si desea más informacion al respecto, sírvase consultar “¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada“, también de mi autoría.

Magnesio

Para que el magnesio pueda ser transportado a las células que más lo necesitan, es necesario que el páncreas segregue una cantidad de insulina apropiada. Existe entonces una fuerte relación entre la acción del magnesio y la insulina. Una deficiencia de magnesio en las células por ejemplo, fortalece la resistencia a la insulina [5], [6], de manera que habrá que complementar los alimentos con cloruro, gluconato, quelato o carbonato de magnesio.
Las bajas concentraciones séricas e intracelulares de magnesio dan como resultado una resistencia a la insulina, una alteración de la tolerancia a la glucosa, así como una disminución de la secreción de insulina. Sin magnesio, nuestro páncreas no secretará suficiente insulina, o la insulina que segregue no será lo suficientemente eficiente como para controlar el azúcar en la sangre [7], [8], [9].

Cardo mariano (silimarina)

Esta planta interviene de manera muy positiva en casos de litiasis (cálculos biliares y renales), y además de normalizar los niveles de azúcar en la sangre, ha demostrado ser un potente hepatoprotector. Lo he seleccionado por los beneficios que aporta a los pacientes con hígado graso, y por su gran capacidad para proteger el hígado y el riñón de los daños causados por varios medicamentos, entre los que destacan los analgésicos, los antibióticos y los antiinflamatorios.
La silimarina también reduce los niveles de colesterol y por lo tanto, la insulinorresistencia.

Ácido alfalipoico

Al igual que la silimarina, éste ácido consigue mejorar la sensibilidad a la insulina, lo que significa que con pocas cantidades de la misma, los niveles de glucosa bajarán sin experimentar cambios súbitos. Siendo un poderoso antioxidante, nos estará ayudando a combatir las complicaciones de la diabetes, como podrían ser las secuelas del pie diabético (izquierda).
Junto con la vitamina C, estará contribuyendo a prevenir infecciones o a potenciar los efectos de los antibióticos en caso de una infección en progreso.
Se ha comprobado que el ácido alfalipoico reduce los niveles de azúcar en la sangre entre un 10 y un 30%, lo cual se atribuye a que aumenta la capacidad del cuerpo para quemar glucosa y tranformarla en energía. De acuerdo con las fuentes consultadas, ha demostrado ser un buen auxiliar en el tratamiento del dolor localizado en los centros nerviosos, así como en el entumecimiento que generalmente acompaña a la diabetes [10].

Polinicotinato de cromo

Este nutriente no es picolinato de cromo, sino una combinación de cromo y niacina (una forma de vitamina B3). Su misión es activar las enzimas involucradas en el metabolismo de la glucosa y la síntesis de proteínas.
Debido a que el cromo es el mineral que está más implicado en la producción de insulina, es importante que éste no le falte a Estelita, si lo que queremos es mantener el equilibrio de su glucosa. Además, esta combinación cromo-niacina permite que el organismo absorba 300 veces más el cromo que cuando se administra por separado, y 150 veces más que cuando se toma como picolinato o cloruro de cromo.

Canela

Richard A. Anderson y otros investigadores realizaron un ensayo clínico con grupos de individuos diabéticos, empleando  1, 3 y 6 gramos de canela al día.  Al grupo de control se les administró un placebo por la vía oral. Al terminar el estudio observaron que las personas que consumieron canela experimentaron una reducción de los niveles de glucosa en ayunas, que varió entre un 18 y un 29%; una disminución de un 7 a un 27% en los niveles de colesterol, y una reducción de un 23 a un 30% en los niveles de triglicéridos. La conclusión a la que llegaron los autores del estudio, fue que los grupos que consumieron mayores cantidades de canela, resultaron ser los más beneficiados [11].

Extracto de Corydalis yanhusuo para el alivio del dolor, las angiopatías y la prevención de complicaciones cardiovasculares

Los científicos han podido aislar varios alcaloides del tubérculo de esta planta, incluyendo la corydalina, la tetrahidropalmatina (THP), la dl-tetrahidropalmatina (dl-THP), la protopina, la tetrahidrocoptisina, la tetrahidrocolumbamina y la corybulbina. De todos los 20 alcaloides que contiene, se considera que el THP es el más potente. En varias pruebas de laboratorio, se ha demostrado que exhibe una gran cantidad de acciones farmacológicas sobre el sistema nervioso central, incluidos los efectos sedantes y analgésicos. Se ha encontrado por ejemplo una acción tranquilizante en ratones.

Los científicos han sugerido que dl-THP causa sedación debido al bloqueo que ejerce sobre algunos sitios receptores del cerebro (como los de la dopamina por ejemplo) [12].
Además de sus efectos en el sistema nervioso central, varios estudios de laboratorio han demostrado que los alcaloides del corydalis también actúan sobre el sistema cardiovascular.

Se ha demostrado por ejemplo que el dl-THP disminuye la adherencia de las plaquetas y protege contra el accidente cerebrovascular. Otros estudios en animales han demostrado que también reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca [13].
En lo que concierne al sistema circulatorio, se ha descubierto que ejerce una acción antiarrítmica en el corazón. En un ensayo clínico tipo doble ciego con pacientes que padecían ciertos tipos de arritmias, se encontró que las personas que tomaron entre 300 y 600 mg de dl-THP al día, mejoraron más que las que tomaron placebo.
Otros ensayos clínicos con dl-THP en humanos han revelado que las personas que toman entre 100 y 200 mg de dl-THP antes de dormir, consiguen conciliar el sueño muy fácilmente.
Se ha informado que la menstruación dolorosa, el dolor abdominal post-parto y el dolor de cabeza remiten con THP [14]. Asimismo, algunos investigadores chinos reportaron que 75 mg de THP al día pueden ser efectivos para reducir el dolor de origen nervioso en el 78% de los casos [15].

Cuándo y en qué proporción reducir las dosis de los medicamentos alopáticos

Vigilar los cambios en la presión arterial y la glucosa es vital, debido a que nuestra paciente está bajo un régimen de medicina complementaria. Hay que ser muy cuidadosos al administrar suplementos mientras un paciente está siendo medicado, sobre todo cuando se está tratando de controlar una hipertensión, una hiperglucemia y varios problemas de circulación.

En el caso concreto de Estelita por ejemplo, al momento de estar escribiendo estas líneas, los medicamentos cuyas dosis necesitamos reducir son:
1) El Concor y el Aprovasc (anti-hipertensivos)
2) Humulin N (insulina)
3) El Plavix (antitrombótico y antiagregante plaquetario)
Hemos dicho ya que la quetiapina (TYM ASF) y el citalopram (Remicital) no deberían ser administrados por las razones anteriormente expuestas. La responsabilidad de su uso es de quien los prescribe y de quien los administra.
En cuanto al antibiótico que actualmente está tomando esta admirable “madre guerrera”, quiero pensar que el médico a cargo del protocolo alopático, ha detectado un proceso infeccioso, a juzgar por el conteo de leucocitos reportados en la biometría hemática que nos proporcionó René (derecha). Es por ello que recomendamos que Estelita lo tome tal y como se lo ha indicado su médico. Aquí es donde la vitamina C entrará en acción, potenciando los efectos del Fosfocil (régimen complementario).
Una vez comenzado el protocolo alternativo (ortomolecular), habrá que seguir registrando las lecturas de la presión arterial y la glucosa, a fin de detectar los cambios que nos indicarán, cuándo disminuir o aumentar la dosis del medicamento en cuestión.

Presión arterial

Como la acción farmacológica de los nutrientes es más lenta que la de los medicamentos alopáticos, aunque ambos protocolos se estén aplicando al mismo tiempo, es necesario esperar unos cuatro o cinco días, antes de comenzar a disminuir tanto el Concor como el Aprovasc.
Una reducción significativa de la presión arterial, indicará que es momento de comenzar a disminuir la dosis del Concor, en una cantidad proporcional a la variación observada.
Dicha disminución puede ocurrir de un momento a otro porque al igual que el Concor y el Aprovasc, tanto el clorhidrato de berberina como el Corydalis poseen propiedades anti-hipertensivas.

 

Como en este caso la dosis diaria prescrita para el Concor es de 1/4 de tableta de 5 mg, y como esa cantidad ya no es poible reducirla más (porque 1/8 se pulverizaría al partirlo), entonces se deberá proceder a administrar esos 1.25 mg de Concor, cada tercer día (un día sí y un día no).
Conforme los suplementos vayan ejerciendo su acción terapéutica, y en la medida en que la presión arterial alcance valores más estables, René y sus hermanos podrán prescindir del Concor y comenzar a disminuir la dosis del Aprovasc.
En caso de que en alguna de las fases del proceso de retirada de uno o ambos fármacos, la presión arterial no bajara de acuerdo a lo planeado (manteniéndola lo más próxima a los 120/80 mmHg), ésta se podrá controlar ya sea regresando a la dosis inmediata anterior del medicamento objeto de reducción, o bien administrando pasifora en forma de suplemento o en microdosis, según se indica en la Receta Mejorada para la Diabetes (pulse sobre la imagen para descargarla).

Glucosa

Par disminuir la glucosa se procederá de manera similar a como se describió para el caso de la hipertensión, con la diferencia de que ahora la dosis a reducir es la del Humulin N (insulina humana).
El nivel de glucosa comenzará a bajar cuando las plantas medicinales y los nutrientes empiecen a surtir efecto sobre el páncreas y el hígado, que son los órganos que han sido subestimados por esa parte nada empática, perdón, quise decir alopática de la medicina complementaria que aquí se ha descrito.

A reserva de que el nivel de glucosa comience a bajar con la misma rapidez pero de manera más estable que como lo hace con la insulina sintética, las dosis del Humulin podrán irse reduciendo a razón de un 10% cada semana, o según lo determinen las lecturas diarias de los niveles de glucosa.

Previniendo complicaciones por el abuso de agentes adelgazadores de la sangre

Los fármacos anti-coagulantes, anti-trombóticos, antiagregantes plaquetarios y vasodilatadores, cuando se toman en cantidades o en dosis inapropiadas, o en combinación con otros agentes adelgazadores de la sangre, pueden producir un efecto contraproducente sobre el sistema circulatorio. Así como no deseamos que un paciente sufra un infarto o una trombosis por estar propenso a la formación de coágulos, tampoco querríamos que un paciente con diabetes, tenga una sangre demasiado delgada como para exponerlo a una o varias hemorragias internas.
Puesto que una manera de conocer el “espesor de la sangre” de un paciente, es a través del examen de coagulación (derecha) y de la biometría hemática, que son dos pruebas de laboratorio que nos dan los valores del tiempo parcial de tromboplastina, el tiempo de protombina y el conteo de plaquetas, recomiendo que al menos al principio de este tratamiento, se realicen ambas pruebas cada dos semanas, con el propósito de vigilar las variaciones de dichos indicadores. Al igual que la presión y la glucosa, los resultados de estas pruebas nos dirán cuándo es oportuno disminuir el Plavix. Durante la segunda semana del régimen de medicina complementaria (la combinación de los protocolos alopático y ortomolecular), se recomienda disminuir la dosis del Plavix, en un 25% (1/4 de tableta).

Conclusión y recomendaciones finales

Como hemos visto a lo largo de este estudio, la medicina alternativa a base de nutrientes complementa a un protocolo de medicina alópata, de ahí que a dicho régimen se le conozca como medicina complementaria. Ambas partes del tratamiento tienen tanto ventajas como desventajas, y lo que hemos hecho aquí es rescatar lo mejor de cada una de ellas para revertir la diabetes que está minando la salud de Estelita.
No me gusta asumir que todo el mundo sabe que un paciente con diabetes no debe consumir azúcar en ninguna de sus presentaciones, ya que como todo en la vida, lo que para algunos resulta obvio, para otros no lo es tanto.

Para evitar confusiones en relación a lo que debe o no comer y beber una persona con diabetes, me gustaría que le echara un vistazo a lo que publiqué a mediados del año 2016, a propósito de lo que una dieta puede hacer no solo por una persona que ha desarrollado diabetes, sino por cualquiera que quiera vivir contento por mucho tiempo. El artículo lleva por título “La dieta como tratamiento: más allá del sobrepeso y la obesidad“. Pero como ahí no va a encontrar usted un suplemento que sustituya a esas bebidas especiales para diabéticos (derecha), permítame recomendarle algo mucho mejor que eso: una proteína de suero de leche aislada (o de soya) que le permitirá a su cuerpo producir el glutatión que le está haciendo falta.
Con casi 100 gramos diarios de ese nutriente en polvo, diluido en medio vaso de agua purificada o de jugo de fruta natural (ver receta), usted podrá ver una marcada diferencia entre lo que se consigue con dosis insignificantes de ese multivitamínico lleno de chorrocientos nutrientes (el truco mercadotécnico por excelencia), y lo que usted o su ser querido podrán lograr con dosis terapéuticas de este auténtico complejo de aminoácidos (izquierda).

Nunca andes por el camino trazado, pues te conducirá únicamente hacia donde los otros fueron” … Graham Bell
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 18 de febrero de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] http://www.segundomedico.com/transfusion-sangre-falta-hierro/
[2] Abram hoffer & Jonathan Prousky.
[3] Nabin Sapkota. Symptoms & Diagnosis: http://symptomsdiagnosisbook.com/anemia-symptoms/
[4] Nanasawa et al. Development of diabetes mellitus associated with quetiapine. A case series. Medicine (Baltimore)v.96(3); 2017 Jan.
[5] Paolisso G et al. Magnesium and glucose homeostasis. Diabetologia 33:511–514, 1990[Medline]
[6] Nadler JL et al. Magnesium deficiency produces insulin resistance and increased thromboxane synthesis. Hypertension 21:1024–1029, 1993
[7] Ma J. et al. Associations of serum and dietary magnesium with cardiovascular disease, hypertension, diabetes, insulin, and carotid wall thickness: the ARIC study. J Clin Epidemiol 48:927–940, 1985
[8] Rosolova H. et al. Insulin-mediated glucose disposal is decreased in normal subjects with relatively low plasma magnesium concentrations. Metabolism 49:418–420, 2000 [Medline]
[9] Resnick LM et al. Hypertension and peripheral insulin resistance: possible mediating role of intracellular free magnesium. Am J Hypertens 3:373–379, 1990[Medline]
[10] Jorge Pablo de la Iglesia. El milagro de la nutrición ortomolecular. Editorial Kier. 2011.
[11] Jack Challem. Feed Your Genes Right. Eat to Turn Off Disease-Causing Genes and Slow Down Aging. John Wiley & Sons, Inc. 2005
[12] Zhu YP. Chinese Materia Media: Chemistry, Pharmacology, and Applications. Australia: Harwood Academic Publishers, 1998, 445-8.
[13] Lin MT, Chueh FY, Hsieh MT, et al. Antihypertensive effects of dl-tetrahydropalmatine: an active principle isolated from corydalis. Clin Exper Pharm Physiol 1996;23:738-42.
[14] Zhu YP. Chinese Materia Media: Chemistry, Pharmacology, and Applications. Australia: Harwood Academic Publishers, 1998, 445-8.
[15] Lin DZ, Fang YS. Modern Study and Application of Materia Medica. Hong Kong: China Ocean Press, 1990, 323-5.

Anuncios


Deja un comentario

Cardiopatías: en las cosas del corazón no basta con una segunda opinión

¿Podría usted confiar en la opinión de un solo médico cuando éste le ha diagnosticado una cardiopatía que podría terminar en un infarto?
¿Y en verdad cree que una segunda opinión sería suficiente para confirmar o descartar ese primer diagnóstico? … ¿Que le parecería contar con cientos de opiniones por el precio de una sola consulta?
A finales del siglo pasado, nadie hubiera creído que las máquinas pudieran aprender, a partir de centenas de diagnósticos.

Sin embargo, hoy en día ya no es ningún misterio, cómo un ingeniero en informática biomédica descubre el conocimiento implícito en esa inmensa mina de datos.
Pero permítame contarle cómo fue que eso que otrora nos pareció un sueño, pasó a ser parte de nuestra realidad.

Antecedentes y herramienta de diagnóstico

De acuerdo con D. Senthil Kumar y sus colaboradores, el diagnóstico convencional es subjetivo, porque depende del juicio de un solo médico, el que lo emite. En este contexto, estos investigadores sostienen que: “el aprendizaje de máquina puede emplearse para extraer reglas de diagnóstico a partir de las descripciones de los pacientes que fueron tratados con éxito en el pasado, y para ayudar a los especialistas a hacer que el proceso de diagnóstico sea más objetivo y confiable” [1].
En el artículo que intitulé “La informática biomédica en el diagnóstico y la prevención de la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad“, expliqué cómo las máquinas van adquiriendo experiencia conforme van acumulando registros de casos, que son analizados por un algoritmo dotado de inteligencia artificial.
En esa ocasión presenté los casos de esquizofrenia y de otros trastornos de la personalidad que la Fundación Micromédix ha atendido, y analicé cómo los diagnósticos de esos pacientes los utilizaba la herramienta de minería de datos (WEKA), para identificar el fenotipo de los nuevos pacientes.

Propósito del análisis de los datos y su aprovisionamiento

En esta entrega voy a describir cómo este mismo programa puede ser empleado para diagnosticar una cardiopatía (una afección en el corazón), con el propósito de prevenir un infarto. Aparte de la enfermedad a diagnosticar, otra diferencia más que vamos a encontrar en esta entrega, es que los casos a analizar provienen del repositorio de datos de la Universidad de California, con sede en Irvine.

En el mismo repositorio (izquierda) hay registros de pacientes que fueron atendidos en hospitales de Cleveland, EUA (303 casos), Suiza (123 casos) y Hungría (294 casos), así como la base de datos Statlog (270 casos), con valores de la variable a predecir ligeramente diferentes; pero con los mismos atributos (variables predictoras).
Ya otros investigadores como Sundaraman, Kakade, Chaurasia y otros [2] [3], han usado los datos del hospital de Cleveland para demostrar cómo algunas herramientas son capaces de diagnosticar una cardiopatía, con una precisión hasta del 83.5% en condiciones de validación cruzada, haciendo uso de los algoritmos Naive Bayes y CART.

A continuación voy a demostrar cómo se puede aumentar la precisión de este modelo de diagnóstico, fusionando los datos de Cleveland y Statlog, y permitiendo que otro algoritmo aprenda a clasificar los casos, usando esta nueva base de datos.

Descripción de los datos y su preprocesamiento

Como se aprecia en la captura de pantalla de la derecha (pulse sobre la misma para ver los detalles), hay un total de 573 casos registrados (303 de Cleveland más las 270 instancias en Statlog). Existen asimismo 13 variables predictoras y la que el sistema intenta predecir: cardiopatía. Cuando el paciente está sano, esta variable debe ser necesariamente cero. Un valor de uno está representando a los pacientes que tienen alguna cardiopatía. Note también que en la base de datos resultante, 259 pacientes fueron diagnosticados con alguna afección (barra de color rojo), sin especificar exactamente cuál.
En la hoja de Excel que aparece a su izquierda estoy mostrando los primeros 23 registros (pulse sobre la misma para agrandarla). Para unir los datos de Cleveland y Statlog, se modificaron los valores que la variable cardiopatía tenía en el repositorio de Cleveland. En éste, a esta variable se le permitía asumir los valores 0, 1, 2, 3 y 4, que correspondían a un estado de salud (cero) y cuatro posibles tipos de afecciones. En contraste con ello, en Statlog esta misma variable era dicotómica (la que puede tomar únicamente los valores 0 y 1). Para lograr que ambos conjuntos fueran compatibles, los valores 2, 3 y 4 se modificaron a 1 en el repositorio de Cleveland.

Análisis de atributos y su relevancia en el diagnóstico de las cardiopatías

A continuación presento cada uno de los atributos que determinan cuándo un paciente está teniendo problemas de corazón. Las variables se analizan en el orden de importancia que cada una de ellas tiene, a la hora de diagnosticar una cardiopatía. Así, el síntoma que aparece al principio de la siguiente lista, es el que repercute más en el diagnóstico. En la imagen adjunta (pulse para agrandarla) muestro una adaptación al español de la gráfica que aparece en la página 216 de la obra de Chaurasia y otros (op. citada), en donde el colesterol se destaca por ser la variable que menos importancia tiene en este tipo de dolencias, un hecho que Bowden y Sinatra dieron a conocer desde el 2013, en uno de sus más notables trabajos [4].

I.  Dolor o angina de pecho (dolor_dp)

Hay pacientes que manifiestan los síntomas típicos de una cardiopatía, como son la angina de pecho y la fatiga. Ambos malestares suelen presentarse cuando el corazón no está recibiendo suficiente oxígeno. No obstante, tanto Kumar y otros (op. citada, pág. 148), como el análisis que se desprende de la captura de pantalla que aparece a su izquierda (pulse sobre la misma), coinciden en que casi el 50% de los pacientes no manifiestan síntomas, hasta que son sorprendidos por un ataque al corazón (véase a continuación el significado de los valores que esta variable puede asumir). Después de todo, es a través de un electrocardiograma que el médico se da cuenta que existe un problema.

El significado de cada uno de los valores que esta variable puede asumir es como sigue:
1: Angina típica (bien definida):
(a) una molestia en la región torácica subesternal de cualidades y duración características, que es
(b) provocada por el esfuerzo o el estrés emocional y
(c) que se alivia con el descanso o con nitroglicerina.
2: Angina atípica (probable). Cumple con dos de las características anteriores.
3: Dolor de pecho de origen no cardíaco. Cumple con una o ninguna de las características de la angina típica.
4: Paciente sin síntomas.

Para una mejor interpretación de la imagen anterior, puede usted pulsar sobre ésta para ver cómo están distribuidos los pacientes, en función de los valores que esta variable puede asumir en esta base de datos:
Son 43 los pacientes con síntomas de angina típica.
El número de pacientes detectados con angina atípica asciende a 92.
Los que manifestaron un dolor en el pecho que no tiene relación con un problema de corazón (debido tal vez a un reflujo o a una úlcera por ejemplo) son 165.
El 47.6 % (273/573 x 100%) de los pacientes no manifestaron síntomas. A pesar de ello, la mayoría de ellos dieron positivo a una cardiopatía: alrededor de 200 pacientes representados por la sección roja de la barra mostrada en la extrema derecha de la gráfica.

II. La pendiente del segmento ST en condiciones de máximo ejercicio (pend_seg_st)

Una vez que su cardiólogo le explique con lujo de detalle el significado de este atributo, usted  no tendrá problemas para proporcionarnos los valores que a esta variable le corresponden en el electrocardiograma que ese señor de bata blanca le practicó.
Si el informe de su electrocardiograma no especifica cuál ha sido la inclinación del segmento ST de la gráfica que le han entregado, entonces tal vez le interese pulsar sobre la imagen que aparece a su izquierda para darse una idea del significado que tienen los valores de este atributo:
1: Implica que la pendiente en este segmento de la gráfica es ascendente.
2: Representa un segmento ST completamente horizontal.
3: Significa que la pendiente en este segmento de la gráfica es descendente (pulse también en la imagen que aparece a su derecha).
Recuerde que si usted pagó por un análisis de este tipo, está en todo su derecho de solicitar los valores tanto de esta variable, como de los demás atributos que caracterizan a todo electrocardiograma.

Conviene apuntar que el riesgo de sufrir una cardiopatía es mayor cuando el segmento ST en el electrocardiograma no tiene ninguna pendiente (depresión horizontal), que cuando esa misma pendiente es positiva (depresión ascendente). Asimismo, para los pacientes cuyo electrocardiograma ha registrado una pendiente negativa (depresión descendente), el riesgo de sufrir una cardiopatía es ligeramente mayor al 50% (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).
Observe también en este mismo diagrama de barras, cómo para cada uno de los valores 1, 2 y 3 de esta variable, el número de pacientes es de 272, 262 y 39, respectivamente.

III. Angina de pecho provocada por el ejercicio (angina_iej)

Si después de un tiempo de estar haciendo ejercicio, usted siente dolor en el pecho, es probable que necesite un diagnóstico como el que más adelante estaré proponiendo. Si esto le ha ocurrido más de una vez, contáctenos para estar más seguros de lo que está ocurriendo, ya sea para descartar una posible afección cardíaca (cadiopatía=0), o bien para confirmarla (cardiopatía=1). Lo mejor que uno puede hacer en caso de existir un problema es no alarmarse, pues de sobra sabemos que el estrés es uno de los principales enemigos del corazón, sin restar desde luego la debida importancia a la hipertensión y la glucosa (azúcar en sangre).

Es importante mantener la calma, pues me complace comunicarle que un infarto se puede prevenir con un tratamiento basado en una dieta apropiada y una receta de suplementos específica para las cardiopatías (puede descargarla más adelante). Es lo más sensato que puede hacer para evitar que las cosas se compliquen.
Cualquiera que vaya a ser su diagnóstico, el valor para este variable será nulo si usted nunca ha experimentado dolor en el pecho con el ejercicio (angina_iej=0). Como cabría esperar, el valor de angina_iej será igual a uno si usted ha estado sintiendo dolor. Como se infiere de la imagen adjunta, las personas que experimentan angina de pecho con el ejercicio, muy frecuentemente dan positivo a una cardiopatía.

IV. Resultados del electrocardiograma en condición de reposo (res_electro)

Los posibles resultados de un electrocardiograma estando en reposo pueden ser tres:
Si la prueba salió normal, entonces res_electro=0. Si se detectó una anomalía en la sección de la onda T- segmento ST, entonces res_electro=1. Cuando con el criterio de Romhilt-Estes, el electrocardiograma revelara una franca o una probable hipertrofia en el ventrículo izquierdo, entonces res_electro=2.
De acuerdo con la gráfica adjunta, las anomalías de un electro pocas veces se encuentran en la onda ST-T. Por lo regular, o sale normal, o bien con algún tipo de hipertrofia ventricular.

V. Presión sanguínea en reposo (presión)

Si usted se toma la presión y anota el valor que su dispositivo registró como el mayor, estará obteniendo los milímetros de mercurio de su presión sistólica, que sería el valor que nosotros le asignaríamos a esta variable para realizar su diagnóstico. A fin de cuentas, este dato lo emplea nuestro sistema para valorar si es usted hipertenso, una condición que contribuye a aumentar el riesgo de infarto.

VI. Sexo
Los hombres suelen ser más propensos a las cardiopatías que las mujeres. Si el género de un paciente es masculino, sexo=1; si es femenino, entonces sexo=0.
VII. Edad
Este atributo es un valor numérico que varía entre los 29 y los 77 años. Note que el rango de edades en el que los pacientes son más propensos a desarrollar una cardiopatía está entre los 55 y los 62 años, según se infiere del diagrama de barras adjunto (pulse sobre la imagen para ver los detalles).

VIII. Frecuencia cardíaca máxima ( frec_card_máx)

Es el número máximo de pulsaciones (latidos) por minuto que puede alcanzar el corazón de una persona, al realizar un ejercicio físico que no compromete su salud. Existen varias fórmulas para calcular su valor teórico. La más simple consiste en restar la edad a 220 (226 en caso de ser mujer). La fórmula de Tanaka es un poco más precisa: frec_card_máx= 208.75 – 0.73*edad. Para alguien de 60 años por ejemplo, la frecuencia cardíaca máxima teórica debería ser de 164.95 lpm. Miller por su parte la calcula como frec_card_máx = 217 – 0.85*edad. De acuerdo con la gráfica adjunta, en la práctica, los pacientes que no llegan a registrar en un pulsímetro los 145.8 latidos/minuto, están más en riesgo de desarrollar una cardiopatia, que aquellos que logran superar esa cifra.

IX. Glucosa (medida en ayunas)
De acuerdo con las gráficas que aparecen en la imagen adjunta, el azúcar en la sangre no es una variable que repercuta significativamente en el diagnóstico de una cardiopatía.
Tanto los pacientes cuya glucosa en ayunas fue mayor o igual a los 120 mg/dl (glucosa=1 ), como los que registraron una glucosa con un valor inferior a esa misma cifra (glucosa=0), corren el mismo riesgo de desarrollar una cardiopatía (50%).
Esto no significa que consumir azúcar sea una buena idea, sino que hacerlo es tanto como jugar a los volados con el corazón.

X. Colesterol

Como dije anteriormente, el colesterol tiene una importancia aún menor en el resultado del diagnóstico, que la que podría llegar a tener la glucosa. De hecho, la precisión del modelo seleccionado no se vio afectada cuando decidí eliminar de la lista, la variable colesterol. El modelo dio los mismos resultados con y sin colesterol, cosa que no ocurrió con la glucosa. A continuación describo el criterio que adopté para seleccionar el método que a la postre me entregaría diagnósticos más precisos.

Selección del método idóneo para diagnosticar una cardiopatía

La minería de datos clínicos es una rama de la informática biomédica que nos permite predecir con bastante exactitud, el resultado de un análisis sintomático. Originalmente fueron 13 atributos los que utilicé para comenzar a evaluar tres algoritmos de clasificación (diagnóstico): el perceptrón multicapa y los árboles de clasificación LMT y Random Forest (véase ta tabla comparativa en la imagen adjunta).
Para evaluar la bondad de un algoritmo de predicción, además de la precisión, hay otros indicadores que nos ayudan a confirmar cuándo un método de diagnóstico es mejor que otro. El estadístico de Kappa y la raíz del error cuadrático medio son dos parámetros que cumplen con ese cometido.

Como el objetivo de la presenta entrega no es impartir un curso de minería de datos clínicos o de estadística, por el momento bastará con saber para qué nos sirven esas dos cifras estadísticas y por qué en esta ocasión he incluido otro indicador que en la figura anterior aparece como falsos negativos.
En general, se dice que un algoritmo es mejor que otro si su estadístico de Kappa es mayor que el de cualquier otro. Análogamente, un algoritmo producirá mejores diagnósticos si la raíz del error cuadrático medio que ha generado, es menor que la de cualquier otro.

Ahora bien, en las cosas del corazón, uno debería reducir al máximo el número de diagnósticos que la herramienta de minería de datos clasifica como falsos positivos, que sería el caso de diagnosticar a un paciente sano cuando en realidad está enfermo. Esta situación equivale a decir que alguien no está enfermo cuando en realidad sí lo está, en cuyo caso hablamos de un falso negativo. Todo es cuestión de terminología e interpretación. ¿Y cómo saber cuándo estamos ante una situación como ésta? Pues poniendo a prueba nuestro algoritmo mediante una validación cruzada, tal y como lo explico en el apartado que sigue (pulse también sobre la captura de pantalla adjunta).

Aprendizaje de máquina: sabiduría colectiva a su máxima expresión

En una prueba de validación cruzada, la herramienta de software (WEKA) divide a los datos en diez partes iguales y comienza a aplicar el algoritmo al 90% de ellos, a fin de calcular el valor de la variable que va a diagnosticar (en nuestro caso, cardiopatía). El 10% restante lo utiliza como datos de prueba para estimar qué tanto se está equivocando.
Una vez que se entrena con ese 90%, calcula el valor de cardiopatía para cada caso registrado en los datos de prueba, y lo compara con la opinión que un cardiólogo emitió en el pasado en relación con ese caso.
Tanto si ambos valores coinciden como si no, el software aprende de dicha comparación y memoriza el resultado.

Este procedimiento se repite 10 veces, tomando cada vez como datos de prueba, otro 10% de los datos y un 90% también diferente al que se usó en la prueba anterior como datos de entrenamiento. En cada una de las diez pasadas que realiza el software, el algoritmo cuenta con 515 opiniones (0.90 x 573) de expertos para determinar si un paciente ha desarrollado o no una cardiopatía.

Y es así como el algoritmo que se está evaluando termina construyendo una matriz de confusión (izquierda), en donde uno puede conocer esos falsos negativos de los que hablaba yo en un párrafo anterior. A pesar de todo ese despliegue de inteligencia, las tres pruebas de validación cruzada aplicadas a las 13 variables, y luego a las 9 que quedaron después de eliminar el colesterol, podrían no reflejar la realidad de otro entorno, con pacientes de otras regiones o de epigenéticas distintas. Dado que aquí no estamos manejando un volumen de datos muy grande (Big Data), es evidente que la precisión del modelo disminuirá cuando usemos datos de prueba diferentes a los del conjunto Cleveland-Statlog.

Esta característica es inherente a todo modelo de clasificación (diagnóstico) y se conoce como sobreajuste: una especie de “entrenamiento localizado” que se debe manejar sustituyendo los datos de prueba con datos exógenos, es decir, con datos ajenos a los utilizados en la validación cruzada.

Un modelo 79% confiable

El modelo con 9 variables y el método de Random Forest es el que terminé seleccionando para diagnosticar a mis pacientes, por haber arrojado los mejores indicadores estadísticos. De hecho, su precisión ha resultado ser mayor que la de algunos otros modelos que lo han precedido.
Sundaraman y Kakade de la Northwestern University por ejemplo, obtuvieron una precisión del 70.73% empleando el método de Naive Bayes y los datos de prueba (exógenos) de los hospitales de Suiza [2].

Ellos obtuvieron una precisión del 83.5% con ese mismo algoritmo en condiciones de validación cruzada, resultado que contrasta con ese 97.2% que se obtuvo aquí con el método de Random Forest, bajo el mismo criterio de validación (véase más atrás la imagen intitulada “Selección del modelo con validación cruzada”).
Pero veamos cómo fue que el modelo de Random Forest con 9 variables (izquierda)pudo superar al de Sundaraman y Kakade con 13 variables, una vez que se le aplicó la “prueba de fuego” con los datos exógenos.
Esos datos de prueba los extraje también del repositorio de Irvine y corresponden a casos que fueron atendidos en los hospitales de Suiza y Hungría. De acuerdo con los resultados de dicha prueba (ver ambas imágenes adjuntas), es evidente que el modelo con Random Forest superó al de Naive Bayes en 7.84 puntos porcentuales. Como sea, ambos modelos pueden ser usados en cualquier hospital del mundo como auxiliares en la toma de decisiones clínicas, o por cualquier médico que necesite la opinión consensuada de muchos otros colegas.

La ventaja del modelo que aquí se propone, además de una mayor precisión, es que el paciente solo tiene que proporcionar 9 datos, en lugar de los 13 que requiere el modelo de la Northwestern University.

¿Dio usted positivo a una cardiopatía?

 

Si le han diagnosticado una cardiopatía o está en riesgo de sufrir un infarto, puede solicitar la opinión de unos cuantos cientos de especialistas por el precio de una consulta, descargando la receta que aparece a su izquierda.
Ahí encontrará las dosis terapéuticas (ortomoleculares) y el modo de administración de los nutrientes que desde hace mucho tiempo hemos estado recomendando en estos casos.
La descarga incluye una hora de consulta junto con un diagnóstico como el que se ha descrito a lo largo del presente trabajo.
La consulta se lleva cabo por Skype o vía telefónica y en ella podrá usted aclarar cualquier duda que pudiera tener en relación al tratamiento descrito en la guía terapéutica (pulse sobre la imagen para descargarla).

Conclusiones

Más que una inteligencia colectiva, un modelo como el que acabo de presentar posee una inteligencia artificial capaz de desplegar una sabiduría colectiva.
Por mucho que un egresado de Harvard se haya quemado las pestañas estudiando los misteriosos secretos que guarda el corazón, difícilmente podrá competir con la experiencia acumulada y la precisión con la que realiza los diagnósticos una herramienta de minería de datos clínicos.
Hoy en día, esta tecnología nos permite contar no solo con una segunda opinión, sino con la de centenares de expertos.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 26 de enero de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


RERERENCIAS

[1] D.Senthil Kumar et al. Decision Support System for Medical Diagnosis Using Data Mining. IJCSI International Journal of Computer Science Issues, Vol. 8, Issue 3, No. 1, May 2011
[2] Sundaraman & Kakade. Clinical Decision Support For Heart Disease Using Predictive Models
Northwestern University. Big data Analytics Conference 2015
[3] Vikas Chaurasia et al. Early Prediction of Heart Diseases Using Data Mining Techniques. Carib. j. SciTech, 2013, Vol.1, 208-217.
[4] Jonny Bowden y Stephen Sinatra. La verdad sobre el colesterol. Descubre los falsos mitos acerca del colesterol. Un programa efectivo sin medicamentos para rebajarlo.  Urano. 2103


2 comentarios

Prolapso de válvula mitral y otros trastornos causados por candidiasis

Aprolapso de válvula mitralun cuando un prolapso de válvula mitral no representa un peligro latente para el que lo padece, ello no quiere decir que sus síntomas se tengan que soportar de por vida. Así mismo, el que los cardiólogos alópatas no recomienden algo para mejorar la calidad de vida de los pacientes aquejados de este trastorno, no significa que no existan alternativas naturales para aliviar la fatiga crónica, los desmayos, el dolor de pecho, la disnea, la ansiedad, las palpitaciones, los calambres, los mareos, el entumecimiento, los dolores musculo-esqueléticos y las jaquecas [1], que son todas ellas manifestaciones de un prolapso de válvula mitral.

¿Qué podría ocasionar un prolapso de válvula mitral?

Al parecer, la medicina tradicional no se ha esforzado mucho en explicar las verdaderas causas del síndrome de Barlow, que es también como se conoce a este padecimiento. En contraste con ese hecho, la corriente de la medicina natural ha avanzado mucho en tratar de esclarecer su etiología, ofreciendo una hipótesis que ha sido confirmada no solo en esta área de las cardiopatías [2], sino por expertos en medicina funcional [3], medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) ([4]-[5]) y por otros grandes especialistas en diferentes ramas de la medicina natural ([6]-[9]). La hipótesis a la que me refiero sostiene que son muchos los trastornos que se pueden atribuir a una infección producida por uno de los hongos más nocivos que podemos encontrar en nuestro organismo: la Candida albicans.

sarpullidoPor las razones que expondré más adelante, hemos redefinido el problema que nos ha planteado la Sra. QR, una de nuestras queridas pacientes y protagonista del presente caso de estudio. Basándonos en la lista de sus síntomas y en la historia clínica recopilada en el correspondiente cuestionario, lo que quedó registrado como un prolapso de válvula mitral y que la medicina convencional suele tratar muy aisladamente de las demás funciones corporales, lo estaremos manejando aquí de una manera más holística como una “candidiasis crónica polisistémica”.

En opinión de algunos expertos ([1], [2],[8],[9],[10]), misma que compartimos a raíz de las evidencias encontradas, el síndrome de Barlow, al igual que otros muchos trastornos, puede ser causado por una proliferación de Candida albicans a nivel sistémico, lo que significa que en dichas condiciones, el hongo en cuestión ha logrado invadir diversas áreas del cuerpo. A la Candida normalmente la encontramos formando parte de la flora intestinal, e inclusive se le considera indispensable para el buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Cuando su número es inferior a la cantidad de probióticos, se dice que nuestro microbioma se encuentra en un estado óptimo.

Candida albicansNo obstante, al presentarse una sobrepoblación de Candida (disbiosis), debida generalmente a una inadecuada nutrición, un abuso de sustancias tóxicas (como los antibióticos y otras drogas sintéticas), y/o a un consumo excesivo de azúcar, carbohidratos, alimentos altamente procesados y de comida chatarra, se puede alcanzar un estado que se conoce como candidiasis polisistémica, caracterizada por la afectación de varios órganos, como pueden ser el intestino (diarrea crónica, inflamación, gases, esteñimiento, etc.), el corazón (síndrome de Barlow), los oídos (acúfenos) ([11]-[19]), la vagina, la boca (aftas), los pies, las uñas de las manos, la próstata y el cerebro  (esquizofrenia, autismo, obsesiones, compulsiones, depresiones sin ninguna causa aparente, ansiedad, ataques de pánico, etc.), tan solo por mencionar aquellos para los que se han observado un mayor número de casos.

Nuestro caso de estudio: el síndrome de Barlow de la Sra. QR

Ahora bien, ¿porqué sospechar de una candidiasis en el caso de la Sra. QR?. Tengo al menos tres razones muy poderosas para creer que a eso se debe tanto su prolapso de válvula mitral, como la mayoría de sus demás síntomas:
1) En una de sus publicaciones [10], Raymond Keith Brown apunta que “más del 80 por ciento de las mujeres que habían sido diagnosticadas con prolapso de válvula mitral, sufrían de una sobrepoblación de Candida albicans” .

Cuestionario parte I2) La historia clínica de QR y su sintomatología:
Además del síndrome de Barlow, presenta compulsiones, obsesiones, hongos en las uñas de los pies, una ansia por consumir alimentos dulces y tal como lo manifiesta en el cuestionario para su caso: cansancio extremo y mareos, cara pálida al grado de sentir que me voy a desmayar. Tiendo a tener la piel muy seca si no me hidrato lo suficiente, al grado de que los pies se me hacen como acartonados, muy gruesos, con mucho callo y grietas. En mis tres embarazos me ha salido sarpullido… [ ]. Hace como dos meses fui con el cardiólogo porque sentí como si me estuviera dando un infarto, después de los estudios encontraron un defecto congénito de un prolapso de la válvula mitral o Sindrome de Barlow o Disautonomía. Me sangran las encías cuando me lavo los dientes, pero la dentista siempre me ha dicho que no tengo sarro”.

Síndrome de BarlowAsimismo, aunque QR actualmente no consume ningún tipo de droga, estimamos que el abuso del alcohol y de algunos alucinógenos en el pasado, pudo haber influido en su estado actual de salud. La falta de un sueño reparador, los excesos en el comer y el beber, y un déficit de nutrientes ocasionado por malpasarse demasiado, ocasionan a la larga, cuadros agudos de depresión y ansiedad, así como incapacidad para enfrentar situaciones apremiantes de estrés. La adicción recurrente a las drogas tanto legales como ilegales, trae consigo secuelas que van más allá de una sensación placentera/eufórica pasajera, repercutiendo a través de los años en anomalías no necesariamente irreversibles en algunas partes de nuestro sistema nervioso autónomo.

Como complemento de su cuestionario, QR nos envió por correo electrónico, el siguiente informe anexo de sintomatología: “me han estado saliendo moretes en las piernas desde hace algunas semanas, me habían salido uno o dos, pero hoy en la mañana conté nueve. Y pues no recuerdo haberme golpeado. Otro con el que ya tengo años, pero que no es todo el tiempo, es que cuando no tomo mucha agua, cuando solo tomo lo normal (1 litro y medio es lo que acostumbro mas o menos) desde que despierto, despierto con una molestia en el área de los riñones, no es dolor, solo una molestia, que conforme empiezo a tomar mucha agua, empieza a desaparecer. Y el otro es como un dolor artrítico en uno de los dedos de la mano, con este dolor tengo como 10 años. Normalmente el dolor es con el movimiento y es tolerable, es raro cuando me duele mucho”.

acúfenos3) La sintomatología de otros tres miembros de la familia RR:
El hermano mayor de QR, a quien hemos recomendado la ingesta de probióticos, calostro de bovino, antimicóticos naturales y otros suplementos, está siguiendo actualmente nuestro tratamiento para la esquizofrenia; RR, otro hermano de QR que nos ha confiado estar padeciendo de acúfenos (tinnitus), dolores en algunas de sus articulaciones, ciertos delirios acompañados de ansiedad y algunas compulsiones, síntomas todos ellos aparentemente no correlacionados con alguna enfermedad, excepto por una candidiasis; la mamá de QR, quien nos ha informado de una micosis en los pies desde su adolescencia, así como de una osteoporosis detectada recientemente en una vértebra lumbar. Y por último, el hijo mayor de la Sra. QR, quien está siguiendo también un tratamiento para las alergias, basándose también en una de nuestras recetas, y cuyos malestares han estado disminuyendo rápidamente, gracias al consumo de probióticos y otros suplementos que le hemos recomendado para combatir un infección por hongos en uno de sus pies.

¿Qué conclusiones podemos extraer del análisis de las dos últimas razones, aparte de que estamos ante un problema evidentemente congénito?

La Candida produce acetaldehído

Observe el conjunto de síntomas que he resaltado en negritas. Todos esos síntomas son característicos de una candidiasis, sobre todo las micosis y el ansia por los sabores dulces. La Candida se alimenta de azúcaralcohol, y en el mejor de los casos, el paciente estará pensando en algún alimento azucarado, o desviviéndose por un trozo de pan o de cualquier otro carbohidrato que calme esas compulsiones. En el  peor de los casos, estará deseando una copa de vino u otra bebida con algún contenido de alcohol. No en vano los doctores Abram Hoffer y Andrew W. Saul se refieren al alcohol como un “azúcar líquido” ([20], pág. 17). El azúcar es una de las sustancias más adictivas que existen, con mayor razón si se padece de candidiasis. Según C. Orian Truss [21], la Candida produce acetaldehído, como resultado de la fermentación de azúcares y carbohidratos en condiciones anaeróbicas (en ausencia de oxígeno), como las que prevalecen en nuestro intestino. Por otro lado, se sabe que la oxidación del alcohol etílico a acetaldehído en el metabolismo del cuerpo humano, es la causante principal de la aparición de la resaca, tras la ingesta de bebidas alcohólicas. Y es aquí donde viene la parte más interesante de todo este asunto:

Más allá de la resaca, cuando un individuo se ha convertido en alcohólico, al grado de estar metabolizando grandes cantidades de alcohol en acetaldheído, experimenta lo que se conoce como delirium tremens. Las alucinaciones y delirios que caracterizan a ese estado, son muy semejantes a las que un ezquizofrénico no alcohólico puede sufrir, a consecuencia  de la gran cantidad de acetaldehído producida por una candidiasis. Si la hipótesis de Truss es correcta, entonces la candidiasis es la culpable de todas esas sensaciones, alucinaciones y delirios propios de un trastorno bipolar, una esquizofrenia y muy probablemente de un autismo y un TOC.

candidiasisDurante la producción moderada de acetaldheído, éste se une a las células del intestino, el cerebro, el hígado y a los vasos sanguíneos que conectan con este último; a sus contenidos, como son los nutrientes, las vitaminas, las enzimas y los polipéptidos; y a los componentes sanguíneos de las plaquetas, leucocitos, eritrocitos y proteínas circulantes. Durante la producción excesiva de acetaldehído, dichas uniones se van formando y acumulando en todo el cuerpo, perjudicando a los tejidos. Al prolongarse la exposición al acetaldehído, aquellas se vuelven irreversibles, generando así una candidiasis crónica polisistémica.

Cómo saber si es candidiasis

Todo esto ayuda a explicar cómo una infección por Candida puede afectar a una gran variedad de funciones corporales, exhibiendo una gama muy amplia de síntomas que van, desde un simple sarpullido, pasando por un tinnitus (acúfenos), hasta la confusión mental y los trastornos de comportamiento.

aceite de linazaDe acuerdo con Leo Galland [2], la piel seca, la dermatitis con apariencia de pintura escamosa, la queratosis folicular, las uñas quebradizas y el cabello pajizo seco, son rasgos físicos que caracterizan una deficiencia de ácidos grasos esenciales (AGE), como por ejemplo el aceite de linaza, y suelen estar presentes en el 65% de los pacientes con candidiasis. Y aunque QR ha descrito a sus pies “como acartonados, muy gruesos, con mucho callo y grietas”, esa descripción no dista mucho de lo que Galland establece como “dermatitis con apariencia de pintura escamosa”, ¿o si? Donde Galland y QR casi coinciden literalmente es en la característica de la piel seca, y aunque ella no lo reporta explícitamente en su cuestionario, no me sorprendería que su cabello tuviera una apariencia un tanto cuanto pajiza, para estar en consonancia con el Dr. Galland.

En ese mismo documento, Galland describe cómo le “ha impresionado la alta frecuencia con la que una constelación específica de deficiencias nutricionales acompaña a todas las formas de candidiasis crónica. Una tríada de deficiencia de magnesio, AGEs y vitamina B6, parecen ser la regla, especialmente cuando existen  manifestaciones alérgicas o tóxicas”. Y los sarpullidos de QR no parecen ser otra cosa que manifestaciones alérgicas.

cifosisEl prolapso de válvula mitral se ha ido asociando así con signos dermatológicos por deficiencias en los ácidos grasos. Su manifestación en pacientes con candidiasis sugiere que hay individuos cuya genética los predispone a una infección crónica por Candida, debido quizás a un déficit de los niveles de magnesio en sangre o del metabolismo de los AGEs. El prolapso también se ha asociado con anomalías esqueléticas, siendo la más común la cifosis torácica.

El interesante artículo de Galland sugiere que todos estos síntomas se deben en general, a las alergias o a la toxicidad ocasionadas por la Candida y, ocasionalmente, a un déficit de magnesio o de ácidos grasos esenciales; rara vez tienen una relación directa con una lesión valvular, de modo que no hay mucho que pudiera preocupar a nuestra querida amiga, la Sra. QR.

¿Pero qué es en realidad un prolapso de válvula mitral?

Closeup of 4-chamber view of heart, focusing on left atrium and showing mitral valve prolapse SOURCE: Based on 115695Normalmente, las valvas de la válvula mitral se juntan (más o menos como lo hacen las puertas de los vagones del metro) para evitar que la sangre fluya hacia la aurícula izquierda. Cuando se debilita una u otra de las valvas (aletas), la válvula puede elongarse hacia la aurícula cuando la sangre es bombeada por el ventrículo hacia la aorta (pulse en el vínculo anterior para ver una animación del proceso). Muchas personas viven con esta enfermedad, sin síntomas. Pero cuando una válvula que se prolapsa permite que la sangre regrese hacia la aurícula, se produce una regurgitación. Una regurgitación, o una válvula mitral con fugas, puede necesitar tratamiento. Por lo demás, lo que el paciente necesita es un mantenimiento de la válvula, como el que se ha propuesto en nuestra receta ortomolecular para el tratamiento del Prolapso de válvula mitral (pulsar para descargar gratis).

Individualidad bioquímica y entorno

Es importante notar también que tanto QR como su hermano RR, padecen de dolores en las articulaciones, así como de compulsiones y obsesiones. El hecho de que RR haya desarrolado acúfenos y QR no, no estaría implicando aquí un error de diagnóstico, pues como hemos expuesto en otra entrega relacionada con el poder curativo de las creencias y el coraje de vivir, y como bien lo señala Galland en su excepcional artículo, la naturaleza congénita de cualquier enfermedad no es un factor que determine su manifestación.

Lo que determina la expresión (manifestación) de un gen, tiene que ver con la individualidad bioquímica y el entorno en el que el individuo se desenvuelve. De la misma manera en que Durlach cree que la expresión del gen del prolapso de válvula mitral genestá determinada por un déficit de los niveles de magnesio en el organismo ([2], pág. 53), nosotros creemos que la expresión del gen de los acúfenos de RR, así como la esquizofrenia de PR, pueden estar determinados por diversos factores ambientales y la individualidad bioquímica de cada uno de ellos. Aunque no podría asegurarlo categóricamente, quiero pensar que PR no tomó tantos antibióticos como lo hizo su hermano RR, o tal vez a éste no le gustan tanto las pastas (gluten) como a PR.

En una de mis últimas consultas, la abuelita de uno de mis pacientes con esquizofrenia, me comentaba qué cómo era posible que a su nieto, el consumo de azúcar (dulces, postres, etc.) pudiera desencadenar en él la consabida escucha de voces, y que no se explicaba cómo era que a ella, siendo su progenitora en segundo grado, nunca le hubiera afectado toda esa azúcar que acostumbra consumir a diario. Tuve que decirle que no son únicamente los genes los que determinan de qué y cuándo nos enfermamos, sino que también influyen la calidad de nuestros nutrientes, el estrés al que nos vemos sometidos a diario, el ambiente en el que nos desenvolvemos y hasta el momento y el lugar en el que decidimos ingerir, esnifar, fumar, inhalar, o inyectarnos una determinada sustancia.

Jacque Fresco“La genética no tiene nada que ver con la avaricia, los negocios, el prejuicio racial. Todos los sistemas operantes en cualquier sociedad son parte de tu educación: los libros que lees, los modelos de conducta que sigues y la gente que admiras [… ]. Los genes no controlan valores” … Jacque Fresco

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 11 de mayo de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  Clinical Symptoms Of Mitral Valve Prolapse Are Related To Hypomagnesemia And Attenuated By Magnesium Supplementation. Barbara Lichodziejewska et al. The American Journal Of Cardiology, Vol. 79, March 15, 1997.
[2] Nutrition and Candidiasis. Leo Galland. Journal Of Orthomolecular Psychiatry, Volume 14, Number 1.
[3] Why Isn’t My Brain Working?: A revolutionary understanding of brain decline and effective strategies to recover your brain’s health. Datis Kharrazian. Elephant Press. 2013
[4] Manic Depression: An Alternative Treatment. Martha Sanbower. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2. No. 3
[5] Tissue Injury Induced By Candida Albicans. Mental and Neurologic Manifestations. C. Orian Truss, M.D.I. Orthomolecular Psychiatry, VOLUME 7, NUMBER 1, 1978, Pp. 17-37
[6] The Bible Cure for Candida and Yeast Infections. Don Colbert, M.D. Siloam A Strang Company
[7] Candida Albicans: The Hidden Infection. James A. Jackson et al. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 14, No. 4
[8] The Yeast Syndrome. John Parks Trowbridge & Morton Walker. Bantam Books. 1986
[9] http://fibroexpert.com/wp-content/uploads/2014/01/chapter7.pdf
[10] Supplement to The Art of Getting Well. Candidiasis: Scourge of Arthritics. Raymond Keith Brown et al. The Roger Wyburn-Mason and Jack M.Blount Foundation for Eradication of Rheumatoid Disease. AKA The Arthritis Trust of America ®. 1994. http://arthritistrust.org/wp-content/uploads/2013/03/Candidiasis-Scourge-of-Arthritics.pdf
[11] Taming the beast within. A New Weapon in the War on Candida. Cash Peters.
[12] https://www.tinnitustalk.com/threads/candida-and-tinnitus-link.2040/
[13] http://forum.wholeapproach.com/topic/ringing-in-ears
[14] http://www.dailystrength.org/c/Panic_Attacks/forum/8712839-my-ears-have-been-ringing
[15] http://www.curezone.org/forums/am.asp?i=1859390
[16] https://www.youtube.com/watch?v=SkCVnkhzK_A
[17] http://www.livestrong.com/article/550347-reflexology-and-candida-tinnitus/
[18] http://foodmatters.tv/articles-1/how-to-overcome-candida-naturally
[19] http://hubpages.com/health/The-5-Stages-Of-Candida-Overgrowth
[20] ¿Pueden las Vitaminas curar el Alcoholismo?. Tratamiento ortomolecular de las Adicciones. Abram Hoffer y Andrew W. Saul. Editorial Sirio. 2009
[21] Metabolic Abnormalities in Patients with Chronic Candidiasis. The Acetaldehyde Hypothesis. C. Orian Truss. Journal Of Orthomolecular Psychiatry, Volume 13, Number 2.