Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


4 comentarios

Junito se fue de su casa escuchando voces y con una mochila llena de incertidumbre

El 1 de febrero de 2019, uno de nuestros pacientes abandonó su hogar de manera voluntaria, probablemente durante la madrugada de ese día tan desafortunado para la familia de este joven de 21 años, vistiendo una playera exactamente igual a la que se muestra en la imagen adjunta (pulse sobre la misma para agrandarla).
Hasta donde sabemos, la casa que habitaba en compañía de su mamá, está enclavada en el suroeste de Houston, Texas, en el condado de Harris. Se cree que ese día vestía pantalones jeans azules y unos tenis de color verde con gris, y que en el interior de la mochila morada con la que partió, llevaba un par de tenis rojos. Hasta el día de hoy no se sabe nada sobre su paradero. Su verdadero nombre es Temistocles Andrés Diaz Alvarado, y de acuerdo con lo que su hermana Bella nos hizo saber, no llevaba dinero ni documentos que pudiesen ayudar a identificarlo, en caso de sufrir un accidente. Lo que llevaba puesto y esa mochila, fue todo lo que tomó para emprender un viaje que nadie sabe a dónde lo conducirá.

Lo que puede usted hacer para ayudar a Junito y su familia

Bella, quien estuvo cuidándolo durante un tiempo antes de que decidiera abandonar su casa, me comentó durante una conversación telefónica, que él había estado mejorando con el tratamiento que hacía unos meses le habíamos recomendado y que constaba, entre otros nutrientes, de zinc, niacina, ácido ascórbico, vitamina D3, cromo, omega 3, L-taurina, L-metionina, glicina e inositol. Evidentemente, las expectativas que teníamos para que su caso se convirtiera en uno de éxito ahora son menores, pues tratándose de un trastorno de la personalidad, a los tratamientos ortomoleculares les toma cuando menos cinco meses producir el efecto deseado.

Pero usted podría hacer que las cosas fueran diferentes para la familia Díaz, difundiendo este mensaje a todos sus contactos, tanto a través de su comentario en este mismo blog, como en las redes sociales a las que pertenece y los grupos a los que está conectado vía WhatsApp. Creo que esta familia le agradecerá infinitamente un gesto tan noble como ese.
Lo que a nosotros nos corresponde como miembros de una comunidad que lucha por restablecer la salud de personas como Junito, es difundir este suceso para que nuestros lectores compartan este mensaje a todos sus contactos, tal y como usted lo hará, en especial si se ha visto en una situación similar.

Hay espejos en donde no quisiéramos mirarnos nunca, porque nos hacen recordar un pasado cargado de incertidumbre, de pesadumbre. Un pasado lleno de vicisitudes que no desearíamos volver a sufrir; pero que viéndolo en retrospectiva, nos toca el corazón como para reunir la empatía que a esta familia le urge recibir de usted en esta situación tan delicada para ellos. Y es que no están pidiendo donaciones ni ningún otro apoyo de índole material, porque lo único que les interesa es encontrar a su ser querido, y cualquier comentario pertinente que deseara usted agregar al final de esta entrega, creemos que podría ayudar a esta familia a conseguir su objetivo.

Lo que no ha dependido de ti como padre de familia, no te debe angustiar

Epicteto nos enseñó que en la vida hay cosas que dependen de nosotros y otras que no: “de nosotros dependen el juicio, el impulso, el deseo, el rechazo y, en una palabra, cuanto es asunto nuestro. Y no dependen de nosotros el cuerpo, la hacienda, la reputación, los cargos y, en una palabra, cuanto no es asunto nuestro.” [1].
El problema que tenemos muchos padres es creer que es nuestra obligación tener el control de todo, incluyendo aquellas cosas que no dependen de uno. Muchos padres suponen también que están obligados a tener la respuesta apropiada en todo momento. La verdad es que más del cincuenta por ciento de las veces, uno no tiene el control de la situación ni las respuestas que desearía tener. Y si como yo, usted ha lidiado alguna vez con la esquizofrenia de un ser querido, creo que estará de acuerdo en que son muy pocas cosas las que uno controla.
Uno puede estar muy atento a los horarios y las dosis en las que nuestro hijo (hija) debe tomar sus suplementos, así como la frecuencia a la que deben ser administrados todos los nutrientes.
Asimismo, es muy posible que como padre solidario, empático y comprensivo que es usted, se abstenga de consumir enfrente de su hijo, lácteos y alimentos repletos de azúcar y gluten. Sobra decir que por ningún motivo usted fomentaría en su hijo la ingesta de alcohol y de productos chatarra, como tampoco permitiría que el o ella fumara marihuana, por muy legal que ésta sea en algunos países. La marihuana, al igual que muchos opiáceos, son los principales desencadenadores de esquizofrenia. Más del 70% de nuestros pacientes con esquizofrenia, que desde luego no es el caso de Junito, han consumido más de una vez algún alucinógeno, y las alucinaciones que llegan a experimentar después de algunos años de haberse abstenido, son ni más ni menos que las secuelas de su antigua adicción.

Asimismo, asumo que si es usted padre o madre de un hijo con algún trastorno de personalidad, procurará guardar las llaves de su casa en un lugar seguro y fuera del alcance de ese(a) muchacho(a) que en ese momento se  está comportando como un niño(a).
Pero si su hijo(a) no le habla como para transmitirle cuáles podrían ser sus intenciones en las próximas horas, semanas o meses, usted no puede saber en qué momento lo(la) va a abandonar. Y el hecho de que ella o él decida hacer algo así, es algo que no depende de usted. Ahora, si en un arranque de ira o de hastío, su hijo(a) le hace saber que está harto(a) de vivir y que estaría mejor sin usted, haría mal en subestimar ese comentario y no ir a la cocina a esconder todos los objetos punzocortantes que pudiera encontrar, así como en no cerrar su casa durante la noche y no poner las llaves de la misma “fuera del alcance de los niños”.

En el caso de Junito por ejemplo, él se aislaba la mayor parte del tiempo, sin hablar ni exteriorizar absolutamente nada. Sobra decir que una persona así es totalmente impredecible. Y si encima de todo este pesar, alguien se atreviera a culpar a la madre de este muchacho por haberle procurado cuidados, sustento, un techo y un tratamiento complementario compuesto de vitaminas, minerales y demás suplementos destinados a proteger a este joven de los medicamentos prescritos por un psiquiatra con licencia para matar, sería por insensatez y por el desconocimiento de todo lo que hay detrás de una psiquiatría de precisión y una terapia inteligente.

Si la psiquiatría no puede curar a un paciente, la culpa será del paciente

En “Plenitud”, el célebre poeta y prosista mexicano Amado Nervo escribió: “De María Antonieta decíase que en todo era graciosa, pero que no bailaba a compás… Dicen que no baila a compás; pero, en este caso, la culpa será del compás“. Y lo que todo mundo pensaba de María Antonieta no difiere mucho de lo que la gente cree a cerca de la psiquiatría tradicional, pues a pesar de que ésta no ha podido curar a un solo paciente con psicotrópicos (los fármacos que acostumbran recetar los psiquiatras), la gente sigue acudiendo a las consultas y consumiendo las drogas que de acuerdo con esos mismos médicos, solo pueden controlar sus síntomas. En un contexto como éste, una “autoridad” médica es a María Antonieta, como cada paciente es al compás.

Probablemente le haya tocado conocer a un “experto” en mecánica automotriz que al no poder arreglar su auto, le haya salido con aquello de que “ya no existen refacciones para este modelo“, o que éste “ya está descontinuado“. Cuando alguien que se autodenomina un experto en determinada materia no puede resolver un problema, tiende a culpar a las otras partes implicadas en el mismo. Pero como ya sería el colmo que un médico culpara a un paciente por no curarse con lo que le ha prescrito, justifica su ineptitud diciéndole que no hay cura para su enfermedad, y que lo único que puede hacer por él/ella, es controlar sus síntomas. En mi opinión, esta aseveración es igual de absurda que culpar al compás, en lugar de a María Antonieta. Y si la psiquiatría no promete curar a alguien, y ese alguien sigue recurriendo a la psiquiatría para controlar sus síntomas, entonces los culpables de este estado de las cosas son él y todos los pacientes que no quieren hacer las cosas de otra manera.

El psiquiatra seguirá cobrando por hacer prácticamente lo mismo una y otra vez, y estará feliz de seguir engañando a sus pacientes. Y aunque parezca increíble, es así como funciona el sistema tradicional de salud mental. Ya lo dijo Einstein: “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo“.
Lo peor de todo es que algunos pacientes, al igual que algunos padres (no digo que todos), están tan acostumbrados a los fármacos que creen que la medicina ortomolecular funciona igual que la alopática, en el sentido de que esperan que a los pocos días de haber iniciado el tratamiento, los síntomas comiencen a ceder.

Las opciones para dejar de hacer siempre lo mismo

Por supuesto que hay nutrientes como el inositol, el GABA y la glicina que pueden ayudan a controlar la ansiedad, por ejemplo; pero habrá otros síntomas que requerirán de más tiempo para desaparecer. Todo está en armarse de paciencia y conceder a la psiquiatría alternativa, al menos el mismo tiempo que se le concedió a la psiquiatría basada en fármacos. Conviene saber que la psiquiatría alternativa de precisión es un tipo de medicina basada en evidencias, que consiste de un programa de inteligencia artificial y un archivo de casos de éxito (herramientas de software), en donde los casos similares a los de nuestros pacientes, son utilizados como referencia para confeccionar y personalizar las recetas de cada uno de ellos. A los padres de hijos que han sido afectados por algún trastorno psicogénico, nos vendría bien no parar de leer y de informarnos mejor acerca de las nuevas alternativas que en plena era del conocimiento han sido ignoradas por ese sistema tradicional de salud mental.

Este sistema es el verdadero culpable de muchas enfermedades iatrogénicas de origen psicótico, producto de los mal llamados efectos secundarios. Ese mismo sistema se empeña en desinformar a los padres de esos muchachos, que no teniendo algo mejor a qué aferrarse, no logran vislumbrar la falsedad escondida debajo de esas pulquérrimas batas blancas.
Y como lo más probable es que usted no sea una persona con tan corta visión como para ignorar el beneficio que una psiquiatría alternativa estaba produciendo en Junito (si lo fuera no me estaría leyendo), lo invito a que comparta este artículo en Facebook, Twitter, Linkedin y demás redes sociales, a fin de que sus contactos hagan llegar esta información a quienes estén en posibilidad de ayudar a un muchacho que no ha tenido la culpa de que ciertos nutrientes estén escaseando en su organismo.

“Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia”… San Francisco de Asís
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 13 de marzo de 2019


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Enquiridión (manual). Epicteto. Anthropos Editorial. 2004


 

Anuncios


Deja un comentario

Medicina alternativa para la impotencia sexual por deficiencias nutricionales

Una química de 45 elementos, una biometría hemática y un reporte del nivel de testorena en suero, fueron los exámenes de laboratorio que un urólogo le solicitó al protagonista del caso de estudio que en breve estaré pormenorizando, a fin de confeccionar su receta. Este paciente de 20 años, a quien llamaré Eduardo para no develar su verdadera identidad, nos ha solicitado ayuda para superar un problema de disfunción eréctil.
Uno de los médicos que visitó antes de consultarnos, le aseguró que todos sus niveles estaban bien y terminó recetándole un gel de testosterona de aplicación tópica.

Ferritina sérica elevada: una posible causa de disfunción eréctil

En la imagen adjunta muestro los resultados de los análisis que Eduardo me envió, unos días antes de que solicitara el servicio que lleva por nombre “Un estudio para tu Caso“.
Si bien el urólogo que atendió anteriormente a Eduardo no le dio la debida importancia a sus elevados niveles de hierro en sangre (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla), nosotros sí lo hicimos y después de la primera consulta, le recomendamos comenzar a tomar nutrientes que fungieran como antagonistas y quelantes del hierro (sustancias que se unen a este mineral para después expulsarlo por la orina y/o las heces). Solo se necesitó saber que 232 es mayor que 193, para identificar la posible causa de su disfunción.

Es por eso que aconsejamos a Eduardo ordenar un examen de ferritina sérica (izquierda), a fin de conocer los niveles de este importante marcador. De haberse confirmado unos niveles altos de ferritina sérica, no importa cuánta testosterona aplicara Eduardo a sus hombros, la disfunción seguiría estando ahí, y tanto ésta como su debilidad general y su pérdida de peso, seguirían acusando una hemocromatosis.
Como veremos en breve, con un diagnóstico de esta índole, sería necesario, además de una quelación más intensa de dicho mineral, una serie de donaciones (no transfusiones) de sangre durante un considerable número de meses.

Los pacientes diagnosticados con hemocromatosis (que no es el caso de Eduardo, ya que se practicó el examen y su ferritina resultó normal) deben realizar al principio de su tratamiento, donaciones o flebotomías semanales para normalizar sus niveles férricos, dependiendo de qué tan grande sea la sobrecarga de hierro. En estas circunstancias, cabe la posibilidad de que el tratamiento tenga que continuarse con esa periodicidad hasta por dos años, o incluso más.

Podría darse el caso también de que un paciente continuara absorbiendo hierro de manera excesiva y que requiriera de donaciones ocasionales (terapia de mantenimiento). En el peor de los casos, esto redundaría en una flebotomía cada 3 o 4 meses por tiempo indefinido.
Sin embargo, llegado el caso, una supervisión continua de la ferritina sérica y la saturación de transferrina, permitiría valorar la necesidad de realizar donaciones más o menos frecuentes.
En general, se recomienda vigilar que la saturación de transferrina se mantenga por debajo del 50% y la ferritina sérica por debajo de 50 µg/l [1]. Para mayor información, pulse sobre la gráfica que aparece a su derecha.

En búsqueda de la etiología de la disfunción

En nuestra publicación del 11 de octure del 2016, “Disfunción eréctil: dos remedios naturales y una receta para potenciar la libido“, analicé dos maneras de determinar la etiología (las causas) de una disfunción sexual masculina, mismas que dependiendo de su origen, podían ser de tipo psicológico o fisiológico. De acuerdo con los criterios establecidos ahí, el problema de Eduardo corresponde a un trastorno de origen fisiológico, según lo constatamos durante su primera consulta, y es por ello que realicé un análisis más profundo de sus pruebas de laboratorio.

Aparte de la hipersideremia (niveles moderadamente elevados de hierro sérico [2] sin llegar a la hemocromatosis), en la química sanguínea de Eduardo no se observan marcadores que reflejen una posible causa de su impotencia sexual, ya que el nivel elevado de albúmina por ejemplo, podría deberse a una simple deshidratación. Tampoco los valores correspondientes a las globulinas deberían ser motivo de preocupación, pues aunque han sido identificados como bajos, no se consideran críticos [3] (véase también la primera imagen del presente informe). Análogamente, en la biometría hemática mostrada a la izquierda, a ninguno de los marcadores que ahí aparecen podría acusársele de la insensibilidad que experimenta Eduardo en la base de su pene (según lo manifestó él mismo en el cuestionario que tuvo a bien contestar), porque de acuerdo con Giray y otros [4], para que hubiera existido  una correlación entre la  disfunción eréctil y el conteo de eosinófilos, el volumen plaquetario medio y las plaquetas, era necesario que esos tres valores resultaran altos. El conteo elevado tanto de eosinófilos como de basófilos es muy probable que se deba a la rinitis alérgica referida en el citado cuestionario (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla). En el caso de los hombres, el valor de los hematíes (mejor conocidos como eritrocitos o glóbulos rojos) suele estar entre los 4.5 y los 6 millones por microlitro de sangre  [5], por lo que restaremos importancia al hecho de que hayan sido considerados bajos, por haber alcanzado los  4.67 millones/microlitro.

Por otra parte, tampoco creemos que el nivel de basófilos sea anormal, ya que el nivel superior aceptable para los adultos, suele ser de unos 200/microlitro [6]. Lo interesante del análisis de la biometría recién mostrada, es que estaba “pidiendo a gritos” que le recetáramos a Eduardo vitamina B12, junto con ácido fólico (folato), pues un nivel alto en su hemoglobina corpuscular media (HCM) estaba implicando un déficit en ambos nutrientes.

Descubriendo más deficiencias nutricionales con Arrowsmith

Cuando los exámenes de laboratorio no bastan para confeccionar una receta, nuestra herramienta de minería de texto (Arrowsmith) suele ser una buena opción. Y aunque hasta este momento ya hemos establecido lo importante que será la administración de vitamina B12, ácido fólico, quelantes y antagonistas del hierro, todavía queda por definir los nutrientes que más beneficiarán a Eduardo y su pareja.
A continuación describo cómo a través de un cierto número de palabras clave llamadas términos B, podemos descubrir con la ayuda de Arrowsmith, relaciones interesantes entre las literaturas A y C, que en este caso particular corresponden a los vocablos disfunción eréctil y vitamina, respectivamente. Como se aprecia en las capturas de pantalla adjuntas, las búsquedas se restringieron a los títulos relacionados con los efectos que ejercen  las vitaminas en los hombres. De entre los 285 términos B que este programa de minería de texto  consideró relevantes, el primero que llamó mi atención fue el de hiperhomocisteinemia, que es el nombre que se le da al trastorno caracterizado por un superávit de homocisteína. Independientemente de que la etiología de la disfunción sea una hiperhomocisteinemia y de que nuestro paciente la esté padeciendo o no, el modelo de Swanson aplicado a la imagen que sigue, versaría así:

“Si es un hecho que suplementos diarios de las vitaminas  B12, B6 y ácido fólico, corrigen una hiperhomocisteinemia, y por otro lado se sabe que ésta es un factor de riesgo para el desarrollo de una disfunción eréctil, entonces esos suplementos tienen mucho potencial para restablecer la función eréctil” (pulse sobre las dos capturas de pantalla adjuntas para comprender mejor el por qué de dicha aseveración).
Este hallazgo aunado a lo que decíamos en párrafos anteriores, a propósito de los antagonistas  del hierro y de lo que implica un nivel elevado de la hemoglobina corpuscular media en las concentraciones de  ácido fólico y vitamina B12, son argumentos suficientes para incluir tanto a la vitamina B12 como al folato, en la receta inteligente que terminará cambiándole la vida a Eduardo. Los más escépticos podrían pensar que lo más atinado en este caso sería ordenar un examen para verificar los niveles de homocisteína, ácido fólico y vitamina B12 de nuestro querido amigo. Y a pesar de que efectivamente esa sería una buena idea, yo de todas maneras recomendaría estos dos nutrientes, por ser antagonistas del hierro. En realidad, el antagonista aquí es la vitamina B12 pero cualquier naturópata sabe que administrar B12 sin folato, es tanto como querer ver una película de Stan Laurel sin Oliver Hardy.

La vitamina D3: además de antagonista del hierro, un gran restablecedor de la función eréctil

Canguven y otros (izquierda) han demostrado que un tratamiento con vitamina D mejora los niveles de testosterona, el síndrome metabólico y la función eréctil en hombres de mediana edad (pulse sobre la captura de pantalla adjunta para agrandarla). Y si eso ha logrado la vitamina D con hombres de mediana edad, imagínese lo que podrá logar en varones con apenas 20 primaveras encima.
Y nuevamente, aunque me queda claro que Eduardo no ha sido diagnosticado con osteoporosis, el hecho de que esté teniendo problemas de erección y de sensibilidad en el pene, podría estar correlacionado no solo con una deficiencia de vitamina D, sino con una de calcio también, según se infiere de los resultados que nuestra herramienta de minería de texto arrojó, después de haberle solicitado los títulos vinculados vía el término B “osteoporosis” (pulse sobre la captura de pantalla que aparece a su derecha para agrandarla).
El criterio de Swanson para la relación entre la disfunción eréctil y la literatura correspondiente a los títulos que contienen la palabra clave vitamin, esta vez establecería que “si está demostrado que la vitamina D y el calcio están bien indicados en casos de osteoporosis, y sucede que ésta suele ser un común denominador en pacientes con disfunción eréctil, eso significa que la función eréctil de esos pacientes podría mejorar también con vitamna D y calcio“.

Hay más términos de la lista B que al vincular la disfunción eréctil con la literatura C (vitamina AND hombres), nos permiten extraer conclusiones similares a las que presenté anteriormente, y que revelan lo correlacionada que está la vitamina D con las cormobilidades de la disfunción eréctil (trastornos que suelen desarrollarse junto con ella). Tal es el caso de los términos nivel de testorena (derecha)factor de riesgo cardiovascularhígado graso no alcohólico, tracto urinario inferior y vejiga hiperactiva. En todos los artículos que desplegó Arrowsmith después de haber seleccionado cada uno de esos términos, hay invariablemente un título que hace referencia a los beneficios que la vitamina D produce en los pacientes que han desarrollado algunas de dichas cormobilidades.

Como veremos, hay otras vitaminas que hemos agregado a la receta, por estar también correlacionadas con esas mismas enfermedades u otras cormobilidades.

El papel de las vitaminas C y E en la impotencia sexual masculina

Una reciente revisión sobre la disfunción eréctil y la disfunción endotelial sugiere la existencia de una relación íntima entre ambas, así como también una relación entre las dos y la enfermedad cardiovascular” [7]. Así lo declararon Watts y otros en su interesante trabajo; pero en lo que se refiere al nuestro, los hallazgos de estos notables hombres de ciencia han resultado de gran valía a la hora de seleccionar el siguiente término interesante de la lista B, es decir, la función endotelial. Saenz de Tejada, Burnett y otros han señalado que “la disfunción endotelial también se traduce en un deterioro de la capacidad de mantener la erección del pene” [8]-[9]. Para no quedarnos atrás, quisimos descubrir correlaciones entre la función endotelial y las vitaminas que podrían beneficiar a Eduardo, y lo que encontramos fue que “la vitamina C mejora la función endotelial, y si la función eréctil depende del buen funcionaminto del endotelio, cabría esperar que la vitamina C contribuya al alivio de la disfunción eréctil” (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).
Mediante un análisis muy similar, se puede justificar el uso de las vitaminas C y E en el tratamiento de la disfunción eréctil, seleccionando ahora de la lista de términos B, la entrada enfermedad coronaria.
De la captura de pantalla mostrada a su derecha, se infiere que “habiéndose comprobado que las vitaminas C y E mejoran la calidad de vida de los pacientes con enfermedad coronaria, y que la disfunción eréctil es un factor de riesgo para el desarrollo de esa enfermedad, cabría esperar que los pacientes con disfunción eréctil mejoraran también con la administración de ambas vitaminas“.

Receta para la impotencia sexual masculina

Un análisis de datos y una minería de texto similares a las que describí para el caso de las vitaminas, se efectuó con Arrowsmith para agregar a la receta inteligente, algunos suplementos más que facilitarán la generación y la llegada de óxico nítrico al pene. Las plantas medicinales y los aminoácidos que encontré más prometedores fueron: fenogreco, semilla de uva, arginina y L-citrulina.

 

En resumen, los suplementos que más van a beneficiar a Eduardo son: ácido fólico, vitamina B12, calcio, magnesio (el calcio debe ir siempre acompañado de magnesio), vitaminas C, D3, E y K2 (cuando se trata de megadosis de D3, las vitaminas D3 y K2 son como “El Gordo y El Flaco”); así como las microdosis de las plantas medicinales mencionadas en el párrafo anterior y el par de aminoácidos recién citados. Las dosis y los modos de administración se encuentran especificadas en la receta que aparece al margen de este contenido, para que Eduardo o cualquier otra persona la pueda descargar.
Si usted no es Eduardo, le recordamos que el costo de la descarga le incluye una consulta que le permitirá aclarar sus dudas y personalizar el tratamiento que aquí se ha descrito.
A continuación dedico unas líneas al protagonista de este caso de estudio, que sin duda cuenta con todo lo necesario para convertirse en un caso más de éxito.

Carta a Eduardo

Contar con todo lo necesario para recuperar tu salud, mi querido Eduardo, tiene que ver más con tu carácter y tu determinación, que con cualquier otra cosa. La adversidad es una oportunidad que el destino nos brinda para crecer espiritualmente, y es la mejor maestra de vida que tenemos. Por más inteligente que sea la receta que hemos elaborado especialmente para ti, el éxito de tu tratamiento depende de lo que tu elijas hacer con ella. Te doy tres ejemplos para explicarme mejor. Tienes la libertad de elegir entre pensar que no hay otro remedio que someterte a una cirugía, porque así lo dispuso un CuasiDios de bata blanca; creerle a un hijo de vecino que te ha dicho que la medicina natural no sirve para nada; o tener la convicción (la firme creencia) de que te vas a curar con la receta inteligente que hemos diseñado para ti. Parecería que lo mejor es que elijas aquello que tenga más sentido para ti.

Tu has sido el protagonista de este caso de estudio; pero creo que vas a tener que ser tú también el protagonista de tu curación. ¿Y cómo voy a hacer eso?, te estarás preguntando. Bueno, puedes comenzar por aprovechar todo ese hierro que corre por tus venas para que con voluntad férrea, puedas desafiar al destino, sacando el carácter para averiguar de qué estás hecho y hasta dónde puedes llegar con lo que tienes. Es cierto que todavía no tienes la salud que quisieras; pero si haces una lista de lo que sí tienes, tal vez puedas demostrarle al mundo lo que eres capaz de hacer con todo eso. Hasta donde yo sé, tienes estudios, trabajo, juventud, un lugar dónde dormir, un equipo de especialistas a tu disposición, en fin, completa tu lista y en la consulta me dices si eso no basta para doblegar al infortunio. Como dijo el gran estadista estadounidense Theodore Roosevelt (derecha): “haz lo que puedas, con lo que tienes, estés donde estés”.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 22 de enero de 2019


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Página ofical de la Haemochromatosis UK.
[2] https://www.tuotromedico.com/parametros/hierro-en-sangre-alto.htm
[3] https://www.tuotromedico.com/parametros/albumina-en-sangre-normal.htm
[4] https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5989866
[5] https://www.hematies.net/motivos-los-tenemos-hematies-bajos/
[6] https://www.basofilos.org/significa-basofilos-elevados/
[7] Watts G, Chew KK, Stuckey BGA. The erectileendothelial dysfunction nexus: New opportunities for cardiovascular risk prevention. Nat Clin Pract Cardiovasc Med 2007;4:263–73
[8] Saenz de Tejada I, Angulo J, Cellek S, Gonzalez- Cadavid N, Heaton J, Pickard R, Simonsen U. Physiology of erectile function. J Sex Med 2004;1:254–65.
[9] Burnett AL. Nitric oxide in the penis: Physiology and pathology. J Urol 1997;157:320–4.


Deja un comentario

MicroMédix abrirá consultorio de medicina alternativa en Argentina

Argentina se ha unido ya a la cadena de consultorios MicroMédix, y en próximas fechas nuestro primer consultorio en ese país, abrirá sus puertas para ofrecer consultas presenciales. Desde el pasado 9 de noviembre de 2018, la Fundación MicroMédix dio el primer paso para transferir su tecnología a una de nuestras más queridas pacientes.
Marta Danny Kaenel, cuyo caso se convirtió en uno de éxito después de habernos solicitado “Un Estudio para tu Caso“, será la directora general de este nuevo módulo de atención.

Ella se encuentra actualmente en la fase de capacitación, aproximadamente a la mitad de un programa de entrenamiento que comprende entre otras dinámicas, el estudio de casos reales de pacientes que ella misma está atendiendo, y que le permiten reafirmar conocimientos y proponer soluciones que sus instructores deben aprobar, antes de ser puestas en práctica. Su entusiasmo y dedicación a esta iniciativa son tales, que su consultorio va a representar un hito importante en la manera en que se practica la medicina alternativa en Argentina.

Y es que la medicina alternativa de precisión, las terapias inteligentes y la tecnología que hay detrás del modelo de servicio de la Fundación MicroMédix, están marcando la diferencia entre lo que cualquier naturópata promedio está ofreciendo hoy a sus pacientes, y lo que se puede conseguir con una transferencia de tecnología basada en un convenio de uso de marca. En una videoconferencia de 20 minutos, les explicamos a los interesados en montar su propio consultorio, lo que implica combinar las técnicas de la inteligencia artificial con las de la medicina ortomolecular y la fitoterapia.

Con la transferencia de tecnología y el conocimiento que tendrás sobre el sistema que hemos creado en la Fundación MicroMédix, estarás en posibilidad de curar a tu pacientes con recetas completamente personalizadas. La propuesta completa de este nuevo enfoque de atención sanitaria, la dimos a conocer en nuestra publicación del 18 de octubre de 2018: “Medicina alternativa de precisión para poner tu propio consultorio“.

Transferencia de tecnología como alternativa a la educación formal y el subempleo 

Las franquicias, al igual que la transferencia de tecnología que a menudo traen consigo los convenios de uso de marca, son estrategias que pueden convertirse en alternativas a la educación formal. Hay gente que al no poder permitirse estudiar una carrera técnica o universitaria, opta por un oficio que si bien no corresponde a un nivel de estudios académicos, puede ser digno de ser considerado una fuente de ingresos muy razonable. Las antiguas generaciones consideraban a quien optaba por la carpintería, la plomería, la herrería o algún otro oficio parecido, como alguien sin mucho porvenir.

Hoy en día esa situación ha cambiado drásticamente, como lo han hecho también las profesiones y los puestos de trabajo. Y si no pregúntele a cualquier jugador de fútbol profesional, a cuánto asciende su ingreso mensual. Aunque ahora ya existen escuelas de fútbol, en los 60´s y principios de los 70´s, si eras un apasionado de este deporte y lo practicabas literalmente hasta el cansancio, podías ganar lo suficiente como para mantener a una familia de mediano tamaño. En la actualidad hay jugadores que podrían estar ganando más que el presidente de su país.

¿Pero qué haces si tus padres no te enseñaron un oficio, estás desempleado, o si al intentar ingresar a la universidad, la explosión demográfica y el destino te niegan esa oportunidad? De un tiempo para acá, en México a los jóvenes desligados de toda actividad productiva se les comenzó a llamar “ninis“, porque ni trabajan ni estudian. Ante una situación tan alarmante como ésta, uno debe tomar cartas en el asunto, fomentando el autoempleo y reinventando los sistemas de enseñanza para formar recursos humanos especializados en disciplinas que están siendo demandadas por el sector empresarial e industrial; pero que el sector educativo no es capaz de ofrecer. Tal es el caso de la nutrición ortomolecular y la informática biomédica.

Más allá de acabar con la farmacodependencia y las enfermedades crónicas, la visión que tenemos los que laboramos en la Fundación MicroMédix es holística, porque anhelamos proporcionar bienestar no solo en lo que concierne a la salud, sino también en los ámbitos educacional y ocupacional. Una sociedad no puede estar sana si carece de educación y fuentes de trabajo. De ahí que nuestra propuesta esté siendo bien acogida por algunos hermanos hispanos con problemas similares a los nuestros.

Por otro lado, aun habiendo sido aceptado en una escuela y contando con suficientes recursos para terminar una carrera técnica o profesional, la calidad de la educación a la que un joven puede aspirar dentro del actual sistema de educación formal, deja mucho que desear. “Las escuelas de hoy matan la creatividad”, dice Sir Ken Robinson (izquierda).
Para no repetir lo que ha dicho a este respecto este reconocido experto en asuntos relacionados con la creatividad y la innovación de la enseñanza en el mundo, lo invito a que vea y escuche lo que ha señalado en una de sus más amenas y populares conferencias.
No estoy diciendo que las escuelas no sirvan para nada o que los jóvenes deban olvidarse de los programas académicos tradicionales, sino más bien creo que no todas las personas nacieron para titularse como ingenieros, médicos, licenciados, arquitectos, etc. Y algo similar ocurre con las carreras técnicas que también requieren de cierta asiduidad de parte del alumnado (y ciertamente, también del profesorado).
Para estar en consonancia con Sir Ken Robinson, creo que vale mucho la pena considerar una segunda alternativa al sistema de educación formal, consistente en una capacitación que permite poner manos a la obra de manera inmediata, dentro de un entorno ya no puramente académico, sino laboral.

El contacto con los problemas reales, el manejo de herramientas y la necesidad de proponer soluciones a esos problemas, hacen del educando una persona más responsable, de gran valía para su comunidad y que puede al mismo tiempo ir recuperando lo que está invirtiendo en su formación.
Marta, la propietaria del primer consultorio de medicina alternativa de precisión en Argentina, podría ya estar recuperando su inversión, por concepto de las recetas que ha entregado a sus pacientes, como resultado de las consultas que hasta este momento le han solicitado aquellos.

Esto es algo que los emprendedores denominan estrategia de “ganar-ganar“, que yo más bien llamaría la tirada del “todos ganan” (como en la pirinola), porque no estamos hablando únicamente en términos monetarios, sino también de la salud de los pacientes: ganan éstos, gana el educando por sus consultas presenciales y gana la Fundación MicroMédix por estar transfiriendo una tecnología propia y única en su género. Nótese que la ganancia final no solo redunda en la salud de un paciente, sino en la de muchos de ellos, es decir, se trata de un beneficio colectivo, de un proyecto de beneficio comunitario.

Oficios vs. transferencia de tecnología

Típicamente, un oficio se transfiere de una generación a otra, cuando el aprendiz recibe las enseñanzas de un tutor de manera informal, llegando muchas veces a constituirse más que en una técnica, en un arte. Aunque la alfarería por ejemplo requiere de cierta técnica, llega a ser un arte cuando el aprendiz imprime en cada una de las piezas que produce, lo que vendría a ser su toque personal. Es por eso que a la gama de productos elaborados por quienes practican un oficio se les acostumbra llamar artesanías.

En esencia, la transferencia de tecnología no difiere mucho de la forma en la que un tutor le enseña a su aprendiz el oficio que conoce a la perfección, puesto que en ambos casos lo que se transmite es una serie de conocimientos acumulados a los largo de los años, o sea, la experiencia y el dominio de una especialidad. Es lo que los vecinos del norte llaman el “know how”, que literalmente quiere decir “saber cómo hacer las cosas”. ¿Y de qué cosas estamos hablando aquí?… De recetas inteligentes y de tratamientos específicos para cada persona.
De la misma manera en la que un sastre confecciona un traje a la medida de uno de sus clientes, el técnico en informática biomédica puede confeccionar una receta acorde con la individualidad bioquímica de un paciente. Y de la misma manera en que una vez terminada su etapa de adiestramiento, un aprendiz de sastre puede adquirir una franquicia para confeccionar prendas de vestir sobre pedido, un técnico en informática biomédica puede poner su consultorio, empleando la tecnología que la Fundación MicroMédix está utilizando para confeccionar recetas: la medicina alternativa de precisión. Porque al igual que el sastre aprendió a reconocer lo que realmente funciona  en su oficio, con los años, la Fundación MicroMédix ha aprendido también a identificar el tratamiento que le funciona a un paciente en particular. Si las pendras del sastre llegaran a ser muy apreciadas, este buen hombre pronto se convertiría en un famoso diseñador de modas, y es entonces cuando aprovecharía la oportunidad para crear su propia marca.

La importancia de usar la misma marca, la misma imagen y la misma tecnología

Después de confeccionar las recetas correspondientes a una cantidad muy respetable de casos de éxito, la Fundación MicroMédix consideró que era el momento apropiado para transferir su tecnología. Para ello, está proponiendo que sus concesionarios usen la misma marca, el mismo logotipo y los mismos colores en su papelería, en sus muebles e inmuebles; así como que todos ellos apliquen también los mismos procedimientos para generar sus recetas. Procediendo de esta manera, cada uno de los concesionarios tendrá un sello distintivo y un sistema que contrastan con lo que suelen tener, aquellos consultorios que no cuentan con un laboratorio de datos basado en el aprendizaje automático, la nutrición ortomolecular y la fitoterapia.

En el caso de nuestro consultorio en Argentina por ejemplo, las tarjetas de presentación de la Lic. Kaenel, además de sus datos de contacto,  llevan impreso tanto el logotipo de los consultorios MicroMédix, como el diseño gráfico de la imagen que ahora comparte el consultorio de nuestra entrañable amiga. Y aunque oficialmente todavía no ha abierto sus puertas al público, me place comunicar que ahora Argentina ya cuenta con un módulo de atención para surtir pedidos de microdosis y suplementos, tal y como lo estamos haciendo nosotros en México.
Si bien las dimensiones, la estructura de los inmuebles y la distribución de los muebles podrían ser diferentes en cada consultorio, es imprescindible que su decoración lleve implícito el diseño de la imagen anteriormente expuesta. La idea es que cualquier persona que llegue a visitar un consultorio MicroMédix, identifque de inmediato que se encuentra en uno de ellos, y no en el consultorio del “Dr. Siteconsulté Nimeacuerdo”, ¿me explico? Así por ejemplo, una vez conociendo la tecnología propia de un consultorio MIcroMédix, el concesionario podría disponer los muebles de su sala de espera como se muestra en la imagen de la derecha; pero si la decoración de las paredes de ésta no integrara los colores que nos distinguen de nuestros competidores, muy probablemente no estaríamos consiguiendo el impacto deseado.

En la imagen adjunta se presentan cuatro opciones para decorar las paredes de un consultorio MicroMédix. Aunque no es imprescindible que el decorado tenga un diseño curvilíneo como el que se ha mostrado aquí, convendría conservar la idea de la verticalidad y combinar dos o tres de estos diseños, empleando uno de ellos en una pared y otro en otra, por ejemplo. Para conseguir el efecto deseado y simplificar el trabajo, se sugiere emplear tapiz en vez de pintura, pues creemos que su aplicación aparte de ser más limpia, podría resultar más económica. Todo está en solicitar tres cotizaciones y seleccionar aquella que vaya más acorde con el presupuesto.

Para hacer cosas extraordinarias no requieres ser un experto, sino un sistema que te diga cómo proceder

Para poner tu consultorio no es requisito que seas un experto en medicina ortomolecular, inteligencia artificial o fitoterapia. Nuestro programa de capacitación está pensado para que personas con conocimientos mínimos de computación y cierta destreza para navegar en Internet, puedan aprender a instalar programas que les permitirán generar recetas y hacer diagnósticos médicos, a partir de los datos proporcionados por sus pacientes. Capturar datos y saber cómo interpretar los resultados entregados por una computadora, es todo lo que necesitarás para comenzar a trabajar en un consultorio de tu propiedad, desempeñándote como técnico en informática biomédica.

Educación en línea y autoempleo: el primer paso para echar a andar tu consultorio

Y si tu eres una persona con mucha determinación, creo que al igual que Marta, no tendrás problemas para entender cómo se elaboran las microdosis de plantas medicinales y de medicamentos alopáticos, como seguramente tampoco los tendrás para asimilar los principios de la medicina ortomolecular que posteriormente aplicarás en tu práctica clínica.

Porque si algo vas a aprender en nuestros cursos, es que hoy en día un científico de datos ya es capaz de resolver casos y producir diagnósticos, basándose en lo que dictaminaron un grupo de médicos en el pasado. Una vez que descubras los secretos de la informática biomédica, podrás extraer y aplicar a tu caso particular, el conocimiento implícito en los casos anteriormente resueltos por un gran número de naturópatas. Con un sistema que ha sido diseñado para producir resultados predecibles y consistentes, tendrás a tu disposición un modelo de servicio que tus competidores no podrán igualar, por estar haciendo las cosas que aprendieron en esas escuelas que acabaron con su creatividad.

Nuestro actual sistema educativo agota sistemáticamente la creatividad de los niños. La mayoría de los estudiantes nunca llegan a explorar todas sus capacidades e intereses”… Sir Ken Robinson.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 15 de enero de 2019


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar



4 comentarios

Medicina alternativa de precisión para poner tu propio consultorio

La medicina alternativa de precisión es la tecnología que hemos desarrollado para que ahora tú pongas en marcha tu propio consultorio, o para que transformes el que ya tienes en uno nuevo, empleando el mismo modelo de servicio de la Fundación MicroMédix.
No se trata de una franquicia, sino de una transferencia de tecnología que te permitirá conocer todo el teje y maneje de una medicina alternativa muy particular, en la que tuvimos que combinar las técnicas de la inteligencia artificial con las de la medicina ortomolecular y la fitoterapia, para ofrecer tratamientos más limpios (libres de efectos secundarios) y totalmente personalizados.

El modelo de servicio

Integrarte a la cadena de consultorios MicroMédix te permitirá desarrollar nuevas habilidades y encontrar en el autoempleo, un proyecto de vida más próspero. El que otras personas hagan lo mismo que tú con la misma imagen y eficiencia, es un concepto que ha funcionado muy bien en el mundo empresarial y no tiene por qué no ser así en el ámbito de la salud. A diferencia de las franquicias, el modelo de servicio que aquí te estamos proponiendo no implica el pago indefinido de regalías por el derecho de utilizar una imagen y una marca de prestigio nacional o internacional (puedes estar en cualquier país y poner tu consultorio sin estar obligado a nada).

El escenario: el protagonista (tú), la competencia y otros actores

Los psiquiatras todavía tienen trabajo porque sus pacientes no conocen una mejor alternativa que los medicamentos cargados de efectos secundarios (un psiquiatra ya ni siquiera escucha los problemas de sus pacientes). Pero con las tecnologías que estamos usando actualmente, todo parece indicar que estos singulares personajes podrían quedarse sin clientes, por la sencilla razón de que sus recetas son genéricas y cada vez son menos los pacientes que toleran sus efectos secundarios. Y a pesar de las grandes sumas de dinero que los laboratorios farmacéuticos destinan a sus campañas mercadotécnicas, los consumidores de hoy están decantándose por tratamientos más limpios.

Lo que ha detenido el avance de la medicina alternativa, aparte de la insistente campaña de nuestros detractores en contra de todo lo natural, es que la mayoría de los investigadores en ciencias biomédicas, conocen muy poco o casi nada de inteligencia artificial. Pero los científicos de datos y los ingenieros en informática biomédica que ya estamos trabajando en las aplicaciones interdisciplinarias de la minería de datos y de texto, hemos explotado el aprendizaje de máquina para mejorar nuestros diagnósticos y personalizar nuestros tratamientos, con una precisión que los psiquiatras no podrán igualar jamás con su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, razón de más para que tu nuevo consultorio sea todo un éxito.

Y ya que has encontrado un medio para autoemplearte y ganarte la vida desempeñándote como técnico en informática biomédica, conviene que sepas que tu consultorio funcionaría de una manera muy parecida a como lo hace una franquicia, empleando los métodos que ya hemos comprobado funcionan a la perfección.
Pero para replicar las características de cada consultorio como si éste fuera una franquicia, es indispensable apoyarse en una medicina alternativa de precisión que simplifique al máximo y normalice los procedimientos (no los tratamientos) en cada una de las unidades de consulta.

Asimismo, la normalización de los procedimientos requiere de una estrategia para organizarse y ponerse de acuerdo con la imagen que se ha de proyectar. Esa estrategia fue la que adoptaron algunos pequeños comerciantes cuando se dieron cuenta que no crecían mientras operaban con lo que emanaba de su libre albedrío. Nombres como “La Tuerca de Oro”, “El Rincón de los Sabores” o “La Farmacia de la Esquina”, difícilmente tenían éxito si cada propietario actuaba por separado y abría su “changarro” como Dios le había dado a entender.

Pero con un nombre más apropiado, una imagen más atractiva y un grupo de pequeños emprendedores organizados a través de un convenio de uso de marca, su situación mejoró radicalmente. Y si no pregúntale a los dueños de las FarmaPronto qué fue lo que hicieron para transformar sus modestos e impopulares establecimientos, en una reconocida cadena de farmacias mexicanas. Algo similar ocurrió con las tiendas Oxxo y algo muy parecido sucederá también con tu consultorio Micromédix (sin duda, el antiguo propietario de la  “Farmacia de la Esquina”, puede ser que haya abierto ya otras tres FarmaPronto).

Casos de estudio que ilustran cómo se confeccionan las recetas en el consultorio

En el ensayo que publiqué con fecha 19 de septiembre de 2018 y que lleva por título “Psiquiatría de precisión: aprendizaje automático para personalizar tu tratamiento“, prometí complementar lo que escribí ahí con al menos un caso real que mostrara cómo estamos personalizando actualmente nuestras recetas.
En el presente ensayo la idea es dejar bien claro que la herramienta de minería de datos debe usarse como apoyo en la confección final de una receta, pues puede ser que aunque existieran casos de éxito muy parecidos a los del paciente en turno, todavía quedara por ahí algún síntoma que pudiera no ceder con el tratamiento sugerido por la máquina. Esto viene a colación para desmentir a los escépticos que pensaron que un consultorio concebido de esta manera, propiciaría una confianza ciega en la recomendación de una máquina.

Hecha esta aclaración, quisiera insistir en que lo que estamos ofreciendo no son franquicias. Además de la exención del pago de regalías, nuestro modelo de servicio no estandariza los tratamientos, sino los procedimientos, y hay que ser muy cuidadosos al interpretar los conceptos. Cada consultorio estará empleando efectivamente el mismo procedimiento (la medicina alternativa de precisión); pero generando un producto diferente (una receta personalizada). Como yo lo veo, eso no es un franquicia ni un sistema de producción en serie, sino más bien una plataforma para la confección rápida de productos diferenciados.

Emilio y sus acúfenos: complementando la inteligencia de la máquina con capital humano capacitado

Un aspecto clave del aprendizaje de máquina es el que se refiere al dominio del campo de estudio, que es en esencia el conocimiento que posee el capital humano sobre un tema (pulsa sobre el mapa mental adjunto y localiza la leyenda “comprender los datos”). Para interpretar correctamente el significado de los grupos de casos desplegados por la computadora, el consejero a cargo del consultorio tendrá que comprender bien los principios de la medicina ortomolecular, tanto para homologar las recetas como para optimizar los tratamientos (la  homologación de recetas la explico con detalle en “Medicina alternativa de precisión: inteligencia artificial para curar hasta un cáncer“).

En el caso de Emilio por ejemplo, una vez que obtuve los datos de los suplementos y las dosis terapéuticas (ortomoleculares) de su receta, tuve que optimizarla con melatonina, cisteína y Coenzima Q10, porque los acúfenos era un síntoma que estaba presente únicamente en cuatro instancias del archivo de casos de éxito; pero que según el algoritmo de aprendizaje empleado (ver curso), no eran suficientemente similares a los de Emilio (los métodos para encontrar la similitud entre pacientes los especifiqué en “Psiquiatría de precisión: aprendizaje automático para personalizar tu tratamiento“).

La receta que generó la máquina después de experimentar con los datos de Emilio y no con Emilio (que es como lo haría un psiquiatra), aparece en la captura de pantalla adjunta (pulsa sobre la misma para agrandarla). Es curioso como la máquina ha recomendado aquí una receta que combina niacina con niacinamida. No teniendo un consultorio con un laboratorio virtual como el que aquí estoy presentando, a mí la verdad nunca se me hubiera ocurrido recomendar un tratamiento con ambos nutrientes, porque no es algo muy común entre los referentes de la medicina ortomolecular. Sin embargo, no hay manual o texto de medicina alternativa que diga que eso no se pueda hacer.

Y es aquí donde se produce la gran sinergia entre la inteligencia artificial de una máquina y el capital humano. De hecho, esa mezcla ha estado dando excelentes resultados, porque evita los efectos secundarios de ambos tipos de vitamina B3. ¿No te parece increíble lo que uno puede descubrir con la instrumentación apropiada? Observa también las similitudes que encontró la máquina entre los síntomas de Emilio y los casos que ésta agrupó en el cluster#9 (puedes pulsar sobre la imagen que sigue para ver los detalles).

Aunque la edad no es exactamente la misma en ambos vectores de atributos, tanto  el sexo, el diagnóstico, la escucha de voces, la angustia, la ansiedad, la depresión, los miedos y la confusión, son todos ellos atributos que coincidieron en ambas listas (S=síntoma presente). Hay otros síntomas más en donde hubo coincidencias negativas (N=síntoma ausente) y solo cinco en los que ambos vectores difirieron. ¿Y cómo supimos que la máquina clasificó a Emilio como miembro del grupo #9?
Ella nos los hizo saber mediante una visualización de datos (véase el inciso 4.5 del curso “Solución de Problemas Multidisciplinarios con Minería de Datos“.

El caso de Julia: la importancia de prevenir trastornos de personalidad en la adolescencia

Los síntomas de Julia no han mejorado como quisiéramos, debido a que sigue presentando comportamientos hasta cierto punto anormales, según nos informó su señor padre durante nuestra última consulta.
La primera vez que di a conocer este caso fue cuando publiqué el ensayo “Identificando el fenotipo de la esquizofrenia: un paso más hacia la curación“.
Si nos has estado siguiendo desde entonces, es posible que te hayas dado cuenta que Gustavo, el padre de Julia, es con quien he estado haciendo equipo para poder resolver este caso que a ambos nos mantiene preocupados.

Y aunque ella por el momento solo manifiesta fobias, irritabilidad, cierto aislamiento social y algunos malestares propios de un síndrome premenstrual, nuestra preocupación radica en que existen antecedentes de trastorno bipolar y depresión en dos parientes cercanos a la familia.
Y atención aquí querido lector: si tienes familiares que hayan padecido o estén padeciendo de algún trastorno psicogénico, es importante que le des la debida importancia a aquello de que “más vale prevenir que lamentar“. Hablo en serio. En el caso de Julia por ejemplo, además de haber probado las teorías de Pfeiffer y de Walsh, hoy estamos aplicando la psiquiatría de precisión para encontrar un tratamiento que tome en consideración su edad, su género, sus antecedentes genéticos y los síntomas que presentó en su última consulta.

Y mientras ajustaba los parámetros de mi herramienta para encontrar un grupo de mujeres con una edad similar a la suya, un hecho llamó mi atención al estar experimentando con este dato: noté que las mujeres mayores con problemas de depresión y otros trastornos psiquiátricos, tienden a presentar grandes deficiencias de vitamina D3. Hay una paciente en nuestro archivo de casos de éxito que llegó a consumir hasta 300,000 UI de vitamina D3, aunque usted no lo crea.
No estoy insinuando que Julia deba tomar esa cantidad de vitamina D3; pero sí  las 2,000 UI que sugirió nuestra herramienta durante el análisis (pulsa sobre la captura de pantalla adjunta para agrandarla).

Por qué una cadena de consultorios de medicina alternativa

1) Porque no habiendo un gobierno capaz de generar fuentes de trabajo, uno debe crearlas y generar oportunidades a través del autoempleo.
2) Porque nos hacía falta una herramienta de precisión que pudiera estimar cuánto iba a durar el tratamiento de cada paciente.
3) Porque era necesario que alguien como tú y como yo pusiera un alto a la farmacodependencia que la misma industria farmacéutica ha propiciado en nuestras familias y en nuestra sociedad. ¿O es que vas a permitir que tus hijos sean medicados, nada más porque un señor de bata blanca con aires de CuasiDios así lo dispuso?

Si usted ya tiene una tienda naturista o desea echar a andar un consultorio como el que aquí he descrito, ya tiene suficientes elementos de juicio para decidir lo que puede hacer con toda esa instrumentación que tendrá a su disposición, una vez que su capital humano conozca los secretos de una tecnología que está ofreciendo mejores soluciones a las enfermedades crónicas, que lo que hasta ahora le hemos visto a la alopatía.

Nuestra propuesta

No necesitas haber estudiado una carrera en nutrición para echar a andar tu consultorio, porque todo el conocimiento que vas a requerir para manejarlo, lo vas a adquirir a través de la capacitación técnica y la información que nosotros te vamos a proporcionar. Ese conocimiento y el que contienen los archivos que te estaremos entregando como parte de esa transferencia de tecnología, es lo que va a marcar la diferencia entre saber cómo (know how) hacer las cosas para que un tratamiento funcione, y desempeñarse como lo están haciendo los demás consultorios de medicina alternativa.

Para asegurarnos de que tus tratamientos se personalicen y funcionen bien, el conjunto de servicios, archivos de texto y hojas de datos (Excel) que te vamos a entregar comprende lo siguiente:

  1. Asesoría durante la etapa inicial de operaciones (opcional: 12 horas no incluidas en la duración total del entrenamiento*)
  2. Asesoría para la instalación de la herramienta de minería de datos a emplear en el consultorio
  3. Programa de capacitación intensiva, con los siguientes módulos:
    3.1 Elaboración de Microdosis de Medicamentos Alopáticos (1 hora)
    3.2 Microdosis de Plantas Medicinales (3 horas)
    3.3 Autocuración con Medicina Ortomolecular (16 horas)
    3.4 La extracción de conocimiento y el LBD (4 horas)
    3.5 Informática Biomédica Aplicada (4 horas)
    3.6 Extracción de texto con Arrowsmith (text mining) -4 horas-
    3.7 Aspectos clave de la minería de datos (data mining) -4 horas-
    3.8 El proceso KDD y el estándard CRISP-DM (4 horas)
    3.9 Minería de datos clínicos como apoyo en el diagnóstico médico (4 horas)
    10. Cómo aplicar la psiquiatría de precisión en tu consultorio (4 horas)
    11. Medicina alternativa de precisión para tratar el cáncer (4 horas)
  4. Entregables:
    4.1 Presentaciones en formato Power-Point de los cursos de medicina ortomolecular, informática biomédica y minería de datos (incisos 3.3 al 3.11). Puedes pulsar en la imagen de la izquierda para descargar sin ningún costo, una demo interactiva de la primera sesión.
    4.2 Archivo de casos de éxito para la generación automática de recetas personalizadas con psiquiatría de precisión (8 horas)
    4.3 Archivo de casos de éxito para la generación automática de recetas personalizadas con medicina alternativa de precisión, para el cáncer de páncreas (8 horas)
    4.4 Manual para suprimir los efectos secundarios de los medicamentos alopáticos
    4.5 Guía completa para la elaboración de microdosis de plantas medicinales (incluye dosificación de tinturas)
    4.6 Recetario de nutrientes ortomoleculares (ver cursos)
    4.7 Texto de medicina ortomolecular (676 páginas)
    4.8 Receta inteligente para prevenir y revertir los efectos de la osteoporosis (descargable)
    4.9 Receta inteligente para la autocuración del acné (descargable)
    4.10 Recetas genéricas para el tratamiento de las enfermedades que aparecen en nuestro recetario (descarga sobre demanda)
    4.11 Archivo del logotipo de los consultorios MicroMédix
    4.12 Tarjetas de presentación en formato electrónico, con los datos de contacto del propietario (ver muestra en autoempleo)
    4.13 Etiquetas para los frascos de microdosis en Publisher Pro®

*Para un total de 68 horas estimadas de entrenamiento, el costo total de la transferencia de tecnología lo determinas tú, de acuerdo con tu presupuesto y los descuentos especificados en nuestra sección de membresías.  Así por ejemplo, con dos membresías de 12 horas puedes iniciar con los primeros cuatro módulos del programa (incisos 3.1 a 3.4), obteniendo un descuento del 35%.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 18 de octure de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar



Deja un comentario

Psiquiatría de precisión: aprendizaje automático para personalizar tu tratamiento

No importa qué tan avanzadas estén las ciencias biológicas y de la salud, todavía no hay quien pueda explicar con precisión cómo funciona el cerebro y lo que pasa por la mente de una persona aquejada de un trastorno de personalidad. Existen por supuesto hipótesis que desde hace muchos años han intentado descubrir las causas de la esquizofrenia y otros trastornos psicogénicos; pero aun para los científicos más prominentes, sigue siendo un misterio el por qué ciertas personas se comportan de una manera tan peculiar. Y no se prevé que esa falta de conocimiento pueda ser superada en los próximos años.

Es por eso que algunos científicos de datos en varios lugares del mundo, están proponiendo alternativas para abordar el problema de la salud mental. Tanto ellos como el que suscribe, estamos dejando a un lado las viejas formas de pensar y los descubrimientos farmacéuticos más recientes, para dar paso a una estrategia que en lugar de enfocarse en el paciente promedio, determina con precisión, cuál de las opciones de tratamiento existentes le funcionará mejor a un paciente en particular [1]. En eso consiste la psiquiatría de precisión: una medicina especializada en trastornos mentales, que hace posible el descubrimiento acelerado de tratamientos, con dosis terapéuticas de medicamentos y nutrientes específicos para cada persona.

Una medicina basada en evidencias

La idea de buscar sistemáticamente “pacientes como el mío” en un registro histórico de casos durante la práctica clínica, data desde la década de los 70´s [2]. Con el paso de los años, esa tendencia que a la postre se transformó en costumbre, se ha convertido hoy en una medicina basada en evidencias.
Como resultado de lo anterior, la psiquiatría de precisión viene a ser un tipo de medicina basada en evidencias, porque cada caso de éxito constituye una prueba más de que cierta combinación de sustancias, beneficia a un grupo de pacientes en particular. Es por ello que en otro de mis ensayos apuntaba yo que no hay planta medicinal, fármaco o nutriente que merezca el título de “curalotodo”.
En vista de que una olanzapina, una lurasidona, una risperidona o un haloperidol solo le sienta bien a unos cuantos, la psiquiatría de precisión va a requerir de una herramienta que le ayude a identificar quiénes con esos cuantos. Y lo mismo sucede en el caso de las plantas medicinales y los suplementos en general. Un tratamiento complementario compuesto por ejemplo de un antipsicótico, un anticonvulsivo, un par de vitaminas, uno que otro mineral y un extracto de planta medicinal, podría beneficiar a un paciente diagnosticado con esquizofrenia crónica; pero resultar contraproducente para quien esté experimentando su primer brote y nunca haya tomado psicotrópicos (los fármacos que acostumbran recetar los psiquiatras).

Análisis de similitud entre pacientes (patient similarity analytics)

En este orden de ideas, parece muy atinado concentrarse en comparar casos de pacientes que fueron tratados con éxito en el pasado, con el de cualquier otra persona que esté necesitando ayuda. Es aquí donde uno debe encontrar similitudes entre las características de esa persona, los casos que uno ha resuelto y los que han llevado a buen puerto otros profesionales de la salud en el pasado. Entre mayor sea el número de casos de éxito registrados, mejor será el tratamiento que le estaremos proponiendo a nuestro próximo paciente. Como cualquier otro profesional de la salud, uno debe estar siempre cuestionándose: ¿cuál de todos esos casos de éxito se parece más al que estoy atendiendo en este momento?

Es muy probable que uno no encuentre un caso idéntico al del paciente en turno, lo cual confirma una vez más la validez del principio de la individualidad bioquímica. Estamos hablando de cientos de pacientes, cada uno con decenas de atributos que la máquina debe aprender para encontrar similitudes entre ellos, y entre éstos y los del nuevo paciente. Sin embargo, el  aprendizaje automático es tal que al terminar el proceso, la computadora nos estará recomendando dosis apropiadas de ciertos nutrientes, basándose en las correlaciones y las tendencias detectadas a través de dicho aprendizaje, de acuerdo con los atributos de los casos de éxito seleccionados por ella.

Tendencias y correlaciones: lo importante está en lo que sucede, y no en por qué sucede

De acuerdo con lo dicho hasta aquí, todo indica que la mayoría de los neurocientíficos están más interesados en descubrir las causas de los trastornos mentales, que en el alivio de las personas. Creen que una vez que descubran el por qué de los síntomas, estarán en posibilidad de producir y comercializar esa píldora que aliviará a todas las personas con problemas psicogénicos. Seguramente ese no fue el caso de Louis Pasteur, cuando en 1885 salvó a un niño de contraer la rabia. Él sí que descubrió la causa de esa terrible enfermedad: una infección producida por un virus del género Lyssavirus que ataca al sistema nervioso central.

Y aun sabiendo que en promedio, solo una de cada siete personas mordidas por un perro rabioso contrae la enfermedad [3], existe evidencia al menos en ese porcentaje (14.3%) de que uno corre peligro estando en circunstancias similares. En este caso y en otros muchos en donde el método científico ha podido explicar las causas de la enfermedad (su etiología), no tengo nada que objetar a cerca de sus bondades. Pero insisto, ¿se puede decir lo mismo de lo que ocasiona una esquizofrenia, una psicosis, un ataque de pánico, un trastorno bipolar, un autismo o un alzheimer? Como padre de familia que soy, le pregunto: ¿que es lo que realmente le importa a usted en este instante: lo que pueda estar haciendo un científico en su torre de marfil para explicar el por qué de la enfermedad de su hijo o hija, o lo que realmente lo (la) puede aliviar?

Hay fenómenos físicos cuyas causas son ampliamente conocidas, ya sea porque se han llegado a comprobar experimentalmente, o bien porque están fundamentadas en ecuaciones de alto rigor científico. Tal es el caso de la ley de la gravitación universal. Pero descubrir una ley universal que explique por qué una persona está escuchando voces o está viendo enanitos verdes, parece más que una labor titánica. Y aunque conozco bien las diferentes hipótesis que intentan explicar el por qué de los fenómenos psíquicos, creo que la tasa de éxitos podría aumentar más, aplicando las técnicas del aprendizaje automático a los datos clínicos de los pacientes, que poniendo a prueba esas hipótesis una y otra vez.

De manera que mientras no exista una ley que explique a carta cabal el comportamiento humano, y mientras la psiquiatría convencional no ofrezca algo mucho más convincente que la hipótesis de que la mente se trastorna a causa de una desigualdad en los mensajeros químicos que hay en nuestro cerebro (neurotransmisores), no debemos consentir que las nuevas generaciones continúen haciendo el papel de conejillos de indias, probando un fármaco tras otro hasta que su psiquiatra exclame: “¡éste es el bueno!” (véase también: ¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada” y “Maquiavelo y el príncipe de la salud“).

¿No es mejor experimentar con datos, que con ratones y seres humanos?

A pesar de que varias de las hipótesis sobre la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad, nos han ayudado a los investigadores de la Fundación MicroMédix a conseguir una cantidad muy respetable de casos de éxito (definitivamente más que lo que se consigue con la psiquiatría convencional), no resulta muy edificante probar una teoría con un paciente, para confirmar después que la causa de su patología obedece a otros postulados.
En algunos casos hemos apelado a la teoría dopaminérgica y glutamatérgica (la del desequilibrio bioquímico) para ayudar a un paciente a mejorar sus síntomas. En otros hemos recurrido a la teoría del adrenocromo para la biogénesis de la esquizofrenia propuesta por Hoffer y Osmond; a la hipótesis de la respuesta inflamatoria; a la del nivel de metilación de Pfeiffer y Walsh; así como a la que defiende la medicina funcional, en relación a que una permeabilidad intestinal puede ser la culpable de muchos trastornos mentales. En todos esos casos, hemos seleccionado y administrado a nuestros pacientes, los nutrientes que los partidarios de esas teorías recomiendan.

Pero una cosa es administrar nutrientes en dosis ortomoleculares de suplementos como el GABA, la glicina y el inositol, y otra muy diferente es estar experimentando con dosis considerables de antidepresivos, ansiolíticos y antipsicóticos cuyos mecanismos de acción se desconocen. ¿O es que no ha leído usted las fichas técnicas de los medicamentos que le receta su psiquiatra? Y qué me dice de sus impredecibles efectos secundarios y su potencial para ocasionarle enfermedades que en principio no tenía (cormobilidad)?
Aun empleando vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y aminoácidos como la cisteína, el triptófano y la teanina, es evidente que los experimentos ya no deben seguirse haciendo ni con ratas de laboratorio ni con seres humanos.

Si hemos de experimentar, hagámoslo con datos. Con los datos de los seres humanos. Los datos dicen la verdad, y hay que dejar que hablen por sí mismos, buscando correlaciones y tendencias entre ellos, a fin de descubrir qué es lo que más va a beneficiar al paciente, sin preguntarse por qué lo beneficiará.
Con el laboratorio virtual que a continuación describo, estaremos experimentando únicamente con datos y las veces que sea necesario, hasta obtener una receta que concuerde mejor con tu cuadro clínico o el de tu familiar, tal y como se estableció en los apartados anteriores.

No hay que perder de vista que una psiquiatría de precisión está indicada siempre que la etiologia (las causas) del trastorno no se pueda determinar, o cuando se tengan dudas sobre la misma. Y si hubiera una forma de identificar lo que origina un trastorno, como sería la intolerancia al gluten, el hipotiroidismo, la deficiencia de ciertas vitaminas del complejo B, la deficiencia de vitamina D3, la hiponatremia (deficiencia de sodio), la polidipsia (intoxicación por exceso de líquidos), etc., entonces ya contaríamos con al menos dos evidencias para recomendar un tratamiento más preciso, que aquél que se basa en una sola suposición, hipótesis o teoría.

El laboratorio virtual: descubriendo el tratamiento que solo a ti te puede beneficiar

Nuestro laboratorio virtual permite combinar de manera simulada vitaminas con minerales, ácidos grasos esenciales, aminoácidos y extractos o microdosis de plantas medicinales, con el fin de encontrar el tratamiento que más te va a beneficiar a ti, y solo a ti. En las imágenes adjuntas estoy mostrando los primeros 25 casos que componen nuestra base de datos biomédicos. Al momento de estar escribiendo estas líneas, cada caso de éxito o registro en la hoja de cálculo contiene un total de 87 campos, que corresponden a los atributos que caracterizan al cuadro clínico de cada paciente, empezando por la edad, el sexo, el diagnóstico de su psiquiatra, si experimentó o no alucinaciones visuales y auditivas (escucha de voces); si tuvo o no antecedentes genéticos; si padeció angustia, ansiedad, ataques de pánico y así sucesivamente hasta terminar con la duración de su tratamiento (en meses). En la hoja de Excel de la izquierda aparece la parte final de los registros de los pacientes que mostré en la imagen de la derecha. Sus campos contienen las dosis de los nutrientes que cada paciente tomó para que su caso se convirtiera en uno de éxito.

En la imagen adjunta estoy mostrando un ejemplo de cómo nuestra herramienta de minería de datos (WEKA), divide en grupos a todos los casos de éxito, para que una vez que ingresemos los datos de uno de nuestros pacientes, encuentre las similitudes entre ellos.
Si tú o uno de tus familiares necesita ayuda para corregir cualquier anomalía en su comportamiento, no permitas que las cosas se salgan de control. Concerta una cita para que en la correspondiente consulta nos proporciones la edad, el sexo, los síntomas, las pruebas de laboratorio, los nombres de los medicamentos que tú o tu ser querido están tomando, así como los demás atributos relacionados con la historia clínica de uno de los dos. Solo así la máquina podrá encontrar los registros que más coinciden con el tuyo o el de tu familiar, según lo expliqué en los apartados anteriores. Nuestro trabajo consistirá en realizar varios experimentos, variando en cada uno de ellos, los parámetros que sabemos optimizarán el aprendizaje de la máquina que se encargará de tu caso.
Nota que las tendencias que descubra la máquina influirán en el tratamiento. Así por ejemplo, a las  mujeres con edades cercanas a los 25 años, que tendían a reportar ideas delirantes y a escuchar voces antes de comenzar su tratamiento, se les prescribió alrededor de 2,600 mg de niacina, 1000 mg de niacinamida, 150 mg de piridoxina (vitamina B6), no tuvieron que tomar inositol pero sí los demás suplementos que se indican en la columna correspondiente al cluster (grupo) #1 (recuerda que para ver los detalles, debes pulsar sobre las imágenes).

Observa también que en el párrafo anterior he hecho alusión a lo que la mayoría de las mujeres del cluster #1 tomaron para que su caso se convirtiera en uno de éxito. Y digo la mayoría porque me estoy refiriendo a las tendencias de ese grupo en particular. Al conjunto de valores mostrados en cada una de las columnas de la imagen anterior se le llama centroide, el cual no es más que una lista (formalmente un vector) de valores que mide las tendencias de cada uno de los grupos. Continuando con el ejemplo del cluster #1, el hecho de que mujeres de alrededor de 25 años hayan tomado las cantidades de los suplementos indicados, no significa que absolutamente todas lo hayan hecho, precisamente por tratarse de una medida de tendencia central.

La tendencia central de una variable categórica, como podría ser el síntoma de la ansiedad o el nombre de un antipsicótico, la podemos medir con la moda.
Una manera de medir la tendencia central de una variable numérica (como la dosis de los suplementos recetados a las mujeres del cluster #1), es a través de su media. La proximidad entre casos por su parte, viene determinada ya sea por la distancia euclidiana, la de Manhattan, la de Hamming o el  coeficiente de similitud de Jaccard, por mencionar los métodos más importantes. Así, para encontrar similitudes entre casos, es menester considerar tanto la tendencia central de la variable en cuestión, como cualquiera de las distancias mencionadas.

Una ventaja más de aplicar la técnica del aprendizaje de máquina no supervisado al conjunto de casos almacenados en nuestra base de datos, es la de poder descubrir un tratamiento para un conjunto de síntomas (síndrome) cuyo diagnóstico es incierto o desconocido. A quién le importa el nombre que haya usado un psiquiatra para etiquetar a un paciente, si de todas maneras ese diagnóstico fue sacado de un volumen de texto tan inútil como lo es el “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”. ¿Sabía usted querido lector, que ese manual no contiene absolutamente nada de estadística? … Si desea una discusión más amplia sobre este tema, le recomiendo leer: “El sistema tradicional de salud mental en entredicho“, también de mi autoría.

Pero bueno, independientemente del diagnóstico, lo importante es que una vez dividido nuestro conjunto de datos en varios grupos de casos muy similares, ya podremos agregar el caso de un paciente con un síndrome idiopático (de causa desconocida), para obtener un tratamiento que ayude a mejorar su sintomatología . El mejor ejemplo que se me ocurre en este momento para ilustrar cómo abordamos este tipo de problemas, es el caso de Emilio, un paciente que acudió a este consultorio porque estaba escuchando voces. Con la receta que en ese entonces le propuse, pudimos acallarlas en aproximadamente cinco meses, no sin haber sufrido algunos tropiezos.

Un tratamiento específico para Emilio

Poco después de ese éxito parcial, Emilio me solicitó otra consulta debido a que en esta otra ocasión lo que escuchaba eran zumbidos en los oídos (acúfenos). A él le interesa mucho estar al tanto de todo lo relacionado con la medicina alternativa, y me grada mucho saber que se ha convertido en un gran guerrero biomédico, porque continuamente está buscando remedios naturales que le puedan beneficiar, así como investigando las posibles causas de sus dolencias. Tratando de explicarnos el por qué de los acúfenos y un poco también el por qué de lo poco que habíamos avanzado en su tratamiento, encontré que una posible causa de este nuevo síntoma era un efecto secundario producido por cualquiera de los dos medicamentos que le había prescrito su psiquiatra: la sertralina y/o la trazodona. En mi opinión, la combinación indiscriminada de pisocotrópicos (el consabido cocktel) con alimentos chatarra, estimulantes y drogas ilegales, también aumenta el riesgo de desarrollar tinnitus, que es el nombre con el que se designa a los acúfenos en los países de habla inglesa.

En ese momento yo no contaba con el laboratorio virtual que ahora tengo, y tampoco me hubiera gustado decirle algo así como “y ahora que ya conocemos la causa probable de tus acúfenos, que hacemos?
Menciono esta anécdota porque ilustra un poco lo que uno puede conseguir, una vez que conoce la causa de un síntoma como los acúfenos, es decir, nada.
Pero con un laboratorio dotado de inteligencia artificial, el panorama luce completamente diferente, pues la computadora de la Fundación MicroMédix solo está esperando que la alimente con más casos de éxito de pacientes que alguna vez padecieron acúfenos.

Solo así podremos hallar las correlaciones entre ese síntoma y los suplementos que tienen el potencial para aliviarlo, dependiendo ello de las tendencias que la máquina y un servidor podamos detectar.
A reserva de que Emilio me proporcione los datos que necesito para que las correlaciones y las tendencias nos muestren el camino hacia el éxito, en mi próxima publicación estaré presentando los resultados de este proyecto, ya sea para dar a conocer los nutrientes que conformaron la receta que perfeccionamos para Emilio, o bien los que integraron la terapia inteligente para Esperanza, otra paciente que tuvo a bien comprender el mensaje que a lo lo largo de este ensayo he querido transmitir y que en una sola frase me gustaría resumir:

“No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer”… Roger Van Oech
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 19 de septiembre de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Bzdok, D., Meyer-Lindenberg, A., 2018. Machine learning for precision psychiatry: Opportunities and challenges. Biological Psychiatry: CNNI, in press.
[2] Gallego et al. Bringing cohort studies to the bedside: framework for a ‘green button’ to support clinical decision-making. Journal of Comparative Effectiveness Research. (2015) 4(3), 191–197
[3] Viktor Mayer-Schönberger & Kenneth Cukier. Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think. First Mariner Books, 2014
[4] Perna & Nemeroff. Personalized Medicine in Psychiatry: Back to the Future. Personalized medicine in psychiatry 1–2 (2017) 1
[5] Jiang F, Jiang Y, Zhi H, et al. Artificial intelligence in healthcare: past, present and future. Stroke and Vascular
Neurology 2017;0: e000101. doi:10.1136/svn-2017-000101
[6] Awwalu et al., Artificial Intelligence in Personalized Medicine. Application of AI Algorithms in Solving Personalized
Medicine Problems. International Journal of Computer Theory and Engineering, Vol. 7, No. 6, December 2015
[7] J.Archenaa et al. Health Recommender System using Big data analytics. Journal of Management Science and Business Intelligence 2017 2(2) 17-23. doi: 10.5281/zenodo. 10.5281/zenodo.835606
[8] Panahiazar et al. Using EHRs for Heart Failure Therapy Recommendation Using Multidimensional Patient Similarity Analytics. Stud Health Technol Inform. 2015 ; 210: 369–373.
[9] Bertalan Mesko (2017) The role of artificial intelligence in precision medicine, Expert Review of Precision Medicine and Drug Development, 2:5, 239-241, DOI:10.1080/23808993.2017.1380516


 


Deja un comentario

Hipotiroidismo: el fenotipo de la esquizofrenia ignorado por la psiquiatría

A una persona que nunca ha oído hablar de la medicia ortomolecular, o que ha sido engañada por el sistema tradicional de salud mental, nunca se le ocurriría que una disfunción de la glándula tiroides pudiera ser la causa de ese conjunto de síntomas que mantiene alejados de la realidad, a un 10% de los pacientes con esquizofrenia. Ningún psiquiatra aceptaría tratar con yodo, selenio, tirosina y/o fenilalanina, a un paciente que según su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, es un “enfermo mental”.

Sin embargo, una vez confirmado un diagnóstico de hipotiroidismo con síntomas psicóticos evidentes, dicho tratamiento a base de nutrientes administrados en dosis terapéuticas (ortomoleculares), constituye una muy buena solución para algo que la psiquiatría habría preferido tratar con antispsióticos, ansiolíticos y/o antidepresivos sintéticos.

Hipotiroidismo y psicosis: lo que la psiquiatría prefiere obviar y que todo paciente debe saber 

Si eres psiquiatra mejor ni sigas leyendo, porque lo que voy a develar aquí podría no agradarte, y tal vez termines tomándote uno de esos estabilizadores de ánimo que tú muy bien sabes “no produce efectos secundarios“. Ahora que si eres un paciente diagnosticado con esquizofrenia por un señor de bata blanca como el que acabo de correr de este que es tú sitio, creo que estás en el lugar indicado para resolver tu problema con medicina alternativa. Por favor no me mal interpretes, lo que voy a exponer aquí no aplica para todo paciente con deficiencia tiroidea, pero sí a ese 10% de pacientes que mencioné con anterioridad.

Aun cuando Carl Pfeiffer [1] no identificó al hipotiroidismo como una de las principales causas de la esquizofrenia, sí dejó muy claro cómo una deficiencia tiroidea puede explicar una parte muy peculiar de su etiología. De hecho, La psicosis clásica causada por una deficiencia tiroidea se conoce como locura mixedematosa [2].  Hoy en día, basta con realizar una simple búsqueda en Google con las palabras clave psychosis due to hypothyroidism para darle la debida importancia a lo que Pfeiffer y otros grandes referentes de la medicina ortomolecular nos legaron. Al momento de estar escribiendo estas líneas, esa búsqueda arrojó 532,000 vínculos.

A pesar de los esfuerzos que todos esos hombres de ciencia han hecho por naturalizar la medicina, la corriente médica controlada por la industria farmacéutica, nos ha estado vendiendo por años, la idea de que la mejor medicina es la que se fabrica en el laboratorio. En el caso particular del hipotiroidismo, su producto estrella viene a ser la levotiroxina. La L-tiroxina o T4 sintética, que es también como se le conoce a esta forma sintetizada de hormona tiroidea, es la que usan los señores de bata blanca como reemplazo hormonal en pacientes con problemas de tiroides.
Y es así como la medicina alopática pretende mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados de la glándula tiroides: reemplazando la hormona natural conocida como tetrayodotironina, por una T4 fabricada en el laboratorio. Pero sucede que la tetrayodotironina está compuesta de yodo y tirosina, un mineral y un aminoácido que la glándula tiroides utiliza para sintetizar esa hormona, y si estás dispuesto a complementar tu alimentación con este par de nutrientes para que sea tu organismo y no un laboratorio la que se encargue de sintetizarla, estarás en el camino correcto hacia la curación. Dime una cosa: ¿preferirías ir con un psiquiatra para que te recete un coctel de olanzapina enriquecido con Gabapentin (para evitar las convulsiones que te podría producir la olanzapina) y clonazepam (para calmar la ansiedad que ese mismo antipsicótico te va a ocasionar)?… ¿De verdad lo harías? Porque si es así, creo que a ti sí te conviene seguir leyendo. Pemíteme explicarte cómo funciona el sistema de salud que comanda la industria farmacéutica.

Medicina alternativa para el tratamiento natural de la psicosis causada por hipotiroidismo

En el mejor de los casos, los departamentos de mercadotecnia de esta industria, organizan convenciones, congresos, seminarios y eventos parecidos para montar un escenario que les permite exhibir al máximo, la crema y nata de la comunidad científica médica. Se trata de que los médicos escuchen lo que tiene que decir una autoridad reconocida a nivel mundial, a cerca de los últimos avances de su especialidad, o dicho de una manera más coloquial, sobre el último grito en materia de salud.

Todo está en invitar a varias eminencias, para que a cambio de una generosa retribución económica, hablen sobre las bondades de un fármaco que al laboratorio en cuestión le ha costado millones de dólares sacar al mercado, y que ahora debe promoverse para obtener el ansiado retorno de inversión.
La T4 entonces ha sido promocionada de esa manera para convencer tanto a la comunidad médica como al público en general, de que no hay mejor tratamiento para el hipotiroidismo que el reemplazo de esa hormona.

Con el tiempo, esos mercaderes de salud llegaron a convencer a sus soldados de bata blanca, de que la mejor forma de tratar el hipotiroidismo es administrando levotiroxina. A este respecto, Rouzier escribió:
“Frecuentemente nos enseñan que la administración del compuesto sintético T4 es mucho más eficaz que la anticuada y difícil de regular, Armour thyroid®. La FDA recientemente multó a Knoll Pharmaceuticals con $90 millones por manipular los resultados de los estudios para convencer a los médicos de la superioridad del Synthroid (T4), mientras que hay datos recientes que indican lo contrario. Sin embargo, aún existen prejuicios contra la combinación de T3 y T4, que es el régimen que nosotros estimamos supera a los demás. Analizamos a los pacientes que tomaban Synthroid para evaluar qué tan adecuada era la conversión de T4 a T3. Nuestros datos revelan que la conversión de T4 a T3 en pacientes tratados con T4 sintética es inadecuada. Dichos datos respaldan el uso de una combinación de T4 y T3 (Armour thyroid®), tal como lo recomendó recientemente un artículo en el New England Journal of Medicine. Lo apropiado es medir y monitorear la T3 libre, que es la hormona activa primaria” [2] (las negritas son mías) .

Abram Hoffer y otros especialistas encontraron que la administración de tiroides disecada es una mejor opción que la T4 sintética, debido a que es así como se pueden combinar los efectos de todas las hormonas tiroideas, no solo los de la T4. Productos como Armour thyroid® (derecha), que son una combinación de T4, T3 y T2 elaborada con tiroides porcina seca, funcionan mucho mejor que la levotiroxina. No obstante, Hoffer señaló que para que el tratamiento sea efectivo, las dosis deben ser suficientemente grandes (ortomoleculares), entendiéndose por dosis suficientemente grandes aquellas que el paciente puede tolerar, justo antes de que las pulsaciones por minuto alcancen las 110/120 ppm (ob. cit., pág. 206). Y dado que esto obligaría al paciente a estar monitoreando continuamente este signo vital, lo que recomendamos los especialistas de la Fundación MicroMédix es dejar que el cuerpo produzca la cantidad de hormonas que necesita, administrando en vez de tiroides disecada, nutrientes ortomoleculares como el yodo, la tirosina, el selenio, el zinc, la niacina, la vitamina B12 y antioxidantes como el ácido alfalipoico y las vitaminas C y E.

Suplementos clave para la síntesis de todas las hormonas tiroideas

Yodo

El yodo es un oligoelemento cuya deficiencia se corrige fácilmente tomándolo como suplemento. El bocio (izquierda) es una inflamación de la glándula tiroides que se desarrolla cuando esta glándula no dispone de suficiente yodo para fabricar hormonas. En un intento por tratar de atrapar más yodo, las células de esta glándula aumentan de tamaño, ocasionando que el cuello se hinche. Sin una apropiada suplementación, el paciente desarrollará hipotiroidismo, con síntomas que varían de persona a persona, siendo los más comunes la fatiga, el cabello seco, la lentitud, el aumento de peso y la sensación de frío en el cuerpo. En estas condiciones, el hipotiroidismo podría se más difícil de tratar únicamente con yodo, pudiendo ser necesaria la administración de tiroides disecada.

Además de estabilizar nuestro peso corporal y controlar nuestros niveles de colesterol, el yodo estimula la producción de hormonas tiroideas (como la T3 y la T4), que a su vez regulan la conversión de grasa en energía. Estas hormonas también son necesarias para formar nuestros huesos, así como para mantener nuestra piel, uñas, cabello y dientes en óptimas condiciones. El yodo también se usa como antibiótico para combatir eficientemente todo tipo de infecciones y como tratamiento natural del cáncer de próstata, de mama y de útero. Con una deficiencia de este mineral, uno podría sufrir de estreñimiento, obesidad, debilidad y como ya lo señalé, hasta de psicosis.
Otras enfermedades menos comunes pero que podrían presentarse también por deficiencia de yodo, son el cretinismo en los recién nacidos, que trae consigo un retraso en el crecimiento y un proceso inflamatorio; la enfermedad fibroquística de mama; el endurecimiento de las arterias y el retraso mental. El yodo se elimina rápidamente por lo que resulta difícil intoxicarse con este mineral, y lo más que puede pasar con un exceso del mismo, es un brote de acné o la aparición de erupciones en la piel. Para evitar cualquier problema, te recomendamos complementar tu dieta con un suplemento de yodo de alta calidad como el que aparece a tu derecha: yodo lugol al 5%.

Tirosina

La tirosina es un aminoácido no esencial, y se le llama así no porque no sea esencial en la alimentación, sino porque el cuerpo es capaz de sintetizarla a partir de otras sustancias, como la fenilalanina. Se aisló por primera vez de la caseína en 1849 y es rica en insulina y papaína. Es un precursor de los neurotransmisores norepinefrina, epinefrina y dopamina y por lo tanto, de la levodopa. Se utiliza para producir tiroxina, cuya función consiste en controlar el crecimiento, el metabolismo, la piel y la salud mental. Espero quede claro entonces que la tirosina y la tiroxina son dos cosas bien diferentes.

La tirosina o L-tirosina (derecha) participa en la síntesis de muchos productos bioquímicos importantes, incluidas las hormonas tiroideas, los pigmentos biológicos de la melanina y las catecolaminas. La acción de este suplemento en las funciones cerebrales es clara por su relación con la dopamina y la norepinefrina. También es útil para suprimir el apetito y reducir la grasa corporal (obesidad y sobrepeso), la producción de pigmentos para la piel y el cabello, así como para garantizar un funcionamiento adecuado de la tiroides y de las glándulas pituitaria y suprarrenales. Se usa para reducir el estrés y ayuda a prevenir y tratar la narcolepsia, la fatiga, la ansiedad, la depresión, las alergias, los dolores de cabeza y el síndrome de abstinencia por medicación. Por ser un elemento esencial para conservar la piel, el cabello y los pigmentos oculares en óptimas condiciones, su carencia podría dar lugar a un síndrome conocido como albinismo oculocutáneo, que se caracteriza por la incapacidad de formar pigmentos de melanina (véase también lo que comenté a cerca de las canas prematuras en el ensayo intitulado “La informática biomédica en el diagnóstico y la prevención de la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad“.

Siendo precursor de tiroxina, es de esperar que su deficiencia provoque hipotiroidismo, incluidos el agrandamiento de la glándula tiroides (bocio) y el retraso grave tanto del crecimiento como del desarrollo del sistema nervioso central. Una deficiencia de tirosina también puede producir baja presión arterial, baja temperatura corporal (incluyendo manos y pies fríos) y síndrome de piernas inquietas. Prescrita junto con el triptófano se ha empleado con cierto éxito para tratar el abuso de la cocaína. En resumen, los síntomas que delatan una deficiencia de tirosina son:

– baja temperatura corporal y baja presión arterial
– Apatía
– Edemas
– Fatiga/debilidad
– Cambios en el estado de ánimo
– Dolor en las articulaciones
– Síntomas gripales
– Aumento de peso
– Voz ronca
– Cabello seco y alteraciones en la pigmentación de la piel

Selenio

Dos de las principales características terapéuticas de este mineral son su propiedad antienvejecimiento y su capacidad para expulsar del cuerpo radicales libres y metales pesados como el mercurio, el plomo y el cadmio. Es útil para combatir infecciones, ya que estimula una mayor respuesta de los anticuerpos a las infecciones, promueve más energía en el cuerpo y si bien ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia en las mujeres, también ayuda al varón a producir espermatozoides sanos. De acuerdo con el Dr. Sanil Rege, la T3 es la hormona activa, y la conversión de T4 a T3 requiere selenio [4].

Cómo descartar/confirmar un hipotiroidismo: análisis clínicos y sintomatología

En lo que concierne a los análisis clínicos, los procedimientos generalmente aceptados para diagnosticar un hipotiroidismo, establecen que son los niveles de la hormona estimulante de la tiroides, mejor conocida como TSH (por sus siglas en inglés), los que determinan, cuándo un paciente ha desarrollado hipotiroidismo. Esto significa que la posibilidad de una deficiencia tiroidea se descarta cuando en un análisis clínico, el nivel de la TSH aparece normal. Se habla de hipertiroidismo cuando las pruebas de laboratorio muestran niveles muy bajos de TSH y niveles muy altos de T4 y T3. En el hipotiroidismo, la TSH es muy alta y los otros valores son bajos (en las imágenes adjuntas se puede ver un ejemplo de un perfil tiroideo que dio positivo para hipotiroidismo. Pulse sobre las mismas para ver los detalles).

Hipotiroidismo con valores de TSH y T4 normales

Pero existen casos de hipotiroidismo en los que  la T4 se encuentra en cantidades suficientes. Esta es una condición que se conoce como síndrome de enfermedad eutiroidea, o síndrome de T3 baja. La TSH aparece normal (o posiblemente un poco baja); pero los niveles de T3 son bajos. Hasta cierto punto, esto representa una actividad normal de la glándula tiroides con una formación periférica reducida de T3 a partir de T4, y es una condición que se llega a presentar en algunas personas mayores. La conversión a T3 disminuye con el envejecimiento y con el estrés severo ocasionado por quemaduras, restricción de calorías, exposición a productos químicos y/o metales tóxicos, alcoholismo, oxidación excesiva, enfermedad hepática o renal, exceso de ejercicio y falta de sueño.

Rouzier [5] examinó a 671 pacientes con problemas de tiroides. Un total de 262 pacientes tenían niveles muy bajos de T3, y el resto los tenía algo bajos. Todos ellos tenían temperaturas corporales menores a los 36.1 ° C. La adición de tiroides que contenía tanto la hormona T4 como la T3 corrigió su temperatura corporal a 36.6 ° C, lo que redundó en una mejoría. Después de encontrar una buena correlación entre la temperatura corporal y los niveles de T3, Rouzier concluyó que la TSH sola no debía usarse como único criterio para determinar la deficiencia tiroidea.

Por su parte, el Dr. Broda Barnes [6],[7] descubrió que la prueba más simple de todas era la temperatura corporal, y que cuando los pacientes tenían bajas temperaturas basales, respondían bien al tratamiento con tiroides disecada. Uno de los trabajos de Langer [8] resume lo alta que es la incidencia de hipotiroidismo, el cual puede ser fácilmente diagnosticado a través de los síntomas clínicos, incluida la temperatura basal corporal y la respuesta a las preparaciones de tiroides disecadas.

El libro de Shames & Shames [9] es una excelente referencia para esclarecer el por qué uno no debe guiarse exclusivamente por los valores de la TSH, sino considerar también el monitoreo de los niveles de la T3. De acuerdo con estos autores, cualquier valor de la TSH superior a 3 debería generar sospechas. Ellos, al igual que Barnes y Langer, recomiendan la valoración del cuadro clínico, siendo la temperatura basal corporal el signo de mayor importancia a vigilar.

Cuadro clínico a considerar para realizar el diagnóstico

Las preguntas a responder para valorar a un paciente que sospechamos ha desarrollado hipotiroidismo, son las siguientes:

1. ¿Debilidad (cansancio/fatiga) crónica? (S/N)
2. ¿Estreñimiento? (S/N)
3. ¿Dolor en las articulaciones? (S/N)
4. ¿Bocio? (S/N)
5. ¿Grasa en exceso (obesidad o sobrepeso)? (S/N)
6. ¿Intolerancia al frío? (S/N)
7. ¿Cambios en la piel y/o el cabello (color, desprendimiento, canas prematuras, resequedad, etc.)? (S/N)
8. ¿Baja temperatura basal corporal (la que se toma inmediatamente al despertar, con un termómetro colocado debajo de la lengua)? (S/N)

El criterio a seguir aquí para sospechar de un hipotirodismo, es contabilizar las respuestas afirmativas a esas ocho preguntas. Entre mayor sea el porcentaje de preguntas afirmativas, mayores serán las probabilidades de que el paciente haya desarrollado hipotiroidismo.

Un par de consejos finales que te ahorrarán muchos sinsabores

Si estás experimentando alucinaciones (auditivas y/o visuales), obsesiones, delirios paranoicos, miedo, desconfianza, resentimiento, depresión, cambios de humor y pensamientos suicidas; antes de consultar a un psiquiatra, primero verifica si también tienes fatiga crónica, sobrepeso; si sientes muy frías tus manos y tus pies; si se te cae el pelo o se te ha decolorado y si tu temperatura corporal por las mañanas es baja. Si la mayoría de este segundo conjunto de síntomas coincide con lo que a ti te está molestando, entonces tal vez te convenga ordenar un examen de tiroides para confirmar un hipotiroidismo.

Si tuvieras dudas sobre tus análisis, contáctanos para que te ayudemos a interpretarlos, porque cualquiera que haya sido el resultado, ten la seguridad de que tu problema se puede corregir con un tratamiento alternativo como el que aquí he descrito, o personalizado con toda precisión, de acuerdo con tus síntomas e historial clínico.

Asimismo, es muy importante que sepas que el éxito de cualquier tratamiento alternativo, solo se puede conseguir si las dosis de los nutrientes son ortomoleculares, de lo contrario, sí que se cumpliría lo que te han dicho los psiquiatras a propósito de que la medicina natural no sirve para nada. Para que la receta que especifiqué sea efectiva, debe administrarse en dosis suficientemente grandes de nutrientes, esto es, las que son realmente terapéuticas, no las que un médico alópata te recomendaría para convencerte de una manera muy mezquina, que lo que yo he dicho aquí es mentira y que lo único que funciona para la psicosis, es un coctel de antipsicóticos cargado de efectos secundarios.

“No hay hombre de nación alguna que, habiendo tomado a la naturaleza por guía, no pueda llegar a la verdad.”… Cicerón
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de julio de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Carl C. Pfeiffer, Richard Mailloux and Linda Forsythe. The Schizophrenias: ours to conquer. Bio-Communications Press, 1970.
[2] Abram Hoffer. Thyroid and Schizophrenia. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 16, No. 4, 2001.
[3] Does the Thyroid Gland Play a Role in Depression, Anxiety and Psychosis? – Is the TSH enough to diagnose thyroid dysfunction? https://psychscene.com/thyroid-gland-psychiatry/
[4] 15 Little Known Things About Your Thyroid That Can Affect Your Mental Health. https://psychscene.com/thyroid-gland-psychiatry-2/
[5] Rouzier N: Optimal thyroid hormone replacement therapy. 2825 Tahquitz Canyon Way, B200, Palm Springs, CA 92262.
[6] Barnes BO, Barnes CW: Heart Attack Rareness in Thyroid-Treated Patients, Springfield Ill, CC Thomas, 1972.
[7] Barnes BO, Galton L: Hypothyroidism. The Unsuspected Illness. Thomas Y. Crowell Co, New York, 1976.
[8] Langer SE, Scheer JF: Solved: The Riddle of Illness. Keats Publishing, Inc. New Canaan, CT, 1984.
[9] Shames RL, KH Shames: Thyroid Power. Harper Collins, New York, 2001.


Deja un comentario

¿Qué le dijo un triglicérido a una molécula de colesterol?…”no eres tú, soy yo”

El ejército farmacéutico y sus soldados de bata blanca nos han estado vendiendo por años, la idea de que el colesterol es el principal culpable de las cardiopatías, es decir, de los problemas de corazón que se llegan a experimentar por consumir de manera excesiva alimentos cargados de grasas animales y vegetales. Y es que los fármacos fabricados a base de estatinas, como el Lipitor, el Zocor, el Crestor y otras por el estilo, les han dejado a Pfizer, a AstraZenaca y a otros muchos laboratorios farmacéuticos, carretonadas de dinero contante y sonante.

¿Que le dijo un triglicérido a una molécula de colesterol?

Independientemente de si esas estatinas realmente hacen que el colesterol baje, en la presente publicación le voy a mostrar cómo eso de que el colesterol contribuye a desarrollar una cardiopatía es totalmente falso. Como veremos más adelante, las principales causas de una cardiopatía son la resistencia a la insulina, la inflamación y el estrés crónico [1]Si las moléculas hablaran, un triglicérido le diría a una molécula de colesterol:

“No te sientas mal, tú no has sido la culpable de que el individuo que habitamos haya desarrollado esta cardiopatía. He sido yo, junto con nuestra amiga la insulina, la inflamación causada por los radicales libres y las constantes preocupaciones que nuestro anfitrión manifiesta, los que le hemos complicado su existencia“. Tanto en el libro de Bowden y Sinatra (ob. cit.) como en el trabajo de investigación que publiqué a cerca de los factores que más contribuyen en el desarrollo de una cardiopatía, se pueden hallar argumentos suficientes para rebatir esa teoría que sostiene que el colesterol, es el principal causante de las enfermedades del corazón.

Hace una década que Chris Anderson señaló en un controvertido artículo [2], que el método científico podría caer en desuso, debido a los extraordinarios resultados que estaba produciendo el análisis de las correlaciones de datos masivos (Big Data). Por aquel entonces, la técnica del análisis de datos (data analytics) ya se estaba empleando para plantear hipótesis que hasta ese momento habían emanado de las creencias o suposiciones del científico a cargo de la investigación. La hipótesis así generada debía confirmarse o rechazarse a través de una serie de experimentos minuciosamente controlados. Con el surgimiento de la minería de datos y las tecnologías de procesamiento de datos masivos, los científicos ahora son capaces de derivar hipótesis, a partir de lo que revelan las tendencias de los datos y sus correlaciones.

Los datos sí hablan, y además dicen la verdad

Cuando uno selecciona los atributos que más contribuyen al desarollo de una cardiopatia (veáse Cardiopatías: en las cosas del corazón no basta con una segunda opinión), se encuentra con que la variable a predecir (cardiopatía=falso/verdadero) tiene muy poco que ver con las variables predictoras glucosa y colesterol, y mucho que ver con la frecuencia cardíaca (frec_cardíaca), la angina inducida por el ejercicio (angina_iej) y el dolor o angina de pecho (dolor_dp). Y cuando digo poco o mucho que ver, me estoy refiriendo a lo débil o intensa que puede llegar a ser una correlación estadística entre cada una de esas variables y la cardiopatía o variable de salida (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).

Los datos hablan por sí mismos y no hay que salir corriendo a la farmacia a comprar 10 cajas de Lipitor, después de que un excelentísimo señor de bata blanca nos ha comunicado que nuestro colesterol está por las nubes y que es imprescindible bajar sus niveles. No sé si me estoy explicando. La correlación es una medida de lo mal o bien que una variable afecta a otra, sobre todo cuando los datos de cada una de ellas no han sido inventados, como suele suceder en los ensayos clínicos aleatorizados tipo doble ciego. El repositorio de datos de los centros médicos de la Universidad de California con sede en Irvin, fue recolectado y puesto a disposición de los ingenieros en informática biomédica y los científicos de datos, para que construyéramos un modelo de diagnóstico como el que presenté en la publicación cuyo vínculo proporcioné en un párrafo anterior. Esos datos reflejan la realidad de un total de 573 casos registrados, mismos que después de haber sido alimentados a una herramienta de minería de datos como WEKA, fueron analizados y correlacionados para su diagnóstico y selección, respectivamente.

Se dice que una variable afecta de manera significativa a otra, cuando su coeficiente de correlación es igual o muy cercano a la unidad. Un coeficiente de correlación entre dos variables nulo o cercano a cero, indica que ninguna de las dos afecta a la otra. De acuerdo con el análisis de correlaciones entregado por nuestra herramienta de trabajo, cuyas capturas de pantalla he mostrando en la secuencia de imágenes adjuntas, es claro que el colesterol no influye significativamente ni en la frecuencia cardíaca, ni en la angina de pecho, ni sobre la que es inducida por el ejercicio (pulse sobre cada una de las imágenes para agrandarlas). Nótese cómo se aplicaron tres criterios de correlación para ponderar la relevancia de cada variable predictora respecto a la de salida.

Realidad, causalidad y casualidad

Como hemos visto, los datos no mienten, y pueden llegar a ser más confiables que las hipótesis que podrían regirse por el sentir de un científico en particular, o los intereses de un laboratorio que pretende convencer a los médicos y al público en general, de las bondades de su última patente farmacéutica. En la época en la que los datos eran escasos o eran demasiados pero difíciles de procesar por no contar con herramientas apropiadas, los investigadores se esforzaban por explicar a toda costa, las causas de un fenómeno. La causalidad era más importante que cualquier otra cosa. Si no se conocían las causas de un síntoma o de una enfermedad, no se podía establecer una hipótesis y mucho menos una teoría sobre lo que estaba ocurriendo.

Como dato curioso, existen descubrimientos que fueron realizados por casualidad y que por lo mismo, no surgieron obedeciendo al principio de la causalidad que tanto promueven los partidarios del método científico. Hay muchos ejemplos de ellos: la penicilina, la radioactividad, los rayos X, el velcro, el teflón, la dinamita, el viagra, el marcapasos, la vulcanización del caucho y el plástico, son solo algunos de esos hallazgos que se produjeron por accidente. ¿Y cree usted que en algún momento, el científico en cuestión se propuso investigar las verdaderas causas de su descubrimiento? Pregúntele a un médico si sabe por qué el viagra produce ese singular efecto en los varones y comprenderá mejor lo que quiero decir. Los millones de dólares que le ha redituado este descubrimiento a Pfizerjustifican de sobra el saber exclusivamente qué es lo que produce, sin necesidad de preguntarse cómo lo hace.

Ahora imagine por un momento que cuenta usted con una herramienta que calcula correlaciones significativas que no implican una mera casualidad, sino que más bien indican una realidad reflejada por las variables que mejor representan el comportamiento de la variable a diagnosticar. Eso es precisamente de lo que se encarga una herramienta de minería de datos como la que usé para concluir que el colesterol no constituye un buen predictor de cardiopatías.

El Proxy: una realidad sin causalidad

Schönberger & Cukier [3] han denominado proxy al conjunto de variables que representan el comportamiento de la variable que se diagnostica. En el caso que nos ocupa, el proxy está constituido básicamente por la frecuencia cardíaca, la angina de pecho y la angina inducida por el ejercicio.  Esto significa que una variación en cualquiera de estas variables predictoras, afecta sensiblemente a la variable a predecir, esto es, a la presencia/ausencia de una cardiopatía.

Ambos autores piensan que una correlación puede ser todo lo que uno necesita para descubrir lo que está pasando entre dos o más variables, aun cuando la misma cifra no revele por qué está pasando. Un proxy es entonces un conjunto de variables predictoras que reflejan fielmente el comportamiento de la variable a predecir, por estar mejor correlacionadas con ésta. Aunque en su obra ellos no mencionan absolutamente nada a cerca del colesterol, lo que yo estoy poniendo aquí al descubierto en relación al fraude farmacéutico de las estatinas, tiene mucho que ver con el hecho de que existe una correlación muy pobre entre el colesterol y las cardiopatías (0.1 para ser exactos).

El precio de bajar el colesterol: los efectos secundarios de las estatinas

Hasta donde alcanzo a vislumbrar, esto constituye una medicina basada en evidencias, porque así lo demostró el análisis de datos de los pacientes de Cleveland y Statlog. Y si los datos también hablaran, le dirían a los médicos: el colesterol no es el principal causante de los problemas de corazón, así que por favor ya no sigas prescribiendo estatinas, porque vas a acabar con la memoria y otras capacidades cognitivas de tus pacientes”. Los efectos secundarios que más deberían preocupar a los pacientes de los médicos que acostumbran recetar estatinas, son el deterioro de la memoria y la capacidad cognitiva.

Un estudio realizado por la Universidad del Estado de Iowa en el 2009 (ob. cit., pág. 144), demostró que el cerebro depende del colesterol para funcionar de manera óptima. “Hay una relación directa entre el colesterol y la liberación de neurotransmisores… El colesterol cambia la forma de las proteínas para estimular el pensamiento y la memoria… afecta lo listo que eres y tu capacidad para recordar las cosas“, señaló en su informe Yeon-Kyun Shin, biofísico y profesor del departamento de bioquímica, biofísica y biología molecular de la universidad de Iowa.
De manera que bajar el colesterol con estatinas puede resultar hasta contraproducente, porque además de provocar dichos efectos secundarios, no ofrece un beneficio sustancial en la prevención de infartos.
Lo que realmente importa entonces es encontrar las verdaderas causas de las cardiopatías. Para ello, conviene dejar de preocuparse por el colesterol total y el “colesterol malo” (también llamado de baja densidad o LDL), para enfocarse más en los triglicéridos y el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), mejor conocido como “colesterol bueno”.

Los verdaderos culpables de las cardiopatías

Por supuesto que habremos de explorar también los posibles factores de riesgo que se asocian a una cardiopatía, tomando en cuenta los hallazgos anteriormente mencionados. Pero como no es posible descubrir las causas de una cardiopatía a través de correlaciones, me interesó conocer la opinión de Bowden y Sinatra a este respecto.
Aunque ambos autores reconocen al azúcar como uno de los principales causantes de las cardiopatías, si miramos más detenidamente las capturas de pantalla mostradas en las imágenes precedentes, podríamos inferir que la glucosa tampoco está muy correlacionada con las cardiopatías, al menos no directamente. Apostaría doble contra sencillo a que si en el repositorio de Irvin se hubieran registrado los niveles de los triglicéridos y/o de insulina de cada uno de los casos atendidos, encontraríamos una fuerte correlación entre cada una de ellas y la variable de salida, esto es, la existencia/ausencia de una cardiopatía.

Pero entonces ¿por qué Boden & Sinatra afirman que el azúcar sí es un factor que aumenta el riesgo de desarrollar una cardiopatía?
En mi opinión, lo hace pero de manera indirecta: el consumo excesivo de azúcar y de carbohidratos afecta a la cantidad de insulina que segrega el páncreas, lo que a su vez produce un aumento de los triglicéridos en la sangre. Ellos lo han expresado de manera muy sucinta: “las dietas que son más bajas en azúcar y carbohidratos procesados reducen la inflamación, el azúcar en la sangre (glucosa), la insulina, la resistencia insulínica y los triglicéridos” (op. cit., pág. 86. Los paréntesis son míos).

De acuerdo con lo anterior, es muy probable que las variables que conforman el proxy estén intensamente y directamente correlacionadas con la insulina o la insulinorresistencia, los triglicéridos y los marcadores de inflamación activa, como el fibrinógeno o la proteína C reactiva, o cualesquier otro que refleje la actividad de las citoquinas. Las citoquinas o citocinas, son moléculas que se encargan de reclutar células para las áreas de inflamación, y cualquier examen de laboratorio que refleje una actividad de esta índole, indicará el grado de inflamación sistémica (aquella que no está focalizada, sino que se ha extendido hacia muchas otras partes del cuerpo).

Por su parte, el estrés crónico viene a ser también una variable que debería repercutir directamente sobre las que componen el proxy, y bastaría con conocer los valores de estas últimas para predecir con un 79% de confianza [4], que el paciente va a presentar o no una cardiopatía, porque resultaría muy complicado medir su nivel de estrés. Es extremadamente difícil cuantificar el nivel de adrenalina y cortisol que está uno segregando a diario, o cada vez que se preocupa por algo o alguien; así que el proxy resulta de mucha utilidad cuando se está pretendiendo identificar lo que está afectando a la variable de salida. Sin embargo, no hay que olvidar que la verdadera causa de una cardiopatía no puede ser determinada a través de una correlación.

Lo mejor que puede hacer usted para prevenir una cardiopatía

En resumen, la insulinorresistencia, la inflamación y el estrés van a influir en el proxy, en la misma proporción en la que éste repercute en el surgimiento de una cardiopatía. Y si usted quisiera hacer algo para mejorar las condiciones de “su proxy”, o sea de su frecuencia cardíaca, de una posible angina de pecho y/o de una probable angina inducida por el ejercicio, lo mejor que podría hacer a partir de este momento, es dejar de consumir azúcares para reducir los triglicéridos y aumentar el colesterol bueno con una adecuada suplementación, ya que ambos determinan el nivel de insulinorresistencia.

El cociente que resulta de dividir la cantidad de triglicéridos entre el nivel de colesterol tipo HDL, es un indicador de que tan insulinorresistente es un paciente. Un cociente con un valor mayor o igual a 3 debería preocupar a cualquiera, porque ese resultado estaría confirmando una insulinorresistencia y un deterioro de las variables del proxy. A modo de ejemplo, en la imagen adjunta (pulse sobre la misma para agrandarla), muestro los resultados de la química sanguínea de un hombre de 59 años que a pesar de tener un nivel alto de LDL, no presenta insulinorresistencia, ya que su nivel de triglicéridos es igual a 80 mg/dL y su HDL es de 45 mg/dL (el cociente aquí es de 1.77).

Conclusiones

1) Para prevenir cualquier cardiopatía, incluyendo un infarto, no es tan importante el valor que tengan los triglicéridos y el colesterol por sí mismos, sino la relación (cociente) que existe entre los primeros y el denominado “colesterol bueno”.
2) Para los efectos del inciso anterior, no hace falta reducir las grasas animales y vegetales, sino disminuir el azúcar, el estrés crónico y la inflamación. Los primeros dos factores de riesgo dependen de usted. Lo que no depende de usted es la inflamación, y dado que ya sabemos que ésta sí es una de las principales causas de los problemas cardíacos, le recomendamos que en caso de haber sido dianosticado(a) con una cardiopatía, reduzca la inflamación con antioxidantes en dosis terapéuticas apropiadas (ortomoleculares).

Un comentario final

Si desconoce el tipo de suplementos que debe tomar para reducir aún más los triglicéridos, o no sabe cómo aumentar el colesterol bueno o cómo determinar las dosis diarias de sus antioxidantes y cada cuándo tomarlos, puede contactarnos para que le confeccionemos una receta que concuerde mejor con su individualidad bioquímica.

“La mejor forma de representar una realidad, no es buscando los datos que justifiquen la existencia de una hipótesis, sino elaborando una teoría a partir de lo que tengan que declarar los datos”
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 31 de mayo de 2018.


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  Jonny Bowden y Stephen Sinatra. La verdad sobre el colesterol. Descubre los falsos mitos acerca del colesterol. Un programa efectivo sin medicamentos para rebajarlo.  Urano. 2103
[2] Chris Anderson. The End of Theory: The Data Deluge Makes the Scientific Method Obsolete. Wired, June 2008.
[3] Viktor Mayer-Schönberger & Kenneth Cukier. Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think. First Mariner Books, 2014
[4] López G. Sergio. Cardiopatías: en las cosas del corazón no basta con una segunda opinión. Fundación Micromédix, 27 de enero de 2018.