Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


Deja un comentario

Coaching de salud: los factores motivacionales podrían cambiarte la vida

coachingCuando se padece de una enfermedad crónica o diagnosticada como “incurable”, puede no ser suficiente el contar con una receta que indique las dosis y los modos de administración de los suplementos que se necesitan para conseguir el alivio deseado, pues viéndola como un todo, la salud no solo depende del estado fisiológico del paciente, sino también de cómo se siente psicológica y espiritualmente. Las creencias, las esperanzas, las frustraciones, los propósitos, los valores, la falta de incentivos y demás aspectos que conforman Sigue leyendo

Anuncios


2 comentarios

Diabetes: cómo revertir la resistencia a la insulina y sus complicaciones

Los comerciantes de la salud han propiciado que la diabetes se convierta en uno de los negocios más lucrativos del planeta. El que anda pregonando por ahí que la diabetes no es curable, es porque le conviene que así sea, o porque desconoce los principios de la fitomedicina y la medicina ortomolecular.
Hay tres grupos de profesionales de la salud. El primero es el que está dedicado en cuerpo y alma a promover los Sigue leyendo


5 comentarios

Maquiavelo y el príncipe de la salud

El modelo de negocio

Todo negocio tiene un modelo, y así como Maquiavelo vio en César Borgia el modelo que todo aspirante a príncipe debía imitar para conseguir sus fines, más o menos así la industria farmacéutica encontró en “El Príncipe” de Maquiavelo, el modelo a seguir para la materialización de sus metas: una riqueza de alrededor de 400 billones de dólares [1] y un poder de dominio extremo sobre sus consumidores (el pueblo) y sus soldados de bata blanca (el ejército de mercenarios). Riqueza y poder es todo lo que un príncipe de la salud (un magnate de la industria farmacéutica) necesita para mantener a flote su negocio. Tanto para uno de ellos como para Maquivelo, “el fin justifica los medios”, sean cuales sean éstos.

Y de la misma manera en que algunos cronistas han apuntado que esa frase no la escribió así Maquiavelo, sino que más bien fue la conclusión a la que llegó Napoleón después de haber leído “El Príncipe”, algo similar sucede con aquello de que “los hombres se conducen principalmente por dos impulsos: o por amor o por miedo”. Esta idea, si bien no la escribió Maquiavelo tal y como la he citado, muchos comentaristas e historiadores coinciden en que refleja muy bien una de sus líneas de pensamiento. Y esa idea es una de las que más explotan los príncipes de la salud para hacer que sus ventas se disparen, porque apelan al impulso que de acuerdo con su experiencia vende más: el miedo.

El miedo como impulso para motivar la compra

Es así como se construyen campañas enteras de publicidad para atemorizar a toda una nación, con el único fin de que se vacune contra la gripe aviar, la porcina, la influenza estacional, etc. Las autoridades gubernamentales, en alianza con los medios de comunicación masivos y en contubernio con los laboratorios farmacéuticos, tienden a exagerar las consecuencias de no vacunarse. Los príncipes de la salud convencen, o en el peor de los casos sobornan a las instituciones sanitarias y a los medios de comunicación masivos, para que ellos a su vez “instruyan” a los médicos sobre cómo fomentar una campaña nacional de vacunación.

Según ellos, la intención es evitar que un virus se propague, cuando en realidad lo que pretenden es venderle al gobierno sus vacunas. La mayoría de las veces el virus no representa una amenaza, o al menos no de la magnitud que los príncipes desearían que tuviera [2].
Por otra parte, en el consultorio médico, algunos doctores acostumbran infundir miedo en sus pacientes, haciendo uso de comentarios intimidatorios. Así, hay quienes podrían externar por ejemplo: “es muy importante que ordene este examen, de lo contrario, usted podría sufrir un ataque cerebral”, o “si no se pone estas gotas podría quedarse ciego”, o “si para mañana usted no se ha operado, podría perder su pierna”, y cosas por el estilo.

Los expertos en comunicación llaman a este tipo de mensajes apelaciones basadas en el factor miedo. Este tipo de apelaciones crean una respuesta emocional ante la amenaza de una enfermedad, una discapacidad o la muerte, cuya finalidad es provocar un cambio de comportamiento. Hay médicos que apelan a este recurso para venderle una cirugía a un paciente, que ya de por sí es cliente. Para ellos es fácil usar el miedo como instrumento de venta, porque saben muy bien que el miedo es un poderoso motivador.
Más adelante analizo con mayor detalle, las oportunidades de venta que puede generar esta práctica, las consecuencias negativas que tiene para un paciente el escuchar comentarios de esa naturaleza, así como las medidas que pueden tomar los consultantes para evitar que la autosugestión inducida por el médico, les produzca un efecto nocebo.

La viabilidad del modelo maquiavélico en la era del conocimiento

Sin embargo, aunque esos príncipes de la salud le hayan comprado a Maquiavelo la idea de que más vale infundir miedo que darse a querer (sin ser odiado), puede ser que esa máxima ya no les alcance para seguir engañando a una población de e-pacientes que hoy está mejor informada, que ya no está influenciada por los antiguos medios de comunicación masivos. Como vimos, esos príncipes insisten en desplegar impresionantes campañas de publicidad para infundir miedo a sus súbditos (consumidores), ya sea por medio de la exageración del daño que puede causarles un virus, o bien extendiendo los límites de los factores de riesgo implicados en el desarrollo de muchas enfermedades.

El punto es que no parece viable que un modelo maquiavélico pueda seguir funcionando en plena era del conocimiento, tal y como lo venía haciendo desde la época del renacimiento. No hace mucho tiempo, los periódicos, las revistas, la radio y la televisión no permitían que sus lectores, radioescuchas y telespectadores consensuaran los mensajes que recibían, porque éstos eran y siguen siendo medios de comunicación unidireccionales. La “información” transmitida reflejaba exclusivamente los intereses de aquellos que patrocinaban los mensajes de texto y los programas que entretenían a las masas de aquel entonces. “Al pueblo, pan y circo”, decía el poeta romano Juvenal.

Hoy en día, con la proliferación de teléfonos inteligentes dotados de servicios como el whatsapp y de computadoras personales interconectadas a la Internet, los usuarios de las redes sociales de Salud 2.0 ya pueden consensuar los mensajes recibidos y tomar decisiones más sabias, basándose en lo que la inteligencia colectiva de esas redes colaborativas les aconseja. Así, los príncipes de la salud y sus soldados de bata blanca ya no la tienen tan fácil, porque deben persuadir a una inteligencia colectiva que está mejor informada e interconectada, no solo con los creadores del contenido que se transmite, sino también con el resto de prosumidores. Esos príncipes ya no están causando una buena impresión dentro de los nuevos medios de comunicación, y les está costando mucho trabajo controlar a su propio ejército, porque resulta que muchos ex-mercenarios, ya se dieron cuenta del fraude, y están dando a conocer lo que los príncipes les están haciendo a sus súbditos. Y para muestra, un botón. ¿Más botones? Existe este otro y muchos más en las referencias bibliográficas citadas al final de este ensayo [1],[2].

Salud y política: si quieres lucrar, tienes que olvidarte de la ética

Es aquí donde los príncipes de la salud se están equivocando, al intentar aplicar el modelo político de Maquiavelo a su modelo de negocio, porque en todo caso, lo que Maquiavelo aconsejaba a los príncipes, era deshacerse de los ejércitos mercenarios, y apoyarse en soldados comprometidos con su patria. El que los profesionales de la salud no estén dispuestos a comprometerse con la salud de sus pacientes, es una consecuencia directa de haber querido adoptar un modelo en el que la ética no tiene cabida.
Para Maquiavelo, la política y la ética son dos cosas que se excluyen mutuamente.
Todo parece indicar que a los príncipes de la salud les convino también separar la salud de la ética, y por lo tanto, regirse por lo que vendría siendo su manual de procedimientos, es decir, “El Príncipe”. Y si en la salud no se puede proceder con ética, entonces ¿Cómo es que los magnates farmacéuticos ofrecen salud a sus consumidores?

Pues igual que un príncipe de la época renacentista ofrecía paz y seguridad a sus súbditos, o sea, empleando toda clase de artilugios y engaños para aparentar que se está haciendo un bien, cuando la realidad es otra. Maquiavelo proclamaba que los seres humanos debíamos ser realistas, porque las cosas no son como a uno le gustaría que fueran. No obstante, los años han pasado y el realismo de la Italia del siglo XVI, es bien diferente al realismo de la era del conocimiento que a usted y a mí nos ha tocado vivir. Basándose en el realismo de su entorno y de su época, Maquiavelo aconsejaba adquirir principados por cualquier medio y a cualquier precio. En este orden de ideas, podría decirse que se concretaba a recomendar lo que había visto que a los príncipes les daba resultado, tal y como lo haría un buen consejero en nuestros días (sin tergiversar los hechos). En el capítulo XVIII del Príncipe, “De qué modo los príncipes deben guardar la fe dada”, este polémico historiador y filósofo político, lo expone de manera muy puntual:

“En las acciones de todos los hombres, pero especialmente en las de los príncipes, contra los cuales no hay juicio que implorar, se considera simplemente el fin que ellos llevan. Dedíquese, pues, el príncipe a superar siempre las dificultades y a conservar su Estado. Si sale con acierto, se tendrán por honrosos siempre sus medios, alabándoles en todas partes: el vulgo se deja siempre coger por las exterioridades, y seducir del acierto. Ahora bien, no hay casi más que vulgo en el mundo; y el corto número de los espíritus penetrantes que en él se encuentra no dice lo que vislumbra, hasta que el sinnúmero de los que no lo son no sabe ya a qué atenerse” [3].

Los espíritus penetrantes y la corte de los Medici

No sé si el porcentaje de lo que Maquiavelo llama vulgo haya sido mayor en la población de hace 500 años, que el que existe en la actualidad; pero lo que me queda clarísimo es que hoy hay más espíritus penetrantes que sí se animan a decir lo que vislumbran, porque están mejor informados y porque tienen a su alcance, medios apropiados para decir lo que vislumbran. Y lo que yo he alcanzado a vislumbrar, es que sí hay médicos que están aplicando el modelo maquiavélico en el ejercicio de su profesión. A este respecto, el Dr. José Octavio Ruíz Speare se atrevió a publicar al final de su artículo “Liderazgo en medicina”, la siguiente cita [4]:

«Debe considerarse que no hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso en su triunfo, ni más peligroso de manejar, que introducir un nuevo orden. El innovador se convierte en enemigo de todos los que se beneficiaban en el antiguo régimen, y sólo se gana la tibia aceptación de los que se beneficiarán con el nuevo ordenamiento. Así, por muchas cuestiones, la medicina es un mundo político, como la corte de los Medici.»   Niccolo Machiavelli (1469-1527).

Quiero pensar que el Dr. Ruiz (izquierda) debió haber cerrado sus comillas justo después del vocablo “ordenamiento”, y que lo que resta de la cita es de su autoría. Si usted leyó una edición estándar de “El Príncipe”, como la que tiene el autor de estas líneas, advertirá que la idea de que “la medicina es un mundo político, como la corte de los Medici”, podría estar reflejando el pensamiento del Director del Cuerpo Médico del Centro Médico ABC, porque hasta donde yo vislumbro, Maquiavelo nunca escribió semejante analogía.
Ahora, suponiendo que el Dr. Ruiz hubiera tenido acceso a una edición diferente de “El Príncipe”, en la que Maquiavelo efectivamente hubiera escrito esa sentencia, eso implicaría que no hay ninguna diferencia entre la ética de Maquiavelo (si es que él hubiera tenido alguna) y la de un príncipe de la salud.

Las intrigas y las anécdotas que tuvieron lugar durante la dinastía Medici, evocan invariablemente escenas de muerte y destrucción. La famila Medici le encomendó a Nicolás Maquiavelo algunos trabajos, y él trato inclusive de congraciarse con algunos de sus miembros, para que le permitieran regresar a la política, después de que ellos mismos lo encarcelaran y torturaran por haber colaborado anteriormente con la República de Florencia. De hecho, Maquiavelo dedicó El Príncipe a Lorenzo de Medicis, con la intención de poder obtener tanto su perdón como un cargo público.

Esta siniestra familia practicó la alquimia y el hermetismo, fomentando su desarrollo en la corte [5]. En aquella época, era muy común la muerte por envenenamiento, y los Borgia, los Medici y los Sforza, adquirieron fama de envenenadores, porque no podían tolerar que alguien les estorbara en la consecución de sus fines. Para exterminar a sus oponentes, solían usar la cantarella (una mezcla de arsénico y vísceras secas de cerdo), o disfrazar el sabor desagradable del arsénico con comida muy condimentada. Fue así como Fernando de Medici envenenó con arsénico a su hermano mayor, el Gran Duque de Toscana, Francisco I, y a su cuñada Bianca Capello, porque no podía consentir que su sobrino Antonio, asumiera el Gran Ducado al que éste tenía derecho, por ser el único heredero del hermano mayor de los Medici.

Y ese es tan solo el caso más sonado de traición en la historia de los Medicis. Lo he traído a colación, porque de alguna manera, esa anécdota ilustra cómo ya desde esos tiempos, la alquimia era una actividad que proporcionaba ventajas a la hora de definir cómo controlar a los demás y cómo alterar el curso de las acciones en beneficio propio. Aprovechando los efectos que algunas drogas producían, la alquimia siguió evolucionando, hasta convertirse en lo que hoy se conoce como química moderna y farmacología.

Aunque a primera vista no parezca que lo que acostumbraban hacer los Medicis con la cantarella y el agua tofana, es prácticamente lo mismo que lo que hacen hoy los príncipes de la salud con sus fármacos, debo aclarar que el envenenamiento de Franciso I y su esposa, fue planeado astutamente por Fernando, de manera que los resultados no se vieran de inmediato. En opinión de la historiadora de la medicina Donatella Lippi, la intoxicación fue gradual, y la muerte de ambos cónyuges no sucedió sino hasta después de once días. De acuerdo con Lippi, Fernando de Medici debió haber calculado la dosis de arsénico como para causar una muerte lenta en su dos parientes. La historia completa y las evidencias que confirman la muerte por intoxicación con arsénico la puede ver aquí.
Lippi (derecha) pudo comprobar con una muestra de cabello facial del Duque de Toscana y algunos restos de su esposa, que la hipótesis previa de que ambos habían fallecido a causa de la malaria no era del todo cierta, ya que aunque los reportes oficiales revelaron que efectivamente estaban enfermos de malaria, ello no contradecía el hecho de que los niveles de arsénico en sus cuerpos eran altos, aunque no lo suficiente como para causarles una muerte súbita. La investigadora italiana declara en el vídeo anteriormente referido, que quien haya sido el autor del crimen, se aseguró de que no ingirieran una dosis letal, para no despertar sospechas entre los posibles testigos.

Enfermando al vulgo

A lo que quiero llegar es que ese mismo principio maquiavélico de adquirir el poder mediante perfidias, se aplica igualmente a los príncipes de la salud. Esos magnates farmacéuticos lo mismo le venden a un médico la idea de recetar Ritalin o Paroxetina a niños de 9 y 12 años, que la de prescribir clonazepam a quienes intencionalmente le ocasionarán un déficit nutricional de melatonina. El fin de los príncipes al recetar benzodiazepinas (como el clonazepam) y antipsicóticos a diestra y siniestra, es crear una farmaco-dependencia en los “pacientitos” de sus soldados de bata blanca, para que no paren de comprar esos venenos de acción prolongada, en donde el medio empleado es una intoxicación lenta pero redituable. Su fin justifica este medio. ¿Usted que opina, mi querido lector?

Las atrocidades cometidas por la psiquiatría van más allá de lo maquiavélico, porque los Medicis y los Borgia exterminaban a aquellos que se interponían en su camino o a quienes tenían intereses diferentes a los suyos; pero no a los que Maquiavelo tildó de vulgo. El vulgo pagaba sus tributos y los enriquecía, ¡Cómo lo iban a exterminar! Además, si los Medici envenenaban lentamente a sus oponentes, era para no despertar sospechas. Y si ese escenario renacentista era ciertamente maquiavélico, lo que están haciendo hoy los príncipes de la salud no tiene nombre, porque están enfermando a ese supuesto “vulgo”, con síndromes de abstinencia disfrazados de efectos secundarios.

En la actualidad, estos maquiavélicos príncipes también calculan deliberadamente las dosis y las sustancias que son “apropiadas” para la intoxicación gradual del vulgo. Ni por asomo lo matarían rápidamente, porque despertarían sospechas de parte de los espíritus penetrantes y sobre todo porque se quedarían sin clientes… ¿Curarlos? … Igual se quedarían sin clientes.
¿Se da cuenta cómo funciona el sistema liderado por los magnates de la industria farmacéutica? A ellos les funciona muy bien, ¿y a usted?

Síndrome de abstinencia: una forma de iatrogenia

Alguna vez pertenecí al vulgo, no en el sentido peyorativo del término, sino en el que Maquiavelo le daba a este concepto. Como vimos, el vulgo era aquel sector de la población que no vislumbraba las malas prácticas de sus gobernantes. Pero como dije anteriormente, ahora existimos más espíritus penetrantes, es decir, personas que manifestamos lo que alcanzamos a vislumbrar lo que están haciendo los príncipes de la salud, y eso es lo que estoy haciendo en este momento: poniendo al descubierto las prácticas maquiavélicas que esos príncipes están empleando para enfermarnos subrepticia y paulatinamente. Eso es un acto cobarde. Una traición maquiavélica que se conoce técnicamente como iatrogenia calculada. La iatrogenia se define como el daño causado a un organismo por un medicamento, una operación quirúrgica o cualesquier otro procedimiento médico, ya sea de manera involuntaria, intencional, o por negligencia o ineptitud de un profesional de la salud.

A continuación ilustraré con un ejemplo, la manera en la que un príncipe de la salud, consigue un fin que de ninguna manera justifica los medios.

Los antidepresivos: un negocio redondo

Los antidepresivos son los fármacos que los príncipes de la salud consideran idóneos para aumentar sus ventas, porque como decíamos anteriormente, están diseñados para crear un efecto iatrogénico calculado que consiste en agotar de manera intencional, uno o más nutrientes en el paciente. No se trata de un efecto secundario, sino de una treta para producir un síndrome de abstinencia.
Anteriormente mencioné el caso del clonazepam, un somnífero sintético que agota la melatonina que tiene usted en su cerebro para reemplazarla con benzodiazepinas.

Ahora permítame presentarle al bupropion (izquierda), un antidepresivo que agota en los organismos, un importante aminoácido llamado tirosina. Cuando el paciente suspende el bupropion de un día para otro, puede experimentar uno o más de los siguientes síntomas: baja presión arterial, baja temperatura corporal, hipotiroidismo, apatía, edema, fatiga, altibajos en el estado de ánimo, debilidad, dolor en articulaciones, síntomas parecidos a los de una influenza, aumento de peso, voz ronca, cabello seco, síndrome premenstrual y como cabría esperar, depresión. Esa es la clave del negocio: usted no se va a poder deshacer de su depresión, a menos que vaya corriendo a la farmacia y compre la siguiente dotación de bupropion. Ahí tiene usted, ese es el fin, y esos son los medios.

Ese subconjunto de síntomas que usted podría experimentar por déficit de tirosina, sería el síndrome de abstinencia provocado por el bupropion. Evidentemente, mientras más tiempo se haya estado expuesto a la droga, más intensos serán los síntomas y más difícil resultará la abstención. Y cuántos y cuáles de esos síntomas aparecerán a los dos o tres días de haber dejado de tomar el bupropion, es algo que depende de la individualidad bioquímica.
El colmo es que los príncipes de Zyban, que es una marca registrada de bupropion, le dicen a sus soldados de bata blanca, que lo receten a todo paciente que quiera dejar de fumar, porque su producto estrella disminuye la ansiedad y los síntomas de abstinencia que produce el cigarro. ¿Puede usted creer eso? ¿No son geniales estos príncipes de la salud para hacer negocios?: crearon una droga para personas que saben que son propensas a la dependencia, y luego se las ofrecieron para decirles que con ésta se iban a librar del cigarro, sin comunicarles que ahora en lugar de ser clientes cautivos de las tabacaleras, van a pasar a ser propiedad de Zyban. Eso es lo que yo llamo ser un vendedor maquiavélico profesional, en toda la extensión de la palabra. ¿Alcanza usted a vislumbrar cómo se las gastan estos príncipes de la salud?

La cuestión es analizar si uno es parte de ese vulgo al que se refería Nicolás Maquiavelo. Y si usted ya es un espíritu penetrante, difícilmente se dejará engatusar. Y a propósito de engañar, no quisiera dejar de mencionar otra de esas prácticas a las que suelen recurrir los príncipes de la salud para incrementar sus ventas. Se trata de hacerle creer a la gente que está enferma, aunque no lo esté.
Retomando el ejemplo del bupropion, ellos intentarán venderle la idea de que usted está deprimido, cuando en realidad solo se siente triste o desanimado. Querido lector, es completamente normal que a veces una persona se sienta triste, decaída, o desmotivada; pero eso no significa que haya que acudir a un psiquiatra, para que después de cruzar tres o cuatro palabras durante unos 15 minutos de consulta efectiva, le extienda un ridículo papel muy bien membretado, con una leyenda que solo él y el farmacéutico pueden descifrar, y que contiene órdenes expresas para intoxicarse voluntariamente. No logro entender cómo este rito se sigue repitiendo una y otra vez en plena era del conocimiento.

Los príncipes están enfermos de TADP* y no lo saben

Ahora, si usted realmente estuviera padeciendo depresión, porque ya lleva días enteros sin que nada ni nadie lo incentive, entonces, en lugar de acatar ciegamente las órdenes de uno de esos soldados de bata blanca, le aconsejo tomar tirosina y olvidarse de los síndromes de abstinencia y de los príncipes maquiavélicos: esos personajes enfermos de “Trastorno de Ambición Desenfrenada de Poder” (TADP)*, que luchan por conquistar a un “vulgo de espíritus penetrantes”, con una inteligencia colectiva que ya no puede ser seducida únicamente con pan y circo, que sabe a qué atenerse, y que alcanza a vislumbrar más allá de una millonaria campaña publicitaria y de lo que hay detrás de una pulquérrima bata blanca.

Si usted es partidario de la forma en que procede el sistema de salud tradicional, respetaré su punto de vista, esperando que presente argumentos convincentes para defender su posición. Para estar en consonancia con lo anterior, el autor le agradecerá sobremanera, adoptar también una actitud respetuosa ante lo que aquí se ha expresado.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 15 de Marzo de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


*No existe por supuesto una enfermedad con ese nombre y esas siglas; pero me encanta parodiar a la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), inventando términos que encajarían perfectamente en su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”.

REFERENCIAS

[1] Angell Marcia. The Truth About the Drug Companies: How They Deceive Us and What to Do About It. Random House Trade Paperbacks. 2005
[2] Jara Miguel. La salud que viene: Nuevas enfermedades y el marketing del miedo. Ediciones Península S.A. 2009
[3] Maquiavelo, Nicolás. El Príncipe, Capítulo XVIII. Espasa-Calpe S.A.
[4] Ruíz Speare José Octavio. Liderazgo en medicina. Anales Médicos. Vol. 59, Núm. 3, Jul.-Sep. 2014 p. 219 – 227.
[5] Romero García Eladio. Breve historia de los Medici. Ediciones Nowtilus, S.L. 2015.


Deja un comentario

¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada

Efectos secundarios y calculados

efectoUn efecto secundario es una reacción adversa no intencionada que experimenta un ser humano cuando le son administradas dosis normales de algún medicamento. La dependencia que un individuo desarrolla en relación a un fármaco, no parece llenar los requisitos de la definición anterior, porque como más adelante demostraré, hay casos en que esta reacción en particular, se planea deliberadamente en el laboratorio. El efecto en este caso más bien debería denominarse efecto calculado o intencional, porque está pensado para que el ser humano dependa de un producto y por lo tanto lo consuma cuantas veces sea necesario.

calculado¿Y por qué querría un grupo minoritario de la población  cometer este abominable crimen contra sus congéneres? Porque eso le permite lucrar con el sufrimiento ajeno. “Poderoso caballero es don Dinero”.
Mi objetivo no es repetirle aquí lo que ya ha dicho la Dra. Ghislaine Lanctot, a propósito de cómo funciona el ejército farmacéutico y sus soldados de bata blanca [1], o lo que ya han escrito Payer [2], Elliot [3] y Moynihan & Cassels [4], en relación al miedo que infunde ese sistema sobre la población, para convertir personas sanas en pacientes, valiéndose de la promoción de nuevas enfermedades.

En lo que yo me voy a enfocar es en poner al descubierto lo que hacen los laboratorios para agotar determinados nutrientes en los consumidores, con miras a convertirlos en adictos empedernidos, o como bien dice la Dra. Lanctot, en corderitos obedientes y compradores sumisos. Lo de corderitos supongo que ha de ser porque se dejan trasquilar su “lana” (“lana” es un vocablo coloquial que usamos los mexicanos para referirnos al dinero).
A continuación describo el modus operandi del mercado farmaceútico, recurriendo al efecto calculado del clonazepam, como ejemplo típico del fenómeno social que se vive a nivel global.

¿Adicto(a) al clonazepam?

sintomasImagine que usted está desesperada porque ya lleva una semana sin dormir. Acude al médico en busca de ayuda y éste, que ha sido aleccionado durante toda su carrera por una escuela de medicina auspiciada por unas cuantas trasnacionales farmacéuticas, extrae una pluma de su flamante bata blanca y le extiende una receta en donde se puede leer: “Clonazepam, 2 mg. Tomar media tableta antes de dormir”. Como usted confía en su médico, sigue sus instrucciones al pie de la letra y en la noche toma la dosis recomendada, y ya está, ¡por fin ha podido descansar durante toda la noche!

clonazepamDespués de unas cuantas semanas, puede ser que la dosis inicial ya no sea suficiente, porque su cuerpo ha desarrollado cierta tolerancia al medicamento, de manera que le llama a su médico (en el mejor de los casos) y éste le dice que agregue un cuarto de tableta a su ingesta. Y como al mes sucede algo similar, y a los tres o cuatro meses, usted siente que ha entrado en una espiral descendente porque ahora resulta que no ha podido dormir ni con la dosis aumentada, que para ese momento ya estará rondando los 5 o 7 mg. Y como si se tratara de alguna droga ilegal, sucede que ya no puede dejar de tomar su clonazepam, porque éste ha creado en usted un efecto que se conoce como dependencia.

La única diferencia es que el clonazepam está legalizado y la cocaína, la heroína, el LSD y demás drogas alucinógenas no lo están (la mariguana ha sido legalizada en algunos países para dominar y embrutecer más a la población de gobernados: un pueblo al que se le está drogando crónicamente, no se puede emancipar).
Mi compromiso con usted, querido lector, es informarle que durante todo ese tiempo (el cual variará de persona a persona), el clonazepam ha provocado que la cantidad de una hormona llamada melatonina esté muy por debajo del nivel que su cuerpo necesita para descansar. En otras palabras:

melatoninael clonazepam ha agotado la cantidad de melatonina que hay en su cerebro, y que en condiciones normales (sin clonazepam) es producida por su glándula pineal, órgano encargado de controlar sus patrones de sueño. ¿Cree usted que eso sea un efecto secundario, es decir, no deliberado? ¿Les va a creer a los fabricantes del Rivotril, Ravotril, Clozanil, Ropsil y todos esos otros “hostiles”, que esa deficiencia de melatonina ha sido producto de una mera casualidad? Stargrove, Treasure y McKee no parecen comulgar mucho con las casualidades, porque de acuerdo con lo que han revelado en una de sus publicaciones [5], todo indica que las drogas que han sido clasificadas como benzodiazepinas, entre los que se encuentra el clonazepam (Klonopin), agotan la melatonina endógena (la que produce la glándula pineal).
En este orden de ideas, si usted ha estado consumiendo reiteradamente benzodiazepinas, es casi seguro que el nivel de su melatonina esté por los suelos, y no podrá dormir a menos que tome “su clonazepam” (ellos así lo dicen, para hacerle creer que usted es el dueño de la situación, cuando en realidad es el clonazepam el que lo tiene a usted bajo control).

Y si acaso todavía no lo ha adivinado, la mejor forma de abandonar el clonazepam y de comenzar a dormir naturalmente, es haciéndolo paulatinamente y tomando al mismo tiempo melatonina exógena (como suplemento). Si su glándula pineal ha sido subutilizada durante mucho tiempo, dudo mucho que esté en condiciones de producir melatonina nuevamente, y es por eso que habrá que administrarla por la noche, una hora antes de irse a dormir.

Patient having breast scan in hospital, profilePor otro lado, es muy probable que usted esté presentando los síntomas que conlleva la deficiencia de esta hormona, a saber: fatiga, dificultad para concentrarse, hiperactividad, intestino irritable y problemas con la memoria de corto plazo. Si usted presenta algunos de los síntomas anteriores y comienza a tomar melatonina, no debería sorprenderle que al cabo de un tiempo, esos síntomas desaparecieran. Asimismo, si es mujer y ha consumido clonazepam por tiempo prolongado, valdría la pena que se practicara una mastografía, porque podría estar en riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Antipsicóticos: drogas con efectos imposibles de calcular

Pero veamos ahora lo que sucede con los fármacos clasificados como antipsicóticos.
Aquí el panorama es desolador, porque resulta que en no pocos casos, el efecto intencional no ha sido bien calculado. Y se entiende, porque ¿cómo alguien podría determinar con exactitud la actividad serotoninérgica que debe tener el cerebro humano? Simplemente no puede, o al menos hasta ahora no se ha podido descubrir el secreto de ese intrincado mecanismo. Y cualquier científico con suficiente ética y un poco de sentido común, no debería elaborar un fármaco que no sabe hasta donde va a aumentar la serotonina de un semejante, como para provocarle un síntoma que se supone debería suprimir.

efecto-secundarioEfectivamente, querido lector, ha leído usted bien y yo no estoy tergiversando los hechos: los medicamentos psiquiátricos que han sido diseñados para suprimir alucinaciones, delirios y otros síntomas psicóticos que se supone deberían corregir, pueden provocar esos mismos malestares. Cuando el psiquiatra a cargo combina varios antipsicótios, o cuando las dosis de uno de ellos son mayores de las que un organismo en particular puede tolerar, las cosas pueden salirse de control [6]. Y por más experiencia que se tenga como psiquiatra, y por más que él mismo se considere una eminencia, siempre existe el riesgo de inducir en el paciente, síntomas que anteriormente no tenía, gracias a un efecto secundario mal calculado. ¿Pruebas de ello? En seguida se las proporciono.
Remington y Kapur, Brier, Schmidt y otros, han revisado las pruebas clínicas y preclínicas que apoyan la hipótesis de que las alteraciones funcionales en el sistema serotoninérgico, afectan a múltiples sistemas neurotransmisores, así como los cambios de conducta en la esquizofrenia.

Ellos también han confirmado que la manipulación farmacológica del sistema serotoninérgico puede reducir o empeorar tanto los síntomas positivos como los negativos, la función cognitiva, así como modular la función extrapiramidal [7].

recetaA diferencia del clonazepam, en donde el efecto calculado es la adicción a las benzodiazepinas, los antipsicóticos crean dependencia, por medio de la producción de un conjunto de síntomas desagradables conocidos como síndrome de abstinencia. ¿Intencional? Después de haber leído a los gigantes de la neuropsicofarmacología, creo que si alguien llegó a calcularlo, falló por mucho. Como quiera salió ganando, porque una sustancia que produce malestares en los periodos de abstinencia, induce en el individuo una gran ansia por volver a consumirla. ¿No es eso un negocio redondo para el fabricante del fármaco en cuestión?

Pero nuestra misión aquí no es hacer cuentas de cuánto se estarán llevando a la bolsa los magnates de la BigPharma, sino ayudarle a usted a superar ese síndrome que lo ha vuelto dependiente, pero que ahora, después de haber leído estas líneas, ha decidido vencer con una gran determinación.
Si razonamos de una manera similar a como lo hicimos con el clonazepam y la melatonina, la pregunta que conviene plantear ahora sería: ¿Cuál es el nutriente que más se agota después de haber estado tomando durante mucho tiempo un determinado antipsicótico? Para dar respuesta a esta cuestión, tenemos necesariamente que analizar cada uno de los antipsicóticos por separado. Pongamos por ejemplo el caso de la clozapina (Clopsine sería una marca representativa que contiene a la clozapina como principio activo).

La clozapina: cómo librarse de ella sin morir en el intentoclopsine

triptofano

La clozapina agota el triptófano que hay en nuestro organismo [8], por lo que parece sensato administrar este aminoácido, si lo que se quiere es dejar de tomar este antipsicótico en particular. Y por favor, nunca vaya a suspender de un día para otro, la ingesta de un antipsicótico como éste. La retirada de este tipo de fármacos se hace de manera gradual, tal y como se indica en la receta mejorada para la esquizofrena, en la Receta alternativa para la autocuración del trastorno afectivo bipolar, o en cualquiera de las recetas de los demás trastornos de personalidad que aparecen en nuestra sección Descargar Recetas.

Observe cómo aparece en la ficha técnica del Clopsine, el delirio como un efecto secundario. Aunque los representantes legales de PsicoFarma hayan clasificado a este efecto secundario como raro, no hay que perder de vista lo que los gigantes de la neuropsicofarmacología descubrieron cuando revisaron el papel de la serotonina en la esquizofrenia (obra citada párrafos atrás).
Y para poner al descubierto aún más los peligros a los que se expone un paciente que ha creado dependencia a la clozapina, ponga usted mucha atención a lo que han declarado Morrison y otros [9], en relación al efecto secundario de la agranulocitosis:

agranulocitosis“La clozapina se hubiera sumado a la larga lista de experimentos médicos fallidos si algunos investigadores americanos no se hubieran dado cuenta de que, a pesar de todo, podía ser útil como tratamiento de pacientes que sufrían parkinsonismo grave y discinesia tardía. Estos científicos descubrieron que, evaluando la sangre de los pacientes a intervalos regulares, podían detectar la agranulocitosis en una fase suficientemente inicial como para prevenir la muerte. (Éste es el motivo por el cual, si le dicen que tome clozapina, le realizarán un análisis de sangre cada una o dos semanas)”.
dr-jekyllLa agranulocitosis es una escasez de granulocitos, un tipo especial de glóbulos blancos que apoyan al sistema inmunológico con una variedad de compuestos. No se necesita ser un experto en neuropsiquiatría para darse cuenta del peligro que implica una falla en este importante mecanismo de defensa. Dudo mucho que un psiquiatra quiera confesarle todo esto a un paciente, o al familiar de aquel que ha sido recetado con clozapina sin mayores averiguaciones, porque sin duda se quedaría sin clientela. Yo le recomiendo leer las fichas técnicas de todos los medicamentos que le haya recetado un señor de bata blanca, sobre todo tratándose de un psiquiatra.

Si uno no lee el manual de su celular o de su equipo multimedia, no pasa nada; pero eso de confiar a ciegas en lo que le diga un doctor Jekyll cualquiera, sin consultar las fichas técnicas de lo recetado, creo que implica un riesgo menos calculado que el de los errados químicos farmaco-biólogos creadores de este cuarto jinete del apocalipsis.

La olanzapina podría estar causando una deficiencia nutricional de glicina

La dosis del suplemento a administrar dependerá del antipsicótico que se esté usando, y por ningún motivo se deberá asumir que el triptófano es el apropiado en todos los casos. Hay situaciones muy concretas en que conviene administrar otro suplemento, a la hora de retirar el fármaco en cuestión.

glicinaOlanzapinaAsí por ejemplo, los síntomas que la olanzapina debe mejorar, podrían mejorar aún más al añadir glicina al tratamiento, y aunque el triptófano no está contraindicado, la glicina es la mejor opción cuando se está intentando reducir paulatinamente las dosis de este otro antipsicótico [10]. Honestamente, no podría asegurar que el síndrome por abstinencia de olanzapina lo hayan calculado los laboratoristas de las Big-Pharma, pensando en agotar deliberadamente la glicina de sus consumidores.

Quiero pensar que si los fabricantes de clonazepam consiguieron volver adictos a sus clientes, agotando su melatonina endógena, y si los creadores de la clozapina calcularon mal y provocaron una dependencia por agotamiento de triptófano, entonces es posible que la glicina exógena ayude a liberar a un paciente de la olanzapina.

Metformina: la OMS la recomienda. ¿Y usted, se la recomendaría a su ser querido?

¿Y cómo le vendría a usted un fármaco ideado para tratar la diabetes tipo 2? ¿Porqué será que los médicos les dicen a sus pacientes que tendrán que tomar la metformina de por vida? ¿Será verdad eso de que la diabetes no tiene cura y que lo único que se puede hacer es controlar los niveles de glucosa? Veamos que opciones hay para esas víctimas de la Organización Mundial para la Desinformación de Clientes Asiduos al Negocio de la Salud (OMDCANS, por sus siglas en español).

omsSería un descaro de parte de las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), si crearan una institución como la OMDCANS, porque aunque no existe como tal, vaya que se dedican a desinformar a las masas. Si los dirigentes de la OMS actuaran en pro de la salud de sus semejantes, no habría necesidad de estar revelando el fraude que está cometiendo el actual sistema de salud, al estar desinformando permanentemente, a los que están buscando un verdadero remedio para su enfermedad (la de los pacientes, no ese Trastorno de Ambición Desenfrenada de Poder que aqueja a cada autoridad sanitaria).

Como cabría esperar, la metformina está incluida en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS, apartado 18.5: “Insulina y otros antidiabéticos”, página 24 de la edición de marzo de 2007. En un esquema de regulación sanitaria diseñado así, se podría decir que la metformina cuenta con todo el apoyo de la OMS para acabar prácticamente con la vitamina B12 y el ácido fólico que tiene usted en su organismo, y que en principio lo defiende de (acomódese bien porque ahí le va la lista de todo lo que puede padecer si ya tiene tiempo tomando metformina):

  • Anemia
  • enfermaFatiga crónica
  • Debilidad
  • Estreñimiento
  • Pérdida de peso
  • Neuropatía
  • Depresión
  • Confusión mental
  • Pérdida de memoria
  • Sarpullido
  • Inapetencia
  • Boca adolorida
  • Lengua inflamada
  • Incontinencia
  • Problemas cardíacos
  • Gingivitis (sangrado de encías)
  • Irritabilidad

¿Quería usted bajar de peso tomando metformina? Piénselo dos veces, porque va a adelgazar a un precio muy elevado, según se infiere de la lista anterior. Mejor échele un vistazo a esta otra entrada en nuestro índice temático: “Receta para adelgazar: azúcar no, suplementos sí“, en donde encontrará una fórmula que contiene entre otras cosas, ácido alfalipoico, un nutriente mucho más efectivo que la metformina y con un efecto calculado no por un laboratorio farmacéutico, sino por la naturaleza.

Descargar archivo PDF

 

demo-diabetes-sin-3dTodo ese conjunto de malestares, que bien podrían clasificarse como efectos secundarios, son más bien una consecuencia de la deficiencia nutricional de Cobalamina (B12) y ácido fólico (B9) ocasionada por la metformina. Pero en este caso, ¿cuál sería el procedimiento a seguir para dejar de ser esclavo de la metformina? Sustituirla de manera gradual por un tratamiento natural basado en las vitaminas B12, B9 y otros suplementos alimenticios.  Pero para conformar un tratamiento como éste, es indispensable detectar, además de las deficiencias nutricionales ocasionadas por la metformina, aquellas que están ocasionando que su nivel de azúcar en sangre esté muy elevado. Hay una serie de preguntas que tendría que contestar el paciente para poder confeccionar una receta acorde con su individualidad bioquímica. Se requiere de una consulta para perfeccionar la receta genérica que ya hemos publicado y que usted puede descargar aquí mismo.

Conclusiones

Calculados o no, los efectos de una droga legal o ilegal, van a agotar invariablemente uno o más nutrientes que su cuerpo necesita para estar saludable, y las prácticas de la medicina moderna (alopática), si bien están ayudando a que el consumidor promedio se sienta mejor en cuestión de horas, y a veces hasta en minutos, a la larga están deteriorando su salud veladamente, aunque ello se nota hasta que ya es demasiado tarde. Porque lo que realmente le importa al sistema de salud tradicional, no es tanto la salud del prójimo, sino qué tanto le reditúa la gente enferma.

marketing-del-miedoUn negocio no puede sobrevivir sin clientes, y cada persona que se cura es un cliente menos. El punto aquí es que la salud debe ser un servicio, no un negocio; pero mucha gente sin principios se ha empeñado en comercializar la enfermedad. Esa es la razón por la cual la Fundación MicroMédix se esfuerza para solventar sus gastos con las donaciones de sus pacientes. Después de curar a un paciente, lo primero que deseamos es que no regrese, porque su regreso significaría un incumplimiento de nuestra misión. Y en vez de decir “hemos perdido un cliente”, apostamos a que hemos ganado un amigo, cuya recomendación hará que otros quieran donar también por recibir un servicio que lejos de ser un negocio, constituye una manera digna de ganarse la vida. Y en lugar de ver a nuestros semejantes como prospectos, nos esmeramos por comprender el sufrimiento de esos seres humanos que ya se dieron cuenta de que estaban siendo víctimas de una desinformación que enferma para dominar, una desinformación que confunde e infunde miedo para lucrar a expensas de las masas [11].

“La droga es el producto ideal… La mercancía definitiva. No hace falta literatura para vender. El cliente se arrastrará por una alcantarilla para suplicar que le vendan…El comerciante de droga no vende su producto al consumidor, vende el consumidor a su producto. No mejora ni simplifica su mercancía. Degrada y simplifica al cliente”… William Burroughs.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de febrero de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Ghislaine Lanctot. La Mafia Médica. Cómo salir con vida de la prueba y recuperar salud y prosperidad. 2008 Ediciones Vesica Piscis
[2] Lynn Payer. Disease-Mongers. How Doctors, Drug Companies and Insurers are Making you Feel Sick. Wiley. 1994
[3] Carl Elliot. White Coat, Black Hat: Adventures on the Dark Side of Medicine. Beacon Press, 2010.
[4] Ray Moynihan & Alan Cassels. Selling Sickness. How drug companies are turning us all into patients. Allen & Unwin. 2005
[5] Stargrove, Treasure & McKee. Herb, Nutrient, and Drug Interactions: Clinical Implications and Therapeutic Strategies, pág. 772. Elsevier. 2008
[6] Gary Remington and Shitij Kapur. Antipsychotic Dosing: How Much but also How Often? Schizophrenia Bulletin. 2010 Sep; 36(5): 900–903
[7] Página oficial de la American College of Neuropsychopharmacology:  Bryan L. Roth and Herbert Y. Meltzer.
The Role of Serotonin in Schizophrenia; https://www.acnp.org/g4/GN401000117/CH115.html
[8] Pelton, Lavalle, Hawkins, Krinsky. Drug-Induced Nutrient Depletion Handbook. Lexi-Comp; 2nd Ed., 2001
[9] Anthony P. Morrison, Julia C. Renton, Paul French y Richard P. Bentall. ¿Crees que estás loco?, Piénsalo dos veces. Recursos para la terapia cognitiva de la psicosis. 2010, Herder Editorial, S.L., Barcelona
[10]  Heresco-Levy U, Ermilov M, Lichtenberg P, et al. High-dose glycine added to olanzapine and risperidone for the treatment of schizophrenia. Biol Psychiatry 2004;55:165-71.
[11] Miguel Jara. La salud que viene: Nuevas enfermedades y el marketing del miedoEdiciones Península S.A. 2009


4 comentarios

Curso de autocuración con medicina ortomolecular: conocimiento que alivia

Para que un tratamiento funcione, hay que implicarse personalmente en el proceso curativo. El conocimiento puede curar, al igual que las creencias positivas, la fe, la esperanza y el optimismo, porque de alguna manera, todos esos son factores que propician la respuesta a la relajación y el efecto placebo [1]. En lo concerniente al conocimiento, recuperar la salud implica: identificar las causas de la enfermedad que a uno le preocupa, y conocer a fondo el teje y el maneje de un tratamiento alternativo que funciona para dicho padecimiento. Sucede que en nuestro caso, ese tratamiento funciona, y es ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas).

Autocuración por conocimiento adquirido

cursoNo se precisa saber todo sobre todas las enfermedades, ni todo sobre la anatomía y la fisiologia del cuerpo humano. Basta con conocer el tratamiento y lo más que se pueda sobre una sola enfermedad: la que uno mismo está sufriendo o la que está minando la salud de un ser querido. El tratamiento desde luego debe funcionar, porque depender totalmente del efecto placebo sería un autoengaño, no una autocuración. La medicina ortomolecular funciona, y descubrir todos sus secretos podría representar un hito en su vida, como me sucedió a mí después de vencer una prostatitis crónica.
Recuerdo el momento en que comprendí la relación que había entre los radicales libres, la inflamación de mi próstata y el papel que desempeñan los antioxidantes y la dieta en ese proceso. Y eso nunca me lo explicó un médico.
cursos¿Su médico le explica todo lo relacionado con su enfermedad y el tratamiento que le está recomendando? Si su respuesta es afirmativa, lo felicito. Es usted muy afortunado y es probable que se recupere más pronto que esa vecina suya a la que le ha tocado ser atendida por un señor de bata blanca hosco, de conversación monosílaba y con aires de CuasiDios.
A modo de ilustrar cómo opera el efecto placebo en estos casos, trate de recordar y comparar, al menos dos situaciones en las que haya sido atendido por médicos diferentes, uno generoso y elocuente en sus explicaciones, y otro muy parco como el de su vecina. ¿Con cuál de los dos se sintió mejor?

Hace años uno se concretaba a tomar lo que le recetaba el doctor y esperaba unos cuantos días para ver los resultados, sin cuestionar más. Se asumía que no era necesario conocer todos los detalles del tratamiento para que éste funcionara, sobre todo si quien lo estaba recomendando era considerado una eminencia. Como yo lo veo, el ser una eminencia no garantiza que su tratamiento vaya a ser un éxito, e independientemente de qué tan eficaz puedan ser ambos, si el paciente no entiende bien en qué consiste su tratamiento, tanto puede funcionar, como puede que no lo haga.

medicoLo que quiero decir es que, si ese(a) señor(a) de bata blanca, además de ser una eminencia, informara bien a su paciente y se pusiera en su lugar de modo que pudiera entender lo que él entiende y de la forma en que él lo entiende, por descontado que el tratamiento sería un éxito. Por supuesto que encontraremos casos en que la fe, la esperanza, el optimismo o las creencias del paciente predominarán por encima del conocimiento; pero no hay duda de que hay pacientes que mejoran, solo por haber entendido a la perfección, lo que les ha dicho un doctor promedio (atención nutricia) [5].
Lalivioo mejor es buscar que se produzca sinergia entre los diferentes aspectos que influyen en el proceso de sanación, como son la fe en el tratamiento (una fuerte convicción sobre su eficacia), el conocimiento de los detalles del mismo, y un tratamiento natural basado en una receta que produzca una respuesta superior, a la que se obtendría únicamente con el efecto placebo.
Esos tres factores probablemente le darían mejores resultados que lo que podría esperar de una eminencia, tomando en cuenta lo que un excelentísimo señor de bata blanca le cobraría por esa “segunda opinión”.
Dese luego, entre más conozca usted sobre su enfermedad y su tratamiento, más creerá en él y mayores posibilidades tendrá de recuperarse. Ese es el principio en el que se basa este nuevo enfoque de capacitación: la autocuración por conocimiento adquirido. En seguida le proporciono algunas evidencias que respaldan este principio.

Evidencias que avalan el principio

Hay pacientes que desconocen por qué el azúcar o bien el gluten puede ser nocivo para ellos, y no conciben cómo su estado de salud pueda deteriorarse por ingerir un poco de avena con miel de abeja, por ejemplo. Uno de nuestros pacientes que padecía de esquizofrenia, recayó en una ocasión por haberse zampado un par de paletas heladas que evidentemente contenían azúcar. El resultado de su dulce experiencia fue que comenzó a escuchar voces de nuevo. Aunque la receta desaconsejaba la ingesta de azúcar, todo parece que él no la había leído personalmente (sus padres llevaban el control de su tratamiento).

nutricionEs raro que un médico se desviva por explicar a los padres de un niño autista, la gama de reacciones alérgicas que la leche puede provocarle a su hijo. Se concretan a recetar Ritalin o algo por el estilo.
Un ejemplo más. Si usted no sabe para qué sirven el ácido alfalipoico y la proteína de suero de leche aislada, y se los llega a tomar inmediatamente después de los alimentos, estaría desaprovechando el efecto sinérgico antioxidante de dicha combinación. Asimismo, es posible que esa misma proteína no esté bien indicada en el caso del niño autista, porque aún siendo aislada, podría contener todavía una cantidad de caseína suficiente como para causarle un síndrome de intestino permeable.
Tal vez usted no reflexionó lo suficiente sobre esa vez que de pronto se sintió mejor, sin haber hecho aparentemente nada. Algunos autores denominan a un suceso de esta naturaleza, “remisión espontánea”.

Aunque no dudo de la existencia de esas autocuraciones, la anécdota que le voy a contar, lejos de suponer una remisión espontánea, explica por qué un paciente pudo mejorar su estado de salud, gracias al efecto placebo inducido por un conocimiento adquirido.

conocimientoUn adulto mayor de 96 años a quien le había yo sugerido tomara 3 mg de melatonina de liberación prolongada para su insomnio, me dijo en una ocasión, que una hermana suya había tenido diarrea por haberla tomado.
A los pocos días de haberse enterado de dicho incidente, me llamó para comunicarme que a él le estaba sucediendo lo mismo (efecto nocebo), a pesar de que la había estado tomando durante meses, sin haber padecido diarrea ni ningún otro efecto secundario. Si bien este simpático paciente no padecía de Alzheimer, advertí que tenía problemas con su memoria de corto plazo.
Un día, en uno de los estantes de su casa, encontró el libro de Pierpaoli y Regelson,“El Milagro de la Melatonina” ; pero como ya no se acordaba de cuáles eran las propiedades de esta hormona, comenzó a leerlo de nuevo. No tardó mucho en volver a llamar para contarme que había reiniciado su tratamiento, por todas las maravillas que los autores del libro decían que tenía la melatonina, comenzando esta vez con 1.25 mg.

Así las cosas, fue aumentando gradualmente sus dosis hasta llegar a los 3.75 mg, sin que hubiera problema. Su intención era llegar a los 6 mg, que según dijo, era la cantidad de melatonina que recomendaba su preciada fuente de conocimiento.
Pero no a todos les apasiona la lectura, como era el caso del paciente que reanudó por convicción propia, el tratamiento con melatonina que a la postre le ayudó con su insomnio.

conocimientosHay quienes prefieren consultar un video, un material de audio, un programa de radio, o tal vez sostener una conversación con un experto, que les permita adquirir el conocimiento que les hace falta para recuperar su salud.
Tomar un curso para participar activamente en la propia recuperación o la de un ser querido para hacerse cargo de su salud, es una excelente opción para quien todavía no ha desarrollado el hábito de la lectura. En este caso, el facilitador le explica al participante todo lo que él o ella necesita saber, ahorrándole horas de estudio y dedicación.

Más avales: e-pacientes y redes de Salud 2.0

emma-bartheCuando Silvia Velando, periodista y especialista en temas humanísticos, le preguntó a Emma Barthe (derecha), si creía que los enfermos debían implicarse personalmente en el proceso de curación, esta experta en psicología de la salud y modificación conductual, contestó: “No puede ser de otro modo. Los propios pacientes deben implicarse personalmente en su proceso terapéutico y curativo, comprendiendo que su papel puede ser esencial y determinante en la evolución de la enfermedad” [2] (las negritas son mías).
Este nuevo enfoque de capacitación de la Fundación MicroMédix, constituye una opción más de curación sin precedentes en el ámbito de la medicina alternativa, y confiamos en que el número de casos de éxito aumentará, a medida que los pacientes tomen conciencia de que delegar totalmente la responsabilidad de su salud al médico (creyendo ciegamente en lo que él o ella les recomienda), es una costumbre por demás cuestionable, tanto por las prácticas deshonestas de los laboratorios farmacéuticos, como por el auge que han tenido en la última década las redes sociales de Salud 2.0.

Todos esos casos de éxito de e-pacientes a los que hice referencia en la publicación que recién he vinculado en color azul [3], no son más que evidencias irrefutables de que Augusto y Michaela Odone, Karen Parles, Manny Hernández, Todd Small, Eleanor Longden y un servidor, tuvimos que implicarnos personalmente en nuestro proceso de sanación para superar el sufrimiento. Lo mismo se puede decir de Norman Cousins, Greg Thomas y de Guyer D. Thomas y sus “burladores de la muerte”[4]. Vale decir, que la mayoría de los tratamientos que la Fundación MicroMédix ha resumido en sus correspondientes recetas, provienen de e-pacientes que no dejaron de involucrarse con su problema, hasta que encontraron un buen remedio natural a base de sustancias ortomoleculares y hierbas medicinales.

Automedicación con sustancias ortomoleculares

tratamiento¿Pero que no es peligrosa la automedicación? Con fármacos sí, con sustancias naturales no. Si se aprenden bien las propiedades de estas últimas, se conocen a fondo las dosis correctas y seguras de los nutrientes que se han de tomar, y se estudian detenidamente sus posibles efectos secundarios, aún cuando éstos sean prácticamente nulos, no hay manera de poner en riesgo nuestra salud.
La automedicación con dosis correctas (ortomoleculares) de sustancias naturales, consiste simplemente en restaurar los niveles normales de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales que hay en nuestro organismo. Estos cuatro grupos de automedicacionnutrientes, a los que llamamos suplementos, son los que necesita nuestro cuerpo para funcionar apropiadamente.
Como aprenderá en el Curso-Taller de Autocuración con Medicina Ortomolecular, nos enfermamos no porque necesitemos de sustancias químicas a las cuales nuestro cuerpo jamás se acostumbrará (de ahí que no podamos deshacernos de los efectos secundarios de los fármacos). Nos enfermamos porque nos está faltando uno o varios de los nutrientes mencionados.

Los médicos y el sistema de salud tradicional nos han estado aleccionando a través de todos los medios publicitarios. Nos han repetido hasta el cansancio que el automedicarse puede acarrearnos más problemas que beneficios, como no podría ser de otra manera, pues de lo contrario, se quedarían sin clientes.
Existen básicamente dos razones por las cuales la mayoría de la gente no se automedica. La primera de ellas tiene que ver con la ignorancia de la población en general, en cuanto al teje y al maneje de la medicina tradicional (alopática), entendiendo a ésta como aquella que se practica en las clínicas, hospitales, centros de investigación y demás instituciones no alternativas, cuya misión y visión deben necesariamente compaginar con las prácticas y políticas de la lucrativa industria farmacéutica.

urgenciaLa segunda razón que tienen los médicos alópatas para contraindicar la automedicación, aparte de no quedarse sin trabajo, es que están conscientes de los peligros que encierran los efectos secundarios de los fármacos que ellos mismos prescriben, y que son, en su opinión, los únicos agentes capaces de aliviar la mayoría de las enfermedades. Y si usted me preguntara sobre lo que haría yo en caso de estar expuesto a
una emergencia médica, mi respuesta sería, sin lugar a dudas, acudir al saludcentro hospitalario más cercano a mi localidad.
Hablando en términos de lo que un cirujano puede lograr con una intervención quirúrgica, esta corriente médica tradicional merece todo mi reconocimiento, por toda esa destreza y sapiencia que demanda una labor de esa naturaleza. Es exclusivamente en estos casos en donde me veo forzado a admitir, que la medicina tradicional es la mejor alternativa, si lo que está en juego es la vida de un ser humano.
Por otra parte, si me preguntara mi opinión sobre lo que yo y cualquiera deberíamos hacer ante una enfermedad crónica, entonces sí que me decantaría por la medicina ortomolecular (megadosis), las microdosis y hasta por un coaching de salud o una terapia cognitiva conductual en caso de un trastorno de personalidad.

El curso y el enfoque de capacitación

Y es a este punto al que quería yo llegar para poner a su consideración este nuevo enfoque de capacitación. La idea central es que sea usted mismo quien se deshaga de las molestias que le está ocasionando su enfermedad. Una vez adquirido el conocimiento apropiado, usted se va a dar cuenta de que no tendrá que estar tomando fármacos de por vida y de que sí hay un remedio para su enfermedad. Eso lo aprendí yo cuando tuve que lidiar con una próstata inflamada, una hipertensión, un reflujo, una influenza y una infección en vías urinarias. Todos esos padecimientos los enfrenté y los vencí con medicina ortomolecular y microdosis.
En general, el enfoque consiste en poner al paciente en un ambiente propicio para que él mismo, al sentirse implicado en el proceso curativo, encuentre un tratamiento eficaz para la enfermedad que le preocupa.

taller¿Y usted, está dispuesto también a enfrentar su enfermedad o la de su ser querido, armándose de valor y del conocimiento necesarios para superar la adversidad que le ha tocado vivir?
Si su respuesta es afirmativa, tal vez valdría la pena que le echara un vistazo al material didáctico y los temas que estaré tratando en este Curso-Taller de Autocuración con Medicina Ortomolecular. Su impartición es por Skype; pero si lo desea puede ir descargando el contenido interactivo (e-learning) del primer módulo sin ningún costo.
Ahí encontrará una muestra del recetario empleado en el curso.

Remisión espontánea y autocuración por conocimiento adquirido

enfermedadEn su bibliografía sobre remisión espontánea, Caryle Hirshberg y Brendan O’Regan, definen la remisión espontánea como “la desaparición, completa o incompleta de una enfermedad o tumor maligno sin tratamiento médico alguno o con un tratamiento que se considera inadecuado para dar como resultado la desaparición de los síntomas de la enfermedad o el tumor” [5]. Si Hirsberg y O’Regan están en lo correcto, entonces esta parte del proceso curativo que atribuyo al conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, no puede obedecer a una remisión espontánea, pues el tratamiento ortomolecular ha demostrado ser adecuado en un sinnúmero de casos [6].

La parte del proceso curativo que corresponde al conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, es un producto de una fe inquebrantable en lo que se está haciendo, una gran lucha contra todo pronóstico médico pesimista, y un pleno conocimiento de eso que se está haciendo. Como bien dijo el filósofo contemporáneo José Luis Romero:
“La patología es el sufrimiento originado principalmente por la ignorancia o por el vicio…la terapia radica en la adquisición de conocimiento y de virtud” [9].

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 16 de Octubre de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Sergio López González. El efecto placebo y los poderes curativos de la nutrición. Fundación MicroMédix, 24 de Agosto de 2015.
[2] Emma Barthe. Cáncer: más allá de la enfermedad. Ediciones Obelisco. Primera edición: marzo de 2013, pág. 52.
[3] Sergio López González. Salud 2.0: la inteligencia colectiva de los e-pacientes y la cura por consenso. Fundación MicroMédix, 21 de Octubre de 2014.
[4] Sergio López González. El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir. Fundación MicroMédix, 29 de diciembre de 2015.
[5] La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación. Rankin Lissa. Urano.
[6] Abram Hoffer & Jonathan Prousky. Naturopathic Nutrition: A Guide to Nutrient-Rich Food & Nutritional Supplements for Optimum Health. CCNM Press, 2006.
[7] Sergio López González. Guerreros biomédicos: padres y familiares que con voluntad férrea y biomedicina, están curando a su ser querido. Fundación MicroMédix, 6 de abril de 2015.
[8] Medicina ortomolecular. Fundación MicroMédix.
[9] Arte de vivir, arte de pensar (pág. 145), Capítulo 5: El buen saber de la terapia filosófica. Mónica Cavallé y Julián D. Machado (Eds). 2007. Editorial Desclée De Brouwer, S.A.

 


Deja un comentario

El sistema tradicional de salud mental en entredicho

El desconocimiento de las prácticas deshonestas del ejército farmacéutico y sus soldados de bata blanca, aunado a un gobierno corrupto y a la desesperación de una familia que no sabe qué hacer en los momentos de crisis, suelen prolongar el sufrimiento que causa una enfermedad mental como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el autismo.

psiquiatrasSi usted alguna vez ha tenido la dolorosa experiencia de ver a su ser querido medicado, seguramente se habrá sentido derrumbado(a), al no saber cuánto tiempo más tendrá que seguir soportando ese sentimiento de impotencia y frustración que lo(a) ha quebrado, justo cuando se ha dado cuenta de que ha dejado en manos del sistema de salud que aquí pongo en entredicho, a esa personita suya que habiendo sido alguna vez tan sensible y entusiasta, ahora está siendo transformada por varios “excelentísimos señores de bata blanca”, en un autómata indefenso.

Moldeando la mente del consumidor

psiquiátricoDesde la época en que una gran mayoría de enfermos mentales eran confinados involuntariamente en siniestros manicomios, los que supuestamente cuidaban de ellos, se propusieron elevar su oficio a la categoría de especialidad médica, que un alemán de nombre Johann Christian Reil bautizó en el año 1808 como “psiquiatría”, del griego “psique” e “iatros“, que significan alma y médico, respectivamente [1]. Fue así como nació en Halle, Alemania, una pseudociencia que más tarde daría lugar a que los psiquiatras de todo el mundo se unieran para seguir perpetrando un fraude que a la fecha sigue dando frutos tanto a ellos como a la industria farmacéutica.

Me pregunto cómo es que los magnates de Salvatore Ferragamo y Nike, no han incentivado a los zapateros a que se inventen algo así como una “certificación en calzado y pedicura”, a fin de que promuevan los estilos que van sacando al mercado, como lo hace Eli Lilly & Company con sus antidepresivos y sus marionetas de bata blanca.

medicinaAsí como los medios masivos de comunicación moldean la mente del consumidor promedio, sesgando y hasta tergiversando la información en conformidad con los intereses de sus directivos y patrocinadores; el sistema de enseñanza médica, al ser financiado desde hace muchos años por las trasnacionales farmacéuticas más influyentes del planeta, inculca a sus ingenuos estudiantes de medicina, una cultura que valora en exceso las patentes farmacéuticas y los ensayos clínicos tipo doble ciego. En este contexto, cualquier otra alternativa médica es tildada de superchería y curanderismo, con la intención de hacerla parecer poco científica.

Olanzapinapastilla de azúcarPero con toda y esa impresionante labor de investigación, mercadotecnia y publicidad, y sin ánimo de ofender a los químicos de profesión, ¿Sabía usted, querido lector, que la eficacia de un antipsicótico es prácticamente la misma que la de un placebo? [2], [8]. Cuando los resultados de su estudio no son satisfactorios, los investigadores publican sus resultados tendenciosamente, para no desacreditar al laboratorio que los está empleando. Hablando en términos generales, solo unos cuantos antidepresivos resultan ser ligeramente superiores a una pastilla de azúcar [3].

Es más lo que se le hace creer a la gente con todo ese despliegue de mensajes publicitarios, que lo que en realidad producen esos fármacos en el ánimo de los enfermos [4].

Farmacodependencia inducida

Hace muchos años que los médicos psiquiatras le han estado vendiendo la idea a sus pacientes de que los antipsicóticos los tienen que tomar de por vida. Prefieren enmascarar con fármacos los síntomas de su enfermedad, que dedicarse en cuerpo y alma a encontrar una cura para la misma, porque ello supondría además de un inmenso esfuerzo de su parte, una disminución de ingresos contantes y sonantes.
Permítaseme explicar el origen de esta práctica psiquiátrica, a la que he llamado farmacodependencia inducida.

farmacodependenciaAdemás de una práctica maquiavélica, la adicción a las drogas legales es una enfermedad iatrogénica inducida por los antipsicóticos que los mismos psiquiatras prescriben, como parte de todo ese arsenal de ansiolíticos, antidepresivos y demás psicotrópicos que los laboratorios les hacen llegar a través de sus visitadores médicos. Seguramente su psiquiatra le ha dicho, que eso de la farmacodependencia es producto de la casualidad, o que se trata de un efecto secundario, y no dudo que existan médicos bien intencionados que lo crean, porque eso es lo que el sistema tradicional de salud les ha enseñado.

Control Mental

Es increíble que en plena era del conocimiento (la era de la información quedó atrás), todavía haya quien crea en las prácticas de la psiquiatría convencional, y que aún sin haberse curado, continúe siendo condescendiente con ellas. ¿No será que a los clientes de ese sistema tradicional de salud mental, se les ha privado de su voluntad? ¿Sabía usted que desde antes de la segunda guerra mundial, los psiquiatras alemanes usaban a los enfermos mentales como conejillos de indias, para saber hasta donde podían controlar sus mentes?

Paul Nitsche¿No cree usted que exista una conexión entre la farmacodependencia inducida y las abominables pruebas de control mental que precedieron al Holocausto? El psiquiatra alemán Paul Nitsche, quien en 1941 asumió la dirección del programa de acción T4, que no era otra cosa que un plan para exterminar a los enfermos mentales y minusválidos, una vez que estuvo a cargo de los campos de concentración, declaró que en estas otras instalaciones, regirían los mismos principios que había aplicado años atrás en los manicomios.

Declaración de Johann Christian ReilHasta hace poco yo todavía tenía mis dudas; pero cuando me enteré de todo lo que el Dr. Colin Ross compartía en una de sus conferencias, intuí que podría haber una fuerte correlación entre la farmacodependencia inducida y el control mental, pues es un hecho que los pacientes que ya son adictos a las drogas legales, suelen acatar órdenes con cierta facilidad. Los psicotrópicos los vuelven sumisos. El mismo Johann Reil, afirmó en una ocasión: “a través de impresiones fuertes y dolorosas, captamos la atención del paciente y lo acostumbramos a una obediencia incondicional“.

Confinamiento involuntario

Si ese fue el que acuñó la palabra psiquiatría en nuestro diccionario, imagínese la clase de principios que sostendrán sus sucesores. Y si usted radica en los Estados Unidos Americanos, no le sorprenda que aún estando en un “país desarrollado”, un juez le quiera quitar la custodia de su ser querido, quizás por una disputa vecinal aparentemente intrascendente o alguna otra conducta por la que él o ella haya sido etiquetado(a) como “anormal”, típicamente por una trabajadora social o algún oficial de policía. Y eso siempre y cuando su familiar disponga de una póliza de seguro médico, porque de otra manera, los hospitales psiquiátricos no tendrían mucho interés en procurarle una cama.

sistemaSolo cuando existe un aval que pueda garantizar el pago de la estancia de la víctima en cuestión, es cuando los hospitales psiquiátricos “hacen su agosto”, y todo en contubernio con las que dicen llamarse “autoridades” (individuos que se dejan sobornar mientras ocupan un puesto en el gobierno). Los mismos perpetradores de este fraude llaman a esta práctica “el apretón de manos de los 100 dólares”. Cuando internan a un paciente, los psiquiatras o los psicólogos lo visitan, le estrechan la mano y le dicen, “hola, soy el doctor fulano y estoy aquí para atenderle”, y se van.

Cada señor de bata blanca podría atender entre 10 y 20 pacientes al día, y facturar una hora a cada uno habiendo estado en el hospital por algo más de 30 minutos. Si hace usted la cuenta de lo que ganan estos mercaderes, con esos 20 pacientes internados, en digamos unas 20 horas, imagine cuántas cifras lleva cada factura que llega al programa de salud Medicare [1]. Así que la próxima vez que le ofrezcan a usted un seguro en los EUA, piénselo dos veces antes de firmar, sobre todo si en su familia ha habido algún incidente como el que relato a continuación.

ContubernioEn el hospital psiquiátrico de Haar, en Alemania, a Claudia (izquierda), la internaron después de que llamara al servicio de urgencias, reportando que se sentía muy mal porque esa mañana se había tomado siete tazas de café. Cuando despertó al día siguiente, se desayunó con la noticia de que un juez había ordenado que se quedara internada porque así lo había dispuesto un psiquiatra de esa institución. Cuando esta dama le preguntó a su doctor porqué le había diagnosticado psicosis y otros términos más que intimidarían a cualquier hijo de vecino, el psiquiatra le contestó que lo había hecho para “pasarle la factura a la aseguradora de salud” [1].

Clientes cautivos a perpetuidad

clientesComo demostré en mi entrega del 11 de Junio de 2016, la adicción no es un acto volitivo ni depende de la inteligencia o de la moral del adicto-dependiente.  La fidelización de clientes por medio de la farmacodependencia inducida, debería estar penada, y no tiene cabida cuando está de por medio la salud de un ser humano. Los psiquiatras saben que curar a un paciente es tanto como perder un cliente. Los naturópatas también lo sabemos; pero eso no significa que tengamos que fidelizar clientes como si fuéramos Starbucks y McDonald’s. Resulta que lo que antes fue un oficio, ahora se ha convertido en una profesión por demás lucrativa.

En lo que toca a los consejeros de salud de la Fundación MicroMédix, creemos que una forma digna de ganarnos la vida, es captar nuevos pacientes y curarlos en el menor tiempo posible, porque eso redunda en un número mayor de recomendaciones y satisfacciones. Prolongar el sufrimiento de clientes cautivos con tal de vivir en la opulencia, es indigno para cualquiera que se precie de ser un profesional de la salud.

farmaceúticoEn el mundo de los negocios, cuando un cliente no ve resuelto su problema en un tiempo razonable, acude a otro proveedor. Eso se llama sentido común. No obstante, pregúntele a una víctima de la farmacodependencia inducida, por qué no apela a su sentido común, y su respuesta será la misma que le daría un alcohólico o cualquier otro adicto a una sustancia ilegal: “no lo sé, solo sé que necesito un pegue“. Esa lamentable situación se la debemos a los tres máximos representantes del sistema tradicional de salud mental: el sector gobierno, los grandes laboratorios farmacéuticos y los “CuasiDioses” de bata blanca.

Inteligencia colectiva vs. medios de comunicación masiva

La buena noticia es que todavía no se ha encontrado una forma de corromper a un ente llamado inteligencia colectiva, porque hoy en día los canales de difusión de la información ya no son unidireccionales, como lo han sido hasta ahora la prensa, la radio y la televisión. Antes esos tres medios nos engatusaban muy fácilmente, porque no existía la posibilidad de que los receptores interactuáramos con los emisores y entre nosotros mismos, de manera que nos creíamos todo lo que leíamos, oíamos y veíamos.

redes socialesHoy en día, al disponer de medios de comunicación como la Internet y los teléfonos móviles inteligentes, ya no solo nos comportamos como consumidores, sino también como prosumidores: un conglomerado de e-pacientes, profesionistas, investigadores independientes y personas comunes y corrientes que están en la mejor disposición de compartir sus experiencias, inquietudes, aficiones y conocimientos en los medios sociales de Salud 2.0.
Como colaboradores activos y productores de opiniones auténticamente consensuadas (no sesgadas), ya no delegamos a otros la responsabilidad de medios de comunicaciónnuestra salud, y no nos dejamos influenciar o coaccionar por un grupo de poder, un partido político, una marca o una firma en particular para la que se supone deberíamos de opinar necesariamente a su favor, so pena de perder nuestro empleo, cargo, o licencia para ejercer nuestra profesión. Sé que hay técnicas para que una opinión en una red colaborativa pueda verse favorecida o reprimida por un grupo de poder (regularmente gubernamental); pero requiere de mucho esfuerzo para estar continuamente vigilando que las cosas no se salgan de control.

Alguien puede comprar la opinión de uno que otro grupo de prosumidores; pero al final, la verdad flota por encima de toda la bazofia, y es relativamente fácil distinguir una de otra, cuando se ha leído más de lo que ha escuchado y visto el consumidor promedio en sus medios unidireccionales de entretenimiento y divulgación masiva de la información.

Visitadores médicos y funcionarios al descubierto

ProzacGracias a esa inteligencia colectiva, hoy en día uno tropieza a menudo con ex-dirigentes, ex-psiquiatras, ex-empleados de grandes firmas y organizaciones militares, empresariales e institucionales, que no teniendo nada que perder, se arman de valor para denunciar las prácticas deshonestas de esas grandes alianzas entre laboratorios y gobiernos de algunos países que uno pensaría son insobornables. Y si todavía duda de lo que aquí estoy poniendo al descubierto, lo invito a escuchar el testimonio del Dr. John Rengen Virapen, ex-empleado de Eli Lilly & Co., en donde confiesa cómo sobornó a algunos servidores públicos del Gobierno de Suecia, cuando quiso introducir el Prozac al mercado europeo, poniendo en práctica un artilugio que se conoce en estos medios como lobby farmacéutico.

Una evidencia más de las prácticas deshonestas o artilugios de los laboratorios farmacéuticos, la encontramos en las declaraciones del periodista español, Miguel Jara, quien nos da a conocer también lo que a él le han confesado un puñado de visitadores médicos, a propósito de los incentivos que esos promotores les dan a los psiquiatras y a los médicos en general, para que se solidaricen con sus malévolas intenciones. Y eso es tan solo lo que dos personalidades del mundo empresarial nos han querido revelar.

La psiquiatría en la milicia: promoviendo la agresividad con psicotrópicos

militarLas guerras han dado lugar a muchos adelantos científicos y tecnológicos. La tecnología WiFi con la que operan las redes de área local inalámbricas, los simuladores de vuelo, las técnicas de cifrado, los pañuelos desechables, las bolsas de té, el reloj de pulsera y el acero inoxidable, son tan solo unos cuantos inventos que algunos ejércitos en el pasado tuvieron que desarrollar para poder sobrevivir, mientras se afanaban en derrotar al enemigo. Sin embargo, la humanidad también ha sido testigo de los desastres que han producido las invasiones y los ataques a otros países, como el sinnúmero de muertes que ocasionó la bomba atómica, la inanición que le siguió, las depresiones económicas que trae consigo toda posguerra, el subsecuente desempleo masivo, las epidemias y como cabría esperar, la fabricación de armas más mortíferas y el perfeccionamiento de tácticas militares, incluidos los cocteles de fármacos psicotrópicos (antipsicóticos o neurolépticos, ansiolíticos y antidepresivos) para transformar a cada soldado en un asesino, o como dijimos antes, en un autómata sumiso, dependiendo ello de los ingredientes del coctel.

soldadoMuchos soldados que combatían durante la segunda guerra mundial, ya fueran alemanes, estadounidenses, ingleses o japoneses, eran utilizados como conejillos de indias para probar los efectos de algunas drogas como el LSD, las anfetaminas y el Pervitin, siendo este último el que más ha llamado mi atención, por haberse ideado con un propósito muy específico: aumentar la agresividad del soldado para hacerlo más eficiente durante el combate. Es un hecho y está documentado [5]. Con el Pervitin sin embrago, ocurría que el sujeto en observación también arremetía en contra de sus compañeros.

Resulta difícil creer que haya oficiales corruptos en el ejército de los EUA , por todo ese glamour que les rodea y la conducta intachable que aparentan tener. Tampoco es fácil explicar porqué un médico psiquiatra con poder de decisión, querría drogar a sus huestes para comprobar si la habilidad que posee un soldado para matar a sus semejantes, mejora con la administración de un determinado fármaco.

Seroquel¿Puede usted intuir cómo es que algo así pudo haber ocurrido durante la segunda guerra mundial?. Con seguridad ya dio con la respuesta. Una vez más, se trataba de dinero, y para muestra basta un botón: La Dra. Elspeth Cameron Ritchie, psiquiatra retirada del ejército de los EUA, recibía una muy buena gratificación de los laboratorios que en ese entonces fabricaban el Seroquel (hoy AstraZeneca), a cambio de promoverlo dentro de las fuerzas armadas como un  antipsicótico atípico “muy útil para el tratamiento de la ansiedad y las pesadillas relacionadas con el combate” (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla).

Se ve que la Dra. Cameron estaba muy bien relacionada con los altos mandos militares, de otra manera no concibo cómo alguien pudo comprarle la idea de que las pesadillas atribuidas a las experiencias en combate, pudieran desaparecer con un neuroléptico. Una declaración tan pueril y a la vez tan cínica, podría haberse interpretado como si los creadores del Seroquel hubieran pensado… “a ver, vamos a ver… ¡ ya sé, vamos a fabricar un fármaco que acabe con las pesadillas de los soldados!“… ¿No le parece ridículo?

efectos secundarios¿Y sabe cuál es la sustancia genérica que hay detrás de esa marca cuya patente caducó desde septiembre de 2011? Ni más ni menos que la quetiapina, un fármaco que hoy en día los psiquiatras recetan a diestra y siniestra para tratar la esquizofrenia, “el trastorno bipolar”, “el trastorno depresivo mayor” y el “trastorno de ansiedad generalizada”, entre otros [6]. Evidentemente, los efectos secundarios son muchos y van, desde una dificultad para concentrarse y articular palabras, hasta un agrandamiento de los senos en los hombres. A continuación le explico porqué el entrecomillado de los términos que contienen la palabra “trastorno”.

El trastorno bipolar, el trastorno depresivo mayor y el de ansiedad generalizada, no son enfermedades; ni lo serán, por mucho que la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés) se esfuerce en convencer a sus ingenuos clientes de que padecen algunas de ellas. Para que usted se de una idea del origen de esos términos, figúrese que cada cierto tiempo, los psiquiatras afiliados a esa asociación, se reúnen para acuñar nuevos términos en un libro que ellos mismos han bautizado con el nombre de “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, que de estadística no contiene absolutamente nada.

Creador del DSMDurante la celebración de su asamblea, los asistentes sugieren nuevos términos y votan por aquellos que a su juicio suenan más científicos, convincentes y especialmente intimidantes para sus ingenuos pacientes; en otras palabras, que sean dignos de ser incluidos en lo que para ellos es la biblia de los diagnósticos psiquiátricos (el DSM). El origen de este otro fraude de la psiquiatría data también de mediados de la segunda guerra mundial, como no podría ser de otra manera, cuando a un psiquiatra militar de nombre William Menninger, se le ocurrió comenzar a clasificar los síntomas que los soldados manifestaban, a consecuencia de los horrores que presenciaban o que experimentaban en carne propia, en aquellos sangrientos escenarios.

Los resultados de esa especie de taxonomía que Menninger llevó a cabo seguramente porque no tenía mucho qué hacer pero sí mucho que ganar, culminó en un manual de referencia que los psiquiatras militares podían usar para diagnosticar a los soldados, y que con los años se convirtió en lo que hoy es el DSM.

DSM-VEste manual está esperando su sexta edición, y de sus páginas proviene el nombre de una de esas enfermedades que la APA inventó para favorecer a los magnates farmacéuticos: Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esta práctica de inventar trastornos, le ha dejado billones de dólares a los fabricantes de Ritalin y Concerta, que son marcas comerciales cuyo principio activo es el metilfenidato [7]. Si quiere conocer la historia de una bailarina que consiguió el éxito gracias a que en los años 30’s nadie había inventado el TDAH, no deje de ver cómo el profesor Ken Robinson relata el caso de Guillian Lynne, la coautora de “Cats” y “El Fantasma de la Ópera”.

La triada infernal: industria farmacéutica, psiquiatría y gobierno

Y los japoneses “no cantaban mal las rancheras”. Los altos mandos psiquiátricos administraban a sus pilotos suicidas, dosis masivas de anfetaminas y otras combinaciones psicotrópicas (cocteles) para facilitarles el trabajo que significaba el convencerlos de que iban a morir patrióticamente, fungiendo como torpedos humanos y aviones kamikaze. Y atención aquí por favor, querido lector, los psiquiatras de hoy tienen la desfachatez de atribuir los impulsos suicidas a la renuencia de sus pacientes a tomar antipsicóticos, cuando lo que realmente sucede es precisamente lo contrario: la combinación de psicotrópicos tipo Kamikase es una de las principales causas de suicido en los adolescentes. Hoy en día tenemos pruebas fehacientes de que eso que acabo de apuntar es un hecho. De acuerdo con los reportes que ha recibido el sitio ehealthme.com en los últimos años, la olanzapina es tan solo un ejemplo de cómo un engendro farmacéutico como éste, puede llegar a inducir pensamientos suicidas en menos de un mes.

psiquiatraCon ánimo de que usted pondere hasta dónde han llegado estas marionetas de bata blanca, aquí le dejo los siguientes tres términos que ellos han inventado para seguir enriqueciéndose, con esa parte de los ingresos que sus pacientes les procuran por estarlos engañando. Se trata de:
-Trastorno de ansiedad generalizada: general anxiety disorder
-Trastorno de aprendizaje aritmético: arithmetic learning disorder
-Trastorno de rebelión del adolescente: adolescent rebelion disorder
No estoy bromeando, esos términos existen oficialmente en el DSM. De manera que tenga cuidado, no vaya a ser que un psiquiatra graduado en Stanford diagnostique a su hijo de 17 años, con “trastorno de rebelión del adolescente” y le recete Ritalin poco antes de despedirse con su clásica cantaleta de que tendrá que tomarlo de por vida. Como sea, sabemos bien que esos síntomas se curan con la edad. Dígame si no.

¿Que sigue… que nos digan que ya existe un “Trastorno de Confusión Vocacional” (Vocational Confusion Disorder, o VCD), para etiquetar con ese nombre y recetar con Prozac a un joven que está pasando las de Caín porque no sabe que carrera elegir? ¿Comprende mejor lo que quiero decir?

soldadosMi recomendación entonces, querido lector, es que no delegue la responsabilidad del cuidado de su salud, a esa triada trágica de fármacos, psiquiatras y funcionarios corruptos. Que seleccione sabiamente sus canales de comunicación y fuentes de información; que se familiarice con las alternativas naturales que lo pueden sacar del apuro; y que deseche la idea de internar a un familiar en un psiquiátrico, porque eso es tanto como obligarlo a entrar en una espiral descendente. Una espiral de la que ni un veterano de guerra es capaz de salir con facilidad, como probablemente ya lo comprobó en las fuentes que usé para fundamentar mi opinión sobre el sistema tradicional de salud mental.

Para salir de la espiral descendente de los antipsicóticos, no hace falta ser un veterano de guerra, basta actuar como un guerrero biomédico
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 24 de Agosto de 2016.


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] La edad del Miedo.- El Reino de Terror de la Psiquiatría (Documental). CCDH – Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. 20 Enero 2015
[2] Dr. Colin Ross, el fraude de la Psiquiatría. Youtube. 24 sep. 2013
[3] Dra. Gwen Olsen. El fraude de la Industria Farmacéutica. YouTube. 18 sep. 2011
[4] López González Sergio. El Efecto Placebo y los Efectos Curativos de la nutrición. Fundación MicroMédix. Agosto 24 de 2015.
[5] El Enemigo Oculto: Dentro del Plan Oculto de la Psiquiatría. TruthAboutPsychiatry, Canal YouTube. 13 de Junio de 2014.
[6] Seroquel XR. tabletas de liberación prolongada. Indicaciones terapéuticas AstraZeneca, S.A de C.V.
[7] Mariana Norandi. Ritalín: más de 50 años en el mercado farmacéutico y sigue causando polémica. Periódico La Jornada. 5 de Septiembre de 2006.
[8] Daniel Mediavilla. “Los fármacos psiquiátricos nos hacen más daño que bien”. El País. 23 septiembre de 2016.
[9] Gwen Olsen. Psicofármacos que matan. CCDH Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. Junio 8 de 2015.
[10] El Dr Peter Gotzsche y los 10 mitos de la Salud Mental. CCDH Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. Mayo 12 de 2015.


Deja un comentario

El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir

CorajeMás allá de lo que puede lograr el efecto placebo, está la voluntad de vivir o el coraje que uno puede sacar para retar a la adversidad. La autocuración no es para los débiles de corazón. Se requiere de una voluntad férrea para no amilanarse ante la amenaza de un virus, un cáncer, las secuelas de un accidente, o cualquier otra circunstancia que haya deteriorado el sistema inmune de un individuo que tiene todo el potencial para curarse, con un tratamiento natural y un consejero de salud que le puede ayudar a liberarse de sus creencias limitantes.

Por adversas que puedan parecer las circunstancias, el afectado todavía dispone de su libre albedrío para no permitirle al infortunio activar su respuesta al estrés, que es un mecanismo que se pone en marcha cuando un ser viviente se ve amenazado por una situación de peligro para la cual su instinto le dicta que no le queda más remedio que luchar, o acobardarse y huir [1].

¿Quién manda aquí, mi mente…mi cuerpo? 

dolorYa en nuestra sección dedicada al Coaching de Salud, comenté cómo el armarse de valor puede influir en el éxito de un tratamiento,  y cómo es que una actitud positiva, entusiasta y llena de esperanza puede cambiar la biología de las células de nuestro cuerpo [2]. Con toda seguridad, quien esté pasando por un mal momento, afectado quizás de un cáncer o cualquier otra enfermedad degenerativa o “terminal”, argumentará que el que no está experimentando en carne propia lo que él está sufriendo, no tiene ni la más remota idea de qué procede en tales circunstancias, ya que una cosa es decir que se debe adoptar una actitud positiva ante la enfermedad y otra muy diferente es conseguir que así sea. No es fácil actuar con entusiasmo y mucho menos bromear cuando un dolor se ha apoderado de nuestra mente con tal fuerza, que parece imposible extraer coraje del agotamiento.

A diferencia de lo que va a encontrar en los llamados libros de autoayuda, cuyos autores se afanan en convencerlo de que basta con desear fervientemente que la prosperidad llegue a su vida para que ésta haga su triunfal aparición, obedeciendo a una supuesta “ley de la atracción” y como si de la mismísima ley de la gravitación universal de Newton se tratara, lo que yo quiero proponerle aquí es que en esos momentos de lucidez que llegue a tener en el transcurso de su enfermedad, se pregunte si eso que está minando su salud, el dolor por ejemplo, puede realmente apoderarse de su mente. A veces sobrestimamos la fuerza de nuestro oponente al mismo tiempo que subestimamos nuestra capacidad para combatirlo. Pero antes de citar algunos casos de autocuración que le confirmarán que los seres humanos somos algo más que mente y material orgánico, permítame contarle cómo fue que superé una crisis de salud cuando me encontraba afectado de una prostatitis crónica que estaba literalmente arruinando mi vida.

¿Puede una próstata inflamada vencer a una mente decidida?

text miningDespués de haber consultado cuatro o cinco prestigiados urólogos y de no haber conseguido un solo resultado satisfactorio, a los tres años de estar soportando los malestares de una prostatitis iatrogénica (causada por una negligencia médica), me propuse ver todo el asunto como una oportunidad para crecer como persona. Se imponía averiguar de qué podía yo ser capaz y hasta dónde podía llegar, haciéndome cargo de mi propia salud, más allá del interés que me pudiera prestar alguien que aún siendo un experto en urología, no podría descubrir mejor que yo, lo que intuía podía estar escondido en la literatura biomédica.

Habida cuenta de que eso representaría para mí un reto tanto profesional como personal, me propuse encontrar una cura para mi enfermedad, apoyándome en una rama de las tecnologías de la información conocida como informática biomédica, cuya utilidad radica precisamente en descubrir ese conocimiento que puede estar oculto en las grandes bases de datos médicas.

Big DataNo estoy insinuando que deba usted convertirse en un experto en Big Data, sino que analice cuáles son sus opciones, en función de los recursos con los que cuenta. Así como yo estaba convencido de que podía encontrar un remedio para mi prostatitis crónica, haciendo uso de mis conocimientos, de una modesta laptop y una conexión a Internet, usted podría ver todo eso que le está pasando como una oportunidad de crecimiento personal.
Big dataPodría comenzar a explorar las posibilidades de un tratamiento que una vez habiendo conocido todo su potencial, pueda cumplir con sus expectativas, responda a sus intereses y esté en concordancia con sus capacidades y los recursos con los que cuenta. Investigue, estudie e involúcrese con los detalles de su enfermedad. Compare, confirme, cuestione todo y a todos, y en especial ponga en duda lo que el médico tenga que decir si su opinión está basada en la cerrazón y el pesimismo, y navegue, navegue, y vuelva a explorar la Internet, hasta que encuentre algo que tenga sentido para usted.

Norman Cousins y su voluntad de vivir

CousinsHay muchos otros casos de autocuración que dan fe del poder que pueden tener nuestras convicciones cuando la medicina tradicional no va más allá de un simple “lo siento; pero su enfermedad no tiene cura”, tal y como ocurrió en el extraordinario caso de Norman Cousins (derecha), cuyos hallazgos sentaron las bases de lo que hoy en día se conoce como psiconeuroinmunología, cuando después de haber sido diagnosticado con una espondolitis anquilosante, pudo vencerla con dosis correctas de vitamina C y megadosis de películas cómicas. Y no estoy bromeando para que usted comience a liberar endorfinas.
Las propiedades terapéuticas de las creencias potenciadoras, el efecto placebo y el buen humor no eran del todo nuevas en la década de los sesentas; pero fue Norman Cousins quien comenzó a inquietar a la comunidad médica con sus “Principios de Autocuración: la biología de la esperanza”[3] y su “Anatomía de una Enfermedad o la Voluntad de Vivir” [4].

Con un excepcional coraje para enfrentar una enfermedad degenerativa en la que el colágeno juega un papel protagónico, Cousins, redactor jefe del Saturday Review, solicitó la colaboración de su médico de confianza y amigo de toda la vida, el Dr. William Hitzig, para que vigilara el progreso de su enfermedad y la administración de vitamina C por vía intravenosa. De acuerdo con las investigaciones que él mismo había llevado a cabo con la ayuda de su esposa Eleanor y a pesar de que Hitzig no comulgaba mucho con sus creencias, Cousins estaba convencido de que las propiedades antioxidantes de esa vitamina podían regenerar el colágeno que sus articulaciones necesitaban para recuperar su movimiento. En “Anatomía de una enfermedad”, escribió: “durante el momento de mayor gravedad de mi enfermedad, estaba absolutamente convencido de que las dosis intravenosas de ácido ascórbico me serían de utilidad… y lo fueron”. Las negritas y la cursiva son mías.

médicoDesde su ingreso al hospital, estuvo postrado en cama, sin poder dormir lo suficiente y soportando los efectos secundarios de los analgésicos; hasta que un día, un supervisor le llamó la atención a Hitzig por estar permitiendo que Cousins estuviera viendo películas cómicas en su cuarto, molestando con sus risotadas a los enfermos que intentaban descansar en las habitaciones aledañas. Una vez más, Cousins vio ese hecho no como una contrariedad, sino como una oportunidad más para perfeccionar su terapia de risas y vitamina C.

Pensó en trasladarse a un hotel, pues eso lo mantendría alejado de las enfermeras que frecuentemente interrumpían su sueño para extraer una muestra de sangre, tomarle la presión y registrar su temperatura. Él le decía a Hitzig que el sueño profundo (y con mucha razón) era un factor más que podía ayudarle en su recuperación; pero paradójicamente, los médicos hacían caso omiso de sus peticiones y seguían despertándolo a cada rato para monitorear sus signos vitales. Si alguna vez ha estado usted internado en un hospital, sabe a lo que me refiero.

Convencido de que estaría mejor en un hotel, se mudó a uno que costaba un tercio de lo que pagaba en el hospital y continuó con su plan original hasta que se dio cuenta de que al fin estaba mejorando. Durante su estancia en este nuevo entorno, en una ocasión se sintió tan bien que le jugó una broma a una enfermera que acudió a su habitación para realizar una de sus diligencias:

muestra– ¿Cómo estamos el día de hoy?… ¿necesitamos darnos un baño? Sr. Cousins, el Dr. Hitzig me ha pedido que le lleve una muestra de su orina. ¿Me haría usted el favor de colocarla en este recipiente?
– Por supuesto que sí, con mucho gusto, -le contestó Cousins al tiempo que asía el vasito que debía casi llenar con lo que aquella amable mujer le había indicado.
Cuando este singular paciente se volvió para sentarse y hacer lo que tenía que hacer, observó que al lado de su cama, sobre la mesita de noche, yacía un frasco con jugo de manzana…
La enfermera en turno solía hablar en la primera persona del plural, que era algo que a Cousins le fastidiaba, por lo que con una sonrisa de oreja a oreja, tomó el frasco y vació un poco de jugo en el recolector de muestras.

– ¡Listo! -espetó Cousins a la que le había dejado solo durante unos instantes mientras hacía su travesura.
Cuando la enfermera hizo acto de presencia y vio el contenido del frasco, inquirió en su acostumbrado tiempo de conjugación:
– ¿Estamos algo turbios hoy… no es cierto?
– ¿De veras? A ver… -le dijo Cousins a la que él llamaba “Nosotros” mientras estiraba el brazo para de nuevo tomar “la muestra” con los dedos.
– Así es, creo que lo mejor sería pasarlo de nuevo por el sistema -prosiguió Cousins poco antes de asomarse al interior del frasco y beber su contenido como si de un tequila se tratara.
Sobra decir que la cara que puso “Nosotros” bastó para arrancar a su paciente unas cuantas carcajadas.

pronósticoCuando le preguntaron cuál había sido su primera impresión al enterarse de que su enfermedad era incurable, Cousins explicó que tenía que ir asimilando el problema paso a paso. Primero, no acatar el veredicto; segundo, no dejarse atrapar por el miedo, la depresión y el pánico; tercero, darle la seriedad y la importancia debidas a su problema; y cuarto, no ceder ante la idea de que tenía una buena oportunidad de curarse y de que le motivaba el hecho de desmentir el pronóstico pesimista de un especialista que había sentenciado que las probabilidades de recuperación eran de 1/500.

HitzigCuando Cousins se sintió mejor, buscó a Hitzig para comentarle lo mucho que le había ayudado la vitamina C, y fue entonces cuando el galeno le confesó que él no recomendaría a nadie esa terapia, porque carecía de bases científicas. Contrariado por su declaración, Cousins lo inquirió para averiguar porqué entonces lo había ayudado durante todo ese tiempo si jamás había creído en la terapia de la vitamina C, a lo que Hitzig respondió que lo que importaba era que él, que era el paciente, sí había creído en ella. Probablemente Hitzig sabía que el apoyar cualquier tratamiento que no estuviera avalado por el sistema de salud convencional, ponía en peligro su licencia.

Un hecho que merece una mención especial, es un informe que leyó el propio Cousins en donde se citaba un estudio realizado por un doctor de nombre Thomas C. Chalmers, del Mount Sinai Medical Center de Nueva York, que comparaba dos grupos que se empleaban para confirmar qué tan cierta era la hipótesis de que la vitamina C evita los resfriados: el resultado del estudio reveló que el grupo que tomaba el placebo creyendo que era vitamina C tuvo menos resfriados que el grupo que tomaba ese mismo suplemento pensando que era un placebo.

Epigenética, biología de la creencia y entorno

epigenética¿Qué conclusiones podemos extraer del ensayo del Dr. Chalmers?.
Llegados a este punto, conviene también buscar respuestas a las siguientes interrogantes:
¿Por qué un tratamiento les funciona a algunas personas y a otras no?
¿Cómo es que una sustancia puede ser muy buena para una persona que presenta un cuadro muy agudo y para otra que padece de lo mismo pero con una sitomatología más benigna, no funciona para nada?
¿Por qué varias personas pueden responder muy diferente a un mismo medicamento?
¿Por qué hay personas que mueren a causa de una enfermedad no tan seria, mientras que otros que padecen una enfermedad muy severa, viven muchos años?
¿Habrá algo que controle el organismo o que determine su predisposición a cierta enfermedad o su respuesta a un determinado tratamiento?

Ese algo existe y tiene un nombre. Se llama epigenética.

Jerome Frank [5] llevó a cabo estudios que dan respuesta a esas interrogantes, en el sentido de que en un gran número de casos, se verificó que el tratamiento en sí no es lo que determina de manera contundente la curación de un paciente, sino lo que él cree respecto al mismo, empleando más o menos el mismo criterio que usó Chalmers en su estudio sobre las propiedades antigripales de la vitamina C.

Pcélulasor su parte, Bruce Lipton [2], Bernie Siegel [6] y Gregg Braden [8], han documentado casos que ratifican la repercusión que tienen sobre la salud, las creencias, el amor [6], la esperanza, la fe, las tradiciones, el humor, y en general, el entorno que rodea a un enfermo. Lipton demostró que las células madre, específicamente las pluripotentes, sufrían cambios que dependían del entorno al que estaban sometidas, a pesar de que que todas ellas poseían el mismo ADN. Después de colocar el mismo tipo de células madre en tres placas Petri, las expuso a medios de cultivo diferentes y descubrió que las células de una placa se convertían en miocitos (células musculares), cuando eran expuestas a un entorno A; mutaban a adipocitos (células de tejido graso), en un entorno B; y se volvían osteocitos (células de tejido óseo), bajo la influencia de un entorno C. Es así como hoy sabemos que los genes se expresan (activan) de manera diferente en personas diferentes, lo que significa que es posible controlar, a través del entorno, la manera y el momento en que se expresarán.

El papel del entorno en la expresión de nuestros genes

entornoY hablando ya no tanto de células madre, sino de organismos más complejos como los seres humanos, ¿Cuál es ese entorno que puede regular la expresión de nuestros genes? La nutrición, la polución, el nivel de estrés, la ansiedad, la tranquilidad, el entretenimiento, las guerras, el hambre, el ejercicio, los hábitos alimenticios, el realizar o no el trabajo que nos agrada y en general, todo aquello que repercute en la manera en que entendemos nuestra realidad, son parte del entorno que determina de qué nos enfermamos y porqué. Norman Cousins dedujo que sus glándulas suprarrenales estaban deteriorándose a causa de un envenenamiento con metales pesados que smedio ambienteufrió durante su viaje a Moscú, previo a la aparición de sus síntomas. Supongo que mi prostatitis se debió a una sonda que un médico incompetente introdujo torpemente en mi uretra. El padecimiento que lo aqueja a usted también tiene su causa; pero independientemente de cuál haya sido ésta, usted también tiene la capacidad de controlar la biología de sus células, mediante el uso adecuado de sus recursos mentales y espirituales. ¿O acaso Norman Cousins y yo tenemos algo que usted no tenga como para que no pueda derrotar a su enfermedad? Claro que no.

Hay personas que después de haber estado en combate, pudieron continuar su vida sin ningún problema, como también hubo otras que no pudieron superar los traumas psicológicos que toda guerra trae consigo. Análogamente, puede haber personas con predisposición a una determinada enfermedad; pero que aún así, con un entorno apropiado, libre de pensamientos negativos, exento de creencias limitantes y enriquecido con buenos hábitos, son capaces de inhibir la expresión del (o los) gen(es) asociado(s) a su padecimiento.

Greg Thomas y su fe en Dios

GregTal fue el caso de Greg Thomas, un hombre que a sus 56 años había estado soportando intensos dolores de cabeza, oídos y mandíbula, a causa de unos tumores cancerígenos que habían invadido parte de su cabeza y otro tanto de su cuello, con un pronóstico médico desalentador: su familia ya podía ir preparando su sepelio pues su mal estaba muy avanzado. Un día, mientras se encomendaba a Dios, sentado en las escaleras de una iglesia cercana a los lugares por donde solía pasear acompañado de sus perros, se percató de que el templo estaba prácticamente en ruinas, y dirigiéndose a Dios, rezó: “Señor, antes de abandonar este mundo, quisiera hacer algo por ti”.

Al día siguiente acudió al patronato de la iglesia a solicitar permiso para remodelar el templo y cumplir su promesa. Una vez que obtuvo la llave de la iglesia para poder llevar a cabo su misión, empezó a trabajar con tal convicción en su emprendimiento, que conforme pasaron los días, los tumores comenzaron a encogerse y los dolores a disminuir a tal grado que su oncóloga no lo podía creer. Después de cuatro años de haber comenzado la restauración de la iglesia, Greg ya no tenía los tumores y el cáncer había remitido, el templo recobró su esplendor original y a él le quedó la sensación de que Dios le había ayudado a restablecer su salud, por haber restablecido Su templo ([7], págs. 38-40). Que mejor ejemplo de todo lo que puede hacer la fe enclavada en un corazón valiente.

Los artesanos que burlaron a la muerte

creenciasEn su edición de diciembre de 1940, la revista Reader’s Digest publicó la historia de una comunidad rural cercana al poblado de Ellensburg, en el estado de Washington, en la que Alfred Prowitt, redactor del Daily News de Chicago, relataba cómo quince deshauciados se habían unido a un grupo que se autodenominaba “Los Burladores de la Muerte”, y cómo habían logrado sobrevivir más años de los que sus respectivos médicos les habían vaticinado, ayudándose unos a otros y realizando un trabajo que los motivaba a seguir luchando contra su enfermedad. El fundador y líder del grupo, Guyer D. Thomas, había tenido la iniciativa de empezar a fabricar unas crucecitas fosforescentes sobre retazos de fieltro azul, que en un principio habían sido concebidas para recordar a los niños de la comunidad, que no debían irse a la cama sin antes haber dicho sus oraciones.

A pesar de que ninguno de ellos pertenecía a una secta religiosa, los más desconsolados pronto recurrieron a esos pequeños crucifijos para aliviar sus dolencias y sentirse más reconfortados, convencidos de que la oración fortalecía su voluntad de vivir y les ayudaba a soportar el dolor. Puesto que la subsistencia no era fácil en esos lares, Thomas se dio cuenta del potencial que tenían las crucecitas para consolar a más personas, y se le ocurrió que podían venderlas a los vecinos del Sr. y la Sra. Green, cofundadores de los “Burladores de la Muerte” y  propietarios de la granja que hasta ese entonces había servido de morada a los miembros del grupo, que en opinión de Thomas, estaba desafiando los designios de la muerte.

trabajandoAsí las cosas, y con la ayuda de un banquero de Ellensburg, un predicador que tenía a su cargo una emisora de radio, un famoso caricaturista y otros personajes que habían simpatizado con la iniciativa de Thomas y los Green, el grupo llegó a vender hasta más de medio millón de crucecitas, en un ambiente en el que el trabajo se convirtió en una actividad productiva, entretenida y en el que todos sus miembros disfrutaban con lo que hacían, al grado de que, según Prowitt, era muy raro que transcurriera más de un cuarto de hora sin que estallara una carcajada general. Paradójicamente, el buen humor parecía ser una constante para aquellos cuerpos dolientes de corazón valiente.

Cuando el Dr. Irving S. Cutter, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Noroeste, en Evanston, Illinois, se enteró del proyecto, comentó:
“Cada vez que el médico le pronostica a un enfermo que ha de morir pronto, sabe bien que […] Si el paciente reacciona desfavorablemente, la congoja que se apodera de él trastorna aún más sus funciones fisiológicas y le acorta la vida. Los Burladores de la Muerte han hallado y practican una filosofía que contribuye a alargarles la vida […] Al empeñarse en hacer útiles sus últimos días de vida, al consolarse unos a otros en su tribulación y tener un motivo para servir a fines piadosos, practican el medio más eficaz de prolongar su existencia. Muchos pacientes que yacen en hospitales y asilos aguardando su última hora, inmovilizados más por la certidumbre de una muerte próxima que por la enfermedad, podrían levantarse y vivir plácidamente años enteros todavía, si se despertara y estimulara en ellos la voluntad de vivir”. ([7], pág. 15)

Lvidaas versiones completas de las historias que aquí he citado, así como muchas otras que lo inspirarán a lo largo de esta “travesía” que está usted por comenzar, las podrá encontrar en la bibliografía que proporciono al final de estas líneas. Si a pesar de todo lo comentado y la lectura de dichas fuentes, usted no logra encontrar una filosofía como la que propició que ese grupo de deshauciados pudiera burlar a la muerte, no se desanime, nosotros le podemos ayudar a encontrar una terapia acorde con sus creencias, que como vimos, es lo que más contribuye a que su sistema inmune responda bien.

“Ruego que tengan coraje; el alma valiente puede reparar incluso el desastre” … Catalina la Grande.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 29 de diciembre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación. Rankin Lissa. Urano.
[2] La Biología de la Creencia. La liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros. Bruce H. Lipton. Palmyra
[3] Principios de Autocuración: la biología de la esperanza. Norman Cousins. Urano
[4] Anatomía de una Enfermedad o la Voluntad de Vivir. Norman Cousins. Kairós
[5] Salud y Persuasión. Jerome D. Frank. Troquel
[6] Amor, Medicina Milagrosa. Bernie S. Siegel. S.L.U ESPASA
[7] Selecciones del Reader’s Digest. Diciembre de 2015.
[8] La Curación Espontánea de las Creencias. Gregg Braden. Editorial Sirio, S.A.
[9] Cáncer: más allá de la enfermedad. Emma Barthe. Ediciones Obelisco