Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


Deja un comentario

Psiquiatría de precisión: aprendizaje automático para personalizar tu tratamiento

No importa qué tan avanzadas estén las ciencias biológicas y de la salud, todavía no hay quien pueda explicar con precisión cómo funciona el cerebro y lo que pasa por la mente de una persona aquejada de un trastorno de personalidad. Existen por supuesto hipótesis que desde hace muchos años han intentado descubrir las causas de la esquizofrenia y otros trastornos psicogénicos; pero aun para los científicos más prominentes, sigue siendo un misterio el por qué ciertas personas se comportan de una manera tan peculiar. Y no se prevé que esa falta de conocimiento pueda ser superada en los próximos años.

Es por eso que algunos científicos de datos en varios lugares del mundo, están proponiendo alternativas para abordar el problema de la salud mental. Tanto ellos como el que suscribe, estamos dejando a un lado las viejas formas de pensar y los descubrimientos farmacéuticos más recientes, para dar paso a una estrategia que en lugar de enfocarse en el paciente promedio, determina con precisión, cuál de las opciones de tratamiento existentes le funcionará mejor a un paciente en particular [1]. En eso consiste la psiquiatría de precisión: una medicina especializada en trastornos mentales, que hace posible el descubrimiento acelerado de tratamientos, con dosis terapéuticas de medicamentos y nutrientes específicos para cada persona.

Una medicina basada en evidencias

La idea de buscar sistemáticamente “pacientes como el mío” en un registro histórico de casos durante la práctica clínica, data desde la década de los 70´s [2]. Con el paso de los años, esa tendencia que a la postre se transformó en costumbre, se ha convertido hoy en una medicina basada en evidencias.
Como resultado de lo anterior, la psiquiatría de precisión viene a ser un tipo de medicina basada en evidencias, porque cada caso de éxito constituye una prueba más de que cierta combinación de sustancias, beneficia a un grupo de pacientes en particular. Es por ello que en otro de mis ensayos apuntaba yo que no hay planta medicinal, fármaco o nutriente que merezca el título de “curalotodo”.
En vista de que una olanzapina, una lurasidona, una risperidona o un haloperidol solo le sienta bien a unos cuantos, la psiquiatría de precisión va a requerir de una herramienta que le ayude a identificar quiénes con esos cuantos. Y lo mismo sucede en el caso de las plantas medicinales y los suplementos en general. Un tratamiento complementario compuesto por ejemplo de un antipsicótico, un anticonvulsivo, un par de vitaminas, uno que otro mineral y un extracto de planta medicinal, podría beneficiar a un paciente diagnosticado con esquizofrenia crónica; pero resultar contraproducente para quien esté experimentando su primer brote y nunca haya tomado psicotrópicos (los fármacos que acostumbran recetar los psiquiatras).

Análisis de similitud entre pacientes (patient similarity analytics)

En este orden de ideas, parece muy atinado concentrarse en comparar casos de pacientes que fueron tratados con éxito en el pasado, con el de cualquier otra persona que esté necesitando ayuda. Es aquí donde uno debe encontrar similitudes entre las características de esa persona, los casos que uno ha resuelto y los que han llevado a buen puerto otros profesionales de la salud en el pasado. Entre mayor sea el número de casos de éxito registrados, mejor será el tratamiento que le estaremos proponiendo a nuestro próximo paciente. Como cualquier otro profesional de la salud, uno debe estar siempre cuestionándose: ¿cuál de todos esos casos de éxito se parece más al que estoy atendiendo en este momento?

Es muy probable que uno no encuentre un caso idéntico al del paciente en turno, lo cual confirma una vez más la validez del principio de la individualidad bioquímica. Estamos hablando de cientos de pacientes, cada uno con decenas de atributos que la máquina debe aprender para encontrar similitudes entre ellos, y entre éstos y los del nuevo paciente. Sin embargo, el  aprendizaje automático es tal que al terminar el proceso, la computadora nos estará recomendando dosis apropiadas de ciertos nutrientes, basándose en las correlaciones y las tendencias detectadas a través de dicho aprendizaje, de acuerdo con los atributos de los casos de éxito seleccionados por ella.

Tendencias y correlaciones: lo importante está en lo que sucede, y no en por qué sucede

De acuerdo con lo dicho hasta aquí, todo indica que la mayoría de los neurocientíficos están más interesados en descubrir las causas de los trastornos mentales, que en el alivio de las personas. Creen que una vez que descubran el por qué de los síntomas, estarán en posibilidad de producir y comercializar esa píldora que aliviará a todas las personas con problemas psicogénicos. Seguramente ese no fue el caso de Louis Pasteur, cuando en 1885 salvó a un niño de contraer la rabia. Él sí que descubrió la causa de esa terrible enfermedad: una infección producida por un virus del género Lyssavirus que ataca al sistema nervioso central.

Y aun sabiendo que en promedio, solo una de cada siete personas mordidas por un perro rabioso contrae la enfermedad [3], existe evidencia al menos en ese porcentaje (14.3%) de que uno corre peligro estando en circunstancias similares. En este caso y en otros muchos en donde el método científico ha podido explicar las causas de la enfermedad (su etiología), no tengo nada que objetar a cerca de sus bondades. Pero insisto, ¿se puede decir lo mismo de lo que ocasiona una esquizofrenia, una psicosis, un ataque de pánico, un trastorno bipolar, un autismo o un alzheimer? Como padre de familia que soy, le pregunto: ¿que es lo que realmente le importa a usted en este instante: lo que pueda estar haciendo un científico en su torre de marfil para explicar el por qué de la enfermedad de su hijo o hija, o lo que realmente lo (la) puede aliviar?

Hay fenómenos físicos cuyas causas son ampliamente conocidas, ya sea porque se han llegado a comprobar experimentalmente, o bien porque están fundamentadas en ecuaciones de alto rigor científico. Tal es el caso de la ley de la gravitación universal. Pero descubrir una ley universal que explique por qué una persona está escuchando voces o está viendo enanitos verdes, parece más que una labor titánica. Y aunque conozco bien las diferentes hipótesis que intentan explicar el por qué de los fenómenos psíquicos, creo que la tasa de éxitos podría aumentar más, aplicando las técnicas del aprendizaje automático a los datos clínicos de los pacientes, que poniendo a prueba esas hipótesis una y otra vez.

De manera que mientras no exista una ley que explique a carta cabal el comportamiento humano, y mientras la psiquiatría convencional no ofrezca algo mucho más convincente que la hipótesis de que la mente se trastorna a causa de una desigualdad en los mensajeros químicos que hay en nuestro cerebro (neurotransmisores), no debemos consentir que las nuevas generaciones continúen haciendo el papel de conejillos de indias, probando un fármaco tras otro hasta que su psiquiatra exclame: “¡éste es el bueno!” (véase también: ¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada” y “Maquiavelo y el príncipe de la salud“).

¿No es mejor experimentar con datos, que con ratones y seres humanos?

A pesar de que varias de las hipótesis sobre la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad, nos han ayudado a los investigadores de la Fundación MicroMédix a conseguir una cantidad muy respetable de casos de éxito (definitivamente más que lo que se consigue con la psiquiatría convencional), no resulta muy edificante probar una teoría con un paciente, para confirmar después que la causa de su patología obedece a otros postulados.
En algunos casos hemos apelado a la teoría dopaminérgica y glutamatérgica (la del desequilibrio bioquímico) para ayudar a un paciente a mejorar sus síntomas. En otros hemos recurrido a la teoría del adrenocromo para la biogénesis de la esquizofrenia propuesta por Hoffer y Osmond; a la hipótesis de la respuesta inflamatoria; a la del nivel de metilación de Pfeiffer y Walsh; así como a la que defiende la medicina funcional, en relación a que una permeabilidad intestinal puede ser la culpable de muchos trastornos mentales. En todos esos casos, hemos seleccionado y administrado a nuestros pacientes, los nutrientes que los partidarios de esas teorías recomiendan.

Pero una cosa es administrar nutrientes en dosis ortomoleculares de suplementos como el GABA, la glicina y el inositol, y otra muy diferente es estar experimentando con dosis considerables de antidepresivos, ansiolíticos y antipsicóticos cuyos mecanismos de acción se desconocen. ¿O es que no ha leído usted las fichas técnicas de los medicamentos que le receta su psiquiatra? Y qué me dice de sus impredecibles efectos secundarios y su potencial para ocasionarle enfermedades que en principio no tenía (cormobilidad)?
Aun empleando vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y aminoácidos como la cisteína, el triptófano y la teanina, es evidente que los experimentos ya no deben seguirse haciendo ni con ratas de laboratorio ni con seres humanos.

Si hemos de experimentar, hagámoslo con datos. Con los datos de los seres humanos. Los datos dicen la verdad, y hay que dejar que hablen por sí mismos, buscando correlaciones y tendencias entre ellos, a fin de descubrir qué es lo que más va a beneficiar al paciente, sin preguntarse por qué lo beneficiará.
Con el laboratorio virtual que a continuación describo, estaremos experimentando únicamente con datos y las veces que sea necesario, hasta obtener una receta que concuerde mejor con tu cuadro clínico o el de tu familiar, tal y como se estableció en los apartados anteriores.

No hay que perder de vista que una psiquiatría de precisión está indicada siempre que la etiologia (las causas) del trastorno no se pueda determinar, o cuando se tengan dudas sobre la misma. Y si hubiera una forma de identificar lo que origina un trastorno, como sería la intolerancia al gluten, el hipotiroidismo, la deficiencia de ciertas vitaminas del complejo B, la deficiencia de vitamina D3, la hiponatremia (deficiencia de sodio), la polidipsia (intoxicación por exceso de líquidos), etc., entonces ya contaríamos con al menos dos evidencias para recomendar un tratamiento más preciso, que aquél que se basa en una sola suposición, hipótesis o teoría.

El laboratorio virtual: descubriendo el tratamiento que solo a ti te puede beneficiar

Nuestro laboratorio virtual permite combinar de manera simulada vitaminas con minerales, ácidos grasos esenciales, aminoácidos y extractos o microdosis de plantas medicinales, con el fin de encontrar el tratamiento que más te va a beneficiar a ti, y solo a ti. En las imágenes adjuntas estoy mostrando los primeros 25 casos que componen nuestra base de datos biomédicos. Al momento de estar escribiendo estas líneas, cada caso de éxito o registro en la hoja de cálculo contiene un total de 87 campos, que corresponden a los atributos que caracterizan al cuadro clínico de cada paciente, empezando por la edad, el sexo, el diagnóstico de su psiquiatra, si experimentó o no alucinaciones visuales y auditivas (escucha de voces); si tuvo o no antecedentes genéticos; si padeció angustia, ansiedad, ataques de pánico y así sucesivamente hasta terminar con la duración de su tratamiento (en meses). En la hoja de Excel de la izquierda aparece la parte final de los registros de los pacientes que mostré en la imagen de la derecha. Sus campos contienen las dosis de los nutrientes que cada paciente tomó para que su caso se convirtiera en uno de éxito.

En la imagen adjunta estoy mostrando un ejemplo de cómo nuestra herramienta de minería de datos (WEKA), divide en grupos a todos los casos de éxito, para que una vez que ingresemos los datos de uno de nuestros pacientes, encuentre las similitudes entre ellos.
Si tú o uno de tus familiares necesita ayuda para corregir cualquier anomalía en su comportamiento, no permitas que las cosas se salgan de control. Concerta una cita para que en la correspondiente consulta nos proporciones la edad, el sexo, los síntomas, las pruebas de laboratorio, los nombres de los medicamentos que tú o tu ser querido están tomando, así como los demás atributos relacionados con la historia clínica de uno de los dos. Solo así la máquina podrá encontrar los registros que más coinciden con el tuyo o el de tu familiar, según lo expliqué en los apartados anteriores. Nuestro trabajo consistirá en realizar varios experimentos, variando en cada uno de ellos, los parámetros que sabemos optimizarán el aprendizaje de la máquina que se encargará de tu caso.
Nota que las tendencias que descubra la máquina influirán en el tratamiento. Así por ejemplo, a las  mujeres con edades cercanas a los 25 años, que tendían a reportar ideas delirantes y a escuchar voces antes de comenzar su tratamiento, se les prescribió alrededor de 2,600 mg de niacina, 1000 mg de niacinamida, 150 mg de piridoxina (vitamina B6), no tuvieron que tomar inositol pero sí los demás suplementos que se indican en la columna correspondiente al cluster (grupo) #1 (recuerda que para ver los detalles, debes pulsar sobre las imágenes).

Observa también que en el párrafo anterior he hecho alusión a lo que la mayoría de las mujeres del cluster #1 tomaron para que su caso se convirtiera en uno de éxito. Y digo la mayoría porque me estoy refiriendo a las tendencias de ese grupo en particular. Al conjunto de valores mostrados en cada una de las columnas de la imagen anterior se le llama centroide, el cual no es más que una lista (formalmente un vector) de valores que mide las tendencias de cada uno de los grupos. Continuando con el ejemplo del cluster #1, el hecho de que mujeres de alrededor de 25 años hayan tomado las cantidades de los suplementos indicados, no significa que absolutamente todas lo hayan hecho, precisamente por tratarse de una medida de tendencia central.

La tendencia central de una variable categórica, como podría ser el síntoma de la ansiedad o el nombre de un antipsicótico, la podemos medir con la moda. La tendencia central de una variable numérica, como la dosis de cualquiera de los suplementos recetados a las mujeres del cluster #1, la medimos de diferentes maneras: con la distancia euclidiana, la de Manhattan, la de Hamming, o con el  coeficiente de similitud de Jaccard, por mencionar las más importantes. Y es que cuando hablamos de encontrar similitudes, no podemos simplemente obtener la media arirtmética para conocer la proximidad entre los valores de un atributo de un registro y los de un grupo previamente clasificado por un método de segmentación (clustering).

Las distancias calculadas con cualquiera de los métodos mencionados es el mejor medio que tenemos en la actualidad para estimar la proximidad (similitud) entre dos casos.
Una ventaja más de aplicar la técnica del aprendizaje de máquina no supervisado al conjunto de casos almacenados en nuestra base de datos, es la de poder descubrir un tratamiento para un conjunto de síntomas (síndrome) cuyo diagnóstico es incierto o desconocido. A quién le importa el nombre que haya usado un psiquiatra para etiquetar a un paciente, si de todas maneras ese diagnóstico fue sacado de un volumen de texto tan inútil como lo es el “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”. ¿Sabía usted querido lector, que ese manual no contiene absolutamente nada de estadística? … Si desea una discusión más amplia sobre este tema, le recomiendo leer: “El sistema tradicional de salud mental en entredicho“, también de mi autoría.

Pero bueno, independientemente del diagnóstico, lo importante es que una vez dividido nuestro conjunto de datos en varios grupos de casos muy similares, ya podremos agregar el caso de un paciente con un síndrome idiopático (de causa desconocida), para obtener un tratamiento que ayude a mejorar su sintomatología . El mejor ejemplo que se me ocurre en este momento para ilustrar cómo abordamos este tipo de problemas, es el caso de Emilio, un paciente que acudió a este consultorio porque estaba escuchando voces. Con la receta que en ese entonces le propuse, pudimos acallarlas en aproximadamente cinco meses, no sin haber sufrido algunos tropiezos.

Un tratamiento específico para Emilio

Poco después de ese éxito parcial, Emilio me solicitó otra consulta debido a que en esta otra ocasión lo que escuchaba eran zumbidos en los oídos (acúfenos). A él le interesa mucho estar al tanto de todo lo relacionado con la medicina alternativa, y me grada mucho saber que se ha convertido en un gran guerrero biomédico, porque continuamente está buscando remedios naturales que le puedan beneficiar, así como investigando las posibles causas de sus dolencias. Tratando de explicarnos el por qué de los acúfenos y un poco también el por qué de lo poco que habíamos avanzado en su tratamiento, encontré que una posible causa de este nuevo síntoma era un efecto secundario producido por cualquiera de los dos medicamentos que le había prescrito su psiquiatra: la sertralina y/o la trazodona. En mi opinión, la combinación indiscriminada de pisocotrópicos (el consabido cocktel) con alimentos chatarra, estimulantes y drogas ilegales, también aumenta el riesgo de desarrollar tinnitus, que es el nombre con el que se designa a los acúfenos en los países de habla inglesa.

En ese momento yo no contaba con el laboratorio virtual que ahora tengo, y tampoco me hubiera gustado decirle algo así como “y ahora que ya conocemos la causa probable de tus acúfenos, que hacemos?
Menciono esta anécdota porque ilustra un poco lo que uno puede conseguir, una vez que conoce la causa de un síntoma como los acúfenos, es decir, nada.
Pero con un laboratorio dotado de inteligencia artificial, el panorama luce completamente diferente, pues la computadora de la Fundación MicroMédix solo está esperando que la alimente con más casos de éxito de pacientes que alguna vez padecieron acúfenos.

Solo así podremos hallar las correlaciones entre ese síntoma y los suplementos que tienen el potencial para aliviarlo, dependiendo ello de las tendencias que la máquina y un servidor podamos detectar.
A reserva de que Emilio me proporcione los datos que necesito para que las correlaciones y las tendencias nos muestren el camino hacia el éxito, en mi próxima publicación estaré presentando los resultados de este proyecto, ya sea para dar a conocer los nutrientes que conformaron la receta que perfeccionamos para Emilio, o en todo caso la de algún otro paciente que haya tenido a bien comprender, el mensaje que a lo lo largo de este ensayo he querido transmitir y que en una sola frase me gustaría resumir:

“No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer”… Roger Van Oech
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 19 de septiembre de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Bzdok, D., Meyer-Lindenberg, A., 2018. Machine learning for precision psychiatry: Opportunities and challenges. Biological Psychiatry: CNNI, in press.
[2] Gallego et al. Bringing cohort studies to the bedside: framework for a ‘green button’ to support clinical decision-making. Journal of Comparative Effectiveness Research. (2015) 4(3), 191–197
[3] Viktor Mayer-Schönberger & Kenneth Cukier. Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think. First Mariner Books, 2014
[4] Perna & Nemeroff. Personalized Medicine in Psychiatry: Back to the Future. Personalized medicine in psychiatry 1–2 (2017) 1
[5] Jiang F, Jiang Y, Zhi H, et al. Artificial intelligence in healthcare: past, present and future. Stroke and Vascular
Neurology 2017;0: e000101. doi:10.1136/svn-2017-000101
[6] Awwalu et al., Artificial Intelligence in Personalized Medicine. Application of AI Algorithms in Solving Personalized
Medicine Problems. International Journal of Computer Theory and Engineering, Vol. 7, No. 6, December 2015
[7] J.Archenaa et al. Health Recommender System using Big data analytics. Journal of Management Science and Business Intelligence 2017 2(2) 17-23. doi: 10.5281/zenodo. 10.5281/zenodo.835606
[8] Panahiazar et al. Using EHRs for Heart Failure Therapy Recommendation Using Multidimensional Patient Similarity Analytics. Stud Health Technol Inform. 2015 ; 210: 369–373.
[9] Bertalan Mesko (2017) The role of artificial intelligence in precision medicine, Expert Review of Precision Medicine and Drug Development, 2:5, 239-241, DOI:10.1080/23808993.2017.1380516


 

Anuncios


2 comentarios

Medicina alternativa de precisión: inteligencia artificial para curar hasta un cáncer

En principio, la mayoría de las enfermedades son curables, porque aunque es cierto que algunas de ellas son las causantes de un gran número de fallecimientos, existen muchos pacientes que han podido superar esas mismas afecciones, haciendo algo diferente de lo que se les aconsejó a aquellos que fallecieron. El hecho de que nosotros hayamos podido extraer de la literatura biomédica, casos de éxito de varios tipos de cáncer, implica que hay alternativas muy viables para curarse.
La medicina alternativa de precisión es el resultado de combinar las técnicas de la inteligencia artifical, con la medicina ortomolecular y la fitoterapia, y es la sinergia de esa combinación lo que aprovecharemos en este estudio, para demostrar que un caso de adenocarcinoma pancreático tiene solución.

El papel de la medicina de precisión en el tratamiento del cáncer pancreático

Cuando a un médico se le presenta un caso nuevo, intuitivamente recurre a su experiencia para recordar casos de éxito que se parezcan al que está intentando solucionar. Y al igual que cualquier otro especialista, si no ha tenido una experienica similar, o la tuvo pero no recuerda exactamente los detalles, tenderá a consultar a otros colegas para que le aconsejen cómo tratar a ese paciente que de momento está acaparando su atención. Podría incluso suceder que varios médicos fueran a inspeccionar el archivo clínico de su hospital, con el objeto de saber qué hizo cierto experto en el pasado, para resolver un problema parecido.

Y aunque ese escenario evoca un poco la manera en la que el Dr. House abordaría un caso difícil de resolver, lo que voy a exponer aquí en relación a un estudio de cáncer pancreático, lejos de parecerse a un cápítulo de esa serie de televisión o a una novela de ciencia ficción, es prueba fiel de lo mucho que ha avanzado la tecnología de la inteligencia artificial. Una de las técnicas de esta nueva disciplina, concretamente el aprendizaje no supervisado, es la que hace posible que una máquina “recuerde” y encuentre dentro de un “mar de datos” históricos, no solo una experiencia de éxito, sino varios casos que justificarán y respaldarán la recomendación que dicha máquina le entregará al médico y/o naturópata a cargo.

Y es que la medicina de precisión, conocida también como medicina personalizada, puede ser practicada como medicina integrativa o complementaria, de ahí que en el párrafo anterior haya yo escrito médico y/o naturópata. Como veremos muy pronto, una computadora va a recomendar un tratamiento específico para una persona en particular, basándose en un historial de casos de éxito previamente almacenados en una base de datos biomédicos (la de la Fundación MicroMédix). Y si los casos de éxito registrados en esa base de datos contienen atributos propios de la medicina alopática, esos datos aparecerán en nuestros análisis sin ninguna modificación. De la misma manera en la que respetaremos esos hechos por estar reflejando una realidad, celebraremos también el que una máquina recomiende un tratamiento alternativo o incluso complementario. Y esto último también constituye una realidad, porque como podrá constatar el lector en nuestras referencias, muchos protagonistas de esos casos de éxito prefirieron renunciar a las quimioterapias y las terapias de radiaciones, debido a la gravedad de sus efectos secundarios.

Caso de estudio: un adenocarcinoma pancreático metastásico

Pero a quien le toca en esta ocasión decir sí o no a las quimioterapias y radiaciones, es a una damita de 67 años, con un diagnóstico que de acuerdo con su patólogo consistió de un adenocarcinoma pancreático metastásico (izquierda), cuyo tratamiento por un tiempo requirió de gemcitabina y que en próximas fechas comprenderá dos fármacos muy socorridos en las quimioterapias, el Onivyde (irinotecán) y el Fluorouracil (fluoropirimidinas).
La hija de la protagonista de este caso de estudio, a quien llamaré Toni de aquí en delante, nos hizo favor de responder el cuestionario que empleamos para recabar los datos clínicos de nuestros pacientes, cuando éstos o alguno de sus familiares nos encomienda un estudio como el que aquí estoy desarrollando. Es en ese cuestionario en donde nos especificó los síntomas que estaban aquejando a su mamá: dolor abdominal, convulsiones y desmayos ocasionales; anorexia (peso extremadamente bajo por inapetencia), gastritis, náuseas ocasionales (sin vómito), indigestión y depresión (aunque este último me lo reportó posteriormente a través de un correo electrónico). Con todos esos datos y los que pude inferir a partir de las pruebas de laboratorio que me hizo llegar más tarde esta amable señorita, fue como pude completar los campos especificados en la hoja de cálculo que aparece a su derecha (pulse sobre la misma para agrandarla).

Cabe señalar que el registro (instancia) asociado al caso de nuestra paciente Marita, que es el nombre que estaré empleando para referirme en lo sucesivo a la mamá de Toni, no aparece en la imagen anterior por razones de espacio. En vez de analizarlo por partes, he preferido dedicarle un apartado posterior, con la intención de contrastar su contenido con el conjunto de atributos que conformarán lo que en el ámbito del aprendizaje de máquina (machine learning) se conoce como centroide. Más adelante “explicaré con manzanitas” lo que significa eso y la importancia que reviste para la medicina de precisión, al momento de especificar un tratamiento personalizado. Por el momento quisiera analizar los demás campos de la hoja de Excel para mostar las tendencias que un ser humano como usted y como yo, podría detectar a la hora de analizar un registro histórico de datos clínicos. Veamos

En la imagen a la derecha se observa una marcada tendencia de los médicos naturópatas a recetar muérdago como fitoterapia (veáse la columna del atributo fitoterapia_1). Existe también cierta inclinación de parte de los profesionales de la salud tanto para recomendar una fitoterapia basada en cúrcuma, como para recetar gemcitabina (Gemzar) como quimioterapia. Sin embargo, yo no me atrevería a afirmar que esas tres tendencias son las únicas, o que son las que estarán rigiendo la forma que adoptará el tratamiento que estamos buscando personalizar, pues existen muchos otros datos que no se alcanzan a ver en la imagen. Algo similar ocurre con los suplementos (izquierda). Cada caso consta de una hilera de campos en donde se guardan los atributos de cada paciente, como son las dosis que estuvo tomando de betacaroteno, de vitamina C (oral), de ácido ascórbico (o ascorbato de sodio) por la vía intravenosa (IV), de vitamina D3, de omega 3 y de coenzima Q10  (pulse sobre la imagen de la izquierda para ver los detalles). Nótese por ejemplo cómo la vitamina C IV es muy solicitada en diferentes tipos de cáncer, no solo en el de páncreas.

Descubriendo el tratamiento idóneo para Marita

Hay un tratamiento idóneo para cada quien, porque lo que pueda hacerle bien a Marita, tal vez no sea lo más indicado para usted. De acuerdo con lo que estoy mostrando en la imagen adjunta y en la que sigue, para que la receta que le vamos a proponer a ella le funcionara a usted, tendría que presentar leucopenia (conteo bajo de leucocitos -pulse en la imagen adjunta-),  un marcardor tumoral CA 19-9 cercano a los 1,807 UI/ml, unos síntomas parecidos a los de ella (ver apartado anterior), estar bajo los efectos de una quimioterapia a base de irinotecán y fluoropirimidinas, en fin, lo que quiero decir es que su caso tendría que ser muy similar al de Marita (véase la imagen que sigue).

Al igual que los casos que mostré en el apartado anterior, el registro de Marita contiene los mismos campos; pero con valores de atributos muy particulares y muy probablemente diferentes a los de otros pacientes, coincidentes tal vez en algunos casos, con los de algunos pacientes en condiciones similares de salud. El punto es que cualquier registro de un paciente, incluyendo el de Marita, lo podemos representar por un conjunto de valores de atributos separados por comas.

Así, el caso de Marita quedaría representado por el siguiente conjunto de valores: 7, 67, F, adenocarcinoma pancreático, S, CA 19-9, N, N, S, N, N, S, S, S, S, N, N, gastritis, diabetes, ninguna, normales, N, N, fluorouracil, irinotecan, folfirinox, Kalanchoe, ninguna, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?; en donde 7 es un código que identifica el caso, 67 es la edad de Marita, F indica un paciente del sexo femenino, luego viene el diagnóstico médico (no mío), S delata la confirmación de una metástasis, CA 19-9 está implicando que ese marcador ha alcanzado un nivel superior al normal, la N que sigue nos dice que no se ha detectado ictericia, etc. (pulse sobre la captura de pantalla de la derecha y auméntela para ver el valor y el significado de los demás atributos).

A esa lista de valores ordenados y separados por comas, los ingenieros acostumbramos llamarle vector, y es un concepto que resulta muy útil para entender otra palabra clave igual de importante en el contexto del aprendizaje automático: el centroide.
Estadísticamente hablando, un centroide se puede definir como un vector de atributos que refleja la tendencia central de cada uno de ellos. Y ¿qué cosa es una tendencia central?

¿Recuerda lo que platicábamos párrafos atrás a propósito del muérdago? Bien, ese es un ejemplo de tendencia central. De hecho, la tendencia central del atributo fitoterapia_1 se mide con la moda de ese atributo, y su valor es muérdago, pues estamos tratando con una variable nominal. Pero lo más difícil y a la vez interesante de este caso, es que no conocemos de antemano los nombres ni las dosis de los suplementos de nuestra paciente (lo cual se ha representado en el registro de Marita con signos de interrogación). Hasta donde yo sé, los únicos suplementos que Toni le ha estado dando a Marita son escozul y Kalanchoe.

Nuestra misión consistirá entonces en confeccionar una receta acorde con los datos que tenemos, pues lo que nos está faltando para convertir este caso de estudio en uno de éxito, son precisamente las dosis de los suplementos que contendrá dicha receta.

Dividir para triunfar: la técnica del clustering (segmentación)

Dado que esto no es un curso de minería de datos, y como seguramente a Toni y a usted no les interesa mucho conocer el teje y maneje de esa tecnología, lo que voy a hacer aquí es “explicar con manzanitas”, la técnica que hace posible la confección de un tratamiento personalizado: el aprendizaje de máquina no supervisado.

En la jerga de la inteligencia artificial al aprendizaje no supervisado se le conoce como clustering, y es una técnica que consiste en clasificar un conjunto de casos con atributos muy similares dentro de un determinado grupo; pero muy diferentes en relación a los atributos de los casos clasificados en otros grupos.
Tratándose de casos de cáncer por ejemplo, habrá instancias muy similares de cáncer de próstata que se diferenciarán muy bien de las de cáncer de mama, porque sería imposible que una mujer padeciera de cáncer de próstata, y muy raro que un hombre desarrollara un cáncer de mama. Como veremos, uno de los parámetros que más va a ayudar a descubrir un tratamiento, es el número de grupos.

A continuación explico el procedimiento que seguí para descubrir dos tratamientos personalizados, uno complementario que agrega varios suplementos a la quimioterapia, y otro en donde se recomienda la administración exclusiva de sustancias naturales en forma de suplementos.

Tratamiento complementario (quimioterapia combinada con suplementación)

Con una herramienta de minería de datos como WEKA, pude aplicar un algoritmo de clustering denominado K-Means, para segmentar los casos de éxito que mostré con anterioridad en la hoja de cálculo de Excel.
Uno de mis experimentos consistió en dividir el total de casos en cinco clusters (grupos), tal y como lo estoy mostrando en las capturas de pantalla adjuntas. Obsérvese cómo la máquina encontró tendencias de manera automática. Entre otras cosas, aprendió que en la base de datos hay pacientes de unos 60 años con cáncer de próstata no extendido (cluster 0), mujeres de alrededor de 60 años con carcinoma renal extendido (cluster 1), así como tres grupos de adenocarcinoma pancreático: uno de mujeres en una edad cercana a los 75, sin metástasis (cluster 2); otro de mujeres de alrededor de 58 años, con metástasis (cluster 3); y uno más de mujeres que rondan los 65, también experimentando metástasis (cluster 4).
Ahora le pregunto, ¿en cuál de los grupos cree usted que clasificó WEKA, el caso de nuestra querida Marita? Si no lo intuye, échele de nuevo una mirada a su registro y compárelo con los datos que aparecen en la parte del informe que aparece a su derecha (recuerde pulsar sobre las imágenes para agrandarlas).
Por si no lo advirtió, lo que hizo esta singular herramienta de apoyo fue clasificar el caso de Marita en el grupo 4, como no podría ser de otra manera, pues el centroide asociado al grupo 4 contiene atributos muy similares a los que están caracterizando el caso de nuestra paciente.

Nótese cómo he hecho énfasis en que ambos vectores son muy similares, lo cual de ninguna manera significa que el tratamiento implícito en ese cluster no sea idóneo. La inteligencia de las máquinas es tal, que no precisa que dos cosas sean idénticas para saber que hay ahí una intensa correlación. El concepto de correlación está desbancando a lo que pregona el método científico, en relación a esa idea de que algo no puede ser verdad, solo porque se desconoce su causa [9]. La realidad que revela un conjunto de datos está ahí, independientemente de cómo se hayan dado las cosas. Basta con que exista una cantidad suficiente de casos de éxito (no necesariamente un big data), y que cierto grupo de éstos mantenga una intensa correlación con un caso por resolver, para que ese caso pueda convertirse también en uno de éxito. Y si usted quisiera conocer algunos de los casos de éxito que respaldan lo que aquí estoy planteando, lo invito a consultar las referencias que para ese efecto he puesto a su disposición (por razones obvias de espacio y confidencialidad, no espere ver una relación de todos los casos de éxito que hay actualmente en nuestra base de datos).

Y ahora… ¡la cereza del pastel!
En la imagen adjunta estoy mostrado esa parte del reporte que por falta de espacio y una mejor claridad de exposición, no quise representar en una sola captura de pantalla. Esta tercera parte de los datos que WEKA desplegó, después de explorar en dirección descendente el resto de los atributos de los cinco centroides (del 0 al 4), contiene la fitoterapia (muérdago) y las dosis de los suplementos sugeridas por ese “pedazo de inteligencia artificial”. En un principio, esas dosis no eran más que signos de interrogación (?) en el “vector de Marita”, y se han convertido ahora en los datos que necesitamos homologar, para obtener al fin, un tratamiento complementario personalizado.

Tratamiento alternativo (sin quimioterapia)

Como señalaba yo en un apartado anterior, algunos pacientes deciden “tirar la toalla” y decirle no a las quimioterapias y las radiaciones. Pensando que Marita podría estar en ese caso, llevé a cabo una serie de experimentos adicionales para poder descubrir un tratamiento puramente alternativo. El resultado de este esfuerzo lo puede ver pulsando con su ratón en la imagen adjunta. Esta vez dividí el total de casos en tres grupos, para permitirle al software clasificar el caso de Marita. Como podrá usted advertir, el tratamiento ahora comprende las dosis indicadas por el centroide correspondiente al cluster #1 (el segundo de derecha a izquierda).

Otra razón de peso para pensar en un tratamiento como el propuesto en el cluster #1, sería que aún después de haber homologado los datos (ver el siguiente apartado), el muérdago no se pudiera conseguir en nuestro país (Toni y Marita viven en México), o que su precio fuera demasiado alto por tratarse de un producto de importación. En el siguiente apartado explico en qué consiste la homologación de los datos y otras opciones que se podrían contemplar para regionalizar la administración de los suplementos implicados en ambos tratamientos.

Homologando los datos

Los datos, tal y como los ha entregado el software WEKA, tienen que ser revisados y adaptados al entorno en el que habrán de aplicarse. Así por ejemplo, en el caso del tratamiento alternativo, puede ser que convenga más la forma natural de la cisteína, en vez de la N-acetilcisteína (NAC). Además, a sabiendas de que el propósito de la L-cisteína es promover la producción de glutatión, yo me decantaría finalmente por recetar dos o tres porciones diarias de proteína de soya o de suero de leche aislada (derecha), debido a la riqueza de nutrientes que contiene este complejo de aminoácidos. Hay dos de ellos en particular que junto con la cisteína, optimizan la producción de glutatión: la glicina y el ácido glutámico.
Análogamente, hay algunos suplementos que aparecen en ambos tratamientos que podrían excluirse, dadas las dosis tan pequeñas que se han recomendado. Si analizamos detenidamente los centroides en cuestión, podríamos extraer las siguientes conclusiones:

1) Podemos prescindir de la cisteína en el tratamiento complementario (35.3 mg), más no en el alternativo (334.5 mg).
2) El beta glucano-1,3 no es necesario en ninguno de los dos tratamientos, porque sus dosis no son de ninguna manera terapéuticas (nadie se va a curar un cáncer con 0.06 o 0.1 mg de ese suplemento).
3) El betacaroteno podría omitirse en el enfoque complementario más no en el alternativo (estamos hablando de casi 16,000 UI en esta segunda opción).
4) La vitamina C por la vía oral conviene incluirla en ambos tratamientos (6 gramos diarios para los dos).

5) La vitamina C intravenosa es muy importante en cualquiera de las dos opciones, porque existe una tendencia muy marcada de prescripción, en un gran número de casos de éxito. Existe un protocolo muy detallado para su administración, cuyas especificaciones se establecen a través de un vínculo que encontará usted en nuestra receta personalizada para el cáncer de páncreas (si lo desea puede descargarla en el apartado que sigue).
6) La vitamina D3 deberá considerarse muy seriamente en ambas versiones, ya que además de que sus dosis son terapéuticas, el caso demanda combatir una aguda depresión, por lo que será necesario aumentar unas cinco o seis veces más la dosis establecida para esta vitamina, dependiendo ello de la opción seleccionada por nuestra paciente.
7) Una situación muy similar a la de la vitamina D3 ocurre con los ácidos grasos omega 3, con motivo de la depresión reportada.

8) La administración de Coenzima Q10 solo se considera en el caso del tratamiento alternativo, ya que en el complementario la dosis indicada de 10.6 mg no aporta un beneficio sustancial.
9) La melatonina en ambos casos es importante pero se debe homologar en conformidad con las dosis disponibles en el mercado, que son de 5 y 6 mg. De acuerdo con esto, se recomiendan 6 y 12 mg para el tratamiento alternativo y complementario, respectivamente.
10) En cuanto a la duración de cada tratamiento, se han pronosticado 17 meses para el alternativo y 22 para el complementario.

En lo concerniente al muérdago, por favor no vaya usted a tomar tés de esta hierba así como así, ya que estamos hablando de una planta con un nivel de toxicidad considerablemente alto. Lo que procede aquí es conseguir presentaciones de grado farmacéutico que ya han sido aprobadas por las autorizadas sanitarias y cuyas dosis han sido establecidas por los mismos fabricantes. Esas presentaciones generalmente consisten de una solución inyectable y administrable ya sea por vía intravenosa, intramuscular o subcutánea, en  cualquiera de las marcas comerciales especificadas en la receta que en breve estaré presentando.
Otra alternativa que podría resultar muy prometedora porque suprime la toxicidad de muchas plantas, es la administración de microdosis. Varios miembros de mi familia ya nos hemos aliviado con microdosis de plantas medicinales incluso más tóxicas que el muérdago. A uno de mis hijos lo estuve tratando hace algunos años con microdosis de belladona, y yo en lo personal estuve aplicándome por mucho tiempo microdosis de digital y chicalote, que son ejemplos de dos plantas que no tienen por qué ser peligrosas si se administran apropiadamente: 3 gotas de microdosis sobre la lengua cada 5 minutos por media hora, luego cada hora diariamente hasta superar el cuadro agudo, y posteriormente ese mismo número de gotas 4 veces al día.

La Receta personalizada y homologada

 

La cantidad y el tipo de suplementos que contendrá la receta en su versión final, dependerá del tratamiento elegido por el paciente (alternativo o complementario). Recuerde que si usted no responde al nombre de Marita, el tratamiento que se obtuvo a lo largo de este estudio, puede ser que no le funcione a usted, a menos que su “vector de atributos” sea idéntico al de ella. Si está padeciendo una enfermedad “incurable” y está dispuesto(a) a convertirse en un(a) guerrero(a) biomédico(a) para salir bien librado(a) de esta lamentable situación, le recomiendo consulte nuestra sección Un Estudio para tu Caso, en donde le explicamos qué necesita usted hacer para contar con un tratamiento como el de Marita, o sea, justo a la medida de su “vector de atributos”, ese conjunto de rasgos que hacen de usted un ser humano extraordinario e irrepetible, que solo está esperando una oportunidad para demostrarle al mundo, que no hay enfermedades incurables, sino personas a quienes se les dijo que no se podían curar, y se lo creyeron.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 7 de septiembre de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Min-Seok Seo1 et al. High-Dose Vitamin C Promotes Regression of Multiple Pulmonary Metastases Originating from Hepatocellular Carcinoma. Yonsei Medical Journal. 2015 Sep;56(5):1449-1452.
[2] Cannon, et al. The Incidental Use of High-Dose Vitamin D3 in Pancreatic Cancer. Case Reports in Pancreatic Cancer 2016, 2.1
[3] Mark Fontes. Improved Prognosis and Quality of Life in a 66-year-old Female Patient with Metastatic Pancreatic Adenocarcinoma Treated with Gemcitabine, and Adjunctive Orthomolecular and Botanical Interventions. Journal of Orthomolecular Medicine Vol 30, No 2, 2015
[4] Riordan et al. High-dose intravenous vitamin C in the treatment of a patient with renal cell carcinoma of the kidney. J Orthomol Med, 1998; 13: 72-73.
[5] González et al. High dose intravenous vitamin c and metastatic pancreatic cancer: Two cases. Integrative Cancer Science and Therapeutics, 2016. Volume 3(6): 1-2
[6] Bonucci et al. Integrated Cancer Treatment in the Course of Metastatic Pancreatic Cancer: Complete Resolution in 2 Cases. Integrative Cancer Therapies. 2018, Vol. 17(3) 994–999
[7] Complete remission and long-term survival of a patient with melanoma metastases treated with high-dose fever-inducing Viscum album extract: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5704862/pdf/medi-96-e8731.pdf
[8] Disappearance of an advanced adenomatous colon polyp after intratumoural injection with Viscum album (European mistletoe) extract: a case report; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25532007
[9] Viktor Mayer-Schönberger & Kenneth Cukier. Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think. First Mariner Books, 2014
[10] Spreen Alan. Tomorrow´s Cancer Cures Today. 25 secret therapies from around the world. Health Sciencies Institute. Baltimore, Maryland. 2009


6 comentarios

Por qué unos pacientes se alivian y otros no: las diez claves de un tratamiento exitoso

Mi intención en esta entrega es ahondar en todo lo que los pacientes y sus familiares pueden hacer, para convertir el tratamiento que están siguiendo en un caso de éxito.
Conviene entender que mientras más propicio sea el entorno del paciente, más oportunidades tendrá su caso de convertirse en uno de éxito. La epigenética tiene que ver con ese entorno, y es todo aquello que puede hacer que alguien enferme o permanezca sano, independientemente de si ha heredado o no, cierta predisposición para desarrollar una enfermedad.

La manera y el momento en que un determinado gen se expresará (activará), no depende exclusivamente de si los antecesores del enfermo padecieron la enfermedad asociada a ese gen, sino también del entorno en el que se desarrolla el individuo en cuestión.

Así, para que un paciente se alivie, deberán darse de manera simultánea ciertas condiciones favorables en su entorno. Malcom Gladwell llama a esas condiciones oportunidades [1], y es preciso que uno encuentre la manera de que esas oportunidades se presenten para que suceda “el milagro”.  No espere a que Dios haga todo el trabajo. Dios es guía; pero no determina. De ahí que nos haya otorgado el don del libre albedrío. Y si el hecho de que varias condiciones se den al unísono significa que ha ocurrido un milagro (un logro extraordinario diría Gladwell), entonces los milagros son el resultado de una obra colaborativa entre la divina providencia, y lo que hemos logrado con lo que el libre albedrío nos ha impulsado a hacer.

La cuestión entonces es cómo cada uno de nosotros hace uso de ese libre albedrío, para crear un entorno más propicio, con más oportunidades de éxito. A continuación expongo varias formas de ejercer ese don que Dios nos dio, para conseguir un logro extraordinario en medio de una epigenética más favorable.

1) Hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que el paciente participe activamente en el proceso terapéutico y curativo

Ya quedaron atrás los días en los que el médico o cualquier otro profesional de la salud, era el único en quien recaía la responsabilidad de curar al enfermo. Actualmente ya es un hecho que las tasas de recuperación aumentan cuando los pacientes se involucran con los posibles remedios que existen para su enfermedad. La Internet, las redes sociales y los grupos de conversación (chat) colaborativos que permiten configurar los teléfonos inteligentes, han cambiado la forma en la que la gente ejerce su libre albedrío. Asimismo, cuando los pacientes se interesan en los detalles de cómo trabaja un determinado nutriente o cómo actúa una sustancia activa de alguna planta medicinal sobre su dolencia, su mente se modifica y pone en marcha un mecanismo de respuesta a la relajación, que se traduce en un auténtico cambio fisiológico. El efecto placebo inducido por una mente llena de expectativas positivas en relación a un tratamiento y la atención nutricia, son las formas más usuales de conseguir un cambio fisiológico en el organismo [2].

Hoy en día la conexión mente-cuerpo ya no está a discusión. Es un recurso que se encuentra a nuestra disposición para que lo explotemos en pro de nuestro bienestar, y si un médico le aconseja no acudir a la Internet en busca de ayuda, aléjese de él, porque de lo contrario estará usted desaprovechando una de las más grandes ventajas que ofrece hoy, la era del conocimiento. Haga lo mismo o consulte el artículo que publiqué sobre las creencias y el coraje de vivir, si alguien le dice que su mal no tiene remedio, o que tendrá que tomar un medicamento por el resto de su vida.

El enfermo que más se involucra en el proceso terapéutico que se le ha propuesto, es el que más probabilidades tiene de sanar, siguiendo un tratamiento en el que cree y consultando a un profesional de la salud que lo trata con auténtico interés, y que se esfuerza en entender lo que su paciente entiende y de la forma en que él o ella lo entiende (atención nutricia). No obstante, habrá casos  en los cuales el paciente no podrá hacerse cargo de su salud; ¿o acaso alguien que está escuchando voces constantemente puede saber exactamente en qué momento debe tomar tal o cual suplemento?

Por muy madura e inteligente que sea una persona con un problema como éste, no va a poder estar al tanto de todas esas cosas que nosotros damos por sentado, y mucho menos tomar decisiones sobre el nuevo paso que hay que dar para sentirse mejor. Es en este punto en donde yo esperaría el apoyo de los familiares del paciente.

2) Crear un entorno de empatía alrededor de su ser querido

Si usted estuviera tratando de superar un problema de alcoholismo, ¿le gustaría que un familiar suyo se sentara a la mesa con usted, acompañado de una botella de vino tinto?
Mi intención al formular esta pregunta es invitarlo a que reflexione, en el caso de que usted tenga un familiar al que se le ha prohibido el consumo de lácteos, azúcar y gluten. Si acostumbra consumir algún alimento o bebida que sabe contiene alguna de esas sustancias, en presencia de quien está siguiendo un tratamiento con nosotros, creo que no está siendo muy empático con esa personita a quien usted quiere tanto.

Curiosamente, las familias que se han solidarizado con su ser querido, evitando consumir esos productos  enfrente de él o de ella, son hasta el momento, las únicas que han logrado un tratamiento exitoso.

Si usted le dice a su familiar que no puede tomarse una coca-cola, y usted u otro miembro de la familia se sienta a la mesa con él o ella, a beber una de éstas o a comer cualquier otro producto chatarra contraindicado, creo que al primero le va a resultar muy difícil abstenerse de ingerir algo semejante. Lo mejor que se puede hacer en estos casos, es no tener en casa esos productos prohibidos, para evitar la tentación que su ingesta puede producir en el enfermo. Si realmente quiere que su familiar se recupere rápidamente, predique con el ejemplo. Lo mismo aplica si sucede que usted es el paciente: pídales empatía a los demás miembros de su familia.

3) Procurar un ambiente familiar lleno de paciencia y comprensión

¿Recuerda usted el caso de Armando? Si usted me ha estado siguiendo con regularidad, recordará que hice hasta lo indecible para que se sintiera implicado en su problema, motivándolo para que se diera cuenta de que entre más comprendiera los porqués de su esquizofrenia paranoide, más rápido dejaría de escuchar las voces que tanto lo atormentaban.

Sin embargo, él ya no podía concentrarse lo suficiente como para tomar el control de la situación. Sus ataques de ansiedad, el aturdimiento que le ocasionaban sus voces, así como su obsesión por comprender el problema de la salvación que plantea la biblia en algunos de sus pasajes, hacían imposible que pudiera estar al tanto de los detalles del tratamiento. En otros dos casos también de esquizofrenia, los familiares de nuestros pacientes nos llegaron a decir que su ser querido tenía que hacerse responsable de tomar sus suplementos y medicamentos a la hora indicada y en las cantidades prescritas, “porque ya no son niños a los que se les tenga que estar diciendo lo que tienen qué hacer”.

El que esté yo de acuerdo o no con esa postura, depende del contexto en el que nos encontremos, porque si el paciente no padece de un trastorno psicogénico como el que mencioné en un párrafo anterior, seguramente estaría completamente de acuerdo en que él o ella misma se hiciera cargo de la administración, tanto de sus nutrientes como de sus medicamentos. Siendo este el caso, estaría contradiciéndome si no comulgara yo con la opinión de estos dos familiares, según lo que comenté anteriormente, en relación a la colaboración activa del paciente en el proceso terapéutico.

Pero insisto, ¿cómo puede uno exigirle a un ser humano sin lucidez mental, asiduidad y exactitud con la ingesta de sus suplementos? Lo más sensato es no hacerlo. Esa situación la viví yo cuando lidiaba con la esquizofrenia de mi hijo, y es por eso que le hablo con el corazón en la mano. No se necesita ser un dechado de virtudes para darse cuenta de que una persona afectada de sus capacidades cognitivas, no puede manejar casi nada. En mi opinión, lo que se necesita en estos casos, además de sentido común, es paciencia, empatía y eso sí, un gran coraje y una determinación férrea para abstenerse, entre otras cosas, de “tirar la toalla”.

En este orden de ideas, estamos ante un caso en el que los padres o los familiares que están al cuidado de pacientes con este tipo de trastornos, tienen que hacerse cargo de la administración tanto de los suplementos como de la medicación de su ser querido, al menos mientras él o ella no esté lo suficientemente lúcido(a) como para responder por su salud. Créame, no es una buena idea sobrestimar la capacidad cognitiva de un paciente con esquizofrenia o un trastorno similar, como tampoco lo es el subestimar los efectos de la enfermedad misma.

4) No subestimar los efectos de un trastorno psicogénico

Una esquizofrenia, un trastorno bipolar, un trastorno obsesivo-compulsivo, un autismo, o cualquier otro trastorno mental, no debería ser visto por los familiares del paciente, como una exageración o una forma de llamar su atención. Cuando menos eso no tiene necesariamente que ser así.
No dudo de que haya personas que deseen sentirse “apapachadas” por sus seres queridos o que quieran llamar su atención a toda costa, con tal de ganarse su aceptación o de sentirse más seguros al ser cobijados por la persona que está a su lado, lo cual de todas maneras ya constitute en sí mismo un síntoma de que algo anda mal en la relación, ya sea esta paternal o de pareja.
Como quiera que sea, si existe un comportamiento extraño en su ser querido, procure atender el problema lo antes posible, porque podría ser que en la desesperación de ver a su hijo(a) conversando o riendo a solas, o simplemente con un comportamiento no habitual en él o ella, decida usted internarlo(a) en uno de esos infiernos psiquiátricos que todo mundo sabe son la antesala de la farmacodependencia.

5) Evitar hasta donde sea posible que el paciente caiga en la farmacodependencia

¿Considera usted que un farmacodependiente difiere mucho de un drogadicto o un alcohólico?
Entiéndase por drogadicto a un individuo que ya no puede dejar de consumir una droga de las llamadas ilegales, y por farmacodependiente aquel que ya no puede dejar de consumir un fármaco (droga legal). En ambos casos, los periodos de abstinencia ocasionan una serie de síntomas tan desagradables en el afectado, que lo impulsan a reincidir para calmar la angustia que le ocasiona la carencia de la droga en cuestión.

Estrictamente hablando, las drogas ilegales ocasionan adicción, los fármacos producen dependencia en el paciente. Y aunque parezca increíble, esa es la única diferencia. Por lo demás, ambas son igual de nocivas para la salud, en el sentido de que una vez que son probadas por el enfermo, difícilmente las puede dejar de consumir. Es en este punto en donde el libre albedrío deja de ser un regalo de Dios, para ser sustituido por un fármaco del infierno. ¿Le parece que estoy pecando de sensacionalista al referirme a un antipsicótico (fármaco usado para enmascarar los síntomas psicóticos) como un fármaco del infierno?
¿Alguna vez ha visto a su hijo catatónico o moviéndose continuamente de un lado a otro de una habitación, maldiciendo a los vecinos por estar haciendo ese insoportable ruido que no lo deja descansar?
¿Alguna vez un miembro de su familia le ha dicho que se quiere suicidar o unos padres le han contado cómo su hijo se ha intentado quitar la vida, cortándose las venas o aventándose desde una azotea, porque no pudo soportar el consabido síndrome de abstinencia?
Los psiquiatras le andan diciendo a todos los familiares de sus pacientes que si abandonan uno de los antipsicóticos que están tomando, corren el riesgo de atentar contra su vida. Pero lo que estos mercaderes del terror andan pregonando como si de un rito religioso se tratara, es que esas tendencias suicidas son parte de su enfermedad (en el caso de una esquizofrenia por supuesto), cuando la verdad es que esas tendencias forman parte del síndrome que ese antipsicótico produce como resultado de su abstinencia.

¿No me está creyendo? En mi artículo “¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada“, he documentado cómo es que un fármaco crea dependencia en el paciente, agotando los nutrientes que realizan la función que el fármaco se supone debe desempeñar. A este fenómeno lo he denominado efecto calculado, que no es otra cosa que una iatrogenia intencional (véase también: Maquiavelo y el príncipe de la salud, también de mi autoría).
¿Quiere saber más sobre los fármacos del infierno para comprobar que no estoy exagerando la nota? Los pilotos suicidas japoneses (kamikazes) de la segunda guerra mundial, sirvieron de conejillos de indias a sus psiquiatras connacionales, a efecto de probar cómo respondían a los cocteles psicotrópicos, aquellos que más tarde se inmortalizarían como héroes de guerra. A las pruebas lo remito.

6) Si su ser querido ya ha caído en la farmacodependencia, por favor no la aumente con cocteles kamikazes

¿Cuánto tiempo lleva usted lidiando con psiquiatras y tomando antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos sin haber conseguido resultados satisfactorios? Y lo más importante de todo, ¿Cuánto tiempo más va a continuar haciéndole caso al psiquiatra, para perpetuar el daño que los psicotrópicos le estan haciendo a usted o a su ser querido? ¿Qué necesita usted para darse cuenta que la psiquiatría tradicional no le va a resolver el problema?

Los dos problemas más serios que ocasiona la administración de un cóctel de psicotrópicos (una combinación de antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos) son el síndrome de abstinencia y los efectos secundarios derivados de la mezcla indiscriminada de los mismos, incluidas las tendencias suicidas y la muerte súbita. Si para nosotros es un problema multidimensional, el estar aminorando los efectos secundarios de esos cocteles de medicamentos, imagínese lo que será para un padre o una madre, ver a su hijo saturado de síntomas que ni siquiera presentaba cuando recién comenzó con su tratamiento psiquiátrico.

Porque lo que en principio son síntomas de una enfermedad, más tarde se fundirán y confundirán con angustia, hiperactividad, obesidad, acatisia, disquinesia, agresividad, catatonia, parkinsonismo y hasta convulsiones, que son todos ellos efectos secundarios producidos por uno o más antipsicóticos. Las combinaciones suelen ser tan nefastas que ni los mismos psiquiatras son capaces de distinguir entre los síntomas propios de la enfermedad, y los que producen los psicotrópicos.

Lo más irónico del caso es que mientras que en todos los tratados de farmacología se estipula que las dosis de los psicotrópicos nunca deben ser cambiadas o disminuidas de manera abrupta, parece que a los psiquiatras no les importara ese tipo de recomendaciones, pues suben y bajan las dosis como si tratara de aspirinas. Cuando recién comencé a tratar a Ramón, su psiquiatra le estaba prescribiendo la siguiente combinación (véase el caso de Don Chema y su hijo Ramón): Clozapina (antipsicótico), Venlafaxina (antidepresivo), Propralonol (beta-bloqueador), clonazepam (ansisolítico) y Clopixol (antipsicótico).

No tengo palabras para describir lo que esa señora de bata blanca le está haciendo a este muchacho. Si usted ya tiene un familiar con un problema similar, creo que sabe de sobra a lo que me refiero.
Ahora que si usted está considerando seriamente el medicar a su hijo o hija con alguno de esos psicotrópicos que acostumbran usar los psiquiatras para mantener a sus pacientes como autómatas, con miras a seguir lucrando con el sufrimiento ajeno, considero de vital importancia el hacer de su conocimiento que existen otras alternativas más limpias, de mayor actualidad y sobre todo, libres de efectos secundarios.

La psiquiatría ya no convence ni a esa gente que antes se postraba delante de una caja idiota para entretenerse, creyendo en la farsa de un sistema corrupto y cargado de anuncios sin consenso de opinión. La gente de la era del conocimiento ya está mejor informada, porque ahora la caja está dotada de inteligencia, de consenso, de conocimiento y de apertura a un mundo que no se deja seducir por una industria farmacéutica inflada de mercadotecnia y publicidad; un mundo que está volviendo a encontrarse con esa fuerza divina llamada naturaleza que le ha dado vida a miles de medicamentos sintéticos, cuyas propiedades fueron obtenidas en un laboratorio a partir de las sustancias activas de unas cuantas plantas medicinales que hoy sabemos producen mejores resultados, que su versión patentada repleta de efectos secundarios (las plantas medicinales no se pueden patentar, y por lo tanto no producen dividendos).

7) No albergar la ilusión de que los nutrientes son productos milagro

La medicina ortomolecular (la que está basada en la administración de dosis terapéuticas de nutrientes) y la fitomedicina (la que está basada en las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales) no funcionan como la medicina alopática. Y no sabe cuánto me alegro de que así sea.

Ya en otras publicaciones he señalado que para recuperarse completamente de una enfermedad, recurriendo a esas dos medicinas alternativas, es menester poseer más megadosis de paciencia que de nutrientes. Aunque existen suplementos que sí reducen rápidamente algunos síntomas, no espere usted que “el milagro” del que hablaba yo en párrafos anteriores, suceda de la noche a la mañana. A diferencia de esos productos milagro que hay por ahí, nosotros no estamos creando falsas expectativas para vender ilusiones. Las sanaciones espontáneas se dan; pero hemos visto también en otras entregas, que estamos conscientes que que éstas son más bien un producto del poder mental y la respuesta a la relajación que el efecto placebo induce en el individuo, que del tratamiento o de la sustancia terapéutica en sí (véase El Efecto Placebo y el Poder Curativo de la Nutrición, también de mi autoría).

No desespere si su familiar o usted mismo no responden inmediatamente al tratamiento que le hemos recomendado, sobre todo si su padecimiento es muy añejo o si ha desarrollado farmacodependencia. Personas diferentes requieren nutrientes diferentes, y tal vez lo que se necesita es un ajuste en las dosis, una revisión de la calidad de los nutrientes que está usted tomando, o simplemente una actualización de su receta (la receta que usted descargó es posible que haya sido mejorada con motivo de algún conocimiento recién descubierto en la literatura biomédica). Le recuerdo que en la Fundación MicroMédix no paramos de investigar, porque cuando un paciente no responde al tratamiento que le hemos propuesto, ese hecho nos compromete y obliga a buscar una alternativa más adecuada para esa persona en particular. Después de todo, a las personas que están esperando que un tratamiento les funcione, se les llama pacientes. ¿No será porque si se desesperan, estarían desaprovechando una gran oportunidad de aliviarse?

8) Administre usted los nutrientes y las dosis recomendadas, con la frecuencia y en el tiempo sugeridos.

Hace unos días un paciente con síntomas de retraimiento social, ansiedad y ciertos delirios me envió un mensaje vía whatsApp, avisándome que no podía dormir ni con la melatonina, ni con el magnesio ni con el té de azahar. Lo primero que pensé al ver su mensaje fue que yo no le había recomendado el té de azahar. Cuando prendí mi computadora para consultar su archivo clínico, en la receta que le había yo enviado por correo electrónico después de nuestra primera consulta, justo debajo de la columna que tenía como encabezado la leyenda “antes de dormir”, decía: inositol, zinc, magnesio, GABA, glicina y triptófano. Curiosamente, no aparecía la melatonina. Una de dos, pensé, “o este muchacho ya no está muy lúcido, o le está haciendo caso a su abuelita en lugar de a la receta que yo le recomendé.” No podía yo explicarme cómo era posible que un chico de escasos veintitantos años no pudiera dormir con tres gramos de inositol, un gramo de GABA y uno más de triptófano. Al parecer, supuso que eran muchas cosas las que tenía que tomar y que las dosis eran muy grandes, y le dio miedo que algo malo le pudiera pasar. Y efectivamente así fue, pues no pudo dormir en toda la noche.

Hace  aproximadamente unas tres semanas, el papá de Erick, uno de mis pacientes que estaba sufriendo un síndrome de abstinencia durante un protocolo de reducción gradual de olanzapina, me llamó por teléfono muy consternado para decirme que el tratamiento no estaba funcionando porque no lograba calmar a su hijo con nada. Cuando le pregunté si le había dado la glicina por la vía sublingual, me dijo que no, y que se le dificultaba mucho el tener que darle las microdosis de Akuamma cada hora, y los aminoácidos necesariamente media hora antes de cada alimento. El tono de su voz cambió cuando le pregunté por qué no le había dado la glicina como se lo había sugerido, y después de que le expliqué que los aminoácidos se aprovechan mejor con el estómago vacío.

Cuando el profesor comenzó a darle la glicina como se lo había indicado, en las dosis y la periodicidad correctas, por la vía sugerida y a las horas establecidas en su receta, comprendió que una esquizofrenia requiere de un esfuerzo más que significativo. Al final del día su hijo se tranquilizó y las aguas volvieron de nuevo a la normalidad.
Tanto el profesor como algunos otros pacientes me han llegado a decir en repetidas ocasiones, que les preocupa el hecho de que sus hijos puedan llegar a intoxicarse con tantas vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales.

La conversación telefónica que sostuve en una ocasión con Don Chema, poco después de haber iniciado el tratamiento de su hijo Ramón, transcurrió más o menos así:
-¿Sabe usted la cantidad de suplementos que tomaban Abram Hoffer y Linus Pauling? -Le pegunté cuando supe que le preocupaban los efectos que en su hijo podría tener la ingesta de alrededor de una docena de nutrientes en dosis ortomoleculares (terapéuticas).

-¿Y quienes eran esos dos señores?
-Hoffer y Pauling fueron dos de los exponentes más respetados de la medicina ortomolecular en el mundo.
-Bueno, entonces ellos deben haber tomado una gran cantidad de vitaminas y minerales durante toda su vida para mantenerse sanos, ¿no es así? -Me dijo Don Chema como queriendo insinuar que alguien que promueve algo, debe predicar con el ejemplo.
-Así es Don Chema. ¿Y cree usted que fuera una coincidencia el que Hoffer haya fallecido a los 92 y Pauling a los 93? La mayoría de los pioneros de la medicina ortomolecular han sido muy longevos, lo cual habla muy bien de los beneficios de las dosis terapéuticas de los nutrientes.
-Pero dígame una cosa ingeniero, ¿Por qué entonces los frascos de la mayoría de las vitaminas y minerales, tienen una leyenda que dice no exceder la dosis recomendada?

-Porque la dosis que un laboratorio establece como máxima corresponde a la que los organismos reguladores establecen por ley, no a la que un profesional de la medicina ortomolecular recomendaría como terapéutica. Los organismos como la FDA en EUA y la COFEPRIS en México, dictaminan las normas de manera de no afectar los intereses de la industria farmacéutica y sus correspondientes patentes alopáticas.

-Pero a ver Don Chema, ¿ha leído usted las fichas técnicas de cualquiera de los antispsicóticos que le está dando a su hijo?, porque me imagino que si tuvo curiosidad por leer la etiqueta de los suplementos y encontró la consigna de “no exceder la dosis recomendada”, también le va a inquietar el saber cuál debe ser la dosis máxima recomendada por el laboratorio que ha fabricado el psicotrópico que su hijo está tomando, ¿o me equivoco?

-Pues no, no acostumbro leer las fichas técnicas de esos medicamentos
-Me está usted diciendo que le preocupan más la cantidad y las dosis de vitaminas y minerales que su hijo está tomando ahora, que las dosis y el tipo de psicotrópicos que ha estado ingiriendo en todos estos años?
-Pues no, no exactamente, -Alcanzó a decirme en tono vacilante
-¿Y me puede decir por qué no lee las fichas técnicas de los medicamentos, como acostumbra hacerlo con las etiquetas de los frascos de las vitaminas y los minerales?

Don Chema no pudo encontrar una razón que justificara su confianza ciega en la excelentísima señora de bata blanca que había estado intoxicando a su hijo por años; pero casi estoy seguro que ya las está leyendo, de lo contrario no le hubiera pedido a esa mercenaria, reducir el coctel de psicotrópicos que estaba tomando Ramón, a uno que ahora consiste de clozapina, haloperidol y clonazepam. Al menos ahora ya solo son tres, en lugar de los cinco que tenía anteriormente.
Y usted, querido(a) lector(a), ha leído alguna vez las fichas técnicas de los medicamentos que su médico le receta, o confía plenamente en su “sabiduría”?  (me refiero a la del médico, no a la suya).

¿Se identifica usted con el tipo de persona que le tiene una fe ciega a todo lo que un médico le receta, o ya forma parte del clan de espíritus penetrantes que sí nos animamos a decir lo que alcanzamos a vislumbrar en el sistema tradicional de salud mental?

9) Contemplar la posibilidad de practicar una medicina complementaria, en lugar de una cien por ciento alternativa

Si el paciente ya desarrolló una farmacodependencia muy aguda y cada vez que intentamos reducir las dosis de sus fármacos, éste sufre una grave recaída, parecería muy sensato el recurrir a una medicina complementaria que combine dosis mínimas de fármacos y dosis terapéuticas de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, así como microdosis y/o extractos de plantas medicinales. Una vez que alguien ha caído en la farmacodependencia, las cosas se pueden poner extremadamente difíciles al experimentar un síndrome de abstinencia, y es posible que haya que recurrir a estrategias que si bien no nos llevan a la solución ideal (la medicina alternativa), sí podrían significar una calidad de vida mejor, que la que se podría conseguir internando al ser querido en uno de esos infiernos psiquiátricos.

10) Si usted no está sano, aplace sus demás compromisos hasta que recupere su salud

Comprendo que alguien vaya a trabajar a pesar de haber pescado un fuerte resfriado, porque de eso depende el sustento de su familia; pero hay de enfermedades a enfermedades, y si usted puede apoyarse en su pareja, o tiene la ventaja de que al menos uno de sus familiares puede cuidar de usted mientras supera el mal momento por el que está pasando, creo que vale mucho la pena que se abstenga de cumplir con ciertos compromisos que suponen un nivel de estrés que no está en condiciones de soportar.

Así como la respuesta a la relajación fomenta la sanación, la respuesta al estrés promueve la enfermedad, y si usted está muy delicado de salud, le conviene dar prioridad a esta situación.
Volviendo al caso de Armando, todo parece indicar que uno de los factores que desencadenó su recaída, fue precisamente el estrés al que quedó sometido, una vez que supo que sus clases de posgrado iban a comenzar. Sus voces lo comenzaron a perturbar de nuevo, frustrando así su sueño de estudiar en los Estados Unidos de América, quedándole como único apoyo económico el que le pudo brindar la autora de sus días, con un modesto empleo, en una de tantas ciudades de ese país vecino.

Por cada oportunidad que usted genere, estará aumentando la probabilidad de alcanzar el éxito del tratamiento. Para comprobar si está generando las oportunidades mencionadas con anterioridad, haga su lista de verificación y sume 10 puntos por cada oportunidad que considere estar creando. Así por ejemplo, si usted está convencido que está cubriendo con las características de siete oportunidades de éxito, la probabilidad de alcanzarlo será del 70%. Ahora que si en un momento dado logra que las diez oportunidades se presenten al unísono, entonces es muy probable que usted consiga un logro extraordinario, sin desentendernos por supuesto de aquella otra parte que debemos conceder a la divina providencia.

“Hemos visto que los logros extraordinarios obedecen menos al talento que a la oportunidad”… Malcom Gladwell
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 30 de Agosto de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  Gladwell Malcom. Fueras de Serie (Outliers). Por qué unas personas tienen éxito y otras no. Punto de Lectura, 2008.
[2] Rankin Lissa. La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación.Urano, 2014.


Deja un comentario

Queratocono: una alternativa holística para su alivio

queratoconoEl queratocono es un trastorno caracterizado por un adelgazamiento progresivo de la córnea, que da lugar a una protuberancia cónica en su centro. En casos graves puede ocasionar cierta discapacidad emocional [1]. Se cree que el queratocono puede afectar el comportamiento, al grado de ocasionar síntomas parecidos a los que comúnmente se asocian a una esquizofrenia (delirios, compulsiones, obsesiones, alucinaciones, etc.) [2]. Al principio, las personas con queratocono ven los objetos y las personas a su alrededor algo borrosas. Conforme avanza la enfermedad, la visión se va deteriorando a cualquier distancia, llegando a empeorar al obscurecer.

La personalidad queratocónica

El queratocono suele aparecer alrededor de la segunda década de vida, con una prevalencia de 0,05% (un afectado por cada 2,000 habitantes). El estudio de la comorbilidad entre enfermedades físicas y mentales tiene grandes implicaciones para el tratamiento, la calidad de vida y la prevención de brotes psicogénicos. Es por eso que en este estudio, vamos a proponer nutrientes cuya deficiencia podría estar asociada tanto a síntomas propios de un trastorno psicótico, como a los de un queratocono. De hecho, existe una gran cantidad de publicaciones en las que sus respectivos autores denominan “personalidad queratocónica”, a la forma en la que tienden a comportarse los pacientes estudiados en sus ensayos clínicos [3].

queratoconicaEn mayo de 2003, Rudisch y sus colaboradores le escribieron al editor de la revista The American Journal of Psychiatry, para presentar el caso de un paciente con diagnóstico provisional de queratocono y trastorno esquizofreniforme. Este trastorno está caracterizado por la presencia de delirios, alucinaciones, ideas confusas, comportamiento desorganizado, catatatonia y síntomas negativos. En su carta, los autores manifestaban que varios oftalmólogos habían reportado la existencia de una “personalidad queratocónica” en algunos de sus pacientes, que podía describirse como paranoica, ansiosa, compulsiva y con tendencia a somatizar [4].

Y aunque existe una gran cantidad de estudios relacionados con las diferencias de personalidad entre pacientes queratocónicos e individuos sanos, todavía no se ha esclarecido si esto depende o no del estrés originado por la misma enfermedad ocular crónica.
El paciente al que se refería ese equipo de investigadores era un joven de 23 años que había sido internado en un hospital psiquiátrico después de una historia de 5 meses de delirios, quien tenía la creencia de que sus trasplantes de córnea eran unos transmisores de radio que habían sido implantados en su cabeza. Había sido diagnosticado con queratocono a los 17 años y se sometió a un trasplante de córnea bilateral a los 21.

personalidadEn una ocasión, en un arranque de angustia y desesperación, este muchacho roció su auto de gasolina y le prendió fuego. También tenía antecedentes de abuso de cocaína, anfetaminas y LSD. Su conversación era incoherente, no demostraba afecto y pocas veces lograba concentrarse en algo. Sus principales preocupaciones eran las quemaduras de cigarro que él afirmaba tener en las piernas y en la espalda, y la de que todos sus problemas se debían al “material audiovisual” que tenía implantado en sus ojos. Lo interesante de este caso es que tanto ese grupo de investigadores como el que escribe estas líneas, creemos que el hecho de que otras personas hayan tenido una experiencia similar, puede dar luz a la hora de encontrar mayor número de correlaciones entre el queratocono y la esquizofrenia.

En lo que concierne al estudio que en seguida estaré presentando, resulta muy productivo comparar las sustancias que recomienda la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) para ambos padecimientos.
A fin de ilustrar cómo el queratocono aparece de nuevo acompañado de un par de delirios y una que otra obsesión, relataré ahora el caso de Alejandro, un paciente que comenzó con un tratamiento que en un principio estaba destinado a mejorar los síntomas propios de una esquizofrenia carente de alucinaciones.

Alejandro de Austria y la terapia ayudada por mascotas

adeleAunque Alejandro presenta queratocono, nunca reportó haber tenido alucinaciones, y si bien la mayor parte del tiempo se mostraba coherente en sus conversaciones, tenía la creencia de que una ex-novia suya podría estar todavía interesada en él, porque ella se portaba amable cada vez que conversaban. Aunque estaba casada, Alejandro dudaba de la autenticidad de su matrimonio. Para él, la boda bien podía haber sido un montaje. Esa obsesión se entremezclaba con un delirio que tenía en relación a una supuesta admiradora que le enviaba mensajes a través de canciones populares, según le llegó a decir a Lourdes González, la terapeuta que lo estaba atendiendo al principio del tratamiento. De acuerdo con Alejandro, la chica en cuestión tenía tanto poder económico, que podía pagarle a intérpretes de fama mundial, para hacerle llegar los mensajes a través de sus canciones.

Todo esto sucedía mientras él se encontraba con su mamá en Austria. Pero lo más interesante de este caso son las claves que pudimos descubrir, precisamente por haber experimentado algunos altibajos. Tanto Alejandro como su mamá tuvieron que trasladarse a Cuba y luego a los Ángeles, en donde la mayor parte del tiempo él mostró un comportamiento bastante estable. Curiosamente, una de las peores crisis de su enfermedad sucedió durante su estancia en Europa, mientras que sus mejores días los pasó en su país de origen y en California, en donde tuvo la fortuna de conocer a su amigo Yamba, un perro que le ayudó a reflexionar sobre lo que le estaba pasando, y que a la postre le permitiría ver la vida desde una perspectiva diferente.

mascotaYo sabía de casos de niños autistas que mejoraban sustancialmente en compañía de una mascota; pero no podía creer que Alejandro hubiera respondido tan satisfactoriamente como lo hizo cuando pudo compartir esos momentos importantes de su vida con Yamba. Ya se ve que en ciertos casos, una terapia asistida por animales puede hacer más por un ser humano, que una pastilla sintética fabricada en el laboratorio. Es ahí donde radica la magia de las terapias alternativas. Y cuando digo magia, no estoy insinuando que una mascota pueda tener poderes curativos, sino apelando al significado y valor que le da el paciente a la experiencia.

A Alejandro no le han servido de mucho todos esos ensayos clínicos aleatorios tipo doble ciego, y todas esas campañas mercadotécnicas que la medicina tradicional despliega para impresionar a sus seguidores. El caso de Alex es una prueba fiel de lo que Joe Dispenza insinuó alguna vez en uno de sus éxitos literarios [5]: que el placebo puede ser el paciente mismo. Todo está en procurarle un ambiente propicio para que sea él, quien desarrolle esa capacidad de autocuración que la naturaleza le ha regalado.

austriaPero de regreso a Europa las cosas empeoraron. Poco después de su llegada a Austria, nos comunicamos por Skype para sostener una conversación fluida y coherente con Alejandro. Sin embargo, a la semana siguiente recibimos un correo de su mamá, en el que nos notificaba que ahora nuestro querido Alex había caído en una profunda depresión. Fue entonces cuando decidí que debíamos ir en busca de la siguiente alternativa ortomolecular, pues la idea de una terapia cognitiva-conductual tampoco había dado resultado.
solAntes de irse a Cuba le llamé a Alex para proponerle que debíamos hallar evidencias de que su antigua novia no estuviera casada, y de que fuera verdad aquello de que siguiera interesada en él; pero el hilo de la conversación se rompió cuando su otra personalidad resurgió, haciendo que perdiera la lógica que demanda el diálogo socrático de una terapia cognitiva-conductual. Si el paciente no se puede concentrar, es mejor esperar una o dos semanas a que responda al tratamiento ortomolecular, para continuar con el diálogo una vez recuperada la lucidez mental.

¿Pero entonces, después de que regresó a Austria y de que cayó en esa profunda depresión, cuál era el camino a seguir? Le propuse a su mamá llevar a cabo el presente estudio para que me diera la oportunidad de hallar las correlaciones que estaban esperando ser descubiertas.
La primera de ellas fue la vitamina D. Si bien esta vitamina no guarda ninguna relación con la “terapia Yamba”, sí está correlacionada con el famoso Trastorno Afectivo Estacional (SAD, por sus siglas en inglés), que como es bien sabido, es una condición que afecta a muchas poblaciones a las que la luz del sol no suele llegar con todo su esplendor.

depresionLos habitantes de la mayoría de los países europeos, no tienen niveles suficientes de vitamina D, porque ya lo dice el adagio, “no las calienta ni el sol” (el sol es una fuente de vitamina D), y lo mismo ocurre con las personas que padecen de depresión crónica y otros trastornos mentales, su nivel de vitamina D “está por los suelos”. La detección y el tratamiento eficaces con niveles adecuados de vitamina D en personas con depresión y trastornos mentales como el queratocono, puede mejorar su calidad de vida. Y es que la pregunta obligada aquí fue: ¿Porqué Alex se sintió bien durante el tiempo que pasó en Cuba, y recayó a los pocos días de regresar a Austria?. Otra pregunta que valíó la pena plantearse en los inicios de esta investigación fue:

¿Que recomienda la medicina ortomolecular para el queratocono, independientemente de si el paciente exhibe o no un comportamiento psicótico?
Cuando revisé lo que la medicina ortomolecular debía responder a esta segunda cuestión, me enteré de lo que había escrito el doctor Alan R. Gaby, a propósito de los suplementos que podían aliviar los síntomas del queratocono [6]. A continuación describo los componentes del tratamiento sugerido por este referente de la medicina nutricional.

Vitaminas y minerales para detener y revertir el queratocono

Vitamina D y Calcio
tratamientoEn un artículo de la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA) [7], se relata el caso de un médico que trató a 11 pacientes con queratocono, utilizando una combinación de vitamina D2  y una preparación de calcio. El período de tratamiento varió de tres meses a tres años. Todos los pacientes mostraron mejoría en la visión y un aplanamiento de los conos en el examen oftalmológico. En su informe, este médico citó pruebas de que el queratocono se desarrolla en perros y ratas alimentados con una dieta baja en vitamina D y calcio. Con todo, hasta le fecha no se conoce el mecanismo de acción de estos nutrientes en el tratamiento del queratocono.

Debido a que se comprobó que las altas dosis de vitamina D2 que este médico empleó  para tratar el queratocono, podían causar hipercalcemia e hipercalciuria, se propuso emplear mejor la vitamina D3, ya que tratándose de seres humanos, ésta es entre 3.4 y 9.4 veces más potente que la vitamina D2, por lo que el tratamiento puede ser implementado perfectamente con 4,000 UI diarias de vitamina D3.

hofferLos estudios en adultos sanos sugieren que esta dosis de vitamina D3 administrada entre 2 y 5 meses, es un régimen de consumo completamente seguro [8]. Abram Hoffer (izquierda) también recomienda esta misma dosis en pacientes con bajos niveles de este nutriente [9]. El Dr. Gaby ha recomendado una dosis de calcio entre 140 y 1,260 mg; pero lo hace en función de la cantidad de leche que consume el paciente. Como en el caso de Alex la leche está contraindicada, recomendamos que la dosis de calcio se establezca en 1,500 mg diarios, distribuidos entre los tres alimentos.

Magnesio
Aunque el Dr. Gaby ha omitido el magnesio, nosotros lo recomendamos sobremanera, debido a que sabemos que el calcio administrado sin magnesio, puede ocasionar otro tipos de problemas, como por ejemplo cálculos renales. Para una discusión más detallada sobre este tema, véase Las ocho mejores vitaminas y minerales para tu osteoporosis, también de mi autoría. Puesto que la dosis establecida anteriormente para el calcio ha sido de 1,500 mg., la dosis de magnesio debe ser necesariamente la mitad, ya que de acuerdo con Hoffer, la relación entre ambas debe ser de 2:1. En resumen, la dosis diaria de magnesio recomendada para el queratocono debe ser de 750 mg.

Vitaminas A, E y otros nutrientes
animalesAlgunos ensayos clínicos han demostrado que las ratas alimentadas con una dieta deficiente en vitamina A y E, desarrollan queratocono [10,11].
En un caso de estudio, un hombre de 34 años con queratocono, catarata subcapsular posterior, dermatitis atópica severa y asma, se trató diariamente con 1,200 UI de vitamina E natural (d-alfatocoferol), 600 mcg de selenio, 80 mg de piridoxina, 15 mg de riboflavina y 2 g de vitamina C. A los dos meses se observó una mejoría en el queratocono, así como una regresión de las opacidades corneales. La dermatitis atópica y el asma también mejoraron notablemente [12].

La receta genérica de la Fundación MicroMédix para la esquizofrenia y la que recién acabo de especificar para el queratocono, se encuentran correlacionadas a través del selenio, la piridoxina (parte del complejo B) y la vitamina C, lo cual estaría indicando que las personas que padecen ambos trastornos (si es que fueran diferentes), presentan deficiencia en esos tres nutrientes. En cuanto a la vitamina A, se sugiere una ingesta de entre 25,000 y 30,000 UI diarias, equivalentes a 15 y 18 mg de beta-caroteno, respectivamente.

Alimentos alérgenos

alergenosEvitar los alimentos alérgenos podría disminuir el proceso inflamatorio que parece desempeñar un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad. Los alimentos problema pueden exacerbar los síntomas de la alergia ocular, y acrecentar la necesidad que tiene el enfermo de estar frotándose los ojos. Aunque no conocemos a ciencia cierta si frotarse los ojos empeora los síntomas asociados a la personalidad queratocónica, hay evidencias de que sí contribuye a empeorar la función ocular en general.

Recomendaciones finales y conclusión

¿Qué sería entonces lo más recomendable para Alex?
Siempre hemos dicho que las monoterapias nunca han sido la mejor opción. Por mucho que uno quiera ahorrarse los gastos de un mayor número de suplementos, el dinero invertido en una terapia basada en un solo nutriente por ejemplo, es dinero que va directo a la basura. Tampoco se trata de administrar suplementos a diestra y siniestra, tratando de hacer hasta lo impensable para que las cosas vayan mejor. Como padre, o al menos eso es lo que a mi me ha tocado vivir, uno no puede decir que ya intentado absolutamente todo. Por supuesto que es extenuante estar lidiando con una personalidad que sabemos muy bien no es la de nuestro hijo (o hija); pero eso no quiere decir que no contemos con alternativas más prometedoras que las que pudiera ofrecer la psiquiatría o la medicina tradicional.

sintomasPara retomar el control de la situación y no hacer absolutamente todo, sino simplemente lo que ya hemos visto que funciona por separado y en circunstancias diversas, basta con integrar esas experiencias aisladas en un tratamiento holístico, combinando lo que hemos observado mejora los síntomas de esa persona que amamos. Si la terapia asistida por animales funciona en nuestro caso, pues hagamos lo posible por integrar a nuestro tratamiento ortomolecular, actividades con ese perro, ese gato, esa guacamaya o ese periquito australiano que le hace la vida más placentera a nuestra(o) hija(o). Por otro lado, procurémosle una dieta que no contenga esos alimentos que sabemos empeoran sus síntomas. Y si hemos notado que una terapia cognitiva-conductual o una conversación con una guapa vecinita lo motiva, pues promovamos esos encuentros para hacerle más llevadero el camino.

Y si al chamaco(a) le gusta pintar con acuarela, al oleo, o si le gusta armar rompecabezas, tocar el piano o el violín, escribir, jugar al fútbol, al basquetbol, nadar, etc., pues adelante. Hay muchas actividades que hacen que el óxido nítrico llegue con mayor abundancia al cerebro, que armonizan el trabajo de los neurotransmisores, que promueven la creatividad de una persona, y que pueden marcar la diferencia a la hora de responder a las vitaminas, los minerales, los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales y todos los demás factores sinérgicos que potencian el tratamiento. Y si todo eso no bastara para conseguir una recuperación en un tiempo razonable, todavía queda la opción de apelar a una psiquiatría de precisión.

“No te puedes permitir estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente”… Stephen Hawking
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 9 de febrero de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Kaprelyan et al. Subjective cognitive complaints in a patient with keratoconus: cognitive impairment or “keratoconic personality”? Journal of IMAB – Annual Proceeding (Scientific Papers) 2012, vol. 18, book 3
[2] F. Schürhoff et al. Comorbidity between schizophrenia and keratoconus. Psychiatry Research 247 (2017) 315–316
[3] Cognitive Sciences – An Interdisciplinary Approach. Alina Cantemir. Current Aspects Regarding Some
Personality Modifications in Keratoconus. Tudorel Dima and Mihaela Luca (Editors), Pro Universitaria, 2015.
[4] Mannis MJ, Morrison TL, Zadnik K, Holland EJ, Krachmer JH: Personality trends in keratoconus. Arch Ophthalmol 1987; 105:798–800.
[5] Joe Dispenza. El placebo eres tú. Editorial Urano.
[6] Gaby A. R. Nutritional Therapies for Ocular Disorders: Part Three. Alternative Medicine Review Volume 13, Number 3 2008.
[7] Knapp AA. Vitamin D complex in keratoconus. JAMA 1938;110:1993-1994.
[8] Vieth R, Chan PC, MacFarlane GD. Efficacy and safety of vitamin D3 intake exceeding the lowest observed adverse effect level. Am. J. Clin. Nutr. 2001;73:288-294.
[9] Hoffer A. & Saul A. Orthomolecular Medicine for Everyone. Megavitamin Therapeutics for Families and Physicians. Basic Health Publications, Inc. 2008
[10]. Mutch JR, Richards MB. Keratoconus experimentally produced in the rat by vitamin A deficiency. Br J Opthalmol 1939;23:381-387.
[11]. Demole V, Knapp P. Augenerkrankungen bei einigen vitamin-E-frei ernahrten ratten. Ophthalmologica 1941;101:65-73.
[12]. Ahlrot-Westerlund B, Norrby A. Remarkable success of antioxidant treatment (selenomethionine and
vitamin E) to a 34-year old patient with posterior subcapsular cataract, keratoconus, severe atopic eczema and asthma. Acta Ophthalmol (Copenh) 1988;66:237-238.


4 comentarios

Curso de autocuración con medicina ortomolecular: conocimiento que alivia

Para que un tratamiento funcione, hay que implicarse personalmente en el proceso curativo. El conocimiento puede curar, al igual que las creencias positivas, la fe, la esperanza y el optimismo, porque de alguna manera, todos esos son factores que propician la respuesta a la relajación y el efecto placebo [1]. En lo concerniente al conocimiento, recuperar la salud implica: identificar las causas de la enfermedad que a uno le preocupa, y conocer a fondo el teje y el maneje de un tratamiento alternativo que funciona para dicho padecimiento. Sucede que en nuestro caso, ese tratamiento funciona, y es ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas).

Autocuración por conocimiento adquirido

cursoNo se precisa saber todo sobre todas las enfermedades, ni todo sobre la anatomía y la fisiologia del cuerpo humano. Basta con conocer el tratamiento y lo más que se pueda sobre una sola enfermedad: la que uno mismo está sufriendo o la que está minando la salud de un ser querido. El tratamiento desde luego debe funcionar, porque depender totalmente del efecto placebo sería un autoengaño, no una autocuración. La medicina ortomolecular funciona, y descubrir todos sus secretos podría representar un hito en su vida, como me sucedió a mí después de vencer una prostatitis crónica.
Recuerdo el momento en que comprendí la relación que había entre los radicales libres, la inflamación de mi próstata y el papel que desempeñan los antioxidantes y la dieta en ese proceso. Y eso nunca me lo explicó un médico.
cursos¿Su médico le explica todo lo relacionado con su enfermedad y el tratamiento que le está recomendando? Si su respuesta es afirmativa, lo felicito. Es usted muy afortunado y es probable que se recupere más pronto que esa vecina suya a la que le ha tocado ser atendida por un señor de bata blanca hosco, de conversación monosílaba y con aires de CuasiDios.
A modo de ilustrar cómo opera el efecto placebo en estos casos, trate de recordar y comparar, al menos dos situaciones en las que haya sido atendido por médicos diferentes, uno generoso y elocuente en sus explicaciones, y otro muy parco como el de su vecina. ¿Con cuál de los dos se sintió mejor?

Hace años uno se concretaba a tomar lo que le recetaba el doctor y esperaba unos cuantos días para ver los resultados, sin cuestionar más. Se asumía que no era necesario conocer todos los detalles del tratamiento para que éste funcionara, sobre todo si quien lo estaba recomendando era considerado una eminencia. Como yo lo veo, el ser una eminencia no garantiza que su tratamiento vaya a ser un éxito, e independientemente de qué tan eficaz puedan ser ambos, si el paciente no entiende bien en qué consiste su tratamiento, tanto puede funcionar, como puede que no lo haga.

medicoLo que quiero decir es que, si ese(a) señor(a) de bata blanca, además de ser una eminencia, informara bien a su paciente y se pusiera en su lugar de modo que pudiera entender lo que él entiende y de la forma en que él lo entiende, por descontado que el tratamiento sería un éxito. Por supuesto que encontraremos casos en que la fe, la esperanza, el optimismo o las creencias del paciente predominarán por encima del conocimiento; pero no hay duda de que hay pacientes que mejoran, solo por haber entendido a la perfección, lo que les ha dicho un doctor promedio (atención nutricia) [5].
Lalivioo mejor es buscar que se produzca sinergia entre los diferentes aspectos que influyen en el proceso de sanación, como son la fe en el tratamiento (una fuerte convicción sobre su eficacia), el conocimiento de los detalles del mismo, y un tratamiento natural basado en una receta que produzca una respuesta superior, a la que se obtendría únicamente con el efecto placebo.
Esos tres factores probablemente le darían mejores resultados que lo que podría esperar de una eminencia, tomando en cuenta lo que un excelentísimo señor de bata blanca le cobraría por esa “segunda opinión”.
Dese luego, entre más conozca usted sobre su enfermedad y su tratamiento, más creerá en él y mayores posibilidades tendrá de recuperarse. Ese es el principio en el que se basa este nuevo enfoque de capacitación: la autocuración por conocimiento adquirido. En seguida le proporciono algunas evidencias que respaldan este principio.

Evidencias que avalan el principio

Hay pacientes que desconocen por qué el azúcar o bien el gluten puede ser nocivo para ellos, y no conciben cómo su estado de salud pueda deteriorarse por ingerir un poco de avena con miel de abeja, por ejemplo. Uno de nuestros pacientes que padecía de esquizofrenia, recayó en una ocasión por haberse zampado un par de paletas heladas que evidentemente contenían azúcar. El resultado de su dulce experiencia fue que comenzó a escuchar voces de nuevo. Aunque la receta desaconsejaba la ingesta de azúcar, todo parece que él no la había leído personalmente (sus padres llevaban el control de su tratamiento).

nutricionEs raro que un médico se desviva por explicar a los padres de un niño autista, la gama de reacciones alérgicas que la leche puede provocarle a su hijo. Se concretan a recetar Ritalin o algo por el estilo.
Un ejemplo más. Si usted no sabe para qué sirven el ácido alfalipoico y la proteína de suero de leche aislada, y se los llega a tomar inmediatamente después de los alimentos, estaría desaprovechando el efecto sinérgico antioxidante de dicha combinación. Asimismo, es posible que esa misma proteína no esté bien indicada en el caso del niño autista, porque aún siendo aislada, podría contener todavía una cantidad de caseína suficiente como para causarle un síndrome de intestino permeable.
Tal vez usted no reflexionó lo suficiente sobre esa vez que de pronto se sintió mejor, sin haber hecho aparentemente nada. Algunos autores denominan a un suceso de esta naturaleza, “remisión espontánea”.

Aunque no dudo de la existencia de esas autocuraciones, la anécdota que le voy a contar, lejos de suponer una remisión espontánea, explica por qué un paciente pudo mejorar su estado de salud, gracias al efecto placebo inducido por un conocimiento adquirido.

conocimientoUn adulto mayor de 96 años a quien le había yo sugerido tomara 3 mg de melatonina de liberación prolongada para su insomnio, me dijo en una ocasión, que una hermana suya había tenido diarrea por haberla tomado.
A los pocos días de haberse enterado de dicho incidente, me llamó para comunicarme que a él le estaba sucediendo lo mismo (efecto nocebo), a pesar de que la había estado tomando durante meses, sin haber padecido diarrea ni ningún otro efecto secundario. Si bien este simpático paciente no padecía de Alzheimer, advertí que tenía problemas con su memoria de corto plazo.
Un día, en uno de los estantes de su casa, encontró el libro de Pierpaoli y Regelson,“El Milagro de la Melatonina” ; pero como ya no se acordaba de cuáles eran las propiedades de esta hormona, comenzó a leerlo de nuevo. No tardó mucho en volver a llamar para contarme que había reiniciado su tratamiento, por todas las maravillas que los autores del libro decían que tenía la melatonina, comenzando esta vez con 1.25 mg.

Así las cosas, fue aumentando gradualmente sus dosis hasta llegar a los 3.75 mg, sin que hubiera problema. Su intención era llegar a los 6 mg, que según dijo, era la cantidad de melatonina que recomendaba su preciada fuente de conocimiento.
Pero no a todos les apasiona la lectura, como era el caso del paciente que reanudó por convicción propia, el tratamiento con melatonina que a la postre le ayudó con su insomnio.

conocimientosHay quienes prefieren consultar un video, un material de audio, un programa de radio, o tal vez sostener una conversación con un experto, que les permita adquirir el conocimiento que les hace falta para recuperar su salud.
Tomar un curso para participar activamente en la propia recuperación o la de un ser querido para hacerse cargo de su salud, es una excelente opción para quien todavía no ha desarrollado el hábito de la lectura. En este caso, el facilitador le explica al participante todo lo que él o ella necesita saber, ahorrándole horas de estudio y dedicación.

Más avales: e-pacientes y redes de Salud 2.0

emma-bartheCuando Silvia Velando, periodista y especialista en temas humanísticos, le preguntó a Emma Barthe (derecha), si creía que los enfermos debían implicarse personalmente en el proceso de curación, esta experta en psicología de la salud y modificación conductual, contestó: “No puede ser de otro modo. Los propios pacientes deben implicarse personalmente en su proceso terapéutico y curativo, comprendiendo que su papel puede ser esencial y determinante en la evolución de la enfermedad” [2] (las negritas son mías).
Este nuevo enfoque de capacitación de la Fundación MicroMédix, constituye una opción más de curación sin precedentes en el ámbito de la medicina alternativa, y confiamos en que el número de casos de éxito aumentará, a medida que los pacientes tomen conciencia de que delegar totalmente la responsabilidad de su salud al médico (creyendo ciegamente en lo que él o ella les recomienda), es una costumbre por demás cuestionable, tanto por las prácticas deshonestas de los laboratorios farmacéuticos, como por el auge que han tenido en la última década las redes sociales de Salud 2.0.

Todos esos casos de éxito de e-pacientes a los que hice referencia en la publicación que recién he vinculado en color azul [3], no son más que evidencias irrefutables de que Augusto y Michaela Odone, Karen Parles, Manny Hernández, Todd Small, Eleanor Longden y un servidor, tuvimos que implicarnos personalmente en nuestro proceso de sanación para superar el sufrimiento. Lo mismo se puede decir de Norman Cousins, Greg Thomas y de Guyer D. Thomas y sus “burladores de la muerte”[4]. Vale decir, que la mayoría de los tratamientos que la Fundación MicroMédix ha resumido en sus correspondientes recetas, provienen de e-pacientes que no dejaron de involucrarse con su problema, hasta que encontraron un buen remedio natural a base de sustancias ortomoleculares y hierbas medicinales.

Automedicación con sustancias ortomoleculares

tratamiento¿Pero que no es peligrosa la automedicación? Con fármacos sí, con sustancias naturales no. Si se aprenden bien las propiedades de estas últimas, se conocen a fondo las dosis correctas y seguras de los nutrientes que se han de tomar, y se estudian detenidamente sus posibles efectos secundarios, aún cuando éstos sean prácticamente nulos, no hay manera de poner en riesgo nuestra salud.
La automedicación con dosis correctas (ortomoleculares) de sustancias naturales, consiste simplemente en restaurar los niveles normales de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales que hay en nuestro organismo. Estos cuatro grupos de automedicacionnutrientes, a los que llamamos suplementos, son los que necesita nuestro cuerpo para funcionar apropiadamente.
Como aprenderá en el Curso-Taller de Autocuración con Medicina Ortomolecular, nos enfermamos no porque necesitemos de sustancias químicas a las cuales nuestro cuerpo jamás se acostumbrará (de ahí que no podamos deshacernos de los efectos secundarios de los fármacos). Nos enfermamos porque nos está faltando uno o varios de los nutrientes mencionados.

Los médicos y el sistema de salud tradicional nos han estado aleccionando a través de todos los medios publicitarios. Nos han repetido hasta el cansancio que el automedicarse puede acarrearnos más problemas que beneficios, como no podría ser de otra manera, pues de lo contrario, se quedarían sin clientes.
Existen básicamente dos razones por las cuales la mayoría de la gente no se automedica. La primera de ellas tiene que ver con la ignorancia de la población en general, en cuanto al teje y al maneje de la medicina tradicional (alopática), entendiendo a ésta como aquella que se practica en las clínicas, hospitales, centros de investigación y demás instituciones no alternativas, cuya misión y visión deben necesariamente compaginar con las prácticas y políticas de la lucrativa industria farmacéutica.

urgenciaLa segunda razón que tienen los médicos alópatas para contraindicar la automedicación, aparte de no quedarse sin trabajo, es que están conscientes de los peligros que encierran los efectos secundarios de los fármacos que ellos mismos prescriben, y que son, en su opinión, los únicos agentes capaces de aliviar la mayoría de las enfermedades. Y si usted me preguntara sobre lo que haría yo en caso de estar expuesto a
una emergencia médica, mi respuesta sería, sin lugar a dudas, acudir al saludcentro hospitalario más cercano a mi localidad.
Hablando en términos de lo que un cirujano puede lograr con una intervención quirúrgica, esta corriente médica tradicional merece todo mi reconocimiento, por toda esa destreza y sapiencia que demanda una labor de esa naturaleza. Es exclusivamente en estos casos en donde me veo forzado a admitir, que la medicina tradicional es la mejor alternativa, si lo que está en juego es la vida de un ser humano.
Por otra parte, si me preguntara mi opinión sobre lo que yo y cualquiera deberíamos hacer ante una enfermedad crónica, entonces sí que me decantaría por la medicina ortomolecular (megadosis), las microdosis y hasta por un coaching de salud o una terapia cognitiva conductual en caso de un trastorno de personalidad.

El curso y el enfoque de capacitación

Y es a este punto al que quería yo llegar para poner a su consideración este nuevo enfoque de capacitación. La idea central es que sea usted mismo quien se deshaga de las molestias que le está ocasionando su enfermedad. Una vez adquirido el conocimiento apropiado, usted se va a dar cuenta de que no tendrá que estar tomando fármacos de por vida y de que sí hay un remedio para su enfermedad. Eso lo aprendí yo cuando tuve que lidiar con una próstata inflamada, una hipertensión, un reflujo, una influenza y una infección en vías urinarias. Todos esos padecimientos los enfrenté y los vencí con medicina ortomolecular y microdosis.
En general, el enfoque consiste en poner al paciente en un ambiente propicio para que él mismo, al sentirse implicado en el proceso curativo, encuentre un tratamiento eficaz para la enfermedad que le preocupa.

taller¿Y usted, está dispuesto también a enfrentar su enfermedad o la de su ser querido, armándose de valor y del conocimiento necesarios para superar la adversidad que le ha tocado vivir?
Si su respuesta es afirmativa, tal vez valdría la pena que le echara un vistazo al material didáctico y los temas que estaré tratando en este Curso-Taller de Autocuración con Medicina Ortomolecular. Su impartición es por Skype; pero si lo desea puede ir descargando el contenido interactivo (e-learning) del primer módulo sin ningún costo.
Ahí encontrará una muestra del recetario empleado en el curso.

Remisión espontánea y autocuración por conocimiento adquirido

enfermedadEn su bibliografía sobre remisión espontánea, Caryle Hirshberg y Brendan O’Regan, definen la remisión espontánea como “la desaparición, completa o incompleta de una enfermedad o tumor maligno sin tratamiento médico alguno o con un tratamiento que se considera inadecuado para dar como resultado la desaparición de los síntomas de la enfermedad o el tumor” [5]. Si Hirsberg y O’Regan están en lo correcto, entonces esta parte del proceso curativo que atribuyo al conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, no puede obedecer a una remisión espontánea, pues el tratamiento ortomolecular ha demostrado ser adecuado en un sinnúmero de casos [6].

La parte del proceso curativo que corresponde al conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, es un producto de una fe inquebrantable en lo que se está haciendo, una gran lucha contra todo pronóstico médico pesimista, y un pleno conocimiento de eso que se está haciendo. Como bien dijo el filósofo contemporáneo José Luis Romero:
“La patología es el sufrimiento originado principalmente por la ignorancia o por el vicio…la terapia radica en la adquisición de conocimiento y de virtud” [9].

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 16 de Octubre de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Sergio López González. El efecto placebo y los poderes curativos de la nutrición. Fundación MicroMédix, 24 de Agosto de 2015.
[2] Emma Barthe. Cáncer: más allá de la enfermedad. Ediciones Obelisco. Primera edición: marzo de 2013, pág. 52.
[3] Sergio López González. Salud 2.0: la inteligencia colectiva de los e-pacientes y la cura por consenso. Fundación MicroMédix, 21 de Octubre de 2014.
[4] Sergio López González. El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir. Fundación MicroMédix, 29 de diciembre de 2015.
[5] La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación. Rankin Lissa. Urano.
[6] Abram Hoffer & Jonathan Prousky. Naturopathic Nutrition: A Guide to Nutrient-Rich Food & Nutritional Supplements for Optimum Health. CCNM Press, 2006.
[7] Sergio López González. Guerreros biomédicos: padres y familiares que con voluntad férrea y biomedicina, están curando a su ser querido. Fundación MicroMédix, 6 de abril de 2015.
[8] Medicina ortomolecular. Fundación MicroMédix.
[9] Arte de vivir, arte de pensar (pág. 145), Capítulo 5: El buen saber de la terapia filosófica. Mónica Cavallé y Julián D. Machado (Eds). 2007. Editorial Desclée De Brouwer, S.A.

 


14 comentarios

Ayuda para el tratamiento de su hijo con esquizofrenia

ayudaEste servicio de ayuda en línea está dedicado a los pacientes que ya descargaron la receta que dimos a conocer, a raíz de nuestro primer caso de éxito de tratamiento de esquizofrenia con medicina ortomolecular, y consiste en el seguimiento de los enfermos que van a comenzar o que ya comenzaron a seguir las indicaciones de esa guía terapéutica. Valiéndonos de los comentarios al final de esta publicación, estaremos orientando también al familiar que habiéndose enterado de nuestros hallazgos, está consciente de que la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) puede curar a su hijo o a su hija.

Recomendaciones para nuestros guerreros biomédicos del Perú

Como establecí en la publicación “Medicina ortomolecular: megadosis de suplementos y de perseverancia“, los resultados de este tipo de medicina comienzan a notarse a los pocos meses de haber iniciado el tratamiento, pues a diferencia de la medicina alopática (convencional), que disfraza los síntomas para impresionar al paciente con su supuesta eficacia, la medicina ortomolecular erradica el problema de fondo, aumentando los niveles de varios aminoácidos y antioxidantes para restablecer las capacidades cognitivas del paciente.

esquizofreniaEn este orden de ideas, conviene mantener informados a todos nuestros pacientes y seguidores, de las posibles situaciones que se pueden presentar en el transcurso del tratamiento que están siguiendo o que están por comenzar. Así por ejemplo, la mamá de un adolescente peruano, con domicilio en la pintoresca ciudad de Cusco, ha estado teniendo problemas para controlar los ataques de ansiedad, el insomnio y los delirios de su querido hijo, y después de haber transcurrido aproximadamente unos cuatro meses, ha observado ciertas mejorías, sobre todo cuando se le ha administrado, además de las dosis de los suplementos indicados en nuestra receta, megadosis de complejo B.

Su mayor preocupación la constituyen los delirios, en los que se pone de manifiesto la compulsión de llamar a la policía, haciendo uso de su celular, o de los móviles de las personas que encuentra a su alrededor. Su señor padre me escribió para notificarme que no ha visto gran mejoría y que está contemplando la posibilidad de regresar a la medicina alopática, o sea, a los antipsicóticos. Le expliqué que aún es muy temprano para ver resultados contundentes, ya que en los dos casos de éxito que hemos tenido en esta experiencia con la esquizofrenia, en ambos hemos tenido que esperar hasta cinco meses para comenzar a ver una mejoría sustancial. A estos queridos hermanos peruanos, y en especial a la preocupada madre de este chico de apenas 19 años, les reitero: “si ya le han concedido a la psiquiatría tanto tiempo sin ver resultados, parecería muy sensato regalarle a la medicina ortomolecular, al menos un tiempo igual para juzgar su eficacia”. Parafraseando una vez más a Einstein : “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Atento comunicado a nuestros queridos amigos en Bolivia

ayuda en líneaY en lo que refiere a pacientes de nacionalidad boliviana, quisiera mencionar el caso del hermano de la señorita ME, quien estando de momento radicando en Perú, nos informó que las cosas le estaban yendo de maravilla, ya que a los tres meses aproximadamente, los síntomas de su hermano habían mejorado significativamente. No obstante, cuando le escribimos para que nos orientara sobre los lugares en donde había podido conseguir los suplementos nutricionales en Lima, para proporcionarle dicha información a la mamá de nuestra paciente en Cusco, nos enteramos de que su hermano tenía que regresar a Bolivia.

A la fecha no sabemos lo que sucedió; pero quisiera aprovechar esta oportunidad para hacer tanto del conocimiento de ambos, como de nuestros demás seguidores y pacientes en proceso de recuperación, que el suspender abruptamente un tratamiento ortomolecular, puede conducir a una recaída difícil de superar, pues la sanación puede llevar varios meses, aunque probablemente menos de los que requiere el primer intento.

Paciencia: una inversión a largo plazo

falta de motivaciónTambién está JA, un paciente mexicano que nos comunicó recientemente que todavía no había experimentado mejoría con el tratamiento, lo cual no nos extraña, pues apenas tiene un mes de haber comenzado a tomar los suplementos y las microdosis indicados en la receta. Tiene prescrita una microdosis de olanzapina para evitar el posible síndrome de abstinencia que pudiera presentarse durante la retirada gradual del antipsicótico original.
La mayor preocupación de JA es la anhedonia, que es la incapacidad para experimentar placer, además de la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades.

Esa apatía y desmotivación, pensamos que puede manejarse muy bien añadiendo a la receta para la esquizofrenia, tres suplementos: 5-HTTP, hierba de San Juan y DMAE.

Previniendo recaídas

Asimismo, quisiera aprovechar este espacio para notificarle a los papás del joven C, protagonista de nuestro segundo caso de éxito, que estamos por cumplir un año desde que su querido hijo volvió a la normalidad y que es muy importante que él comience a tomar los mismos suplementos que tomó en la segunda etapa de su tratamiento, cuyas dosis fueron reducidas poco antes de su completa recuperación. Y ésta es la recomendación que quisiera hacer a todos los pacientes que lleguen a sanar con el tratamiento natural que la fundación MicroMédix creó para tal efecto: “que a los 6 meses de haberse recuperado por completo de su esquizofrenia, sigan de nuevo las indicaciones de nuestra receta, a fin de evitar una posible recaída”.

recetaNuestras pacientes han sido menos afortunadas que los varones, quizás por los procesos hormonales que tienen lugar durante los periodos menstruales, y una de ellas, de nacionalidad mexicana, no ha sido la excepción.
A pesar de que no le ha ido del todo bien, debido a que no ha sido muy constante al tomar sus suplementos y a los problemas económicos que su madre ha debido superar, a logrado avances notorios, puesto que hasta donde sabemos, las voces que antes escuchaba ahora son menos frecuentes.
El no contar con los recursos suficientes para abastecerse de suplementos en las cantidades y en las dosis correctas, también es un factor que influye en el tiempo de recuperación. Es por ello que la fundación ha decidido brindar una ayuda más a las familias que están pasando por una situación económica difícil, aplicando descuentos en el precio de las consultas, una vez que el paciente decide afiliarse a nuestra comunidad.

Personalización de la receta original

También quisiera comunicarles tanto a las familias que mencioné como a los pacientes que están por comenzar su tratamiento, que luego de poner manos a la obra para resolver todos estos casos renuentes, dimos con una solución que va ayudar a sus hijos en su recuperación.

esquizofreniaSe trata tanto de una psiquiatría de precisión como de la integración de probióticos y calostro de bovino, a nuestra receta original para la esquizofrenia. La razón de esta inclusión la explico detalladamente en el artículo que intitulé: “Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia“. Les suplico lean cuidadosamente lo que expuse ahí para que comiencen a realizar los ajustes que correspondan. Para los pacientes con membresía esto no representa ningún costo adicional.
Si usted está por comenzar el tratamiento, puede concertar una cita para obtener una receta completamente personalizada.

Por último, me gustaría exhortar a todos nuestros pacientes, incluyendo a los que no mencioné por falta de tiempo, a que soliciten a través de su comentario, toda la ayuda que necesiten durante esta batalla que están librando contra la esquizofrenia, o en caso de que sea usted uno de nuestros seguidores o tan solo un visitante ocasional, a que por favor comparta este artículo a quien sepa pueda necesitar de nuestra ayuda. Tanto sus seres queridos como los que trabajamos para la Fundación MicroMédix, se lo agradeceremos sobremanera.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 25 de septiembre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


 


Deja un comentario

Alcoholismo: venciéndolo con fuertes dosis de sustancias ortomoleculares

suplementosDesde que se fundó Alcohólicos Anónimos, a todos nos han hecho creer que el alcoholismo es incurable, pues aunque usted no lo crea, a muchas instituciones les conviene mantener viva esa creencia. El negocio es bueno. En casi todos los países existe un interés desmedido por el tratamiento de la enfermedad, no por la prevención de la misma, y así sucede con la mayoría de las enfermedades. Ray Moynihan y Alan Cassels han escrito “Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes”, en donde denuncian una serie de prácticas de la industria farmacéutica que no parecen comulgar mucho con los principios de la “ética empresarial”.

El alcoholismo se puede curar con nutrientes administrados en dosis terapéuticas (medicina ortomolecular)

Andrew Saul [1], editor en jefe del Orthomolecular Medicine News Service y autor de más de 170 artículos científicos, cuenta la historia de una paciente de nombre Betty, que después de haber padecido de alcoholismo por años, pudo aliviarse completamente y hasta darse el lujo de tomar una sola copa y parar ahí, después de seguir el tratamiento del Dr. Roger J. Williams, profesor de química de la Universidad de Texas y ex-presidente de la Sociedad de Química Americana, el cual tenía escribiendo sobre el tema desde la decáda de los 50´s. El Dr. Saul le recomendó a Betty, de 56 años, el tratamiento que el Dr. Williams había descubierto y que más tarde habría de confirmar la Dra. Ruth Harrel [2], quien administró dosis masivas de vitaminas, especialmente de tiamina (B1), para elevar el coeficiente intelectual de varios niños con deficiencias mentales, entre las cuales figuraba el síndrome de Down.

alcohólicoFue así como a partir de habernos enterado de tales acontecimientos, nos convencimos de que el alcoholismo tenía cura, pues hasta ahora, siempre habíamos pensado lo mismo que todos: “que un alcohólico siempre será un alcohólico”. Nuevamente: hay esperanza, hay solución y por lo tanto, vida. El alcohol de las bebidas es etanol, y es un hidrato de carbono simple, que suele aportar mucha energía pero nada de nutrientes. Para metabolizar los hidratos de carbono, el organismo requiere de tiamina (vitamina B1) y puesto que los hidratos de carbono extra también requieren de cantidades adicionales de tiamina, el que bebe en exceso comienza gradualmente a carecer de este nutriente, al grado de experimentar síntomas tales ctiaminaomo la anorexia, indigestión, estreñimiento, atonía gástrica, dilatación de los vasos sanguíneos periféricos, debilitamiento de la musculatura del corazón, fallo cardíaco, bajo nivel de alerta, fatiga y apatía. La deficiencia continuada produce daño o degeneración de las capas de mielina. El daño nervioso provocado por la deficiencia de tiamina puede desembocar en delirium tremens y alucinaciones. Un déficit de vitamina B1 puede conducir a un grupo de síntomas llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff [3]. Este síndrome se caracteriza por confusión mental, pérdida de memoria, falta de coordinación neuromuscular y alteraciones visuales. Y adivine qué, su causa principal es el alcoholismo.

La adicción no es un acto volitivo, es producto de un proceso bioquímico

Baco

El triunfo de Baco

En la entrega dedicada a la adicción y la dependencia, descubrimos que el acetaldehído es muy adictivo, y que perturba el cerebro cuando se combina con la dopamina. Dicha combinación da lugar a un producto de condensación llamado salsolinol. Si el acetaldehído se combina con la serotonina, produce beta-carbolina. El salsolinol y la beta-carbolina pertenecen a un grupo de compuestos llamado tetrahidro-isoquinolinas. Investigaciones tanto en animales como en seres humanos han demostrado que los alcohólicos poseen altos niveles de diversos tetrahidro-isoquinolinas en su cerebro y fluidos espinales, y que esos compuestos son muy similares a los opiáceos en su estructura, función y poder adictivo [4].

etanolLa orina de los alcohólicos que se desintoxican con éxito, también contiene niveles particularmente altos de esas mismas sustancias parecidas a los opiáceos [obra citada]. Esto explica la adicción al alcohol, y por qué los fumadores ansían tanto el tabaco y los que sufren de candidiasis el azúcar. Estas tres adicciones promueven niveles excesivos crónicos de acetaldehído en el cuerpo y causan permeabilidad intestinal, que a su vez ocasiona letargo, confusión mental, depresión, apatía, falta de concentración, etc.

El delirium tremens no es la única secuela

Todos esos síntomas generalmente están presentes tanto en alcóholicos como en pacientes con candidiasis, que son enfermos que regularmente obtienen niveles crónicos altos de acetaldehído en sus análisis clínicos.
La toxicidad crónica inducida por el acetaldehído promueve por lo tanto la adicción al alcohol y el desarrollo de algunos otros trastornos mentales, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la enfermedad de Alzheimer, el mal de Parkinson, el autismo en los descendientes, el trastorno obsesivo-compulsivo, etc., lo cual no quiere decir que usted va a comenzar a escuchar voces inmediatamente después de zamparse un tequila. Un trastorno mental como los mencionados puede tardar años en manifestarse, cuando el acetaldehído se haya acumulado lo suficiente como para que una permeabilidad intestinal haga su triunfal aparición.

fumar¿No será por eso que los síntomas del delirium tremens no se presentan sino hasta que el alcoholismo ha llegado a su etapa más avanzada?
¿Y que hay de las alucinaciones que los adolescentes comienzan a experimentar, aún después de haber dejado de fumar, beber o consumir alucinógenos?, ¿no será que el acetaldehído que han acumulado durante todos esos años de adicción, les está haciendo ver y oír cosas que ahora son producidas por un alto contenido de esas sustancias parecidas a los opiáceos? El acetaldehído está ahí, aún en los periodos de abstinencia.

Mientras hacía yo esas mismas preguntas durante una videconferencia por Skype, uno de mis interlocutores exclamó: ¡Pero el tío Paco ha sido alcóholico y se ha metido varios churros desde que comenzó a trabajar, y ahora que ya no fuma nada, nunca ha tenido una alucinación!,  a lo que yo le contesté: “tu tío Paco ha tenido la suerte de que no se le hayan expresado los genes asociados a la esquizofrenia. A él, de alguna manera se le expresarán otros…como a ti o como a mi. La expresión (manifestación) de cada gen varía de una persona a otra, dependiendo ello de sus hábitos,
svitaminau nutrición y del entorno en el que crece”
[7].

La receta para tratar el alcoholismo

Como resultado de todo lo anterior, y a consecuencia de los resultados derivados de nuestra labor de investigación sobre la adicción y la dependencia, es necesario implementar un tratamiento basado en megadosis de vitamina B1 y suplementos alimenticios que contengan vitamina C en cantidades apropiadas, dependiendo éstas del nivel de tolerancia de quien esté en tratamiento (ver receta).

Descargar archivo PDF

 

receta alcoholismoAsimismo, se deberá complementar lo anterior con dosis ortomoleculares (terapéuticas) de otras dos vitaminas del grupo B, como la niacina (B3) y la B6, pues ambas producirán una mejor sinergia actuando junto con la B1 (las tres dan mucho mejores resultados que si actuaran cada una por separado). La administración de L-glutamina ayudará a sanar el intestino permeable y a disminuir el ansia fisiológica por el alcohol; la lecitina proporcionará inositol y colina; el cromo, contribuirá a mejorar significativamente el metabolismo de los carbohidratos y ayudará a controlar los niveles de azúcar, pues la hipoglucemia es una condición que por lo regular está presente en todos los alcohólicos. Por último, se sugiere agregar una buena combinación de cepas de probióticos que contrarreste la permeabilidad intestinal y un neuroprotector que al mismo tiempo permita prevenir una posible cirrosis hepática. Las dosis exactas de todos estos nutrientes las podrá encontrar en nuestra Receta para Tratar el Alcoholismo.

Dime con quién andas, qué lees, qué comes, qué bebes y con qué te nutres, y te diré cuáles son los genes que están esperando expresarse a través de tu complejo cuerpo-mente.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 29 de mayo de 2014


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Cúrate tu mismo. Los sorprendentes resultados de la nutrición ortomolecular. Dr. Andrew Saul. Editorial Sirio S.A
[2] Harrell RF, Capp RH, Davis DR, Peerless J, and Ravitz LR. Can nutritional supplements help mentally retarded children? An exploratory study. Proc Natl AcadSci USA, 1981. 78: 574–8
[3] Dreyfus, P.M. and Victor, M. Effects of Thiamine Deficiency on the Central Nervous System. Am J Clin Nutr, 1971, 9:414-25.
[4] Blum, K. and Payne, J. Alcohol and the Addictive Brain, pp. 99- 216. NYC: The Free Press, 1991.
[5] John P. Cleary. Etiology and Biological Treatment of Alcohol Addiction, Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2. No. 3, 1987
[6] Carla Cannizzaro, Fulvio Plescia, Silvana Cacace. Role of acetaldehyde in alcohol addiction: current evidence and future perspectives.Malta Medical Journal Volume 23 Issue 03 2011
[7] La Biología de la Creencia. La liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros. Bruce H. Lipton. Palmyra