Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


Deja un comentario

Multivitamínico ortomolecular para potenciar la mente del niño

Hemos propuesto un multivitamínico para realzar las capacidades cognitivas de los niños, en especial las de los bebés, que aparte de proporcionar nutrientes en dosis terapéuticas (medicina ortomolecular), no contiene azúcar, gluten, lactosa, caseína, ni colorantes o saborizantes artificiales.

vitaminasSucede que los suplementos que los fabricantes están ofreciendo a los padres de niños con problemas de aprendizaje, memoria y falta de atención, casi siempre van acompañados de aditivos, con el propósito de aumentar sus ventas. El problema de fondo radica en que, desde el punto de vista del que los produce, éste no vende si a los niños no les gusta su producto, por carecer de un color atractivo y un sabor agradable; y en lo que concierne a los padres de esos niños, éstos jamás podrán aumentar el coeficiente intelectual de sus hijos, con dosis insignificantes de nutrientes contenidos en multivitamínicos repletos de azúcar, lactosa, gluten, colorantes y saborizantes artificiales.

Requerimientos nutricionales para potenciar la mente de los niños

niñoDado este dilema, la Fundación MicroMédix está convocando al menos a tres laboratorios del ramo nutricional, para que produzcan un multivitamínico que mejore las capacidades cognitivas de niños de varias edades, a fin de que sin ningún tipo de aditivo artificial, podamos potenciar sus mentes, independientemente de que exista o no una discapacidad. La Fundación MicroMédix ya cuenta con la información nutricional, y solo falta el laboratorio o la persona física que estén dispuestos a producir un multivitamínico que cumpla con las especificaciones que hemos acotado en nuestra Receta para Potenciar la Mente del Niño. Se trata de una fórmula con 41 nutrientes, compuesta de vitaminas, minerales y aminoácidos, con un tamaño de porción de 12 cápsulas estándar (no de gel o blandas, para que dado el caso, el polvo contenido en las mismas, se pueda mezclar con algún jugo o agua natural), de manera que se puedan satisfacer los requerimientos nutricionales en los siguientes casos:

Niños con un peso menor o igual a 9 Kg: 2 cápsulas/día
Niños con un peso entre 10 y 18 Kgs: 4 cápsulas/día
Niños con un peso entre 19 y 27 Kgs: 6 cápsulas/día
Niños con un peso entre 28 y 36 Kgs: 9 cápsulas/día
Niños con un peso mayor a los 37 Kgs: 12 cápsulas/día

Los nutrientes a integrar en cada cápsula son:

bebéVitamina A (palmitato), vitamina C (ácido ascórbico), vitamina D3, vitamina E (d-alfa tocoferol),  vitamina K, tiamina (B1), riboflavina (B2), niacinamida (B3), vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12 (metilcobalamina), biotina, ácido pantoténico, calcio (citrato), yodo (yoduro de potasio), magnesio, zinc, selenio, manganeso (gluconato), cromo (picolinato), molibdeno, potasio (citrato), l-glicina, l-ornitina, ácido alfa-cetoglutárico, betaína (trimetilglicina), colina (bitartrato), quercetina, l-taurina, l-glutation, l-tirosina, l-prolina , l-triptófano, acetil-l-carnitina, coenzyma Q10, ácido alfa lipoico, l-histidina, luteína, zeaxantina, boro (citrato) y silicio (extracto de cola de caballo estandarizado).

Las dosis y unidades (mcg, mg y UIs) de cada nutriente, para el tamaño de la porción especificada (12 cápsulas), se proporcionarán a cada uno de los proveedores, una vez que confirmen sus deseos de participar en el proyecto.

El caso de Andrea

PadresUna hermosa bebé de apenas 4 meses con síndrome de Down, se convirtió, por así decirlo, en la musa que estábamos esperando para hacer que el sueño de muchos padres se hiciera realidad. Asimismo, la pésima calidad de los multivitamínicos pediátricos que ofrece la industria farmacéutica y el mercado de los suplementos alimenticios, nos impulsó a que encontráramos a toda costa, una solución acorde con el peso y las necesidades cognitivas específicas de Andrea. Necesitábamos también individualizar el tratamiento, tomando en cuenta la sintomatología, así como la historía clínica de esta pequeñita: el estado de su sistema inmune, sus antecedentes cardiovasculares, sus posibles problemas digestivos, sus dificultades respiratorias, etc.
Habida cuenta de que ni con Google habíamos hallado algo que valiera la pena, nos dedicamos a buscar en tiendas naturistas, un producto que cumpliera al menos con la mayor parte de los requisitos de las vitaminas del complejo B para el caso de una bebé Down de menos de 9 Kgs (a la fecha Andrea pesa poco más de 6 Kg).

Los requerimientos diarios de Andrea para este grupo de vitaminas son:

– Tiamina (vitamina B1): 7.5 mg
– Riboflavina (B2): 7.5 mg
– Niacinamida (B3): 8.3 mg
– Ácido pantoténico (B5): 7.5 mg
– Piridoxina (B6): 5.8 mg
– Metilcobalamina (B12): 167 mcg
– Ácido fólico (B9): 133 mcg
– Biotina (B7): 83 mcg

Amarillo 3 CI-15985Después de contactar a unos cuantos proveedores, encontramos en la Ciudad de Cuernavaca, Mor., un producto como el que aparece a su izquierda. A pesar de que ese suplemento no cubría ni con el 50% de los requerimientos nutricionales de Andrea, valió la pena analizarlo, pues eso nos permitió evaluar el riesgo que representaría el nutrir a un bebé, con un suplemento al que se le ha agregado un colorante artificial como el Amarillo 3 CI-15985 (pulse sobre la imagen para agrandarla).
En el sitio de Food-Info, me enteré de los efectos secundarios que puede ocasionar ese colorante artificial: “Dado que éste es un colorante azoico, puede provocar intolerancia en las personas sensibles a los salicilatos. Además, es un liberador de histamina, lo cual podría intensificar los síntomas de un asma. En combinación con los benzoatos, también está implicada en la hiperactividad en los niños“. ¿Se da cuenta usted de lo que hay detrás de unas cuantas tabletas de un suplemento como este?

takisOtro colorante artificial muy parecido al anterior, es el Amarillo 5 o E102, mejor conocido como tartrazina. Esta otra aberración que emplea la industria alimentaria para enmascarar el aspecto desagradable y la baja calidad de un producto, la encontramos no solo en muchos de los suplementos alimenticios y fármacos pediátricos, sino en una gran cantidad de golosinas, botanas, dulces y comida chatarra en general (derecha). Sus efectos secundarios son aún más nefastos que los producidos por su hermano menor, el Amarillo 3, pues existe evidencia de que la tartrazina podría estar ocasionando migrañas, falta de atención, hiperactividad, alergias, visión borrosa, fatiga y ansiedad, tanto en niños como en personas afectas a los alimentos procesados o a los multivitamínicos demasiado industrializados [1].

Mi intención al exponer las carencias de estos suplementos, no es la de desprestigiar a los fabricantes o a las marcas de los productos en cuestión, sino de alertar a nuestros lectores, de los aspectos que deberán tomar en cuenta a la hora de seleccionar un multivitamínico para potenciar las mentes de sus vástagos, o de consentir el consumo de esa comida chatarra a la que hecho alusión en el párrafo anterior.

Multimax KidOtro producto que ilustra muy bien los desvaríos de la industria de los multivitamínicos para niños, es el que aparece en la imagen adjunta.
Este suplemento llamó mi atención no precisamente por ser un prototipo de complejo B, sino por el hecho de no contener ácido fólico y por su gran contenido de azúcares. No me explico cómo podría un niño mejorar su lucidez mental (memoria, atención, creatividad y aprendizaje), tomando las vitaminas que aparecen en esta imagen, si al mismo tiempo está consumiendo 3 gramos de azúcar por cada 1.5 mg de tiamina. Esta vitamina es la que la Dra. Ruth F. Harrell, de la Old Dominion University, prescribió hace más de 30 años, a un grupo de 17 niños con retraso mental, para elevar su coeficiente intelectual (IQ). No obstante, si quisiéramos igualar la dosis de tiamina que necesita Andrea haciendo uso de este suplemento, nuestra musa estaría recibiendo también, cinco veces más azúcar (7.5/1.5 =5), es decir, 15 gramos. De acuerdo con Holford y Lawson [3] y nuestra entrega del 6 de febrero de 2015, esto sería tanto como estar disminuyendo su coeficiente intelectual [4]. Y eso que no hemos considerado el saborizante de mandarina que el fabricante agregó a su “multivitamínico”.

Y así podría yo continuar exponiendo más ejemplos de cómo el negocio de los mutivitamínicos engaña al consumidor, con esa mercadotecnia llena de artilugios. En mi publicación del 28 de Agosto de 2013 [5], expuse lo absurdo que es tratar de elevar el coeficiente intelectual de cualquiera, administrado 2 mg diarios de tiamina. Como hemos visto en el ejemplo anterior, ni Andrea lo conseguiría con esa dosis (véase más arriba, requerimientos diarios de Andrea para el grupo de vitaminas del complejo B).

niña con ansiedadEs por eso que necesitamos recurrir a una fórmula hecha a la medida de Andrea y de otros niños que podrían estar necesitando estos nutrientes para mejorar su rendimiento intelectual. Entiéndase bien, no es condición necesaria que un niño o una niña tenga que estar afectado(a) de sus facultades mentales, para vitaminarla en la forma y con las dosis que aquí estoy recomendando. Si su hija(o) no está rindiendo lo suficiente en sus asignaturas, o tiene problemas de personalidad, puede ser que necesite un multivitamínico como el que aquí estoy proponiendo, aún cuando él o ella no muestre señales de un trastorno mental.

saborizante artificialLa industria de los alimentos procesados está deteriorando no solo las capacidades cognitivas de nuestros descendientes, sino lo que es peor: está acabando con sus sistemas inmunes. Le repito, y tómelo muy en serio: no permita que su hijos anden por ahí consumiendo ese montón de botanas, golosinas y bebidas llenas de sustancias químicas, porque después de años de ingesta constante, podrían desarrollar adicción a las mismas [4], y presentar uno o varios de los síntomas que mencioné anteriormente, a propósito de los efectos secundarios de los colorantes.

Pero entonces, si la mayoría de los suplementos comerciales presentan esos inconvenientes, ¿qué sería lo más recomendable para Andrea? Por descontado que la leche materna. ¿Pero qué pasa, si por cualquier razón, la mamá no está en posibilidad de amamantar a su bebé? Este es el caso de Andrea y es algo que se da muy a menudo en las comunidades que dan por sentado que la fórmula enlatada es una gran ventaja de la era moderna. En algunas redes sociales, hay quienes comentan que la industrialización de los alimentos es parte del avance tecnológico, y por lo tanto no puede ser tan mala como lo afirmamos los consejeros de la medicina natural. Analicemos esta situación más de cerca para averiguar qué tan acertada puede ser una aseveración como esa.

fórmula 1La fórmula, que nos es otra cosa que leche de vaca en polvo enriquecida con vitaminas, minerales y hasta con aminoácidos en el mejor de los casos, es un ejemplo clásico de cómo nuestro entorno influye en la forma en la que nuestros genes se expresarán, conforme vayamos creciendo. Esto lo demostré ya en una entrega anterior [6]. El problema con la fórmula, es que no se parece en nada a la leche materna, según se infiere de las tablas 2 y 3 que Cheraskin presenta en su interesante artículo [7], en donde compara las cantidades de vitaminas y minerales contenidas en ambas leches. Y si inspeccionamos con cuidado la información nutricional de la fórmula con la que Andrea está siendo alimentada (derecha), notamos que tiene una cantidad de azúcar tan elevada, que hasta podría influir de manera negativa en su coeficiente intelectual (pulse sobre la figura para agrandarla). Obsérvese también que la fórmula de Andrea añade caseína a sus ingredientes, y aunque la leche materna también la contiene, en ésta última se encuentra en una proporción mucho menor, del orden de 11 veces menos que en la de vaca [8].

La lactosa de la leche de vaca, no es algo que esté muy acorde con las necesidades nutrimentales de cualquier niño, y es por ello que algunos laboratorios farmacéuticos se han esmerado en sacar al mercado, versiones de fórmulas sin lactosa, pensando en ese gran número de infantes que presentan intolerancia a la misma. En mi opinión, valdría la pena cambiar la fórmula que actualmente está tomando Andrea, por una que contenga menos azúcares, sin lactosa ni caseína, y que de ser posible, proporcione los aminoácidos triptófano, prolina, tirosina y glicina, que son los que hemos sugerido como parte de nuestra receta (ver el apartado de “Requerimientos nutricionales para potenciar la mente de los niños”). Y si ésta llegara a tener ácido alfa lipoico, mucho mejor, aunque creo que eso ya sería mucho pedir.

fórmula 2Con todo, se ve difícil que la fórmula pueda algún día reemplazar a la leche materna, porque eso sería tanto como tratar de igualar las propiedades del calostro humano. Existe desde luego un calostro de bovino que se usa en casos de permeabilidad intestinal, cuando los niños mayores y los adolescentes que no tuvieron la suerte de ser alimentados con leche materna, terminan desarrollando trastornos mentales como el autismo, el TOC, la bipolaridad y la esquizofrenia. Por favor no me mal interprete, no estoy diciendo que todo bebé que haya sido alimentado con fórmula, desarrollará posteriormente alguno de esos trastornos. Solo estoy afirmando que la propensión a padecer cualquiera de ellos, va a ser mayor en los jóvenes que no fueron amamantados con calostro humano. Técnicamente, eso significa que la probabilidad de que se exprese (active) alguno de los genes asociados a esos males, aumenta en estos casos. Recuerde que la genética no lo es todo. La nutrición determina también cuándo y de qué nos enfermamos.

Más allá de la importancia que reviste el que un bebé sea alimentado en sus primeros meses con leche materna y por lo tanto de calostro humano, tuvimos que buscar un suplemento que satisficiera los requerimientos nutricionales de Andrea.

Información Nutrimental Complejo B PronatA reserva de contar posteriormente con el multivitamínico ideal, lo mejor que pudimos conseguir fue un complejo B (derecha) que cumple en cierta medida con algunas de nuestras especificaciones. La limitación aquí ha sido sin lugar a dudas el ácido fólico. Usted no puede darle a una bebé Down de escasos 4 meses, más de 133 mcg diarios de folato, aunque sí existe cierta tolerancia, dado que a esa cantidad habrá que agregarle la que aporta la fórmula de Andrea. Atendiendo a la información nutrimental de la imagen adjunta, nuestra querida musa deberá tomar, mezclada con uno, y solo uno de los biberones que acostumbra a tomar durante el día, el polvo que hay en una cápsula de este suplemento, de tal manera que esté recibiendo 128 mcgs diarios de ácido fólico (384/3 = 128). Note que de niacina hemos obtenido exactamente 7.6 mg, algo muy cercano a los 8.3 mg que necesita un bebé Down de menos de 9 Kg.

Lamentablemente, las dosis para las vitaminas B1, B2 y B5, aunque ciertamente seguras, quedan muy por debajo de nuestros requerimientos, al dividir entre 3 sus respectivas dosis, razón por la cual estamos explorando justamente un multivitamínico hecho a la medida de nuestra Receta para Potenciar la Mente del Niño, que es como si fuera una carta a Santa Claus, a nombre de todos esos niños y niñas, que sin proponérselo, nos invitan día a día a redefinir el concepto de discapacidad.

Pablo PinedaY que mejor que  escuchar lo que tiene que decir a ese respecto, el mismísimo Pablo Pineda (izquierda), un ser humano fuera de serie, que a fuerza de empeño y entusiasmo ejemplares, logra convertir en realidad sus sueños, demostrando así que las diferencias que él percibe en sus semejantes, lejos de intimidarlo, lo impulsan a trascender las barreras que la misma sociedad le impone.
Y a propósito de barreras a superar, el que las dosis de algunas vitaminas del complejo B que seleccionamos no hayan cumplido al 100% con nuestras expectativas, no es algo que le vaya a impedir a Andrea desarrollar sus facultades mentales. Hemos concebido un botiquín de microdosis de plantas medicinales y una más de DMAE (Natural B complejo B Pronatdeanol), a fin de compensar lo que no pudimos conseguir con la marca comercial de complejo B que aparece a su derecha. Las microdosis de hecho, son muy recomendables para los pequeñines, ya que como apuntaba yo en mi entrega dedicada al síndrome de Down, éstos se recuperan muy rápido, con las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales (la fuerza de la naturaleza). En esa misma publicación, describí cómo un adolescente canadiense respondía muy bien al deanol, cuando lo tomaba como suplemento. Como Andrea no puede todavía deglutir ningún tipo de píldora, se nos prendió el foco y elaboramos una microdosis de este precursor de acetilcolina, para que su mamá se lo pudiera dar por la vía oral en forma de gotas, una cuatro veces al día. Esta microdosis, junto con las de Pasiflora, Cardo mariano,  y Ginkgo biloba,  aumentarán la atención y mejorarán la memoria de Andrea. Le facilitarán en un futuro, el aprendizaje de las palabras y marcarán la diferencia a la hora de desarrollar sus capacidades motrices. Por su parte, las microdosis de las plantas Gobernadora y Estafiate, entrarán en escena cuando sobrevengan problemas en su sistema inmune (el estafiate puede bajar la fiebre en media hora, administrando en este caso, una gota sobre la lengua, cada 5 minutos).

niñaFue así como integramos una receta para una bebé que con el tiempo, evolucionará no solo conforme lo dicten sus genes, sino como su entorno (la nutrición, sus amigos, los libros que lea, la música que escuche, etc.) y sus padres lo determinen. Al resto del mundo nos corresponderá tener muy en cuenta lo que Pablo Pineda siempre ha recalcado en sus múltiples conferencias: que el trato sin distinciones de género, raza, educación, edad y condición socio-económica, debe ser también aplicable a los rasgos físicos heredados, porque éstos también son parte de la individualidad bioquímica que caracteriza al género humano.

Aerodinámicamente el abejorro no debería volar, pero no lo sabe, por lo que va y vuela de todas maneras“… Mary Kay Ash.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 9 de julio de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] http://www.livestrong.com/article/370945-health-effects-of-yellow-5-food-coloring/
[2] López González Sergio. Suplementos para potenciar la creatividad, la memoria, la concentración y la inteligencia. Fundación MicroMédix. Mayo 16, 2015.
[3] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona
[4] López González Sergio. Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes. Fundación MicroMédix. Febrero 6, 2015.
[5] López González Sergio. Síndrome de Down: el poder insospechado de la medicina ortomolecular a tu alcance. Fundación MicroMédix. Agosto 28, 2013.
[6] López González Sergio. El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir. Fundación MicroMédix. Diciembre 29, 2015.
[7] E. Cheraskin, The Myths of Milk. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 9, No. 3, 1994, pág. 152.
[8] La leche humana, Composición, Beneficios y Comparación con la Leche de Vaca. Manual de lactancia para profesionales de la salud. Comisión de Lactancia Minsal, UNICEF. Editoras C. Shellhorn, V. Valdés. Ministerio de Salud, UNICEF, Chile 1995.

Anuncios


Deja un comentario

Suplementos para potenciar la creatividad, la memoria, la concentración y la inteligencia

inteligenciaPodemos nutrir nuestro cerebro para aumentar nuestro rendimiento intelectual, entendiendo a éste como todo eso que podemos lograr cuando combinamos nuestra capacidad de aprendizaje, nuestra memoria, nuestro coeficiente intelectual y las innumerables conexiones que en todo momento hace nuestra mente, para transformar, mejorar e innovar nuestro entorno.
Nadie puede explicar porqué a todos se nos ocurren ideas brillantes de una manera tan inesperada y espontánea. Lo cierto es que si estamos bien alimentados, descansados, o suficientemente motivados, las ideas surgen no cuando estamos concentrados en el problema que estamos intentando resolver, sino en los momentos en los que nos encontramos más relajados o distraídos en actividades ajenas al problema objeto de nuestra preocupación, como por ejemplo en la regadera, cuando conducimos nuestro vehículo, o simplemente después de haber doblado en la esquina de la calle donde vivimos.

Destellos de lucidez: ¿característica exclusiva de los genios?

En principio, la creatividad se da por lo regular en todos lados, menos en el momento en el que desearíamos se produjera. Einstein tocaba su violín mientras reflexionaba sobre sus intrincados problemas. Entonces, de repente musitaba: ¡Lo tengo! [1].
El famoso grito de ¡Eureka, Eureka!, del matemático griego Arquímedes, también se debió sin duda a ese destello de lucidez que de súbito apareció en su cerebro cuando al observar el volumen de agua que desplazaba su cuerpo al sumergirse en la tina de baño, le mostraba la solución al problema de la corona de oro que le había pedido resolver el rey Hierón II.

Henri PoincaréEl científico matemático Henry Poincaré (izquierda) explicó en una ocasión, cómo consiguió resolver la teoría del las funciones fuchsianas, cuando la respuesta a sus interrogantes le sobrevino en momentos de descanso y distanciamiento, mientras se subía al autobús que lo llevaría a un lugar no muy alejado de la ciudad de Coutances [2].
Testimonios parecidos refuerzan también la naturaleza intempestiva de ese momento de inspiración.
MozartMozart [2] nunca supo cómo pasaba todo eso y tampoco pudo hacer que sus ideas surgieran deliberadamente, y hasta la fecha, nadie puede hacerlo. Desde luego que hay estrategias que favorecen la creatividad, como la tormenta de ideas, el pensamiento lateral (divergente) de Edward de Bono, que consiste básicamente en hacer nuevas conexiones, viendo las cosas desde ángulos diferentes; el descubrimiento de correlaciones entre entidades que aparentemente no tienen nada en común; así como la conexión de diferentes formas de pensamiento a través de un enfoque interdisciplinario.

Genio y figura, hasta la sepultura

Ahora bien, en artículos anteriores he hecho mención a varios estudios en donde ha quedado demostrado cómo es que ciertos nutrientes, como el aceite de coco no hirogenado, el DMAE, los ácidos grasos esenciales (omega 3), la lecitina y el zinc, son todos ellos suplementos que mejoran significativamente los síntomas de algunas enfermedades mentales como la esquizofrenia, el síndrome de Down, el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, entre otras. Y recordando lo que escribí anteriormente sobre cómo mejorar la inteligencia emocional, a propósito de que la salud la podemos concebir como una escala que va, desde un nivel precario de salud (enfermedad) hasta uno supremo, podemos estar seguros de que, en las dosis correctas (ortomoleculares), esos mismos suplementos pueden contribuir a mejorar nuestras capacidades mentales, independientemente de nuestro nivel de salud. Podemos no estar enfermos, y aún así potenciar nuestro rendimiento intelectual.

Steve JobsSi ya hemos demostrado que una persona afectada temporalmente de esquizofrenia, puede recuperar sus capacidades mentales, con las dosis correctas de dichos nutrientes, ¿porqué no aprovechar las bondades de la medicina ortomolecular para hacer que una persona en pleno goce de sus facultades mentales, alcance un mayor rendimiento intelectual?. Steve Jobs comentó en varias ocasiones que las frutas que solía integrar a su dieta, contribuían a que sus ideas fluyeran de la manera en que lo hacían, y que era posible que eso hubiera podido influir en el éxito de algunos de sus proyectos.

Aunque todavía no hay estudios contundentes que puedan corroborar las creencias de Steve Jobs sobre el papel que jugó la fruta en su fructífera carrera , al menos Colzato y colaboradores [3], han demostrado en sus estudios, que la tirosina, un aminoácido no esencial contenido en muchas frutas y que se puede administrar también como suplemento, influye de manera significativa en nuestra habilidad para generar pensamientos creativos, al colaborar en la síntesis de dopamina. Casualmente, la tirosina es un componente importante de la proteína de suero de leche que hemos usado en la Fundación MicroMédix para aliviar la esquizofrenia, y es parte fundamental de varias de las recetas que se han enfocado en la solución de otras enfermedades mentales, por lo que parece evidente la importancia que reviste este aminoácido, en relación a todo lo que puede hacer por nuestra mente.

Multivitamínicos de escaso valor nutricional

HPharmatonablando de mi experiencia personal con los ácidos grasos esenciales omega 3, puedo decir que, consumiendo al menos dos cápsulas al día con 650 mg de EPA y 250 mg de DHA, cada una, he podido experimentar en varias ocasiones, esos destellos de lucidez, que de otra manera no me hubieran sobrevenido de no haber tomado precisamente esas dosis de aceite de pescado. Y quisiera detenerme un poco más en esta cuestión de las dosis apropiadas para enfatizar la importancia de tomar las cantidades recomendadas por autoridades en medicina ortomolecular, como Abram Hoffrer, Linus Pauling, Jonathan Prousky, Ruth Harrell y Andrew Saul, que no son de ninguna manera las que las “autoridades” gubernamentales sanitarias de cada país acostumbran llamar “Dosis Diarias Recomendadas” (RDA, por sus siglas en inglés), las cuales sirven para muy poco, o mejor dicho, para nada. Tan solo para ilustrar con un ejemplo la diferencia abismal que existe entre tomar una cápsula de Pharmaton y cualquiera de las dos opciones (Stacks) de nootrópicos naturales que recomiendo más adelante, considere usted la siguiente analogía, comparando lo que pueden hacer por usted muchísimos conocidos suyos y parientes lejanos, con lo que harían por usted sus padres y tres auténticos amigos.

El Pharmaton (izquierda) contiene unas cuantas decenas de miligramos de muchas vitaminas y minerales (sus conocidos y parientes lejanos); pero aún siendo un montón de suplementos, con esas dosis tan diminutas en su torrente sanguíneo, usted no va a experimentar el más mínimo destello de creatividad y mucho menos aumentará su coeficiente intelectual.

Multivitamínicos realmente terapéuticos

HFórmula de la Dra. Harrellace más de 30 años que la Dra. Ruth F. Harrell, de la Old Dominion University, en Norfolk, Virginia, demostró que ciertos nutrientes (sus padres y amigos íntimos), en especial la vitamina B1 (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla), aumentan el coeficiente intelectual (CI) y mejoran las capacidades intelectuales de niños con problemas de aprendizaje, siempre y cuando las dosis administradas sean de un orden de magnitud cercano a las que ella recomendó en una de sus magistrales publicaciones [4]. Comparemos las dosis de los componentes que el Pharmaton tiene en común con los de la receta de la Dra. Harrell (derecha) y veamos a dónde nos lleva este análisis. Posteriormente haremos un comparativo similar entre las dosis de uno de los stacks de suplementos de la Fundación MicroMédix y las de la Dra. Harrell. Observamos que en 9 de los 15 suplementos comparados, las dosis de la Dra. Harrell sobrepasan con mucho (por más de dos decenas) a las del Pharmaton, sobre todo en el caso de las vitaminas del complejo B (¡la dosis de la B1 es 150 veces más grande y la Comparativo Harrell-Pharmatonde la B12 es 1,000 veces la del Pharmaton! -vea la tabla a su izquierda-). Los escépticos y detractores de la medicina ortomolecular argumentan que el administrar mayores dosis no implica que los efectos de las vitaminas y los minerales sean superiores que los que corresponden a las dosis diarias recomendadas, porque desconocen la obra de la Dra. Harrel y la de las demás autoridades que nombré con anterioridad. En cuanto a estudios sobre aprendizaje y mejoramiento del coeficiente intelectual se refiere, no he encontrado un mejor referente que la Dra. Harrell, y si hemos de comparar cifras, debemos de hacerlo con la mejor de las referencias.

Probablemente usted haya oído más la marca Pharmaton que el apellido Harrell, pero le apuesto doble contra sencillo a que eso no se debe a que la Dra. Harrell haya sido una aficionada, charlatana o farsante, sino más bien a la ignorancia de la medicina ortomolecular por parte de los medios masivos de comunicación y a las impresionantes campañas publicitarias de los laboratorios farmacéuticos que están detrás del Pharmaton. En general, si los magnates de una industria de este tipo estuvieran realmente interesados en acabar con las enfermedades, matarían a lo que ellos llaman “la gallina de los huevos de oro”. Multivitamínicos con ridículas cantidades de nutrientes, apoyados de una mercadotecnia de dimensiones millonarias y combinados con el ya de por sí valioso efecto placebo que a menudo desarrollamos de manera inconsciente, no hacen otra cosa que redituar jugosas ganancias. Si bien es verdad que algunas tiendas naturistas como GNC, también hacen negocio con la venta de suplementos ciertamente costosos, las dosis de éstos sí se acercan bastante a las ortomoleculares, y es por eso que la Fundación MicroMédix las recomienda.

¿Se nace con la creatividad o se puede desarrollar?

ArquimedesQuiero pensar que mentes como las de Steve Jobs, Mozart, Einstein, Poincaré, Arquímedes, Gandhi, Leonardo Da Vinci y muchos otros grandes pensadores, no necesitaban más allá de una sana nutrición para extraer de su subconsciente sendas genialidades, porque en todos esos casos la genética prácticamente estaba determinando sus derroteros. ¿Pero y nosotros, que no portamos esos genes tan excelsos, estamos limitados a hacer lo que podamos, con lo que tenemos, en donde estemos?

El que uno no haya nacido con propensión a sintetizar convenientemente y constantemente ciertas cantidades de dopamina, tirosina, serotonina, etc., no significa que no pueda hacer todo lo posible por mejorar el equilibrio de todos esos aminoácidos y neurotransmisores que existen normalmente en su organismo. El punto aquí es que cualquiera puede lograrlo, siempre y cuando tome las dosis adecuadas (ortomoleculares) de suplementos, que compensen ese “déficit crónico” de sustancias que probablemente esté presentando su organismo, por las razones que sean. Por favor no me malinterprete. No estoy diciendo que con suplementos usted pueda convertirse en un(a) superdotado(a), porque acuérdese que soy un acérrimo enemigo de los libros de autoayuda; pero creo que así como hay cosas que no podemos cambiar, como es la genética, también hay otras, como el deseo de elevar nuestras capacidades cognitivas por encima del promedio, que dependen exclusivamente de la voluntad de alguien que no quiere quedarse donde está, sino trascender más allá de lo que dictan las leyes de la genética.

inteligenciaUna de las razones de que ignoremos cómo se dan esas chispas de creatividad, es la complejidad inherente a los intrincados mecanismos cognitivos. Lo que determina el que padezcamos de un trastorno mental o estemos lúcidos, no son los efectos aislados de cada uno de los nutrientes actuando por separado, sino la sinergia que se da entre los mismos. Patrick Holford [5] por ejemplo, sostiene que si aumentamos externamente la dopamina en nuestro cerebro, éste responderá internamente con un incremento de otros neurotransmisores (como por ejemplo la noradrenalina), y si no balanceamos apropiadamente ese aumento con algún otro nutriente, no se generará la sinergia que estamos buscando.

Creo que es ahí donde radica el misterio que da origen a los pensamientos creativos y donde descansan los demás aspectos cognitivos, como la inteligencia,  la capacidad de aprendizaje, la concentración, la atención, la intuición, la memoria, etc. La naturaleza es sabia y compleja a la vez.

inteligenciaTodas la explicaciones que los neurólogos o psiquiatras pudieran dar para intentar develar ese gran misterio, serían puras especulaciones. Lo único que podemos hacer es experimentar, haciéndolo siempre con sustancias naturales e inofensivas; no así con nootrópicos sintéticos, como el Piracetam, el Deprenyl, el Aricept, y el Dilantín, por mencionar a los más populares. Antes de ofrecerle a usted una muy buena combinación de suplementos para mejorar su rendimiento intelectual, me gustaría mencionar lo importante que es el observar también una dieta libre de gluten, caseína (lácteos) y azúcares.

Dime qué comes y bebes y te diré que tan inteligente eres

Cuando publiqué mi artículo sobre cómo mejorar nuestra inteligencia emocional, mencioné varios estudios que demuestran los efectos nocivos que tienen el azúcar, la “comida chatarra”, el aspartame, el gluten y la caseína, en las mentes de niños y adultos adictos a esos “venenos inteligentes”.

Holford y Lawson observaron que existe una fuerte Alexis Lemairecorrelación entre una dieta con alto contenido de azúcar e hidratos de carbono, y un bajo coeficiente intelectual ([6], págs. 118-120)En su notable obra “El Elemento” [1], Sir Ken Robinson relata el caso de Alexis Lemaire (derecha), un estudiante francés que para pensar más rápido, evitaba la cafeína, el alcohol, el azúcar y las grasas, mientras realizaba su doctorado en inteligencia artificial. Tal vez no esté pensando en cursar un doctorado en inteligencia artificial; pero creo que usted le haría un gran favor a su cerebro si excluyera de su dieta esos cuatro ingredientes, además del gluten.

enlatadosSalvo su mejor opinión, creo que todos los alimentos procesados deberían de traer una leyenda de advertencia pegada a su envoltura, para que aquellas personas que no cultivan el hábito de la lectura, pudieran saber qué es lo que la industria alimentaria pretende introducir sutilmente en su preciado aparato digestivo ¿Recuerda usted lo que se le exigió a la industria tabacalera en relación con el aparato respiratorio de sus consumidores? Creo que era algo así como “este producto puede ser nocivo para la salud”.
Parecería que estamos ante una situación muy similar.

Nutrientes que mejoran el rendimiento intelectual

En síntesis, los nutrientes que necesitará usted para mejorar su rendimiento intelectual en general, tal y como quedó definido en el contexto de esta investigación, son:

PVinca minorrimera Opción (Stack No. 1):
– Aceite de coco no hirogenado (Triglicéridos de cadena media o cetonas)
– Creatina (memoria/coeficiente intelectual): 5 gramos/día
– DMAE (memoria/lucidez mental): 200 a 300 mg/día
– Ácidos grasos esenciales omega 3 (creatividad/aprendizaje): 2 cápsulas al día de 650 mg de EPA y 250 mg de DHA , cada una.
– vinpocetina (memoria): 10 a 20 mg
– Glutamina: 5 gramos/día

Segunda Opción (Stack No. 2):
– Microdosis de ginkgo biloba o como suplemento (memoria/creatividad)
– Lecitina (memoria): 5 a 10 gramos al día
– Zinc: 25 mg, dos veces al día
– Complejo B (concentración/atención): 150 mg al día de las vitaminas B1, B2, B3, B6
– Tirosina (creatividad): 1 gramo (puede usarse la proteína de suero de leche, en caso de no encontrarla por separado)

memoriaDependiendo de qué nutrientes le funcionen más, o de cuáles sean los ingredientes que pueda conseguir en el mercado de los productos naturales, usted podrá inclusive hacer combinaciones de algunos de los suplementos de una opción, con los de la otra, para armar su “terapia” ideal. Así por ejemplo, si quisiera concentrarse más en potenciar su memoria, haría bien en armar un stack compuesto de creatina, vinpocetina (la que proviene de la planta Vinca minor); complejo B; DMAE, microdosis de ginkgo biloba y lecitina.
Le recomiendo que todos los suplementos los tome después de los alimentos, procurando distribuir las dosis en varias tomas, a lo largo del día.

Con las dosis que la Fundación MicroMédix recomienda para potenciar nuestro intelecto, ya podemos hacer el comparativo Harrell vs. MicroMédix para ver qué tan cercanos estamos del patrón que seleccionamos como referencia (Harrell).

Comparativo Harrell-MicroMédixEn la imagen adjunta notamos que son seis los suplementos que tienen en común ambas propuestas, y que la proporción Harrell/MicroMédix está más cercana a la unidad que la proporción Harrell/Pharmaton. Si nuestra premisa es que una labor de investigación científica tiene mayor validez y es más confiable que el peso que pueda llegar a tener la fuerza publicitaria de un consorcio farmacéutico, entonces el que una propuesta se parezca más (proporciones próximas a la unidad) a la que hemos seleccionado como referente (la Dra. Harrell), parecería ser un buen indicador de que los stacks con dosis ortomoleculares, darán mejores resultados que las dosis contenidas en productos como el Pharmaton. Como sea, usted es quien tiene la última palabra.

“El hombre inteligente no es el que tiene muchas ideas, sino el que sabe sacar provecho de las pocas que tiene”… Anónimo
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 16 de mayo de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Ken Robinson. El Elemento: Descubrir tu pasión lo cambia todo. Grijalbo, 2009
[2] Psicología y Creatividad: Una Revisión Histórica (desde los autorretratos de los genios del siglo XIX hasta las teorías implícitas del siglo XX). Patricia Velasco Barbieri. Fondo Editorial de Humanidades. Universidad Central de Venezuela
[3] Lorenza S. Colzato, Annelies M. de Haan, Bernhard Hommel. Food for creativity: tyrosine promotes deep thinking. Psychological Research. September 2014.
[4] Harrell RF, Capp RH, Davis DR, Peerless J, and Ravitz LR. Can nutritional supplements help mentally retarded children? An exploratory study. Proc Natl AcadSci USA, 1981. 78: 574–8
[5] Patrick Holford. Nutrición Óptima para la Mente.  La Medicina Nutricional y Ortomolecular Aplicada a la Salud y el Equilibrio Mentales. Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona
[6] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona.


10 comentarios

El futuro de los guerreros biomédicos: una novela para convertir el sueño en realidad

Guerreros biomédicosEn la novela futurista que a continuación presentaré, las palabras que he puesto en boca de mis personajes, llevan implícito el conocimiento que extraje tanto de la literatura biomédica, como de los casos reales que he presentado y citado en todos los artículos (entradas) anteriores. El saber de qué están hechas todas esas “madres guerreras”, es esencial para entender y abordar mejor el problema. Tanto los acontecimientos como los diálogos, llevan consigo información fidedigna sobre las sustancias que los investigadores biomédicos recomiendan; sobre el papel que desempeñan en los trastornos mentales, la industria de los alimentos procesados, los centros hospitalarios, la industria farmacéutica, las vacunas y las neurotoxinas (mercurio y otros metales pesados); así como sobre las actitudes que muchos detractores de bata blanca adoptan frente a la medicina alternativa, las vitaminas, los minerales y las dietas libres de caseína (lácteos), gluten (trigo, cebada, avena, espelta y centeno) y azúcar.

La proyección futurista de lo que será nuestro sistema de salud pretende trascender más allá de lo que somos capaces de hacer por nuestros propios hijos, a fin de cambiarle el rumbo al destino. Para ello, podríamos comenzar a pensar y actuar desde hoy como si estuviéramos en los zapatos de los personajes de la novela.
Lo invito entonces a que, al final de esta entrada y a través de sus comentarios, nos diga cómo le gustaría que se desenvolviera la trama de los “Guerreros Biomédicos”, o qué padecimientos querría que se trataran en los siguientes capítulos. Como nuestro seguidor, e-paciente, guerrero biomédico, o simplemente como lector, usted podrá sugerir nuevos personajes, darle un giro a la narrativa y/o modificar su desenlace, para hacer de ésta una novela colaborativa, incluyente.

novela sobre biomedicinaCon este nuevo enfoque, deseamos que usted también trascienda más allá de sus propias dolencias o de su entorno familiar, a través de los personajes y de los acontecimientos que a usted mismo se le ocurran. Queremos que contribuya a que la novela (el sueño) se haga realidad, construyendo su propio destino y formando parte del cambio como coautor de los Guerreros Biomédicos.
Como es costumbre, “cualquier semejanza que encuentre entre los personajes que aquí presento y los que usted conoce en la vida real, será una mera coincidencia”…


 

GUERREROS BIOMÉDICOS

© 2015 por Sergio López González
Fundación MicroMédix
Derechos reservados

Capítulo I. Una Pequeña Guerrera en el CAP

hospitalEn el “Centro de Atención de Pacientes” (CAP) del Hospital Psiquiátrico de Nuestra Señora de Todos Los Santos, mejor conocido como “El Hospitalote”, varios agentes habilitados con tabletas electrónicas del tamaño de una tarjeta de crédito, se afanaban tratando de captar clientes para el grupo de médicos especialistas en trastornos de la personalidad, entre los que figuraban “el “Síndrome de Mirada Glacial (SMG)”, “el Trastorno de Agresividad Mal Canalizada” (TAMC), el ” Trastorno Generalizado del Desarrollo” (TGD) y el “Síndrome de Graduado Frustrado” (SGF), siendo éste último, el más reciente de los términos acuñados por la Asociación Americana de Psiquiatría, en la versión DSM-XV, de su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Y es que no era para menos. Era imposible para los recién egresados de cualquier carrera que no fuera la de Biomedicina, encontrar un empleo digno que satisficiera sus necesidades básicas.

Solo eran doce de un total de veinticinco agentes los que ingresaban a las redes sociales de Salud 5.0 en ese horario, porque  los negocios del Dr. Perón, especialista en TGD y  Director General del “Hospitalote”, no iban muy bien desde que la Asociación de Padres de Niños Autistas (APNA), había emprendido su último movimiento en contra de la medicación con fármacos y del consumo de alimentos procesados.

Las vacantes para médicos alópatas de guerreros biomédicos: padres en acciónmuchos centros hospitalarios habían descendido también considerablemente, porque los miembros de la APNA, a quienes todo mundo llamaba guerreros biomédicos, estaban curando a muchos niños autistas, empleando únicamente sustancias ortomoleculares (nutrientes en dosis terapéuticas) que no requerían de receta médica. Desde hacía un sexenio atrás, varios padres estudiosos de los efectos colaterales que los fármacos y los alimentos procesados ocasionaban a la población infantil, habían difundido la noticia de que algunos de sus hijos habían sido intoxicados por el mercurio.

Las vacunas que por decreto presidencial, se les había aplicado al año y tres meses de haber venido al mundo, contenían mercurio. Otros padres también habían encontrado niveles altos de otros metales pesados en los cerebros de sus hijos, y estaban investigando si XFastFood, una nueva cadena de restaurantes de comidas extra-rápidas, propiedad de uno de los hijos del presidente, podría ser la culpable de que sus hijos estuvieran enfermando.

Mientras otros agentes intentaban convencer a sus respectivos prospectos de que el CAP les podía brindar ayuda para tratar el TGD que estaban padeciendo sus hijos, Marichu, en un tono que reflejaba hartazgo y cansancio, se dirigió al primer compañero que no parecía estar conversando en ese momento, le arrebató la tableta de su mano y le espetó:

– oye Felipe, porqué diantres no me dijiste que a estos médicos ya nadie los quiere?
– ¡Oye, que te pasa!… ¿No me dijiste que querías trabajar? – y después de una pausa que necesitó para percatarse de que no tenía que gritar, continuó- Yo tampoco creo que la gente esté pidiendo a gritos un médico para aplacar a sus Centro de Atención a Pacienteshijos; pero si de veras quieres captar clientes para que tengas que tragar en la semana, sería mejor que te pusieras a trabajar.
– a ver a ver a ver -insistió Marichu-, ¿de veras crees que un Riptalin o un Riperdal es la mejor opción para un niño que es incapaz de comunicarle a los demás que eso lo pone peor? Lo más que vas a lograr es que comience a dar vueltas sin parar alrededor de una columna, o que comience a gritar sin ton ni son, aferrándose al primer juguete que tenga a su alcance.
– No es lo que yo crea o deje de creer Marichu, es lo que tú le hagas creer a tu cliente.
– ¡Orale Jelipe!, si que estas aleccionado eh?… Y si se tratara de tu hijo o de un hermano, ¿que te gustaría hacerle creer?
– Bueno, no, eso ya es otra cosa… ¿ pero es que tu tienes un hijo o un hermano autista?, o a qué viene todo esto? Ya hasta pareces una guerrera biomédica. Que se me hace que los de la APNA te enviaron como infiltrada. Que no.

Felipe era del norte del país y había ido a la capital para ganarse el sustento trabajando en lo suyo, las ventas. Sus padres habían trabajado siempre como comerciantes y a él no le quedaba duda de que si debía vender, tenía que hacerlo a toda costa. Desde su punto de vista, lo importante no era tanto cómo se hicieran las cosas, con tal de que se obtuvieran los resultados esperados.

Marichu por su parte, era hija de Tania, viuda de Loera, psicóloga especialista en terapia cognitiva y profesora de una escuela de nivel superior de la capital, y había sido educada con principios contrarios a los de Felipe.
A Marichu no le importaba tanto la meta, sino la manera en que se las tenía que arreglar para alcanzarla. Estaba convencida de que si el proceso se hacía bien, el resultado no podía ser malo. Como había conocido a Felipe siendo apenas una estudiante de prepa, sabía que eso que había insinuado sobre lo de ser una infiltrada, era solo para salirse por la tangente. Así que prosiguió con su “cuestionamiento socrático” para ver si lograba convencerlo de que lo que estaban haciendo para ese “Hospitalote”, no era del todo ético:

novela sobre medicina natural– Dime una cosa Jelipe, es verdad lo que me dijo “Lenticia” sobre aquello de que, estando trabajando en ProMental como visitador médico, le regalaste un VTP al Doctor Perón para convencerlo de que comenzara a recetar la porquería esa del Raptolín?
– Es Riptalin Marichu, -y tratando de que los que estaban a su alrededor lo escucharan lo suficiente como para que sus cabezas rodeadas de audifonos de diadema voltearan hacia su interlocutora, deletreó el nombre del medicamento como si estuviera hablando con un infante con poco vocabulario- : erre-i-pe-te-a-ele-i-ene, y se pronuncia Riptalín
– Bueno… total, da igual. – y sin quitar el dedo del renglón, enfatizó-: ¿lo hiciste, si o no?
– Pues si, ¿Y?

– ¿Alguna vez te has preguntado si los medicamentos que estamos vendiendo no se hicieron más bien para que esos niños no representen una gran carga para sus papás?.
Felipe comenzaba a sentirse incómodo por el tipo de preguntas que estaba haciendo aquella que decía ser su amiga, y a quien había recomendado para unirse al equipo de trabajo del CAP del “Hospitalote”.
– ¿Qué me estas tratando de decir Marichu?. -Y ya un tanto molesto-, la enfrentó: ¿que quieres, que el CAP te pague para que vendas vitamina B6 y magnesio, cuando ya sabemos que eso no es negocio para ProMental?. Y al cerrar su oración con el nombre del laboratorio farmacéutico en donde había trabajado años atrás, su voz comenzó a adquirir un tono que acusaba contrariedad, y todo parecía estar sucediendo como cuando dos cónyuges se preparan para entrar en disputa. Marichu, contrariada también por lo que recién le había entrado por un oído y le había salido por el otro sin haber sido procesado, contraatacó:

Fármacos: negocio redondo– Como yo lo veo, los laboratorios no difieren mucho de cualquier otro negocio que busca que su producto venda más bien un intangible que un beneficio. Lo que estoy tratando de que entiendas es de que estamos siendo cómplices de una industria que está lucrando con productos que en realidad no están curando a nadie. En cierta forma, están drogando a esos niños, dejándolos casi hipnotizados, para que no hablen, no griten, no se muevan…en fin, para que sus papás puedan seguir haciendo su vida normal, sin que los medicados niños interfieran con sus quehaceres.
-Ay Marichu, si serás… ¿Crees tú, que si eso fuera cierto, los papás no se darían cuenta de que los están engañando?
-Algunos sí; pero todavía hay quienes siguen adorando a los médicos, como lo hacían hace 20 años. -Y mientras miraba a la pantalla flexible que en ese momento colgaba de su tripié, como buscando algo, Marichu prosiguió- Una vez, mi abuelita me dijo que la gente los veía como CuasiDioses. Les rendían tanta pleitesía, que en una ocasión fue testigo de cómo el efecto placebo actuó en una vecina suya, cuando poco antes de salir de la consulta, le dijo a su CuasiDios que ya su niña respiraba mejor, que ya su pechito ya no le silbaba, gracias a los medicamentos que él le había dado. ¡Puedes creer eso!
-Pues sí, los médicos saben bien cómo producir ese efecto en sus pacientes; ¿pero que tiene que ver tu abuelita y la niña de su vecina con nuestros clientes?.- Inquirió Felipe al borde de la desesperación.
-Pues mucho, porque eso mismo es lo que estamos haciendo aquí, al intentar convencer a los padres de que el Hospitalote sí cuenta con el último grito de la medicina moderna.
Personaje de la novela de MicroMédix

De pronto, Felipe se dió cuenta de que Fernando Rubio, su supervisor, se aproximaba hacia ellos porque parecía que se había dado cuenta de que él y Marichu no estaban contactando clientes, y mientras hacía como que trabajaba, le contestó a Marichu:
-Pues eso es lo que te estaba diciendo hace rato Marichu, de que no importa mucho lo que tú y yo creamos, sino lo que les hagamos creer a ellos. Llámale efecto placebo, mercadotecnia, plan con maña, o como quieras. Y aguas que ahí viene el inge. Seguro ya nos vió que estamos echándola.
– va que va…alcanzó a decir Marichu, apenas llegó su supervisor:
-Pues que está pasando aquí que desde hace rato oigo mucho ruido y pocas nueces, mi buen Felipe?
– perdón inge, es que Marichu me estaba comentando que no sabía que recomendarle a un cliente que tiene un hijo con esquizofrenia y le estaba diciendo que de entrada debía haberle vendido una consulta con el Dr. Cuarón.
– Y para eso tanto palique?-, preguntó Rubio
– Bueno, es que… sabe, ella es nueva aquí y todavía no conoce bien nuestras tácticas.,- dijo Felipe
– Y que tiene que ver el magnesio y la vitamina B6 con la esquizofrenia, ¿Que no sabe usted Misifú, que…; pero la interrumpió Marichu para corregirle, al tiempo que se incorporaba de su asiento:
– Permítame que me presente ingeniero, me llamo María de Jesús Loera. Perdóne usted, no era mi intención interrumpirle, este… que es lo que me iba a sugerir?
-Ah si, -contestó un poco sorprendido Rubio-, le iba a decir que lo que normalmente recetamos para la esquizofrenia es Olanpazina. Con eso salen adelante todos esos “superpeques”.
– Que esa medicina no se llamaba antes Olanzapina? – respondió escépticamente Marichu a su supervisor
-Ah sí, tiene usted razón, es la misma; pero…que no se enteró?. -y antes de que Marichu pudiera contestar nada, fármacos: efectos secundarioscontinuó- Pues sucedió, que una vez que los muchachos comenzaban a sentir los efectos secundarios de la fórmula, ya no se la querían tomar, y como los papás batallaban mucho con eso, la endulzamos para disfrazar su desagradable sabor y la hicimos polvo para que al disolverla en algún líquido, sus hijos no se dieran cuenta de que la seguían tomando. ¿Genial no?
Hubo una pausa embarazosa entre los tres, tanto por lo que Marichu y Felipe habían estado conversando minutos antes de esta disertación tan cruda, como por las implicaciones de su retórica. Marichu de hecho se había quedado estupefacta, sin dar crédito a lo que acababa de escuchar. Años atrás, su madre y ella habían sacado del abismo de la esquizofrenia a su hermano Rogelio, quien después de haber estado hospitalizado en una ciudad de California, había suspendido abruptamente la ingesta de olanzapina, sin estar al tanto de que con ello, estaba contribuyendo a provocar una tempestad en su joven cerebro.

Su madre era una guerrera biomédica, graduada en la escuela de la vida, y ella, Marichu, pensaba -y era lo que solía decir cuando alguien le preguntaba sobre la carrera que estaba estudiando-: “yo estoy en parbulitos”.
– Marichu, -le habló Felipe a la que se había quedado cabizbaja
Primera llamada
– Marichu, insistió Felipe para que su supervisor no fuera a sentir que su comentario había herido susceptibilidades.
Segunda llamada
-Marichu- Y fué entonces cuando por fin Marichu volvió al aquí y al ahora.
– Perdón, es que me quedé impresionada con su comentario.
– ¿Ah sí, y se puede saber porqué? – dijo Rubio.
– Porque no podía entender porqué unos padres engañarían a sus hijos de esa manera.
– Es una “mentirita” blanca y es por su bien. No lo cree usted así Srita. Loera?
– Para serle franca no. Usted y yo sabemos bien que la olanzapina, o como se llame ahora esa droga, solo controla los síntomas; pero jamás los va a sacar de su alcantarilla. ¿Me explico?
– ¿ Y conoce usted algo que sí los saqué de ahí? -preguntó Rubio
– Sí. Los suplementos ortomoleculares. En la escuela donde da clases mi mamá hay practicantes que con niacina, vitamina C, proteína de suero de leche, ácido alfalipoico, ácidos grasos omega 3, Zinc y complejo B, han curado ya placebovarios enfermos de esquizofrenia.
– ¡Pero si el Dr. Perón siempre nos ha dicho que esas son puras pamplinas!. Que los que venden esas cosas son puros curanderos, que no saben nada de medicina y que si ha habido casos de éxito, habrán sido por puro efecto placebo.
Marichu vió una excelente oportunidad para practicar lo que su mamá le había enseñado sobre el cuestionamiento socrático, y la aprovechó:
– Ingeniero Rubio, usted es una persona preparada y después de haber estado trabajando en el negocio de la psiquiatría seguramente me podrá decir si una persona con esquizofrenia puede distinguir entre lo que es real y lo que sus demonios internos le dicen. ¿Usted cree que pueda saber la diferencia?
– Por supuesto que no, -contestó Rubio muy sosegado
– ¿Y cree usted que ese misma persona sepa la diferencia entre una olanzapina y una niacina?
– Si está escuchando voces, pasando por un ataque de angustia o algo por el estilo, por descontado que no sabe
– ¿Y usted sabe que cosa es eso del placebo?

personaje de la novela guerreros biomédicosAl ingeniero Rubio le divertían esos temas, así que ni tardo ni perezoso se apresuró a decir:
– Ah claro, el efecto placebo se da cuando una persona tiene la firme convicción de que una pastilla por ejemplo, la va a curar, aunque dicha pastilla no sea más que de azúcar.
Felipe ya se había puesto a trabajar porque para él, todo eso era estar sacrificando su cuota de venta y eso no se lo podía permitir. Marichu continuó con su planteamiento socrático:
– Quiero suponer que estará usted de acuerdo en que a esa persona no se le dice que esa pastilla es de azúcar, sino que se le ha hecho creer que es la octava maravilla del mundo.
– Desde luego que sí, si no fuera así, el efecto placebo no surtiría efecto, es decir, nadie se curaría si supiera de antemano que lo que está tomando es azúcar. De hecho, eso es lo que hace nuestro departamento de mercadotecnia y publicidad: difundir por todos los medios posibles y por todas las redes sociales habidas y por haber, que  la nueva droga que hemos sacado al mercado, es como una coca-cola en el desierto y que además, ya no ocasiona los efectos secundarios que sus antecesoras producían.
Marichu se dispuso a actuar muy al estilo del teniente Columbo, e inspirándose en el protagonista de esa antiquísima serie de televisión muy característica del siglo XX, arremetió con la mejor de todas sus preguntas:
– Pero si el paciente esquizoide no puede distinguir entre niacina y olanzapina, ¿cómo explicaría usted en este caso el efecto placebo?. ¿Podría este paciente aliviarse aún sin conocer la diferencia entre fantasía y realidad?. ¿Podría él reconocer que ya mejoró porque estuvo tomando niacina y no otra cosa?
– El supervisor no supo que decir de momento, porque Marichú lo tenía acorralado en un callejón sin salida. <¿será que los patos le están tirando a las escopetas o que los patos andan volando muy alto…?>, se preguntó Rubio, mientras volteaba a uno y otro lado del CAP, como para disimular lo embarazoso de la situación. Segundos después, aparentando estar de buen humor, se aproximó un poco más al oído de Marichú y tomándola del brazo, contestó:
– Mire, que le parece si regresamos a nuestros respectivos puestos de trabajo y nos ponemos las pilas, antes de que los pocos clientes que nos quedan se nos vayan con los guerreros vitaminosos.

Guerreros biomédicos: novelaMarichu se echó a reír por la forma en que lo dijo. Rubio, que no podía hacer nada más que atender al prospecto que había contactado vía PacientMeet, la red pública de Salud 5.0 más popular de todas las que habían surgido durante ese año de 2034, blandió su brazo para indicarle que quería verlo tan pronto se desocupara. Pensando que tal vez no hubiera entendido su mensaje, volteó nuevamente hacia donde estaba Marichu, tan solo para encontrarse con un escritorio vacío. Calculando que ella podría haber ido al sanitario, sacó una pluma electrónica y un trozo de lienzo digital de su impecable saco azul y escribió en el lienzo: “necesito que hablemos sobre la pequeña guerrera”. Se aproximó a Felipe, puso el mensaje entre los brazos de éste y se retiró sin más.

Al poco rato, reapareció Marichú un poco más arreglada de como había estado durante su encuentro con el ingeniero Rubio, se sentó en su escritorio y encontró un mensaje escrito en el mismo pedazo de lienzo digital que había usado el supervisor, en el que pudo leer: “¿Ya ves?, Rubio me está diciendo que quiere hablar conmigo, y me imagino que ha de ser porque le dijiste algo que no le gustó. Conéctate a Amalgama-T para que me digas que diantres le dijiste… Felipe”.

Amalgama-T era una red social privada que el Departamento de Sistemas Avanzados del “Hospitalote” había generado con un software del tipo Open Source (sistema abierto para desarrollo), con el que se podía hacer precisamente eso: configurar una red social en unas cuantas horas, para que grupos cerrados de empleados de una compañía o institución, pudieran conectarse entre sí, sin que sus asuntos pudieran ser conocidos por los demás grupos dentro de esa misma organización. Para ese año, el correo electrónico, el fax, las impresoras de copias duras y los documentos escritos en papel, se habían vuelto obsoletos. Todas las comunicaciones se llevaban a cabo electrónicamente, vía redes colaborativas y mensajes escritos con plumas electrónicas sobre lienzos digitales. De hecho, existían multas para quienes usando impresoras antiguas, se atrevieran a imprimir en algún papel que hubieran tenido la suerte de personaje de guerreros biomédicosconseguir subrepticiamente. Como Felipe temía que Rubio los sorprendiera platicando nuevamente, y puesto que él era de las personas que no podía continuar trabajando con altas dosis de incertidumbre, quería enterarse sobre lo que podía haberle dicho a Rubio, aquella pequeña guerrera recién salida del cascarón.
Marichu acercó sus delicadas manos de pianista sobre el teclado que yacía extendido en su escritorio, y sin más preámbulos se conectó a Amalgama-T para buscar a Felipe, que se encontraba a escasos tres metros de distancia. Había entendido que ya no podían seguir platicando como lo habían estado haciendo minutos antes y de manera muy discreta y sigilosa, se metió a Amalgama-T, hizo clic en “conectar con…”, buscó en el directorio de contactos y cuando encontró Barbosa González Felipe, se detuvo y pulsó con su ratón para ingresar su primer mensaje:

– ¿Que pasó, ya estás?
– Simón. Que pasó contigo escuincla. Porqué me andas metiendo en broncas? – le contestó Felipe, que ya se había conectado desde hacía diez minutos
– ¿Cuáles broncas?, no seas paranoico. No pasó nada
– Ya no supe en que paró el asunto del magnesio y la B6 porque estaba tratando de cerrar la venta de una intervención para el Dr. Perón.- tecleó Felipe
descargar– Una intervención?.  ¿Para quién?…No entiendo
– Para tu información, los doctores operan a la gente y cobran como lumbre por cada intervención quirúrgica que se revientan. ¿Y adivina quién se lleva comisión por cada operación…?- volvió a teclear Felipe
– Pues el agente. O sea, tú
– Si quisieras, tu también podrías ganarte una lana vendiendo cirugías, si fueras más realista y menos conflictiva
– ¿Y porqué habría de venderle a unos pobres padres una operación si su hijo no la necesita?
– Otra vez la burra el trigo caray. Contigo no se puede – continuó Felipe, porque consideró que ya era hora de que alguien le dijera a esa muchachita que no era ni el momento ni el lugar adecuados para promover el uso de suplementos biomédicos.

En otro tiempo, Felipe ya se había dedicado a vender vitaminas, minerales, nootrópicos naturales y otras sustancias ortomoleculares, y aunque ya sabía que eran más efectivos que los fármacos y las cirugías, no podía continuar vendiéndolas porque no redituaban lo suficiente. A él, al igual que a sus padres, le gustaba darse ciertos lujos y sabía que no podía permitírselos si se dedicaba de lleno a promover productos biomédicos. Si bien había muchos guerreros biomédicos por ahí, la tasa de morbilidad por autismo y otros trastornos mentales que ocasionaban la industria farmacéutica y alimentaria, incluyendo la de las cadenas de restaurantes de comida extra-rápida, era tan alta que había bastante mercado que explotar para apañárselas. Tan solo la tasa de morbilidad por autismo en ese año había alcanzado la alarmante cifra de un niño autista por cada 20 nacimientos, de manera que cada niño que nacía, tenía una probabilidad de desarrollar ese trastorno entre los 12 y los 18 meses de nacido, de aproximadamente 5.5%. Las parejas ya no solían casarse protocolariamente como lo hacían todavía en las primeras décadas del siglo, y si llegaban a tener hijos, por la razón que fuera, se sabía que de cada 20 nacimientos que se registraran, uno de ellos iba a desarrollar autismo tarde o temprano, típicamente a los 15 meses, que coincidía con la edad a la que el sistema
de salud vigente obligaba a los  padres a vacunar a sus hijos.

CRACKEl presidente “electo” y ex-ídolo de la selección nacional de fútbol, había tomado las riendas de la nación y se había reelegido en cuatro ocasiones, pues el pueblo había dejado de votar al verse sometido por el poder que 20 años atrás, ese mismo “jugadorazo” había ejercido sobre la “hinchada”. Su predominio y riqueza material estaba en relación inversa con su riqueza cultural y espiritual, a juzgar por el número de libros que había leído a lo largo de su vida. Quizás a eso se debiera el que nunca tuviera ni la más remota idea de qué debía hacerse en materia de salud, ni en ninguna otra área. Puesto que los intereses creados por su partido debían ser afines a los que perseguían tanto la industria farmacéutica como las escuelas de medicina del país, todas las propuestas relacionadas con la salud que provenían de esas dos organizaciones eran invariablemente aprobadas por las dos cámaras legisladoras de su gobierno, de manera que los padres que tenían la mala fortuna de procrear un hijo con un sistema inmune deprimido, y que por lo tanto era propenso a desarrollar trastornos como el autismo, tenían que unirse y formar grupos para luchar contra todas las arbitrariedades y aberraciones del gobierno al que estaban sometidos.

A esos grupos de padres que se organizaban para curar de autismo y de otros trastornos nerviosos a sus propios hijos, todo el mundo los empezó a llamar “guerreros biomédicos”, una evolución natural de lo que a principios del siglo XXI se llegó a conocer como e-pacientes. Algunos intelectuales e historiadores contemporáneos al  CRACK , que era como todo el pueblo llamaba a este antiguo as del fútbol, escribían en los wikiperiódicos de la web 5.0, que comprendían hasta cierto punto el hecho de que sus padres y abuelos hubieran sido gobernados por antiguas estrellas de cine y televisión; pero que ahora les parecía absurdo que un ex-futbolista estuviera gobernando su país. En varios de sus artículos, hacían alusión a los comentarios que alguna vez hicieron en el año 2012, algunos conductores de la cadena de televisión más influyente del país, a propósito de que el acto de leer era completamente irrelevante a la hora de gobernar. Al RojoBlanco, uno de los escritores más sarcásticos y prolíficos de la década de los dos mil veinte, llegó a escribir que era como si la conductora en turno hubiera estado inyectando conjuros en su micrófono (bola) de cristal.

la novela continúaFelipe se dio cuenta de que Marichu estaba divagando, o al menos así lo consideró él, y trató de regresar al meollo del asunto que lo mantenía en suspenso; así que, aunque ya Marichu había enviado otros tantos caracteres cargados de quien sabe qué, seguido de un momento de reflexión, tecleó:
– A ver, vamos al grano, ¿ Qué le dijiste a Rubio para que ahora quiera hablar conmigo con tanto misterio?
– Que era un tarado al que le quedaba grande el puesto que tenía- tecleó Marichu como si fuera una máquina
– ¡ QUE QUE !. NO LA
– SI LA… JajajajajajajajajaJAJAJAJA -escribió Marichu riéndose
– Que burra eres, dime de una vez
– Está bien, ya, no te esponjes. Yo no hice nada. El nada más no supo que contestar cuando le demostré con un par de preguntas que le hice, que el Dr. Perón se equivoca al decir que, si los enfermos de esquizofrenia se alivian con niacina, vitamina C y otros suplementos, es gracias al efecto placebo y no a las sustancias ortomoleculares.
– Y cómo lo tomó.
– Pues comenzó a voltear para todos lados como para saber si los demás se habían dado cuenta que le estaba dando jaque mate.
– ¿Y sí se dieron cuenta los demás de que te estabas pasando de tueste?
– Ay pues no sé.
La novela continúa– Mugre Marichu, ya la regaste escuincla, este cuate seguro va ir a quejarse de ti con Perón . -y después de una pausa que a Marichu le pareció eterna- prosiguió: ¿Sabes qué?, que creo que ya te hiciste de un enemigo para toda la vida y se llama Rubio. Se me hace que de una vez voy a hablar con él antes de que la cosa se ponga más fea. – Marichu se apresuró a preguntar con su brillante teclado amarillo
– ¿Crees que me despida Perón si se entera?
– No sé. Bueno ya me voy. Tengo que hablar con Rubio antes de que vaya con el chisme.
– Ok, Bye -tecleó Marichu preocupada, y después de unos cuantos segundos de haber concedido a su mirada un viaje hacia la nada, se propuso captar al menos tres clientes en lo que quedaba de la tarde, para que en caso de que tuviera que rendir cuentas al Dr. Perón, pudiera tener algo con qué amortiguar su descontento.

La tarde comenzó a deslizarse sin mayores percances ni novedades, y Marichu no cejaba en su afán. Ya había podido concertar dos citas con el Dr. Cuarón, el especialista en esquizofrenia; pero quería seguir intentando para no dar lugar a una sola queja. De pronto, notó que en su pantalla plegable había aparecido una nueva entrada que decía: “Me urge un(a) guerrero(a) biomédico(a) que me ayude con mi hija. Hace dos días que no habla y golpea su carita contra el suelo, gritando con desesperación. Ya no se que hacer, estoy desquiciada”. Marichu deslizó sus grandes ojos de obsidiana ligeramente hacia la izquierda de su pantalla, buscando los datos de contacto de esa angustiada madre y pulsó el vínculo que subrayaba el sobrenombre MariRod. Los detalles del anuncio se desplegaron en una nueva ventana en donde pudo leer:

Autismo

Marichu volteó a su alrededor para cerciorarse de que nadie la estuviera vigilando, tomó su tableta y marcó el ID de la tableta que en ese momento estaba desplegándose ante ella. Los demás agentes que anteriormente habían estado compartiendo con ella el espacio del CAP, se habían retirado. Solo había un afanador que se esmeraba en dejar el lugar como si éste fuera una sala de operaciones. Sus ojos negros y más que abiertos, iban y venían de un lado a otro, desde su tableta hacia la pantalla a la que estaba conectada, hasta que terminó de marcar los 17 números. Esperando a que la que contestara fuera MariRod, suspiró profundamente, mientras sentía que su corazón le palpitaba inusitadamente.

autismo: guerreros biomédicos-Bueno?- se oyó la voz de María Luisa Rodríguez en el auricular de Marichu, al unísono con unos gritos que la pequeña guerrera supuso, eran los de una víctima más de la pandemia del 34, que era el nombre que los guerreros biomédicos le habían dado al autismo.
– Si, buenas tardes señora, mire, habla Maria de Jesús Loera, vi su anuncio en la Internet y me gustaría ayudarla.
– Discúlpeme un momento por favor,- dijo la que había usado el sobrenombre de MariRod en PacientMeet para colocar su anuncio. Marichu esperó a que la joven mamá que estaba al otro lado de la línea, le pidiera a alguien que le ayudara con la pequeña niña que sostenía en sus brazos.
– ¿A ver, ahora sí, dígame señorita, que se le ofrecía?- alcanzó a decir ya más calmada
– Si señora, perdón, ¿es usted la mamá que está buscando una guerrera biomédica para que vea a su niña?
– Ah sí sí… aquí es, yo soy. Ay señorita, verá usted, estoy muy angustiada, porque mi hija Caro está teniendo unos ataques horribles a cada rato, y no sé que le está pasando porque ya no me mira como antes. Se la pasa caminando de un lado a otro del patio, repitiendo continuamente palabras que ni entiendo, que más bien son sonidos guturales que nunca antes le había escuchado. Ya casi no habla…y pues…- MariRod no pudo continuar con su explicación. Su voz comenzó a quebrarse y de pronto las palabras dejaron de fluir cuando se dio cuenta que el tiempo se había detenido. novelaSintió cómo su cuerpo se congelaba mientras sus frágiles y muy delgados dedos rodeaban la tableta que le estaba permitiendo desahogar la angustia que venía arrastrando desde hacía casi una semana. Cuando definitivamente ya no pudo más, emitió un gemido que Marichu pudo identificar claramente como un llanto ahogado, retenido, que MariRod pensó delataba una madre pusilánime. La perturbación la hizo estallar al recordar cómo no hacía mucho, su pequeña Caro le sostenía la mirada y jugaba con su pelo largo casi hasta la cintura. Pensó que una madre guerrera no debía flaquear así ante ninguna adversidad, y mucho menos estando de por medio la salud de su hija. Extrañaba su carita alegre de mirada diáfana y traviesa.
Marichu, también un poco consternada y tratando de serenarla, murmuró:
– Ay señora, antes que nada quiero que sepa que no está sola. Yo estoy con usted – y dándole tiempo a que se repusiera, esperó pacientemente para que MariRod supiera que ya había alguien escuchando su problema.
MariRod aclaró su garganta y una vez habiendo enjugado sus lágrimas, prosiguió:
– ¿Perdón, qué dijo usted, que no estoy sola?
– Hasta el momento, eso es lo único de lo que estoy segura. Mire, en seguida le voy a indicar cómo puede descargar una receta en la que encontrará toda la información de los suplementos biomédicos con los que su hija se sentirá mejor. Como usted no me conoce, me imagino que ha de estar pensando que necesita más referencias para estar segura de que a su su niña no le va a pasar nada. Así que si gusta, le puedo decir cómo ingresar a la página de la APNA, para que pueda descargar la receta que le acabo de mencionar. Ahí usted verá otros casos como el suyo y podrá comprobar la seriedad con la que esos padres están investigando cómo curar a sus propios hijos. Ellos van a estar encantados de ayudarla porque quieren que una vez que usted termine de curar a su niña, forme parte de la asociación. ¿Le parece bien que hagamos eso?.
– ¿Y eso cuánto cuesta señorita… como me dijo que se llamaba?
– Me llamo Maria de Jesús pero todos me dicen Marichu. Le voy a dar los datos de contacto de mi mamá para que sea ella la que la atienda personalmente. Ella da consultas en la APNA, todos los días y el Id de su tableta es el… -¿tiene con que apuntar?- dijo Marichu, e hizo una pausa para dar tiempo a que MariRod buscara un lienzo digital en donde apuntar…
-Ah, si. Permítame -dijo MariRod, y después de menos de un minuto, continuó:
– Ya… a ver, cuál es?
– Bien, es el 01777-263-1938
Descargar receta– Ahora por favor, – siguió Marichu en un tono que transmitía seguridad- en su tableta, teclee por favor micromedix.me… y cuando entre a esta página, haga clic en “Descargar Recetas“… -esperó un poco y luego preguntó:
– ¿Ya la encontró?
– Sí sí, ya estoy en Descargar Recetas. ¿Y ahora qué hago? -inquirió MariRod
– Si explora más abajo va a encontrar una lista de padecimientos en orden alfabético. Cuando pulse en el botón de descarga, al final del renglón correspondiente a la leyenda que dice: Autismo, dos puntos, guerreros biomédicos bla-bla-bla, la página a la que usted va a ingresar le va a dar instrucciones precisas para realizar la descarga. No olvide concertar su cita, porque además de los suplementos que usted va a darle a Caro, ella necesitará dejar de consumir ciertos alimentos, como por ejemplo, los lácteos, el azúcar y todo lo que contenga gluten. Además, mi mamá va a hacerle varias preguntas con las cuales va a determinar si existe alguna otra intolerancia o posibilidad de que Caro esté intoxicada con mercurio o algún otro metal pesado. Si fuera necesario hacer algún estudio para detectar cualquiera de esas dos condiciones, ella le indicaría el tipo de análisis y el lugar a dónde tendría que llevar a Caro para que se lo hicieran.

Novela: personajesUna hora después de que Marichú había abandonado las instalaciones del CAP, Fernando Rubio, Felipe y el Dr. Perón, ya se habían reunido en las oficinas de la Dirección General del “Hospitalote”,  para discutir lo que debían hacer con ella. Rubio ya se le había adelantado a Felipe y le había dicho a Perón que sospechaba que la recién llegada podía estar infiltrándose para robarle clientes al “Hospitalote”, o usando los recursos del CAP para otros fines. Felipe se paseaba de un lado a otro de la oficina del Dr. Perón, juntando sus manos al tiempo que pisaba la flamante alfombra que cubría la mayor parte del piso de mármol. Por fin se sentó y se dirigió más en ese momento al Dr. Perón para extrernar su opinión sobre Marichu:

– No ER Doctor, a Marichu la conozco desde hace mucho y estoy completamente seguro que ella no haría algo así.
– ¿Y entonces porqué le está recomendando a esa madre desconsolada que mejor vaya con los guerreros de la APNA? -dijo Rubio en un tono irónico mientras jugaba con una liga que tenía entre los dedos de la mano.
– ¿Cuál madre desconsolada?, preguntó Felipe, inquieto.
– Mi querido Felipe, ¿que no sabes que en el CAP grabamos todas las conversaciones de nuestros agentes?
Felipe: personaje– ¿Esta usted diciendo que Marichu le dijo a uno de nuestros clientes que fuera mejor con los de la APNA?
– Bueno, no exactamente-contestó Rubio-; pero si se quedó tarde es casi seguro que estaba esperando una oportunidad para quedarse con al menos un cliente.
– ¿Y qué en toda la tarde no captó más clientes?
– Solo dos.
Llegados a ese punto, el mismo Felipe ya comenzaba también a dudar de Marichu. Sin embargo, todavía se animó a decir:
– Bueno, para ser novata no está mal. Dos es un buen número para una tarde en la que los demás agentes logramos captar cinco, en promedio.

Mientras Felipe y Rubio conversaban, Perón había estado sentado en su lujosa silla de ejecutivo, girándola lentamente con los pies y llegando en cada intento casi a los 90 grados, para después hacer la misma operación; pero en sentido contrario. ER doctor, como le decía Felipe, era un hombre corpulento, de baja estatura, calvo, de facciones toscas y apiñonadas, que a primera vista aparentaba ecuanimidad. Cuando se trataba de establecer contactos, les hacía creer que tenía buen carácter, pues solía hacer bromas para romper el hielo o limar asperezas cuando las cosas no salían como él esperaba. Para él, los Doctor Perónpacientes primero eran clientes, antes que seres humanos, y cuando alguno de ellos intentaba sugerir algo que pudiera no estar muy de acuerdo con su tratamiento, o externar alguna inconformidad respecto a los medicamentos que prescribía, sus comentarios podían ser desde displicentes, hasta ofensivos e hirientes. En la época en la que Felipe trabajaba como visitador médico para los laboratorios ProMental, le contó a Marichu que una vez, mientras esperaba a Perón para hablarle de un medicamento que prometía ser la mejor solución para el autismo, alcanzó a escuchar que los padres de un niño autista querían restringir la dieta de su hijo,  porque los lácteos, el gluten y el azúcar, lo ponían peor. Aunque al principio alcanzaron a decir todo eso, no los dejó terminar, pues cuando comenzaron a hablarle de enzimas, levaduras y  cándidas intestinales, el ER Doctor los paró en seco, diciéndoles que ellos no tenían idea de lo que significaban esos términos, ya que si por ejemplo, un niño llegaba a tener una de esas cándidas, tendría que ser internado en una unidad de cuidados intensivos, sin tener la más mínima oportunidad de volver a casa. Al evaluar sus opciones, los padres prefirieron pagar sus honorarios y retirarse pacíficamente sin decir ni una palabra más. Varios de sus subalternos no lo bajaban de prepotente, soez y corrupto. El CRACK no le tenía en buena estima, porque ya en varias ocasiones había tenido que hacer ciertas concesiones en beneficio de Perón, que al presidente no le redituaban nada. Así estaban las cosas durante la pandemia del 34.

Perón por fin se levantó de su silla giratoria y exclamó:
– Felipillo, quiero que le digas a esa superpeque que quiero hablar con ella.
– Ok Doc, cuándo quiere usted que venga… Yo le digo
Rubio intervino, como queriendo mediar la situación, aunque lo que en realidad estaba buscando era una dulce venganza.
– Doctor, para que se complica usted , yo puedo manejar la situación, no creo necesario que usted pierda su tiempo en nimiedades. La chavita es muy lista y con un poco de entrenamiento puede ser muy productiva. Déjemelo a mi

Rubio maquinandoRubio se quedó maquinando su plan de ataque. De cómo le haría ver su suerte a esa guerrera que le había hecho pasar un mal rato y lo había puesto en ridículo enfrente de todo su personal. Todavía no asimilaba cómo era que esa damita lo hubiera podido atrapar de esa manera. Se sentía impotente ante una cosa tan insignificante y eso era precisamente lo que le molestaba. Necesitaba desmostrarle a los demás y así mismo, que alguien con tan poca experiencia no podía ser mejor que él, aún cuando se tratara de vitaminas y minerales. Tenía que haber algo que él pudiera hacer para “bajarle los humos”, antes de que Perón la despidiera, porque de otra manera, él podría convertirse en el hazme reír del CAP.

A pesar de la sugerencia de Rubio, poco antes de cerrar la puerta de su despacho por fuera, Perón gritó:
– ¡ RUBIO. Dígale a esa guerrera que quiero que esté aquí mañana a las 9 en punto. Y PUNTO!

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 6 de abril de 2015

¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


Recuerde que usted puede influir en el desenlace de esta historia, colaborando para determinar, por ejemplo, lo que Rubio está tramando hacerle a Marichu, lo que le dirá Perón al día siguiente, etc. A la mejor usted no quiere que ella pierda su empleo, o bien prefiera que Marichu se una al movimiento de los guerreros biomédicos… en fin, déjenos por favor su comentario para que nos diga cómo le gustaría que se dieran las cosas y qué padecimiento o trastorno quisiera se tratase en el próximo capítulo, para que nosotros desarrollemos la historia de acuerdo con sus deseos. Premiaremos con una consulta (sin ningún costo), a aquél coautor que, a juicio de los demás participantes, sea el que haya aportado los mejores comentarios tanto para el desarrollo de la trama (segundo lugar), como para un emocionante desenlace (primer lugar).


4 comentarios

Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes

En esta entrada demostraré cómo es que una terapia cognitiva, una buena alimentación, una adecuada desintoxicación y un conjunto de suplementos nutricionales, pueden acelerar la recuperación de un paciente, y cómo una persona saludable, puede mejorar su inteligencia emocional con nootrópicos naturales.

agresividadSi con la función Ctrl+F, usted explorara en la web, o inspeccionara con Adobe Reader cualquiera de las obras de Daniel Goleman, Aaron Beck, o Howard Gardner, buscando palabras clave como vitamina, serotonina, triptófano y omega-3, tendría dificultades para encontrar coincidencias. Al parecer, ninguno de ellos ha considerado que la agresividad, la ira, el mal humor, la hiperactividad, la falta de atención y demás trastornos de la personalidad, puedan ser consecuencias de una nutrición deficiente.

En principio, la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) y las microdosis de plantas medicinales no están contraindicadas en ninguna de las terapias psicogénicas conocidas, sino por el contrario, una terapia psicogénica puede verse complementada y potenciada con sustancias activas de plantas medicinales y unas buenas dosis de minerales, vitaminas, aminoácidos, nootrópicos naturales y ácidos grasos esenciales.

creenciaEn mi artículo sobre “El efecto placebo y los poderes curativos de la nutrición“, expuse varios casos reales que demuestran lo determinantes que pueden llegar a ser las convicciones (creencias muy arraigadas) en el resultado de un tratamiento, y cómo las creencias limitantes pueden ser modificadas en creencias positivas para conseguir un efecto placebo. En esta entrega ahondaré más sobre la terapia psicogénica que a mi juicio produce mejores resultados y aportaré algunas sugerencias nutricionales a base de suplementos, para darle una orientación más holística a las terapias psicogénicas en general.

Para los efectos de esta entrega, la fórmula mejorada para la curación viene dada por:
Curación = nutrición + desintoxicación + creencias positivas
en donde nutrición = alimentación + suplementación y
suplementación = vitaminas + minerales + aminoácidos + ácidos grasos + microdosis de plantas medicinales.

posibleSiempre que existan creencias negativas, recurriremos a la terapia cognitiva para transformarlas en positivas, a fin de que nuestra ecuación se satisfaga. Así, la presente propuesta la estaré dividiendo en tres partes: el aspecto cognitivo, las neurotoxinas y el déficit de nutrientes, tanto en personas sanas como enfermas. En cuanto al aspecto cognitivo, identifico dos piezas fundamentales para conseguir el alivio de un paciente. Se trata de sus creencias negativas o limitantes, y de las técnicas para transformarlas en positivas.

En general, existen tres caminos viables para modificar las creencias de una persona: la que hace uso de una experiencia sensorial directa; la metáfora isomorfa, o simplemente cuento análogo; y  el cuestionamiento socrático que emplea la terapia cognitiva-conductual de Aaron Becker [1], conocido en el ambiente de la programación neurolingüistica (PNL) como metamodelo del lenguaje ([2] y [3]).

terapeuta
La experiencia sensorial directa presenta algunos inconvenientes, porque a nadie le gusta que le demuestren con hechos irrefutables que está equivocado. Los pacientes pueden irse al extremo y pensar que fueron muy tontos por haberse aferrado a esa convicción que tanto defendían y que ahora incluso menosprecian, luego de haber visto, escuchado y palpado, la experiencia directa. Dos contextos en los que ésta técnica puede ser no solo válida, sino hasta necesaria, son los campos legal y científico. Sin embargo, no suele ser muy terapéutica, ya que puede herir la susceptibilidad de muchos pacientes.

En cuanto a la metáfora, para que ésta surta efecto, se necesita ser más que un terapeuta, un muy buen orador, o un motivador del tipo que persuade con el mismo enfoque que utilizan los libros de autoayuda.
En el campo de la educación o la capacitación de personal, las analogías y cuentos siempre han sido un buen recurso; pero en terapia, requeriría que el especialista contara con un amplio repertorio de anécdotas, fábulas o historias basadas en hechos reales, para lograr persuadir a un paciente de que tiene que cambiar sus creencias limitantes.
Lo anterior nos lleva a inclinarnos por la terapia cognitiva-conductual, no solo en los casos de trastorno mental, sino en aquellos en que las creencias limitantes habrán de modificarse para que la mente controle la sintomatología y detenga el desarrollo de cualquier otro tipo de enfermedad (efecto placebo).

terapia congnitivaEl cuestionamiento socrático debe su nombre al gran filósofo griego Sócrates, quien a base de preguntas inteligentes, lograba que sus interlocutores comprobaran la veracidad/falsedad de sus aseveraciones o la validez de las creencias de aquellos a los que cuestionaba. Cuando un terapeuta logra que un paciente modifique la creencia de que su enfermedad es incurable o de que la convicción limitante que tiene respecto a su trastorno es falsa, y lo hace de tal manera que es el mismo paciente el que llega a esa conclusión mediante una respuesta que da a una pregunta formulada por el terapeuta, se dice que ha tenido lugar un descubrimiento. Con sus preguntas, el terapeuta guía al paciente a que sea él el que descubra la verdad, sin darle una solución o emitir su opinión sobre el asunto que aqueja a su consultante.

A lo largo de este proceso de pregunta-respuesta, el terapeuta procurará ponerse en los zapatos de su paciente; pero no de la forma en la que la mayoría de la gente acostumbra a hacerlo, exteriorizando su sentir con frases del tipo “¡Ay, pobre, cómo te entiendo, a mi me ha pasado lo mismo!”, sino como lo enuncia el filósofo danés Sören Kierkegaard en una de sus prodigiosas obras intitulada Mi Punto de Vista, en la que al pie de la letra dice: “Este es el secreto del arte de ayudar a los demás. Todo aquel que no se haya en posesión de él, se engaña cuando se propone ayudar a los otros. Para ayudar a otro de manera efectiva, yo debo entender más que él; pero, ante todo, sin duda debo entender lo que él entiende. Si no sé eso, mi mayor entendimiento no será de ninguna ayuda para él […]. La instrución empieza cuando tú, el maestro, aprendes del aprendiz, te pones en su lugar de modo que puedas entender lo que él entiende y de la forma en que él lo entiende”.  ([4], págs. 38 y 39). Aunque está muy claro que Kierkegaard se está dirigiendo al maestro, creo que también a los terapeutas nos vendría bien ese saco, si dispusiéramos de las virtudes que se requieren para llenarlo. Sin duda, vale la pena intentarlo.

Aaron T. BeckUna de las características más atractivas de la terapia cognitiva conductual de Aaron T. Beck (izquierda) , es que se concentra más en los aspectos positivos y cualidades de los pacientes ([1], págs. 26-27), que en sus puntos débiles (defectos). Hay maneras de hacer que alguien responda mejor a los experimentos de comportamiento que usa la terapia cognitiva para evidenciar que una determinada convicción limitante carece de fundamento. Una de ellas es el reencuadre, y lo usa el terapeuta para hacer que el paciente perciba como algo favorable, aquello que en un principio era desde su punto de vista, un defecto o inconveniente.

Más adelante profundizaré más en cómo los defectos pueden concebirse como cualidades poco desarrolladas, a fin de que el terapeuta se haga una idea de cómo puede conseguir una mayor colaboración del paciente en su propia recuperación (alianza terapeuta-paciente).
Otro de los atractivos de esta terapia es que se enfoca más en el aquí y en el ahora, dándole importancia a los problemas pasados, solo cuando el mismo paciente es quien lo sugiere. Pocos son los pacientes que ven con buenos ojos, el que alguien insista en que puede haber algo enterrado en su pasado, que pueda estar afectando su comportamiento en el presente. Hurgar en acontecimientos pasados para encontrar la raíz de un problema, podría ser aconsejable en contados casos, como podrían ser un acoso sexual durante la niñez, un trauma ocasionado por un accidente, una antigua enfermedad, etc.

Cavallé MónicaComo yo lo veo, más que una técnica, el cuestionamiento socrático  es un arte, y junto con los demás principios de la terapia cognitiva, puede ayudarnos a mejorar la inteligencia emocional de personas que aparentemente están sanas, y digo aparentemente porque eso de estar sano o enfermo, va a depender de cómo midamos el nivel de salud de una persona. Parecería que hay niveles de salud, y no personas totalmente enfermas o completamente sanas.
De acuerdo con Mónica Cavallé, la salud y la enfermedad no son opuestos, como tampoco lo son la luz y la oscuridad, o el frío y el calor. Partiendo de las enseñanzas de Heráclito y de la sabiduría hermética, Cavallé nos enseña que los opuestos son en realidad idénticos.

Basándose en este principio, Cavallé concluye que solo tenemos cualidades, y que nuestros defectos son solo expresiones limitadas, torpes o inexistentes de nuestras cualidades [5]. Ella por ejemplo, define la timidez como una expresión limitada de nuestra autoafirmación, el egoísmo como una manifestación muy parca de nuestra capacidad de amar, y la enfermedad como una manifestación de una salud mermada. De acuerdo con esto, a mi me parece que así como en un tiempo fue un error calificar a las personas minusválidas como discapacitadas, también lo es el referirse a ellas como personas con capacidades diferentes, pues de acuerdo con Gardner y su teoría de las inteligencias múltiples, todos, y absolutamente todos somos seres humanos con capacidades diferentes, es decir, con cualidades desarrolladas en menor o mayor grado, para estar en consonancia con Cavallé.

Si usted está de acuerdo con esta Howard Gardnerexcepcional filósofa, con Gardner (derecha), con Goleman y con su servidor, entonces confío en que también estará de acuerdo en que un ser humano con tendencias manifiestas de agresividad podría ser considerado como “poco menos que sano”, esto es, como un individuo con poca inteligencia emocional. Ahora bien, ¿cómo calificaría usted a una persona con trastorno de ansiedad?. ¿Opinaría que está enfermo solo porque un grupo de excelentísimos señores de bata blanca estadounidenses así lo decidieron? (ese grupo tan singular de individuos existe y se llama Asociación Americana de Psiquiatría).

Y siguiendo hacia abajo en la “escala de inteligencias”, ¿diría usted que un niño con Trastorno con Falta de Atención por Hiperactividad (TFAH) está realmente enfermo?. ¿Y el paciente diagnosticado con esquizofrenia, lo está? y si lo está…¿es menos inteligente que el niño con TFAH?.

bullingApliquemos los principios filosóficos de Cavallé y construyamos una escala hipotética de salud, en la que esos cuatro “pacientes” diagnosticados con agresividad, ansiedad, TFAH y esquizofrenia, queden catalogados como “poco menos que sano”, “medio sano”, “muy poco sano” y “nada sano”, respectivamente. ¿Acaso el marido que violenta a su pareja a patadas y puñetazos es más sano que el joven que se aísla de familiares, amigos y vecinos a causa de la estigmatización que todos ellos ejercerán sobre él, cuando en contra de su voluntad, escuche las voces de sus falsos demonios internos?.

Cualquiera que sea nuestra respuesta, en ambos casos la causa casi siempre es un déficit de nutrientes y/o un exceso de neurotoxinas en el cerebro, y si alguien tuviera que responder por sus actos, sin duda sería el agresor. Si bien este último merecería ser condenado por semejante conducta, haríamos bien en reflexionar un poco más, en tanto que no sabemos si ha dependido de él, el haber contado con una nutrición y una educación adecuadas. Epicteto nos enseñó que en la vida hay cosas que dependen de nosotros y otras que no: “de nosotros dependen el juicio, el impulso, el deseo, el rechazo y, en una palabra, cuanto es asunto nuestro. Y no dependen de nosotros el cuerpo, la hacienda, la reputación, los cargos y, en una palabra, cuanto no es asunto nuestro.” [6].

San Francisco de AsísCon seguridad el agresor de nuestro ejemplo jamás logró escuchar la oración de la serenidad atribuida a San Francisco de Asís; pero usted quizás sí la recuerda: “Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia”. Veamos.
Daniel Goleman sostiene que el acto de agredir a otra persona está relacionado con la capacidad de autocontrol que uno tiene; dicho de otra forma: nuestro comportamiento dependerá del grado o nivel de inteligencia emocional que tengamos para ejercer dicho autocontrol [7]. En principio, parecería que el agredir a un semejante sí depende de nosotros.

¿Y el joven que en nuestro ejemplo ha sido diagnosticado con esquizofrenia, puede tener el mismo autocontrol que el agresor, como para evitar violentar a un semejante, cuando las voces que está escuchando le están ordenando que lo haga?. Aquí hay una situación en la que las técnicas de la inteligencia emocional no tendrían mucho que aportar. ¿Por qué?

mercurioPorque en este caso el joven con esquizofrenia carece de autocontrol, ya que no posee la sabiduría de San Francisco de Asís como para reconocer la diferencia entre lo que puede cambiar (la realidad) y lo que no depende de él (las voces que escucha). Tan sencillo como eso. ¿Y que va hacer entonces este joven?. Él nada. Necesitará el apoyo de sus padres o de un ser querido para nutrirlo y desintoxicarlo, porque también es muy probable que los niveles de algunos de los metales pesados que hay en su cerebro se hayan disparado.

Los metales pesados como el mercurio, el plomo que proviene de los tubos de escape de los motores a gasolina, el cadmio que tienen los cigarros, el cobre de las tuberías de agua que llega hasta nuestros hogares, y el aluminio de algunos utensilios domésticos, son todos ellos elementos que van a afectar de manera importante nuestro cerebro y por ende, la forma en la que nos comportemos.

Metales tóxicosExisten estudios que apoyan la hipótesis de que las neurotoxinas de los metales pesados, están muy correlacionadas con la conducta antisocial y delictiva. En su “Nutrición Óptima para la Mente” [8], Patrick Holford menciona los hallazgos de varios investigadores, entre los que se encuentran R. Freeman, Herbert Needleman, G. Thompson y Richard Pihl, que dan luz sobre la influencia que pueden llegar a tener estas toxinas en nuestra conducta. Tan solo para darnos una idea, Holford comenta en la página 322 del capítulo 30 de la obra citada, que los niveles de neurotoxinas necesarios para producir un efecto sobre el comportamiento, son de alrededor del 1% del nivel requerido para ocasionar síntomas físicos. Eso significa que no se Minerales en cabellonecesita mucho plomo, cobre y mercurio, para hacer estragos a la hora de socializar con nuestros semejantes, cuando lo único que hemos llegado a percibir ha sido un dolor de cabeza o de estómago ocasionado por un ambiente contaminado y/o un alimento transgénico. Existen análisis de laboratorio (pulse sobre las imágenes adjuntas) con los que se puede conocer los niveles que hay en nuestro organismo, tanto de metales pesados como  de minerales. Estos se obtienen a partir de una muestra de cabello y los resultados del examen nos sirven para identificar qué nutrientes están bajos, y cuáles son las neurotoxinas que nos están trastornando.

alimentos chatarraY en lo que toca a las neurotoxinas alimentarias (comida chatarra), pues cómo obviar sus efectos sobre el comportamiento de muchos niños, niñas y jóvenes a quienes les sería imposible renunciar a esa serie de frituras adobadas, doritos, toreadas, “takis”, chips sabor fuego y a la diabla, “flamin’ hot”, y bueno, creo que ya no necesito seguir porque probablemente usted ya conoce los demás nombres de la lista, sobre todo si su niño(a) va a la escuela secundaria. ¿Sabe usted que tienen en común todos esos venenos legales disfrazados de botanas, producto de la insaciable industria alimentaria?. Los resultados de mi investigación revelaron que la mayoría de los productos que mencioné contienen, cuando menos:

Glutamato Monosódico (GMS) : el saborizante aditivo-adictivo ideal para inducir el consumo reiterado del producto objeto de venta, al cual se debe el popular slogan “a que no puedes comer solo una”. Puede causar hiperactividad (TFAH del niño de nuestro ejemplo) y una opresión severa facial o en el pecho, parecida a la sensación que precede a un infarto. Se han reportado casos de asma y jaquecas severas, así como ataques epilépticos en niños sensibles al GMS. Estudios en roedores revelaron daño en sus cerebros [9].
Las envolturas de todos esos alimentos procesados, podrían incluir nombres de sustancias aparentemente diferentes, como por ejemplo extracto de levadura, maltodextrina, proteína hidrolizada, caseínato de sodio, glutamato mono-potasio y proteína de soya texturizada. Todos ellos no dejan de ser GMS [10].

Glutamato Monosódico Tartrazina (E102)
: colorante artificial para darle ese tono amarillento a todos esos productos basura e identificado en la literatura biomédica como principal desencadenante de TFAH en infantes. Se usa también para darle color a los refrescos embotellados. Si se consume con regularidad, la tartrazina también podría provocar sofocación, debilidad, sensación de calor, palpitaciones, visión borrosa, prurito y urticaria [9]. ¿Hasta parece la lista de los efectos secundarios de un fármaco, no es cierto?. De manera que no deje de leer las envolturas de los productos que su hijo está consumiendo, como hice yo con las que recogí del cesto de basura que había en la casa del niño motivo de mi investigación, a quien estaré dedicando este caso de estudio y a quien debo felicitar también por poner parte de “la basura en su lugar”, a pesar de que la otra parte se la esté zampando.

azúcarAzúcar, carbohidratos y edulcorantes: el azúcar es altamente adictiva y todo lo que termine convirtiéndose de súbito en glucosa, da lugar a una inestabilidad en los niveles de azúcar en la sangre. A la larga, el aumento y descenso continuo de dichos niveles, trae consigo una tendencia a desarrollar hipoglucemia (niveles bajos de glucosa), que a su vez redunda en comportamientos violentos, anti-sociales y delictivos. Ensayos clínicos realizados en el sistema penitenciario de los EUA, demostraron que cuando se suspendía o disminuía la cantidad de carbohidratos y de azúcar contenida en la dieta de los presos, bajaban también las agresiones y los índices de criminalidad [8].

De acuerdo con Holford y Lawson, “una dieta con un alto contenido en azúcar e hidratos de carbono refinados constituye otro factor que reduce la inteligencia. Unos investigadores del Massachussets Institute of Technology, descubrieron que a mayor ingestión, menor coeficiente intelectual. En efecto, la diferencia entre los que ingerían grandes cantidades de azúcar y los que tomaban cantidades menores se situó en 25 puntos. El azúcar tiene también su papel en las conductas agresivas, la ansiedad, la hiperactividad, el déficit de atención (TFAH), la depresión, los problemas relacionados con la comida, la fatiga, las dificultades de aprendizaje y el síndrome premenstrual” [11]. Las siglas TFAH y los paréntesis son míos.
A partir de la “información nutrimental” que había en las envolturas de los productos que este muchacho de 13 años acostumbra comprar, a quien llamaré “chamaco” de aquí en adelante, me di cuenta de que todas esas frituras contenían azúcar. Uno pensaría que siendo una botana salada que pica como lumbre, no tendría porqué contener azúcar.

No adicción a los alimentos procesadosconforme con volver adictos a los chamacos con el GMS, la idea del fabricante de esa basura, es potenciar con azúcar los efectos de ese aditivo, a fin de reforzar la adicción a su producto y aumentar así el volumen de sus ventas. Y si a todo eso le agregamos carbohidratos en cantidades industriales, a sabiendas de que los cuerpitos de esos chamacos van a convertir todos esos carbohidratos en glucosa, lo que se tiene es un número muy respetable de clientes cautivos, hostiles, obesos y de bajo coeficiente intelectual, en una prisión de azúcar.

Así funciona la industria de los alimentos procesados. ¿O habrá todavía alguien que atribuya la predisposición al bullying, exclusivamente a los contenidos violentos de la televisión, los videojuegos y/o al nivel socio-económico de esos niños cautivos? Y eso que todavía no hemos mencionado los refrescos de cola con alto contenido de aspartame y cafeína, que acaban volviendo adictos no solo a los jovencitos, sino a los adultos también. Para allá vamos.

aspartameEl aspartame, cuyo ingrediente clave es el aminoácido fenilalanina, también se emplea mucho en la industria de las bebidas (todos los refrescos “light” lo contienen), los alimentos industrialmente dulcificados y los edulcorantes artificiales (Nutrasweet, Splenda, Equal, Canderel, etc.). Experimentos con ratas de laboratorio han demostrado que el aspartame ocasiona que los niveles de fenilalanina en el cerebro se dupliquen, y que éstos se multipliquen cuando se suministran junto con carbohidratos. Esta combinación sinérgica hace que los niveles de tirosina asciendan de manera alarmante, que es lo que ocasiona que los niveles del triptófano cerebral bajen y que culmina en un comportamiento agresivo [9]. La tirosina es un aminoácido que si se suministra en dosis ortomoleculares en ausencia de aspartame, produce un efecto completamente diferente, ya que se sabe posee una acción terapéutica que motiva [11], ideal para las personas que carecen de incentivos para continuar con un proyecto de vida o desempeñar alguna encomienda.

Hay también niños, jóvenes y posiblemente adultos, aunque éstos últimos en menor grado, que podrían presentar intolerancia a algunos alimentos. En la mayoría de las fuentes consultadas encontré que hay básicamente tres alimentos que si bien no representan un serio problema para muchos, para aquellos que han desarrollado intolerancia a éstos, pueden resultar nefastos. Me refiero a los lácteos, a todos los que contienen gluten y una vez más, al azúcar: el enemigo de todos los niños y de todo el mundo. Independientemente de que edad tenga o de si es usted hombre o mujer, hágase un gran favor: deje de consumir azúcar.

Y cuando digo azúcar quiero decir pasteles, exceso de aúcaresdonas, chocolates, caramelos, helados, refrescos (sodas), pan de dulce, miel de abeja, jarabe de maple, miel de piloncillo, galletas, etc. ¿Y que no hay algún sustituto natural para endulzar nuestros alimentos, que no perjudique nuestro cerebro? Conozco tres opciones: el xilitol, la planta stevia y la glicina.
Sé, por los muchos casos de esquizofrenia atendidos por el doctor Abram Hoffer [13], y por los que hemos atendido en la Fundación MicroMédix, que tan solo con suspender la ingesta de azúcar, gluten y lácteos, los pacientes mejoran.

Concretamente, en el segundo caso de éxito de esquizofrenia que estuvimos atendiendo en el 2014, el joven C, cuya identidad no revelaremos por obvias razones, probó unos dulces poco antes de terminar el tratamiento, pensando que como ya se sentía bien, no debería haber ningún problema. Cuando el papá de C nos llamó desde la Ciudad de México para comunicarnos que su hijo había sufrido una recaída, comenzamos a investigar lo que podía haber sucedido y fue entonces cuando encontramos a nuestro enemigo acérrimo, el azúcar, culpable del delito en primer grado, pues de acuerdo con nuestra conversación telefónica, C había comenzado a escuchar voces de nuevo,
poco rabiadespués de su “dulce experiencia”.

Por supuesto no todas las personas desarrollan el mismo nivel de intolerancia que C, y probablemente usted no esté en riesgo de padecer una enfermedad como la esquizofrenia; pero si le dan ganas de darle con el sartén a su pareja, estalla a la menor provocación, anda de mal humor todo el día y se altera porque la perra de la vecina no para de ladrar, puede que sea hora de modificar sus hábitos alimenticios, suspender la ingesta de toxinas, y porqué no, analizar la posibilidad de evitar el consumo de alguno de estos tres últimos “alimentos”, a fin de ir descartando posibles intolerancias a alguno de ellos, intentando primero con uno, luego con otro, y así hasta determinar cuál de ellos es el que está generando el problema.

Analicemos un poco más de cerca el caso concreto del chamaco motivo de la presente investigación, cuyo diagnóstico no es precisamente un TFAH, pues como he dicho en otras ocasiones, esa enfermedad la inventó la Asociación de Psiquiatras Americanos (APA) en contubernio con la industria farmacéutica, para promover la venta de estimulantes como el Ritalin. No obstante, sí es necesario atenderlo debido a que si se deja pasar más tiempo, la situación podría empeorar y terminar en un comportamiento hostil, que a la larga podría acarrear problemas de índole social o hasta judicial. El resumen de su historia clínica es el siguiente:

hiperactividadNiño de 13 años con problemas de estreñimiento, a quien no le gustan las verduras, las frutas ni las semillas. Le gusta el espagetti (gluten) con crema, las enchiladas, los tacos al pastor y de suadero; el arroz, la carne enchilada, los chilaquiles verdes con pollo y de vez en cuando se termina una sopa de verduras. Le encantan las frituras repletas de GMS, tartrazina, azúcar y carbohidratos, la salsa “Valentina” y los lácteos. Es rebelde y difícilmente pone atención cuando se le habla y si se le pide un favor, termina haciéndolo a regañadientes. Su madre recibe citatorios de sus maestros por conflictos frecuentes con sus compañeros, quizás porque su humor es muy variable, pudiendo ir desde una rabieta, hasta un estado de euforia total.

Es aficionado a los videojuegos y al fútbol; despliega una gran creatividad cuando practica el origami y posee una singular destreza para primero acorralarte, y luego darte “jaque mate” en el ajedrez.
Lo que vamos a recomendar a los padres de este chamaco, además de todo lo comentado anteriormente en relación a la alimentación y la desintoxicación, es una buena suplementación a base de ácidos grasos omega 3, suficientes dosis ortomoleculares de zinc, ácido fólico, vitamina C y complejo B, también en dosis ortomoleculares (recuerde que “orto” significa correcto). Y para cerrar con broche de oro, cloruro de magnesio o carbonato de magnesio en caso de que el cloruro produzca exceso de acidez estomacal (gastritis).

hiperactividadLas investigaciones del Dr. Tomohito Hamazaki, de la Universidad de Toyama, Japón, indicaron que los ácidos grasos omega-3 ayudan a controlar la cólera y la hostilidad [8]. Hay estudios en donde se han encontrado correlaciones de niveles bajos de zinc con conductas irritables, tristes, hoscas y con posibles comportamientos hiperactivos ([14] y [15]). Siendo el zinc un antagonista de los metales pesados, no debería subestimarse su capacidad para desintoxicar el organismo. Hay multivitamínicos del complejo B que no van a hacer una gran diferencia, a menos que encuentre un suplemento que tenga como mínimo 100 mg. de cada vitamina del grupo (véase receta).

Necesitará usted ácido fólico para producir sinergia con este conjunto de vitaminas, sobre todo si necesitara agregar la B12, cuando su chamaco esté pasando las de Caín a causa de un síndrome de abstinencia (en caso de haber suspendido la ingesta de algún medicamento antipsicótico).

Descarte todos esos multivitamínicos que multivitamínicos solo traen unos cuantos microgramos de “chorrocientos” minerales y vitaminas, como los que ha visto en las farmacias convencionales, que para lo único que sirven es para inflar los bolsillos del Dr. Simi. De por sí, cuando se tiene un cuadro agudo de ansiedad o un trastorno de hiperactividad más serio, las vitaminas de este grupo no suelen ser muy eficientes administradas por vía oral, así que en casos como éstos, dará mejor resultado cualquiera de las otras vías de administración: intramuscular, intravenosa o intranasal. Para obtener el mayor beneficio posible, la vitamina C y el cloruro de magnesio, al igual que el resto de los demás suplementos, deberán administrarse junto con los alimentos y usando las dosis apropiadas (ver receta).

Resumiendo: la intolerancia a algunos alimentos, las neurotoxinas de algunos metales pesados, los aditivos de los “alimentos” procesados, el azúcar, el déficit de nutrientes, los bajos niveles de ácidos grasos esenciales (omega-3) y la tendencia a desarrollar hipoglucemia, son factores que predisponen a la agresividad, la hostilidad recurrente (bullying), al trastorno con falta de atención por hiperactividad (TFAH), a la ira y al mal humor.

iraConcluyendo:
1) La enfermedad mental puede concebirse como un nivel de inteligencia disminuido y no como un defecto. Todos somos seres humanos con capacidades diferentes y nadie debería estigmatizar a aquellos que no han podido expresar su inteligencia, porque no ha dependido de ellos.

2) Las carencias de nutrientes y el nivel de neurotoxinas en nuestro cerebro determinan, en menor o mayor grado, el nivel de expresión de nuestra inteligencia.
3) De nosotros depende el cambiar nuestros hábitos alimenticios para aumentar nuestra inteligencia emocional, así como recurrir a una terapia para aumentarla, desde un nivel inferior (agresión/ira), hasta uno superior (muy buen humor).

Y a propósito de buen humor, lo mejor que podemos hacer para mejorarlo es tomar nootrópicos naturales. Cualquiera que ande desanimado, alterado por el tráfico citadino, sin un proyecto de vida que le entusiasme, o decepcionado, puede beneficiarse de estos suplementos. Hay a quienes les ha cambiado el día en cuestión de horas, y a veces hasta en minutos. Hay también a quien le ha cambiado la vida en cinco meses, como fue el caso de C, el joven de 24 años al que me refería yo en párrafos anteriores y a quien perturbaban las voces que escuchaba frecuentemente.
Descargar archivo PDF

 

recetaHace más o menos unos seis meses, la mamá de C, ahora amiga entrañable de la familia MicroMédix, nos decía durante la que fue la penúltima consulta, que notaba a su hijo cambiado, como si hubiera sido “remasterizado”, en el sentido de que su comportamiento era aún mejor que como había sido antes de haberse enfermado. Algo similar sucedió con la mamá de KS, una niña de Tampico, Tamps. con síndrome Down y 4 años de edad, que a los pocos meses de haberla comenzado a tratar con microdosis de plantas medicinales y proteína de suero de leche (triptófano, cisteína y tirosina en cantidades apropiadas), comenzó también a sentirse mejor. En palabras de la misma autora de sus días: “ya no se enferma tan seguido”.
El tratamiento completo que le ayudará a mejorar su inteligencia emocional, los nombres de los nootrópicos que pueden hacer de usted una mejor persona, así como sus dosis y modos de administración, los podrá encontrar en la Receta para la Inteligencia Emocional (izquierda).

“La cólera es una ráfaga de viento que apaga la lámpara de la inteligencia”… Robert Ingersoll
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 6 de febrero de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Cognitive Behavior Therapy : basics and beyond. Judith S. Beck.–2nd edition. The Guilford Press.
[2] Persuasión. El poder excepcional. María del Carmen Madero. Editorial Vergara
[3] Hágame Caso. Técnicas de persuasión para la vida cotidiana. Rafael Sábat. Santillana
[4] Mi Punto de Vista. Sören Kierkegaard. Aguilar, Madrid. 1988
[5] La Sabiduría Recobrada. Filosofía como terapia. Mónica Cavallé. Ediciones Martínez Roca. 2006
[6] Enquiridión (manual). Epicteto. Anthropos Editorial. 2004
[7] Inteligencia Emocional. Daniel Goleman. Kairos. 1996
[8] Patrick Holford. Nutrición Óptima para la Mente.  La Medicina Nutricional y Ortomolecular Aplicada a la Salud y el Equilibrio Mentales. Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona
[9] The Adverse Effects of Food Additives on Health: A Review of the Literature with Special Emphasis on Childhood Hyperactivity. Tuula E. Tuormaa. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 9, No. 4, 1994.
[10] http://www.vivesanamente.com/veneno-autorizado-glutamato-monosodico-gms/
[11] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona.
[12] ¿Pueden las Vitaminas Curar el Alcoholismo?. Tratamiento Ortomolecular de las Adicciones. Dr. Abram Hoffer y Dr. Andrew W. Saul. Editorial Sirio. 2009.
[13]   Orthomolecular Treatment of Schizophrenia. A. Hoffer, M.D., Ph.D., F.A.P.A. http://orthomolecular.org/library/jom/1972/pdf/1972-v01n01-p046.pdf
[14] Ward NI, Soulsbury KA, Zeittel VH, et al: The influence of the chemical additive tartazine on the zinc status of hyperactive children – A double-blind placebo-controlled study. J Nutr Med, 1:51-57,1990
[15] Moynahan EJ: Zinc deficiency and disturbances of mood and visual behavior. The Lancet, 1:91 1976.
[16] Nutritional Influences on Aggressive Behavior. Melvyn R. Werbach, M.D. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 7, No. 1, 1992
[17] Nutritional Brain Energy Enhancement for Reducing Mental Fatigue and Improving Mood and Cognition. Benjamin I. Brown. Journal of Orthomolecular Medicine Vol 27, No 4, 2012
[18] The impact of diet on anti-social, violent and criminal behaviour. David Benton. Neuroscience and Biobehavioral Reviews 31 (2007) 752–774
[19] Omega-3 DHA and EPA for Cognition, Behavior, and Mood: Clinical Findings and Structural-Functional Synergies with Cell Membrane Phospholipids. Parris M. Kidd, PhD. Alternative Medicine Review Volume 12, Number 3 September 2007

 

 


Deja un comentario

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica: plan de atención de emergencia para un viejo amigo

EPOC“No sé qué tanto estés enterado, pero mi tío Alfredo padece EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Fue diagnosticado en 2007 y se encuentra en la fase IV de la escala de GOLD, la cual en resumidas cuentas es la más grave de todas, donde la deficiencia pulmonar es crítica. Actualmente vive en Acapulco, por la mayor presión atmosférica que le ayuda a respirar. No puede estar prácticamente ya sin el oxígeno artificial y se fatiga con sólo caminar de la recámara a la sala”.
Lo anterior es un fragmento de uno de varios correos electrónicos que recibí ayer mientras comenzaba a leer mi bandeja de entrada. Lo que mi sobrino Ricardo me estaba transmitiendo no era otra cosa que el sentido de urgencia que experimentó al percatarse de la gravedad de un problema de salud de un familiar tan cercano como su tío Alfredo, amigo mío de la adolescencia y fumador como el que más, diría yo.

Plan de emergencia basado en microdosis y antioxidantes

Pantioxidantesuesto que Alfredo y su familia se encuentran en Acapulco, y lo que más urge es que comience a tomar los nutrientes que estoy seguro le están faltando, voy a comenzar por enumerar las primeras sustancias que el “Güero” (como solíamos llamarle antes algunos de sus amigos) deberá consumir de inmediato para salir bien librado de este problema. Posteriormente ahondaré más sobre las causas de esta enfermedad (básicamente, las sustancias tóxicas que contiene el cigarro), a partir de las cuales se podrá entender mejor el por qué se seleccionaron los suplementos que más adelante estaré recomendando, además de los dos botiquines de microdosis que estaremos enviando al puerto de Acapulco, con las sustancias activas de las siguientes plantas medicinales: Ginseng, Ginkgo biloba, fenogreco, ajo, eucalipto, tomillo, moringa y gordolobo.

Guía de administración para el botiquín de plantas medicinales

Aplicar 3 gotas de cada frasco directamente sobre la lengua, cada hora durante el día hasta que los síntomas mejoren, procurando dejar un lapso de un minuto entre una aplicación de un frasco y la otra (ej. 3 gotas de ajo, esperar un minuto… luego 3 gotas de Ginseng, esperar un minuto… y así sucesivamente hasta completar las aplicaciones de los 8 frascos). Las gotas no se diluyen en agua ni se tragan; se depositan en la lengua para dejar que las sustancias activas de las plantas medicinales sean absorbidas por las papilas gustativas. Cuando los síntomas mejoren, después de cuatro o cinco semanas aproximadamente, se podrá comenzar a aplicar las microdosis de plantas medicinales cada dos horas, y luego cuatro veces al día, según sea la respuesta a la terapia.

Especificación de antioxidantes en forma de suplementos

radicales libresDe acuerdo con la literatura biomédica consultada [3], en toda enfermedad degenerativa crónica siempre existe un proceso de oxidación muy marcado en los órganos involucrados en el padecimiento bajo tratamiento, que en este caso serían principalmente los pulmones. Aún en el caso de que existieran otras vías respiratorias afectadas, las sustancias antioxidantes que a continuación enumeraré se harán cargo de los llamados radicales libres, que son esos agentes que están acabando con el sistema inmune de nuestro buen amigo el Güero.

Los radicales libres son átomos, generalmente de oxígeno, altamente reactivos e inestables, que se liberan cuando el alimento es metabolizado en nuestras células para producir energía. Su inestabilidad se debe a que han perdido uno de sus electrones e intentan reponerlo tomándolo de otros átomos. Esto crea una reacción en cadena que ocasiona daños a nuestras células. Un átomo de oxígeno siempre está a la búsqueda de otro átomo que le pueda ceder esos electrones que ha perdido (ver figura arriba a la izquierda).

antioxidantesEste grupo de antioxidantes son sustancias ortomoleculares, y se llaman así porque son nutrientes que se encuentran de manera normal en nuestro organismo. Algunas de ellas, regularmente las vitaminas y los minerales, se suministran en dosis terapéuticas mucho mayores que las que  recomiendan las instancias oficiales gubernamentales (las famosas cantidades diarias recomendadas, o RDAs). En conjunto, dichas sustancias trabajarán sinérgicamente para lograr el alivio deseado, y deberán administrarse como suplementos, de la manera y en las dosis que a continuación se especifican:

1. Proteína aislada de suero de leche

Recomendamos que en este plan de emergencia se usen tres paquetes de Immunocal, que harán un total de 90 sobres, para ser tomados tres al día, cada uno de los cuales se deberá tomar 1/2 hora antes de cada alimento, diluyéndolo con la bebida preferida o inclusive con agua simple, cuidando que en cualquier caso el líquido a emplear no esté caliente.

Vitamina E2. Vitamina E

GNC la ofrece como Natural E, acetato de d-alfa-tocoferil, equivalente a 400 UI (Unidades Internacionales). Durante la primera semana, recomiendo tomar una cápsula al día con el desayuno y otra después de la comida (800 UI al día). Al comenzar la segunda semana aumentar la dosis a 1200 UI, es decir, tres cápsulas al día, con los alimentos. A partir de la tercera semana y hasta que los síntomas mejoren, la dosis recomendada será de 1600 UI. De manera análoga a como se explicará para el caso de la vitamina C, las dosis se irán disminuyendo paulatinamente, una vez que se haya logrado la mejoría deseada, en las mismas cantidades y al mismo ritmo que cuando se fueron aumentando (400 UI menos cada semana, hasta llegar a cero UI).

3. Vitamina A

zanahoriaLa presentación de GNC es como Beta-Caroteno 15, equivalente a 25,000 UI de vitamina A. Tomar una cápsula después del desayuno y otra después de la comida: 50,000 UI diarias. Por supuesto existe una alternativa todavía mejor: si se cuenta con un buen extractor de jugos, un vaso grande de jugo de zanahoria aporta alrededor de 20,000 UI de caroteno, de modo que dos vasos diarios de ésta o de cualquier otra verdura verde serían ideales para llenar el requisito de este nutriente. También se podría alternar, es decir, un día podría ser con cápsulas y el
otro día con dos vasos de jugo de zanahoria.

citricos4. Vitamina C

Aquí no se recomienda GNC, porque como vamos a ver en seguida, las dosis terapéuticas van a resultar muy grandes.
Las dosis para la vitamina C se determinan de acuerdo al nivel de saturación de cada persona, llamada también dosis terapéutica o tolerancia intestinal. No se conoce ningún caso publicado de toxicidad de vitamina C, y lo que uno puede hacer para darse una idea de cuánta vitamina C puede tolerar, es calcular primero el nivel terapéutico teórico (ntt), el cual viene dado por :

ntt = 0.5 P

Lo que significa que la dosis terapéutica recomendada aquí es de 500 mg por cada kilogramo de peso.
Siendo P el peso del paciente en Kg y estando la constante de proporcionalidad en grs/Kg, el ntt para un paciente que pesara 60 Kg sería de 30 grs.
Como su nombre indica, ese valor de nnt es teórico y es la dosis a la que se debería llegar al final del proceso, es decir, que para este ejemplo, 30 gramos de vitamina C sería la meta; pero para determinar la tolerancia intestinal o la dosis terapéutica real del paciente (dtr) , tendremos que comenzar con una dosis mucho más baja que el ntt e ir aumentando semanalmente la dosis, en incrementos de 1.5 grs cada vez, para que el paciente mismo determine el día y el momento en que comience a  escuchar ruidos en su intestino.

nivel-de-toleranciaEn el mejor de los casos, habrá evitado la diarrea y habrá descubierto su dosis terapéutica, y en el peor, además de haberla descubierto, habrá tenido que ir a desalojar el “exceso de vitamina C”. La dosis terapéutica real (dtr) se establece en la dosis inmediata anterior a la que provocó los ruidos intestinales o la diarrea, y es posible que ni siquiera llegue a la mitad de la ntt. Una vez determinada la dtr, se continuará tomando esa cantidad hasta que los síntomas de la enfermedad desaparezcan. Una vez que éstos hayan cesado, se deberá ir disminuyendo la dosis gradualmente, ahora en decrementos de 1.5 grs. cada vez, hasta ya no tomar nada. Esta práctica de ir disminuyendo gradualmente las dosis evita las recaídas, y aplica para todas las terapias y para todos los suplementos que aquí se indiquen.

Algunas personas podrían rebasar la ntt y no experimentar ni ruidos intestinales, ni gases ni diarrea, y se podría seguir aumentando la dosis hasta la desaparición de los síntomas. Eso es una dosis realmente terapéutica, la que uno necesita para sentirse mejor, y con vitamina C, uno puede darse el lujo de experimentar con ella sin peligro alguno. Cincuenta años de estudios científicos lo garantizan. Si a lo largo del proceso,  los síntomas de la enfermedad desaparecieran, antes de haber alcanzado la dtr, usted podría mantenerse en esa dosis durante al menos dos semanas más para confirmar la erradicación completa de su enfermedad (curación).

Vitamina CDe ser así, ya podría entonces comenzar a disminuir sus dosis paulatinamente, al mismo ritmo que como las fue aumentando, según se describe a continuación.
Con cápsulas de 1.5 grs, sugerimos que el paciente comience tomándose una después de cada alimento, de manera que la primera semana estará tomando 4.5 gramos diarios.
A la semana siguiente,  deberá tomar dos cápsulas después del desayuno, una después de la comida y otra más después de la cena, para que en total sean 6 gramos diarios.

La tercera semana serán 2 en el desayuno, 2 en la comida y una en la cena. Total : 7.5 grs al día.
Cuarta semana : 2 (desayuno)-2(comida)-2(cena). Total: 9 grs diarios
Quinta semana: 3-2-2. Total: 10.5 grs/día
Sexta semana: 3-3-2. Total: 12 grs/día
y así sucesivamente. De esta manera, a la séptima semana de haber iniciado el tratamiento estará consumiendo 13.5 grs y a la octava, 15 gramos diarios.

plantas medicinalesSi para entonces  todavía no hubiera alcanzado su nivel de saturación, se tendrá que continuar conforme a lo indicado, aumentando una cápsula semanalmente, hasta llegar a su dosis terapéutica real (dtr). Si se experimentara diarrea con dos o tres cápsulas en una sola toma por ejemplo, sugerimos distribuir las cápsulas a lo largo del día, aunque algunas de las tomas no coincidieran con algunos alimentos. Así por ejemplo, una vez que se haya tolerado una cápsula por toma , se podrían administrar 7 tomas de 1 cápsula de 1.5 gramos [ 1 (desayuno)-1-1-1(comida)-1-1-1(cena) ], para hacer un total de 10.5 gramos diarios. Nótese que quedaron dos tomas de 1 cápsula entre alimentos (4 tomas sin alimento) y tres tomas de 1 cápsula en cada alimento.

Siempre que le sea posible, procure tomar aunque sea algún refrigerio en algunas de las tomas. Si por el contrario, usted fuera de las personas con una gran tolerancia a esta vitamina, y no experimentara molestia alguna en una toma de 3 o más cápsulas, entonces su recuperación podría acelerarse, aumentando las tomas no de manera semanal, sino diariamente. Así, suponiendo que usted tolerara en una sola toma tres cápsulas, podría tomar en un solo día: 7 x 3 x 1.5 = 31.5 grs de ácido ascórbico, que sería la dosis terapéutica ideal (dti) si usted pesara 60 Kg, ya que ésta casi coincidiría con el nivel terapéutico teórico (ntt). Hay quien estando padeciendo de cáncer de pulmón en fase terminal, ha llegado a tomar 4 gramos de ácido ascórbico cada media hora mientras estaba despierto, día y noche, sin ningún problema estomacal (ver Ref. [9], pág.82).

¿De qué hay que estar al tanto para prevenir la EPOC?

cigarroLos daños que ocasiona el cigarro se atribuyen a las substancias tóxicas que contiene el humo del tabaco, entre los que destacan el cadmio, el alquitrán, el acetaldehído y la nicotina.
El objetivo de la industria del consumo es crearle a usted una adicción a través de alguna sustancia cuya venta esté autorizada, en una especie de contubernio entre el gobierno y las tabacaleras. Es de esta manera como algunos refrescos embotellados (la coca cola por ejemplo) y ciertos dulces con colorantes artificiales (como las lunetas) crean un hábito entre sus consumidores. Las tabacaleras han usado la nicotina y el acetaldehído con esa intención desde tiempos inmemoriales. Es responsabilidad de cada quien, como en cualquier otro caso de adicción, decirle sí o no a cada una de esas sustancias que el sistema nos está “invitando” a consumir.

Habiendo tomado conciencia de porqué la nicotina ha llegado a infiltrarse en nuestro organismo, conviene también saber porqué es necesario defenderse de aquellas otras sustancias que se encuentran en el humo del cigarro. El
alquitrán es la sustancia que realmente transporta la nicotina hasta los pulmones.

cigarroAdemás de ésta, también transporta benzeno, radón y algunas más, que son en resumidas cuentas las culpables del cáncer. No menos importante resulta la toxicidad del cadmio, ya que se le reconoce como uno de los metales pesados que más produce anemia.
El que todas esas sustancias lleguen al interior de nuestro cuerpo, hace que se formen cicatrices en las paredes de las arterias, de manera análoga a como un pedazo de fierro se oxida o una manzana adquiere un tono café obscuro cuando se expone al aire (oxígeno). Estas cicatrices toman el lugar de las células normales sin hacerse cargo de sus funciones, ocasionando así lo que se conoce como oxidación.

Es por esa razón que se ha elegido como uno de los principales antioxidantes a la vitamina E. Este nutriente es uno de los más eficientes cuando de lo que se trata es hacer frente a la oxidación, la cual puede entenderse mejor haciendo una analogía entre ésta y el proceso de combustión que tiene lugar cuando su auto está en movimiento.

analogíaLa energía necesaria para que el carro se mueva, proviene de un proceso de ignición que ocurre en la cámara de combustión cuando la gasolina gasificada se combina con el oxígeno, que equivale a la combinación de glucosa que se ingiere a través de los alimentos, con el oxígeno que hay en el cuerpo. El resultado de la producción de esta energía conocida como metabolismo, también arroja un subproducto: los radicales libres (el humo que sale del escape), que no son otra cosa que átomos que han perdido electrones. Los antioxidantes, como las vitaminas E y C, deben existir en cantidades suficientes para compensar esa falta de electrones de los átomos que forman parte de las células sanas.

Complementar el tratamiento con complejo B, vitamina D, quercetina y magnesio

jeringaAl tener la cantidad exacta de vitaminas se logra balancear la existencia de radicales libres con la cantidad de átomos de células sanas que llevan a cabo el metabolismo normal del cuerpo humano. El fumar dispara la liberación de hormonas del estrés y es por eso que también se recomienda ampliamente la administración de dosis adecuadas de complejo B, que incluya las vitaminas B1, B5, B6 , B9, B12. Una muy buena opción para cumplir con este requerimiento es la Bedoyecta por vía intramuscular: una ampoyeta cada tercer día, hasta terminar la caja de 5 ampolletas. Luego descansar unas dos semanas para después repetir la misma dosis por la misma vía. Como la bedoyecta no incluye el folato (ácido fólico o vitamina B9), se recomienda adquirir por separado en una presentación de 5 mg para tomarse (oralmente) una vez al día, después de los alimentos. Lo mismo para el ácido pantoténico (vitamina B5); pero en este caso en una dosis de 25 mg, tres veces al día.

El complejo B, tal y como aquí se ha definido, nunca a dado resultados administrado por vía oral, como lo ha hecho por vía intramuscular o intravenosa; y si los ha dado, han sido en muy pocas ocasiones.
Otras sustancias cuya administración se recomienda ampliamente son la vitamina D, la quercetina y el magnesio. Éste último en especial, representaría un invaluable apoyo en el caso extremo de que Alfredo o cualquier otro paciente afectado de EPOC desarrollara alguna deficiencia cardiovascular, no poco frecuente en este tipo de padecimientos.

Una última recomendación: la dieta

embutidosEn cuanto a la dieta se refiere, se recomienda evitar el azúcar, los lácteos, el gluten y los embutidos como el tocino, el jamón y las salchichas (los fabricantes añaden nitratos a las carnes frías para que adquieran un color rosado que disfraza su desagradable aspecto).
Asimismo, no se recomienda el consumo de café, bebidas alcohólicas, alimentos procesados ni refrescos embotellados, en especial las del tipo light, ya que contienen aspartame. Numerosos ensayos clínicos han identificado a este aditivo como una de las principales causas de disnea (dificultad para respirar).

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 22 de septiembre de 2013


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Nutritional supplements,  which may moderate the symptoms of COPD: N-acetylcysteine, magnesium, potassium,  and other nutrients. Nutritional Medicine. Alan Gaby, MD. 2011. Perlberg Publishing, Concord, NH  ISBN-13:9780982885000.
[2] Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD) . Evidence from three double-blind placebo-controlled studies enrolling a total of 49 individuals suggests that L-carnitine can improve exercise tolerance in COPD, presumably by improving muscular efficiency in the lungs and other muscles. http://healthoracle.org/downloads/A/Acetyl-L-carnitine.pdf
[3] Gutathione  (GSH). Alternative Medicine Review – Volume 6, Number 6, December 2001
[4] Emphysema and Chronic Obstructive Pulmonary Disease: Therapeutic  Approaches Through Nutrition, Natural  Medicine, Alternative Medicine By Robert J.Green Jr., N.D. Aventine Press, 2005
[5] The role of vitamin D in pulmonary disease: COPD, asthma, infection, and cancer http://respiratory-research.com/content/pdf/1465-9921-12-31.pdf
[6] Nutrition and lung health. Int J Tuberc Lung Dis. 2005 Apr;9(4):362-74. Romieu I. Instituto Nacional de Salud Pública, Col Santa Maria Ahuacatitlan, Cuernavaca Morelos 62508, Mexico.
[7] Antioxidant Supplementation among Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD): Is it Necessary? E. Pirabbasi and M. Cheraghi. Pakistan Journal of Nutrition 11 (5): 501-506, 2012 . http://www.pjbs.org/pjnonline/fin2244.pdf
[8] Systemic Inflammation in Chronic Obstructive Pulmonary Disease: May Diet Play a Therapeutic Role?. Domenico Maurizio Toraldo, Francesco De Nuccio and Egeria Scoditti.  J Allergy & Therapy 2013, S2
[9] Cúrate tu mismo. Los sorprendentes resultados de la nutrición ortomolecular. Dr. Andrew Saul. Editorial Sirio S.A


Deja un comentario

Alergias: corrigiendo deficiencias nutricionales con suplementos ortomoleculares

alergiasUna forma bastante tradicional de enmascarar los síntomas de una alergia, es empleando anti-histamínicos alopáticos. Las malas noticias son que dichos fármacos no solo producen efectos secundarios a largo plazo, sino que no están concebidos para acabar con el problema desde su raíz.
En opinión del Dr. Andrew Saul, Linus Pauling, Abram Hoffer y muchos otros expertos en medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas), casi todas las alergias son producto de una deficiencia nutricional; una carencia que tiene que ver con el estilo de vida, los hábitos alimenticios, la edad y las características bioquímicas de cada persona (individualidad bioquímica).

Las dosis deben ser ortomoleculares (orto significa correcto)

alergias en pielSabemos de sobra que el ser corpulento o muy alto, no necesariamente significa estar sano. Una persona bien nutrida no se enferma frecuentemente. En nuestra sección de Medicina Ortomolecular, se ha comentado lo inútil que resulta el apegarse a las cantidades diarias recomendadas (CDR o RDA, por sus siglas en inglés) por las autoridades gubernamentales del sector salud, ya que dichas dosis nunca van a aliviar a nadie de un trastorno agudo. Hemos observado que aún siguiendo esas CDR, los pacientes con bajos niveles de vitamina C experimentan una exagerada sensibilidad a ciertos agentes externos, como el polvo, el polen, el látex, los colorantes artificiales y a la contaminación ambiental en general. Las deficiencias en vitaminas A, E y del grupo B se manifiestan frecuentemente en problemas cutáneos o hipersensibilidad a ciertos alimentos, al estrés o a los gérmenes.

carotenoEl Dr. Andrew Saul, relata varios casos reales en www.doctoryourself.com, en los que ha curado a pacientes que habían estado padeciendo alergias durante muchos años, con megadosis de vitamina C y niacina (vitamina B3), así como con una cantidad apropiada de caroteno, la cual se puede alcanzar con uno o dos vasos de jugo de zanahoria y vegetales verdes al día. Si bien esa porción de caroteno diaria es suficiente para cualquiera, diferentes personas necesitarán cantidades distintas de suplementos.* Las dosis individuales dependerán de lo que que cada quien pueda tolerar.

En el caso de la niacina por ejemplo, uno debe comenzar a tomar unos 25 mg cada 10 minutos hasta que el cuerpo responda con un ligero rubor en las mejillas y/o un leve ardor en los brazos, en las manos o en el tórax. Esta reacción es completamente normal e inofensiva y corresponde al nivel de saturación de niacina de la persona en cuestión. En el caso del caroteno, el nivel de saturación se alcanza cuando la piel adquiere un tono bronceado que se parece mucho al que adquirimos cuando nos asoleamos.

colorantes artificialesTambién conviene si no suprimir por completo su consumo, cuando menos disminuir las carnes rojas, el azúcar y los aditivos químicos que contienen los alimentos altamente procesados, como los saborizantes y colorantes artificiales.
Hace poco más de 40 años, El Dr.Benjamin Feingold, autor de “Why Your Child is Hyperactive?”, observó que algunos niños tendían a ser hiperactivos cuando consumían ese tipo de comida chatarra que se produce con colorantes artificiales (derecha).

Receta ortomolecular

Descargar archivo PDF

 

 

Creceta para las alergiasuando los padres de esos niños les procuraron una dieta libre de aditivos químicos, el comportamiento hiperactivo cesó. El mismo Dr. Saul, ya citado con anterioridad, relata la historia de una paciente que después de haber padecido 72 alergias, se libró de ellas con 40 grs de Vitamina C al día. Ese era el nivel de saturación de su paciente, que correspondía al nivel de tolerancia intestinal, que dicho de otra manera, era la dosis justo por debajo de la cantidad que le provocaba diarrea.
Como se dijo, cada quien tendrá un nivel de saturación diferente. Si quiere conocer cómo calcular las dosis terapéuticas de acuerdo a su peso corporal, conocer las instrucciones detalladas sobre el modo de administración, las dosis diarias de los suplementos mencionados en esta entrada, la dieta recomendada y las indicaciones precisas para dejar de tomar fármacos, puede descargar la receta para las alergias (izquierda).

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 19 de septiembre de 2013


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


 


74 comentarios

Síndrome de Down: el poder insospechado de la medicina ortomolecular a tu alcance

DownKent MacLeodKent MacLeod (izquierda), graduado en ciencias farmacéuticas y especialista en nutrición de niños con síndrome de Down, relata en su obra “Down Syndrome and Vitamin Therapy” [2],  lo que la Sra. Eleanor Pinsonneault siente cuando su hijo de 22 años (derecha) le confiesa lo mucho que valora su vida: ¿Que más puedo pedir? -exclama orgullosa. Y no es para menos. La apariencia de este joven, sus logros y la relación que tiene con sus familiares y amigos, no reflejan una seria discapacidad.

En Octubre de 2003, época en la que fue publicada la obra a la que he hecho referencia, Daniel Pinsonneault estaba trabajando en un hospital de rehabilitación cercano a la casa de su madre e iba a visitarla los fines de semana, lo que demuestra la completa autonomía con la que Daniel se desenvolvía y con la que continúa haciéndolo a diario. Entre otras cosas, el autor apunta cómo los compañeros de clase de Daniel se refieren a él como un ser humano de trato amable y con un excelente sentido del humor. Al terminar su bachillerato, el primer ministro de Canadá le otorgó un reconocimiento especial por sus logros. Y todo ello gracias a la administración inteligente de dosis terapéuticas de nutrientes (medicina ortomolecular).

Otros padres ya lo lograron

coeficiente intelectualOtro caso muy sonado de discapacidad intelectual que no podríamos dejar de citar como otro éxito más de la nutrición basada en dosis correctas de vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos, fue el de G.S, un niño que a los 7 años no podía hablar, no reconocía a sus padres, usaba pañales y tenía un coeficiente intelectual (CI o IQ, por sus siglas en inglés) entre 25 y 30 (ver tabla adjunta). Sus habilidades motoras eran escasas a pesar de que caminaba y corría más o menos bien.

La Dra. Ruth Flinn Harrell, publicó en 1981 su notable artículo: “Can nutritional supplements help mentally retarded children? An exploratory study” (Ref. [8]) , en donde describe cómo fue que G.S y otros 16 niños, cinco de los cuales presentaban síndrome de Down, vieron mejorar sus capacidades, especialmente sus coeficientes intelectuales, luego de haber sido “vitaminados y mineralizados” con las sustancias correctas y en cantidades apropiadas.

suplementosA G.S se le practicaron análisis de sangre y de tejido en un laboratorio en Richmond, VA, a fin de determinar los suplementos más apropiados para su edad y estado de salud general. A los 40 días, después de haber aumentado las dosis de las vitaminas y minerales que estaba tomando, su madre telefoneó para decir: “él está encendido como un foco. Pregunta por el nombre de todo, señala las cosas y dice, qué … esto.  Señaló a su papá y dijo, ¿qué es?, y le dije, es tu papá, llámalo papito, luego lo miró y dijo… pa-pi-to. Yo soy tu mamá, ¿puedes decirme mami?”. Luego apuntó: “parece como si ésta fuera la primera vez que nos ve”.

En unos cuantos días estaba hablando un poco, aprendió a leer y a escribir y comenzó a actuar como un chico normal. Al cumplir los 9 años, ya leía y escribía a un nivel de escuela primaria, estaba más o menos avanzado en aritmética y de acuerdo a su maestro, era muy travieso. Era tan activo que se le podía ver andando en bicicleta y patineta, jugando béisbol y tocando la flauta. Para entonces, tenía un CI cercano a los 90 puntos.

Síndrome de DownEn cuanto a los 5 niños con síndrome de Down que participaron en el estudio de la Dra. Harrell, ella y sus colaboradores reportaron cambios en su apariencia física, los cuales se podían ver en las fotos que se les tomaron a cada uno de ellos, antes, durante y al final de la investigación, en intervalos de 4 meses. Tres de ellos ya no tenían ese líquido que solía acumularse en sus caras y extremidades y en lo que se refiere al coeficiente intelectual, un chico ganó 25 puntos más (la mayor ganancia de todas las que se registraron) de los que tenía al inicio del tratamiento, después de 8 meses de haber estado participando en el mismo. Algunos otros niños con síndrome de Down mejoraron sustancialmente en su escuela.

Uno que tenía entre 5 y 6 años, quien al principio del estudio solo podía pronunciar “mama” y “bye-bye”, al término de 8 meses de tratamiento ya podía recitar el juramento a la bandera de corrido y leer su libro de primer año. Otros dos niños con síndrome de Down fueron transferidos de su escuela de enseñanza especial a una escuela normal, por recomendación no de la Dra. Harrell, sino de sus maestros.

turkelLa textura de las uñas de la mayoría mejoró, la piel y el cabello de otros se veían más saludables y seis de ellos ya no mostraban señales de hiperactividad. No se reportaron efectos secundarios a causa de los suplementos administrados.
Existen muchos otros testimonios y anécdotas en los que se puede constatar los beneficios que la medicina ortomolecular brinda en estos casos, así como un gran número de estudios clínicos que sí cumplen con los criterios aleatorizados tipo doble ciego (los que exigen las normas propias de un ensayo científico), entre los que destacan el de la Dra. Harrell, los del Dr. Henry Turkel (izquierda) , los del Dr. F. Jack Warner y los del Dr. Abram Hoffer. No obstante, los detractores de la medicina ortomolecular seguirán insistiendo en que todas esas evidencias son pura charlatanería, basándose en estudios inclusive más antiguos que los de la Dra. Harrell.

Si Bernhardt y sus colaboradores [1] no encontraron diferencias significativas en su estudio tipo doble ciego, en donde a la mitad de un grupo de gemelos se les administró 2 mg de tiamina y a la otra mitad un placebo (grupo de control), fue porque usaron dosis muy pequeñas. Esos y otros autores de trabajos similares argumentan que los suplementos en dosis ortomoleulares no son capaces de mejorar nuestras capacidades cognitivas. ¿A quien quieren engañar?. ¿Cómo alguien va a mejorar sus capacidades intelectuales con 2 mg. de tiamina diarios? ¡Por favor!; eso es poco más del doble de la dosis de tiamina (RDA) que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda al día. Hace más de 30 años que la Dra. Harrell demostró que sí es factible mejorar la calidad de vida de niños con capacidades diferentes, siempre y cuando se manejen dosis como las que ella recomendó (ver su fórmula en el cuadro que sigue).

La intención: mejorar la calidad de vida

Fórmula de la Dra. HarrellNo se me mal interprete. No estoy diciendo que con 250 veces más de tiamina (300/1.2) vayamos a suprimir ese tercer cromosoma 21 que está de más. Solo estoy convencido de que la calidad de vida de muchos niños discapacitados podría ser superior a lo que sería si sus padres se atuvieran exclusivamente a las políticas de la medicina convencional.  Los médicos alópatas siempre sostendrán que no se puede hacer nada más que mantener estables a los pacientes con síndrome de Down. Por su parte, la industria farmacéutica de las medicinas de patente y sus aliados, siempre estarán intentando desacreditar todo avance científico que pueda poner en peligro sus intereses, aún cuando ya existan centenares de casos en los que la medicina ortomolecular ha logrado mucho más que solo controlar un padecimiento (véase nuestro caso de éxito de esquizofrenia, en donde ha quedado demostrado cómo la psiquiatría basada en medicamentos de patente, no sirve mas que para inflar los bolsillos de los dueños de hospitales y de grandes consorcios farmacéuticos).

ruth-flinn-harellCuriosamente, existen más estudios que pretenden desvirtuar el trabajo de la Dra. Harrell (izquierda), que los que pudieran confirmar sus hallazgos.  Una parte importante de los primeros reporta no haber obtenido ganancias significativas en los coeficientes intelectuales (CIs) de los niños con síndrome de Down ([9], [10], [11], [12] y [13]). Estos dos hechos sugieren por un lado, que los investigadores  están más enfocados en desaprobar y refutar a otros colegas que en realizar esfuerzos legítimos en pro de la salud de esos niños, y por otro lado, que a la mejor el CI puede no ser un buen criterio para evaluar los resultados de este tipo de estudios. Porque, ¿cómo puede un investigador evaluar con un CI un semblante radiante, una mirada diáfana o una sonrisa de “oreja a oreja”? No puede. ¿O cómo podría un psicólogo dictaminar que la inteligencia que tiene un niño para armar un lego es superior a la de aquél que gana en una carrera de relevos, o la de otro que canta el “cielito lindo” acompañado de una guitarra?

Simplemente no puede. Sin embargo, un padre o una madre que no sabe nada de CIs o de inteligencias múltiples,  sabe cuándo su hijo con síndrome de Down ha experimentado una transformación, cuándo ha pasado de ser un niño que nunca ha querido socializar, a ser un chico acomedido y extrovertido, cuándo su antigua amargura y ansiedad, se han convertido en alegría y seguridad, y bueno, la lista de estados emocionales puede ser más larga; pero solo ese padre o esa madre al estar leyendo estas líneas la podría completar.

Jonathan HaleLa historia de Jonathan Hale [2] es prueba fiel de lo que los padres perciben cuando ven que su hijo responde bien a la medicina ortomolecular. A sus 18 años, Jonathan es un joven hábil y participativo. Además de encargarse de sus tareas domésticas, se ha conseguido un trabajo de medio tiempo en la preparatoria a la que asiste. Antes de probar la medicina ortomolecular de NutriChem Pharmacy Inc., su mamá había hecho varios intentos con suplementos vitamínicos para alejarlo de las infecciones, e inclusive había recurrido al Ritalin y a los antidepresivos para mejorar la “terquedad extrema” que otros dos trastornos le estaban ocasionando. A Jonathan le habían diagnosticado Déficit de Atención por Hiperactividad y Trastorno Negativista Desafiante, del inglés, Oppositional Defiant Disorder (ODD). Lo que la Asociación Americana de Psiquiatría ha inventado con tal de justificar su existencia.

MicroMédixFíjese nada más, querido lector, sobre todo en ese término tan rimbombante de “trastorno  negativista  desafiante”. Demasiada palabrería para tan pocos resultados. Qué sigue… ¿Síndrome de Mirada Glacial (SMG)?. Tenga cuidado, no sea que en un par de años aparezca semejante terminología en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, (DSM-VI),  y un psiquiatra graduado en Harvard le salga con que su primogénito padece de SMG, porque está enfrentando una situación que lo hace enojar y no sabe cómo manejarla (su niño, no el psiquiatra).

Pero en fin, no fue sino hasta que Jonathan comenzó con un tratamiento basado en una combinación de DMAE (dimetilaminoetanol) con vitamina B12, L-metionina, ácido fólico y Acetil-L-carnitina, que todo cambió. Sin embargo, durante los primeros 6 meses de tratamiento, nadie había observado cambios en su comportamiento. Pero una noche, poco después de haber aumentado las dosis de dichas sustancias en las cantidades apropiadas y estando justo en medio de un convivio de verano cercano a su vecindario, de pronto, todos preguntaban “¿Que le pasó a Jonathan?, parece otra persona”. Fue así como de ser un niño solitario y conflictivo, Jonathan pasó a ser un chavo sonriente, amigable y participativo.
Una pregunta que se impone aquí sería, ¿Pues qué es eso de la DMAE que hace que un niño con síndrome de Down pueda cambiar de esa manera?

El poder de la medicina ortomolecular a su alcance

boqueronesEl Dimetilaminoetanol, dimetiletanolamina, deanol o DMAE, es un compuesto orgánico líquido y transparente de color amarillo pálido claro, que en estado natural se encuentra en peces como las sardinas y las anchoas o boquerones. Es un químico que se produce de manera natural en nuestro cerebro. Se cree que el organismo lo utiliza para convertir colina en acetilcolina, un neurotransmisor esencial para el funcionamiento del cerebro. El DMAE aumenta la concentración de la colina en el torrente sanguíneo debido a que eleva la velocidad a la cual la primera entra a este último desde otros tejidos, exhibiendo una gran capacidad para atravesar la barrera sangre-cerebro.

Puesto que se ha comprobado que los niveles de acetilcolina son bajos en los individuos con síndrome de Down, algunos estudios basados en este hecho han concluido que el DMAE aumenta la atención y mejora el comportamiento y las funciones generales de la mente de los niños con síndrome de Down, así como la memoria y el aprendizaje. Algunos otros ensayos se han enfocado en corregir el Déficit de Atención e Hiperactividad, la enfermedad de Alzheimer y los problemas de memoria a corto plazo con DMAE, y hay quienes recomiendan también combinarlo con fosfatidilcolina (lecitina) para obtener mejores resultados. Aunque faltan estudios más rigurosos, mucha gente que ya ha probado el DMAE, reporta haber mejorado su memoria, especialmente la de corto plazo; así como su capacidad de concentración, su lucidez mental y hasta sus horas de sueño.

En cada uno de los casos analizados con anterioridad existe un denominador común: un cambio en el estado de ánimo. El mal humor es un síntoma de que algo anda mal, de modo que cabría entonces preguntarse: ¿podemos mejorar el ánimo con suplementos nutricionales? Por supuesto que si.

mal humorDavid Benton, de la Universidad de Wales, llevó a cabo una investigación en la que la tiamina y otro multivitamínico de alta potencia produjeron una mejoría notable en el humor de algunos adultos jóvenes. Otros estudios más han demostrado que el ácido fólico junto con las vitaminas B6 y B12 aumentan la producción de neurotransmisores, convirtiéndose de esta manera en candidatos ideales para el tratamiento de la depresión, la ansiedad premenstrual y la irritabilidad. Puesto que la serotonina regula el humor (entre otras cosas), parecería muy atinado el tomar proteína de suero de leche para mejorarlo, pues de acuerdo con dos publicaciones de la American Journal of Clinical Nutrition ([5] y [6]), los niveles de serotonina en un cerebro que usara esta proteína estarían marcadamente elevados.

Si usted observa detenidamente la información nutricional de algún suplemento de proteína aislada de suero de leche, encontrará entre varios de sus componentes al triptófano, que es un aminoácido esencial precursor de serotonina.

Hierba de San JuanSi a pesar de todo lo anterior persistieran las molestias, yo no recomendaría consultar a un psiquiatra. Yo que usted mejor recurriría a las extraordinarias bondades de la hierba de San Juan, la cual ha demostrado ser tan efectiva como el Prozac y el Zoloft,y posiblemente hasta mejor, pues a diferencia de éstos, no ocasiona ningún efecto secundario.
Si bien es cierto que la hierba de San Juan está mejor indicada para mitigar depresiones de ligeras a moderadas, su ayuda puede ser invaluable cuando se esté intentando disminuir las dosis de un antidepresivo. La hierba de San Juan le facilitará al organismo la descomposición de las sustancias tóxicas (a través del hígado) y de los medicamentos cuyas dosis se desea ajustar. El mal humor también puede ser corregido con el otro precursor de la serotonina: el 5-HTP o 5-Hidroxitriptófano. Varios investigadores sostienen que este suplemento aumenta los niveles de serotonina en el cerebro y recomiendan su ingesta para mejorar los síntomas característicos de la depresión y la ansiedad.

También usted merece una mejor calidad de vida

Llegados a este punto, solo me falta responder la pregunta que todo padre o madre debe estarse haciendo en este momento:  ¿Que sustancias puedo darle a mi hijo para que tanto la calidad de vida de él como la mía mejoren, y en qué cantidades?. Antes de responderla, quiero hacer hincapié en dos aspectos implícitos en esta pregunta. Nótese primero que estoy invitando a que la madre y el padre se hagan cargo del tratamiento de su pequeño(a),  ya que son los únicos que podrán convertir su caso en uno de éxito, pues de todas maneras no vamos a recurrir a ningún medicamento controlado que requiera receta médica. Todo lo que vamos a proponer aquí será de origen natural (microdosis de plantas medicinales) y ortomolecular (sustancias que se encuentran de manera natural en el organismo).

Síndrome de DownEl otro aspecto que quiero recalcar es el hecho de que no solo estamos considerando la calidad de vida del niño o de la niña, sino la de sus padres también, pues resulta complicado y muy extenuante el estar procurando cuidados las 24 horas del día a un ser querido que no puede valerse por si solo o que padece de dolencias crónicas.  Con un conjunto de sustancias dedicadas a mejorar los síntomas propios de un mal como el síndrome de Down, los padres podrán disponer de tiempo para ellos y trabajar, descansar, distraerse, dormir los suficiente y bueno, en pocas palabras: tener una vida también.

medicina ortomolecularAsimismo, la respuesta a ésta última pregunta estará basada en una premisa que he extraído de uno  de los más de 170 artículos escritos por Andrew Saul [7],(izquierda), que después de traducido al español, en su pagina 24, a la letra diría: “Aunque la gran pregunta puede ser, ¿puede una óptima nutrición ayudar a compensar un defecto genético?, la pregunta esencial debe ser esta: ¿puede la nutrición ayudar a un niño con síndrome de Down en particular?”. De acuerdo con esta premisa, mi intención NO es proponer un tratamiento que pueda servir para todos los casos de síndrome de Down, sino para un niño o niña en particular. Y esto lo quiero enfatizar. Este padecimiento es tan complejo, que sería ingenuo proponer una sola terapia para todos los niños y niñas Down.

La propuesta de la Fundación MicroMédix

Lo que voy a proponer aquí es una terapia diferenciada, cuyos suplementos y plantas medicinales en microdosis dependerán de cada caso. Si no lo hiciéramos así, terminaríamos el estudio con un botiquín de microdosis y una fórmula de suplementos de alrededor de cuatro decenas de sustancias con dosis muy cercanas a las RDAs, muy alejadas de las dosis realmente terapéuticas, como acabó haciéndolo la NutriChem Pharmacy Inc., en Canadá. Tan solo en Vitamina C por ejemplo, Nutrichem emplea 600 mg. para una edad entre 6 y 15 años, vs. 1,500 mg de la fórmula de la Dra. Harrel (ver más arriba). Estando la RDA para la Vitamina C entre 25 y 75 mg al día, la dosis de Nutrichem resulta ser de 8 a 24 veces mayor que la RDA, mientras que la de la Dra. Harrel es de 20 a 60 veces mayor que ésta…saque usted sus propias conclusiones.

nutrichemNo obstante, estoy muy convencido de la calidad y la profesionalidad con la que esta firma elabora las dos fórmulas (MSB Methyl Plus 4th Generation y MSB Plus V7) que ha sacado al mercado como solución a las deficiencias nutricionales de los niños y niñas con síndrome de Down , y si usted logra que le envíen a su hogar la cantidad de frascos necesarios para tratar a su niño de aquí a su adolescencia, pienso que podría funcionar. Pero también pienso que MacLeod pudo haber incluido el triptófano o el 5-HTP para mejorar su fórmula y no lo hizo, y que hay muchas cosas que los mexicanos podemos hacer en pro de nuestros niños con discapacidades intelectuales, integrando y adaptando lo que la Dra. Harrell y el propio Kent MacLeod han investigado, a lo que nosotros los investigadores mexicanos hemos Logo MicroMédixdesarrollado en el campo de la  medicina ortomolecular. Como veremos más adelante, la técnica de las microdosis del Dr. Eugenio Martínez Bravo, aunada a los principios de la medicina ortomolecular, crearán la sinergia necesaria para lograr una transformación en el comportamiento de los niños y niñas con síndrome de Down. Por todo ello, en todos los casos de síndrome de Down que la Fundación MicroMédix llegue a atender, elegiremos siempre el enfoque de terapia diferenciada.
Existe otro principio y una teoría más que apoyan este enfoque y que quisiera mencionar, antes de proseguir con la exposición de un caso concreto de síndrome de Down.

Aún cuando en todos los casos el denominador común será cierta discapacidad intelectual, que de hecho también variará según el caso, habrá por ejemplo situaciones en las cuales los niños presentarán cuadros agudos en su sistema digestivo, que demandarán la revisión de sus hábitos alimenticios y otros en donde quizás las infecciones sean el factor crítico a vencer, en cuyo caso la terapia tendrá que centrarse más en el fortalecimiento de su sistema inmunológico. Tal vez habrá otros, que no serán muy pocos por cierto,  en los que tendrá que enfocarse la atención en la glándula tiroides; y así sucesivamente, caso por caso.

¿Por qué una terapia para cada joven con síndrome Down?

individualidad bioquímicaEste criterio de análisis está en completa concordancia con el principio de la individualidad bioquímica de Roger Williams, que a su vez  sienta las bases de lo que él llamó enfermedad genetotrófica: “una enfermedad en la que el patrón genético del individuo afectado requiere un aumento en el suministro de uno o más nutrientes, de tal manera que cuando dichos nutrientes se administran correctamente, los síntomas de la enfermedad mejoran”. Y lo que la Dra. Harrell quiso demostrar en su magistral artículo [8], era precisamente eso: que el Síndrome de Down es una enfermedad genetotrófica, y no que el coeficiente intelectual fuera un parámetro con el que se pudiera medir la eficacia de un tratamiento a base de megadosis de vitaminas y minerales, como muchos de sus detractores lo interpretaron. El coeficiente intelectual tal vez mida dos tipos de inteligencia (la verbal-linguística y la lógica-matemática); pero no todas la demás, que de acuerdo con la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner comprende otras siete, a saber:

La emocional, la visual-espacial, la musical, la cinestésica-corporal, la interpersonal, la intrapersonal y la naturalista [14]. Lo que estaremos buscando será entonces mejorar las inteligencias que a cada niño le corresponda desarrollar, considerando sus intereses y capacidades potenciales. Todos los niños y niñas tienen potencial, incluyendo aquéllos y aquéllas con capacidades (inteligencias) diferentes. Y si reflexionáramos más en lo que Gardner nos está tratando de transmitir, llegaríamos a la conclusión de que absolutamente todas las personas tenemos capacidades diferentes, independientemente de si padecemos o no síndrome de Down. Y cuando Pablo Pineda llegó a esa misma conclusión, pudo titularse como Maestro en Educación Especial, aún padeciendo el síndrome y pese a todo pronóstico médico.

El caso de Sofía

Edo de MéxicoSOPHYA NICTE-HA GUZMAN GARCIAVamos entonces a comenzar con el estudio de nuestro primer caso, el de Sofía Nicte-ha Guzmán, de 4 años y medio, de nacionalidad mexicana y con domicilio en Atizapán de Zaragoza, en el Estado de México. Su madre, la Sra. Yolanda Guzmán, nos ha llamado y nos ha reportado que su pequeña tiene problemas de lenguaje. No puede hablar y aunque normalmente no tiene problemas para socializar, le han diagnosticado aparte del síndrome de Down, trastorno de déficit de atención e hiperactividad, un problema mental al que se hizo alusión a propósito de Jonathan Hale, el niño canadiense.  La mamá de Sofía nos ha manifestado en un tono de evidente preocupación que su pequeña balbucea algunas palabras en las que parece estar expresando su deseo de morir, lo cual es un síntoma muy claro de depresión.

Fórmula de MicroMédixLa fórmula que aparece a la izquierda (haz clic en ella para agrandarla) constituye la culminación de  un esfuerzo de nuestra parte por darle continuidad a la obra de la Dra. Harrell. En realidad, no hemos hecho otra cosa que poner atención a lo que ella manifiesta casi al final del artículo al que he hecho referencia en varias ocasiones ([8], pág. 577), en un párrafo que a continuación me permito traducir al español, a fin de ilustrar mejor la razón que nos motivó a encontrar una solución basada en su fórmula. Honor a quien honor merece :
Esperamos que nuestros resultados motiven a otros investigadores del ramo a realizar estudios similares que exploren la previsión y el tratamiento de la discapacidad intelectual…” y continúa más adelante… “Es casi seguro que se pueden encontrar mejores suplementos que la combinación que hemos probado nosotros en particular. Nuestros suplementos no contemplan el que alguien pueda necesitar dosis mayores de aminoácidos esenciales por separado, de colina, de ácidos grasos,  de biotina, de vitamina K, o de minerales tales como el cromo, el selenio o el molibdeno. Nuestra fórmula tampoco incluye los metabolitos normales o factores nutricionales que por lo regular no se consideran Nutrientesesenciales en la dieta, tales como los metabolitos vitamínicos, la glutamina y otros aminoácidos no esenciales, el inositol, el ácido pangámico y la coenzima Q. Todos estos elementos deben ser considerados en cualquier intento exhaustivo que pretenda descubrir y prevenir enfermedades genetotróficas. En última instancia, debe ser posible individualizar los suplementos para satisfacer las necesidades de cada quien, en cuyo caso tal vez varios de los suplementos que hemos incluido podrían ser reducidos o eliminados en casos particulares (diferentes nutrientes para individuos diferentes), o bien necesitarse en mayores cantidades en otros. Ello requerirá una investigación larga y cuidadosa con miras a responder preguntas muy específicas“.

De acuerdo con esto, nuestra fórmula ya contempla satisfacer esas necesidades específicas de las que habla la Dra. Harrell, así como casi todos los nutrientes que ella menciona en dicho párrafo. Para el caso de nuestra amiga Sofía Nicte-ha, se comenzará con la administración de:
1) Todas las microdosis de plantas medicinales especificadas en nuestra fórmula, administrando 3 gotas de cada frasco directamente sobre la lengua (no se tragan ni se diluyen en agua), 4 veces al día (solo durante las horas de vigilia), dejando un intervalo de un minuto entre las 3 gotas de un frasco y las del (frasco) que le sigue, sin importar el orden y hasta completar los 8 frascos.
Las gotas deben mantenerse en la lengua unos cuantos segundos para permitir que las sustancias activas de las plantas medicinales sean absorbidas por las papilas gustativas.

Un esfuerzo más es un fracaso menos2) Media porción diaria de lo que estipula el recuadro de VITAMINAS, MINERALES y OTROS (nutrientes), durante el primer mes de terapia. Distribuyendo las cápsulas entre los tres alimentos, hasta completar su media porción.
3) Dos porciones al día de lo establecido en el recuadro de AMINOÁCIDOS ESENCIALES Y NO ESENCIALES, tomando una porción en ayunas, media hora antes del desayuno; y la otra, media hora antes de la comida, pudiéndose en ambos casos combinar cada porción con el jugo de frutas, la leche, el licuado, o con agua simple, según las preferencias de la pequeña Sofía.
4) Los elementos o variables dentro del cuadro de CONTROLES, se manejarán de acuerdo a la evolución (respuesta) de Sofía.

Estos son los elementos que nos permitirán individualizar la terapia (terapia diferenciada). Así por ejemplo, en caso de que no respondiera satisfactoriamente al mes de iniciado el tratamiento, se procedería primero a aumentar la dosis, de media porción, a una porción completa de VITAMINAS, MINERALES Y OTROS. Después se intentaría con el DMAE, si fuera el caso de un Déficit de Atención e Hiperactividad renuente. Si el problema en su lenguaje persistiera, un aumento en la dosis de Niacinamida/niacina podría funcionar, o incluso la inclusión de la secretina como parte integral del tratamiento. Llegado el momento, se analizarían las posibles opciones para mejorar la respuesta a la terapia.

Marco Antonio: su habla no será perfecta; pero su sonrisa lo dice todo

Antonio Benítez BautistaOtro caso que estaba esperando la liberación de la fórmula que acabamos de presentar, es el de Marco Antonio Benítez Bautista (derecha), vecino de Xochitepec, de 13 años de edad, que aunque no presenta problemas de hiperactividad, sí los tiene en relación con su capacidad de atención y lenguaje, pues su madre, la Sra. Azucena Bautista Martínez, nos lo ha explicado durante una entrevista personal: “Marco sí escucha bien; pero a veces no logro entender lo que dice y me cuesta mucho trabajo tener contacto visual con él. Tampoco creo que lo tenga con sus maestros. No es un niño enfermizo, o al menos no en los siguientes años a partir de una bronco-neumonía seguida de una cardiopatía que padeció a los dos meses de nacido. Hace ya muchos años se le realizaron exámenes potenciales auditivos y visuales que no revelaron ninguna deficiencia en su audición y aunque sí llegó a usar lentes siendo más pequeño, el oftalmólogo me dijo que podía dejar de usarlos, cuando Marco tenía aproximadamente unos tres años“.

Durante nuestra plática, su mamá también nos manifestó los progresos que Marco ha tenido en su escritura, pues ya pudo copiar bien del pizarrón para realizar su primer tarea, de una manera que a ella la ha dejado impactada.

Marco AntonioMarco come de todo y nunca ha seguido un tratamiento a base de suplementos de vitaminas y minerales y mucho menos de proteínas y aminoácidos. Todo parece indicar que le convendría hacerlo, a pesar de que juega y corre sin sofocarse. Con una terapia como la que aquí estamos proponiendo, es muy probable que la calidad de vida de su familia y la de Marco mejoren; de otra manera, no podrán comprobar la fuerza que yace detrás de esa frase de “SI SE PUEDE”, que tanto eco hace no solo en los partidos de fútbol, sino en ámbitos tan disímiles como la política y los negocios.

Las indicaciones terapéuticas para nuestro amigo Marco serán las mismas que para el caso de Sofía, salvo las dosis establecidas en el punto número 2. Para el caso concreto de Marco, la porción de VITAMINAS, MINERALES Y OTROS a tomar es completa, en vez de la media porción que se prescribió para Sofía, de 4 años y medio.

Andrea: una bebé Down de 4 meses con apenas 6 Kg. de peso

Niños con SD jugandoPor lo general, entre más temprano se comience el tratamiento de un(a) pequeño(a) con síndrome de Down, mejor será su respuesta a una terapia de esta índole. Los tratamientos para los bebés Down suelen ser más complicados y es por ello que hemos dedicado un artículo completo para abordar el caso de Andrea, una bebé de 4 meses (pulse en el vínculo inmediato anterior para ver los detalles del mismo).
Hemos visto niños que sin padecer síndrome de Down, responden rápidamente a los tratamientos con microdosis, después de haber estado padeciendo de afecciones crónicas durante meses. Con un botiquín de microdosis de plantas medicinales y DMAE, no hay una razón de peso para pensar que los bebés Down no van a responder satisfactoriamente a las bondades de este tipo de medicina natural.

Si usted quisiera agregar algún comentario a esta entrada, agradeceré infinitamente su participación, pues entre más datos tengamos sobre cómo afrontar este problema, mejor será la ayuda que podamos brindar a todos esos niños que no han tenido la fortuna de haber venido al mundo sin ese cromosoma extra.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 28 de agosto de 2013


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] The effect of added thiamine on intelligence and learning with identical twins. Bernhardt, Karl S.; Northway, Mary L.; Tatham, Catherine M.Canadian Journal of Psychology/Revue canadienne de psychologie, Vol 2(2), Jun 1948, 58-61.
[2] Down Syndrome and Vitamin Therapy. Unlocking the Secrets of Improved Health, Behaviour and Intelligence. Kent MacLeod. Kemanso Publishing Inc.
[3]  “Vitamin Supplementation for 1 Year Improves Mood”.  Benton, D., J. Haller, and J. Fordy.Neuropsychobiology, 1995; 32:98–105.
[4] Thiamine Supplementation Mood and Cognitive Functioning”. Benton,D., R. Griffiths, and J. Haller.“  Psychopharmacology, 1997; 129:66–71.
[5] Markus, C.R., et al. (2000) “The bovine protein alpha-lactalbumin increases the plasma ratio of tryptophan to the other large neutral amino acids, and in vulnerable subjects raises brain serotonin activity, reduces cortisol concentration, and improves mood under stress.” American Journal of Clinical Nutrition 71: 1536-1544.
[6] Markus, C.R., et al. (2002) “Whey protein rich in lactoferrin increases the ratio of plasma tryptophan to the sum of the other large neutral amino acids and improves cognitive performance in stress-vulnerable subjects.” American Journal of Clinical Nutrition 75: 1051-1056.
[7] Andrew W. Saul. The Pioneering Work of Ruth Flinn Harrell: Champion of the Children. Journal of Orthomolecular Medicine, Vol. 19, No. 1, 2004
[8] Harrell RF, Capp RH, Davis DR, Peerless J, and Ravitz LR. Can nutritional supplements help mentally retarded children? An exploratory study. Proc Natl AcadSci USA, 1981. 78: 574–8
[9] Weathers, C. (1983) “Effects of Nutritional Supplementation on IQ and Certain Other Variables Associated with Down Syndrome.” American Journal of Mental Deficiency 88(2): 214-217.
[10] Coburn, S.P., et al. (1983) “Effect of megavitamin treatment on mental performance and plasma vitamin B6 concentrations in mentally retarded young adults.” American Journal of Clinical Nutrition 38: 352-353
[11] Smith, G., et al. (1984) “Use of megadoses of vitamins with minerals in Down syndrome. Journal of Pediatrics 105: 228-234.
[12] Bennett, F.C., et al. (1983) Vitamin and Mineral Supplementation in Down’s Syndrome.” Pediatrics 72: 707-13.
[13] Ellis, N. & Tomporowski, P. (1983) “Vitamin/Mineral Supplements and Intelligence of Institutionalized Mentally Retarded Adults.” American Journal of Mental Deficiency 88(2): 211-4
[14] Carlos Blanco. Potencia tu mente. Los consejos de un superdotado para emplear mejor tus capacidades. Editorial LibrosLibres. 2009
[15] Andrew W. Saul. Doctor Yourself: Natural Healing That Works. Carol Rosenberg (Editor)