Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


8 comentarios

Terapia inteligente para tratar la esquizofrenia: de la esperanza a la curación

Los psiquiatras andan pregonando que la esquizofrenia no tiene cura, tal vez porque la psiquiatría convencional no ha podido explicar las verdaderas causas de este intrincado síndrome. Asimismo, tanto ellos como los magnates farmacéuticos viven soñando con una fórmula universal que beneficiará a todos por igual, cuando lo que en realidad se necesita es una terapia para un cuadro clínico muy particular (atributos). Como los atributos entre un paciente y otro son diferentes, uno esperaría que la fórmula casi nunca fuera la misma; pero el sistema tradicional de salud mental no funciona así. Los psiquiatras recetan prácticamente lo mismo a todos sus pacientes, y de esa manera jamás podrán curar a uno solo de ellos.

Psiquiatría de precisión: experimentando con datos, no con personas

Nadie se va a curar de esquizofrenia con haloperidol, olanzapina, aripiprazol, clozapina o cualesquier otro antipsicótico que haya sido concebido para lidiar con las causas de este trastorno, por la sencilla razón de que la etiología de la esquizofrenia sigue siendo un misterio incluso para los mismos laboratorios farmacéuticos. Consulte las fichas técnicas de los antipsicóticos y fíjese como en la mayoría de ellas a la letra dice: “se desconoce el mecanismo de acción exacto“. Si los mismos creadores del fármaco no saben con exactitud cómo trabaja su psicotrópico, qué se puede esperar del psiquiatra que lo está recetando. Y cuando no se conoce el mecanismo de acción de un medicamento, la única forma de saber si una determinada sustancia le va a funcionar a un enfermo, es experimentando con él. Así que no le extrañe que su psiquiatra le cambie un fármaco tras otro hasta que alguno le de resultado. El problema de estar experimentando con personas, es que usted tendrá que estar soportando los efectos secundarios de cada uno de los medicamentos prescritos hasta ese momento, en tanto el psiquiatra no de con el antipsicótico apropiado.
Afortunadamente ya existe una alternativa que permite no solo personalizar las terapias, sino generar recetas compuestas de sustancias naturales como las vitaminas, los minerales, los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales y las plantas medicinales.

Esa alternativa tiene un nombre: se llama psiquiatría de precisión. La ventaja de esta nueva tecnología es que la experimentación no se lleva a cabo ni con animales ni con personas, sino con los datos de las personas, que no es lo mismo. A continuación expongo un caso de estudio que ilustra muy bien cómo es que aun obviando la etiología de la esquizofrenia, este tipo de psiquiatría alternativa promete curar a un paciente en particular.

El caso de Esperanza

Lo que aquí le voy a contar corresponde a un caso real de una paciente que habiendo probado ya un buen número de terapias basadas en psicotrópicos, decidió recurrir a la psiquiatría de precisión.
Se trata de una mujer mexicana de 37 años a quien llamaré Esperanza para estar a tono con el título de la presente publicación (ese no es su verdadero nombre y cualquier semejanza con alguna persona en especial, es mera coincidencia).
Al término de su primera consulta, Esperanza salió de nuestro consultorio con una receta que de acuerdo con Pfeiffer y Walsh [1]-[2], correspondería a un diagnóstico de histapenia. Y aunque sus síntomas mejoraron mucho por tratarse efectivamente de un caso de hipermetilación, durante la segunda consulta manifestó estar experimentando un cansancio muy severo, por lo que decidimos realizar ajustes a su terapia inicial.

Si usted revisa los malestares asociados a los fenotipos definidos en las fuentes citadas, va a tener dificultades para encasillar al cansancio crónico en alguno de los síndromes que suelen asociarse a una histapenia, una histadelia o una piroluria. El cansancio es un malestar que acaso podría deberse a una deficiencia tiroidea, tal y como lo apuntamos tanto en nuestra publicación del 7 de noviembre de 2017 (“Identificando el fenotipo de esquizofrenia: un paso más hacia la curación“), como en la del 23 de julio de 2018: “Hipotiroidismo: el fenotipo de la esquizofrenia ignorado por la psiquiatría“.

Pero los análisis de Esperanza y sus demás síntomas no revelaron la existencia de un hipotiroidismo, y como la fatiga podía deberse a múltiples causas, decidimos recurrir a la psiquiatría de precisión.
Cuando no se conoce con exactitud el origen de uno o más síntomas, es preferible estudiar los casos de éxito que tuvieron lugar en el pasado, a fin de encontrar similitudes entre éstos y el caso que se está intentando resolver.
Entender el síndrome propio de una esquizofrenia es una tarea harto difícil, porque las teorías que intentan explicarla no están suficientemente probadas. No obstante, disponiendo de un laboratorio virtual, se pueden realizar varios experimentos hasta encontrar la terapia ideal.

El descubrimiento de una terapia inteligente no surge de la experimentación con personas o animales de laboratorio, sino de una serie de ensayos sobre los datos de los pacientes. El científico de datos captura la sintomatología, los resultados de las pruebas de laboratorio y demás rasgos de un paciente, para que posteriormente una máquina compare toda esa información con las características de cada uno de los casos de éxito registrados hasta ese momento.

Mediante un aprendizaje de máquina, la computadora divide a toda la población de pacientes en varios grupos (clusters), de acuerdo con las similitudes que encuentra en las características de los casos. En la imagen adjunta por ejemplo (pulse sobre ésta para agrandarla), estoy mostrando los tres grupos que desplegó nuestra herramienta de minería de datos, al segmentar (clustering) los casos de éxito registrados hasta el momento.  Note cómo en el renglón que corresponde al cansancio, la mayoría de los pacientes del grupo cero (cluster #0) declaró no estar experimentando ese síntoma (una N en éste y otros campos significa la ausencia del malestar. Una S implica la presencia del mismo).

A continuación explico cómo obtuve una terapia inteligente, a partir de los datos que me proporcionó la paciente durante su segunda consulta.

¿Una falsa esperanza? No, una verdadera terapia para Esperanza

Al integrar el cuadro clínico de Esperanza al conjunto de datos mostrados en la captura de pantalla anterior, la máquina clasificó su caso en el grupo 0, según se infiere de la imagen que aparece a la derecha. Y es en esta parte del proceso de extracción de conocimiento (KDD) en donde el dominio de la especialidad, la experiencia y el criterio del analista juegan un papel crucial en la selección de la mejor terapia para éste o cualquier otro paciente. Aunque la edad, el sexo y el diagnóstico en el grupo cero eran muy parecidos a los de la lista de atributos de Esperanza, los síntomas cansancio y escucha_voces no coincidían con los de nuestra paciente, pues ambos estaban presentes en su lista pero no en la del grupo cero (pulse sobre la imagen de la izquierda para ver las diferencias).
Es por eso que segmenté aun más los casos para ver si la máquina era capaz de encontrar un grupo de pacientes que experimentaran cansancio, escucharan voces y cuyos demás atributos coincidieran en su mayor parte con los de la protagonista de nuestro caso de estudio.
El objetivo aquí era identificar el grupo con los casos más parecidos al de ella, dándole la debida importancia al cansancio y la escucha de voces. Una máquina no sabe nada de diagnósticos médicos y no está enterada de lo preocupada que está Esperanza por su sensación de cansancio crónico. Como especialista en informática biomédica, consideré muy pertinente realizar un número suficiente de experimentos hasta encontrar un grupo de pacientes que además de tener atributos muy parecidos a los de Esperanza, hubieran escuchado voces y experimentado cansancio  (cansancio=S y escucha_voces=S).

Después de experimentar con varios números de segmentos, la máquina finalmente me mostró un grupo de pacientes que en el pasado habían presentado esos dos síntomas a la vez. Ese grupo resultó ser el número 8 (pulse sobre la imagen de la derecha para ver los detalles).
Lo mejor de todo fue que el caso de Esperanza había sido clasificado por la máquina dentro de ese mismo grupo, y aunque las edades en ambos vectores de atributos no eran iguales, la importancia de los demás atributos superó de tal manera mis expectativas, que eso bastó para que me declinara yo por esa terapia que en algún momento sirvió para que el grupo de pacientes #8 se aliviara. No hay que olvidar que cada grupo de atributos constituye un centroide.

El centroide es un vector (lista) de atributos que refleja la tendencia central de cada uno de sus valores. Así por ejemplo, el centroide correspondiente a la columna 8 en la imagen inmediata anterior, contiene un atributo denominado edad, cuyo valor es 28.3333. Aunque esta cifra no coincide con la edad de Esperanza (37), no es el valor promedio de las edades de los pacientes del grupo 8, sino el valor más próximo a las demás edades de los pacientes del grupo, incluida la de Esperanza (la herramienta de software la calculó considerando la distancia euclidiana entre todas las edades). Dado que la similitud entre casos se calcula considerando las tendencias centrales de todos los atributos, era seguro que el caso de Esperanza tenía una gran similitud con los casos que fueron clasificados dentro de su grupo, a pesar de que algunos atributos no coincidían.

En la imagen adjunta muestro lo que el software de minería de datos desplegó, después de recorrer en orden descendente, tanto el vector de atributos de Esperanza como el del centroide asociado al grupo 8. Note cómo la máquina aprendió lo que se les administró a los pacientes del grupo 8 para que se aliviaran. En su momento, cada uno de esos casos se convirtió en uno de éxito, independientemente de las causas que ocasionaron el trastorno.
A sabiendas de que todos los cuadros clínicos pertenecientes a ese grupo son muy similares, no nos cabe la menor duda de que Esperanza se puede aliviar con la terapia que la máquina sugirió en este desplegado.

La inteligencia artificial implícita en los casos resueltos

La terapia así obtenida no es producto de una superchería, como podrían argumentar los detractores de la medicina alternativa. Lo que hasta ahora hemos hecho, no ha sido otra cosa que extraer el conocimiento implícito en ese conjunto de casos que alguna vez fueron resueltos por un buen número de médicos expertos. Y como lo que aquí estamos proponiendo tiene muy poco que ver con el por qué se alivió cierto grupo de pacientes, y mucho que ver con lo que se empleó para conseguir su alivio, es por eso que hemos de terminar analizando las tendencias de los datos asociados a esos casos de éxito.

El análisis de tendencias en los datos es a la inteligencia artificial, como la contemplación es a la inteligencia del ser humano. La contemplación la podemos concebir como la observación atenta y detenida de una realidad, y si por realidad entendemos un conjunto de hechos y no de conjeturas, teorías o hipótesis, entonces todo lo que haya sucedido en el pasado es un hecho, y por lo tanto una realidad.
Los casos de éxito pertenecen al pasado, y es en ese pasado en donde encontramos evidencias de que las cosas sucedieron de una u otra manera, toda vez que los datos no hayan sido manipulados de conformidad con los intereses de un grupo de poder.

Las evidencias se pueden registrar y guardar en un archivo que a la postre se podrá utilizar para compararlas con los casos que en un futuro se tendrán que resolver.
En el caso concreto de la medicina, pudo haber sucedido que un paciente P con los rasgos r1, r2, r3… rm y los síntomas x1, x2, x3 … xn, se curó de la enfermedad E por haber recibido una dosis D de cierta sustancia S durante un tiempo T. Ese conjunto de datos almacenados en un registro dentro de un archivo electrónico constituye una evidencia, que en el contexto de esta publicación viene a ser un caso de éxito. A la lista de atributos (P, r1, r2, r3… rm, x1, x2, x3… xn, E, D, S, T) se le llama formalmente vector de atributos.

Ahora bien, una realidad puede estar representada por un número menor de atributos, dependiendo de qué tan relevantes sean los mismos, en términos de su correlación con las variables que se desea estimar. La minería de datos nos permite encontrar un conjunto reducido de atributos que se sabe representan mejor una realidad, por ser los más relevantes. En el caso de nuestro paciente P por ejemplo, ese vector de atributos relevantes podría ser (P, r2, r6, x3, xn). A ese subconjunto de atributos se le llama  proxy y suele usarse para estimar los valores de las variables que dependen de él y que reciben el nombre de variables de salida.

Las variables de salida (llamadas también variables dependientes) corresponden a las dosis de todos los suplementos a recetar, así como a los meses que se estima durará la terapia, que en este caso de estudio se espera que sean cinco.
La máquina usa su inteligencia artificial para estimar las variables de salida, en función de las tendencias que encuentra en el registro histórico de evidencias. Como dijimos anteriormente, hay una medida que se usa para calcular la tendencia de cada uno de los atributos.

Así, la tendencia central de la variable de salida niacina fue estimada en el caso de Esperanza en 3,148.2639 mg (esta dosis desde luego podría no ser la más apropiada para usted). Asimismo, la tendencia del folato fue de 3,902.6157 mcg, la de la vitamina D3 resultó ser de 3,031.7708 UI y la del cromo de 523.1481 mcg, tan solo para ilustrar el proceso con otros tres ejemplos. Una vez homologadas las dosis diarias, la vitamina B6 se estableció en 150 mg, la B12 en 2,000 mcg, el ácido ascórbico en 4,000 mg, el zinc en 40 mg y los omega 3 quedaron en 1,500 mg (EPA+DHA). ¿Puede usted intuir por qué se le ha llamado a esta tecnología psiquiatría de precisión, y por qué se dice que es una medicina alternativa basada en evidencias?

La tendencia de Esperanza a la diabetes: extrayendo conocimiento a partir de los datos

¿Y cómo supo la máquina que Esperanza es propensa a la diabetes? Eso es algo que la máquina no puede inferir por sí sola, y es aquí donde el capital humano marca la diferencia a la hora de confeccionar la versión final de la receta inteligente.
De manera análoga a como la máquina calcula sus tendencias, el ser humano debe contemplar esas tendencias para inferir conocimiento a partir de los datos de los pacientes.

La máquina únicamente está detectando una deficiencia de cromo en el organismo de Esperanza, basándose en la tendencia central de ese suplemento; pero es el ser humano quien debe interpretar correctamente esa deficiencia. Y lo que pude interpretar en relación al valor que la máquina estaba recomendando para el cromo, se debió a que tiempo atrás, mucho antes de realizar un estudio para otra paciente a quien llamé Estelita para no revelar su verdadera identidad, ya había yo aprendido todo lo relacionado con la resistencia a la insulina y las complicaciones que trae consigo la diabetes.

En el informe de dicho estudio apunté que “el cromo es el mineral que está más implicado en la producción de insulina” y por ende, en cualquiera de las morbilidades que a menudo acompañan a la diabetes.
Durante la que fue su primera consulta, Esperanza me facilitó los resultados de una química sanguínea que revelaba una insulinorresistencia (el resultado de dividir el nivel de sus triglicéridos entre su colesterol HDL fue mayor a 3. Si lo desea puede pulsar sobre la imagen adjunta para ver los detalles y calcular el cociente que resulta de esa división). Y si la máquina había sugerido alrededor de 500 mcg de cromo, era porque tenía evidencia de que algunos de los pacientes en el grupo de Esperanza, presentaban niveles altos de glucosa.

Y una vez más, desde la óptica de la psiquiatría de precisión, poco importa si las voces que escucha Esperanza son consecuencia de su hiperglucemia. Lo que sí creo es que esos altos niveles de triglicéridos y de glucosa, son los culpables de su cansancio crónico. Como sea, lo importante es que existe evidencia (casos de éxito) de que el cromo ha beneficiado a varios pacientes con vectores de atributos muy similares a los de ella, en los cuales la insulinorresistenia y/o la diabetes aparecen como comorbilidades en varios casos de esquizofrenia.

¿Y la tirosina y la taurina para qué son?

Éstos dos aminoácidos también son parte de la terapia inteligente que sugirió la máquina. Curiosamente, hace unos años yo mismo recomendé taurina a una paciente cuyo vector de atributos se encuentra registrado en el archivo de casos de éxito, como evidencia de que la taurina beneficia a algunos pacientes con ansiedad e insomnio. Y si usted revisa nuevamente la imagen en donde aparecen los atributos de Esperanza, va a advertir que ella también declaró estar experimentando ambos malestares. Por otra parte, aunque la tirosina es el suplemento ideal para el hipotiroidismo (que no es el caso de Esperanza), suele prescribirse también cuando el objetivo es contrarrestar la ansiedad, el insomnio, el cansancio y el sobrepeso (que es el caso de Esperanza).

Conclusión

No hay una panacea ni para la esquizofrenia ni para cualquier otra enfermedad. Las sustancias o los medicamentos que se receten, deberán adaptarse a los rasgos de cada persona, y no a la inversa. Un ser humano es único e irrepetible, y para curarlo se requiere de una terapia inteligente basada en evidencias, en hechos, en una realidad contemplada tanto por una máquina como por otro ser humano; una realidad plagada de historia y de tendencias que no gusta de conjeturas o de hipótesis que aun habiendo alcanzado el nivel de teorías, todavía no consiguen explicar el por qué de los fenómenos psíquicos.

La mejor forma de destruir la fe o la esperanza es dejar que se haga realidad“… Roger Zelazny
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 17 de noviembre de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


RERERENCIAS

[1] Carl C. Pfeiffer, Richard Mailloux and Linda Forsythe. The Schizophrenias: ours to conquer. Bio-Communications Press, 1970.
[2] William J. Walsh. Nutrient Power. Heal your biochemistry and heal your brain. Skyhorse Publishing, 2012.


 

Anuncios


Deja un comentario

Cardiopatías: en las cosas del corazón no basta con una segunda opinión

¿Podría usted confiar en la opinión de un solo médico cuando éste le ha diagnosticado una cardiopatía que podría terminar en un infarto?
¿Y en verdad cree que una segunda opinión sería suficiente para confirmar o descartar ese primer diagnóstico? … ¿Que le parecería contar con cientos de opiniones por el precio de una sola consulta?
A finales del siglo pasado, nadie hubiera creído que las máquinas pudieran aprender, a partir de centenas de diagnósticos.

Sin embargo, hoy en día ya no es ningún misterio, cómo un ingeniero en informática biomédica descubre el conocimiento implícito en esa inmensa mina de datos.
Pero permítame contarle cómo fue que eso que otrora nos pareció un sueño, pasó a ser parte de nuestra realidad.

Antecedentes y herramienta de diagnóstico

De acuerdo con D. Senthil Kumar y sus colaboradores, el diagnóstico convencional es subjetivo, porque depende del juicio de un solo médico, el que lo emite. En este contexto, estos investigadores sostienen que: “el aprendizaje de máquina puede emplearse para extraer reglas de diagnóstico a partir de las descripciones de los pacientes que fueron tratados con éxito en el pasado, y para ayudar a los especialistas a hacer que el proceso de diagnóstico sea más objetivo y confiable” [1].
En el artículo que intitulé “La informática biomédica en el diagnóstico y la prevención de la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad“, expliqué cómo las máquinas van adquiriendo experiencia conforme van acumulando registros de casos, que son analizados por un algoritmo dotado de inteligencia artificial.
En esa ocasión presenté los casos de esquizofrenia y de otros trastornos de la personalidad que la Fundación Micromédix ha atendido, y analicé cómo los diagnósticos de esos pacientes los utilizaba la herramienta de minería de datos (WEKA), para identificar el fenotipo de los nuevos pacientes.

Propósito del análisis de los datos y su aprovisionamiento

En esta entrega voy a describir cómo este mismo programa puede ser empleado para diagnosticar una cardiopatía (una afección en el corazón), con el propósito de prevenir un infarto. Aparte de la enfermedad a diagnosticar, otra diferencia más que vamos a encontrar en esta entrega, es que los casos a analizar provienen del repositorio de datos de la Universidad de California, con sede en Irvine.

En el mismo repositorio (izquierda) hay registros de pacientes que fueron atendidos en hospitales de Cleveland, EUA (303 casos), Suiza (123 casos) y Hungría (294 casos), así como la base de datos Statlog (270 casos), con valores de la variable a predecir ligeramente diferentes; pero con los mismos atributos (variables predictoras).
Ya otros investigadores como Sundaraman, Kakade, Chaurasia y otros [2] [3], han usado los datos del hospital de Cleveland para demostrar cómo algunas herramientas son capaces de diagnosticar una cardiopatía, con una precisión hasta del 83.5% en condiciones de validación cruzada, haciendo uso de los algoritmos Naive Bayes y CART.

A continuación voy a demostrar cómo se puede aumentar la precisión de este modelo de diagnóstico, fusionando los datos de Cleveland y Statlog, y permitiendo que otro algoritmo aprenda a clasificar los casos, usando esta nueva base de datos.

Descripción de los datos y su preprocesamiento

Como se aprecia en la captura de pantalla de la derecha (pulse sobre la misma para ver los detalles), hay un total de 573 casos registrados (303 de Cleveland más las 270 instancias en Statlog). Existen asimismo 13 variables predictoras y la que el sistema intenta predecir: cardiopatía. Cuando el paciente está sano, esta variable debe ser necesariamente cero. Un valor de uno está representando a los pacientes que tienen alguna cardiopatía. Note también que en la base de datos resultante, 259 pacientes fueron diagnosticados con alguna afección (barra de color rojo), sin especificar exactamente cuál.
En la hoja de Excel que aparece a su izquierda estoy mostrando los primeros 23 registros (pulse sobre la misma para agrandarla). Para unir los datos de Cleveland y Statlog, se modificaron los valores que la variable cardiopatía tenía en el repositorio de Cleveland. En éste, a esta variable se le permitía asumir los valores 0, 1, 2, 3 y 4, que correspondían a un estado de salud (cero) y cuatro posibles tipos de afecciones. En contraste con ello, en Statlog esta misma variable era dicotómica (la que puede tomar únicamente los valores 0 y 1). Para lograr que ambos conjuntos fueran compatibles, los valores 2, 3 y 4 se modificaron a 1 en el repositorio de Cleveland.

Análisis de atributos y su relevancia en el diagnóstico de las cardiopatías

A continuación presento cada uno de los atributos que determinan cuándo un paciente está teniendo problemas de corazón. Las variables se analizan en el orden de importancia que cada una de ellas tiene, a la hora de diagnosticar una cardiopatía. Así, el síntoma que aparece al principio de la siguiente lista, es el que repercute más en el diagnóstico. En la imagen adjunta (pulse para agrandarla) muestro una adaptación al español de la gráfica que aparece en la página 216 de la obra de Chaurasia y otros (op. citada), en donde el colesterol se destaca por ser la variable que menos importancia tiene en este tipo de dolencias, un hecho que Bowden y Sinatra dieron a conocer desde el 2013, en uno de sus más notables trabajos [4].

I.  Dolor o angina de pecho (dolor_dp)

Hay pacientes que manifiestan los síntomas típicos de una cardiopatía, como son la angina de pecho y la fatiga. Ambos malestares suelen presentarse cuando el corazón no está recibiendo suficiente oxígeno. No obstante, tanto Kumar y otros (op. citada, pág. 148), como el análisis que se desprende de la captura de pantalla que aparece a su izquierda (pulse sobre la misma), coinciden en que casi el 50% de los pacientes no manifiestan síntomas, hasta que son sorprendidos por un ataque al corazón (véase a continuación el significado de los valores que esta variable puede asumir). Después de todo, es a través de un electrocardiograma que el médico se da cuenta que existe un problema.

El significado de cada uno de los valores que esta variable puede asumir es como sigue:
1: Angina típica (bien definida):
(a) una molestia en la región torácica subesternal de cualidades y duración características, que es
(b) provocada por el esfuerzo o el estrés emocional y
(c) que se alivia con el descanso o con nitroglicerina.
2: Angina atípica (probable). Cumple con dos de las características anteriores.
3: Dolor de pecho de origen no cardíaco. Cumple con una o ninguna de las características de la angina típica.
4: Paciente sin síntomas.

Para una mejor interpretación de la imagen anterior, puede usted pulsar sobre ésta para ver cómo están distribuidos los pacientes, en función de los valores que esta variable puede asumir en esta base de datos:
Son 43 los pacientes con síntomas de angina típica.
El número de pacientes detectados con angina atípica asciende a 92.
Los que manifestaron un dolor en el pecho que no tiene relación con un problema de corazón (debido tal vez a un reflujo o a una úlcera por ejemplo) son 165.
El 47.6 % (273/573 x 100%) de los pacientes no manifestaron síntomas. A pesar de ello, la mayoría de ellos dieron positivo a una cardiopatía: alrededor de 200 pacientes representados por la sección roja de la barra mostrada en la extrema derecha de la gráfica.

II. La pendiente del segmento ST en condiciones de máximo ejercicio (pend_seg_st)

Una vez que su cardiólogo le explique con lujo de detalle el significado de este atributo, usted  no tendrá problemas para proporcionarnos los valores que a esta variable le corresponden en el electrocardiograma que ese señor de bata blanca le practicó.
Si el informe de su electrocardiograma no especifica cuál ha sido la inclinación del segmento ST de la gráfica que le han entregado, entonces tal vez le interese pulsar sobre la imagen que aparece a su izquierda para darse una idea del significado que tienen los valores de este atributo:
1: Implica que la pendiente en este segmento de la gráfica es ascendente.
2: Representa un segmento ST completamente horizontal.
3: Significa que la pendiente en este segmento de la gráfica es descendente (pulse también en la imagen que aparece a su derecha).
Recuerde que si usted pagó por un análisis de este tipo, está en todo su derecho de solicitar los valores tanto de esta variable, como de los demás atributos que caracterizan a todo electrocardiograma.

Conviene apuntar que el riesgo de sufrir una cardiopatía es mayor cuando el segmento ST en el electrocardiograma no tiene ninguna pendiente (depresión horizontal), que cuando esa misma pendiente es positiva (depresión ascendente). Asimismo, para los pacientes cuyo electrocardiograma ha registrado una pendiente negativa (depresión descendente), el riesgo de sufrir una cardiopatía es ligeramente mayor al 50% (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).
Observe también en este mismo diagrama de barras, cómo para cada uno de los valores 1, 2 y 3 de esta variable, el número de pacientes es de 272, 262 y 39, respectivamente.

III. Angina de pecho provocada por el ejercicio (angina_iej)

Si después de un tiempo de estar haciendo ejercicio, usted siente dolor en el pecho, es probable que necesite un diagnóstico como el que más adelante estaré proponiendo. Si esto le ha ocurrido más de una vez, contáctenos para estar más seguros de lo que está ocurriendo, ya sea para descartar una posible afección cardíaca (cadiopatía=0), o bien para confirmarla (cardiopatía=1). Lo mejor que uno puede hacer en caso de existir un problema es no alarmarse, pues de sobra sabemos que el estrés es uno de los principales enemigos del corazón, sin restar desde luego la debida importancia a la hipertensión y la glucosa (azúcar en sangre).

Es importante mantener la calma, pues me complace comunicarle que un infarto se puede prevenir con un tratamiento basado en una dieta apropiada y una receta de suplementos específica para las cardiopatías (puede descargarla más adelante). Es lo más sensato que puede hacer para evitar que las cosas se compliquen.
Cualquiera que vaya a ser su diagnóstico, el valor para este variable será nulo si usted nunca ha experimentado dolor en el pecho con el ejercicio (angina_iej=0). Como cabría esperar, el valor de angina_iej será igual a uno si usted ha estado sintiendo dolor. Como se infiere de la imagen adjunta, las personas que experimentan angina de pecho con el ejercicio, muy frecuentemente dan positivo a una cardiopatía.

IV. Resultados del electrocardiograma en condición de reposo (res_electro)

Los posibles resultados de un electrocardiograma estando en reposo pueden ser tres:
Si la prueba salió normal, entonces res_electro=0. Si se detectó una anomalía en la sección de la onda T- segmento ST, entonces res_electro=1. Cuando con el criterio de Romhilt-Estes, el electrocardiograma revelara una franca o una probable hipertrofia en el ventrículo izquierdo, entonces res_electro=2.
De acuerdo con la gráfica adjunta, las anomalías de un electro pocas veces se encuentran en la onda ST-T. Por lo regular, o sale normal, o bien con algún tipo de hipertrofia ventricular.

V. Presión sanguínea en reposo (presión)

Si usted se toma la presión y anota el valor que su dispositivo registró como el mayor, estará obteniendo los milímetros de mercurio de su presión sistólica, que sería el valor que nosotros le asignaríamos a esta variable para realizar su diagnóstico. A fin de cuentas, este dato lo emplea nuestro sistema para valorar si es usted hipertenso, una condición que contribuye a aumentar el riesgo de infarto.

VI. Sexo
Los hombres suelen ser más propensos a las cardiopatías que las mujeres. Si el género de un paciente es masculino, sexo=1; si es femenino, entonces sexo=0.
VII. Edad
Este atributo es un valor numérico que varía entre los 29 y los 77 años. Note que el rango de edades en el que los pacientes son más propensos a desarrollar una cardiopatía está entre los 55 y los 62 años, según se infiere del diagrama de barras adjunto (pulse sobre la imagen para ver los detalles).

VIII. Frecuencia cardíaca máxima ( frec_card_máx)

Es el número máximo de pulsaciones (latidos) por minuto que puede alcanzar el corazón de una persona, al realizar un ejercicio físico que no compromete su salud. Existen varias fórmulas para calcular su valor teórico. La más simple consiste en restar la edad a 220 (226 en caso de ser mujer). La fórmula de Tanaka es un poco más precisa: frec_card_máx= 208.75 – 0.73*edad. Para alguien de 60 años por ejemplo, la frecuencia cardíaca máxima teórica debería ser de 164.95 lpm. Miller por su parte la calcula como frec_card_máx = 217 – 0.85*edad. De acuerdo con la gráfica adjunta, en la práctica, los pacientes que no llegan a registrar en un pulsímetro los 145.8 latidos/minuto, están más en riesgo de desarrollar una cardiopatia, que aquellos que logran superar esa cifra.

IX. Glucosa (medida en ayunas)
De acuerdo con las gráficas que aparecen en la imagen adjunta, el azúcar en la sangre no es una variable que repercuta significativamente en el diagnóstico de una cardiopatía.
Tanto los pacientes cuya glucosa en ayunas fue mayor o igual a los 120 mg/dl (glucosa=1 ), como los que registraron una glucosa con un valor inferior a esa misma cifra (glucosa=0), corren el mismo riesgo de desarrollar una cardiopatía (50%).
Esto no significa que consumir azúcar sea una buena idea, sino que hacerlo es tanto como jugar a los volados con el corazón.

X. Colesterol

Como dije anteriormente, el colesterol tiene una importancia aún menor en el resultado del diagnóstico, que la que podría llegar a tener la glucosa. De hecho, la precisión del modelo seleccionado no se vio afectada cuando decidí eliminar de la lista, la variable colesterol. El modelo dio los mismos resultados con y sin colesterol, cosa que no ocurrió con la glucosa. A continuación describo el criterio que adopté para seleccionar el método que a la postre me entregaría diagnósticos más precisos.

Selección del método idóneo para diagnosticar una cardiopatía

La minería de datos clínicos es una rama de la informática biomédica que nos permite predecir con bastante exactitud, el resultado de un análisis sintomático. Originalmente fueron 13 atributos los que utilicé para comenzar a evaluar tres algoritmos de clasificación (diagnóstico): el perceptrón multicapa y los árboles de clasificación LMT y Random Forest (véase ta tabla comparativa en la imagen adjunta).
Para evaluar la bondad de un algoritmo de predicción, además de la precisión, hay otros indicadores que nos ayudan a confirmar cuándo un método de diagnóstico es mejor que otro. El estadístico de Kappa y la raíz del error cuadrático medio son dos parámetros que cumplen con ese cometido.

Como el objetivo de la presenta entrega no es impartir un curso de minería de datos clínicos o de estadística, por el momento bastará con saber para qué nos sirven esas dos cifras estadísticas y por qué en esta ocasión he incluido otro indicador que en la figura anterior aparece como falsos negativos.
En general, se dice que un algoritmo es mejor que otro si su estadístico de Kappa es mayor que el de cualquier otro. Análogamente, un algoritmo producirá mejores diagnósticos si la raíz del error cuadrático medio que ha generado, es menor que la de cualquier otro.

Ahora bien, en las cosas del corazón, uno debería reducir al máximo el número de diagnósticos que la herramienta de minería de datos clasifica como falsos positivos, que sería el caso de diagnosticar a un paciente sano cuando en realidad está enfermo. Esta situación equivale a decir que alguien no está enfermo cuando en realidad sí lo está, en cuyo caso hablamos de un falso negativo. Todo es cuestión de terminología e interpretación. ¿Y cómo saber cuándo estamos ante una situación como ésta? Pues poniendo a prueba nuestro algoritmo mediante una validación cruzada, tal y como lo explico en el apartado que sigue (pulse también sobre la captura de pantalla adjunta).

Aprendizaje de máquina: sabiduría colectiva a su máxima expresión

En una prueba de validación cruzada, la herramienta de software (WEKA) divide a los datos en diez partes iguales y comienza a aplicar el algoritmo al 90% de ellos, a fin de calcular el valor de la variable que va a diagnosticar (en nuestro caso, cardiopatía). El 10% restante lo utiliza como datos de prueba para estimar qué tanto se está equivocando.
Una vez que se entrena con ese 90%, calcula el valor de cardiopatía para cada caso registrado en los datos de prueba, y lo compara con la opinión que un cardiólogo emitió en el pasado en relación con ese caso.
Tanto si ambos valores coinciden como si no, el software aprende de dicha comparación y memoriza el resultado.

Este procedimiento se repite 10 veces, tomando cada vez como datos de prueba, otro 10% de los datos y un 90% también diferente al que se usó en la prueba anterior como datos de entrenamiento. En cada una de las diez pasadas que realiza el software, el algoritmo cuenta con 515 opiniones (0.90 x 573) de expertos para determinar si un paciente ha desarrollado o no una cardiopatía.

Y es así como el algoritmo que se está evaluando termina construyendo una matriz de confusión (izquierda), en donde uno puede conocer esos falsos negativos de los que hablaba yo en un párrafo anterior. A pesar de todo ese despliegue de inteligencia, las tres pruebas de validación cruzada aplicadas a las 13 variables, y luego a las 9 que quedaron después de eliminar el colesterol, podrían no reflejar la realidad de otro entorno, con pacientes de otras regiones o de epigenéticas distintas. Dado que aquí no estamos manejando un volumen de datos muy grande (Big Data), es evidente que la precisión del modelo disminuirá cuando usemos datos de prueba diferentes a los del conjunto Cleveland-Statlog.

Esta característica es inherente a todo modelo de clasificación (diagnóstico) y se conoce como sobreajuste: una especie de “entrenamiento localizado” que se debe manejar sustituyendo los datos de prueba con datos exógenos, es decir, con datos ajenos a los utilizados en la validación cruzada.

Un modelo 79% confiable

El modelo con 9 variables y el método de Random Forest es el que terminé seleccionando para diagnosticar a mis pacientes, por haber arrojado los mejores indicadores estadísticos. De hecho, su precisión ha resultado ser mayor que la de algunos otros modelos que lo han precedido.
Sundaraman y Kakade de la Northwestern University por ejemplo, obtuvieron una precisión del 70.73% empleando el método de Naive Bayes y los datos de prueba (exógenos) de los hospitales de Suiza [2].

Ellos obtuvieron una precisión del 83.5% con ese mismo algoritmo en condiciones de validación cruzada, resultado que contrasta con ese 97.2% que se obtuvo aquí con el método de Random Forest, bajo el mismo criterio de validación (véase más atrás la imagen intitulada “Selección del modelo con validación cruzada”).
Pero veamos cómo fue que el modelo de Random Forest con 9 variables (izquierda)pudo superar al de Sundaraman y Kakade con 13 variables, una vez que se le aplicó la “prueba de fuego” con los datos exógenos.
Esos datos de prueba los extraje también del repositorio de Irvine y corresponden a casos que fueron atendidos en los hospitales de Suiza y Hungría. De acuerdo con los resultados de dicha prueba (ver ambas imágenes adjuntas), es evidente que el modelo con Random Forest superó al de Naive Bayes en 7.84 puntos porcentuales. Como sea, ambos modelos pueden ser usados en cualquier hospital del mundo como auxiliares en la toma de decisiones clínicas, o por cualquier médico que necesite la opinión consensuada de muchos otros colegas.

La ventaja del modelo que aquí se propone, además de una mayor precisión, es que el paciente solo tiene que proporcionar 9 datos, en lugar de los 13 que requiere el modelo de la Northwestern University.

¿Dio usted positivo a una cardiopatía?

 

Si le han diagnosticado una cardiopatía o está en riesgo de sufrir un infarto, puede solicitar la opinión de unos cuantos cientos de especialistas por el precio de una consulta, descargando la receta que aparece a su izquierda.
Ahí encontrará las dosis terapéuticas (ortomoleculares) y el modo de administración de los nutrientes que desde hace mucho tiempo hemos estado recomendando en estos casos.
La descarga incluye una hora de consulta junto con un diagnóstico como el que se ha descrito a lo largo del presente trabajo.
La consulta se lleva cabo por Skype o vía telefónica y en ella podrá usted aclarar cualquier duda que pudiera tener en relación al tratamiento descrito en la guía terapéutica (pulse sobre la imagen para descargarla).

Conclusiones

Más que una inteligencia colectiva, un modelo como el que acabo de presentar posee una inteligencia artificial capaz de desplegar una sabiduría colectiva.
Por mucho que un egresado de Harvard se haya quemado las pestañas estudiando los misteriosos secretos que guarda el corazón, difícilmente podrá competir con la experiencia acumulada y la precisión con la que realiza los diagnósticos una herramienta de minería de datos clínicos.
Hoy en día, esta tecnología nos permite contar no solo con una segunda opinión, sino con la de centenares de expertos.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 26 de enero de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


RERERENCIAS

[1] D.Senthil Kumar et al. Decision Support System for Medical Diagnosis Using Data Mining. IJCSI International Journal of Computer Science Issues, Vol. 8, Issue 3, No. 1, May 2011
[2] Sundaraman & Kakade. Clinical Decision Support For Heart Disease Using Predictive Models
Northwestern University. Big data Analytics Conference 2015
[3] Vikas Chaurasia et al. Early Prediction of Heart Diseases Using Data Mining Techniques. Carib. j. SciTech, 2013, Vol.1, 208-217.
[4] Jonny Bowden y Stephen Sinatra. La verdad sobre el colesterol. Descubre los falsos mitos acerca del colesterol. Un programa efectivo sin medicamentos para rebajarlo.  Urano. 2103


Deja un comentario

El sistema tradicional de salud mental en entredicho

El desconocimiento de las prácticas deshonestas del ejército farmacéutico y sus soldados de bata blanca, aunado a un gobierno corrupto y a la desesperación de una familia que no sabe qué hacer en los momentos de crisis, suelen prolongar el sufrimiento que causa una enfermedad mental como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el autismo.

psiquiatrasSi usted alguna vez ha tenido la dolorosa experiencia de ver a su ser querido medicado, seguramente se habrá sentido derrumbado(a), al no saber cuánto tiempo más tendrá que seguir soportando ese sentimiento de impotencia y frustración que lo(a) ha quebrado, justo cuando se ha dado cuenta de que ha dejado en manos del sistema de salud que aquí pongo en entredicho, a esa personita suya que habiendo sido alguna vez tan sensible y entusiasta, ahora está siendo transformada por varios “excelentísimos señores de bata blanca”, en un autómata indefenso.

Moldeando la mente del consumidor

psiquiátricoDesde la época en que una gran mayoría de enfermos mentales eran confinados involuntariamente en siniestros manicomios, los que supuestamente cuidaban de ellos, se propusieron elevar su oficio a la categoría de especialidad médica, que un alemán de nombre Johann Christian Reil bautizó en el año 1808 como “psiquiatría”, del griego “psique” e “iatros“, que significan alma y médico, respectivamente [1]. Fue así como nació en Halle, Alemania, una pseudociencia que más tarde daría lugar a que los psiquiatras de todo el mundo se unieran para seguir perpetrando un fraude que a la fecha sigue dando frutos tanto a ellos como a la industria farmacéutica.

Me pregunto cómo es que los magnates de Salvatore Ferragamo y Nike, no han incentivado a los zapateros a que se inventen algo así como una “certificación en calzado y pedicura”, a fin de que promuevan los estilos que van sacando al mercado, como lo hace Eli Lilly & Company con sus antidepresivos y sus marionetas de bata blanca.

medicinaAsí como los medios masivos de comunicación moldean la mente del consumidor promedio, sesgando y hasta tergiversando la información en conformidad con los intereses de sus directivos y patrocinadores; el sistema de enseñanza médica, al ser financiado desde hace muchos años por las trasnacionales farmacéuticas más influyentes del planeta, inculca a sus ingenuos estudiantes de medicina, una cultura que valora en exceso las patentes farmacéuticas y los ensayos clínicos tipo doble ciego. En este contexto, cualquier otra alternativa médica es tildada de superchería y curanderismo, con la intención de hacerla parecer poco científica.

Olanzapinapastilla de azúcarPero con toda y esa impresionante labor de investigación, mercadotecnia y publicidad, y sin ánimo de ofender a los químicos de profesión, ¿Sabía usted, querido lector, que la eficacia de un antipsicótico es prácticamente la misma que la de un placebo? [2], [8]. Cuando los resultados de su estudio no son satisfactorios, los investigadores publican sus resultados tendenciosamente, para no desacreditar al laboratorio que los está empleando. Hablando en términos generales, solo unos cuantos antidepresivos resultan ser ligeramente superiores a una pastilla de azúcar [3].

Es más lo que se le hace creer a la gente con todo ese despliegue de mensajes publicitarios, que lo que en realidad producen esos fármacos en el ánimo de los enfermos [4].

Farmacodependencia inducida

Hace muchos años que los médicos psiquiatras le han estado vendiendo la idea a sus pacientes de que los antipsicóticos los tienen que tomar de por vida. Prefieren enmascarar con fármacos los síntomas de su enfermedad, que dedicarse en cuerpo y alma a encontrar una cura para la misma, porque ello supondría además de un inmenso esfuerzo de su parte, una disminución de ingresos contantes y sonantes.
Permítaseme explicar el origen de esta práctica psiquiátrica, a la que he llamado farmacodependencia inducida.

farmacodependenciaAdemás de una práctica maquiavélica, la adicción a las drogas legales es una enfermedad iatrogénica inducida por los antipsicóticos que los mismos psiquiatras prescriben, como parte de todo ese arsenal de ansiolíticos, antidepresivos y demás psicotrópicos que los laboratorios les hacen llegar a través de sus visitadores médicos. Seguramente su psiquiatra le ha dicho, que eso de la farmacodependencia es producto de la casualidad, o que se trata de un efecto secundario, y no dudo que existan médicos bien intencionados que lo crean, porque eso es lo que el sistema tradicional de salud les ha enseñado.

Control Mental

Es increíble que en plena era del conocimiento (la era de la información quedó atrás), todavía haya quien crea en las prácticas de la psiquiatría convencional, y que aún sin haberse curado, continúe siendo condescendiente con ellas. ¿No será que a los clientes de ese sistema tradicional de salud mental, se les ha privado de su voluntad? ¿Sabía usted que desde antes de la segunda guerra mundial, los psiquiatras alemanes usaban a los enfermos mentales como conejillos de indias, para saber hasta donde podían controlar sus mentes?

Paul Nitsche¿No cree usted que exista una conexión entre la farmacodependencia inducida y las abominables pruebas de control mental que precedieron al Holocausto? El psiquiatra alemán Paul Nitsche, quien en 1941 asumió la dirección del programa de acción T4, que no era otra cosa que un plan para exterminar a los enfermos mentales y minusválidos, una vez que estuvo a cargo de los campos de concentración, declaró que en estas otras instalaciones, regirían los mismos principios que había aplicado años atrás en los manicomios.

Declaración de Johann Christian ReilHasta hace poco yo todavía tenía mis dudas; pero cuando me enteré de todo lo que el Dr. Colin Ross compartía en una de sus conferencias, intuí que podría haber una fuerte correlación entre la farmacodependencia inducida y el control mental, pues es un hecho que los pacientes que ya son adictos a las drogas legales, suelen acatar órdenes con cierta facilidad. Los psicotrópicos los vuelven sumisos. El mismo Johann Reil, afirmó en una ocasión: “a través de impresiones fuertes y dolorosas, captamos la atención del paciente y lo acostumbramos a una obediencia incondicional“.

Confinamiento involuntario

Si ese fue el que acuñó la palabra psiquiatría en nuestro diccionario, imagínese la clase de principios que sostendrán sus sucesores. Y si usted radica en los Estados Unidos Americanos, no le sorprenda que aún estando en un “país desarrollado”, un juez le quiera quitar la custodia de su ser querido, quizás por una disputa vecinal aparentemente intrascendente o alguna otra conducta por la que él o ella haya sido etiquetado(a) como “anormal”, típicamente por una trabajadora social o algún oficial de policía. Y eso siempre y cuando su familiar disponga de una póliza de seguro médico, porque de otra manera, los hospitales psiquiátricos no tendrían mucho interés en procurarle una cama.

sistemaSolo cuando existe un aval que pueda garantizar el pago de la estancia de la víctima en cuestión, es cuando los hospitales psiquiátricos “hacen su agosto”, y todo en contubernio con las que dicen llamarse “autoridades” (individuos que se dejan sobornar mientras ocupan un puesto en el gobierno). Los mismos perpetradores de este fraude llaman a esta práctica “el apretón de manos de los 100 dólares”. Cuando internan a un paciente, los psiquiatras o los psicólogos lo visitan, le estrechan la mano y le dicen, “hola, soy el doctor fulano y estoy aquí para atenderle”, y se van.

Cada señor de bata blanca podría atender entre 10 y 20 pacientes al día, y facturar una hora a cada uno habiendo estado en el hospital por algo más de 30 minutos. Si hace usted la cuenta de lo que ganan estos mercaderes, con esos 20 pacientes internados, en digamos unas 20 horas, imagine cuántas cifras lleva cada factura que llega al programa de salud Medicare [1]. Así que la próxima vez que le ofrezcan a usted un seguro en los EUA, piénselo dos veces antes de firmar, sobre todo si en su familia ha habido algún incidente como el que relato a continuación.

ContubernioEn el hospital psiquiátrico de Haar, en Alemania, a Claudia (izquierda), la internaron después de que llamara al servicio de urgencias, reportando que se sentía muy mal porque esa mañana se había tomado siete tazas de café. Cuando despertó al día siguiente, se desayunó con la noticia de que un juez había ordenado que se quedara internada porque así lo había dispuesto un psiquiatra de esa institución. Cuando esta dama le preguntó a su doctor porqué le había diagnosticado psicosis y otros términos más que intimidarían a cualquier hijo de vecino, el psiquiatra le contestó que lo había hecho para “pasarle la factura a la aseguradora de salud” [1].

Clientes cautivos a perpetuidad

clientesComo demostré en mi entrega del 11 de Junio de 2016, la adicción no es un acto volitivo ni depende de la inteligencia o de la moral del adicto-dependiente.  La fidelización de clientes por medio de la farmacodependencia inducida, debería estar penada, y no tiene cabida cuando está de por medio la salud de un ser humano. Los psiquiatras saben que curar a un paciente es tanto como perder un cliente. Los naturópatas también lo sabemos; pero eso no significa que tengamos que fidelizar clientes como si fuéramos Starbucks y McDonald’s. Resulta que lo que antes fue un oficio, ahora se ha convertido en una profesión por demás lucrativa.

En lo que toca a los consejeros de salud de la Fundación MicroMédix, creemos que una forma digna de ganarnos la vida, es captar nuevos pacientes y curarlos en el menor tiempo posible, porque eso redunda en un número mayor de recomendaciones y satisfacciones. Prolongar el sufrimiento de clientes cautivos con tal de vivir en la opulencia, es indigno para cualquiera que se precie de ser un profesional de la salud.

farmaceúticoEn el mundo de los negocios, cuando un cliente no ve resuelto su problema en un tiempo razonable, acude a otro proveedor. Eso se llama sentido común. No obstante, pregúntele a una víctima de la farmacodependencia inducida, por qué no apela a su sentido común, y su respuesta será la misma que le daría un alcohólico o cualquier otro adicto a una sustancia ilegal: “no lo sé, solo sé que necesito un pegue“. Esa lamentable situación se la debemos a los tres máximos representantes del sistema tradicional de salud mental: el sector gobierno, los grandes laboratorios farmacéuticos y los “CuasiDioses” de bata blanca.

Inteligencia colectiva vs. medios de comunicación masiva

La buena noticia es que todavía no se ha encontrado una forma de corromper a un ente llamado inteligencia colectiva, porque hoy en día los canales de difusión de la información ya no son unidireccionales, como lo han sido hasta ahora la prensa, la radio y la televisión. Antes esos tres medios nos engatusaban muy fácilmente, porque no existía la posibilidad de que los receptores interactuáramos con los emisores y entre nosotros mismos, de manera que nos creíamos todo lo que leíamos, oíamos y veíamos.

redes socialesHoy en día, al disponer de medios de comunicación como la Internet y los teléfonos móviles inteligentes, ya no solo nos comportamos como consumidores, sino también como prosumidores: un conglomerado de e-pacientes, profesionistas, investigadores independientes y personas comunes y corrientes que están en la mejor disposición de compartir sus experiencias, inquietudes, aficiones y conocimientos en los medios sociales de Salud 2.0.
Como colaboradores activos y productores de opiniones auténticamente consensuadas (no sesgadas), ya no delegamos a otros la responsabilidad de medios de comunicaciónnuestra salud, y no nos dejamos influenciar o coaccionar por un grupo de poder, un partido político, una marca o una firma en particular para la que se supone deberíamos de opinar necesariamente a su favor, so pena de perder nuestro empleo, cargo, o licencia para ejercer nuestra profesión. Sé que hay técnicas para que una opinión en una red colaborativa pueda verse favorecida o reprimida por un grupo de poder (regularmente gubernamental); pero requiere de mucho esfuerzo para estar continuamente vigilando que las cosas no se salgan de control.

Alguien puede comprar la opinión de uno que otro grupo de prosumidores; pero al final, la verdad flota por encima de toda la bazofia, y es relativamente fácil distinguir una de otra, cuando se ha leído más de lo que ha escuchado y visto el consumidor promedio en sus medios unidireccionales de entretenimiento y divulgación masiva de la información.

Visitadores médicos y funcionarios al descubierto

ProzacGracias a esa inteligencia colectiva, hoy en día uno tropieza a menudo con ex-dirigentes, ex-psiquiatras, ex-empleados de grandes firmas y organizaciones militares, empresariales e institucionales, que no teniendo nada que perder, se arman de valor para denunciar las prácticas deshonestas de esas grandes alianzas entre laboratorios y gobiernos de algunos países que uno pensaría son insobornables. Y si todavía duda de lo que aquí estoy poniendo al descubierto, lo invito a escuchar el testimonio del Dr. John Rengen Virapen, ex-empleado de Eli Lilly & Co., en donde confiesa cómo sobornó a algunos servidores públicos del Gobierno de Suecia, cuando quiso introducir el Prozac al mercado europeo, poniendo en práctica un artilugio que se conoce en estos medios como lobby farmacéutico.

Una evidencia más de las prácticas deshonestas o artilugios de los laboratorios farmacéuticos, la encontramos en las declaraciones del periodista español, Miguel Jara, quien nos da a conocer también lo que a él le han confesado un puñado de visitadores médicos, a propósito de los incentivos que esos promotores les dan a los psiquiatras y a los médicos en general, para que se solidaricen con sus malévolas intenciones. Y eso es tan solo lo que dos personalidades del mundo empresarial nos han querido revelar.

La psiquiatría en la milicia: promoviendo la agresividad con psicotrópicos

militarLas guerras han dado lugar a muchos adelantos científicos y tecnológicos. La tecnología WiFi con la que operan las redes de área local inalámbricas, los simuladores de vuelo, las técnicas de cifrado, los pañuelos desechables, las bolsas de té, el reloj de pulsera y el acero inoxidable, son tan solo unos cuantos inventos que algunos ejércitos en el pasado tuvieron que desarrollar para poder sobrevivir, mientras se afanaban en derrotar al enemigo. Sin embargo, la humanidad también ha sido testigo de los desastres que han producido las invasiones y los ataques a otros países, como el sinnúmero de muertes que ocasionó la bomba atómica, la inanición que le siguió, las depresiones económicas que trae consigo toda posguerra, el subsecuente desempleo masivo, las epidemias y como cabría esperar, la fabricación de armas más mortíferas y el perfeccionamiento de tácticas militares, incluidos los cocteles de fármacos psicotrópicos (antipsicóticos o neurolépticos, ansiolíticos y antidepresivos) para transformar a cada soldado en un asesino, o como dijimos antes, en un autómata sumiso, dependiendo ello de los ingredientes del coctel.

soldadoMuchos soldados que combatían durante la segunda guerra mundial, ya fueran alemanes, estadounidenses, ingleses o japoneses, eran utilizados como conejillos de indias para probar los efectos de algunas drogas como el LSD, las anfetaminas y el Pervitin, siendo este último el que más ha llamado mi atención, por haberse ideado con un propósito muy específico: aumentar la agresividad del soldado para hacerlo más eficiente durante el combate. Es un hecho y está documentado [5]. Con el Pervitin sin embrago, ocurría que el sujeto en observación también arremetía en contra de sus compañeros.

Resulta difícil creer que haya oficiales corruptos en el ejército de los EUA , por todo ese glamour que les rodea y la conducta intachable que aparentan tener. Tampoco es fácil explicar porqué un médico psiquiatra con poder de decisión, querría drogar a sus huestes para comprobar si la habilidad que posee un soldado para matar a sus semejantes, mejora con la administración de un determinado fármaco.

Seroquel¿Puede usted intuir cómo es que algo así pudo haber ocurrido durante la segunda guerra mundial?. Con seguridad ya dio con la respuesta. Una vez más, se trataba de dinero, y para muestra basta un botón: La Dra. Elspeth Cameron Ritchie, psiquiatra retirada del ejército de los EUA, recibía una muy buena gratificación de los laboratorios que en ese entonces fabricaban el Seroquel (hoy AstraZeneca), a cambio de promoverlo dentro de las fuerzas armadas como un  antipsicótico atípico “muy útil para el tratamiento de la ansiedad y las pesadillas relacionadas con el combate” (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla).

Se ve que la Dra. Cameron estaba muy bien relacionada con los altos mandos militares, de otra manera no concibo cómo alguien pudo comprarle la idea de que las pesadillas atribuidas a las experiencias en combate, pudieran desaparecer con un neuroléptico. Una declaración tan pueril y a la vez tan cínica, podría haberse interpretado como si los creadores del Seroquel hubieran pensado… “a ver, vamos a ver… ¡ ya sé, vamos a fabricar un fármaco que acabe con las pesadillas de los soldados!“… ¿No le parece ridículo?

efectos secundarios¿Y sabe cuál es la sustancia genérica que hay detrás de esa marca cuya patente caducó desde septiembre de 2011? Ni más ni menos que la quetiapina, un fármaco que hoy en día los psiquiatras recetan a diestra y siniestra para tratar la esquizofrenia, “el trastorno bipolar”, “el trastorno depresivo mayor” y el “trastorno de ansiedad generalizada”, entre otros [6]. Evidentemente, los efectos secundarios son muchos y van, desde una dificultad para concentrarse y articular palabras, hasta un agrandamiento de los senos en los hombres. A continuación le explico porqué el entrecomillado de los términos que contienen la palabra “trastorno”.

El trastorno bipolar, el trastorno depresivo mayor y el de ansiedad generalizada, no son enfermedades; ni lo serán, por mucho que la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés) se esfuerce en convencer a sus ingenuos clientes de que padecen algunas de ellas. Para que usted se de una idea del origen de esos términos, figúrese que cada cierto tiempo, los psiquiatras afiliados a esa asociación, se reúnen para acuñar nuevos términos en un libro que ellos mismos han bautizado con el nombre de “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, que de estadística no contiene absolutamente nada.

Creador del DSMDurante la celebración de su asamblea, los asistentes sugieren nuevos términos y votan por aquellos que a su juicio suenan más científicos, convincentes y especialmente intimidantes para sus ingenuos pacientes; en otras palabras, que sean dignos de ser incluidos en lo que para ellos es la biblia de los diagnósticos psiquiátricos (el DSM). El origen de este otro fraude de la psiquiatría data también de mediados de la segunda guerra mundial, como no podría ser de otra manera, cuando a un psiquiatra militar de nombre William Menninger, se le ocurrió comenzar a clasificar los síntomas que los soldados manifestaban, a consecuencia de los horrores que presenciaban o que experimentaban en carne propia, en aquellos sangrientos escenarios.

Los resultados de esa especie de taxonomía que Menninger llevó a cabo seguramente porque no tenía mucho qué hacer pero sí mucho que ganar, culminó en un manual de referencia que los psiquiatras militares podían usar para diagnosticar a los soldados, y que con los años se convirtió en lo que hoy es el DSM.

DSM-VEste manual está esperando su sexta edición, y de sus páginas proviene el nombre de una de esas enfermedades que la APA inventó para favorecer a los magnates farmacéuticos: Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esta práctica de inventar trastornos, le ha dejado billones de dólares a los fabricantes de Ritalin y Concerta, que son marcas comerciales cuyo principio activo es el metilfenidato [7]. Si quiere conocer la historia de una bailarina que consiguió el éxito gracias a que en los años 30’s nadie había inventado el TDAH, no deje de ver cómo el profesor Ken Robinson relata el caso de Guillian Lynne, la coautora de “Cats” y “El Fantasma de la Ópera”.

La triada infernal: industria farmacéutica, psiquiatría y gobierno

Y los japoneses “no cantaban mal las rancheras”. Los altos mandos psiquiátricos, administraban a sus pilotos suicidas, dosis masivas de anfetaminas y otras combinaciones psicotrópicas (cocteles), para facilitarles el trabajo que significaba el convencerlos de que iban a morir patrióticamente, fungiendo como torpedos humanos y aviones kamikaze. Y atención aquí por favor, querido lector, los psiquiatras de hoy tienen la desfachatez de atribuir los impulsos suicidas de sus pacientes a su renuencia a tomar los antipsicóticos, cuando lo que realmente sucede es precisamente lo contrario: la combinación de psicotrópicos tipo Kamikase, es una de las principales causas de suicido en los adolescentes.

psiquiatraCon ánimo de que usted pondere hasta dónde han llegado estas marionetas de bata blanca, aquí le dejo los siguientes tres términos que ellos han inventado para seguir enriqueciéndose, con esa parte de los ingresos que sus pacientes les procuran por estarlos engañando. Se trata de:
-Trastorno de ansiedad generalizada: general anxiety disorder
-Trastorno de aprendizaje aritmético: arithmetic learning disorder
-Trastorno de rebelión del adolescente: adolescent rebelion disorder
No estoy bromeando, esos términos existen oficialmente en el DSM. De manera que tenga cuidado, no vaya a ser que un psiquiatra graduado en Stanford diagnostique a su hijo de 17 años, con “trastorno de rebelión del adolescente” y le recete Ritalin poco antes de despedirse con su clásica cantaleta de que tendrá que tomarlo de por vida. Como sea, sabemos bien que esos síntomas se curan con la edad. Dígame si no.

¿Que sigue… que nos digan que ya existe un “Trastorno de Confusión Vocacional” (Vocational Confusion Disorder, o VCD), para etiquetar con ese nombre y recetar con Prozac a un joven que está pasando las de Caín porque no sabe que carrera elegir? ¿Comprende mejor lo que quiero decir?

soldadosMi recomendación entonces, querido lector, es que no delegue la responsabilidad del cuidado de su salud, a esa triada trágica de fármacos, psiquiatras y funcionarios corruptos. Que seleccione sabiamente sus canales de comunicación y fuentes de información; que se familiarice con las alternativas naturales que lo pueden sacar del apuro; y que deseche la idea de internar a un familiar en un psiquiátrico, porque eso es tanto como obligarlo a entrar en una espiral descendente. Una espiral de la que ni un veterano de guerra es capaz de salir con facilidad, como probablemente ya lo comprobó en las fuentes que usé para fundamentar mi opinión sobre el sistema tradicional de salud mental.

Para salir de la espiral descendente de los antipsicóticos, no hace falta ser un veterano de guerra, basta actuar como un guerrero biomédico
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 24 de Agosto de 2016.


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] La edad del Miedo.- El Reino de Terror de la Psiquiatría (Documental). CCDH – Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. 20 Enero 2015
[2] Dr. Colin Ross, el fraude de la Psiquiatría. Youtube. 24 sep. 2013
[3] Dra. Gwen Olsen. El fraude de la Industria Farmacéutica. YouTube. 18 sep. 2011
[4] López González Sergio. El Efecto Placebo y los Efectos Curativos de la nutrición. Fundación MicroMédix. Agosto 24 de 2015.
[5] El Enemigo Oculto: Dentro del Plan Oculto de la Psiquiatría. TruthAboutPsychiatry, Canal YouTube. 13 de Junio de 2014.
[6] Seroquel XR. tabletas de liberación prolongada. Indicaciones terapéuticas AstraZeneca, S.A de C.V.
[7] Mariana Norandi. Ritalín: más de 50 años en el mercado farmacéutico y sigue causando polémica. Periódico La Jornada. 5 de Septiembre de 2006.
[8] Daniel Mediavilla. “Los fármacos psiquiátricos nos hacen más daño que bien”. El País. 23 septiembre de 2016.
[9] Gwen Olsen. Psicofármacos que matan. CCDH Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. Junio 8 de 2015.
[10] El Dr Peter Gotzsche y los 10 mitos de la Salud Mental. CCDH Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. Mayo 12 de 2015.


14 comentarios

Ayuda para el tratamiento de su hijo con esquizofrenia

ayudaEste servicio de ayuda en línea está dedicado a los pacientes que ya descargaron la receta que dimos a conocer, a raíz de nuestro primer caso de éxito de tratamiento de esquizofrenia con medicina ortomolecular, y consiste en el seguimiento de los enfermos que van a comenzar o que ya comenzaron a seguir las indicaciones de esa guía terapéutica. Valiéndonos de los comentarios al final de esta publicación, estaremos orientando también al familiar que habiéndose enterado de nuestros hallazgos, está consciente de que la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) puede curar a su hijo o a su hija.

Recomendaciones para nuestros guerreros biomédicos del Perú

Como establecí en la publicación “Medicina ortomolecular: megadosis de suplementos y de perseverancia“, los resultados de este tipo de medicina comienzan a notarse a los pocos meses de haber iniciado el tratamiento, pues a diferencia de la medicina alopática (convencional), que disfraza los síntomas para impresionar al paciente con su supuesta eficacia, la medicina ortomolecular erradica el problema de fondo, aumentando los niveles de varios aminoácidos y antioxidantes para restablecer las capacidades cognitivas del paciente.

esquizofreniaEn este orden de ideas, conviene mantener informados a todos nuestros pacientes y seguidores, de las posibles situaciones que se pueden presentar en el transcurso del tratamiento que están siguiendo o que están por comenzar. Así por ejemplo, la mamá de un adolescente peruano, con domicilio en la pintoresca ciudad de Cusco, ha estado teniendo problemas para controlar los ataques de ansiedad, el insomnio y los delirios de su querido hijo, y después de haber transcurrido aproximadamente unos cuatro meses, ha observado ciertas mejorías, sobre todo cuando se le ha administrado, además de las dosis de los suplementos indicados en nuestra receta, megadosis de complejo B.

Su mayor preocupación la constituyen los delirios, en los que se pone de manifiesto la compulsión de llamar a la policía, haciendo uso de su celular, o de los móviles de las personas que encuentra a su alrededor. Su señor padre me escribió para notificarme que no ha visto gran mejoría y que está contemplando la posibilidad de regresar a la medicina alopática, o sea, a los antipsicóticos. Le expliqué que aún es muy temprano para ver resultados contundentes, ya que en los dos casos de éxito que hemos tenido en esta experiencia con la esquizofrenia, en ambos hemos tenido que esperar hasta cinco meses para comenzar a ver una mejoría sustancial. A estos queridos hermanos peruanos, y en especial a la preocupada madre de este chico de apenas 19 años, les reitero: “si ya le han concedido a la psiquiatría tanto tiempo sin ver resultados, parecería muy sensato regalarle a la medicina ortomolecular, al menos un tiempo igual para juzgar su eficacia”. Parafraseando una vez más a Einstein : “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Atento comunicado a nuestros queridos amigos en Bolivia

ayuda en líneaY en lo que refiere a pacientes de nacionalidad boliviana, quisiera mencionar el caso del hermano de la señorita ME, quien estando de momento radicando en Perú, nos informó que las cosas le estaban yendo de maravilla, ya que a los tres meses aproximadamente, los síntomas de su hermano habían mejorado significativamente. No obstante, cuando le escribimos para que nos orientara sobre los lugares en donde había podido conseguir los suplementos nutricionales en Lima, para proporcionarle dicha información a la mamá de nuestra paciente en Cusco, nos enteramos de que su hermano tenía que regresar a Bolivia.

A la fecha no sabemos lo que sucedió; pero quisiera aprovechar esta oportunidad para hacer tanto del conocimiento de ambos, como de nuestros demás seguidores y pacientes en proceso de recuperación, que el suspender abruptamente un tratamiento ortomolecular, puede conducir a una recaída difícil de superar, pues la sanación puede llevar varios meses, aunque probablemente menos de los que requiere el primer intento.

Paciencia: una inversión a largo plazo

falta de motivaciónTambién está JA, un paciente mexicano que nos comunicó recientemente que todavía no había experimentado mejoría con el tratamiento, lo cual no nos extraña, pues apenas tiene un mes de haber comenzado a tomar los suplementos y las microdosis indicados en la receta. Tiene prescrita una microdosis de olanzapina para evitar el posible síndrome de abstinencia que pudiera presentarse durante la retirada gradual del antipsicótico original.
La mayor preocupación de JA es la anhedonia, que es la incapacidad para experimentar placer, además de la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades.

Esa apatía y desmotivación, pensamos que puede manejarse muy bien añadiendo a la receta para la esquizofrenia, tres suplementos: 5-HTTP, hierba de San Juan y DMAE.

Previniendo recaídas

Asimismo, quisiera aprovechar este espacio para notificarle a los papás del joven C, protagonista de nuestro segundo caso de éxito, que estamos por cumplir un año desde que su querido hijo volvió a la normalidad y que es muy importante que él comience a tomar los mismos suplementos que tomó en la segunda etapa de su tratamiento, cuyas dosis fueron reducidas poco antes de su completa recuperación. Y ésta es la recomendación que quisiera hacer a todos los pacientes que lleguen a sanar con el tratamiento natural que la fundación MicroMédix creó para tal efecto: “que a los 6 meses de haberse recuperado por completo de su esquizofrenia, sigan de nuevo las indicaciones de nuestra receta, a fin de evitar una posible recaída”.

recetaNuestras pacientes han sido menos afortunadas que los varones, quizás por los procesos hormonales que tienen lugar durante los periodos menstruales, y una de ellas, de nacionalidad mexicana, no ha sido la excepción.
A pesar de que no le ha ido del todo bien, debido a que no ha sido muy constante al tomar sus suplementos y a los problemas económicos que su madre ha debido superar, a logrado avances notorios, puesto que hasta donde sabemos, las voces que antes escuchaba ahora son menos frecuentes.
El no contar con los recursos suficientes para abastecerse de suplementos en las cantidades y en las dosis correctas, también es un factor que influye en el tiempo de recuperación. Es por ello que la fundación ha decidido brindar una ayuda más a las familias que están pasando por una situación económica difícil, aplicando descuentos en el precio de las consultas, una vez que el paciente decide afiliarse a nuestra comunidad.

Personalización de la receta original

También quisiera comunicarles tanto a las familias que mencioné como a los pacientes que están por comenzar su tratamiento, que luego de poner manos a la obra para resolver todos estos casos renuentes, dimos con una solución que va ayudar a sus hijos en su recuperación.

esquizofreniaSe trata tanto de una psiquiatría de precisión como de la integración de probióticos y calostro de bovino, a nuestra receta original para la esquizofrenia. La razón de esta inclusión la explico detalladamente en el artículo que intitulé: “Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia“. Les suplico lean cuidadosamente lo que expuse ahí para que comiencen a realizar los ajustes que correspondan. Para los pacientes con membresía esto no representa ningún costo adicional.
Si usted está por comenzar el tratamiento, puede concertar una cita para obtener una receta completamente personalizada.

Por último, me gustaría exhortar a todos nuestros pacientes, incluyendo a los que no mencioné por falta de tiempo, a que soliciten a través de su comentario, toda la ayuda que necesiten durante esta batalla que están librando contra la esquizofrenia, o en caso de que sea usted uno de nuestros seguidores o tan solo un visitante ocasional, a que por favor comparta este artículo a quien sepa pueda necesitar de nuestra ayuda. Tanto sus seres queridos como los que trabajamos para la Fundación MicroMédix, se lo agradeceremos sobremanera.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 25 de septiembre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar