Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas


3 comentarios

Sismo del 19-S: un México que se tambalea pero que no se doblega ante la adversidad

Muchos mexicanos que sobrevivimos a los sismos de septiembre de 2017, y que no tuvimos la desagradable experiencia de perderlo todo, nos estuvimos preguntando durante no mucho tiempo, ¿qué puedo hacer yo por todas esas personas que están sufriendo la brutal embestida de un terremoto de esta magnitud (7.1 en la escala de Richter), y que en medio de toda esa adversidad están dispuestos a comenzar de cero con un proyecto de vida diferente? Ya se detuvo a pensar, querido lector, cómo ayudar desde su trinchera a un pueblo con una inteligencia emocional de ese tamaño?

La respuesta en principio parece obvia, sobre todo si se asoma uno a las redes sociales y a los grupos de WhatsApp, y advierte lo que están haciendo la mayoria de los compatriotas: donar en cualquier centro de acopio o en el lugar de los hechos, víveres, ropa, enseres domésticos, herramienta, maquinaria, medicinas, en fin, todos esos recursos que los mismos rescatistas, personal de la marina, del ejército y de distintas instituciones están solicitando a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

Un sinnúmero de voluntarios se han sumado a ofrecer sus servicios tanto para ayudar a la localización de personas, como para rescatar al prójimo de los escombros. Y en el contexto de lo que ha observado el autor de estas líneas, en un desastre como éste, no hay lugar para los pretextos ni excusas para no estar en posibilidad de ayudar, pues hemos visto cómo hasta los menos afortunados, contrarrestan esos supuestos obstáculos con una voluntad férrea que habiendo sido captada y desplegada en varios vídeos, se vuelve viral de la noche a la mañana en los medios sociales de esta bendita web. Supimos incluso de una viejecita (derecha) que aún habiendo acudido descalza al centro de acopio, aportó lo que pudo para alentar al que ahora probablemente tiene menos que ella. Vimos también cómo un hombre en silla de ruedas (izquierda), se afanaba removiendo escombros para ayudar a los rescatistas en su loable y difícil tarea. En el zócalo de Xochitepec, el poblado que se encuentra a unos 5 kilómetros de nuestras instalaciones, en pleno estado de Morelos, fuimos testigos de cómo sus habitantes acudían con desbordado entusiasmo, a dejar una bolsa de despensa para ayudar a los damnificados de Jojutla, Zacatepec, Jiutepec, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Tlayacapan, entre otros tantos municipios sensiblemente afectados por el terremoto del 19-S.

Me llena de orgullo saber que esa gente esté pisando el mismo suelo que me vio nacer, y que hace ya más de una semana nos estremeció a todos los que nos encontrábamos en los estados de Chiapas, Oaxaca, Morelos, Guerrero, Puebla y Ciudad de México principalmente. Admiro a toda esa gente que vibró al unísono con ese movimiento trepidatorio tan característico de un terremoto que intimida y deja huella: una huella difícil de borrar aún a 32 años de haber sufrido un embate similar.

Me alegra saber que todavía existen seres humanos con ese nivel de inteligencia emocional y con esa extraordinaria capacidad para reinventarse, que no precisa de dirigentes corruptos, trajeaditos y bien peinaditos, para organizarse y decidir qué hacer en momentos de crisis, y cuyo único interés es apoyar de manera incondicional al necesitado, a ese ciudadano que el día de mañana no escatimará esfuerzos para tenderle la mano a un semejante en condiciones similares y que hoy por hoy, merece ser parte de una sociedad que ya no permite el desvío de los recursos que ella misma ha generado, por parte de la clase politica que intenta beneficiarse con el despliegue de campañas electorales inútiles, y que gracias a esa capacidad de resiliencia, hoy le da una lección de humildad a un presidente inepto, que está empecinado en someter a una población devastada por la corrupción y la impunidad.

Los mexicanos no queremos construir muros que nos dividan más de lo que ya estábamos, antes del 19-S, y los muros que hemos visto caer justo ante nuestro atónitos ojos, más allá de convertirse en escombro, nos recordarán siempre que el sufrimiento ajeno hay que percibirlo como si fuera nuestro, para hacerle saber al prójimo que nos importa. Y es que la vida es un continuo devenir, y tarde o temprano, aquellos que están construyendo muros para dividir, no encontrarán quien les ayude a levantarlos cuando se caigan.

Y  ese mensaje que me he permitido escribir en cursiva en el párrafo anterior, es el que quisera transmitir desde esta modesta trinchera, a los magnates y directivos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), así como a los insensibles e inoportunos propietarios de la cadena de tiendas Bershka, por la actitud tan vergonzosa que mostraron ante los hechos de este fatídico 19-S.

En contraste con la empatía de esa viejecita que donaba lo poco que tenía y el coraje y la determinación de aquel héroe en silla de ruedas, los representantes legales del Tec de Monterrey no han querido responder por la muerte de cinco de sus alumnos. Los padres de muchos jóvenes que se encontraban cursando la preparatoria en el plantel Xochimilco (una de las zonas mas afectadas por el sismo), han solicitado a los directivos de esa institución, asuman la responsabilidad por su negligencia, debido a que dicho plantel presentó anomalías estructurales a consecuencia del sismo del 7 de septiembre. Pese a ello, las autoridades escolares continuaron sus labores como si nada hubiera sucedido, y el sismo del 19-S terminó de derrumbar varias estructuras del plantel, que ocasionaron la muerte de cinco alumnos y lesiones en un gran número de personas. Durante una reunión entre padres y personal administrativo del ITESM, una de sus representantes alcanzó a soltar: “el campus Ciudad de México es un ejemplo de resiliencia, que significa adaptación al medio y al entorno, ante las adversidades. Nuestro campus es resiliente porque un día se nos inunda, y al día siguiente estamos trabajando, y luego pasa otra cosa, y al día siguiente ya estamos trabajando”.

Y luego pasó otra cosa: que cinco alumnos pagaron el precio de esa “resiliencia”, que en este caso pasó a ser más bien inconsciencia, o mezquindad, diría yo (había yo escrito irresponsabilidad pero me quedé corto y preferí mezquindad, porque les viene como anillo al dedo). ¿Y dónde están los representantes legales del ITESM? … pues siguen trabajando.
Hubo un tiempo en que hasta sentí orgullo de haber estudiado una maestría en el ITESM, dado el prestigio que para mi tenía esa institución en el ámbito científico y tecnológico. Hoy me avergüenzo de haber recibido un certificado de estudios de una institución con intereses tan mundanos (véase aquí el reporte completo de la situación actual entre las familias afectadas por el sismo y esa élite de prepotentes).

Y los diseñadores de la imagen de los escaparates de la cadena de tiendas Bershka, no se quedaron atrás. Estos singulares personajes se sacaron el premio mayor, ambientando sus mercancías como queriendo expresar no se qué: ¿atrevimiento?, ¿desafio?, ¿temeridad? Me reservo mi opinión para no faltarle el respeto a quien se le ocurrió semejante estupidez, más de como se lo faltaron en Twitter, aquellos que protestaron ante esa falta total de sensibilidad y sentido común (derecha). Y al propietario de la patente de Bershka, puede ser que le convenga cambiar de marca, porque después de esto, dudo mucho que sus ventas vuelvan a ser las de antes del 19-S.

Pero bueno, haciendo a un lado esos dos negritos en el arroz, mientras nos disponíamos a responder con el mismo entusiasmo con el que lo estaban haciendo aquellos connacionales que sí son capaces de percibir el sufrimiento ajeno como propio, algunos grupos con los que compartíamos noticias y mensajes en nuestros móviles, nos comentaban que había que participar de una manera más creativa, ya que en algunos centros de acopio, la oferta de algunos víveres estaba superando por mucho a la demanda. Era necesario concentrar esfuerzos en identificar con mayor precisión las necesidades de los que estaban más cerca de nuestro domicilio, y en localizar las zonas en donde se encontraban los más afectados.

Se estaban dando casos por ejemplo, en donde los rescatistas requerían ya no tanto de café, comida y agua (que era lo que la mayoría de la gente había comenzado a llevar por impulso, a las zonas más afectadas), sino de intrumental médico, material y equipo de enfermería; así como escaleras, madera, herramienta y maquinaria para taladrar y cortar materiales de construcción. “Yo no dispongo de ninguna de esas cosas“, pensé.
En tanto una conocida reportera de Televisa se esmeraba en acaparar la atención de su teleauditorio, en torno al rescate de una niña de nombre Frida que después se supo nunca existió, yo ponía atención a lo que los rescatistas solicitaban a quienes en ese momento estábamos viéndolos a través de la red social de Youtube. Y aunque un servidor se encontraba en Xochitepec, Morelos, a casi 100 kilómetros de la Ciudad de México, quería identificar las necesidades que ese grupo de voluntarios tenía, al estar buscando personas con vida en lo que había sido por muchos años, la escuela Enrique Rébsamen.

Entre que Aristegui hacía todo lo posible en poner al descubierto el espectacular montaje de Televisa, y los pobladores de San Gregorio Atlapulco, agredían y corrían de sus calles al jefe delegacional de Xochimilco, de pronto alcancé a escuchar cómo una voluntaria que estaba apoyando en las labores de rescate, solicitaba el envío de antidepresivos al Colegio Rébsamen. Y fue entonces cuando me quedó claro el papel que podríamos desempeñar la Fundación Micromédix y un servidor, en medio de toda esa vorágine de confusión y esperanza. Porque el primer pensamiento que me asaltó fue: “espérame… ¿están pretendiendo medicar a esos niños con antidepresivos?”

Y es precisamente aquí donde está el fondo y la intención de esta publicación: no se trata de brindar ayuda con lo primero que se nos ocurra, ya sea por falta de alternativas, o porque no conocemos otra forma de hacer las cosas. Si hemos de ayudar a esos niños, pensemos bien cómo podemos rescatarlos ya no de los escombros, sino de ese impacto emocional tan brutal que han sufrido; pero sin obviar las consecuencias que nuestras decisiones pueden producir a largo plazo. Porque no les vamos a dar Prozac, Paxil, Zoloft, Lexapro y no sé que más, con tal de estabilizar su sistema nervioso central.

No estoy de acuerdo en proceder impulsivamente, subestimando los efectos secundarios que los fármacos pueden producir en esos niños. No vaya a ser que se verifique aquello de que “sale más caro el remedio que la enfermedad”.  Y si de lo que se trata es rescatar a esos pequeños de un trastorno de estrés postraumático, por llamarle de alguna manera a su condición emocional, ha de ser con extracto de arándano azul, microdosis de pasiflora, valeriana, hierba de San Juan, o lúpulo, y no con ansiolíticos, antidepresivos o antipsicóticos. En casos más severos recurriremos tal vez a la taurina, al GABA y al inositol, que son nutrientes que ayudarán más, que una droga legal sintetizada en el laboratorio.

Cuando escuché a un niño del colegio Rébsamen, relatar cómo los muros de su escuela se desplomaban para convertirse en polvo en cuestión de segundos, advertí que iba a ser necesario también contar con microdosis de fenogreco, eucalipto, gordolobo, tomillo y muy probablemente de estafiate, para contrarrestar las secuelas que ese polvo iba a ocasionar en las vías respiratorias de todos esos muchachitos, que no necesariamene serían los que habían salido “ilesos” de ese colegio, sino tal vez muchos otros que estando en otros estados de la república, tuvieron que encarar la misma adversidad.

Quiero enfatizar que a esas horas, miles de niños se encontraban todavía tomando clases en sus respectivas escuelas, y que el haber respirado el polvo emanado por los derrumbes, demandará la administración apropiada de esas plantas medicinales en microdosis, porque no dudo de que muchos de ellos desarrollen bronquitis y otras infecciones que por lo regular vienen acompañadas de fiebre.

Así, La Fundación MicroMédix estará aportando las sustancias activas de las plantas medicinales que ayudarán a esos niños a superar el trauma al que se vieron sometidos, tanto emocional como físicamente. Y aunque la fundación cuenta con las plantas medicinales y la mano de obra necesaria para elaborar las microdosis, no dispone de algunas materias primas, como son los goteros que sirven para envasarlas, ni con el servicio de tansporte que se necesita para hacer llegar a esos niños, dichos suplementos.
Es por eso que a través de este comunicado, estamos solicitando el apoyo de la población en general, para que tengan a bien donar los envases y el servicio de paquetería o de transporte que hará posible distribuir adecuadamente los productos que esos niños están esperando recibir. Usted, al igual que un servidor, seguramente encontrará una manera de ayudar a los que ahora tienen menos, acorde con sus recursos y aptitudes, y la Fundación MicroMédix está en la mejor disposición de hacer que su apoyo llegue a buen puerto, sin desviar recursos como suele hacerlo la clase política, cualesquiera que sea la forma en la que usted decida contribuir a que México se reinvente.

Asimismo, si usted fue una víctima de este lamentable suceso y necesita ayuda para superar el trauma por el que está pasando, ya sea porque no puede dormir, porque está sufriendo de ataques de ansiedad o de pánico, o por alguna otra secuela originada por los dos terremotos de septiembre, puede consultarnos si ningún costo, dejando su comentario en esta misma sección.
Si su problema no ha surgido a causa de los sismos del 19-S o del 7-S, le suplicamos concerte aquí una cita, ya que en esta sección, solo estaremos atendiendo de manera gratuita a las personas que efectivamente fueron afectadas por los sismos que azotaron nuestro país, el pasado mes de septiembre.

Mexicano: felicítate por ser ahora una mejor persona, y aunque tuvo que temblar para que eso se diera, queramos o no, todos seremos diferentes después del 19-S.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 29 de septiembre de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


Anuncios


Deja un comentario

Receta de medicamentos naturales para la influenza

influenzaEn una de sus obras más notables, “Vitamin C, the Common Cold & the Flu”, Linus Pauling hace alusión al ácido ascórbico como una de las mejores alternativas para combatir el virus de la influenza, una enfermedad que los angloparlantes acostumbran llamar “the flu”, y que se manifiesta de una manera mucho más agresiva que el resfriado común. No obstante,  investigaciones más recientes han demostrado cómo la vitamina C, junto con el té verde, algunos aminoácidos como la glicina, la prolina, la arginina, la cisteína y unos cuantos minerales, pueden generar suficiente sinergia como para salir mejor librado de un contagio producido por alguna de las cepas de este virus.

Fármacos y vacunas vs. antivirales naturales

Y es que hasta la fecha, tanto en México como en otros países,  las vacunas no han sido lo suficientemente efectivas como para detener su propagación. Las cepas han ido evolucionando desde que el subtipo H1N1 de la influenza tipo A hiciera estragos en nuestro país en el 2009, lo cual complicó el que las instituciones de salud pública pudieran seguirle la pista a sus mutaciones.

virusDesde el punto de vista comercial, o sea, desde la perspectiva de las farmacéuticas, las vacunas y los antivirales fabricados sintéticamente pueden ser muy redituables; pero uno debería preguntarse si esa industria realmente está al tanto de cómo un virus ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, y qué tan resistente se ha vuelto éste a los medicamentos que hasta hoy lo han podio exterminar con cierto éxito. Los virus patógenos mutan y logran burlar muchos sistemas inmunes que se encuentran debilitados por no contar con una nutrición óptima, independientemente de si han sido vacunados o no.

De manera que antes de confiar en que una vacuna nos va a mantener a salvo de contraer el virus, o que un fármaco nos puede sacar del apuro en caso de enfermarnos, conviene modificar nuestros hábitos, comenzando por complementar nuestra alimentación con los suplementos anteriormente mencionados, incluido el ácido ascórbico. Administrando dosis ortomoleculares (terapéuticas) de estos nutrientes, nuestro sistema inmune estará en posibilidad de enfrentar hasta una epidemia.

Los fármacos que supuestamente resuelven el problema, tanto los que bloquean la proteína viral M2, conocidos como adamantamos, como los que inhiben la proteína neuraminidasa, como el oseltamivir (Tamiflu®) y el zanamivir (Relenza®), han acarreado más problemas de los que han podido resolver, debido principalmente a sus tamifluefectos secundarios. En relación al Tamiflu por ejemplo, se han reportado efectos colaterales de carácter psicogénico muy extraños. Algunos estudios en Japón revelaron haber detectado cambios de humor y de comportamiento en niños, así como alucinaciones, convulsiones e inclusive decesos [1]. Es por ello que nos dimos a la tarea de buscar una solución alternativa para esta pandemia que comprendiera medicamentos naturales antivirales, exentos de efectos secundarios. Es importante notar el hecho de que estamos ante un problema viral, por lo que de nada hubiera servido buscar nutrientes que pudieran fungir como antibióticos, pues aquí no estamos enfrentándonos a una bacteria. Asimismo, conviene saber que los nutrientes que anteriormente hemos propuesto para combatir la influenza, nos pueden servir tanto para prevenir un contagio, sobre todo durante la temporada de invierno, como para detener un proceso viral que podría terminar en una neumonía, de nos ser tratado apropiadamente. Una influenza mal cuidada, podría complicarse al grado de poner en peligro nuestra vida, de manera que para evitar llegar a esos extremos, convendría seguir las siguientes recomendaciones.

Más que revertir, conviene prevenir

recomendaciones1. Aléjese lo que más pueda de los lugares demasiado concurridos, como las iglesias, los estadios de fútbol, los cines, los teatros, bares, clubes nocturnos y los servicios de transporte colectivo (metro y autobuses).
2. Lávese bien las manos tan pronto como regrese del trabajo o la escuela.
3. Si debe acudir a la oficina o lugar de trabajo, haga uso de cubre brocas cuando tenga que abordar el medio de transporte público. Si cuenta con automóvil o puede permitirse el tomar un taxi durante la temporada de invierno, aproveche esta alternativa para evitar al máximo, el contacto con la gente que viaja en el mismo horario que usted.

transporte colectivo4. Durante la temporada de invierno o cuando se tenga noticia de una gran proliferación de cualquiera de las cepas del virus, evite abrazar o saludar de mano o de beso a sus conocidos.
5. Evite usar los mismos cubiertos y trastes que llegue a emplear algún miembro de la familia que haya contraído el virus.
6. Realice sus traslados fuera de las horas pico.
7. Evite los cambios bruscos de temperatura entre un entorno y otro.
8. No consuma bebidas demasiado frías.
9. Agregue a sus alimentos los nutrientes que hemos recomendando en la “Receta para la Influenza“, en las dosis señaladas como preventivas.

Aminoácidos: la clave para la recuperación

La última recomendación ha sido extraída directamente de un hecho de la vida real, pues esa fue la única manera de explicar el que un hombre de 96 años no se haya contagiado, a pesar de haber estado durante dos semanas conviviendo con un familiar infectado con el virus de la influenza (lo cual no fue un experimento sino algo casual), y que al mismo tiempo, un adolescente de apenas 14 años, sí haya contraído inmediatamente el virus al primer contacto con el enfermo.

caso influenzaDespués de haber tratado a ambos pacientes (al adolescente y al familiar que pudimos identificar como portador del virus) con microdosis de eucalipto, tomillo, estafiate y gordolobo, y con unas dosis ortomoleculares (apropiadas) de vitamina C, los consejeros de salud que intervenimos en este caso, nos estuvimos preguntando por qué ese señor de edad tan avanzada (izquierda) no se había enfermado, después de haber estado en contacto con un portador durante todo ese tiempo. La respuesta llegó cuando nos enteramos de lo que este señor tomaba diariamente como parte de su desayuno y su cena: un licuado de proteína de soya con leche de almendra. La proteína de soya (no la leche de almendra) contiene prácticamente los mismos proteínaaminoácidos que la proteína de suero de leche (derecha), y si bien nosotros preferimos usar esta última debido a que generalmente aporta más cisteína que la primera, cualquiera de las dos contiene los aminoácidos que R.J. Jariwalla y otros [2] recomiendan tomar para combatir la influenza, independientemente de si ésta es de tipo A o B. Nótese también que los licuados son con leche de almendra, no de vaca. Los lácteos nunca han sido algo que la Fundación MicroMédix recomiende como parte de una dieta saludable, debido a que contienen caseína y promueven en gran medida los procesos inflamatorios. En general, vale decir que si se sigue una dieta libre de gluten, lácteos y azúcar, los problemas de salud siempre serán mucho menores que si se consumen esos productos, mal llamados alimentos.

Después de conocer el hecho de que un joven de 14 años alimentado a base de comida chatarra y con una dieta muy pobre en frutas y verduras, podía enfermar con mayor facilidad que una persona de la tercera edad que desde los 60 años ha estado complementando su dieta con proteína de soya, lecitina y germen de trigo, nos pareció oportuno realizar una investigación que pudiera fundamentar la inclusión de la proteína de suero de leche, como parte esencial de una receta destinada a prevenir y combatir la influenza. Fue así como dimos con los hallazgos del grupo de investigadores liderados por R.J Jariwalla [2].

¿Y la sintomatología?… Qué hacer para soportar los malestares mientras se está combatiendo el virus.

termómetroLos síntomas producidos por el virus de la influenza no son algo que una persona promedio pueda soportar así como así. Se requiere de cierto estoicismo para no abatirse ante una fiebre de más de 39 grados centígrados, frecuentes jaquecas, dolores musculares en gran parte de las extremidades, accesos de tos y un estado de fatiga que perdura aún después de que todos los síntomas anteriores han desaparecido. Es por eso que para hacer más soportable la experiencia entre la aparición de los primeros síntomas y la exterminación del virus con los antivirales, se agregan microdosis de estafiate, gordolobo, eucalipto y tomillo.

En su desesperación, muchos pacientes recurrirán al paracetamol o a las aspirinas para aliviar las molestias. En lo personal, considero que no es absolutamente indispensable bajar la temperatura corporal al nivel normal, pues la fiebre es un recurso que el organismo emplea para contrarrestar el proceso infeccioso en curso, que en principio no debería enmascararse con antipiréticos. Sin embargo, uno no debe permitir que la fiebre sobrepase los 39 grados, por el peligro que ello implica.

vaporizacionesPara no correr ningún riesgo, sentirse mejor y al mismo tiempo dejar que el organismo responda a la infección, la fiebre puede disminuirse a un nivel que no necesariamente tiene que ser el normal. El nivel podría descender hasta poco más de 37 grados, administrando 3 gotas de microdosis de estafiate sobre la lengua, cada 5 minutos, durante una hora. Un baño de agua caliente podría coadyuvar también a bajar la temperatura. La tos puede ser bien tolerada con microdosis de gordolobo y eucalipto, así como con vaporizaciones (derecha). A los primeros síntomas, deberán aplicarse 3 gotas de microdosis de ambas plantas medicinales, tal y como se indica en la receta.

La receta

Descargar archivo PDF

 

portada receta influenza sin 3DUna vez infectado con el virus, uno no debería esperar recuperar su salud en dos o tres días, así que prepárese a guardar reposo durante al menos una semana, en caso de que haya caído enfermo por este motivo. Para ser honesto, debo decir que lo que puede hacer por usted la receta de medicamentos naturales (izquierda), es evitar que el virus se reproduzca en su organismo de manera incontrolable, hasta el extremo de deteriorar seriamente sus vías respiratorias (tráquea, pulmones, bronquios y alvéolos). Y aunque bien podría ser que su sistema inmune respondiera satisfactoriamente en cinco días, que es el tiempo en el que se supone debe reaccionar y acabar con el virus sin necesidad de medicamentos, también podría ser que su sistema inmune estuviera debilitado y no respondiera tal y como se espera. No estoy afirmando que usted puede morir si no toma los suplementos que le estoy recomendando, sino más bien que el riesgo de que las cosas se salgan de control es mayor si usted hace caso omiso a nuestras recomendaciones.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 7 de marzo de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] A. Moscona, Oseltamivir-resistant influenza? Lancet 364 (2004), 733–734.
[2] R.J. Jariwalla, M.W. Roomi, B. Gangapurkar, T. Kalinovsky, A. Niedzwiecki and M. Rath. “Suppression of influenza A virus nuclear antigen production and neuraminidase activity by a nutrient mixture containing ascorbic acid, green tea extract and amino acids”. Dr. Rath Research Institute, Santa Clara, CA, USA. BioFactors 31 (2007) 1–15. IOS Press
[3] Andrew W. Saul, Ph.D. Hidden In Plain Sight: The Pioneering Work of Frederick Robert Klenner, M.D. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 22, No. 1, 2007
[4] Robert F. Cathcart, III, M.D. The Method of Determining Proper Doses of Vitamin C for the Treatment of Disease by Titrating to Bowel Tolerance. Orthomolecular Psychiatry, Volume 10, Number 2, 1981, pp. 125-132.


2 comentarios

Remedios caseros para la tos en niños

tosEn principio, parecería poco sensato medicar a un niño o a una niña con antibióticos, sobre todo si es muy pequeño(a), entre los dos y los tres años de edad. En mi opinión, ni siquiera los adultos deberían medicarse con fármacos, debido a los lamentables efectos secundarios que producen. Independientemente de éstos, la mayoría de los padres sabe muy bien que la ingesta reiterada de antibióticos acaba con muchas de las bacterias que son benéficas para el organismo y que, en última instancia, son las que lo defienden cuando aparece una infección que ya no puede ser combatida con el mismo tipo de antibiótico.

Conforme van creciendo, los niños ya no van respondiendo al fármaco como solían hacerlo las primeras veces en que lo tomaban. Cuando esto sucede, el médico suele cambiar de antibiótico, produciendo un círculo vicioso que a la larga va debilitando el sistema inmune del infante, por haber desarrollado tolerancia a cada una de esas sustancias. En el caso particular de la tos y de las vías respiratorias en general, la administración frecuente de ese tipo de medicamentos redunda en enfermedades crónicas, haciendo que la recuperación del niño demande recursos considerables y muchos cuidados de parte de sus padres.

Lalo y su sistema inmune deprimido

MicroMédixEse fue el caso de Lalo, un niño que conocimos mientras recabábamos fondos y dábamos consultas a algunos lugareños del poblado de Xochitepec. Sus padres nos contaron que él llevaba ya varios meses enfermándose repetidamente. Era tal su preocupación, que habían resuelto mudarse al estado de Morelos, porque consideraban que el clima del Ajusco, era la principal causa de las frecuentes recaídas de su hijo, por ser una de las zonas más frías del Distrito Federal. Durante una consulta al aire libre les explicamos a esos preocupados padres que su niño había sido “sobremedicado”, y que esperábamos que respondiera positivamente a las sustancias activas del eucalipto, el gordolobo, el tomillo y la moringa. El niño tendría ente 6 y 7 años, y les ofrecimos un botiquín para las vías respiratorias con esas cuatro plantas medicinales, sugiriéndoles que aplicaran tres gotas de microdosis de cada planta sobre la lengua de su hijo, cada hora durante la primera semana del tratamiento, dejando un intervalo de un minuto entre las gotas de un frasco y el siguiente, hasta completar los cuatro.

Pasados algunos meses, al encontrarnos por casualidad con esta familia en un conocido supermercado de ese mismo municipio, nos hicieron saber que con las microdosis, Lalo ya no había sufrido ninguna recaída,
y que para esa fecha, ya no tenía que tomar ningún medicamento para sus  vías
plantas medicinalesrespiratorias, lo cual era evidente, pues no nos habían contactado para solicitarnos más microdosis.
La importancia de las microdosis en cuanto a infantes se refiere, es su seguridad. Los tés, que alguna vez constituyeron las bases de los remedios caseros desde tiempos inmemorables, hoy en día siguen siendo una muy buena opción para mucha gente; pero si usted quiere potenciar aún más el poder curativo de las plantas medicinales, las microdosis lo van a lograr de manera excepcional.
Una microdosis de cualquier planta medicinal, hace que la sustancia activa de ésta trabaje a través de los impulsos nerviosos, comenzando desde las papilas gustativas, pasando por el hipotálamo, hasta llegar a las
terminaciones efectoras curativas. Este mecanismo de acción neuro-hormonal
descubierto por el Dr. Eugenio Martínez Bravo, ha sido uno de los más grandes hallazgos
que este eminente hombre de ciencia ha legado al mundo de la medicina natural.

Haga lo mismo con su pequeño(a)

Utossted mismo puede curar las vías respiratorias de su hijo o de su hija con esas cuatro microdosis de plantas medicinales: eucalipto, gordolobo, tomillo y moringa. La única desventaja de esta técnica es que si usted las elabora, tiene que hacerlo con anticipación, pues tendrá que esperar 30 días para que la planta termine de liberar sus sustancias activas durante la fase de maceración. En caso de que no disponga del tiempo necesario para su elaboración o que esté necesitando con urgencia un remedio natural como el que aquí estoy proponiendo, puede usted contactarnos para que le enviemos el botiquín por paquetería.

Cómo hacer microdosis (véase también temario del curso por Skype)

El proceso lo podemos dividir en seis fases: el limpiado de la planta, su trituración, la maceración, que es de donde se obtiene la tintura madre; el etiquetado, el filtrado y por último, la dosificación, que es la cantidad de gotas o mililitros de tintura madre que deberá combinar con el denominado vehículo, para que pueda usted obtener la microdosis propiamente dicha. Los pasos que a continuación se indican, se deberán seguir para cada una de las plantas medicinales recién especificadas. En caso de que necesite preparar microdosis de otras plantas medicinales, por favor consúltenos para indicarle cuáles serían las dosis apropiadas, ya que es indispensable conocer el grado de toxicidad de una planta, antes de dosificar su tintura. Tenga cuidado, una tintura de belladona por ejemplo es extremadamente tóxica, y usted necesitará usar, en vez de unos cuantos mililitros, unas cuantas gotas de la misma para obtener su microdosis. Asimismo, recomendamos mantener cualquier tintura, lejos del alcance de los niños.

1. Limpiado
plantas medicinalesLa planta cuya tintura se extraerá durante el proceso de maceración se deberá lavar muy bien con jabón líquido para trastes (no detergente de ropa), empleando agua limpia, corriente y libre de cloro, pues lo que se pretende durante esta etapa es quitarle a la planta toda la tierra, el polvo y los posibles contaminantes que pudiera contener, tales como insecticidas, fertilizantes, orines y excremento de animales, etc.

2. Triturado
La planta se corta en pedazos lo suficientemente pequeños como para que sea posible introducirlos en el recipiente de vidrio en donde quedarán embebidos para su posterior maceración.

3. Maceración
medicina naturalEs la extracción en frío de las sustancias activas de la planta y consiste básicamente en sumergirla en una solución hidroalcóholica dentro de un recipiente de vidrio opaco, o bien recubierto con papel o pintura para bloquear así el paso de la luz hacia el interior del frasco. Es en esta primera fase de donde se obtiene lo que se conoce como tintura madre. Así, al término de un mes, se tendrá una tintura madre por cada planta medicinal.
Se recomienda agitar el recipiente debidamente tapado, unas dos veces por semana, mientras se macera la planta, a fin de que la solución recoja eficientemente sus propiedades terapéuticas.
4. Etiquetado
Es indispensable etiquetar el frasco con el nombre de la planta que contiene, con el objeto de saber la fecha en la que esa planta comenzó a macerarse y para poder distinguir una planta de otra. Esta operación evitará confusiones y nos ayudará mucho para conocer cuándo una tintura madre ya puede comenzar a usarse como base para la preparación de microdosis.

5. Filtrado
filtrado
Cuele la solución teñida por la planta (la tintura) para eliminar impurezas, empleando tela de manta de cielo (las partes sólidas podrían obstruir el paso del líquido a través de los goteros que posteriormente se emplearán para administrar las microdosis). Para aprovechar al máximo su materia prima, se recomienda que después de vaciar la tintura, envuelva usted los restos de la planta con la manta de cielo y la exprima para extraer la tintura que pudiera haber quedado almacenada en la planta.

6. Dosificación
Para preparar su microdosis, necesitará usted mezclar una pequeña cantidad de tintura de cada planta, por ejemplo de gordolobo, con una solución de vehículo. Al resultado de esta combinación se le llama microdosis.
Las cantidades exactas de agua y alcohol para la preparación del vehículo, las de cada una de las tinturas de las plantas mencionadas, así como las de otras muchas hierbas medicinales, se especifican en el Curso-Taller de Microdosis de Plantas Medicinales.
Antes de tomar el curso le sugerimos se comunique  a nuestro centro de Atención, para que reciba usted vía correo electrónico, la lista del material que necesitará conseguir para realizar la práctica que le permitirá aprender todos los detalles relacionados con esta técnica.

Receta para su remedio casero (modo de administración de microdosis)

Las gotas de las microdosis no deberán deglutirse, sino depositarse directamente sobre la lengua y sin diluirse en agua. Se le pide al niño o a la niña que saque su lengua y se inclina el frasco para que salgan las gotas, procurando distribuirlas en diferentes partes para permitir que varias papilas gustativas absorban las sustancias activas de la planta. Al principio, se recomienda aplicar 3 gotas de cada frasco, cada hora, dejando un lapso de un minuto entre las gotas de un frasco y las del otro, sin importar su orden. Cuando haya señales de mejoría, pueden comenzarse a espaciar las gotas: c/2 horas, c/3 horas, etc., según se vaya sintiendo el paciente. A menos que exista un cuadro agudo de tos o una respiración con sibilancias, no es necesario aplicar las gotas durante la noche, para permitir que el paciente descanse.

vías respiratoriasSi el enfermo fuera alérgico a alguna de las sustancias aquí indicadas, esa sustancia deberá excluirse del tratamiento. En caso de una tos persistente y muy seca, o una respiración con sibilancias, se recomienda administrar la microdosis de gordolobo, cada 5 minutos, por una hora y exponer al paciente durante quince o veinte minutos a vaporizaciones (derecha), una o dos veces al día, de acuerdo con la gravedad del problema. En caso de fiebre, añada una microdosis de estafiate. Hemos comprobado que la fiebre remite administrando 3 gotas de microdosis de esta planta medicinal, cada 5 minutos, por una hora.

microdosisLa medicina natural ha mejorado sustancialmente, gracias a esta técnica relativamente nueva de las microdosis. Los remedios de la abuela han ido evolucionando hasta el punto de convertirse hoy en día, en lo que el Dr. Bernard Rimland denominó medicina inteligente y lo que el Dr. Eugenio Martínez Bravo llamó mecanismo de acción neuro-hormonal. Han sido esos dos gigantes de la medicina natural junto con Abram Hoffer, Linus Pauling y otros muchos más, los que han hecho posible el que uno pueda ser su propio médico. Parafraseando a Sir Isaac Newton, “si queremos ver más lejos, tenemos que subirnos a los hombros de esos gigantes”.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 3 de septiembre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


 


2 comentarios

Asma: tratamiento alternativo para evitar los efectos secundarios de los esteroides inhalados

inhaladoresLa disfonía (ronquera) es uno de los muchos efectos secundarios que pueden ocasionar los corticosteroides (esteroides) contenidos en los inhaladores destinados a controlar los síntomas del asma. Aparentemente, a los pacientes asmáticos no se les informa que existen otras alternativas para tratar esa repentina falta de aliento, que en ocasiones puede ir acompañada de tos y sibilancias. El asma afecta a los bronquios, y está caracterizada por una inflamación crónica de la vías respiratorias provocada por una gran variedad de factores , siendo los más comunes los alérgenos (sustancias o agentes que puede inducir una reacción alérgica).

Factores desencadenantes

En otras ocasiones y dependiendo también de la sensibilidad de cada persona, algunos agentes infecciosos, ciertos irritantes, los factores emocionales, el ejercicio, o hasta un reflujo gastroesofágico, también pueden desencadenar un “ataque de asma”. Los pacientes que han estado inhalando corticoides por años, como son la flunisolida, la fluticasona, el budesonide o la beclometasona, son propensos a desarrollar una disfonía crónica, lo cual ya ha sido demostrado mediante diversas técnicas, tales como la fibrolaringoscopía, la estroboscopia y otras pruebas de sonidos del habla.

corticosteroidesSon varias las evidencias en donde pueden constatarse las conclusiones anteriores ([1] y [2] son solamente dos de ellas). En un artículo presentado en el Hospital General de Edimburgo, Escocia, que consistía en evaluar la prevalencia de síntomas vocales y tos en pacientes asmáticos que usaban preparaciones de esteroides inhalados, el 58% de este grupo presentó disfonía en comparación con un 13% de los pacientes del grupo de control (aquellos a los que se les administró un placebo). Las mujeres presentaron más síntomas en el habla que los hombres. Se comprobó que a dosis mayores, la prevalencia de síntomas faríngo-laringeos también aumentaba.

espaciadorConsiderando lo anterior, conviene que nuestra paciente a la que hemos dedicado este caso, a quien llamaré en lo sucesivo la Sra. G, ponga en práctica algunas medidas para evitar que dichos efectos no deseados se perpetúen, hasta el punto de llegar a perder completamente el habla (afonía). Si a pesar de lo comentado y por las razones que fueran, la Sra. G insistiera en seguir usando los inhaladores, le recomendamos que cuando menos utilice la dosis eficaz más baja del medicamento, haga uso de un espaciador, haga gárgaras, enjuague su boca, se lave la cara después de la inhalación y que al terminar con ésta, lave bien el espaciador.

No obstante, lo que la Fundación MicroMédix recomienda y no solo a la Sra. G, sino a todo paciente que esté pasando por una situación similar, es disminuir gradualmente las dosis de las inhalaciones, al mismo tiempo que se esté administrando el tratamiento alternativo que a continuación presentaremos, hasta que desaparezcan los síntomas de la disfonía, de tal forma que no se pierda el control del la enfermedad objeto de este estudio: el asma.

Receta y tratamiento de los síntomas

Basándonos en el caso de éxito de J.D. Moyer y en las referencias* que hemos consultado para validar la confiabilidad de dicho caso, nuestro tratamiento alternativo para el asma (sin incluir todavía el total de los nutrientes para la disfonía -el magnesio también coadyuvará en el alivio de esta última-) se compone de los siguientes suplementos, mismos que deberán ser administrados en las dosis y en el modo que a continuación se especifica:

citricos1) Vitamina C:
-Primera semana: una cápsula de 1.5 gramos después del desayuno, una en la comida y otra en la cena (tres tomas:1-1-1 =4.5 gramos/día)
-Segunda semana: 2 cápsulas en el desayuno, 1 en la comida y otra en la cena (2-1-1: 6 gramos diarios).
-Tercera semana:  2 cápsulas en el desayuno, 2 en la comida y otra en la cena (2-2-1: 7.5 gramos diarios).
-Cuarta semana:  2 cápsulas en el desayuno, 2 en la comida y otras 2 en la cena (2-2-2: 9 gramos diarios).

Antes de continuar con la dosificación correspondiente a la quinta semana, conviene mencionar dos aspectos clave que deberán ser considerados muy seriamente. El primero de ellos se relaciona con la tolerancia intestinal a la vitamina C, la cual corresponde a la dosis inmediata anterior a la aparición de una eventual diarrea que no representa mayores consecuencias, sino únicamente una manifestación de que se ha alcanzado el nivel de tolerancia de ese paciente en particular. A partir de ahí, el paciente tomará la dosis que su organismo haya tolerado en cada toma. Así por ejemplo, si al llegar a la quinta semana, el paciente no hubiera experimentado dichas molestias, podrá seguir aumentando el número de cápsulas como se ha indicado previamente (si la diarrea se presentara antes, esa será la dosis a administrar) y se procederá como sigue:

inhaladores-Quinta semana:
 3 cápsulas en el desayuno, 2 en la comida y otras 2 en la cena (3-2-2: 10.5 gramos diarios), y así sucesivamente. En caso de no tolerar tres o más cápsulas en una sola toma (diarrea), se podría repartir la dosis diaria total en más de tres tomas, como por ejemplo en cinco, procurando tomar algún refrigerio en aquellas que no coincidan con los alimentos acostumbrados, de manera que se llegasen a tomar hasta 15 gramos (2-2-2-2-2) diarios de vitamina C (pág. 75, [3]). En “Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica” (EPOC), explico en detalle cómo calcular la dosis terapéutica real de vitamina C, para entender que es posible llegar tomar hasta 4 gramos de ácido ascórbico cada media hora duarante el día, sin experimentar ningún problema estomacal (Ref. [3], pág.82).

El segundo aspecto que no quisiera dejar de exteriorizar se relaciona precisamente con las dosis ortomoleculares que estoy recomendando, es decir, megadosis que han sido calculadas por expertos ampliamente reconocidos a nivel mundial y que no son de ninguna manera perjudiciales para nadie. Estamos hablando de vitaminas, no de fármacos.
Si hemos de conseguir los efectos terapéuticos deseados, difícilmente lo conseguiremos con las dosis que el paciente “siente o cree” deben ser las correctas (orto significa correcto, de ahí el término ortomolecular).

inositolTal fue el caso de una paciente que en una ocasión, recién comenzada su segunda consulta, me notificó muy emocionada haber conseguido a un precio excepcional, uno de los nutrientes (Inositol) que yo le había prescrito para sus ataques de pánico. No cabía en sí de felicidad. Al pedirle que me permitiera leer la etiqueta para verificar la cantidad de miligramos que traía su producto maravilla, pude leer que de Inositol solo aportaba 150 mg, cuando lo que estábamos necesitando eran al menos 3 gramos diarios. ¿Comprende usted lo que quiero decir, querido(a) lector(a)? Al parecer, quedó consternada cuando le hice ver que, para que realmente pudiera superar sus ataques de pánico, empleando el “suplemento” que había conseguido después de mucho tiempo y esfuerzo, tendría que tomar 20 tabletas al día.

Eran demasiadas tabletas y psicológicamente impresionaba el tomarse tantas en un solo día, sobre todo porque el frasco decía, “no exceder la dosis recomendada”. Si hubieran sido tabletas de 500 mg cada una (como se ha mostrado en la imagen adjunta), la prescripción hubiera sido de dos tabletas después de cada alimento, algo que no hubiera tenido el mismo impacto sobre alguien que sufre ataques de pánico. A partir de ese momento, comenzó a argumentar constantemente y para todos los demás suplementos indicados en su receta, que las dosis eran muy grandes y que si se las tomaba en esas cantidades podrían perjudicar su salud. Como cabría esperar, su caso nunca pudo convertirse en uno de éxito, porque estaba tomando lo que ella consideraba “apropiado” y no lo que los criterios de la medicina ortomolecular dictaminan.

2) Magnesio
2 cápsulas de cloruro de magnesio de 500 mg, tres veces al día, con los alimentos. Si el paciente padece de acidez estomacal o de calcificaciones en los riñones, es preferible emplear carbonato de magnesio, 1 cápsula de 1 gramo, dos veces al día, con los alimentos.

magnesioQue el magnesio esté indicado para aliviar el asma y la ronquera no es una novedad. Ya en el año 1943, el doctor A. Neveu y otros investigadores franceses, habían reportado muy buenos resultados al estar administrando cloruro de magnesio a sus pacientes con asma y ronquera, y lo mismo ocurría con otras enfermedades como la faringitis, la influenza, la bronquitis, la bronco-neumonía y el enfisema pulmonar, entre otras [4]; pero como para los detractores de todo lo que no es patentable, el cloruro de magnesio no produce dividendos, era de esperarse que los partidiarios de la “medicina oficial” de aquel entonces, ahora denominada medicina alopática, se opusiesen rotundamente a lo que Neveu y sus colegas proclamaban como alternativa para los medicamentos convencionales.

cloruro de magnesioY es así como hemos estado por más de 70 años, ignorando tan grandes hallazgos y tratando de hallar remedios alopáticos a nuestros padecimientos, sin detenernos a reflexionar sobre el daño que nos está haciendo ese sistema. Y los investigadores franceses no han sido los únicos en darse cuenta de semejante aberración. Ana María Lajusticia, graduada en ciencias químicas por la Universidad Complutense de Madrid, especialista en dietética y bioquímica y autora de varios libros sobre nutrición, considera que el asma puede deberse en muchos casos a un déficit de magnesio [5]. Esta referente de la medicina natural suele aclarar dudas en Facebook en relación al potencial terapéutico del carbonato/cloruro de magnesio para el tratamiento del asma  (veáse también nuestro caso de estudio sobre Artrosis y el caso de éxito de J. D. Moyer ya mencionado, en su apartado “What Worked” -lo que funcionó-).

3) Vitamina D
4,000 UI/día, distribuidas equitativamente en cada alimento, dependiendo de la presentación. Ejemplo. si cada tableta o cápsula aportara 1,000 UI (Unidades Internacionales), se deberían tomar 2 en el desayuno, una en la comida y una más en la cena.
Bozzetto S. y colaboradores [6] hacen a su vez referencia a un estudio de Searing y otros [7], en donde estos últimos demuestran la existencia de una asociación significativa entre los niveles bajos de vitamina D y un mayor uso de los
corticosteroides inhalados y orales.

vitamina-d3Explican que “esto puede deberse a que los niveles bajos de vitamina D contribuyen a empeorar la sintomatología asmática del paciente. Otra posibilidad es que la vitamina D afecte a las vías de glucocorticoides y que la deficiencia de vitamina D hace que sea necesario administrar dosis mayores para lograr el efecto terapéutico deseado“.
Aunque J. D. Moyer recomienda 5,000 UI de vitamina D, hemos preferido establecerla en 4,000 UI diarias, tanto por lo que se sostiene en [6], como por lo que asevera Andrew Saul en su sitio [8]:

“De acuerdo con las evidencias clínicas, las recomendaciones diarias del gobierno de los EUA, de 200 a 600 UI son demasiado bajas. Los niveles de ingesta seguros máximos o tolerables recomendados por el gobierno, de 1,000 a 2,000 UI/día, son también demasiado bajos, y no están de ningún modo soportados por evidencias de toxicidad. Una recomendación sana de parte de todas las fuentes, entre 1,000 y 4,000 UI diarias en total, es bastante razonable para la gran mayoría de todos los adultos sanos. Los niveles terapéuticos para una enfermedad pueden ser mucho más altos. Cuando se usen altas dosis, es mejor efectuarse pruebas y observar una adecuada supervisión. No sería razonable negar un intento terapéutico con vitamina D en los casos de esclerosis múltiple, esclerodermia, psoriasis, insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión, y varias formas de cáncer”. Ahí tiene usted.

4) Ácidos Grasos Omega 3
cardiopatías: mortalidad
2 cápsulas al día. Al menos 650 mg. de ácido eicosapentaenoico (EPA) y 250 mg. de  ácido docosahexaenoico (DHA) en cada cápsula, con los alimentos (1,300 mg. de EPA y 500 mg de DHA diarios).
Estos ácidos grasos tienen un alto poder antiinflamatorio. En el primer párrafo de esta publicación remarqué en negritas la palabra inflamación, y no está de más volver a hacerlo, pues existen evidencias irrefutables de que todos los procesos inflamatorios eventualmente remiten cuando se les trata con antioxidantes, esos agentes que ya en otras entradas hemos incluido en los primeros lugares de la lista de los mejores aliados en la lucha contra los radicales libres, principales culpables de todo proceso inflamatorio.

De acuerdo con otros dos grandes referentes de la medicina ortomoelcular, Holford y Lawson, los omega 3 se comportan como antioxidantes, ya que “en el cuerpo se convierten en sustancias antiinflamatorias. En pruebas realizadas se ha demostrado que reducen la inflamación producida por el eczema, el asma o la artritis. Una cantidad efectiva es la equivalente a 1.000 mg de EPA, DPA y DHA al día, lo que significa entre dos y tres cápsulas” (pag. 112 de [9]).

Asma: tasas de mortalidadUna inspección rápida de uno de nuestros sitios favoritos, www.worldlifeexpectancy.com, y una lectura del artículo publicado por  Opperman y colaboradores [10], revelan un hecho muy lamentable pero de gran interés para nuestro estudio: que los niveles tan bajos de omega 3 que presenta la mayoría de la población sudafricana, se deben a que las etiquetas de los suplementos que se venden, indican gramajes de omega 3 mayores a los que en realidad contienen, por una falta de regulación sobre la venta de los mismos, que podría estar dando lugar a esas tasas de mortalidad tan altas, por causa de problemas asmáticos y cardíacos.

Si pulsa usted con su ratón sobre la figura de la derecha (arriba) para agrandarla, notará que se están representando índices de mortalidad atribuidos a problemas de corazón e inflamación de manera conjunta, lo cual indica la alta correlación que existe entre el funcionamiento de dicho órgano y los procesos inflamatorios anteriormente mencionados. En el mismo sitio de worldlifeexpectancy.com, se puede verificar lo que hoy en día ya se ha convertido en un lugar común: que el continente africano, y no el asiático, es el que presenta la tasa más alta de mortalidad por desnutrición en el mundo. Nótese que los mexicanos ocupamos el lugar No. 56 (con 13.4 muertes por cada 100,000 habitantes), en relación a un total de 192 países, lo cual implica que tampoco estamos muy bien alimentados que digamos (nos han pintado de verde en el mapa mundial por “no cantar mal las rancheras”). De manera que si usted todavía no padece del corazón, tal vez le convendría comenzar a tomar más aceite de pescado para mantenerse saludable.

5) Aconitum Napellus
homeopatíaEl quinto elemento será el que conteste la pregunta que no solo la Sra. G se estará planteando en este momento, sino usted también: ¿Qué tomar en caso de que me sobrevenga un ataque de asma y haya yo llegado a una dosis mínima o nula de mi corticosteroide inhalado? La respuesta es Aconitum Napellus, un medicamento homeopático considerado por lo expertos naturistas como un buen remedio de primeros auxilios en caso de ataques de asma. No obstante, es posible que ni siquiera se necesite este medicamento si se han estado tomando las altas dosis de vitamina C que aquí se han recomendado (del orden de 15 gramos o  más: pág. 76, [3]).

Microdosis de plantas medicinales

¿Que hace falta?. Para complementar lo anterior, y sobre todo para acelerar la sanación de esa miopatía esteroidea de las cuerdas vocales que seguramente está ocasionando la ronquera de la Sra G, agregaremos una fitoterapia compuesta de cinco microdosis de sangre de drago, ajo, eucalipto, regaliz y tomillo. Éstas se deberán aplicar de la manera acostumbrada, es decir, tres gotas de cada frasco sobre la lengua, cada tres horas (4 veces al día), con un lapso de un minuto entre una sustancia y otra, sin importar el orden de aplicación.

Nuestro caso de estudio: la Sra. G

salbutamolTambién es importante no obviar los lineamientos a seguir para disminuir las dosis de los alopáticos de manera gradual, ya que la Sra. G, además del Salbutamol, está tomando también para su asma, el bromuro de ipratropio. Asimismo, de acuerdo con los datos que su nieta la Srita G tuvo a bien proporcionarnos, todo indica que la Sra G es hipertensa (verapamilo y telmisartán), está reteniendo muchos líquidos (furosemida) y ha sido víctima también de cardiopatías (isosorbida), por lo que será indispensable efectuar un análisis holístico (integral) de sus cuatro padecimientos. El que la Fundación MicroMédix ya cuente con una receta para la hipertensión y con otra para las cardiopatías, nos ha permitido confirmar lo que a la Sra. G le va a funcionar, pues resulta que los niveles bajos de algunos de los nutrientes listados en nuestras recetas, son causa de asma, cardiopatías, hipertensión y retención de líquidos.

Dicho en otras palabras, las investigaciones independientes realizadas para cada padecimiento, conducen a indicaciones que emplean los mismos suplementos, algo que no debería de extrañarnos. Excepto por la niacina y el ácido alfalipoico y otros nutrientes específicos de las cardiopatías (coenzima Q10, d-ribosa, natoquinasa, l-carnitina y lumbroquinasa) , este estudio y la receta de las cardiopatías, tienen en común la vitamina C, el magnesio y los omega 3, mientras que el primero coincide con la receta para la hipertensión, el magnesio y la vitamina C. De acuerdo con este análisis, más allá de los suplementos previamente indicados para tratar el asma de la Sra. G, parecería sensato agregar como mínimo niacina, coenzima Q10, l-carnitina y d-ribosa a esta terapia, para contrarrestar los problemas de corazón de nuestra querida Sra. G.

Recomendaciones finales

lácteos NOPuede usted descargar la receta de las cardiopatías  para saber con precisión cómo deberán disminuirse paulatinamente las dosis de los fármacos alopáticos mencionados, a fin de evitar cualquier reacción indeseable durante el proceso de transición entre el presente tratamiento y el alopático. “Somos lo que comemos“, nos recuerda Patrick Holford en una de sus obras [9], y observar una dieta libre de alimentos proinflamatorios que pueden resultar alérgenos para personas sensibles a los mismos, puede hacer la diferencia entre un estado estable y un ataque de asma. Es por ello que nuestra última recomendación para la Sra G, es evitar todos los alimentos que contienen gluten, lácteos y el azúcar.

Por descontado el consumo del tabaco y de bebidas alcohólicas de cualquier género. Tampoco deberá recurrirse a sustitutos artificiales del azúcar, como el Canderel, el Nutrasweet, el Splenda y similares, pues casi todos ellos contienen aspartame. Dos excelentes sustitutos naturales del azúcar libre de sustancias tóxicas y cuyo consumo se recomienda ampliamente son la planta Stevia y el xilitol.

DarwinDado que en este caso de estudio en particular, el problema del asma es a todas luces de origen genético, debido a que la Srita. G, a sus 21 años, también está presentando un cuadro asmático similar al que se ha descrito para su abuelita, convendría que ella comenzara también a probar este tratamiento, antes de que los consabidos efectos secundarios puedan hacer valer esa “ley del más fuerte”, que hace ya muchos años estableció de una manera muy formal el científico naturalista y geólogo Charles Robert Darwin. Lo que a fin de cuentas estamos buscando, es demostrar que uno puede hacerse fuerte y convertirse en un ser humano saludable, sin tener que seguir forzosamente las disposiciones de nuestro actual sistema de salud. Hay que luchar porque sea la misma naturaleza la que nos seleccione, y no dejar que un sistema corrupto que no ofrece verdaderas soluciones, nos excluya del grupo de los más sanos e inteligentes.

Como siempre, agradeceremos los comentarios y atenderemos con muchísimo gusto, cualquier pregunta o inquietud que deseen plantearnos tanto la Sra. G como su querida nieta, así como todas aquellas solicitudes de nuestros e-pacientes y demás seguidores que tengan a bien contactarnos.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 7 de enero de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Dysphonia caused by inhaled steroids: recognition of a characteristic laryngeal abnormality. ALAN J WILLIAMS et al. Thorax 1983;38:813-821
[2] Brown H Morrow, Storey G, Jackson FA.Beclomethasone dipropionate aerosol in long-term treatment of perennial and seasonal asthma in children and adults: a report of five and half years’ experience in 600 asthmatic patients. Br J Clin Pharmacol 1977;iv:259-67
[3] Cúrate tu mismo. Los sorprendentes resultados de la nutrición ortomolecular. Dr. Andrew Saul. Editorial Sirio S.A
[4] http://www.mcs-international.org/downloads/030_magnesium_chloride.pdf
[5] El Magnesio. Ana María Lajusticia Bergara. Plaza & Janes, S.A Editores
[6] : Bozzetto S, Carraro S, Giordano G, Boner A, Baraldi E. Asthma, allergy, and respiratory infections: the vitamin D hypothesis. Allergy 2012; 67: 10–17.
[7] Searing DA, Zhang Y, Murphy J, Hauk PJ, Goleva E, Leung DY. Decreased serum vitamin D levels in children with asthma are associated with increased corticosteroid use. J Allergy Clin Immunol 2010;125:995–1000.
[8] http://www.doctoryourself.com/dvitamin.htm
[9] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona.
[10]  Opperman M, Marais DW, Spinnler Benade AJ. (2011). Analysis of omega-3 fatty acid content of South African fish oil supplements. Cardiovasc. J Afr;22:324-329

 


Deja un comentario

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica: plan de atención de emergencia para un viejo amigo

EPOC“No sé qué tanto estés enterado, pero mi tío Alfredo padece EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Fue diagnosticado en 2007 y se encuentra en la fase IV de la escala de GOLD, la cual en resumidas cuentas es la más grave de todas, donde la deficiencia pulmonar es crítica. Actualmente vive en Acapulco, por la mayor presión atmosférica que le ayuda a respirar. No puede estar prácticamente ya sin el oxígeno artificial y se fatiga con sólo caminar de la recámara a la sala”.
Lo anterior es un fragmento de uno de varios correos electrónicos que recibí ayer mientras comenzaba a leer mi bandeja de entrada. Lo que mi sobrino Ricardo me estaba transmitiendo no era otra cosa que el sentido de urgencia que experimentó al percatarse de la gravedad de un problema de salud de un familiar tan cercano como su tío Alfredo, amigo mío de la adolescencia y fumador como el que más, diría yo.

Plan de emergencia basado en microdosis y antioxidantes

Pantioxidantesuesto que Alfredo y su familia se encuentran en Acapulco, y lo que más urge es que comience a tomar los nutrientes que estoy seguro le están faltando, voy a comenzar por enumerar las primeras sustancias que el “Güero” (como solíamos llamarle antes algunos de sus amigos) deberá consumir de inmediato para salir bien librado de este problema. Posteriormente ahondaré más sobre las causas de esta enfermedad (básicamente, las sustancias tóxicas que contiene el cigarro), a partir de las cuales se podrá entender mejor el porqué se seleccionaron los siguientes suplementos:
– 2 Botiquines de Microdosis para un mes de tratamiento con las sustancias activas de las siguientes plantas medicinales: Ginseng, Ginkgo biloba, fenogreco, ajo, eucalipto, tomillo, moringa y gordolobo.

Guía para su administración: aplicar 3 gotas de cada frasco directamente sobre la lengua, cada hora durante el día hasta que los síntomas mejoren, procurando dejar un lapso de un minuto entre una aplicación de un frasco y la otra (ej. 3 gotas de ajo, esperar un minuto… luego 3 gotas de Ginseng, esperar un minuto… y así sucesivamente hasta completar las aplicaciones de los 8 frascos). Las gotas no se diluyen en agua ni se tragan; se depositan en la lengua para dejar que las sustancias activas de las plantas medicinales sean absorbidas por las papilas gustativas. Cuando los síntomas mejoren, después de cuatro o cinco semanas aproximadamente, se podrá comenzar a aplicar las microdosis de plantas medicinales cada dos horas, y luego cuatro veces al día, según sea la respuesta a la terapia.

radicales libresDe acuerdo con la literatura biomédica consultada [3], en toda enfermedad degenerativa crónica siempre existe un proceso de oxidación muy marcado en los órganos involucrados en el padecimiento bajo tratamiento, que en este caso serían principalmente los pulmones. Aún en el caso de que existieran otras vías respiratorias afectadas, las sustancias antioxidantes que a continuación enumeraré se harán cargo de los llamados radicales libres, que son esos agentes que están acabando con el sistema inmune de nuestro buen amigo el Güero.

Los radicales libres son átomos, generalmente de oxígeno, altamente reactivos e inestables, que se liberan cuando el alimento es metabolizado en nuestras células para producir energía. Su inestabilidad se debe a que han perdido uno de sus electrones e intentan reponerlo tomándolo de otros átomos. Esto crea una reacción en cadena que ocasiona daños a nuestras células. Un átomo de oxígeno siempre está a la búsqueda de otro átomo que le pueda ceder esos electrones que ha perdido (ver figura arriba a la izquierda).

antioxidantesEste grupo de antioxidantes son sustancias ortomoleculares, y se llaman así porque son nutrientes que se encuentran de manera normal en nuestro organismo. Algunas de ellas, regularmente las vitaminas y los minerales, se suministran en dosis terapéuticas mucho mayores que las que  recomiendan las instancias oficiales gubernamentales (las famosas RDAs, del inglés; o CDRs, en español: Cantidades Diarias Recomendadas). En conjunto, dichas sustancias trabajarán sinérgicamente para lograr el alivio deseado, y deberán administrarse de la manera y en las dosis que a continuación se especifican:

1. Proteína aislada de suero de leche

Recomendamos que en este plan de emergencia se usen tres paquetes de Immunocal, que harán un total de 90 sobres, para ser tomados tres al día, cada uno de los cuales se deberá tomar 1/2 hora antes de cada alimento, diluyéndolo con la bebida preferida o inclusive con agua simple, cuidando que en cualquier caso el líquido a emplear no esté caliente.

Vitamina E2. Vitamina E

GNC la ofrece como Natural E, acetato de d-alfa-tocoferil, equivalente a 400 UI (Unidades Internacionales). Durante la primera semana, recomiendo tomar una cápsula al día con el desayuno y otra después de la comida (800 UI al día). Al comenzar la segunda semana aumentar la dosis a 1200 UI, es decir, tres cápsulas al día, con los alimentos. A partir de la tercera semana y hasta que los síntomas mejoren, la dosis recomendada será de 1600 UI. De manera análoga a como se explicará para el caso de la vitamina C, las dosis se irán disminuyendo paulatinamente, una vez que se haya logrado la mejoría deseada, en las mismas cantidades y al mismo ritmo que cuando se fueron aumentando (400 UI menos cada semana, hasta llegar a cero UI).

3. Vitamina A

zanahoriaLa presentación de GNC es como Beta-Caroteno 15, equivalente a 25,000 UI de vitamina A. Tomar una cápsula después del desayuno y otra después de la comida: 50,000 UI diarias. Por supuesto existe una alternativa todavía mejor: si se cuenta con un buen extractor de jugos, un vaso grande de jugo de zanahoria aporta alrededor de 20,000 UI de caroteno, de modo que dos vasos diarios de ésta o de cualquier otra verdura verde serían ideales para llenar el requisito de este nutriente. También se podría alternar, es decir, un día podría ser con cápsulas y el
otro día con dos vasos de jugo de zanahoria.

citricos4. Vitamina C

Aquí no se recomienda GNC, porque como vamos a ver en seguida, las dosis terapéuticas van a resultar muy grandes.
Las dosis para la vitamina C se determinan de acuerdo al nivel de saturación de cada persona, llamada también dosis terapéutica o tolerancia intestinal. No se conoce ningún caso publicado de toxicidad de vitamina C, y lo que uno puede hacer para darse una idea de cuánta vitamina C puede tolerar, es calcular primero el nivel terapéutico teórico (ntt), el cual viene dado por :

ntt = 0.5 P

Lo que significa que la dosis terapéutica recomendada aquí es de 500 mg por cada kilogramo de peso.
Siendo P el peso del paciente en Kg y estando la constante de proporcionalidad en grs/Kg, el ntt para un paciente que pesara 60 Kg sería de 30 grs.
Como su nombre indica, ese valor de nnt es teórico y es la dosis a la que se debería llegar al final del proceso, es decir, que para este ejemplo, 30 gramos de vitamina C sería la meta; pero para determinar la tolerancia intestinal o la dosis terapéutica real del paciente (dtr) , tendremos que comenzar con una dosis mucho más baja que el ntt e ir aumentando semanalmente la dosis, en incrementos de 1.5 grs cada vez, para que el paciente mismo determine el día y el momento en que comience a  escuchar ruidos en su intestino.

nivel-de-toleranciaEn el mejor de los casos, habrá evitado la diarrea y habrá descubierto su dosis terapéutica, y en el peor, además de haberla descubierto, habrá tenido que ir a desalojar el “exceso de vitamina C”. La dosis terapéutica real (dtr) se establece en la dosis inmediata anterior a la que provocó los ruidos intestinales o la diarrea, y es posible que ni siquiera llegue a la mitad de la ntt. Una vez determinada la dtr, se continuará tomando esa cantidad hasta que los síntomas de la enfermedad desaparezcan. Una vez que éstos hayan cesado, se deberá ir disminuyendo la dosis gradualmente, ahora en decrementos de 1.5 grs. cada vez, hasta ya no tomar nada. Esta práctica de ir disminuyendo gradualmente las dosis evita las recaídas, y aplica para todas las terapias y para todos los suplementos que aquí se indiquen.

Algunas personas podrían rebasar la ntt y no experimentar ni ruidos intestinales, ni gases ni diarrea, y se podría seguir aumentando la dosis hasta la desaparición de los síntomas. Eso es una dosis realmente terapéutica, la que uno necesita para sentirse mejor, y con vitamina C, uno puede darse el lujo de experimentar con ella sin peligro alguno. Cincuenta años de estudios científicos lo garantizan. Si a lo largo del proceso,  los síntomas de la enfermedad desaparecieran, antes de haber alcanzado la dtr, usted podría mantenerse en esa dosis durante al menos dos semanas más para confirmar la erradicación completa de su enfermedad (curación).

Vitamina CDe ser así, ya podría entonces comenzar a disminuir sus dosis paulatinamente, al mismo ritmo que como las fue aumentando, según se describe a continuación.
Con cápsulas de 1.5 grs, sugerimos que el paciente comience tomándose una después de cada alimento, de manera que la primera semana estará tomando 4.5 gramos diarios.
A la semana siguiente,  deberá tomar dos cápsulas después del desayuno, una después de la comida y otra más después de la cena, para que en total sean 6 gramos diarios.

La tercera semana serán 2 en el desayuno, 2 en la comida y una en la cena. Total : 7.5 grs al día.
Cuarta semana : 2 (desayuno)-2(comida)-2(cena). Total: 9 grs diarios
Quinta semana: 3-2-2. Total: 10.5 grs/día
Sexta semana: 3-3-2. Total: 12 grs/día
y así sucesivamente. De esta manera, a la séptima semana de haber iniciado el tratamiento estará consumiendo 13.5 grs y a la octava, 15 gramos diarios.

plantas medicinalesSi para entonces  todavía no hubiera alcanzado su nivel de saturación, se tendrá que continuar conforme a lo indicado, aumentando una cápsula semanalmente, hasta llegar a su dosis terapéutica real (dtr). Si se experimentara diarrea con dos o tres cápsulas en una sola toma por ejemplo, sugerimos distribuir las cápsulas a lo largo del día, aunque algunas de las tomas no coincidieran con algunos alimentos. Así por ejemplo, una vez que se haya tolerado una cápsula por toma , se podrían administrar 7 tomas de 1 cápsula de 1.5 gramos [ 1 (desayuno)-1-1-1(comida)-1-1-1(cena) ], para hacer un total de 10.5 gramos diarios. Nótese que quedaron dos tomas de 1 cápsula entre alimentos (4 tomas sin alimento) y tres tomas de 1 cápsula en cada alimento.

Siempre que le sea posible, procure tomar aunque sea algún refrigerio en algunas de las tomas. Si por el contrario, usted fuera de las personas con una gran tolerancia a esta vitamina, y no experimentara molestia alguna en una toma de 3 o más cápsulas, entonces su recuperación podría acelerarse, aumentando las tomas no de manera semanal, sino diariamente. Así, suponiendo que usted tolerara en una sola toma tres cápsulas, podría tomar en un solo día: 7 x 3 x 1.5 = 31.5 grs de ácido ascórbico, que sería la dosis terapéutica ideal (dti) si usted pesara 60 Kg, ya que ésta casi coincidiría con el nivel terapéutico teórico (ntt). Hay quien estando padeciendo de cáncer de pulmón en fase terminal, ha llegado a tomar 4 gramos de ácido ascórbico cada media hora mientras estaba despierto, día y noche, sin ningún problema estomacal (ver Ref. [9], pág.82).

¿De qué hay que estar al tanto para prevenir la EPOC?

cigarroLos daños que ocasiona el cigarro se atribuyen a las substancias tóxicas que contiene el humo del tabaco, entre los que destacan el cadmio, el alquitrán, el acetaldehído y la nicotina.
El objetivo de la industria del consumo es crearle a usted una adicción a través de alguna sustancia cuya venta esté autorizada, en una especie de contubernio entre el gobierno y las tabacaleras. Es de esta manera como algunos refrescos embotellados (la coca cola por ejemplo) y ciertos dulces con colorantes artificiales (como las lunetas) crean un hábito entre sus consumidores. Las tabacaleras han usado la nicotina y el acetaldehído con esa intención desde tiempos inmemoriales. Es responsabilidad de cada quien, como en cualquier otro caso de adicción, decirle sí o no a cada una de esas sustancias que el sistema nos está “invitando” a consumir.

Habiendo tomado conciencia de porqué la nicotina ha llegado a infiltrarse en nuestro organismo, conviene también saber porqué es necesario defenderse de aquellas otras sustancias que se encuentran en el humo del cigarro. El
alquitrán es la sustancia que realmente transporta la nicotina hasta los pulmones.

cigarroAdemás de ésta, también transporta benzeno, radón y algunas más, que son en resumidas cuentas las culpables del cáncer. No menos importante resulta la toxicidad del cadmio, ya que se le reconoce como uno de los metales pesados que más produce anemia.
El que todas esas sustancias lleguen al interior de nuestro cuerpo, hace que se formen cicatrices en las paredes de las arterias, de manera análoga a como un pedazo de fierro se oxida o una manzana adquiere un tono café obscuro cuando se expone al aire (oxígeno). Estas cicatrices toman el lugar de las células normales sin hacerse cargo de sus funciones, ocasionando así lo que se conoce como oxidación.

Es por esa razón que se ha elegido como uno de los principales antioxidantes a la vitamina E. Este nutriente es uno de los más eficientes cuando de lo que se trata es hacer frente a la oxidación, la cual puede entenderse mejor haciendo una analogía entre ésta y el proceso de combustión que tiene lugar cuando su auto está en movimiento.

analogíaLa energía necesaria para que el carro se mueva, proviene de un proceso de ignición que ocurre en la cámara de combustión cuando la gasolina gasificada se combina con el oxígeno, que equivale a la combinación de glucosa que se ingiere a través de los alimentos, con el oxígeno que hay en el cuerpo. El resultado de la producción de esta energía conocida como metabolismo, también arroja un subproducto: los radicales libres (el humo que sale del escape), que no son otra cosa que átomos que han perdido electrones. Los antioxidantes, como las vitaminas E y C, deben existir en cantidades suficientes para compensar esa falta de electrones de los átomos que forman parte de las células sanas.

Complementar el tratamiento con complejo B, vitamina D, quercetina y magnesio

jeringaAl tener la cantidad exacta de vitaminas se logra balancear la existencia de radicales libres con la cantidad de átomos de células sanas que llevan a cabo el metabolismo normal del cuerpo humano. El fumar dispara la liberación de hormonas del estrés y es por eso que también se recomienda ampliamente la administración de dosis adecuadas de complejo B, que incluya las vitaminas B1, B5, B6 , B9, B12. Una muy buena opción para cumplir con este requerimiento es la Bedoyecta por vía intramuscular: una ampoyeta cada tercer día, hasta terminar la caja de 5 ampolletas. Luego descansar unas dos semanas para después repetir la misma dosis por la misma vía. Como la bedoyecta no incluye el folato (ácido fólico o vitamina B9), se recomienda adquirir por separado en una presentación de 5 mg para tomarse (oralmente) una vez al día, después de los alimentos. Lo mismo para el ácido pantoténico (vitamina B5); pero en este caso en una dosis de 25 mg, tres veces al día.

El complejo B, tal y como aquí se ha definido, nunca a dado resultados administrado por vía oral, como lo ha hecho por vía intramuscular o intravenosa; y si los ha dado, han sido en muy pocas ocasiones.
Otras sustancias cuya administración se recomienda ampliamente son la vitamina D, la quercetina y el magnesio. Éste último en especial, representaría un invaluable apoyo en el caso extremo de que Alfredo o cualquier otro paciente afectado de EPOC desarrollara alguna deficiencia cardiovascular, no poco frecuente en este tipo de padecimientos.

Una última recomendación: la dieta

embutidosEn cuanto a la dieta se refiere, se recomienda evitar el azúcar, los lácteos, el gluten y los embutidos como el tocino, el jamón y las salchichas (los fabricantes añaden nitratos a las carnes frías para que adquieran un color rosado que disfraza su desagradable aspecto).
Asimismo, no se recomienda el consumo de café, bebidas alcohólicas, alimentos procesados ni refrescos embotellados, en especial las del tipo light, ya que contienen aspartame. Numerosos ensayos clínicos han identificado a este aditivo como una de las principales causas de disnea (dificultad para respirar).

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 22 de septiembre de 2013


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Nutritional supplements,  which may moderate the symptoms of COPD: N-acetylcysteine, magnesium, potassium,  and other nutrients. Nutritional Medicine. Alan Gaby, MD. 2011. Perlberg Publishing, Concord, NH  ISBN-13:9780982885000.
[2] Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD) . Evidence from three double-blind placebo-controlled studies enrolling a total of 49 individuals suggests that L-carnitine can improve exercise tolerance in COPD, presumably by improving muscular efficiency in the lungs and other muscles. http://healthoracle.org/downloads/A/Acetyl-L-carnitine.pdf
[3] Gutathione  (GSH). Alternative Medicine Review – Volume 6, Number 6, December 2001
[4] Emphysema and Chronic Obstructive Pulmonary Disease: Therapeutic  Approaches Through Nutrition, Natural  Medicine, Alternative Medicine By Robert J.Green Jr., N.D. Aventine Press, 2005
[5] The role of vitamin D in pulmonary disease: COPD, asthma, infection, and cancer http://respiratory-research.com/content/pdf/1465-9921-12-31.pdf
[6] Nutrition and lung health. Int J Tuberc Lung Dis. 2005 Apr;9(4):362-74. Romieu I. Instituto Nacional de Salud Pública, Col Santa Maria Ahuacatitlan, Cuernavaca Morelos 62508, Mexico.
[7] Antioxidant Supplementation among Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD): Is it Necessary? E. Pirabbasi and M. Cheraghi. Pakistan Journal of Nutrition 11 (5): 501-506, 2012 . http://www.pjbs.org/pjnonline/fin2244.pdf
[8] Systemic Inflammation in Chronic Obstructive Pulmonary Disease: May Diet Play a Therapeutic Role?. Domenico Maurizio Toraldo, Francesco De Nuccio and Egeria Scoditti.  J Allergy & Therapy 2013, S2
[9] Cúrate tu mismo. Los sorprendentes resultados de la nutrición ortomolecular. Dr. Andrew Saul. Editorial Sirio S.A


6 comentarios

Fibrosis pulmonar: un tributo para un querido amigo

amigoNo hay muchas formas de darle las gracias a un amigo que nos está tendiendo la mano para alcanzar un objetivo, cuando a éste, y sin que él ni uno lo sepa, le quedan muy pocos días de vida. Y así estaban las cosas a mediados de Julio del 2013, cuando Cuic, que era como solíamos llamarle los que más lo estimábamos, descansó del que supongo yo fue su mayor enemigo: la fibrosis pulmonar.
Aun cuando él había luchado antes contra algunos otros enemigos como el cáncer y otros de origen cardíaco, nunca escatimaba esfuerzos en atender y
resolver problemas ajenos, sobre todo en aquellos casos en los que debido a su extraordinaria empatía, uno podía
adivinar que en algún momento de su vida, tal vez hubiera ya experimentado en carne propia, el sufrimiento de fibrosis pulmonaraquél que se acercaba a solicitar su apoyo.
Fue entonces que al recibir la noticia de su sensible fallecimiento, caí en la cuenta de por qué fue tan significativo para mí el que durante nuestra última conversación telefónica haya dicho él:
-No Serlop, todavía no me des las gracias, porque no sabemos todavía lo que va a pasar.
-Para mí  Cuic, el que estés haciendo todo lo que puedes con el asunto de mi solicitud, amerita que te de las gracias, -le contesté.

Instituto de Investigaciones EléctricasUnos días después, precisamente el lunes de esa semana tan desafortunada para muchos investigadores del Instituto de Investigaciones Eléctricas (izquierda), en donde él trabajaba y en donde ambos nos habíamos conocido años atrás, trabajando en el mismo departamento, alcancé a decirle antes de que nos despidiéramos:
– Oye, no te voy a decir lo siguiente solo porque piense que estoy en deuda contigo, sino porque me interesa tu salud. No me gusta nada como estás.

Se veía muy fatigado después de haber subido las escaleras que conducían al aula en donde tomaba su curso. Continué:
– Te voy a armar un botiquín de microdosis de plantas medicinales y un tratamiento con medicina ortomolecular con el que te vas a sentir muy bien. Vas a ver… en serio. Mañana mismo voy a comenzar con el estudio que te prometí.
Al día siguiente puse manos a la obra sin saber que el viernes de esa misma semana todo habría de terminar para él.
Una promesa es una promesa, y si usted estuvo leyendo este modesto tributo a Cuic desde el principio, advertirá que la mejor manera de darle las gracias, sería el lograr que su sufrimiento trascendiera más allá de estas líneas, ayudando a otras personas que padecen esta misma enfermedad, con una terapia basada en ese estudio de informática biomédica que en un principio estaba dedicado a él.
A continuación resumo los resultados de mi investigación.

Receta de nutrientes ortomoleculares (en dosis terapéuticas) para la fibrosis pulmonar

microdosis1. Microdosis de plantas medicinales: fenogreco, cardo mariano, eucalipto, tomillo, moringa y gordolobo. Aplicar 3 gotas de cada frasco cada hora durante el día, hasta que los síntomas mejoren, procurando dejar un lapso de un minuto entre una aplicación de un frasco y la otra (ej. 3 gotas de fenogreco, esperar un minuto, luego 3 gotas de cardo, esperar un minuto, y así sucesivamente hasta completar las 6 aplicaciones / frascos). Posteriormente, se pueden comenzar a aplicar cada dos horas y luego nada más cuatro veces al día. En caso de existir un cuadro muy agudo (dificultad para respirar, tos excesiva, flemas, etc.), se recomienda aplicar 3 gotas de eucalipto, tomillo y gordolobo cada 5 minutos, durante una hora.

2. Suplementos:
2.1 Ácido Ascórbico (para una explicación detallada de cómo determinar las dosis ortomoleculares diarias e individuales de vitamina C, antes de descargar la receta de la fibrosis pulmonar, vea el caso de estudio intitulado Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).
2.2 Ácido alfa lipoico
2.3 N-acetilcisteína (NAC)
2.4 Proteína aislada de suero de leche (fuente de cisteína, ácido glutámico y glicina)

Descargar archivo PDF

 

receta para la fibrosis pulmonar2.5 Carbonato de magnesio: para coadyuvar con el problema de la fatiga crónica y el agotamiento
2.6 Serracor-NK o Neprinol (no disponible en MicroMédix): ninguno de ellos debe ser administrado de manera simultánea con medicamentos adelgazadores de la sangre (anti-coagulantes), como por ejemplo, la warfarina. Tampoco se recomienda  para mujeres embarazadas o en período de lactancia.
Los detalles sobre las dosis, el modo de administración y la dieta para combatir este padecimiento, los hemos especificado en la receta para la fibrosis pulmonar (izquierda). Su aportación incluye una hora de consulta en línea, con todas las respuestas a las preguntas que usted necesite hacer, a través de Skype o vía telefónica.

A fin de evitar recaídas, es importante continuar con el tratamiento aún después de que los síntomas desaparezcan, por un tiempo igual al que le haya tomado al paciente sentirse mejor.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 21 de junio de 2013


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.