Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas


5 comentarios

La informática biomédica en el diagnóstico y la prevención de la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad

En esta entrega explico cómo es que las técnicas de la informática biomédica, consiguen que una máquina aprenda a diagnosticar y prevenir trastornos de la personalidad, apoyándose en la experiencia de los médicos. Un doctor en medicina aprende más de los casos que atiende y resuelve durante el ejercicio de su profesión, que de lo que sus maestros le enseñaron en la universidad. Emite sus diagnósticos basándose en sus casos de éxito, así como de los datos que le muestran los instrumentos que utiliza y de lo que develan las pruebas de laboratorio que recomienda efectuar, pero sobre todo, de los síntomas que le reportan sus pacientes.

La mayoría de los trastornos mentales suelen estar caracterizados por cierto número de síntomas y/o rasgos de personalidad, y parte de este trabajo ha consistido en asociar una variable a cada uno de esos rasgos. Los médicos acostumbran llamar síndrome a un complejo de síntomas, y lo que los especialistas en informática biomédica hemos logrado a lo largo de la presente investigación, ha sido clasificar cada variable (síntoma/rasgo) en su respectivo síndrome. No obstante, para estar en total consonancia con lo que los expertos en medicina ortomolecular establecen en relación a los grados de metilación [1], hemos preferido llamar fenotipo a cada síndrome. En este orden de ideas, vale decir que los fenotipos no son tipos de esquizofrenia, sino síndromes que trastornan de diferentes maneras, la conducta de un ser humano.

¿Pueden las máquinas aprender de la experiencia médica?

Al plantearles preguntas que se pueden contestar con un “sí” o con un “no”, el médico descubre ciertos patrones y una que otra relación entre los diferentes síntomas de sus pacientes. Cuando usted acude a la consulta, seguramente tendrá que responder a una serie de cuestionamientos del tipo: ¿le duele la cabeza?, ¿le zumban los oídos?, ¿se marea cuando se levanta de la cama?, ¿le arde al orinar?, ¿practica ejercicio?, ¿fuma?, ¿toma bebidas alcoholicas?, etc.
Una máquina puede aprovechar la experiencia de cientos de médicos para aprender también de los casos que ellos han resuelto en el pasado. Hoy, en plena era del conocimiento, uno puede ser testigo de cómo una computadora aprende a diagnosticar pacientes, a partir de miles de casos almacenados en un archivo clínico. Mientras mayor sea el número de registros en esa base de datos, mayor será la experiencia acumulada, más precisos serán los nuevos diagnósticos y menor el riesgo de desarrollar una enfermedad.
Al igual que el médico, el ingeniero en informática biomédica también dispone de herramientas, pruebas de laboratorio y cuestionarios para conseguir que sus pacientes restablezcan su salud, o mejor aún, para prevenirlos de una determinada enfermedad. Ya lo dice el adagio, “más vale prevenir que lamentar”.

Y aunque ese refrán contiene mucho de verdad, no parece haber permeado mucho en nuestra sociedad.
A juzgar por la cantidad de casos de esquizofrenia que hemos estado atendiendo de un tiempo para acá, la idea de que “eso es algo que a mi o a mi familia no nos puede pasar“, es la que hoy por hoy ha estado predominando y produciendo muchos sinsabores alrededor del mundo.  Como veremos a continuación, confiar en que esa aseveración es cierta es tanto como echar una moneda al aire y esperar ganar el volado. Si esa idea ha cruzado por su mente aunque sea una sola vez, y toca la casualidad de que es usted padre o madre de un adolescente, creo que lo mejor que puede hacer en este momento es seguir leyendo.

El diagnóstico preventivo: la clave para no enfermarse o evitar las recaídas 

En la imagen adjunta muestro una fracción del archivo de pacientes con trastornos de personalidad de la Fundación MicroMédix (pulse sobre la misma para agrandarla). Los 72 síntomas los consideramos nuestras variables de entrada, y la hoja de Excel que ahí aparece es de lo que se alimenta la herramienta que usamos para analizar los datos. La variable de salida es el fenotipo y  sus valores pueden ser cinco: histapenia, histadelia, piroluria, normal y otro. Los criterios para la asignación de dichos valores los establecimos de acuerdo con las especificaciones de los doctores Walsh, Stuckey y Lambert, para los grados de metilación y el extrés oxidativo de sus pacientes [1], [2] (véase también “Identificando el fenotipo de esquizofrenia: un paso más hacia la curación“).

Como cabría esperar, cada paciente presenta síntomas acorde con su individualidad bioquímica, y por lo tanto, con su epigenética. Así por ejemplo, el registro asociado al paciente con expediente No. 9 indica que éste ha sido diagnosticado con histapenia porque escucha voces, no sufre de ansiedad ni ataques de pánico, no es hiperactivo, manifiesta un interés excesivo en los asuntos religiosos (muy_devoto), no presenta síndrome de piernas inquietas, no reporta paranoia, tiene problemas de insomnio, padece acúfenos, y así continuaríamos interpretando los demás campos de este registro en particular, hasta llegar al atributo No. 72 del archivo. Es por esta razón que a los pacientes o a sus familiares les pedimos que contesten únicamente sí (S) o no (N), a las preguntas del cuestionario que hemos puesto aquí a su alcance para conocer sus síntomas.

Algunos de nuestros lectores, en especial los padres de hijos aquejados de algún trastorno de personalidad, ya se han dado cuenta de la importancia que tiene el responder al cuestionario con el tipo de preguntas que cité con anterioridad (S/N), pues desde que comenzamos a identificar los fenotipos de esquizofrenia por ejemplo, sus hijos han comenzado a responder mejor al tratamiento, como resultado del conocimiento adquirido al aplicar la técnica de la minería de datos a sus síntomas. Ya en otra parte de esta misma página web escribí: “el conocimiento que no se tiene, debe descubrirse“.

Al igual que la extracción de texto (text mining), la minería de datos (data mining) nos permite descubrir ese conocimiento que aparentemente no existe en un conjunto de datos como los de la hoja de cálculo que mostré con anterioridad.
Más adelante demostraré, cómo la aplicación de algunos algoritmos de la minería de datos a los síntomas de un paciente, nos está permitiendo diagnosticar su fenotipo, evitar que enferme, o prevenirlo de una recaída. Cada vez que predecimos el fenotipo que podría desarrollar un paciente, estamos mejorando la calidad de vida de una familia, pues solo así es posible administrar a tiempo, los nutrientes que la medicina ortomolecular recomienda justo para ese fenotipo. Es imperativo prevenir recaídas o evitar que un problema se complique, hasta el punto de tener que recurrir al confinamiento y la medicación psiquiátrica.

Un ejemplo sencillo de aprendizaje basado en casos 

El aprendizaje automático o de máquina emplea un algoritmo para clasificar, diagnosticar o predecir el resultado de una observación (caso) que se ve influenciado por el comportamiento de una o más variables predictoras (de entrada). Para entender mejor el concepto, explicaré su principio de funcionamiento con un ejemplo muy sencillo.
Durante algún tiempo, mi hermana solía preparar bacalao para agasajar a toda la familia en la cena del 24 de diciembre. En ciertas ocasiones el bacalao era todo un éxito, y en otras, en opinión de mi señor padre, no tanto.

Digamos que las variables de entrada eran solo tres (la verdad es que eran muchas más; pero como soy un lego en materia culinaria y en estos momentos no cuento con la asesoría de mi querida hermana, voy a simplificar las cosas): lugar en donde era adquirido el bacalao, tiempo de recalentado y tiempo de remojado previo.
Cuando el bacalao se compraba en “La Europea”, el éxito casi siempre estaba asegurado, excepto aquella vez que mi hermana lo recalentó por más tiempo del que era necesario, y se agrió.

Las veces que salía “sacatudo”, duro o salado (fracaso), era porque no se había puesto a remojar el tiempo suficiente. En fin, eran variables que influían sensiblemente en la variable a predecir: la opinión de mi papá sobre la calidad del bacalao en la cena de navidad.
Lo interesante de este ejemplo es analizar si Maricarmen descubrió un método para preparar el bacalao, basándose en lo que había ocurrido en las navidades anteriores. Y más interesante aún sería el poder predecir cuál será el resultado de esta navidad, tomando en cuenta que uno de mis sobrinos planea comprar el bacalao en el Mercado de San Juan y que va a darnos la sorpresa justo el 24 de diciembre.

Dado que Mari Carmen va a recibir el bacalao con tan poco tiempo de anticipación, lo más seguro es que no pueda dejarlo remojar lo suficiente. Estando así las cosas, ¿cuál podría ser la opinión de mi papá, sabiendo que el bacalao solo va a poderse remojar durante 6 horas?
Si pulsa usted sobre la imagen anterior para agrandarla, va a advertir que no existe un caso resgitrado en la base de datos, para el que la variable de entrada Lugar de compra sea igual a “Mercado de San Juan” y la variable Tiempo de remojado sea de 6 horas; en otras palabras, no existe un antecedente de lo que podría pasar, dadas estas condiciones. Sin embargo, la minería de datos podría ayudarnos a predecir si el bacalao va a ser un éxito o no esta navidad, con cierto nivel de precisión (probabilidad). ¿O podría usted intuitivamente darme un pronóstico con algún nivel de certidumbre?

La regla del ZeroR

Hay un método muy rudimentario que podríamos aplicar al ejemplo anterior. Consiste en analizar cuál es el resultado que más ocurrencias ha registrado y predecir de acuerdo con éste. En estadística, al valor que se repite con más frecuencia en un conjunto de datos se le llama moda. En la matriz de datos del ejemplo anterior, observamos que en la mayoría de los casos el bacalao ha sido un éxito. El éxito sería la moda en este caso, y espero quede claro que así ha sido en el  71.42% de las veces (100 x número de éxitos/total de observaciones = 100 x 5/7 %). Así, nuestro pronóstico sería que aunque el bacalao se quede remojando 6 horas, el resultado va a ser un éxito, con una margen de error del 28.58%.

En los ámbitos de la minería de datos y la estadística, al método que acabamos de emplear aquí para responder a la interrogante planteada al final del apartado anterior, se le conoce como regla del ZeroRy aunque simple en su naturaleza, nos sirvió mucho al momento de evaluar el método que seleccionamos para diagnosticar a nuestros pacientes. A continuación analizo las características de los métodos y herramientas que estuvimos evaluando en la Fundación MicroMédix, antes de seleccionar el algoritmo que a la postre nos proporcionó el mayor nivel de certidumbre, con miras a diagnosticar y prevenir trastornos de personalidad.

Métodos y herramientas para diagnosticar y prevenir la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad

Analicemos ahora el caso de un modelo para diagnosticar a un paciente, cuya madre nos ha escrito en busca de ayuda, pues su hijo padece de queratocono (por favor pulse en el vínculo que sigue si desea conocer los detalles de este trastorno y del caso completo de “Alejandro de Austria”). Para ello, les pedimos nos hicieran favor de responder el cuestionario de 72 preguntas, que estarán representando las variables de entrada de nuestro modelo de diagnóstico/prevención de fenotipo, tal y como lo describí en la sección “El diagnóstico preventivo: la clave para no enfermarse o evitar las recaídas”.

Cada variable (síntoma implícito en cada pregunta) únicamente puede asumir los valores S y N, dependiendo si la respuesta de esta admirable madre guerrera ha sido un sí o un no, respectivamente. Como se ve, ahora nuestro reto consiste en manejar 72 variables dicotómicas (S/N) y una variabe categórica de salida (las variables categóricas son aquellas que solo pueden adquirir valores que se pueden enumerar, y que por lo tanto no son continuas).
Antes de cargar los datos del paciente a nuestra base de datos, es necesario abrir primero este archivo con el software de minería de datos, y una vez seleccionado el modelo de diagnóstico, ingresar los síntomas que el paciente ha reportado, en un archivo de prueba (test). Nótese que no podemos (ni debemos) integrar los síntomas de un paciente a la base de datos, antes de ejecutar el algoritmo de diagnóstico, porque desconocemos su fenotipo. Esta es justamente la variable que pretendemos deteminar con el software de minería de datos, y es por eso que a ésta se le llama variable de salida.

WEKA (Waikato Environment for Knowledge Analysis) es el software de minería de datos (derecha) que hemos estado usando desde hace años, con el fin de perfeccionar nuestras recetas, y fue desarrollado por la universidad de Waikato, Nueva Zelanda, en la modalidad de distribución gratuita (open source). Si pulsa usted sobre la captura de pantalla de la derecha, notará que WEKA  a empleado un diagrama de barras para representar el número de casos registrados para cada fenotipo. Hay 8 pacientes etiquetados con el fenotipo otro, 40 con histapenia (en rojo), 30 con histadelia (azul celeste), 2 normales (gris) y 20  diagnosticados con piroluria (en rosa).
Ahora que ya conoce usted el método del ZeroR, supongo que no tendrá problemas para emitir un diagnóstico aunque sea burdo del fenotipo de “Alejandro de Austria”. Aplicando el método que anteriormente expliqué “con manzanitas”… ¡ah perdón!, ¿fue con bacalao no es cierto? Bueno, acorde con la regla del ZeroR, un pronóstico no muy bueno sería el de histapenia, con un 40% de confianza (pulse sobre la imagen de la izquierda para ver lo que WEKA despliega al aplicar este método).

Dijimos que este valor corresponde a la moda de la variable fenotipo (en el sentido estadístico del término, no porque esté de moda hacerlo así), y aunque impreciso, nos servirá como referencia para evaluar el método que usaremos para emitir diagnósticos más serios y predicciones más certeras. Porque imagínese nada más, querido lector, cómo confiar en un diagnóstico cuyo margen de error es del 60%. Note y anote los valores del coeficiente Kappa de Cohen y el de la raíz del error cuadrático medio porque son fatores que nos indican qué tanto nos estamos equivocando en los diagnósticos.

Como por el momento no se trata de impartir un curso de informática biomédica o de estadística, sino únicamente saber para qué nos van a servir ambos parámetros, baste decir que entre más cerca esté de la unidad el coeficiente de Kappa, más preciso será el modelo seleccionado, y que entre más pequeña sea la raíz del error cuadrático medio, menos errores estaremos cometiendo y mejor será el modelo objeto de análisis.
Un criterio de seleción basado en la regla del ZeroR es completamente inadmisible, aunque en honor a la verdad, sé de algunos psiquiatras con criterios de diagnóstico peores, pues en lo único que se basan es en su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, o a veces ni siquiera en eso. Estimado lector, permítame informarle que ese manual no contiene absolutamente nada de estadística. Si hay algo estadístico y dotado de inteligencia que sí nos puede ayudar a diagnosticar con bastante precisión a nuestros pacientes, son sin duda alguna los árboles de decisión, las redes bayesianas y las redes neuronales artificiales.

Árboles de decisión y selección de atributos

Si un modelo con 3 variables de entrada y una de salida ocasiona cierta incertidumbre a la hora de pronosticar cómo va a estar el bacalao esta navidad, imagínese lo que implica uno con 72 variables de entrada que pretende diagnosticar o predecir el fenotipo de un paciente. Las cosas pueden complicarse sobremanera. Y aunque la máquina sea la que se va encargar de ejecutar los algoritmos, el reducir el número de variables de entrada no solo simpifica los cálculos y el análisis de los datos, sino que podría aumentar el nivel de precisión del modelo. En seguida le explico qué fue lo que hice para reducir el modelo inicial de 72 variables de entrada, a uno de 35 atributos, aumentando al mismo tiempo el nivel de precisión de los diagnósticos y las predicciones.

Después de haber abierto con WEKA el archivo de pacientes, pulsé en la pestaña Classify para acceder a la función de clasificación de instancias (casos), y luego seleccioné el algoritmo J48, dentro de la categoría correspondiente a los árboles de decisión. Al dar clic en el botón de arranque (Start), lo que obtuve fue un coeficiente de Kappa de 0.605, una raíz del error cuadrático medio de 0.3174 y un nivel de precisión del 72%. (pulse usted sobre la imagen que aparece a su izquierda para ver los detalles). Esta precisión, si bien ha resultado muy superior a la que nos ofrece la regla del ZeroR, no es precisamente lo que una madre guerrera estaría esperando para optimizar la receta de su hijo.

Pero entonces, ¿para qué seleccionar un método que se está equivocando el 28% de las veces?
Mi intención al seleccionar el método del árbol de decisión J48, además de comparar su precisión con la del ZeroR, era analizar los síntomas que seleccionaría este algoritmo.

Los árboles de decisión nos ahorran el trabajo de seleccionar los atributos que más “pesan”, de entre todos los datos del conjunto (en este caso los síntomas del paciente). Y lo que llama más la atención es que lo hacen de manera automática. Uno no tiene que ir a la pestaña Select attributes de WEKA para seleccionar un evaluador de atributos y luego probar con más de una estrategia de búsqueda, a fin de intentar aumentar la precisión del modelo. Se requiere conocer bien el tema para obtener un buen resultado, haciéndolo explícitamente.
Tratando de ahorrarme el trabajo de ahondar en el tema (lo cual, como veremos más adelante terminé haciéndolo de todas maneras), quise saber lo que harían WEKA y el árbol J48 al pedirles que me mostraran el diagrama que “tenían en mente”.

La inteligencia de estas herramientas es tal, que nos permiten ver cosas que no podríamos descubrir por nosotros mismos. ¿O sabe usted de algún psiquiatra que le pueda decir cuál de todos los síntomas de la esquizorenia influye más en sus diagnósticos? Quiero pensar que se inclinaría por la escucha de voces, las alucinaciones visuales, las obsesiones o las compulsiones.

Pero lo que importa aquí no es lo que tenga que opinar un psiquiatra al respecto, sino lo que WEKA y el J48 puedan develar en el proceso. Estos dos aliados nos están diciendo que hay un 72% de probabilidades de que los problemas psicogénicos de la población de pacientes de nuestra base de datos, podrían estar correlacionados con el hecho de tener canas prematuras (fíjese en el nodo raíz del árbol que aparecerá en su pantalla, después de pulsar sobre la imagen adjunta). Ya lo estoy oyendo decir: ¡Al encanecimiento prematuro! Sí querido lector, leyó usted bien. Y tiene mucho más sentido cuando uno va y busca en Google, las causas más importantes del encanecimiento prematuro.

Si usted indaga lo suficiente sobre esta cuestión, lo que va encontrar en la mayoría de los sitios web, es que las canas prematuras son un claro indicio de deficiencia de vitaminas, minerales y sobre todo de melanina. Hay muchas evidencias de que las canas aparecen antes de lo normal, cuando uno está sujeto a un estrés constante. Los editores de la revista Scientific American lo han dejado muy claro: el estrés provoca que nuestro cabello se tiña de gris, y en casos extremos, de blanco.

En este mismo diagrama de árbol se puede ver cómo éste método dignostica a un paciente, a partir de las decisiones que va tomando a lo largo de las ramas que conducen a las hojas etiquetadas como histapenia, histadelia, piroluria y otro. Las hojas del árbol son los nodos terminales. Para ejemplifiar como funciona este método de extracción de datos (data mining), siga la rama que marqué con rojo, en el siguiente orden:

1. El algoritmo comprueba que el paciente ha contestado que NO a la pregunta ¿tiene canas prematuras?, por lo que decide ir a verificar la respuesta al nodo etiquetado como obsesivo-compulsivo.
2. Ahí comprueba que NO es obsesivo-compulsivo y continúa con la pregunta 3:
3. ¿Rasgos faciales delicados? Como la respuesta aquí es afirmativa, va en busca del nodo mal_genio.
4. Puesto que en este último nodo la respuesta es , J48 concluye que se trata de una piroluria (en la hoja de esta “rama roja” del árbol).

A pesar de toda esa inteligencia, una precisión del 72 % no garantiza el éxito de un tratamiento, por lo que es imprescindible buscar un modelo que nos ofrezca al menos un 90% de confianza.
Pensando que los atributos que había seleccionado el árbol J48 me servirían como entrada para otro método de árbol, o bien para una red bayesiana, probé con los árboles LMT y Random Forest, así como con un par de algoritmos bayesianos. Aún así, los resultados todavía dejaban mucho que desear.
Así las cosas, había que seleccionar los atributos más significativos de manera explícita, con los medios que ofrece WEKA.
Una vez que supe cuál sería una buena estrategia para la selección de atributos, decidí probar con el evaluador por omisión (CfsSubsetEval) y el método de búsqueda Best First. El resultado de esta fase del proyecto aparece en la captura de pantalla que se muestra a la izquierda. Como se ve, esta vez son 35 los atributos que de acuerdo con este último hallazgo, debería yo emplear de aquí en adelante como variables de entrada en mis evaluaciones.   En la imagen de la derecha se puede apreciar cómo se distribuye la variable escucha_voces en función del fenotipo, después de haberla seleccionado en la interfaz de pre-procesamiento. De todos los pacientes, hay 53 que no escuchan voces y 47 que sí lo hacen. Se observa también que los pacientes que han sido diagnosticados con histapenia, son los que más escuchan voces (área en rojo).

Pero más que estar buscando un método que mejore los diagnósticos, lo que más nos importa en la Fundación MicroMédix, es evaluar qué tanto un adolescente podría estar en riesgo de desarrollar un problema psicogénico, caracterizado por cualquiera de los fenotipos que aquí hemos estado analizando. Nos interesa por ejemplo encontrar un modelo de diagnóstico que nos permita responder a preguntas del tipo: ¿qué tan probable es que un muchacho se empiece a aislar de sus amigos y familiares, habiendo sido diagnosticado con histadelia? Una posibilidad es recurrir a los métodos dotados de inteligencia artificial, entre los que destacan las redes bayesianas. A continuación exploramos esa posibilidad.

El método de red bayesiana que hizo posible aumentar la precisión hasta en un 92%

Provisto de un conjunto de atributos optimizado, me di a la tarea de probar varios métodos, tanto de árboles de decisión como de redes bayesianas. Fue así como obtuve los mejores resultados.

A lo largo de este proceso de búsqueda, advertí que efectivamente los atributos que habia seleccionado de manera explícita, habían producido un aumento en las precisiones tanto en uno de los tres árboles de clasificación, como en los dos métodos bayesianos que elegí. Excepto para los casos de los árboles de decisión J48 y LMT, los demás métodos superaron a sus antecesores. En el caso del Random Forest la precisión llegó a ser del 90%. En la tabla adjunta muestro el resumen de las pruebas que tuve que realizar para finalmente adoptar como modelo de diagnóstico el de Bayes Net, no solo por haberme entregado la mejor precisión (del 92%), sino los mejores coeficientes estadísticos.

¿Recuerda lo que le comenté sobre los parámetros Kappa de Cohen y de la raíz del error cuadrático medio? Bueno, pues fue así como supe cuál era el mejor de los seis métodos analizados. El modelo a emplear terminó siendo el método de Bayes Net aplicado a las 35 variables que de acuerdo con WEKA, resultaron ser las más relevantes.

Con este modelo ya podemos responder a ese tipo de preguntas que nos permiten evaluar el riesgo que tiene una persona de enfermar. Con la inteligencia artificial de un método como el de Bayes Net, podemos determinar qué probabilidades tiene un paciente de padecer un síntoma, dado su fenotipo. En la imagen adjunta por ejemplo (pulse para agrandarla), se pueden conocer las probabilidades que tendría un adolescente de escuchar voces, de experimentar delirios, de no recordar sus sueños y de aislarse de sus familiares y amigos, dependiendo todo ello de su fenotipo. Así, de haber sido diagnosticado con histapenia, dichas probabilidades serían del 74.4%, 59.8%, 30.5% y 54.9%, respectivamente.

Uno de los principales objetivos al desarrollar un sistema de esta naturaleza, es evitar que los síntomas asociados a cualquiera de los fenotipos mencionados, hagan su triunfal aparición. Sin embargo, no hay que perder de vista que estamos ante un modelo probabilístico, y hay que ser my cautelosos a la hora de interpretar los resultados. Note por ejemplo que en la tabla de distribución de probabilidades de la figura anterior, se establece que la probabilidad de que un paciente normal escuche voces no es nula, lo cual no significa que esté en riesgo, sino simplemente que el modelo no es determinístico y que existe por lo tanto, un margen de error del 8%. No está nada mal.

Diagnosticando a un paciente con queratocono: ¿un fenotipo que podría clasificarse como “otro”?

Regresando al caso de “Alejandro de Austria”, es menester aplicar todo el conocimiento adquirido hasta aquí, para determinar con una precisón del 92%, el fenotipo de nuestro querido amigo.
El objetivo es tener una idea más clara de cuál puede ser este fenotipo, a fin de perfeccionar su receta.
En la captura de pantalla adjunta, estoy mostrando el diagnóstico que WEKA me entregó, al ingresar las respuestas que la mamá de este chico anotó en el cuestionario para identificar su fenotipo. En el conjunto de datos de prueba (test set), incluí a otros seis pacientes que estaban esperando su diagnóstico (pulse sobre la imagen para ver los detalles).

De acuerdo con lo que hasta hora sabemos sobre Alejandro, mi expectativa era que el resultado fuera fenotipo=”otro”; pero lo que el programa de minería de datos me entregó con una certidumbre del 99.2% fue “histapenia”, según se ve en el informe de la imagen anterior (inst# 7). A reserva de lo que revelen las pruebas de laboratorio a realizar en este caso, le estaremos enviando a este madre guerrera, una receta que tome en cuenta tanto el diagnóstico aquí obtenido, como los resultados de dichos análisis.

Obsérvese que en esa misma imagen hay dos pacientes que el modelo diagnosticó con histadelia. En el caso número 3 sin embargo (inst# 3), el programa no parace estar muy seguro de ese diagnóstico y por ende, nosotros tampoco. La certidumbre en este caso ha sido del 47.1%. Al revisar el registro de los datos de este paciente caí en la cuenta de que había dejado muchas preguntas sin contestar, y de alguna manera Bayes Net no se quiso comprometer. Asimismo, quise ponerlo a prueba ingresando un registro de un paciente que ya estaba dado de alta en la base de datos. Si Bayes Net hablara (poco le falta) me hubiera dicho: “a este señor ya lo conozco, es el que se subió a la rama roja de tu árbol J48, y te garantizo (100%) que es pirolúrico”. Nada más faltó que después de haberle borrado la variable que contenía la edad de los pacientes, me dijera que no se tratataba de un adolescente, sino de un “baby boomer”.

Conclusiones

La esquizofrenia, el trastorno bipolar, el autismo, la ansiedad, la depresión, los ataques de pánico y demás trastornos de la personalidad, son enfermedades multivariables, pues son demasiados síntomas los que entran en  juego a la hora de diagnosticar y prescribir. No es fácil determinar cuánto va a durar un tratamiento, ni qué tan bien va a responder un paciente a los suplementos que la medicina ortomolecular recomienda en cada caso. Pero los avances que todos los días tienen lugar en el campo de la informática biomédica y la biomedicina, nos están permitiendo concretar un mayor número de casos de éxito.

De todas la variables implicadas en el proceso, hay algunas que usted o su ser querido pueden controlar. Me estoy refiriendo a las del tipo epigenético. Aún contando con la herramienta más poderosa de la minería de datos, si no cuento con su apoyo, de poco nos va a servir tanto modelo matemático y tanta labor científica dedicados al restablecimiento de su salud. Yo no tengo control sobre la cantidad de cigarros que fuma, el alcohol que ingiere, sus adicciones, sus hábitos alimenticios, la cantidad de azúcar que consume y de su estilo de vida en general. Usted sí que posee el control de todas esas variables epigenéticas.

Recuerde que para conseguir el éxito de un tratamiento, es indispensable hacer equipo, porque para ser honestos, los únicos que terminan siendo los protagonistas de los casos de éxito son ustedes, los familares y los pacientes mismos, no los terapeutas ni los expertos en minería de datos.

Un par de comentarios finales 

Si usted es psiquiatra y tiene un método de diagnóstico que supere al Bayes Net, por favor déjeme un comentario. Me muero por conocerlo (al método, no al psiquiatra).
Ahora que si usted es un paciente o un familiar de un chico o una chica aquejados de un trastorno de personalidad, entonces sí que me muero por responder a sus comentarios y ofrecerle todo mi apoyo hasta ver la luz al final del túnel, pues mi pasión consiste en hacer todo lo que esté a mi alcance para que su calidad de vida vuelva a ser la misma que prevalecía cuando su hijo(a) era lo que solía ser.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 8 de diciembre de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] William J. Walsh. Nutrient Power. Heal your biochemistry and heal your brain. Skyhorse Publishing, 2012.
[2] Richard Stuckey,William Walsh & Brett Lambert. The Effectiveness of Targeted Nutrient Therapy in Treatment of Mental Illness. A pilot study. ACNEM Journal Vol 29 No 3 – November 2010.
[3] R.A.S Hemat. Principles of Orthomolecularism. Urotext. 2004
[4] Ian H. Witten, Eibe Frank & Mark A. Hall. Data Mining. Practical Machine Learning, tools and Techniques, third edition, Elsevier. 2011.
[5] Daniel T. Larose. Discovering Knowledge in Data. An introduction to data mining. John Wiley & Sons.2005
[6] David Nettleton. Análisis de Datos Comerciales. Díaz de Santos. 2003

Anuncios


Deja un comentario

Arándano azul: un recurso más para tratar la esquizofrenia y otros trastornos inflamatorios crónicos

En esta entrega explico cómo apliqué el modelo de Swanson para descubrir en la literatura biomédica, que el extracto o el polvo de la fruta del arándano azul, puede aliviar los síntomas psicóticos de la esquizofrenia y de algunos otros trastornos de la personalidad caracterizados por un proceso inflamatorio. La hipótesis de que el arándano azul podría ser útil para tratar la psicosis, el Alzheimer, el trastorno de estrés post-traumático y la enfermedad de Parkinson, no es producto de una corazonada ni de un ensayo clínico aleatorizado tipo doble ciego, y tampoco intenta sustituir o contravenir ninguna de las teorías que intentan explicar la etiología (las causas) de la psicosis.

La hipótesis que planteo aquí se basa en la idea de que la esquizofrenia es un conjunto de síntomas cuya etiología puede atribuirse a la oxidación (envejecimiento) prematura y crónica de ciertas regiones del cerebro, y que debido a ello puede tratarse con un antiinflamatorio natural, como es el extracto de arándano azul. Es un hallazgo que ha surgido de aplicar la técnica de extracción de texto a la literatura biomédica (text mining), empleando una herramienta que el Dr. Don R. Swanson y su colega Smalheiser de la Universidad de Chicago, crearon para fomentar el descubrimiento de terapias inteligentes.

Cinco teorías que intentan explicar las causas de la esquizofrenia

Además de la hipótesis del adrenocromo para la biogénesis de la esquizofrenia propuesta por Hoffer y Osmond [1], las teorías dopaminérgica y glutamatérgica que defiende la psiquiatría convencional y la de la permeabilidad intestinal que proclama la medicina funcional, existe también otra hipótesis muy seria en la que sus partidarios sostienen que la psicosis y otros trastornos mentales, están fuertemente correlacionados con el sistema inmune y por ende, con el proceso inflamatorio. Asimismo, hay estudios que revelan la importancia del sistema inmune en el desarrollo neuronal a través de la modulación de diferentes procesos, incluidas la plasticidad cerebral y la regulación de los neurotransmisores [2].

El sistema inmune y la hipótesis de la respuesta inflamatoria

La existencia de una correlación del sistema inmune con la esquizofrenia se hizo evidente cuando se observó un mayor índice de síntomas psicóticos, después de que los pacientes eran hospitalizados por causa de alguna enfermedad infecciosa. Hay varias enfermedades autoinmunes que se han relacionado con algunos trastornos psicóticos, entre las que se encuentran el lupus eritematoso sistémico, la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré. Un estudio realizado en Dinamarca, reveló que un historial de enfermedades autoinmunes y la hospitalización por problemas de infección, aumentaban la incidencia de esquizofrenia en 36 y 60% de los casos, respectivamente.

La combinación de ambos factores tuvo un efecto sinérgico, dando como resultado un incremento en la tasa de incidencia del 125% [3]. Además, la incidencia de esquizofrenia aumentó proporcionalmente con el número de infecciones graves, y resultó ser inversamente proporcional al tiempo transcurrido desde la última infección. Otros estudios epidemiológicos han indicado que las infecciones en el período prenatal están asociadas con un mayor riesgo relativo de esquizofrenia.
El modelo que se ha propuesto para explicar las conclusiones mencionadas con anterioridad, sugiere que el proceso está determinado por la activación de la microglía y la liberación de citoquinas proinflamatorias.

La microglía es un conjunto de células inmunes que residen en el sistema nervioso central (SNC), y que se activan de inmediato en respuesta a cualquier señal que represente un peligro para el cerebro. Este importante órgano se sirve de este mecanismo de defensa para protegerse de las neurotoxinas y otros agentes patógenos. Los astrocitos, que son las células que más abundan en el cerebro, también se estimulan al detectar señales liberadas por neuronas lesionadas o debido a la activación de la microglía. Las mismas neuronas pueden sufrir las consecuencias de la inflamación, mientras liberan mediadores inflamatorios [5]. Conviene entonces preguntarse qué es y en qué consiste la inflamación.

¿Qué es la inflamación?

La inflamación es una de las primeras líneas de defensa del cuerpo en respuesta a una lesión o infección, y es una característica inherente a un sinnúmero de enfermedades. Un cuadro agudo de inflamación es una respuesta inespecífica caracterizada por calor, dolor e hinchazón. En estas condiciones, los leucocitos migran al área de la lesión y se activan, al mismo tiempo que el suministro de sangre hacia el área en cuestión aumenta y los vasos sanguíneos se vuelven más permeables, permitiendo así que células y moléculas entren al tejido lesionado.

La respuesta inflamatoria también implica la activación de un grupo complementario de proteínas que se combinan para formar una estructura molecular compleja que mata a las células invasoras, representadas generalmente por bacterias y parásitos.
Las citoquinas son moléculas clave que regulan la inflamación y desempeñan un papel importante en el sistema inmune. Son producidas por una amplia variedad de células inmunes y de células externas al sistema inmune. El término citoquina deriva de su capacidad para influir en el movimiento de las células inflamatorias.

La inflamación crónica suele ser una respuesta no tan aguda, porque carece de los signos visibles de la inflamación descrita con anterioridad (cuadro agudo), y en lugar de estar localizada en una sola región, es sistémica (está distribuida en varios órganos y tejidos). Este otro tipo de inflamación juega un papel preponderante en la fisiopatología de muchas enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, diabetes, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y algunos cánceres. No obstante lo anterior, la neuroinflamación posee características algo diferentes de las que presentan otros tejidos.

¿En qué consiste y por qué es importante combatir la neuroinflamación?

Un componente importante de la neuroinflamación es la activación microglial. El cerebro contiene relativamente pocas células inflamatorias. La microglía realiza algunas funciones de protección neuronal y está involucrada en otras funciones cerebrales, incluyendo la depuración y el mantenimiento de las sinapsis, el tráfico de neurotransmisores y el exterminio de los fragmentos celulares (fagocitosis) y las células dañadas. Las microglías activadas producen citoquinas inflamatorias y células o proteínas fagocitosas que provocan la respuesta inflamatoria. La activación microglial y la posterior producción de citoquinas proinflamatorias pueden alterar la barrera hemato-encefálica.

Una barrera sangre-cerebro (hemato-encefálica) en perfectas condiciones generalmente controla eficientemente la entrada de citoquinas y leucocitos en el tejido cerebral. Una barrera hemato-encefálica dañada es incapaz de distinguir qué células inflamatorias y moléculas entran al cerebro, y éste no será capaz de funcionar apropiadamente, si otras sustancias se llegan a filtrar a través de una barrera hemato-encefálica en esas condiciones.

Las citoquinas proinflamatorias como la interleucina-6 (IL-6) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) desempeñan un papel protagónico en el proceso de citotoxicidad y se asocian con el estrés oxidativo y la activación del eje hipotálamo-hipófisis-glándulas suprarrenales.
Un meta-análisis realizado por Miller y otros investigadores [4] reveló un aumento de los niveles plasmáticos de diferentes citoquinas proinflamatorias, incluyendo la IL-1β y la IL-6, en pacientes con primer episodio de psicosis o durante una severa recaída, seguido de una reducción significativa después de la remisión del episodio psicótico.

El análisis reportó también un considerable aumento de los niveles séricos de TNF-α en los sujetos que estaban en su primer episodio de psicosis, así como en los que se encontraban en su fase de remisión.
La activación de la microglía puede visualizarse en vivo utilizando la tomografía por emisión de positrones (PET) y el radioisótopo (R) – [11C] PK11195.
Dos estudios han encontrado un aumento de la unión de este ligando en los cerebros de los pacientes con esquizofrenia incipiente, lo que sugiere que las células de la microglía están más activas en los enfermos afectados por este padecimiento [6, 7].

Todos estos estudios revelan que la neuroinflamación puede tener efectos importantes en los pacientes en diferentes estadios de la esquizofrenia. En este sentido, el uso de antioxidantes y agentes antiinflamatorios en general, puede mejorar los resultados de los tratamientos.
Puesto que es muy poco lo que la medicina alopática ha logrado con sus antiinflamatorios (aspirina, minociclina, estatinas y celecoxib [8], [9]), en la Fundación MicroMédix nos dimos a la tarea de buscar un antioxidante natural para tratar la inflamación asociada a la esquizofrenia y otros trastornos mentales, como son el Alzheimer, el trastorno de estrés post-traumático y la enfermedad de Parkinson. El resultado de la correspondiente investigación fue el extracto de la fruta del arándano azul.

Extracto de la fruta del arándano azul para el tratamiento de la psicosis y otros trastornos de la personalidad

Los naturópatas de la Fundación MicroMédix, confeccionan las recetas personalizadas para la esquizofrenia, tomando en consideración las cinco posibles causas de esta enfermedad, es decir, las cinco teorías que intentan explicar su etilogía. Para ello, recomiendan nutrientes tanto para aliviar los síntomas negativos como los positivos (psicóticos).

No obstante, los síntomas psicóticos de algunos pacientes podrían no ceder con los antioxidantes que hasta ahora hemos estado manejando para controlarlos, y es por eso que nos comprometimos a encontrar un recurso más para contrarrestar la neuroinflamación en varios trastornos mentales.
Basándome en la teoría de la neuroinflamación recién expuesta, y apoyándome en la herramienta de extracción de texto Arrowsmith [10], obtuve los términos B que vinculan de manera implícita a los dos conjuntos de literaturas schizophrenia y neuroinflammation (denotadas respectivamente como A y C en la imagen adjunta).

Como se aprecia en los resultados de esta primera pesquisa (pulse sobre la imagen anterior para agrandarla), a la fecha existen 189 artículos en Medline en donde aparecen juntos los términos schizophrenia y neuroinflammation.

La nube de palabras que obtuve al aplicar otra de mis herramientas de extracción de texto biomédico, a las 189 referencias que Arrowsmith me había entregado, la estoy mostrando en la imagen adjunta.
Habiendo llegado a esta primera fase de mi investigación, lo que estaba haciendo era únicamente corroborar con palabras clave, lo que la hipótesis de la inflamación postulaba con respecto a la psicosis y la esquizofrenia. Esas palabras clave eran básicamente tres: activation, microglia y cytokines.

Si usted ha estado leyéndome desde el principio, seguramente no se estará preguntando (como lo hice yo cuando todavía no tenía idea de lo que significaba microglia): ¿activación de qué?
Puesto que era fundamental responder esa pregunta, traté de encontrar un contexto que me orientara a este respecto. Para ello, busqué las coincidencias del vocablo activation en el listado de las 189 referencias que habían dado lugar a esa nube de palabras. Lo que encontré fueron títulos que indicaban que se trataba de la activación de la microglía (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).

Sabiendo que los antioxidantes constituyen uno de los recursos más efectivos para aliviar la inflamación asociada a las citoquinas y la microglía (en el caso del cerebro), recordé lo que había descubierto a cerca de las excelentes capacidades antioxidantes de las proantocianidinas contenidas en la semilla de la uva, durante un estudio que tuvo a bien solicitarme un colega mío que parecía estar teniendo problemas de pancreatitis. Fue en el reporte de ese estudio en el que escribí que las proantocianidinas contenidas en los arándanos y las semillas de las uvas poseen un poder antioxidante 50 veces más grande que la vitamina C y 20 veces más grande que la vitamina E (pulse sobre las imágenes adjuntas). En la imagen de la izquierda, muestro el resumen del artículo en el que Shi J. y otros así lo manifiestan. En el resumen de la derecha,  Huang WY y otros señalan que “los arándanos azules en particular poseen niveles altos de proantocianidinas y antocianidinas, los cuales podrían ser los responsables de su potente capacidad antioxidante”.

Fue entonces cuando decidí extraer texto de Medline con Arrowsmith para evaluar cuál de esas dos plantas (el arándano azul o la semilla de uva) era la más apropiada para lidiar con la neuroinflamación que caracteriza a la mayoría de los trastornos psiquiátricos.

Después de varias pruebas, los resultados entregados por Arrowsmith favorecieron de manera apabullante al polvo y/o al extracto del arándano azul (blueberry), por lo que proseguí analizando más detenidamente los términos B que esta invaluable herramienta me había entregado al ingresar las palabras clave psychosis y blueberry como literaturas A y C, respectivamente. Obsérvese que de los 3626 términos B detectados, 653 fueron catalogados por Arrowsmith como relevantes, lo cual significa que el 18% de los términos B son relevantes (pulse sobre la imagen adjunta para ver el detalle).

Nótese también que no existe actualmente en Medline un solo artículo en el que un autor cite a ambos términos dentro del mismo texto (A y C son conjuntos disjuntos), lo cual quiere decir que hasta el momento, nadie ha reparado en que el arándano azul pueda constituir una alternativa para tratar la psicosis/esquizofrenia, según se infiere de la leyenda “0 articles appeared in both literatures“. No obstante, sí hay autores que ya lo identifican como un buen aliado contra el Alzheimer, el Parkinson y el trastorno de estrés post-traumático. A continuación explico cómo llegué a la conclusión de que el arándano azul puede emplearse para tratar la psicosis.

Informática biomédica aplicada: arándano azul vs. psicosis

Al seleccionar el término B improve cognition en el recuadro blanco, Arrowsmith respondió con el desplegado que aparece a su derecha. Al igual que el resto de los términos B que estaré analizando más adelante para validar la hipótesis de que el árandano azul puede aliviar los síntomas de la psicosis, el término improve cognition está vinculando indirectamente al arándano azul con la psicosis. Esto significa que aunque un autor no haya relacionado explícitamente el arándano azul con la psicosis, el que mejore las capacidades cognitivas de un adulto de edad avanzada, implica que puede desempeñar un papel en la esquizofrenia, similar al que realiza el tolcapone, la galantamina y el modafinil, según se infiere de los arts. 5, 6 y 7 de la columna izquierda.

Lo anterior no es otra cosa que una explicación más intuitiva del modelo ABC de Swanson, aplicado a la correlación indirecta que hay entre psychosis y blueberry vía improve cognition. En general, el modelo ABC de Swanson establece que  “si una área de la literatura muestra que A está relacionada con B y una área diferente muestra que B está relacionada con C, entonces al juntarlas por primera vez, puede surgir una hipótesis nueva que vincule a A con C vía una conexión indirecta”. Las conexiones indirectas entre ambos conjuntos A y C son implícitas, pues A y C son conjuntos disjuntos (su intersección es el conjunto vacío).

Explicado con “manzanitas”, el modelo de Swanson para el caso particular del término B improve cognition y el modafinil, versaría más o menos así: “si está demostrado que el modafinil mejora las capacidades cognitivas de los pacientes con esquizofrenia crónica (art. 7 de la columna izquierda en la imagen anterior), y muy independientemente de ese hecho se ha descubierto que el arándano azul mejora las capacidades cognitivas de los adultos mayores (art. 1 en la columna derecha), entonces existe la posibilidad de que el arándano azul mejore también las capacidades cognitivas de los pacientes con esquizofrenia crónica.

Antiguamente, a la esquizofrenia se le solía llamar demencia (dementia), que no es mas que la manera que tiene el cerebro de manifestar que ha envejecido, que se ha “oxidado” por un exceso de radicales libres (véase más adelante el análisis del término B oxidative stress).
Usted seguramente ha visto como se oxida (envejece) una manzana sin cáscara, al contacto con el aire. Pero si parte una manzana en dos mitades y a una de ellas la rocía con vitamina C disuelta en agua, y a la otra no le pone nada, al transcurrir el tiempo, observará cómo la primera resiste mucho más el proceso de oxidación que la segunda. El color marrón que adquiere esta última delata un exceso de átomos con electrones desapareados en sus órbitas externas, mejor conocidos como radicales libres. La pregunta obligada aquí es entonces: ¿cómo se eliminan los radicales libres?… La respuesta es ¡con antioxidantes!

El cerebro de los pacientes con esquizofrenia envejece crónicamente por falta de antioxidantes

De conformidad con todo lo dicho hasta aquí, el estrés oxidativo se presentará cuando un órgano o un tejido esté experimentado un exceso de radicales libres y/o un déficit de antioxidantes.
Regresando a nuestro análisis de términos B, proseguí con el que sería uno de los términos más relevantes para los propósitos de la presente investigación (prob=0.95 para ser exactos): oxidative stress. La respuesta que esta vez dio Arrowsmith fue la que se está mostrando en la imagen adjunta. Aunque no se alcanzan a ver en su totalidad, existen 41 artículos relacionados con la literatura psychosis y 34 con blueberry.

La capacidad del arándano azul como un excelente aliado contra el estrés oxidativo, se hace evidente al analizar cada uno de los artículos mostrados. El modelo de Swanson aplicado a las literaturas A (psychosis) y C (bluebery), ligadas de manera indirecta por oxidative stress rezaría como sigue: “si hay 41 artículos en la literatura A que afirman haber encontrado evidencias de estrés oxidativo en los pacientes con esquizofrenia y/o psicosis, y por otro lado, hay 34 artículos que reportan haber combatido con éxito el extrés oxidativo empleando el arándano azul en varios órganos y tejidos del cuerpo, entonces hay grandes posibilidades de que el arándano azul combata también el estrés oxidativo asociado a la esquizofrenia/psicosis.

Validando la hipótesis de que el arándano azul puede aliviar los síntomas de la psicosis/esquizofrenia

Cuando en 1986 Swanson planteó su hipótesis de que el aceite de pescado podía usarse para tratar la enfermedad de Raynaud [11], y dos años después descubrió que la migraña se debe a una deficiencia de magnesio, la comunidad médica no prestó ninguna atención a sus hallazgos. Hoy en día, ambas hipótesis se han comprobado una y otra vez; pero aún así, todavía a quienes siguen intentando controlar los síntomas sin llegar a la raíz del problema.
Conviene aclarar que Swanson ostentaba el título de doctor; pero no en medicina, sino en ciencias de la información, y no tenía la más mínima intención de validar sus hipótesis recurriendo a ensayos aleatorizados tipo doble ciego.

Lo que Swanson hizo es validar cada una de sus hipótesis con un número suficiente de términos B que cumplieran con el postulado del modelo ABC. Y eso es lo que me corresponde hacer a mí con la hipótesis que he planteado aquí. Procederé entonces a ilustrar con dos ejemplos más de términos B, lo que en su momento tuve que hacer con un total de 20 términos de una lista de 653 términos relevantes.

El arándano azul evita la activación de la microglía

A la izquierda muestro lo que Lau FC y otros investigadores encontraron en relación a los efectos del arándano azul sobre la microglía. La traducción de la parte más importante de este resumen quedaría así: “el presente estudio investigó el efecto del extracto de arándano azul en la prevención de la inflamación inducida por la activación de la microglía. Los resultados indicaron que los tratamientos con extracto de arándano azul evitaban la producción del mediador inflamatorio óxido nítrico (ON), así como las citoquinas interleucina-1beta y el factor de necrosis tumoral alfa, en medios acondicionados de células de microglia BV2 activadas con lipopolisacárido (LPS). Asimismo, los niveles de mRNA y los de la proteína sintetasa inducible de óxido nítrico y ciclooxigenasa-2 en células BV2 activadas con LPS, se redujeron significativamente mediante tratamientos con extracto de arándano azul. Los resultados sugieren que los polifenoles del arándano azul atenúan las respuestas inflamatorias de la microglía cerebral y podrían ser potencialmente útiles en la modulación de las condiciones inflamatorias en el SNC (las negritas son mías). 

El artículo de Lau es la segunda referencia del listado mostrado en la imagen inmediata anterior, que forma parte de la literatura C que Arrowsmith desplegó, al seleccionar microglia como término B (pulse sobre la imagen de la derecha del párrafo anterior).
Con lo que usted ha aprendido aquí sobre el modelo de Swanson, estimo que podrá aplicarlo al desplegado representado en dicha imagen para sacar sus propias conclusiones. Espero que la más importante de ellas haya sido la siguiente:

puesto que la psicosis se ha asociado a la activación de la microglía y dado que el arándano azul impide la activación de la microglía, entonces es muy probable que el arándano azul beneficie a los pacientes que padecen de psicosis“. Lo anterior se desprende principalmente del hecho de que la activación de la microglía es una consecuencia de la inflamación causada por el exceso de radicales libres (oxidación crónica), que a su vez desencadena la psicosis. Como expliqué al inicio de esta publicación, la activación de la microglía es un mecanismo de defensa del sistema nervioso central (SNC). Es la respuesta del sistema inmune ante cualquier agente que amenaza su integridad.

De acuerdo con esto, si la activación de la microglía cesa con la administración del arándano azul, es precisamente porque éste está desinflamando las partes afectadas del cerebro.

Los beneficios del arándano azul en el envejecimiento del cerebro

Un cuarto ejemplo servirá para ilustrar aún más, lo que este antioxidante puede hacer por un “cerebro envejecido”. Adjunto se encuentra el conjunto de artículos que Arrowsmith me mostró, segundos después de seleccionar brain aging como término B. El segundo artículo de la columna derecha (pulse sobre la imagen) contiene los resultados de un estudio que Joseph JA y otros llevaron a cabo para evaluar lo que una dieta rica en frutas y verduras puede hacer, por quienes padecen enfermedades relacionadas con la edad, como el Alzheimer.
El resultado de la investigación sugirió que la suplementación con extractos de fruta y vegetales ricos en antioxidantes, como los arándanos azules, las fresas, las nueces y el jugo de uva Concord, puede reducir la vulnerabilidad al estrés oxidativo que se produce por envejecimiento. La mejoría suele notarse por el cambio de comportamiento. Los autores refieren también que una suplementación basada en arándanos azules y jugos de uva Concord, además de mejorar las funciones cognitiva y motora durante el envejecimiento, aumenta el rendimiento de la memoria verbal no solo en animales, sino también en seres humanos con deterioro cognitivo leve.

El enunciado del modelo ABC de Swanson para la terna psychosis – brain aging – blueberry quedaría como sigue: “puesto que la psicosis/esquizofrenia (A) es una consecuencia directa de un envejecimiento del cerebro (B), y dado que es un hecho que el envejecimiento del cerebro se contrarresta con arándano azul (C), parecería muy razonable administrar arándano azul a los pacientes con esquizofrenia“.
La lista completa de términos B que analicé para validar mi hipótesis de manera exhaustiva con el modelo de Swanson, comprendió los siguientes: cognition, working memory, spatial memory, cognitive decline, model Parkinson disease, antioxidant capacity, mouse model Alzheimer, neuroprotection, traumatic stress disorder, oxidative stress, inflammatory cytokine, neurodegenerative, microglial activation, brain aging, marker inflammation, cognitve disorder, microglia, mood, natural killer y auditory cortex .

De especial interés resultó este último término (auditory cortex), pues hay indicios de que el deterioro de la corteza auditiva por oxidación, está correlacionado con la escucha de voces [14]. Independientemente de ello, hay investigadores que han usado el arándano azul para disminuir el estrés oxidativo en las cortezas auditivas de algunas ratas viejas de laboratorio [15]. Todos los términos de la lista los analicé siguiendo el mismo procedimiento que usé para describir las conexiones indirectas establecidas entre psychosis y blueberry, por medio de improve cognitionoxidative stress, microglia y brain aging.

Conclusiones y beneficios esperados

Al aplicar el modelo de Swanson a cada uno de los 20 términos de la lista anterior, la hipótesis de que “el arándano azul puede aliviar los síntomas de la psicosis/esquizofrenia”, se confirmó una y otra vez.
Los antipsicóticos activan la microglía y por lo tanto, inflaman y envejecen el cerebro [16], por lo que habría que tener muy en cuenta este hecho, antes de medicarse con las drogas legales que recetan los psiquiatras. Asimismo, si eres afecto a las drogas ilegales, convendría que reflexionaras detenidamente a este respecto, no vaya a ser que al cabo de un tiempo, el daño sea irreversible. Al igual que los antipsicóticos, la mariguana, el LSD, la cocaína, las tachas y muy probablemente hasta el cigarro y el alcohol, envejecen crónica y prematuramente tu cerebro.

Si usted es una persona con esquizofrenia, o si uno de sus familiares la está padeciendo, puede beneficiarse del conocimiento derivado de esta investigación para mejorar su calidad de vida. Para ello, le recomiendo concertar una cita con uno de nuestros consejeros de salud, a fin de que conozca usted los detalles de las dosis del extracto/polvo de arándano azul, y de los demás suplementos que componen nuestra receta mejorada para la esquizofrenia.

“La auténtica naturaleza de las cosas suele estar oculta”… Heráclito
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 12 de septiembre de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] A. Hoffer & H. Osmond, The Adrenochrome Hypothesis and Psychiatry.
Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 14, No. 1, 1999.
[2] Benros ME et al. Autoimmune diseases and severe infections as risk factors for schizophrenia: a 30-year population-based register study. Am J Psychiatry. 2011; 168 : 1303-10.
[3] Brown AS, Derkits EJ. Prenatal infection and schizophrenia: a review of epidemiologic and translational studies. Am J Psychiatry. 2010;167:261-80.
[4] Miller BJ, Buckley P, Seabolt W, Mellor A, Kirkpatrick B. Metaanalysis of cytokine alterations in schizophrenia: clinical status and antipsychotic effects. Biol Psychiatry. 2011;70:663-71.
[5]  J.C. Leza et al. / Neuroscience and Biobehavioral Reviews 55 (2015) 612–626.
[6] Doorduin J. et al. Neuroinflammation in schizophrenia-related psychosis: a PET study. J Nucl Med. 2009; 50:1801-7.
[7] van Berckel BN et al. Microglia activation in recent-onset schizophrenia: a quantitative (R)-[11C]PK11195 positron emission tomography study. Biol Psychiatry. 2008;64:820-2.
[8] Keller, W. R., Kum, L. M., Wehring, H. J., Koola, M. M., Buchanan, R. W., & Kelly, D. L. (2013).  A review of anti-inflammatory agents for symptoms of schizophrenia. Journal of Psychopharmacology, 27 (4), 337-342.
[9] Sommer, I. E. et al. Efficacy of anti-inflammatory agents to improve symptoms in patients with schizophrenia: an update. Schizophrenia Bulletin, 40 (1), 181-191. 2014
[10] Smalheiser,N.R. et al. (2009) Arrowsmith two-node search interface: a tutorial on finding meaningful links between two disparate sets of articles in MEDLINE. Comput. Methods Program. Biomed., 94, 190–197.
[11] Swanson,D.R. (1986) Fish oil, raynaud’s syndrome, and undiscovered public knowledge. Pers. Biol. Med., 30, 7–18.
[12] Swanson,D.R. (1990) Medical literature as a potential source of new knowledge. Bull. Med. Libr. Assoc., 78, 29-37.
[13] Swanson,D.R. and Smalheiser,N.R. (1997) An interactive system for finding complementary literatures: a stimulus to scientifc discovery. Artif. Intell., 91, 183–203.
[14] Mørch-Johnsen L. et al. Auditory Cortex Characteristics in Schizophrenia: Associations With Auditory Hallucinations. Schizophr Bull. 2017 Jan;43(1):75-83. doi: 10.1093/schbul/sbw130. Epub 2016 Sep 7.
[15] de Rivera C. et al. The effects of antioxidants in the senescent auditory cortex. Neurobiol Aging. 2006 Jul;27(7):1035-44. Epub 2005 Jun 13.
[16] Cotel et al. Microglia activation in the rat brain following chronic antipsychotic treatment at clinically relevant doses. (2015), European Neuropsychopharmacologyhttp://dx.doi.org/10.1016/j.euroneuro.2015.08.004


Deja un comentario

Medicina alternativa para revertir una pancreatitis con plantas medicinales

La pancreatitis, la prostatitis, la hepatitis, la apendicitis y en general, todos los padecimientos cuya denominación contiene el sufijo “itis”, implican siempre que un órgano está inflamado y que ha quedado a merced de un proceso denominado estrés oxidativo. Este mecanismo de oxidación es el producto de un exceso de radicales libres, que son átomos que han perdido electrones y que en un intento por restablecer su equilibrio, están esperando recuperarlos a expensas de otros átomos vecinos. Éstos, al ceder uno o más de sus electrones a esos radicales libres, pierden a su vez su equilibrio electrónico, y pasan a formar parte de ese conjunto inestable de átomos que en una reacción en cadena, continúan luchando por recuperar los electrones que han cedido. Al final, este proceso se traduce en la inflamación del órgano implicado que generalmente va acompañada de dolor, malestar general, fiebre y en casos muy severos, sangrado. Los síntomas pueden variar y extenderse a otras partes del cuerpo, dependiendo del avance de la enfermedad y del órgano inflamado. Así por ejemplo, en el caso de una bronquitis, los síntomas se van a manifestar como jaquecas, tos, dolor de estómago, fiebre, náusea y deficiencia respiratoria.

En lo concerniente a una pancreatitis, que es justo el objeto de estudio de la presente publicación, estamos evidentemente ante una inflamación del páncreas, la glándula encargada de llevar a cabo con éxito varias funciones endocrinas y exocrinas.

Es en esta glándula en donde se originan los problemas de la diabetes, y en donde tiene lugar la secreción de dos hormonas que regulan el nivel de azúcar en la sangre (glucosa): el glucagón y la insulina. Esta última es liberada por las células beta, en una zona del páncreas conocida como “Islotes de Langerhans“. De ahí que antes de recurrir a la insulina exógena (la que le venden en la farmacia para convertirlo en cliente cautivo), le recomendamos tratar su diabetes con una o más microdosis de esas plantas medicinales que sabemos regeneran las células beta, como son la ortiga, la moringa, el cardo mariano, el ginseng, el melón amargo y la Costus igneus, mejor conocida como planta de insulina.

 ¿Cuál es la función del páncreas y cuántos tipos de pancreatitis hay?

Una glándula es un órgano cuya función principal es producir sustancias químicas que han de integrarse al torrente sanguíneo (función endocrina), o que pasan hacia otro órgano (función exocrina). El páncreas es una glándula muy singular, en el sentido de que desempeña funciones tanto endocrinas como exocrinas. Su función endocrina produce tres hormonas. Dos de estas hormonas, la insulina y el glucagón, son esenciales para el procesamiento de azúcares en la dieta (metabolismo de carbohidratos o su descomposición). La tercera hormona producida por las células endocrinas del páncreas afecta el funcionamiento gastrointestinal, y recibe el nombre de polipéptido intestinal vasoactivo. La función exocrina del páncreas produce una variedad de enzimas digestivas (tripsina, quimotripsina, lipasa y amilasa, entre otras) que llegan al duodeno a través del conducto pancreático. En el duodeno, las enzimas comienzan a descomponer una variedad de sustancias alimenticias, incluyendo proteínas, grasas y almidones.

La pancreatitis puede ser aguda o crónica. La pancreatitis aguda ocurre cuando el páncreas se inflama de repente, pero mejora después con un tratamiento apropiado. Los pacientes suelen recuperarse completamente de la enfermedad, y en el 90% de los casos, los síntomas desaparecen al final del tratamiento; el páncreas vuelve a su estructura normal y funciona como si nada hubiera sucedido.
Con la pancreatitis crónica, el páncreas se daña lentamente al transcurrir el tiempo. Los síntomas pueden ser persistentes o esporádicos, pero la afección no desaparece, se daña el tejido pancreático y sus células no funcionan bien.

¿A qué se debe que un páncreas se inflame?

Hay una serie de causas por las cuales una persona podría desarrollar una pancreatitis aguda, siendo las más comunes los cálculos biliares y el alcoholismo. Otras serían: el consumo de ciertos fármacos, algunas infecciones, problemas estructurales del conducto pancreático y de los conductos biliares; lesiones en el abdomen que se transmiten al páncreas, incluyendo las ocasionadas por una cirugía (iatrogenias); niveles altos de grasas en el torrente sanguíneo; mal funcionamiento de la glándula paratiroidea, con altos niveles de calcio en la sangre; complicaciones de trasplantes de riñón y los factores hereditarios.

La pancreatitis causada por fármacos representa aproximadamente el 5% de todos los casos. Algunos fármacos que están definitivamente relacionados con la pancreatitis incluyen:

• azatioprina, 6-mercaptopurina (Imuran)
• didesoxiinosina (Videx)
• estrógenos (píldoras anticonceptivas)
• furosemida (Lasix)
• pentamidina (NebuPent)
• sulfonamidas (Urobak, Azulfidine)
• tetraciclina
• diuréticos tiazídicos (Diuril, Enduron)
• ácido valproico (Depakote)

Todas estas causas de pancreatitis parecen tener un denominador común. En circunstancias normales, muchas de las enzimas producidas por el páncreas no están activas hasta que entran al duodeno, en donde comienzan a funcionar al entrar en contacto con algunas otras sustancias químicas. En una condición de pancreatitis, estas enzimas comienzan sus funciones digestivas dentro del páncreas antes de tiempo, dando lugar tanto a un proceso que se conoce como autodigestión (el páncreas prácticamente se está digiriendo así mismo), como a un ciclo de inflamación, que incluye la pérdida de algunas funciones.
La digestión de los vasos sanguíneos en el páncreas da como resultado el sangrado. Asimismo, otras sustancias químicas pancreáticas hacen que los vasos sanguíneos experimenten fugas, ocasionando que el líquido empiece a permear desde la circulación normal hacia la cavidad abdominal. En estas condiciones, las enzimas que han sido activadas logran también integrarse al torrente sanguíneo a través de los vasos sanguíneos erosionados, logrando circular a través de todo el cuerpo.

¿Qué se siente cuando el páncreas está muy inflamado?

El dolor es el síntoma más representativo de una pancreatitis y suele alojarse en la esquina superior derecha del abdomen. Puede llegar a ser muy intenso y constante. Los pacientes llegan a sentirlo hasta el fondo de la espalda y tienden a respirar suavemente, porque les duele más al respirar profundo. Suelen encontrar alivio al sentarse y doblarse hacia adelante, siendo esta postura una característica del dolor pancreático. Lo más común son las náuseas, los vómitos y la hinchazón abdominal, aunque también puede presentarse una febrícula acompañada de un aumento de la frecuencia cardíaca y de una baja presión arterial.

En pacientes muy  delicados, pueden aparecer cuadros agudos de pancreatitis. Un cuadro agudo (shock) es un síndrome que ocurre cuando el volumen de líquido sanguíneo desciende considerablemente. Durante uno de estos cuadros, los brazos y las piernas se ponen extremadamente fríos, la presión sanguínea desciende peligrosamente, la frecuencia cardíaca aumenta rápidamente y el paciente comienza a experimentar cambios en su estado mental.

En casos extremos, es decir, ante una pancreatitis necrotizante, el tejido pancreático empieza a morir y el sangrado aumenta. Con una hemorragia en el abdomen, el paciente seguramente mostrará señales de una pancreatitis necrotizante: los signos de Turner y de Cullen. El primero de éstos suele manifestarse como un color púrpura rojizo o marrón verdoso de la piel, entre las costillas y el hueso de la cadera (izquierda). El signo de Cullen aparece como una zona azul alrededor del ombligo (derecha).
Algunas de las complicaciones de la pancreatitis se originan a partir de un cuadro agudo. Durante una crisis de esta índole, la sangre y el oxígeno que llevan los principales órganos del cuerpo disminuyen. Las enzimas pancreáticas que han comenzado a circular por todo el cuerpo, así como algunos venenos creados por la digestión anormal del páncreas por esas enzimas, tienen efectos graves sobre otros sistemas. En estas circunstancias, pueden ocurrir daños al corazón, pulmones, riñones, revestimiento del tracto gastrointestinal, hígado, ojos, huesos y piel.

En estos cuadros el riesgo de coágulos de sangre aumenta ya que las enzimas pancreáticas trabajan sobre los vasos sanguíneos que rodean al páncreas e incluso sobre los que están más alejados. Dichos coágulos complican la condición del paciente, ya que al obstruir el flujo sanguíneo, el suministro de oxígeno en varios órganos disminuye.
Pueden presentarse problemas adicionales, aún después de que la pancreatitis ha disminuido. Cuando todo el órgano se hincha y sufre una muerte celular extrema (necrosis pancreática), se hace más susceptible a las infecciones. Puede darse el caso de que varias semanas después de haber disminuido los síntomas, se acumule cierta cantidad local de pus (absceso pancreático), lo que a su vez puede resultar en un aumento de fiebre y en el retorno del dolor.

Otra complicación tardía de la pancreatitis es un seudoquiste pancreático (izquierda). Esto ocurre cuando la sangre, los glóbulos blancos, el tejido pancreático muerto, las enzimas y el líquido que se ha filtrado desde el sistema circulatorio se acumulan. En un intento de confinar y organizar esta acumulación anormal, una especie de pared se forma a partir del tejido muerto y del tejido cicatricial que ha crecido en el área. Los seudoquistes causan dolor abdominal al presionar y desplazar el tejido pancreático, así como una presión adicional sobre otras estructuras cercanas al tracto gastrointestinal, que a su vez produce una interrupción mayor de la función.

Los seudoquistes son potencialmente mortales cuando se infectan y se rompen (abscesos). La simple ruptura  de un seudoquiste causa la muerte el 14% de las veces. Una ruptura más compleja por sangrado causa la muerte el 60% de las veces.

Aparte de que la cantidad de hormonas y enzimas producidas normalmente por el páncreas comienza a disminuir seriamente, hay muchas funciones digestivas que se ven afectadas conforme se va destruyendo el tejido en una pancreatitis crónica. La disminución en la producción de enzimas da como resultado una incapacidad para digerir bien los alimentos. En particular, la digestión de las grasas se ve afectada. La incapacidad para digerir y utilizar proteínas ocasiona debilidad, produce músculos pequeños y conduce a la desnutrición. Un páncreas permanentemente inflamado puede desembocar en diabetes.

¿A qué otros indicadores se puede recurrir para confirmar una pancreatitis?

Aparte de los síntomas, existen otros métodos y análisis que nos pueden ayudar a detectar un páncreas inflamado. Una pancreatitis puede detectarse en una etapa muy temprana de su desarrollo, observando los niveles de dos enzimas pancreáticas en sangre: la amilasa y la lipasa. Éstos tendrían que estar muy elevados para sospechar la existencia de una pancreatitis. En etapas posteriores y en pancreatitis crónicas, estos niveles podrían no estar tan altos. Debido a esto, y a que el aumento de la amilasa y la lipasa también puede ocurrir en otras enfermedades, el descubrimiento de los niveles altos de ese par de enzimas son útiles; pero no confirmarían por sí solos, una pancreatitis.

Hay otras anomalías que también podrían indicar una pancreatitis, como son el aumento de los glóbulos blancos (como resultado de la inflamación y o una infección), los cambios debidos a la deshidratación por la pérdida de líquidos y las alteraciones en la concentración de calcio, magnesio, sodio, potasio, bicarbonato y azúcares en los análisis de sangre.
Los rayos X o los análisis con ultrasonido del abdomen pueden revelar cálculos biliares que podrían estar obstruyendo el conducto pancreático. En presencia de pancreatitis, el tracto gastrointestinal mostraría señales de inactividad.

Los rayos X del tórax también podrían revelar anomalías por la acumulación de aire durante las respiraciones poco profundas, o debido a las complicaciones pulmonares generadas por las enzimas pancreáticas circulantes. Por su parte, una tomografía computarizada (TC) del abdomen puede revelar una inflamación y la acumulación de líquido, así como un absceso o un seudoquiste.

En el caso de una pancreatitis crónica, una serie de análisis de sangre revelarán la pérdida de la función pancreática a lo largo del tiempo. En éstos, los niveles de glucosa alcanzarán valores muy altos, alcanzando eventualmente los niveles típicos de una diabetes, mientras que los correspondientes a los de varias enzimas pancreáticas aparecerán muy bajos. Otra manera de detectar un problema de este tipo en el páncreas, es a través de una placa de rayos X, en donde un médico puede determinar si existe una calcificación del páncreas (pulse sobre la imagen para agrandarla).

En casos graves, se puede recurrir a una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) para diagnosticar la pancreatitis crónica. En este procedimiento, el médico utiliza un instrumento médico equipado con una cámara de fibra óptica para inspeccionar el páncreas. Empleando un equipo como éste, el médico puede ver una imagen ampliada del área en una pantalla de televisión. Existen también unos dispositivos llamados endoscopios que le permiten al médico recuperar una pequeña muestra (biopsia) de tejido pancreático para examinarla posteriormente en un microscopio.

Tratamiento de la pancreatitis con microdosis de plantas medicinales

El presente estudio está dedicado al Sr. López, un paciente que inicialmente acudió a la Fundación MicroMédix en busca de conocimiento tanto en los campos de la medicina ortomolecular y las microdosis, como en el de la informática biomédica.
El caso de “mi tocayo”, que es como llamaré de aquí en adelante al Sr. López, consiste en el análisis de la estrategia que seguí para darle solución a una pancreatitis, empleando una técnica de la informática biomédica conocida como extracción de texto (text mining). Es importante señalar que este caso es único en el sentido de que el paciente optó por participar activamente en la solución del problema, porque de hecho, ha tomado ya los cursos de microdosis y de medicina ortomolecular, y como recién ha comenzado a cursar el de “Informática Biomédica para el Descubrimiento de Nuevas Terapias y el Diagnóstico de Enfermedades“, es prácticamente un hecho que por haberse implicado en el proceso terapéutico y curativo, los resultados serán muy satisfactorios.

Durante la que fue la última sesión de nuestro curso de medicina ortomolecular, mi tocayo aprendió a ingresar datos a la que ha sido hasta el momento, mi herramienta favorita para extraer texto biomédico: Arrowsmith. Y es a través de este software y otro programa que me permitió obtener nubes de palabras, que pude encontrar el tratamiento alternativo ideal para la pancreatitis de mi tocayo, con las mejores plantas medicinales y los suplementos con más propiedades antioxidantes que pude encontrar.

Después de ingresar en Arrowsmith las dos palabras clave pancreatitis y extract, los datos comenzaron a emerger desde el fondo de ese “mar” de más de 27 millones de citas bibliográficas en MEDLINE. De la lista de términos B obtenida (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla), seleccioné el término oxidative stress inflammation, en conformidad con lo que expuse al principio de este artículo, a propósito de la importancia que reviste el estrés oxidativo en los procesos inflamatorios. Al revisar lo que el programa de Arrowsmith desplegaba como resultado de mi petición (query), noté que en el primer artículo de la lista asociada a la literatura A, que estaba representando en este caso a la Pancreatitis, aparecía otra palabra que parecía muy prometedora para los fines de mi investigación: grape seed (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla). A su lado encontré otra cuyo significado desconocía pero que intuí me podía ayudar a descubrir antioxidantes naturales para combatir la inflamación. Me estoy refiriendo al proanthocyanidin.

Cuando averigüé que las proantocianidinas son taninos condensados dotados de excelentes propiedades antioxidantes, que se encuentran en concentraciones muy elevadas en las semillas de las uvas, los arándanos y en muchas otras plantas, y que como antioxidantes son 50 veces más potentes que la vitamina C y 20 veces más eficaces que la vitamina E, me propuse encontrar los nombres de aquellas plantas que además de contener proantocianidinas, hubieran sido consideradas por varios investigadores en el campo de la fitomedicina, específicamente para tratar con éxito la pancreatitis.

Fue así como obtuve la nube de palabras de la imagen adjunta, a partir de los listados de los títulos de los artículos que eran comunes a ambas literaturas, Pancreatitis y extract.
La nube estaba mostrándome, además de la semilla de la uva (grape), una planta que ha demostrado ser muy útil en el tratamiento de la pancreatitis: el Ginkgo biloba (pulse sobre la imagen para agrandarla y hallará, siguiendo el orden alfabético de las palabras, los términos biloba y grape). Puesto que todavía me faltaba explotar (mine) la palabra clave proanthocyanidin, procedí a seleccionarla de los términos B que Arrowsmith me había mostrado al principio de la búsqueda.

Cuando pulsé sobre el boton “View literature corresponding to highlight(s)” para ver los artículos correspondientes al término proanthocyanidin que recién había yo resaltado en color azul (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla), el programa me mostró los dos listados de artículos que aparecen en la imagen de la derecha (pulse sobre la misma para agrandarla). Había 165 artículos en la columna de la literatura C en los que estimaba podría encontrar al menos otras dos plantas medicinales, que estuvieran correlacionadas directamente con extract e indirectamente con Pancreatitis, a través del vocablo proanthocyanidin. Cabe señalar que la herramienta de extracción de texto empleada a lo largo de esta investigación, muestra en ambas columnas los artículos que no comparten el término B seleccionado, que en este caso particular viene a ser proanthocyanidin.

En Arrowsmith, los términos B relacionan de manera indirecta a los dos conjuntos de artículos implicados (literaturas A y C), que de acuerdo con el modelo de Swanson son disjuntos (su intersección es el conjunto vacío). Para una discusión más detallada sobre la teoría y práctica del modelo de Swanson, por favor consulte nuestra sección Informatica Biomédica.

Había dos maneras de descubrir las otras dos plantas medicinales que me estaban faltando para completar el tratamiento de mi tocayo. Una era leer los títulos de cada uno de los 165 artículos de la columna de la derecha (ya que lo que más me interesaba eran los extractos de plantas medicinales), y otra era obtener una segunda nube de palabras, a partir del texto biomédico embebido en todos esos títulos. Al obtener la nube que aparece en la imagen de la izquierda, más que ahorrarme el trabajo de leer uno por uno de los 165 artículos, mi intención era encontrar las plantas que más beneficiarían a mi tocayo.

Esto implicó hallar los nombres de las plantas medicinales que se citaban con más frecuencia en el conjunto de artículos de la literatura C (extract). Si pulsa usted sobre la imagen anterior, advertirá que las plantas medicinales que se mencionan más en relación con los extractos ricos en proantocianidinas, son los arándanos (cranberry, 8 citas) y el caqui (persimmon, 3 citas).

Receta para el tratamiento de la pancreatitis

De acuerdo con el proceso descrito con anterioridad, la receta de la Fundación MicroMédix  para tratar eficazmente una pancreatitis, constaría de extractos o microdosis de semilla de uva, Ginkgo biloba, arándanos y caqui. Para acelerar la recuperación conviene agregar antioxidantes en forma de suplementos, que de acuerdo con Banerjee y Bagchi [1] (derecha), bastaría con una combinación de selenio, beta-caroteno, metionina, vitamina C y vitamina E, los cuales complementaría yo con cromo, complejo B y ácido fólico en dosis terapéuticas (ortomoleculares).

La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano“… San Agustín
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 9 de agosto de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Banerjee B., Bagchi D. Beneficial effects of a novel IH636 grape seed proanthocyanidin extract in the treatment of chronic pancreatitis. Digestion. 2001;63(3):203-6.
[2] Zeybek N et al. The effects of gingko biloba extract (EGb 761) on experimental acute pancreatitis. J Surg Res. 2003 Dec;115(2):286-93.
[3] Bagchi D. et al. Free radicals and grape seed proanthocyanidin extract: importance in human health and disease prevention. Toxicology. 2000 Aug 7;148(2-3):187-97.
[4] Borran M. et al. Protective effect of Tribulus terrestris fruit extract on cerulein-induced acute pancreatitis in mice. Avicenna J Phytomed. 2017 May-Jun;7(3):250-260.
[5] Bae GS. et al. The beneficial effects of Nardostachys jatamansi extract on diet-induced
severe acute pancreatitis. Pancreas. 2013 Mar;42(2):362-3. doi: 10.1097/MPA.0b013e3182592cac.
[6] Minaiyan M et al. Preventive Effect of Cichorium Intybus L. Two Extracts on Cerulein-induced
Acute Pancreatitis in Mice. Int J Prev Med. 2012 May;3(5):351-7.
[7] Tulini FL et al. Evaluation of the release profile, stability and antioxidant activity of a
proanthocyanidin-rich cinnamon (Cinnamomum zeylanicum) extract co-encapsulated
with a-tocopherol by spray chilling. Food Res Int. 2017 May;95:117-124. doi: 10.1016/j.foodres.2017.03.010. Epub 2017 Mar 10.

 


Deja un comentario

Aminoácidos: las combinaciones deben ser terapéuticas, no contraproducentes

Los síntomas de algunas enfermedades como la de Parkinson, la esquizofrenia, el Alzheimer, el trastorno afectivo bipolar y otros trastornos mentales, pueden mejorar o empeorar, dependiendo de qué tan bien combinemos los aminoácidos con las vitaminas, los minerales y los ácidos grasos esenciales.
Hablando específicamente de los aminoácidos, el beneficio que una combinación de éstos puede ofrecer, depende de la naturaleza de la enfermedad, la edad, los medicamentos alopáticos que se estén tomando, el peso, los hábitos alimenticios, el estilo de vida, en fin, en una palabra, de la individualidad bioquímica del paciente.

Y que mejor manera de ilustrar el concepto de individualidad bioquímica, que analizar las repercusiones que puede tener una determinada combinación de aminoácidos, sobre el momento y la manera en la que se expresarán los genes de una persona en particular. Esa combinación estaría representando parte de lo que se conoce como epigenética: todo aquello que desencadena la expresión de los genes; pero que no depende directamente de ellos.

¿Que tan importante puede ser seleccionar y combinar bien los aminoácidos?

Los fisiculturistas no suelen preocuparse mucho por seleccionar los aminoácidos que más les van a beneficiar, en términos de lo que un complejo como los que se expenden en las tiendas naturistas, puede hacer por su masa corporal. Si usted va y le pregunta a un fisiculturista para qué toma proteína de suero de leche o de soya, seguramente le dirá que lo hace para “construir músculo”. Algunos otros (u otras) responderán que la proteína ayuda a incrementar la masa corporal, y que lo más apropiado es tomar los complejos de aminoácidos inmediatamente después de los entrenamientos. Inclusive hay polémica respecto a qué tanto de proteína debe consumirse al día, porque hay quienes sospechan que la recomendación de tomar 3 o más porciones de 25 gramos diarios para conseguir un aumento de masa corporal, obedece más que todo a una estrategia de venta de los distribuidores de este tipo de suplementos. Recuérdese que lo que ellos venden no es proteína, sino la idea subyacente a la ingesta de la misma: estar más fuerte para lucir más atractivo(a).

Lo cierto es que ni los vendedores ni los fisiculturistas ni yo, sabemos a ciencia cierta qué tanto de arginina y de carnitina necesita el cuerpo para que la mente llegue a pensar que se ha conseguido dicho objetivo. Para mejorar el rendimiento atlético en general, independientemente de si se es un fisiculturista, un futbolista, un basquetbolista o de si se practica cualquier otra actividad deportiva, mi recomendación para la arginina sería de 5 a 10 gramos diarios, y de 2 a 6 gramos al día para la carnitina.
El problema para obtener 10 gramos de arginina diarios, con una proteína de suero de leche estándar, radica en tener que zamparse aproximadamente 14 porciones de 25 gramos de ésta al día, es decir, 350 gramos. Una cantidad de proteína al día tan absurda como esa, nos hace pensar que debe haber una manera más inteligente de combinar los aminoácidos, para que cada quien obtenga la cantidad que necesita de cada uno de ellos, en función de lo que hace con su cuerpo y su mente. En este tipo de actividades (deportivas), es preferible conseguir la arginina y la carnitina por separado, en presentaciones individuales como la mostrada en la imagen adjunta.

El uso de los aminoácidos en el fisiculturismo ilustra muy bien lo que quiero decir cuando hablo de epigenética e individualidad bioquímica. Acorde con lo señalado en párrafos anteriores, es claro que la clase y las cantidades de aminoácidos que necesita por ejemplo, un intelectual que está cursando un doctorado en física cuántica con un historial de infecciones recurrentes, no son las mismas que necesita un fisiculturista con problemas de alcoholismo.

Enfermedad de Parkinson: tirosina sí, triptófano no

Aunque ciertos aminoácidos podrían estar bien indicados en una persona, podrían estar contraindicados en otra. Esto explica por qué un paciente con enfermedad de Parkinson, mejora durante las primeras semanas de haber comenzado a tomar un complejo de aminoácidos, y otro que ha sido medicado de manera diferente, no responde como cabría esperar, debido a la interacción que tiene lugar entre alguno de sus medicamentos alopáticos (levodopa por ejemplo), y uno o dos de los aminoácidos del complejo. Y es que una proteína de suero de leche o de soya consta de poco menos de una veintena de aminoácidos con diferentes propiedades.

Los efectos terapéuticos que de ellos se esperan pueden variar significativamente, dependiendo de los miligramos que contienen por porción, de si se le han agregado o no azúcares y saborizantes artificiales, así como de la calidad y la marca del producto. Son contados los fabricantes que ofrecen productos libres de gluten, saborizantes artificiales y azúcares, y si usted está pensando en complementar su dieta con este tipo de proteína, yo en su lugar procuraría seleccionar aquella que no contuviera dichos aditivos, porque lejos de beneficiarle, podrían empeorar su sintomatología.

El principio de la teoría dopaminérgica, que proclama aumentar las cantidades de un neurotransmisor llamado dopamina, con miras a controlar los trastornos de movimiento propios de la enfermedad de Parkinson, nos hace reflexionar sobre lo inapropiado de administrar triptófano por tiempos prolongados a un paciente con Parkinson. Un aumento de serotonina tiende a disminuir la dopamina, y sucede que el triptófano, que forma parte del complejo de aminoácidos de las proteínas que mencionábamos en el párrafo anterior, es uno de los principales precursores de serotonina. De acuerdo con esa misma teoría, administrar tirosina a un paceinte con Parkison resulta bastante atinado, precisamente porque éste es un aminoácido precursor de dopamina. En este orden de ideas,  no parece muy apropiado administrar proteína de suero de leche o de soya constantemente a un paciente con enfermedad de Parkinson, porque por un lado estaríamos promoviendo el efecto dopaminérgico con la tirosina, y al mismo tiempo estaríamos disminuyendo la dopamina con el triptófano.

Así, un tratamiento más efectivo para este padecimiento, requiere la administración de dosis terapéuticas (ortomoleculares) de tirosina, glicina, glutamina y cisteína por separado, no como parte de un complejo de aminoácidos en el que es prácticamente imposible excluir el triptófano (por favor solicite una consulta para determinar las dosis apropiadas para usted o su familiar).

Los aminoácidos en la esquizofrenia: tirosina no, triptófano sí

En el caso de la esquizofrenia, la combinación de una veintena de aminoácidos probablemente al principio estaría bien indicada; pero una vez que el cerebro llega a balancear los niveles de sus neurotransmisores en conformidad con el principio de la homeostasis, requiere que algunos aminoácidos (no todos) sean aumentados separadamente. Así, las indicaciones para la esquizofrenia son diferentes en relación a lo comentado para la enfermedad de Parkinson, porque en la esquizofrenia lo que se necesita es disminuir la dopamina, principal causante de los síntomas positivos (alucinaciones y delirios). Para ello, conviene sintetizar la serotonina a partir del triptófano y excluir la tirosina.

Asimismo, el aumento indiscriminado de los aminoácidos en pacientes con esquizofrenia, podría resultar contraproducente, dependiendo de la medicación alopática recomendada por el psiquiatra. Y es aquí donde las indicaciones pueden variar mucho de un caso a otro. Así por ejemplo, he atendido pacientes a los que se les ha prescrito clozapina y otros que están medicados con olanzapina, haloperidol, o risperidona. Tengo casos en donde el psiquiatra incluso les ha recetado un cocktel de antipsicóticos (véase más adelante el caso de Ramón).
Tan solo para ilustrar lo que podría ser un aumento contraproducente de un aminoácido, considérese lo que implicaría el administrar glicina de manera concomitante con la clozapina. Si bien no es una combinación letal, porque en realidad no se contraponen, tampoco se considera ideal, ya que el efecto neto es una disminución de los efectos terapéuticos de la clozapina. En contraste con esa combinación, existe una del tipo olanzapina-glicina, cuyos efectos sinérgicos se traducen en un reforzamiento de los beneficios que se le atribuyen a este otro antipsicótico. Ahora bien, ¿cuánto aumentar de glicina? Eso depende de la dosis de la olanzapina y una vez más, de las condiciones particulares del enfermo.

Perfeccionando las recetas: especificación de cada uno de los aminoácidos por separado

Algunos padres de nuestros pacientes, influenciados por lo que les ha dicho un distribuidor independiente de una marca de proteína conocida como Immunocal, aumentan de manera indiscriminada la ingesta diaria de ese producto, esperando con ello acelerar la recuperación de su hijo(a). Ese consejo desde luego se lo ha dado dicho distribuidor para aumentar sus ventas, porque para él/ella, dos o tres sobres no son suficientes para tratar una esquizofrenia. Esa es una estrategia con la cual no comulgo, porque no constituye una auténtica asesoría, sino una forma de lucrar con el sufrimiento ajeno.

Esos comerciantes de la salud, se aprovechan de la desesperación en la que caen los padres, al ver a sus muchachos en una situación tan lamentable, como no podría ser de otra manera en las primeras etapas de la esquizofrenia. Consciente de esa situación, quisiera hacer del conocimiento de esos afligidos padres que “el incremento indiscriminado de la combinación de más de una docena de aminoácidos, puede exacerbar los síntomas de una esquizofrenia, dado que los niveles de tirosina, y por lo tanto de dopamina, aumentan también de manera proporcional”.

El problema con el fabricante del Immunocal, además de su alto costo, es que no especifica los gramajes de cada uno de los aminoácidos que contiene, lo cual, además de incumplir con los requisitos mercantiles del etiquetado de productos alimenticios, dificulta sobremanera el trabajo del terapeuta.

Como profesional de la salud, debo especificarle a cada paciente, las dosis de cada uno de los nutrientes que le estoy recomendando, y si me encuentro con un producto que no sé cuánto tiene de glicina, ácido glutámico, cisteína, triptófano, tirosina, etc., no lo puedo recetar, pues no tengo manera de saber qué tanto va a beneficiar al paciente. Para que yo pudiera recomendar el Immunocal, su fabricante (Immunotec) tendría que hacer del conocimiento público una información nutrimental como la que aparece a su izquierda (pulse sobre la imagen para agrandarla). Curiosamente, los demás fabricantes que conozco, sí proporcionan la cantidad de miligramos de los aminoácidos contenidos en sus respectivas proteínas. Prowinner es un ejemplo de ellos.

Aunque en un principio estuvimos incluyendo la proteína de suero de leche aislada, como parte importante de nuestras recetas, y aunque a algunos pacientes les ha funcionado al principio, a otros en parte, y a otros al final de su tratamiento, hemos preferido perfeccionar aún más las recetas en cuanto a las cantidades (dosis) y el tipo de aminoácidos que prescribimos en cada una de ellas.  Es así como las recetas para la esquizofrenia, el Parkinson, el trastorno afectivo bipolar, la depresión, la ansiedad, el TOC, y demás trastornos de la personalidad, las estamos personalizando con la especificación de cada aminoácido por separado, a fin de que se adapten mejor a las características particulares de cada paciente, es decir, a su individualidad bioquímica.

Ramón y su cocktel de clozapina, taurina, tirosina y coca-cola: más nocivo que el Red Bull

Algunas recetas podrían permanecer sin cambios, en relación a la prescripción de una proteína de suero de leche o de soya, principalmente en el inicio del tratamiento. No obstante, es imperativo que el enfermo personalice su receta, para evitar que una proteína le ocasione más problemas que los beneficios que le puede proporcionar. Tal es el caso de un paciente mexicano que he estado atendiendo de un tiempo para acá, con una medicación alopática basada en clozapina (antipsicótico), Venlafaxina (antidepresivo), Propralonol (beta-bloqueador) y Clopixol (antipsicótico). Se trata de Ramón, un joven de 22 años que habiendo caído en la impenetrable oscuridad de la esquizofrenia, a consecuencia del consumo reiterado de marihuana, no ha podido librarse de otras adicciones y compulsiones que lo mantienen en un estado de ansiedad generalizada. Los síntomas que más preocupan a su señor padre, a quien llamaré Don Chema de aquí en adelante, son las náuseas (antes bulimia nerviosa), sus obsesiones lascivas y sus alucinaciones visuales esporádicas.

Este caso viene a colación porque ilustra muy bien lo nociva que puede resultar la interacción de un complejo de aminoácidos con refrescos de cola, cuando el paciente no quiere apegarse a la dieta recomendada en nuestra receta.
Durante nuestra última consulta telefónica del 30 de Mayo de 2017 para ser exactos, Don Chema me explicaba:
-Mi hijo de repente se puso muy ansioso, con muchas náuseas, y tuve que ponerle 2 gramos de inositol debajo de la lengua cada 15 minutos para que se calmara.

A pesar de que su estrategia de primeros auxilios era bastante más estricta de lo que yo le había sugerido (mi consejo eran 2 gramos de inositol sublinguales cada 30 minutos), a él le dio muy buenos resultados, porque Ramón comenzó a sentirse más relajado. Sin embargo, lo que a mí más me preocupaba es que ese mismo escenario se repetía una y otra vez, sin que él y yo pudiéramos explicarnos las causas de ese comportamiento.
De acuerdo con la experiencia adquirida no solo con mis pacientes, sino de lo que viví años atrás con mi propio hijo, sé muy bien que la mayoría de los jóvenes subestiman las consecuencias de no seguir la dieta de nuestra receta al pie de la letra.

Independientemente de lo nociva que pueda ser el azúcar, no solo para un paciente con esquizofrenia, sino para cualquier otra persona saludable, el combinar azúcar con cafeína, tirosina, taurina y clozapina, no es una experiencia que alguien en su sano juicio quisiera tener.
Cuando le pregunté a Don Chema si Ramón estaba siguiendo la dieta de acuerdo a lo convenido, me contestó:
-Bueno, de repente se toma una coca-cola…

Y fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba sucediendo. Le pregunté si había oído hablar de una “bebida energética” que se vende en las tiendas de autoservicio  con el nombre de Red Bull, a lo que contestó que no, por lo que tuve que explicarle:
“las bebidas como el Red Bull tienen la particularidad de inducir un estado de euforia (de ahí el nombre de “bebida energética”), que se quita después de una hora más o menos, y cuyos efectos no paran ahí, ya que después de haberse metabolizado en el organismo, puede producir estados de ansiedad, que van desde una simple inquietud inexplicable, hasta un ataque de pánico. Y cada vez que su hijo se toma una coca-cola, está introduciendo a su organismo una cantidad muy respetable de cafeína y azúcar, que combinada con la taurina y la tirosina que hay en el Immunocal, ocasiona el mismo efecto que el Red Bull. La coca-cola es adictiva, pues contiene cafeína y azúcar, de manera que tenemos dos opciones: o su hijo respeta la dieta, o le sustituimos el Immunocal por una combinación de aminoácidos que excluya a la taurina y la tirosina, sobre todo porque ésta última podría inducir alucinaciones en él”.

Nótese que lo que he querido decir es que la tirosina podría inducir alucinaciones en personas como Ramón, no en las que no son propensas a sufrir trastornos psicóticos. Y es aquí donde reside la importancia de la epigenética, que es todo aquello que no depende de lo que le hayan transmitido los progenitores a una persona. Lo que Ramón comió, inhaló, fumó, esnifó o bebió, fue algo que determinó la expresión de sus genes, y eso solo dependió de él, y de nadie más. Y lo que un joven sano consuma hoy o el día de mañana, determinará también la forma y la intensidad con la que se expresarán sus genes. Así, si ese mismo joven experimenta alucinaciones bajo los efectos de una pastilla de LSD, y si en su árbol genealógico hubo un caso de esquizofrenia; y si es afecto al los Red Bulls, a los restaurantes de comida rápida y a la comida chatarra, ¿cómo podrían expresarse sus genes, si no es a través de una esquizofrenia?

El cocktel que el psiquiatra de Ramón le había prescrito, me estaba restringiendo las opciones para tratar lo que ahora es una secuela de bulimia nerviosa y una esquizofrenia, porque como comenté anteriormente, emplear glicina en estas condiciones, restaría eficacia a la clozapina. Los ataques de ansiedad que se somatizaban en Ramón como una sensación de náusea, se podían controlar ya sea con triptófano, con GABA o inclusive con algo que no fuera necesariamente un aminoácido. Ese algo resultó ser ni más ni menos que inositol, una vitamina del complejo B que normalmente se emplea para parar en seco los ataques de pánico.

Puesto que el cuerpo tarde o temprano se acostumbra y crea tolerancia a todo medicamento o suplemento que se administre reiteradamente, fue necesario echar mano del triptófano y del GABA para calmar el sistema nervioso central de nuestro amigo Ramón. Conviene hacer hincapié en que el GABA no viene regularmente incluido como parte de una proteína de suero de leche o de soya, a menos que algún fabricante lo ofrezca como un ingrediente adicional en uno de sus complejos de aminoácidos. Aún cuando lo llegara a encontrar en una presentación de este tipo, mi recomendación es nuevamente conseguirlo por separado, sin ningún otro añadido (tal y como el que se muestra en la imagen adjunta). De esta manera, es posible aumentar o disminuir las dosis del GABA de una manera más flexible, sin que dichos cambios afecten las cantidades de los demás nutrientes de la receta. Lo mismo rige para el caso del triptófano, la glutamina y la cisteína, que junto con la glicina (que estimo se podrá incluir una vez que las dosis de la clozapina se hayan reducido lo suficiente como para prescindir de sus servicios), sintetizarán el glutatión que el cerebro de Ramón está pidiendo a gritos.

Padecimientos en donde las proteínas se pueden potenciar con suplementos de aminoácidos individuales

Hay padecimientos en los que los efectos terapéuticos de los complejos de aminoácidos pueden ser realzados, sin ser contraproducentes, como sería el caso de las cataratas, la artritis, la artrosis, o cualquier otra de las enfermedades relacionadas con el desgaste de colágeno. Y es que en estos casos, lo que se busca no solo es regenerar esta proteína en particular, sino de reducir la inflamación lo más pronto posible.

A diferencia de los trastornos mentales, en donde un complejo de aminoácidos viene a ser una arma de doble filo, en las enfermedades del colágeno, las proteínas de suero de leche y de soya deben potenciarse con aminoácidos individuales como la glicina, la glutamina, la cisteína y el triptófano, para producir uno de los antioxidantes más potentes que hay, el glutatión, cuya función principal es combatir la inflamación provocada por los radicales libres. Asimismo, aminoácidos como la prolina, la glicina y la lisina, deben aumentarse en dosis terapéuticas (ortomoleculares) para permitir que el propio organismo genere el colágeno que necesita. Algo muy similar ocurre con las enfermedades que demandan una gran capacidad para combatir la oxidación, como son el SIDA, el cáncer y todas esas afecciones cuyos nombres terminan con el vocablo “itis”, como son la prostatitis, faringitis, hepatitis, meningitis, colitis y la mastitis.
Los procesos inflamatorios que regularmente van acompañados de dolores intensos en dichas enfermedades, suelen ser tratados con esa misma combinación de aminoácidos precursores de glutatión.

Conclusiones (precauciones)

1. Antes de tomar aminoácidos, conviene primero hacer una selección cuidadosa de los mismos, en función de la individualidad bioquímica y la epigenética asociadas al caso. Al combinarlos, se deberá tener cuidado de que los aminoácidos seleccionados, no contrarresten los efectos terapéuticos de los medicamentos alopáticos que se estén tomando.
2. Se deberá proceder con precaución al aumentar las dosis de un aminoácido que va a actuar por separado, para evitar empeorar los síntomas de la enfermedad en curso, especialmente cuando se trate de trastornos de la personalidad.
3. La administración de un complejo de aminoácidos puede representar un gasto innecesario o incluso resultar contraproducente en algunos casos, debido a que uno o más de los aminoácidos incluidos en el compuesto, podría estar contraindicado para la enfermedad en cuestión.

“Hay una consolación en estar enfermo; y es la posibilidad de que te podrías recuperar a un estado de salud incluso mejor que en el que estabas antes” … Henry David Thoreau

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 4 de Junio de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.



2 comentarios

Personalización de recetas con mineralogramas: resolviendo un caso de esquizofrenia

Aquí describo cómo personalicé una receta para la esquizofrenia, determinando las deficiencias nutricionales de un paciente, a partir de un mineralograma.
En la gráfica  que aparece a su izquierda (pulse sobre la imagen para agrandarla), estoy mostrando parte del mineralograma que utilicé para confeccionar dicha receta, acorde con la individualidad bioquímica del paciente, por lo que los resultados de este estudio, no deberán generalizarse para tratar otros casos de esquizofrenia. El mineralograma recién mostrado corresponde a un paciente a quien llamaré Ángel, cuyo nombre he cambiado para ocultar su verdadera identidad y respetar así la privacidad de sus datos. Y aunque ese hecho no le restará veracidad a los resultados de esta investigación, conviene enfatizar que lo que le funcione a él o a cualquier otro paciente, no necesariamente le dará resultado a otra persona aquejada de este mismo trastorno, pues eso es precisamente lo que le da valor a este tipo de estudios.

¿Qué cosa es un mineralograma?

El mineralograma es un recurso muy valioso para conocer la individualidad bioquímica del paciente, y no es mas que un informe gráfico de los niveles de los minerales, de la toxicidad por metales pesados y de las relaciones que guardan entre sí, algunos de los minerales almacenados en el tejido capilar (del cabello) de cada persona, así como de las relaciones entre éstos y ciertos metales pesados. Los niveles de cada mineral se muestran regularmente en “miligramos por ciento” (mg%). Así, el nivel de sodio que Ángel tiene en su tejido capilar es de 3 miligramos por cada 100 gramos de cabello (véase de nuevo la primera imagen).

Además del gráfico de barras mostrado para el sodio (Na), el potasio (K), el calcio (Ca), etc., y el que está representando en esa misma imagen los niveles tóxicos del mercurio (Hg), el plomo (Pb), el arsénico (As), etc.; existe otro (derecha) que aporta información muy valiosa sobre la proporción entre los niveles de potasio y sodio (Na/K), la relación Ca/K y otros minerales más (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla). A su derecha aparecen también las relaciones entre ciertos minerales y algunos metales pesados, como por ejemplo Ca/Pb,..,Fe/Pb, etc. Más que los niveles absolutos de los minerales, son estas proporciones y los niveles de toxicidad de los metales pesados, los que nos van a revelar la condición enfermiza del paciente.

En el caso de Ángel, cuyo problema radica en una esquizofrenia paranoide caracterizada por la escucha de voces, ataques de ansiedad/pánico, pesadillas y micción frecuentes (poliuria), el mineralograma nos está revelando, entre otras cosas, un agotamiento de sus glándulas suprarrenales, una tendencia a la hiponatremia (niveles bajos de sodio), hipotiroidismo (glándula tiroides funcionado por debajo de su capacidad normal), una tendencia a la hipoclorhidria (baja acidez estomacal) y una deficiencia de la secreción de la hormona antidiurética de parte de la glándula pituitaria (hipófisis) posterior. Pero veamos cómo es que pude extraer semejantes conclusiones, a partir del mineralograma de Ángel.

¿Cuántos tipos de mineralogramas existen?

Con el transcurso de los años y la observación de miles de mineralogramas, se han asociado diferentes patrones de datos a los rasgos de personalidad. Existen ocho patrones distintos de mineralogramas asociados a los sistemas nerviosos simpático (S) y parasimpático (PS), cuatro patrones para cada uno de ellos [1]. Así por ejemplo, el patrón de origen simpático (S) tipo 1, tiene una tasa metabólica rápida y un aumento relativo en la retención de ciertos minerales, entre los que destacan el fósforo, el sodio, el potasio y el hierro. El patrón de origen parasimpático (PS) tipo 1, tiene una tasa metabólica lenta, con un aumento relativo de la retención de elementos parasimpáticos en los tejidos, como son el calcio, el magnesio y el cobre.

La relación Sodio/Potasio (Na/K) y la capacidad para adaptarse al estrés

Para darnos una idea de lo que significa para Ángel un patrón del tipo parasimpático, con una relación de sodio y potasio menor a su valor ideal (Na/K < 2.4), conviene enterarse de lo que Illowsky y Kirch han investigado en relación a esta deficiencia nutricional (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).
Los trastornos asociados al metabolismo del sodio y el potasio son comunes en pacientes psiquiátricos.
Las manifestaciones de un desequilibrio entre las concentraciones de sodio y potasio a nivel celular y tisular, incluyen depresión severa, apatía y síndromes esquizofrénicos. De acuerdo con algunos estudios clínicos, las psicosis postoperatorias suelen producirse por un agotamiento de potasio debido a la administración de soluciones de cloruro de sodio, o de glucosas bajas en potasio. Los síntomas psicóticos se alivian rápidamente con la normalización de estos dos electrolitos [2],[3] (pulse también sobre la imagen de la derecha).

El valor ideal para la relación Sodio/potasio (Na/K) es de 2.4. Los valores mayores a esta cantidad, se asocian a una “fase de alarma”, que refleja un cuadro agudo de estrés. En este punto, el cuerpo se encuentra en una condición de “lucha” y está activamente comprometido en un intento de adaptarse a la tensión que está enfrentando.  Una relación elevada de Na/K está correlacionada con un gran actividad de las glándulas suprarrenales, reflejada por una secreción significativa de aldosterona, que a su vez provoca la retención de sodio.

Durante la fase de agotamiento, que estaría representada por una inversión de la relación Na/K, las glándulas suprarrenales comienzan a debilitarse, y de no corregirse esta situación con una apropiada administración de nutrientes, se cree que podrían llegar a deteriorarse (burn out). A medida que la médula suprarrenal se ralentiza, el sodio disminuye en relación al nivel de potasio, y si el estrés se vuelve crónico, el sodio disminuye más (hiponatremia), hasta que la relación entre ambos electrolitos se invierte totalmente (nivel de potasio mucho mayor que el de sodio).

Y aunque en el caso de Ángel la relación no está completamente invertida (Na/K= 3/2 = 1.5), existe en él una tendencia a reducir la secreción de aldosterona, dada su epigenética y lo que Richard Malter ha escrito al respecto:

El principal mecanismo por el cual los factores psicológicos predisponen a uno hacia un proceso de enfermedad, es mediante la respuesta al estrés y su efecto sobre los minerales de nutrientes en los niveles de células y tejidos. La respuesta al estrés implica una respuesta general del sistema relacionada con los fenómenos psicológicos, neurológicos, endocrinos y del sistema inmunológico. Estos fenómenos se reflejan en ciertos tipos de patrones de nutrientes, que implican niveles de minerales específicos y relaciones entre pares de minerales” [4].

Una persona con una inversión de sodio/potasio se sentirá cada vez más agotada crónicamente, con muy poca conciencia o comprensión de lo que le está sucediendo. La indecisión es el común denominador en individuos con este tipo de desequilibrio mineral. La persona se siente bloqueada por el miedo de cometer un error o tomar la decisión equivocada y necesita apoyo psicológico a la hora de decidir por una cosa u otra, independientemente de lo que se trate. Normalmente, la inversión de la relación Na/K comienza a corregirse después de tomar una decisión.
Este perfil psicológico describe a a la perfección la forma en la que Ángel se desenvuelve. Para él, las relaciones entre pares de minerales a los que se refiere Malter serían, tanto la que acabo de describir en párrafos anteriores (Na/K), como las que he resaltado en amarillo en la primera y cuarta imágenes de esta entrega: la relación calcio/potasio (Ca/K), la de sodio/magnesio (Na/Mg), la de zinc/cobre (Zn/Cu) y la de calcio/fósforo (Ca/P).

La relación Calcio Potasio (Ca/K) y el estado de la glándula tiroides

La relación Ca/K se denomina “relación tiroidea” debido al papel tan importante que desempeñan el calcio y el potasio tanto en la función tiroidea como en el metabolismo. La relación Ca/K ideal es de 4.2.
Un valor alto del cociente que resulta de dividir los mg% de calcio entre los mg% de potasio, indica una tendencia hacia el hipotiroidismo, mientras que una relación baja indica hipertiroidismo. De acuerdo con esto, Ángel necesitará de unas cuantas gotas diarias de yodo Lugol al 5% para corregir su hipotiroidismo, ya que su relación calcio/potasio es de 33.5, según se ve en la gráfica de la cuarta imagen de esta publicación.
El calcio antagoniza la retención de potasio dentro de la célula. Para los efectos de las hormonas tiroideas, y dado que el potasio es necesario para sensibilizar los tejidos, una alta relación Ca/K sugiere una disminución de la función tiroidea y/o una respuesta celular a la tiroxina.

Hay que tener presente que una alta relación Ca/K podría estar indicando un problema no en la tiroides propiamente dicha, sino más bien en el metabolismo de la hormona tiroidea. Desde una perspectiva holística, no parecería sensato recomendar dosis terapéuticas de tirosina (no confundir con la tiroxina) a Ángel, puesto que dicho aminoácido podría contribuir a una liberación excesiva de dopamina, principal causante de alucinaciones (síndrome dopaminérgico).

La relación Sodio/Magnesio (Na/Mg) y el estado de las glándulas suprarrenales

La relación Na/Mg se conoce como “proporción suprarrenal”. El sodio y el magnesio tienden a ser antagónicos: a medida que uno va hacia arriba el otro va hacia abajo. La proporción ideal es de 4:1. Una relación elevada refleja una excesiva actividad suprarrenal, mientras que una relación baja indica una escasa actividad suprarrenal.
No se espera que lo que sugiera esta relación coincida con las pruebas de sangre o saliva de las hormonas suprarrenales.

Puesto que la relación Na/Mg para el caso de Ángel es de 0.41, eso confirma lo que ya habíamos inferido del análisis de la relación Na/K: que sus glándulas suprarrenales están trabajando por debajo de lo normal. El Dr. Lawrence Wilson lo interpretaría como una insuficiencia suprarrenal, con 50% o más de pérdida energética [5].

La relación zinc/cobre (Zn/Cu): ¿deficiencia severa de cobre o intoxicación?

El Dr. Wilson interpretaría la gráfica de la relación Zn/Cu de la cuarta imagen de esta entrega como una deficiencia severa o una bio-indisponibilidad de cobre, dado que el mineralograma de Ángel muestra un valor para esta relación de 17.27.  No obstante, hay investigadores que dicen haber encontrado casos en los que la intoxicación por cobre “está escondida” en alguna parte del cuerpo. Richard Malter por ejemplo, ha observado que “las acumulaciones excesivas de cobre tienden a estar fuertemente asociadas con patrones metabólicos más lentos relacionados con la insuficiencia suprarrenal y las tendencias hipotiroideas” (ob. cit., pág. 80).

El cobre tiende a elevar el nivel de calcio en las células y tejidos. El hecho de que el cobre disminuya el nivel de potasio y aumente el de calcio, hace que la relación calcio/potasio aumente considerablemente (pulse sobre la cuarta imagen de esta entrega). Como vimos anteriormente, una elevada relación calcio/potasio está fuertemente asociada con una menor energía debido a la disminución de la actividad de la glándula tiroides. Puesto que los patrones de Ángel para las relaciones Na/K, Ca/K y Na/Mg, corresponden justamente a un insuficiencia suprarrenal y una tendencia hipotiroidea, preferimos asumir que Ángel podría estar padeciendo más que una deficiencia de este nutriente, una intoxicación por cobre que no se ha podido detectar en el mineralograma. De ahí que se hable de una intoxicación escondida de este mineral/metal. Como no tenemos la certeza de que Ángel esté exento de una intoxicación encubierta de cobre, hemos preferido aumentar la relación Na/K sin recurrir a suplementos de cobre, administrando vitaminas B1, B6, C y E, así como yodo y ácido pantoténico para subsanar las deficiencias detectadas en sus glándulas tiroides y suprarrenales, respectivamente.

¿Es usted adicto a las drogas o a cualquier otro estimulante? Confírmelo con la relación Ca/Mg de su mineralograma

La relación Ca/Mg puede revelar una tendencia a la adicción y reflejar problemas en el metabolismo de la glucosa (azúcar en sangre). Las investigaciones más recientes en el campo de la psiconeuroinmunología y los mineralogramas, sugieren que una relación elevada de Ca/Mg es un excelente indicador de una tendencia hacia un problema importante del metabolismo de la glucosa . Y lo más interesante de esto es que esta relación también constituye un excelente índice de adicción del individuo a los estimulantes y un patrón familiar de comportamiento. Clínicamente hablando, una alta relación Ca/Mg implica casi siempre una tendencia a las adicciones. A medida que esta relación se normaliza, disminuye el riesgo de una recaída.

Al afectar negativamente el metabolismo de la glucosa, una elevada relación Ca/Mg predispone al individuo a sentirse atraído por diferentes tipos de estimulantes, como son el tabaco, el alcohol, el café, el azúcar y como cabría esperar, a la marihuana y otras drogas ilegales. Así, los perfiles de los mineralogramas nos permiten observar y explicar cómo el estrés psicológico dentro de una familia disfuncional, afecta los patrones de los minerales más importantes, que a su vez aumentan el riesgo de que la persona repita ese comportamiento disfuncional y/o adictivo. Como se puede apreciar en la cuarta imagen de esta publicación, esto último realmente no constituye una regla universal, pues Ángel todavía no ha desarrollado problemas de adicción (el cociente de su relación Ca/Mg es de 9.05), a pesar de haber crecido en el seno de una familia disfuncional (factor epigenético).

La relación Ca/P: el estado de la glándula pituitaria y la secreción inapropiada de la hormona antidiurética

La proporción ideal de calcio/fósforo (Ca/P) es de 2.6. Cuando esta proporción aumenta por encima de dicho valor, se dice que el sistema nervioso que predomina en la persona es el parasimpático. A medida que esta proporción cae por debajo de 2.6, el comportamiento de la persona está dominado principalmente por su sistema nervioso simpático. Esto se conoce también como patrón oxidante rápido.
La relación Ca/P también tiende a reflejar la actividad glandular endocrina, especialmente la de la glándula pituitaria anterior y posterior. Cuando la relación CA/P aumenta por encima de su valor ideal, la persona experimenta un predominio de la hipófisis posterior.

A medida que la relación Ca/P desciende por debajo de 2.6, existe una tendencia a que la persona sea dominante en la hipófisis anterior. Una relación Ca/P superior a 2.6 tiende a estar asociada también con una actividad metabólica más lenta, mientras que una relación Ca/P menor que 2.6, corresponde a una actividad metabólica más rápida.

Y es en la hipófisis posterior en donde Ángel podría estar teniendo problemas con la secreción de la hormona antidiurética, también conocida como arginina vasopresina (AVP), dado que su relación Ca/P está por encima del valor ideal, con un valor de 3.72 para ser exactos. Ángel estaba reportando micción frecuente, lo cual nos hace sospechar una escasa secreción de vasopresina asociada a uno de los efectos secundarios provocado por la clozapina, y que no encuentra usted documentado en las fichas técnicas de los laboratorios que la fabrican. Me estoy refiriendo a la diabetes insípida (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).

Ángel estuvo tomando este antipsicótico por más de un año durante nuestro tratamiento, porque había desarrollado una severa farmacodependencia, y a pesar de que su ingesta ahora es mínima, hasta la fecha no hemos podido retirársela en su totalidad. Su síndrome de abstinencia es tal que cuando a Ángel no le toca tomarla, le sobrevienen pesadillas y un insomnio que a duras penas hemos podido manejar con dosis terapéuticas de glicina, triptófano e inositol. Nuestra última recomendación para superar esas crisis de angustia, ha sido añadir ácido pantoténico.

La clozapina corrige la hiponatremia y es así como desaparecen las alucinaciones

Richard Malter habla de una paradoja en la acción terapéutica del Ritalin, y se refiere a éste como un agente que restablece los valores de la relación Na/K en niños con trastorno de déficit de atención por hiperactividad (TDAH). Él ha documentado cómo los estimulantes que contienen metilfenidato, corrigen la inversión de la relación Na/K, aumentando el sodio en relación al nivel de potasio.
Tal y como mencionábamos en párrafos anteriores, esta condición corresponde a un estado de insuficiencia suprarrenal asociado a su vez a una hiponatremia. Asimismo, establecimos también que las alucinaciones auditivas podrían atribuirse a una hiponatremia. Casualmente, la clozapina tiende a restablecer los niveles de Na/K de Ángel, lo cual resultó evidente al reaparecer las voces después de haber reducido las dosis de este antipsicótico. Por otro lado, se ha descubierto que la clozapina actúa sobre la glándula pituitaria posterior y contrarresta un fenómeno que se conoce como síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética (ver la imagen que sigue).  Las correlaciones que encontré con la ayuda de la herramienta de extracción de texto Arrowsmith, entre la diabetes insipidus inducida por la clozapina y el efecto terapéutico que ésta tiene sobre la hiponatremia, me llevaron a concluir lo siguiente (pulse sobre las imágenes adjuntas para agrandarlas y ver los detalles):

Conclusiones y notas finales

Lo que creo es que antes de que Ángel tomara las primeras dosis de clozapina, la escucha de voces era un síntoma de hiponatremia generada por una relación Na/K invertida. Con la ingesta diaria de clozapina, los niveles de ambos electrolitos se restablecieron cuando este antipsicótico inhibió la abundante secreción de vasopresina (pulse sobre la imagen adjunta y las anteriores para agrandarlas). Mientras Ángel disponía de dosis apropiadas de clozapina, su relación Na/K aumentaba y se mantenía cercana a su valor ideal (2.4). Al disminuir la dosis del antipsicótico, la relación Na/K descendió otra vez (actualmente es de 1.5) y las voces en su cabeza se dejaron escuchar de nuevo (un regreso a la hiponatremia).

De acuerdo con esto, el caso de Ángel se puede resolver imitando la acción terapéutica recién descrita de la clozapina. Se espera que su sintomatología mejore al aumentar de manera natural su relación Na/K. Para ello, se agregarán a su receta anterior, dosis terapéuticas de complejo B, ácido ascórbico, vitamina E, manganeso, hierro, yodo y ácido pantoténico (vitamina B5).

Cuando existen casos muy renuentes de una determinada enfermedad, los mineralogramas pueden resultar muy útiles. En esta ocasión, nos ha tocado describir el procedimiento que seguimos para personalizar la receta mejorada para la esquizofrenia. En principio, esta receta es genérica, porque como hemos dicho en repetidas ocasiones, todos somos diferentes. Ahora bien, lo que no se puede inferir de la experiencia, o no se ha podido solucionar a partir de la sintomatología, debe ser analizado con herramientas y métodos más modernos, más viables y mucho más precisos, en otras palabras, con los métodos de la informática biomédica y los mineralogramas. Es imprescindible que los familiares del enfermo puedan ver la luz al final del túnel, y quiero insistir en que un profesional de la salud que se precie de serlo, no le puede salir a un paciente con aquello de que “lo siento; pero su mal no tiene remedio, lo único que puedo hacer por usted es controlar sus síntomas”.

Y usted querido lector, ¿cuánto tiempo va esperar a que un excelentísimo señor de bata blanca le diga que su problema crónico es curable y que va a ser todo lo humanamente posible para liberarlo de las drogas legales? Ellos seguirán controlando sus síntomas y cobrándole por sus servicios mientras usted les siga creyendo que su mal no tiene remedio. ¿No preferiría usted curarse con una medicina alternativa exenta de procedimientos invasivos y libre de adicciones y efectos secundarios?

“Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar”… Khalil Gibran
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 4 de mayo de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Watts DL, Heise TN: Balancing Body Chemistry. Trace Elements, Inc., Dallas, Tx, 1987.
[2] Altschule MD: Nonpsychologic causes of depression. Med. Sci., July, 1965.
[3}] Coppen A, Shaw DM: Mineral metabolism in melancholia. Brit. Med. J. 2, 1963.
[4] Richard Malter. Trace Mineral Analysis and Psychoneuroimmunology.Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 9, No. 2, 1994.
[5] Lawrence Wilson. Nutritional balancing and Hair Mineral Analysis. A new Science of Energy. L.D. Wilson Consultants, Inc.; Fifth edition, May 12, 2016


Deja un comentario

Informática biomédica: el conocimiento al servicio de la salud

La aplicación del método científico no es un asunto que competa exclusivamente a los grandes consorcios farmacéuticos y los centros de investigación. La Fundación MicroMédix ha tenido que recurrir a este método para resolver casos que no están tipificados en las fuentes bibliográficas convencionales, en donde uno normalmente encuentra de manera explícita, la sabiduría de los grandes referentes de la medicina alternativa. Y esto se ha convertido en una necesidad, porque yo no puedo decirle a un paciente “fíjese que lo único que le queda es resignarse, porque lo que padece usted nadie lo ha podido curar hasta ahora”.

El conocimiento que no se tiene, debe descubrirse

Ya no sé si la costumbre que tienen los médicos de decirle a usted que su mal no tiene remedio, y que va a tener que consumir tal o cual píldora por el resto de su vida, debo considerarla como una cantaleta que emplea la industria farmacéutica para hacer que usted no pare de comprar sus fármacos, o si de plano es una actitud derrotista que se ha vuelto un lugar común entre la comunidad médica.

Los médicos no tienen tiempo para investigar. Nosotros investigamos todos los días pero no necesitamos pasarnos años, realizando ensayos clínicos aleatorizados tipo doble ciego, controlados con placebo y no sé que tantas cosas más, para darle una solución a un paciente. Me refiero a que ofrecemos un servicio de investigación personalizado que puede resolver un problema de salud en cuestión de semanas.
El hecho de que en este momento yo no sepa cómo curar un SIDA o un cáncer, no significa que no me pueda comprometer a encontrar ese conocimiento que está esperando ser descubierto, en los inmensos acervos bibliográficos de la Web.

Porque ya teniendo un diagnóstico, nuestro siguiente paso en el proceso terapéutico, es recurrir a un servicio que hemos llamado “Un Estudio Para Tu Caso“. Estoy hablando de extraer conocimiento biomédico de millones de artículos, en menos de una semana, con las técnicas avanzadas de la informática biomédica (en esa sección de nuestra página encontrará una descripción que resulta accesible para cualquiera que quiera saber en qué consisten y para qué sirven dichas técnicas).

La diferencia entre la consulta médica y la informática biomédica está en los métodos

Nos distinguimos de los médicos en los métodos y las sustancias que empleamos para curar, pues nosotros no recomendamos la ingesta de drogas legales, salvo en el caso de las microdosis de medicamentos, cuya técnica la hemos empleado para ayudar a algunos pacientes a superar sus síndromes de abstinencia. Y a propósito de la diferencia que hay entre la labor que desempeña un médico y nuestra misión, que consiste en tratar a cada paciente como si fuera un familiar nuestro, me gustaría relatar lo que me sucedió a finales del año pasado, durante una llamada telefónica que tuve que atender, poco antes de dictar una conferencia en un salón de convenciones cercano al puerto de Veracruz, en México.

Se trataba de un hombre sin nombre que intentaba venderme publicidad a través de videos que según dijo, convencerían a cualquiera que visitara la página de la fundación, de que nuestro trabajo era muy profesional. Me llegó a decir que lo único que nos faltaba en la Fundación MicroMédix para lucir más confiables, era la presencia de una autoridad médica. Le contesté que eso era precisamente lo que nos hacía diferentes, porque desde que la fundación vio la luz, nos habíamos propuesto no ofrecer “pan con lo mismo”, es decir, no teníamos por qué apoyarnos en médicos y mucho menos comportarnos como tales.

Cuando me cuestionó sobre cómo pretendía yo persuadir a mis consultantes de que podían curarse con mis métodos, habiéndome titulado como ingeniero y no como médico, le pregunté si sabía lo que hacía un ingeniero en informática biomédica, y fue entonces cuando aquél hombre sin nombre, se quedó como un niño atribulado que no sabe qué contestar cuando no ha hecho su tarea.
Esta anécdota la he traído a colación porque explica muy bien, qué es lo que subyace a una curación basada en esta tecnología relativamente nueva: la informática biomédica.

Es precisamente por ser tan nueva que pocas personas saben de su existencia, y no se explican cómo es posible que una máquina pueda aprender automáticamente y en unos cuantos minutos, lo que a un ser humano le tomaría años asimilar. Y hay todavía muchísimos hombres, mujeres, adolescentes e inclusive niños, que en plena era del conocimiento siguen yendo al psiquiatra, en lugar de hacer la tarea de informarse sobre tratamientos alternativos más avanzados, más seguros, y completamente libres de drogas y efectos secundarios. Yo no estoy muy seguro de que a ellos les esté funcionado muy bien aquello de que “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

La psiquiatría: una pseudociencia en extinción

¿Sabe usted en dónde está aplicando la psiquiatría el método científico?
A lo largo de mi carrera profesional y como ingeniero en informática biomédica, aprendí que a los usuarios finales de un sistema, realmente no les importa si uno está usando o no tecnología de punta para resolver sus problemas, con tal de que se resuelvan. Irónicamente, los usuarios del sistema tradicional de salud mental, llevan años confiando en que un señor de bata blanca disfrazado de psiquiatra les va a resolver sus problemas, y hasta donde alcanzo a vislumbrar, los psiquiatras no les han resuelto nada, porque nosotros estamos atendiendo y con mucho éxito por cierto, a todos esos pacientes que ellos no han podido curar. Si la psiquiatría estuviera dando resultados, nosotros estaríamos sin trabajo y ya habríamos “tirado la toalla”.

Y lejos de tirar la toalla, buscamos soluciones a través de herramientas muy poderosas que nos permiten descubrir ese conocimiento que a los psiquiatras les falta. Si bien es cierto que ese conocimiento está escondido debajo de una gran montaña de datos, también lo es que un programa especializado en extracción de datos o de texto (data/text mining), puede responder a las preguntas que uno se va planteando cuando un determinado paciente no responde a un tratamiento. Los casos reales más renuentes requieren de un conocimiento que se puede obtener con las herramientas de la informática biomédica.

Efectos secundarios e iatrogenias calculadas

Después de la clozapina, la olanzapina es una de las armas más letales con las que cuenta un soldado de bata blanca para luchar contra la esquizofrenia. Y la experiencia que uno tiene en estos menesteres, es que el paciente puede llegar a sentirse bien durante las primeras semanas o hasta un par de meses después de haber iniciado su tratamiento. Los problemas surgen cuando los efectos secundarios hacen su triunfal aparición, al manifestarse como sobrepeso, diabetes, hipertensión, náuseas, vómitos, agrandamiento de los senos en el caso de los varones y bueno, la lista continúa, dependiendo del fármaco y de la individualidad bioquímica del enfermo.

Y si usted suspende de un día para otro la ingesta del antipsicótico en cuestión, su cuerpo le va a decir: “un momento, no puedes dejarme sin antipsicótico, y agárrate bien de donde puedas, porque te voy a responder ya sea con una ansiedad que nunca has experimentado, con los síntomas que se supone debía aliviar esa droga que me estás quitando, o bien con síntomas que ni siquiera tenías, como acatisia, discinesia, catatonia, confusión mental, o memoria disminuida.”  Eso es lo que se conoce como iatrogenia calculada. Y es hasta después de haber pasado por una experiencia como la que acabo de describir, cuando los familiares de los enfermos buscan una alternativa, aunque conozco a otros que la repiten una y otra vez, hasta que por fin se dan cuenta de que todo eso es “pan con lo mismo”.

Un caso real de extracción de conocimiento que responde a la pregunta: ¿Cuál sería un buen sustituto natural de la olanzapina?

Es en esos cuadros agudos cuando nosotros entramos en acción, empléandonos a fondo para vencer todo tipo de iatrogenias y reacciones adversas calculadas por los tramoyistas de esos escenarios de horror. Y si después de cuatro meses el paciente no responde a nuestro tratamiento alternativo, yo no le puedo salir con eso de que tiene que resignarse y soportar todos esos malestares por el resto de sus días. Tengo que liberarlo de la farmacodependencia que le han ocasionado esos antipsicóticos y debo comprometerme con él y su familia, a terminar con su enfermedad. Soy un profesional de la salud, no un psiquiatra que ya está pensando en su siguiente cliente cautivo.

Como veremos a continuación, la mejor forma de aprender a extraer conocimiento de la literatura biomédica, es estudiando las propiedades de los antipsicóticos, para encontrar una posible respuesta a la pregunta planteada con anterioridad, es decir, ¿Cuál sería un buen sustituto natural de la olanzapina? La explicación  de cómo se plantea una pregunta de esta índole al programa que utilicé para extraer conocimiento de la literatura biomédica (Arrowsmith), así como de los principios en los que se basa el modelo ABC de Swanson y la informática biomédica, los podrá encontrar en la sección intitulada con este mismo nombre en la parte superior de esta página (puede pulsar también en el vínculo anterior). Si necesitara profundizar en esta tecnología, tal vez querría echarle un vistazo al temario del curso “Informática Biomédica para el Descubrimiento de Nuevas Terapias y el Diagnóstico de Enfermedades“.

El doctor que responde amablemente: Arrowsmith (la primera fase) 

En la imagen adjunta se muestra la respuesta que Arrowsmith desplegó, después de haber ingresado como preguntas las palabras clave schizophrenia y olanzapine. Esta primera estrategia de búsqueda no representa ninguna complicación porque para empezar, lo que estamos buscando es un despliegue de aquellos términos B que de acuerdo con el modelo de Swanson, nos están vinculando de manera indirecta a los conjuntos de las literaturas A y C, que corresponden a todos los artículos que contienen las palabras schizophrenia y olanzapine por separado (Arrowsmith excluye los artículos en los que aparecen estos dos términos B juntos, en ambas literaturas disjuntas*).

La segunda fase de la estrategia: buscando hechos, patrones y tendencias

La segunda fase de la estrategia de búsqueda depende de la experiencia que se tenga en el campo de los trastornos de la personalidad, concretamente en el de la esquizofrenia, porque estamos hablando de un medicamento que está típicamente indicado para dicho trastorno, aunque tengo un paciente cuyo psiquiatra se lo recetó para dormir. ¿Puede usted creer eso? Pero en fin, continuando con la estrategia de búsqueda, notará usted que en la imagen anterior le pedí a Arrowsmith que ordenara la lista de términos B en orden alfabético, pues me interesaba encontrar artículos que contuvieran encabezados y resúmenes relacionados con la inhibición de la recaptación de neurotransmisores, que es algo que les encanta manufacturar a los laboratoristas de los grandes consorcios farmacéuticos. Estos singulares personajes, están continuamente ideando la manera de generar patentes de medicamentos que alteren el mecanismo de la neurotransmisión, obligando al cerebro a depender de una sustancia que ellos sintetizan para que ocupe el lugar que originalmente le corresponde a los mensajeros químicos que hay en nuestro cerebro y que reciben el nombre de neurotransmisores.

Para simplificar la explicación de este fenómeno de la inhibición de la recaptación, me concentraré en el caso del bitopertin, un fármaco que Roche quiso promover pero que al final no le dio resultado (puede pulsar también sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).
La inhibición de la recaptación de cualquier neurotransmisor, consiste en bloquear artificialmente a sus correspondientes receptores, para aumentar exageradamente la cantidad de neurotransmisores que se van a acumular en las sinapsis (los intersticios que hay entre neuronas).
Los transportadores de un neurotransmisor reciclan una buena parte de éste hacia la neurona emisora (presinapsis); pero se bloquean cuando quedan a merced de una sustancia exógena como el bitopertin, provocando que la mayor parte de los neurotransmisores quede “flotando” en las sinapsis. Es debido a esa proliferación de neurotransmisores que se produce el efecto amplificado de la neurotransmisón, que es a fin de cuentas lo que les interesa obtener a los químicos farmacéuticos (pulse sobre la imagen adjunta para ver los encabezados de los artículos 1 y 3)

En condiciones normales (en ausencia de una sustancia exógena), el neurotransmisor regresa a la neurona emisora para ser reutilizado en un mensaje posterior. Pero bajo la acción de una sustancia exógena como el bitopertin, el exceso de glicina no se reutiliza (la recapturación ha sido bloqueada), y es ahí donde están las ganancias millonarias de esta industria: una vez que usted prueba por primera vez una sustancia que promueve una respuesta de esa magnitud, desarrolla una farmacodependencia, sobre todo si la ingesta ha sido prolongada. El secreto está en que la cantidad de neurotransmisores no recapturados por la presinapsis es tan grande, que el cerebro ya no se conforma con menos, pues su naturaleza le impide contravenir el principio de la homeostasis.

Y este mecanismo de farmacodependencia lo aplican no solo para hacer que se disparen las cantidades de glicina, sino también para las de la dopamina y la serotonina, cuyo bloqueo es el que más les ha dejado dinero a los magnates farmacéuticos. La inhibición selectiva de la recaptación de serotonina, es el mecanismo en el que está basado el funcionamiento de los antidepresivos, también conocidos como SSRIs, por sus siglas en inglés.
Llegados a este punto, conviene señalar que aparte de comportarse como un neurotransmisor, la glicina es también un aminoácido, y como tal, lo puede uno encontrar en carnes, pescados, semillas de algarrobo, de girasol, de ajonjolí y de calabaza; en pistaches, en la soya, espinaca, verdolaga, lenteja, papa, remolacha, berros, fruta fresca, verduras y muchas otras hortalizas y legumbres. Pero para aliviar una esquizofrenia, no va ser suficiente con alimentar al cuerpo con todos esos alimentos.

Para curar los síntomas de una esquizofrenia de manera natural, se debe administrar glicina de manera exógena pero como suplemento, en dosis ortomoleculares (terapéuticas). Ese mismo efecto que los grandes consorcios farmacéuticos quieren conseguir artificialmente, se puede conseguir con este aminoácido, sin necesidad de bloquear ningún receptor en el cerebro. La glicina administrada naturalmente, no ocasiona ningún efecto secundario y trabaja mejor que la inhibición de la recapturación de la glicina inducida por fármacos. Y a las pruebas me remito.

Tercera fase: relaciones implícitas entre la olanzapina y la glicina

Utilizando nuevamente a Arrowsmith como herramienta para extraer texto biomédico, veamos lo que sucede al ingresar las palabras clave olanzapine y glycine como literaturas A y C, respectivamente.
Conviene seleccionar nuevamente el término B reuptake inhibitor, para ver qué podemos inferir de la semántica de los encabezados de los artículos recuperados.  En esta fase de nuestra estrategia de búsqueda, tenemos que poner mucha atención, tanto en lo que busca la industria como lo que nosotros queremos descubrir en lo más recóndito de MEDLINE. Comencemos pues analizando lo que hizo Roche con su bitopertin.

Al seleccionar el término reuptake inhibitor, obtenemos la respuesta mostrada en la imagen de la derecha (pulse sobre la misma para agrandarla). ¿Qué están sugiriendo los artículos extraídos de esa montaña de datos? La semántica de sus encabezados nos está indicando que Roche estaba buscando reproducir artificialmente una respuesta glicinérgica aumentada, que como sugieren tres de los artículos de la columna de la derecha, paliaría los síntomas de la esquizofrenia. Y fue entonces cuando para mí fue obvio que la glicina administrada en megadosis, podría emular al bitopertin, sin ocasionar efectos secundarios. Pero y entonces, ¿de qué me sirve el modelo de Swanson, si ya descubrí eso? Lo necesito para defender la hipótesis que plantearé en breve. No puedo proponer un tratamiento con suplementos de glicina basándome en una corazonada. El modelo de Swanson permite probar una hipótesis empleando un número suficiente de términos B.

Modelo de Swanson para comprobar la hipótesis de que “la glicina es un posible sustituto natural de la olanzapina”

Los artículos que hemos extraído de MEDLINE con la ayuda de Arrowsmith están implicando que tanto el bitopertin como la glicina, son dos agentes que se usan para mejorar los síntomas de la esquizofrenia. Basta con seleccionar el término B negative symptom schizophrenia en Arrowsmith, y echarle un vistazo a la imagen que aparece a su derecha para confirmar este hecho.
Si Swanson viera estos resultados creo que razonaría de la siguiente manera: “si los síntomas negativos de la esquizofrenia mejoran tanto con la olanzapina como con el bitopertin, y si éste funciona gracias al efecto glicinérgico, entonces la glicina también puede mejorar los síntomas negativos de la esquizofrenia”. Hay autores que ya están convencidos de que la glicina se puede emplear con mucha eficacia para tratar la esquizofrenia. Eso refuerza aún más la hipótesis anterior.

Paradójicamente, los efectos secundarios de la olanzapina que mencionaba yo en párrafos anteriores, son también una excelente fuente de inspiración para encontrar patrones y correlaciones entre los datos biomédicos. Tan solo para darnos una idea de cómo la glicina no solo viene a ser un buen reemplazo de la olanzapina, sino hasta una mejor opción, apliquemos el modelo de Swanson a las lietaraturas A (olanzapine) y C (glycine), vinculándolas ahora de manera indirecta a través del término metabolic syndrome (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla). Este síndrome comprende una serie de síntomas que se relacionan con varias afecciones entre las que destacan la diabetes, los problemas cardiovasculares, la obesidad y la hipertensión. Por lo regular, todos esas complicaciones se deben a un consumo excesivo de azúcar, a la ingesta de antipsicóticos atípicos, o a un problema de obesidad o sobrepeso.

En el contexto de nuestro análisis, los artículos mostrados revelan que todos esos efectos secundarios son causados por la olanzapina y otros antipsicóticos como la clozapina, el haloperidol y el aripiprazol. Pero lo más interesante aquí es identificar la correlación negativa que se da entre la propiedades de la glicina y las variables metabólicas implicadas en este síndrome. Así por ejemplo, en lo que la olanzapina incrementa la glucosa en sangre, la glicina la disminuye. Correlaciones similares se pueden inferir al interpretar varios de los artículos recuperados, en relación a otras variables metabólicas, como son la presión arterial, la insulina y el índice de masa corporal.

Si aplicamos el modelo de Swanson al término metabolic syndrome que aparece en la figura anterior, podríamos decir que “si la olanzapina deteriora las variables metabólicas y éstas mejoran con la glicina, entonces la glicina se puede administrar conjuntamente con la olanzapina para optimizar el tratamiento de la esquizofrenia”.
Y así podríamos seguir analizando más términos B para fortalecer más la confianza en la hipótesis anteriormente planteada. Yo así lo hice, y en todos los casos, el modelo de Swanson confirmó una y otra vez, lo que otros especialistas ya comprobaron en sus correspondientes campos de investigación:

Que la glicina refuerza el efecto antipsicótico de la olanzapina y que por lo tanto, este aminoácido que funciona también como neurotransmisor, puede ser empleado en dosis terapéuticas, para aliviar los síntomas negativos y positivos de la esquizofrenia.

Conclusiones

De la misma manera que yo ignoro muchos de los métodos que los médicos emplean para resolver los problemas que aquejan a sus pacientes, intuyo que muchos médicos ni siquiera están enterados de la existencia de una herramienta como la que aquí he presentado.

Puesto que existe una gama muy amplia de soluciones para un mismo problema, puede ser que los médicos no sean los únicos seres humanos capaces de determinar lo que debe hacerse en materia de salud.
Lo mejor sería que tanto los médicos como los ingenieros en informática biomédica, trabajáramos en equipo para que los pacientes se beneficiaran con todo ese abanico de posibilidades.
Solo me resta invitarlo a que no sea como ese hombre sin nombre que me llamó para decirme que la Fundación MicroMédix debía ser maquillada con polvos médicos, porque entonces estaría desaprovechando la oportunidad de descubrir nuevas alternativas para curarse de eso que los señores de bata blanca le han dicho que no tiene remedio.

“Se requieren nuevas formas de pensar para resolver los problemas creados por las viejas formas de pensar”… Albert Einstein.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 2 de abril de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


*De cuerdo con la teoría de los diagramas de Venn,  dos conjuntos son disjuntos cuando su intersección es el conjunto vacío.

REFERENCIAS

[1] I. Petrič et al. Discovering Hidden Knowledge from Biomedical Literature. Informatica 31 (2007) 15–20. 2006
[2] Michael R. Berthold, Christian Borgelt, Frank Höppner & Frank Klawonn.Guide to Intelligent
Data Analysis. How to Intelligently Make Sense of Real Data. Springer.2010
[3] Smalheiser,N.R. et al. (2009) Arrowsmith two-node search interface: a tutorial on finding meaningful links between two disparate sets of articles in MEDLINE. Comput. Methods Program. Biomed., 94, 190–197.
[4] Swanson,D.R. (1986) Fish oil, raynaud’s syndrome, and undiscovered public knowledge. Pers. Biol. Med., 30, 7–18.
[5] Swanson,D.R. (1990) Medical literature as a potential source of new knowledge. Bull. Med. Libr. Assoc., 78, 29-37.
[6] Swanson,D.R. and Smalheiser,N.R. (1997) An interactive system for finding complementary literatures: a stimulus to scientifc discovery. Artif. Intell., 91, 183–203.
[7] Y.Tsuruoka et al. Discovering and visualizing indirect associations between biomedical concepts.Vol. 27 ISMB 2011, pages i111–i119; doi:10.1093/bioinformatics/btr214
[8] Hsinchun Chen, Sherrilynne S . Fuller, Carol Friedman & William Hersh. Medical Informatics: Knowledge Management and Data Mining in Biomedicine. Springer. 2005
[9] Shortliffe & Cimino: Biomedical Informatics. Computer Applications in Health Care and Biomedicine. Third Edition. Sringer, 2006.
[10] Andreas Holzinger & Igor Jurisica. Interactive Knowledge Discovery and Data Mining in Biomedical Informatics. State-of-the-Art and Future Challenges. Springer, 2014


6 comentarios

Corrige tus deficiencias nutricionales y dile adiós a las alucinaciones

alucinacionesEsas percepciones sensoriales que no existen pero que la mente interpreta como reales, pueden ser producto ya sea de una o más deficiencias nutricionales, de una intoxicación por metales pesados, de una permeabilidad intestinal, o bien surgir como una secuela del estilo de vida moderno, incluidos sus nefastos hábitos alimenticios.
Las repercusiones de las deficiencias nutricionales en la salud, adquieren un interés especial cuando el síntoma que se está intentando aliviar es el de las alucinaciones, incluyendo por supuesto la escucha de voces y otras percepciones sensoriales, aparte de las visuales.

Este síntoma en particular me ha hecho reflexionar sobre lo implicadas que están la individualidad bioquímica y la epigenética, en la expresión de los genes y el desarrollo de enfermedades. Más adelante relataré cómo fue que llegué a la conclusión de que el tratamiento de Armando debía perfeccionarse, tomando en cuenta las relaciones que hay entre la escucha de voces tan renuente, y ocho posibles deficiencias nutricionales no contempladas con anterioridad.

Descartar una intoxicación por metales pesados

metales-pesadosSi estás padeciendo de un trastorno de personalidad, valdría la pena que acudieras a un laboratorio especializado en análisis de minerales en tejido de cabello (HTMA, por sus siglas en inglés), para descartar una intoxicación por metales pesados (derecha). En mi artículo intitulado “Cilantro y chlorella como auxiliares en el tratamiento de enfermedades ocasionadas por mercurio“, hallarás más información sobre los mineralogramas, que es también como se les conoce a este tipo de exámenes.

Comprobar la existencia de una posible permeabilidad intestinal

mineralogramaEl problema de la permeabilidad intestinal ha sido estudiado con bastante profundidad en nuestra publicación del 30 de octubre de 2015: “Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia“. Ahí hallarás una explicación detallada de sus causas, sus efectos y los nutrientes que hemos propuesto para combatir una candidiasis, principal causante del síndrome de intestino permeable y por ende, de la esquizofrenia y otros trastornos mentales.

Cuidado con el azúcar, el alcohol, el café y el tabaco 

A continuación voy a demostrar cómo es que el alcohol, el café, el tabaco, el azúcar y otros estimulantes altamente adictivos, se están convirtiendo en los productos de mayor consumo en el mundo, si no es que ya lo eran.

adiccionEstas sustancias están contribuyendo a aumentar los índices de morbilidad en todos los países, independientemente de sus credos, razas, grados y capacidades de desarrollo.
Si estás en la adolescencia y acostumbras tomar alcohol y fumar con cierta regularidad, tal vez te convendría echarle un vistazo a dos de nuestras publicaciones: “Adicción y dependencia: cómo zafarse del círculo vicioso con vitaminas y otros suplementos” y “Alcoholismo: venciéndolo con fuertes dosis de sustancias ortomoleculares“. Ahí demostré cómo es que las alucinaciones, aún después de haber dejado de fumar o de ingerir alcohol por un tiempo, pueden llegar a manifestarse debido a un alto contenido de acetaldehído en el cuerpo.

El acetaldehído es un subproducto que se forma durante la primera fase del proceso de oxidación del etanol, el alcohol que contienen todas las bebidas embriagantes.

los-10-paises-con-mayor-daly-en-esquizofreniaComo apunté en ambas publicaciones, el acetaldehído se condensa con la dopamina en el cerebro para formar compuestos que emulan a la morfina. Estas sustancias, al unirse a los receptores de opiáceos, son las que causan la adicción al alcohol, y a la larga, las alucinaciones que paises-con-mayor-consumo-de-alcohol-per-capitacaracterizan al delirium tremens. Con los años, el acetaldehído se va acumulando en el organismo, imitando un proceso muy similar al que realiza la Candida albicans (el hongo que produce la candidiasis). Así, al igual que la Candida, en personas propensas a desarrollar bipolaridad o esquizofrenia, el alcoholismo y el tabaquismo pueden paises-que-mas-abusan-de-las-drogasllegar a ser factores desencadentes de alucinaciones, aún sin consumir habitualmente marihuana, LSD, o cualquier otro alucinógeno. Basta cotejar las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con las del diario Independent del Reino Unido [1], para darnos cuenta por ejemplo, cómo está afectando la esquizofrenia a la población rusa, por ser uno de los países que más consumen alcohol, tabaco y drogas (pulsa sobre cada una de las tres imágenes adjuntas). No en vano Rusia ocupa el séptimo lugar en la lista de países con las tasas más altas de años de vida ajustados por discapacidad (DALY, por sus siglas en inglés) para la esquizofrenia.

La prevalencia es una métrica que se emplea muy a menudo para hacer referencia al número total de personas que están padeciendo una determinada enfermedad, en un momento y lugar en particular. No obstante, la OMS ha comenzado a usar el indicador DALY (Disability-Adjusted Life Year) para medir mejor la manera en la que una enfermedad afecta a la población de un país.

Un DALY se puede concebir como un año perdido de vida “saludable”. La suma de estos DALYs en toda la población, o la carga (burden) de la enfermedad, puede considerarse como una medida de la diferencia entre el estado actual de salud, y una situación ideal donde toda la población llega a una edad avanzada, libre de enfermedad e incapacidad [2]. De acuerdo con la OMS, entre mayor sea el DALY de un país, mayor es la carga que la enfermedad en cuestión ejerce sobre éste, en términos de la cantidad de años de vida perdidos por discapacidad o muerte del total de su población.

Otros dos enemigos potenciales: los lácteos y el gluten

los-10-paises-con-mayor-consumo-de-azucar-mascabadoSi bien es cierto que el estilo de vida moderno trae consigo grandes comodidades y beneficios, también lo es que está afectando nuestra salud de manera alarmante. La ingesta frecuente de productos procesados, el consumo de alimentos transgénicos, el exceso de estrés, las condiciones del entorno (la epigenética), el sendentarismo, el abuso de fármacos y de drogas ilegales, así como un consumo excesivo de los-10-paises-con-mayor-consumo-de-trigoazúcar, gluten y lácteos, están influyendo en la forma y el momento en el que nuestros genes se expresan (activan). Si tu individualidad bioquímica te predispone a que desarrolles una determinada enfermedad, ésta se manifestará cuando encuentre las condiciones propicias. Y mientras más factores desencadenantes existan, mayores serán las posibilidades de que te enfermes de eso que tus genes señalan como un problema potencial.

los-10-paises-con-mayor-consumo-de-lecheNo es una coincidencia el que un alto porcentaje de los diez países con mayores DALYs de esquizofrenia, ansiedad y depresión, sean también los mayores consumidores de lácteos, gluten y azúcar. Te invito a que pulses sobre la imagen adjunta y las dos anteriores, para que compruebes la alta correlación que existe entre dichos trastornos mentales y la ingesta de esos tres jinetes de la morbilidad. Si necesitas más información puedes visitar el portal de Index Mundi.

Las estadísticas no mienten

No se a ti; pero a mi me ha impactado confirmar como China, India, Estados Unidos, Brasil, la misma Federación Rusa y el Pakistán, comparten el hecho de que su población esté pagando un precio muy alto por deleitarse con comidas y bebidas repletas de azúcar, gluten y lácteos. La factura que sus hábitos alimenticios les está cobrando viene desglosada en tres conceptos: esquizofrenia, ansiedad y depresión. ¿No es muy caro el precio?
Las pastas (como el espagueti, los canelones y el fetuccini), el pan, los pasteles, las galletas y todos los alimentos que están elaborados con harina de trigo, pueden ser tus peores enemigos si eres intolerante al gluten. También deberías desconfiar de los alimentos elaborados con cebada, avena, espelta y centeno, pues es seguro que contienen esa misma proteína.

Como cabría esperar, la leche de vaca y sus derivados, como las cremas, los quesos y el yogurt, deberían descartarse de la dieta, aún sin ser intolerante a la caseína. Los lácteos son grandes promotores de los procesos inflamatorios.

tasas-de-mortalidad-por-demencia-y-alzheimer-finlandiaLas golosinas, los jugos y los refrescos embotellados, la comida chatarra y en general, todo tipo de alimento procesado, también podría pasarte una factura al precio que está pagando la población de esos países, pues además de azúcar, contienen una serie de conservadores que hemos demostrado pueden desencadenar alucinaciones y otros síntomas que definitivamente no vas a desear que aparezcan [3]. Me estoy refiriendo a sensaciones propias del trastorno bipolar, de la ansiedad, la depresión, del Alzheimer y de otras demencias (pulsa en la imagen adjunta para agrandarla).

mayores-consumidores-de-cafe-en-el-mundo¿Qué conjeturas podríamos extraer si confrontáramos la imagen anterior con la que aparece a tu derecha?
Puede no ser un hecho, pero cabe la posibilidad de que esos 9.6 Kg de café que cada finlandés se zampa cada año, esté ocasionando que ellos tengan esa tasa de mortalidad tan alta de demencia/Alzheimer. Y aunque de acuerdo con la OMS, Finlandia ocupa el lugar No. 30 de la lista de países con DALYs para Alzheimer, EUA ostenta el primer lugar con un DALY de 3776.9, en contraste con el de Belice que es tan solo de  0.4 y que corresponde al último lugar de la lista, el 172.
Con un DALY de 97.9, Finlandia está suficientemente alejado de Belice y apenas a 29 lugares de EUA como para suponer que el café sí puede ser un factor desencadenante del Alzheimer y otros trastornos mentales, independientemente de si se es finlandés o no.

Las sustancias adictivas agotan los nutrientes que nuestro cuerpo necesita

cafePor otra parte, una rápida exploración de la web en varios sitios tanto de habla hispana como inglesa, nos llevó a concluir que el café agota varios nutrientes en el organismo, entre los que destacan las vitaminas A, B1, B6, D, E, K e inositol; los ácidos grasos esenciales, el calcio, el magnesio, el potasio y el sodio. Asimismo, se ha comprobado [4] que el alcohol ocasiona un déficit nutricional de vitaminas A, B1, B2, niacina, ácido fólico, B6, C, D, E y K, así como varios minerales y un aminoácido, entre los que se encuentran el calcio, el zinc, el hierro, el magnesio, el manganeso, el potasio, el selenio, el cromo y la tirosina.

El tabaco a su vez compromete nuestro sistema inmune al disminuir significativamente las reservas de vitaminas A, B1, niacina (B3), B6, B12 , C y E; así como el magnesio, el zinc y el selenio.
¿Y que tienen que ver las deficiencias nutricionales que ocasionan el alcohol, el tabaco, el café y el azúcar que consumen los diez países que tenemos bajo la lupa, con las alucinaciones? A estas alturas conviene replantear esta pregunta para ver si los DALYs correspondientes a los países con mayores problemas (cargas) de esquizofrenia, están correlacionados con las deficiencias nutricionales ocasionadas por esas cuatro sustancias adictivas.

 Nutrientes para decirle adiós a las alucinaciones

azucarLa pregunta clave sería entonces, ¿Cuáles serán los nutrientes que esas sustancias adictivas están agotando en los habitantes de esos países, cuya insuficiencia ha provocado que los DALYs de esquizofrenia se disparen de esa manera? Para contestarla, me propuse hacer un estudio de todas las posibles deficiencias nutricionales que pudieran causar alucinaciones, y esto fue lo que encontré: insuficiencia de magnesio, calcio, potasio, sodio, vitamina D, orotato de litio, vitamina B12 y ácido fólico. ¿Ya te diste cuenta de que la mayoría de estos nutrientes coinciden con los que se agotan por el consumo excesivo de café, alcohol y tabaco? A continuación explico cómo fue que descubrí a esos ocho desencadenadores de alucinaciones en potencia.

Deficiencias nutricionales con potencial para desencadenar alucinaciones

Hay algunas deficiencias nutricionales a las que he llamado desencadenadores de alucinaciones en potencia, para esclarecer que no todas las personas que presentan insuficiencia en dichos nutrientes, van necesariamente a desarrollar alucinaciones. Habrá individuos con predisposición a desarrollar un cáncer de próstata o de pulmón, otros con tendencias a padecer de alergias, cálculos renales, enfermedad de Parkinson, etc. Como siempre, todo dependerá de la individualidad bioquímica, su genética y su epigenética.

analisisDe acuerdo con lo anterior, la estrategia para tratar el problema de Armando comprendió una investigación preliminar en el oráculo cibernético (Google) y un análisis sintomático posterior. Efectuando combinaciones y búsquedas diferentes con algunos subconjuntos derivados de las palabras clave depletion, deplet, deficiency, deficit, defici, nutrient, vitamin, hallucinat, y hearing voices, pude conseguir los nombres de los nutrientes que acallarían las voces de Armando. Con la información hallada durante esa etapa preliminar, tuve que hacerle algunas preguntas para comprobar qué otros síntomas le estaban molestando.

El análisis sintomático resultante me proporcionó los datos que necesitaba para optimizar el número de nutrientes y las dosis que a él, y solo a él le beneficiarían. A continuación resumo los resultados de las pesquisas que realicé durante la etapa preliminar. Puedes pulsar sobre cada una de las siguientes tres imágenes para que veas los testimonios que han dejado tres e-pacientes en dos foros de discusión, como evidencia de los efectos positivos del orotato de litio sobre la escucha de voces:

testimonio-de-escucha-de-voces-1Escucha de voces ocasionadas por deficiencia de litio (orotato, no carbonato) y de potasio. Pulsa sobre la imagen de la izquierda para agrandar y ver los detalles de este testimonio. También puedes visitar:
The people’s Medicine community
Operation Get Free. Freeing Veterans from Major Depression, PTSD and Suicide
Deficiencias de litio y otros minerales:
MindWhale. Brain Health & Emotional Wellness

Alucinaciones causadas por deficiencias de B12 y ácido fólico:
Metzler et all. Psychiatric Manifestations of Vitamin B-12 Deficiency: An Update. Jefferson Journal of Psychiatry
Harvard T.H CHAN. School of Public Health
Página oficial de Alternative Mental Health. Safe Harbor
Internet Scientific Publications

testimonio-de-escucha-de-voces-3Deficiencias de potasio, magnesio y calcio:
“La deficiencia de macrominerales como potasio, magnesio y calcio debida al estrés, puede causar trastornos graves. Los siguientes son algunos trastornos psicológicos y neurológicos: depresión, alteraciones emocionales, cambios de personalidad, alucinaciones, confusión, pérdida de memoria, convulsiones y coma. Algunos síntomas físicos (trastornos) son: dolor muscular, calambres musculares, espasmos musculares, temblores y complicaciones del corazón, como son el paro cardíaco y la insuficiencia cardíaca”. Más información en:
Psychological Harassment Information Association

Alucinaciones por déficit de Calcio: Save Institute
Deficiencia de potasio:
Los síntomas de la hipopotasemia incluyen debilidad o calambres del músculo esquelético, parálisis, parestesias, estreñimiento, náuseas y vómitos, cólicos abdominales, poliuria, nocturia, polidipsia, psicosis, delirio, alucinaciones y depresión: Boots WebMed. Partners in Health

testimonio-de-escucha-de-voces-2Alucinaciones causadas por déficit de magnesio:
Dr. Mark Sircus
Mental Health Daily
Suhi & Massry Editors. Therapy of Renal Dieases, and Related Disorders. Kluwer Academic Publishers
Dr. Elaine McNally. Practical advice for healthy living
Progressive Health

Deficiencia de vitamina D: en Amen Clinics y Fox News Health. Low Levels of Vitamin D Linked to Teen Delusions, Hallucinations

Perfeccionando la receta para decirle adiós a las voces

Solo me restaba encontrar el conjunto de nutrientes que necesitaba Armando para expulsar de una vez por todas a las voces de su cabeza. Como él no fuma y no toma alcohol ni café, no necesité considerar los nutrientes que esos adictivos agotan, por lo que me concreté a descartar aquellos que no tuvieran una fuerte correlación con sus síntomas. Nótese que el hecho de que una persona sea abstemia, no implica que no vaya a exhibir las deficiencias nutricionales asociadas a las sustancias adictivas que mencioné anteriormente.

correlacion-suplementos-sintomas-derivados-de-alucinacionesFue a partir de las respuestas que me dio durante la consulta que pude terminar de perfeccionar su receta, con los nutrientes y las dosis que más lo iban a beneficiar. Le pregunté si tomaba alcohol y café; si fumaba, si consumía lácteos y alimentos que contuvieran azúcar y gluten; y si estaba experimentando algunos de los malestares, afecciones o factores de riesgo descritos al lado de los nutrientes que aparecían en su análisis sintomático (pulsa sobre la imagen adjunta para ver los detalles del mismo). Los descriptores en rojo representan respuestas afirmativas a las preguntas: ¿padeces de estreñimiento?, ¿cambios de personalidad?, ¿debilidad crónica?, y así sucesivamente.

Los nutrientes los seleccioné de acuerdo a su déficit nutricional, estimado en por ciento. Al terminar la consulta, Armando recibió a través de Skype y en ese mismo instante, una receta optimizada que incluía las dosis ortomoleculares (terapéuticas) para  los siguientes suplementos: orotato de litio (con un 33.3% en déficit), potasio (20%), B12 (13.3%), ácido fólico (debe de acompañar a la vitamina B12) y por último, magnesio (10.5%).

delirioLas dosis las determiné basándome en las respuestas que obtuve a partir del análisis sintomático practicado, acorde con las características únicas e irrepetibles de Armando, que es en resumidas cuentas, lo que se conoce como individualidad bioquímica. Las voces que actualmente escucha él, por ejemplo, no van a remitir con los mismos nutrientes que usé para liberar a Ezequiel de esas sensaciones que no le permitían percibir bien la distancia a la que se encontraban los objetos y las personas que lo rodeaban. A este otro paciente le afectaba mucho otro factor desencadenante de ansiedades extremas y delirios: el estrés que tienen que enfrentar muchos jóvenes estudiantes durante sus exámenes.

Resumen y conclusiones finales: ¿qué es lo que depende de ti?

Si alguno de tus padres o abuelos padecieron de esquizofrenia o trastorno bipolar, es posible que en alguna etapa de tu crecimiento, típicamente en la adolescencia, hayas experimentado alucinaciones auditivas y/o visuales, delirios, comportamientos maníaco-depresivos, compulsiones, obsesiones, depresión, ansiedad, o ataques de pánico.

demenciaNo obstante, esto no es algo que esté escrito en piedra y lo que ocurra en tu complejo cuerpo-mente-espíritu, dependerá de qué tanto estés sujeto a los desencadenadores que cité a lo largo de esta publicación.
A tus creencias, tus costumbres, tu estilo de vida, tu nutrición, las personas con las que convives, lo que bebes, te inyectas, esnifas y todo ese entorno que está por encima de los genes que te fueron transmitidos de generación en generación, se le llama epigenética, y es algo que puede llegar a influir más en tu salud, que tu genética. Y aunque no haya dependido de ti el que tus genes estén determinando tu tendencia a desarrollar cierto trastorno, todavía hay algo que puedes hacer para cambiar tu epigenética:

Aléjate de las sustancias adictivas y de todo aquello que tenga potencial para desencadenar a tus demonios internos, incluyendo el estrés… © Sergio López González. Fundación MicroMédix. 27 de Enero de 2017.


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] http://www.independent.co.uk/life-style/food-and-drink/news/countries-that-drink-the-most-alcohol-in-the-world-revealed-a6725441.html
[2] Página oficial de la World Health Organization (WHO).
[3] López González Sergio. Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes. Fundación MicroMédix. Febrero 6, 2015
[4] ¿Pueden las Vitaminas curar el Alcoholismo?. Tratamiento ortomolecular de las Adicciones. Abram Hoffer y Andrew W. Saul. Editorial Sirio. 2009