Medicina Natural

Consultorio de Medicina Alternativa con Recetas


Deja un comentario

Arándano azul: un recurso más para tratar la esquizofrenia y otros trastornos inflamatorios crónicos

En esta entrega explico cómo apliqué el modelo de Swanson para descubrir en la literatura biomédica, que el extracto o el polvo de la fruta del arándano azul, puede aliviar los síntomas psicóticos de la esquizofrenia y de algunos otros trastornos de la personalidad caracterizados por un proceso inflamatorio. La hipótesis de que el arándano azul podría ser útil para tratar la psicosis, el Alzheimer, el trastorno de estrés post-traumático y la enfermedad de Parkinson, no es producto de una corazonada ni de un ensayo clínico aleatorizado tipo doble ciego, y tampoco intenta sustituir o contravenir ninguna de las teorías que intentan explicar la etiología (las causas) de la psicosis.

La hipótesis que planteo aquí se basa en la idea de que la esquizofrenia es un conjunto de síntomas cuya etiología puede atribuirse a la oxidación (envejecimiento) prematura y crónica de ciertas regiones del cerebro, y que debido a ello puede tratarse con un antiinflamatorio natural, como es el extracto de arándano azul. Es un hallazgo que ha surgido de aplicar la técnica de extracción de texto a la literatura biomédica (text mining), empleando una herramienta que el Dr. Don R. Swanson y su colega Smalheiser de la Universidad de Chicago, crearon para fomentar el descubrimiento de terapias inteligentes.

Cinco teorías que intentan explicar las causas de la esquizofrenia

Además de la hipótesis del adrenocromo para la biogénesis de la esquizofrenia propuesta por Hoffer y Osmond [1], las teorías dopaminérgica y glutamatérgica que defiende la psiquiatría convencional y la de la permeabilidad intestinal que proclama la medicina funcional, existe también otra hipótesis muy seria en la que sus partidarios sostienen que la psicosis y otros trastornos mentales, están fuertemente correlacionados con el sistema inmune y por ende, con el proceso inflamatorio. Asimismo, hay estudios que revelan la importancia del sistema inmune en el desarrollo neuronal a través de la modulación de diferentes procesos, incluidas la plasticidad cerebral y la regulación de los neurotransmisores [2].

El sistema inmune y la hipótesis de la respuesta inflamatoria

La existencia de una correlación del sistema inmune con la esquizofrenia se hizo evidente cuando se observó un mayor índice de síntomas psicóticos, después de que los pacientes eran hospitalizados por causa de alguna enfermedad infecciosa. Hay varias enfermedades autoinmunes que se han relacionado con algunos trastornos psicóticos, entre las que se encuentran el lupus eritematoso sistémico, la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré. Un estudio realizado en Dinamarca, reveló que un historial de enfermedades autoinmunes y la hospitalización por problemas de infección, aumentaban la incidencia de esquizofrenia en 36 y 60% de los casos, respectivamente.

La combinación de ambos factores tuvo un efecto sinérgico, dando como resultado un incremento en la tasa de incidencia del 125% [3]. Además, la incidencia de esquizofrenia aumentó proporcionalmente con el número de infecciones graves, y resultó ser inversamente proporcional al tiempo transcurrido desde la última infección. Otros estudios epidemiológicos han indicado que las infecciones en el período prenatal están asociadas con un mayor riesgo relativo de esquizofrenia.
El modelo que se ha propuesto para explicar las conclusiones mencionadas con anterioridad, sugiere que el proceso está determinado por la activación de la microglía y la liberación de citoquinas proinflamatorias.

La microglía es un conjunto de células inmunes que residen en el sistema nervioso central (SNC), y que se activan de inmediato en respuesta a cualquier señal que represente un peligro para el cerebro. Este importante órgano se sirve de este mecanismo de defensa para protegerse de las neurotoxinas y otros agentes patógenos. Los astrocitos, que son las células que más abundan en el cerebro, también se estimulan al detectar señales liberadas por neuronas lesionadas o debido a la activación de la microglía. Las mismas neuronas pueden sufrir las consecuencias de la inflamación, mientras liberan mediadores inflamatorios [5]. Conviene entonces preguntarse qué es y en qué consiste la inflamación.

¿Qué es la inflamación?

La inflamación es una de las primeras líneas de defensa del cuerpo en respuesta a una lesión o infección, y es una característica inherente a un sinnúmero de enfermedades. Un cuadro agudo de inflamación es una respuesta inespecífica caracterizada por calor, dolor e hinchazón. En estas condiciones, los leucocitos migran al área de la lesión y se activan, al mismo tiempo que el suministro de sangre hacia el área en cuestión aumenta y los vasos sanguíneos se vuelven más permeables, permitiendo así que células y moléculas entren al tejido lesionado.

La respuesta inflamatoria también implica la activación de un grupo complementario de proteínas que se combinan para formar una estructura molecular compleja que mata a las células invasoras, representadas generalmente por bacterias y parásitos.
Las citoquinas son moléculas clave que regulan la inflamación y desempeñan un papel importante en el sistema inmune. Son producidas por una amplia variedad de células inmunes y de células externas al sistema inmune. El término citoquina deriva de su capacidad para influir en el movimiento de las células inflamatorias.

La inflamación crónica suele ser una respuesta no tan aguda, porque carece de los signos visibles de la inflamación descrita con anterioridad (cuadro agudo), y en lugar de estar localizada en una sola región, es sistémica (está distribuida en varios órganos y tejidos). Este otro tipo de inflamación juega un papel preponderante en la fisiopatología de muchas enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, diabetes, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y algunos cánceres. No obstante lo anterior, la neuroinflamación posee características algo diferentes de las que presentan otros tejidos.

¿En qué consiste y por qué es importante combatir la neuroinflamación?

Un componente importante de la neuroinflamación es la activación microglial. El cerebro contiene relativamente pocas células inflamatorias. La microglía realiza algunas funciones de protección neuronal y está involucrada en otras funciones cerebrales, incluyendo la depuración y el mantenimiento de las sinapsis, el tráfico de neurotransmisores y el exterminio de los fragmentos celulares (fagocitosis) y las células dañadas. Las microglías activadas producen citoquinas inflamatorias y células o proteínas fagocitosas que provocan la respuesta inflamatoria. La activación microglial y la posterior producción de citoquinas proinflamatorias pueden alterar la barrera hemato-encefálica.

Una barrera sangre-cerebro (hemato-encefálica) en perfectas condiciones generalmente controla eficientemente la entrada de citoquinas y leucocitos en el tejido cerebral. Una barrera hemato-encefálica dañada es incapaz de distinguir qué células inflamatorias y moléculas entran al cerebro, y éste no será capaz de funcionar apropiadamente, si otras sustancias se llegan a filtrar a través de una barrera hemato-encefálica en esas condiciones.

Las citoquinas proinflamatorias como la interleucina-6 (IL-6) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) desempeñan un papel protagónico en el proceso de citotoxicidad y se asocian con el estrés oxidativo y la activación del eje hipotálamo-hipófisis-glándulas suprarrenales.
Un meta-análisis realizado por Miller y otros investigadores [4] reveló un aumento de los niveles plasmáticos de diferentes citoquinas proinflamatorias, incluyendo la IL-1β y la IL-6, en pacientes con primer episodio de psicosis o durante una severa recaída, seguido de una reducción significativa después de la remisión del episodio psicótico.

El análisis reportó también un considerable aumento de los niveles séricos de TNF-α en los sujetos que estaban en su primer episodio de psicosis, así como en los que se encontraban en su fase de remisión.
La activación de la microglía puede visualizarse en vivo utilizando la tomografía por emisión de positrones (PET) y el radioisótopo (R) – [11C] PK11195.
Dos estudios han encontrado un aumento de la unión de este ligando en los cerebros de los pacientes con esquizofrenia incipiente, lo que sugiere que las células de la microglía están más activas en los enfermos afectados por este padecimiento [6, 7].

Todos estos estudios revelan que la neuroinflamación puede tener efectos importantes en los pacientes en diferentes estadios de la esquizofrenia. En este sentido, el uso de antioxidantes y agentes antiinflamatorios en general, puede mejorar los resultados de los tratamientos.
Puesto que es muy poco lo que la medicina alopática ha logrado con sus antiinflamatorios (aspirina, minociclina, estatinas y celecoxib [8], [9]), en la Fundación MicroMédix nos dimos a la tarea de buscar un antioxidante natural para tratar la inflamación asociada a la esquizofrenia y otros trastornos mentales, como son el Alzheimer, el trastorno de estrés post-traumático y la enfermedad de Parkinson. El resultado de la correspondiente investigación fue el extracto de la fruta del arándano azul.

Extracto de la fruta del arándano azul para el tratamiento de la psicosis y otros trastornos de la personalidad

Los naturópatas de la Fundación MicroMédix, confeccionan las recetas personalizadas para la esquizofrenia, tomando en consideración las cinco posibles causas de esta enfermedad, es decir, las cinco teorías que intentan explicar su etilogía. Para ello, recomiendan nutrientes tanto para aliviar los síntomas negativos como los positivos (psicóticos).

No obstante, los síntomas psicóticos de algunos pacientes podrían no ceder con los antioxidantes que hasta ahora hemos estado manejando para controlarlos, y es por eso que nos comprometimos a encontrar un recurso más para contrarrestar la neuroinflamación en varios trastornos mentales.
Basándome en la teoría de la neuroinflamación recién expuesta, y apoyándome en la herramienta de extracción de texto Arrowsmith [10], obtuve los términos B que vinculan de manera implícita a los dos conjuntos de literaturas schizophrenia y neuroinflammation (denotadas respectivamente como A y C en la imagen adjunta).

Como se aprecia en los resultados de esta primera pesquisa (pulse sobre la imagen anterior para agrandarla), a la fecha existen 189 artículos en Medline en donde aparecen juntos los términos schizophrenia y neuroinflammation.

La nube de palabras que obtuve al aplicar otra de mis herramientas de extracción de texto biomédico, a las 189 referencias que Arrowsmith me había entregado, la estoy mostrando en la imagen adjunta.
Habiendo llegado a esta primera fase de mi investigación, lo que estaba haciendo era únicamente corroborar con palabras clave, lo que la hipótesis de la inflamación postulaba con respecto a la psicosis y la esquizofrenia. Esas palabras clave eran básicamente tres: activation, microglia y cytokines.

Si usted ha estado leyéndome desde el principio, seguramente no se estará preguntando (como lo hice yo cuando todavía no tenía idea de lo que significaba microglia): ¿activación de qué?
Puesto que era fundamental responder esa pregunta, traté de encontrar un contexto que me orientara a este respecto. Para ello, busqué las coincidencias del vocablo activation en el listado de las 189 referencias que habían dado lugar a esa nube de palabras. Lo que encontré fueron títulos que indicaban que se trataba de la activación de la microglía (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla).

Sabiendo que los antioxidantes constituyen uno de los recursos más efectivos para aliviar la inflamación asociada a las citoquinas y la microglía (en el caso del cerebro), recordé lo que había descubierto a cerca de las excelentes capacidades antioxidantes de las proantocianidinas contenidas en la semilla de la uva, durante un estudio que tuvo a bien solicitarme un colega mío que parecía estar teniendo problemas de pancreatitis. Fue en el reporte de ese estudio en el que escribí que las proantocianidinas contenidas en los arándanos y las semillas de las uvas poseen un poder antioxidante 50 veces más grande que la vitamina C y 20 veces más grande que la vitamina E (pulse sobre las imágenes adjuntas). En la imagen de la izquierda, muestro el resumen del artículo en el que Shi J. y otros así lo manifiestan. En el resumen de la derecha,  Huang WY y otros señalan que “los arándanos azules en particular poseen niveles altos de proantocianidinas y antocianidinas, los cuales podrían ser los responsables de su potente capacidad antioxidante”.

Fue entonces cuando decidí extraer texto de Medline con Arrowsmith para evaluar cuál de esas dos plantas (el arándano azul o la semilla de uva) era la más apropiada para lidiar con la neuroinflamación que caracteriza a la mayoría de los trastornos psiquiátricos.

Después de varias pruebas, los resultados entregados por Arrowsmith favorecieron de manera apabullante al polvo y/o al extracto del arándano azul (blueberry), por lo que proseguí analizando más detenidamente los términos B que esta invaluable herramienta me había entregado al ingresar las palabras clave psychosis y blueberry como literaturas A y C, respectivamente. Obsérvese que de los 3626 términos B detectados, 653 fueron catalogados por Arrowsmith como relevantes, lo cual significa que el 18% de los términos B son relevantes (pulse sobre la imagen adjunta para ver el detalle).

Nótese también que no existe actualmente en Medline un solo artículo en el que un autor cite a ambos términos dentro del mismo texto (A y C son conjuntos disjuntos), lo cual quiere decir que hasta el momento, nadie ha reparado en que el arándano azul pueda constituir una alternativa para tratar la psicosis/esquizofrenia, según se infiere de la leyenda “0 articles appeared in both literatures“. No obstante, sí hay autores que ya lo identifican como un buen aliado contra el Alzheimer, el Parkinson y el trastorno de estrés post-traumático. A continuación explico cómo llegué a la conclusión de que el arándano azul puede emplearse para tratar la psicosis.

Informática biomédica aplicada: arándano azul vs. psicosis

Al seleccionar el término B improve cognition en el recuadro blanco, Arrowsmith respondió con el desplegado que aparece a su derecha. Al igual que el resto de los términos B que estaré analizando más adelante para validar la hipótesis de que el árandano azul puede aliviar los síntomas de la psicosis, el término improve cognition está vinculando indirectamente al arándano azul con la psicosis. Esto significa que aunque un autor no haya relacionado explícitamente el arándano azul con la psicosis, el que mejore las capacidades cognitivas de un adulto de edad avanzada, implica que puede desempeñar un papel en la esquizofrenia, similar al que realiza el tolcapone, la galantamina y el modafinil, según se infiere de los arts. 5, 6 y 7 de la columna izquierda.

Lo anterior no es otra cosa que una explicación más intuitiva del modelo ABC de Swanson, aplicado a la correlación indirecta que hay entre psychosis y blueberry vía improve cognition. En general, el modelo ABC de Swanson establece que  “si una área de la literatura muestra que A está relacionada con B y una área diferente muestra que B está relacionada con C, entonces al juntarlas por primera vez, puede surgir una hipótesis nueva que vincule a A con C vía una conexión indirecta”. Las conexiones indirectas entre ambos conjuntos A y C son implícitas, pues A y C son conjuntos disjuntos (su intersección es el conjunto vacío).

Explicado con “manzanitas”, el modelo de Swanson para el caso particular del término B improve cognition y el modafinil, versaría más o menos así: “si está demostrado que el modafinil mejora las capacidades cognitivas de los pacientes con esquizofrenia crónica (art. 7 de la columna izquierda en la imagen anterior), y muy independientemente de ese hecho se ha descubierto que el arándano azul mejora las capacidades cognitivas de los adultos mayores (art. 1 en la columna derecha), entonces existe la posibilidad de que el arándano azul mejore también las capacidades cognitivas de los pacientes con esquizofrenia crónica.

Antiguamente, a la esquizofrenia se le solía llamar demencia (dementia), que no es mas que la manera que tiene el cerebro de manifestar que ha envejecido, que se ha “oxidado” por un exceso de radicales libres (véase más adelante el análisis del término B oxidative stress).
Usted seguramente ha visto como se oxida (envejece) una manzana sin cáscara, al contacto con el aire. Pero si parte una manzana en dos mitades y a una de ellas la rocía con vitamina C disuelta en agua, y a la otra no le pone nada, al transcurrir el tiempo, observará cómo la primera resiste mucho más el proceso de oxidación que la segunda. El color marrón que adquiere esta última delata un exceso de átomos con electrones desapareados en sus órbitas externas, mejor conocidos como radicales libres. La pregunta obligada aquí es entonces: ¿cómo se eliminan los radicales libres?… La respuesta es ¡con antioxidantes!

El cerebro de los pacientes con esquizofrenia envejece crónicamente por falta de antioxidantes

De conformidad con todo lo dicho hasta aquí, el estrés oxidativo se presentará cuando un órgano o un tejido esté experimentado un exceso de radicales libres y/o un déficit de antioxidantes.
Regresando a nuestro análisis de términos B, proseguí con el que sería uno de los términos más relevantes para los propósitos de la presente investigación (prob=0.95 para ser exactos): oxidative stress. La respuesta que esta vez dio Arrowsmith fue la que se está mostrando en la imagen adjunta. Aunque no se alcanzan a ver en su totalidad, existen 41 artículos relacionados con la literatura psychosis y 34 con blueberry.

La capacidad del arándano azul como un excelente aliado contra el estrés oxidativo, se hace evidente al analizar cada uno de los artículos mostrados. El modelo de Swanson aplicado a las literaturas A (psychosis) y C (bluebery), ligadas de manera indirecta por oxidative stress rezaría como sigue: “si hay 41 artículos en la literatura A que afirman haber encontrado evidencias de estrés oxidativo en los pacientes con esquizofrenia y/o psicosis, y por otro lado, hay 34 artículos que reportan haber combatido con éxito el extrés oxidativo empleando el arándano azul en varios órganos y tejidos del cuerpo, entonces hay grandes posibilidades de que el arándano azul combata también el estrés oxidativo asociado a la esquizofrenia/psicosis.

Validando la hipótesis de que el arándano azul puede aliviar los síntomas de la psicosis/esquizofrenia

Cuando en 1986 Swanson planteó su hipótesis de que el aceite de pescado podía usarse para tratar la enfermedad de Raynaud [11], y dos años después descubrió que la migraña se debe a una deficiencia de magnesio, la comunidad médica no prestó ninguna atención a sus hallazgos. Hoy en día, ambas hipótesis se han comprobado una y otra vez; pero aún así, todavía a quienes siguen intentando controlar los síntomas sin llegar a la raíz del problema.
Conviene aclarar que Swanson ostentaba el título de doctor; pero no en medicina, sino en ciencias de la información, y no tenía la más mínima intención de validar sus hipótesis recurriendo a ensayos aleatorizados tipo doble ciego.

Lo que Swanson hizo es validar cada una de sus hipótesis con un número suficiente de términos B que cumplieran con el postulado del modelo ABC. Y eso es lo que me corresponde hacer a mí con la hipótesis que he planteado aquí. Procederé entonces a ilustrar con dos ejemplos más de términos B, lo que en su momento tuve que hacer con un total de 20 términos de una lista de 653 términos relevantes.

El arándano azul evita la activación de la microglía

A la izquierda muestro lo que Lau FC y otros investigadores encontraron en relación a los efectos del arándano azul sobre la microglía. La traducción de la parte más importante de este resumen quedaría así: “el presente estudio investigó el efecto del extracto de arándano azul en la prevención de la inflamación inducida por la activación de la microglía. Los resultados indicaron que los tratamientos con extracto de arándano azul evitaban la producción del mediador inflamatorio óxido nítrico (ON), así como las citoquinas interleucina-1beta y el factor de necrosis tumoral alfa, en medios acondicionados de células de microglia BV2 activadas con lipopolisacárido (LPS). Asimismo, los niveles de mRNA y los de la proteína sintetasa inducible de óxido nítrico y ciclooxigenasa-2 en células BV2 activadas con LPS, se redujeron significativamente mediante tratamientos con extracto de arándano azul. Los resultados sugieren que los polifenoles del arándano azul atenúan las respuestas inflamatorias de la microglía cerebral y podrían ser potencialmente útiles en la modulación de las condiciones inflamatorias en el SNC (las negritas son mías). 

El artículo de Lau es la segunda referencia del listado mostrado en la imagen inmediata anterior, que forma parte de la literatura C que Arrowsmith desplegó, al seleccionar microglia como término B (pulse sobre la imagen de la derecha del párrafo anterior).
Con lo que usted ha aprendido aquí sobre el modelo de Swanson, estimo que podrá aplicarlo al desplegado representado en dicha imagen para sacar sus propias conclusiones. Espero que la más importante de ellas haya sido la siguiente:

puesto que la psicosis se ha asociado a la activación de la microglía y dado que el arándano azul impide la activación de la microglía, entonces es muy probable que el arándano azul beneficie a los pacientes que padecen de psicosis“. Lo anterior se desprende principalmente del hecho de que la activación de la microglía es una consecuencia de la inflamación causada por el exceso de radicales libres (oxidación crónica), que a su vez desencadena la psicosis. Como expliqué al inicio de esta publicación, la activación de la microglía es un mecanismo de defensa del sistema nervioso central (SNC). Es la respuesta del sistema inmune ante cualquier agente que amenaza su integridad.

De acuerdo con esto, si la activación de la microglía cesa con la administración del arándano azul, es precisamente porque éste está desinflamando las partes afectadas del cerebro.

Los beneficios del arándano azul en el envejecimiento del cerebro

Un cuarto ejemplo servirá para ilustrar aún más, lo que este antioxidante puede hacer por un “cerebro envejecido”. Adjunto se encuentra el conjunto de artículos que Arrowsmith me mostró, segundos después de seleccionar brain aging como término B. El segundo artículo de la columna derecha (pulse sobre la imagen) contiene los resultados de un estudio que Joseph JA y otros llevaron a cabo para evaluar lo que una dieta rica en frutas y verduras puede hacer, por quienes padecen enfermedades relacionadas con la edad, como el Alzheimer.
El resultado de la investigación sugirió que la suplementación con extractos de fruta y vegetales ricos en antioxidantes, como los arándanos azules, las fresas, las nueces y el jugo de uva Concord, puede reducir la vulnerabilidad al estrés oxidativo que se produce por envejecimiento. La mejoría suele notarse por el cambio de comportamiento. Los autores refieren también que una suplementación basada en arándanos azules y jugos de uva Concord, además de mejorar las funciones cognitiva y motora durante el envejecimiento, aumenta el rendimiento de la memoria verbal no solo en animales, sino también en seres humanos con deterioro cognitivo leve.

El enunciado del modelo ABC de Swanson para la terna psychosis – brain aging – blueberry quedaría como sigue: “puesto que la psicosis/esquizofrenia (A) es una consecuencia directa de un envejecimiento del cerebro (B), y dado que es un hecho que el envejecimiento del cerebro se contrarresta con arándano azul (C), parecería muy razonable administrar arándano azul a los pacientes con esquizofrenia“.
La lista completa de términos B que analicé para validar mi hipótesis de manera exhaustiva con el modelo de Swanson, comprendió los siguientes: cognition, working memory, spatial memory, cognitive decline, model Parkinson disease, antioxidant capacity, mouse model Alzheimer, neuroprotection, traumatic stress disorder, oxidative stress, inflammatory cytokine, neurodegenerative, microglial activation, brain aging, marker inflammation, cognitve disorder, microglia, mood, natural killer y auditory cortex .

De especial interés resultó este último término (auditory cortex), pues hay indicios de que el deterioro de la corteza auditiva por oxidación, está correlacionado con la escucha de voces [14]. Independientemente de ello, hay investigadores que han usado el arándano azul para disminuir el estrés oxidativo en las cortezas auditivas de algunas ratas viejas de laboratorio [15]. Todos los términos de la lista los analicé siguiendo el mismo procedimiento que usé para describir las conexiones indirectas establecidas entre psychosis y blueberry, por medio de improve cognitionoxidative stress, microglia y brain aging.

Conclusiones y beneficios esperados

Al aplicar el modelo de Swanson a cada uno de los 20 términos de la lista anterior, la hipótesis de que “el arándano azul puede aliviar los síntomas de la psicosis/esquizofrenia”, se confirmó una y otra vez.
Los antipsicóticos activan la microglía y por lo tanto, inflaman y envejecen el cerebro [16], por lo que habría que tener muy en cuenta este hecho, antes de medicarse con las drogas legales que recetan los psiquiatras. Asimismo, si eres afecto a las drogas ilegales, convendría que reflexionaras detenidamente a este respecto, no vaya a ser que al cabo de un tiempo, el daño sea irreversible. Al igual que los antipsicóticos, la mariguana, el LSD, la cocaína, las tachas y muy probablemente hasta el cigarro y el alcohol, envejecen crónica y prematuramente tu cerebro.

Si usted es una persona con esquizofrenia, o si uno de sus familiares la está padeciendo, puede beneficiarse del conocimiento derivado de esta investigación para mejorar su calidad de vida. Para ello, le recomiendo concertar una cita con uno de nuestros consejeros de salud, a fin de que conozca usted los detalles de las dosis del extracto/polvo de arándano azul, y de los demás suplementos que componen nuestra receta mejorada para la esquizofrenia.

“La auténtica naturaleza de las cosas suele estar oculta”… Heráclito
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 12 de septiembre de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] A. Hoffer & H. Osmond, The Adrenochrome Hypothesis and Psychiatry.
Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 14, No. 1, 1999.
[2] Benros ME et al. Autoimmune diseases and severe infections as risk factors for schizophrenia: a 30-year population-based register study. Am J Psychiatry. 2011; 168 : 1303-10.
[3] Brown AS, Derkits EJ. Prenatal infection and schizophrenia: a review of epidemiologic and translational studies. Am J Psychiatry. 2010;167:261-80.
[4] Miller BJ, Buckley P, Seabolt W, Mellor A, Kirkpatrick B. Metaanalysis of cytokine alterations in schizophrenia: clinical status and antipsychotic effects. Biol Psychiatry. 2011;70:663-71.
[5]  J.C. Leza et al. / Neuroscience and Biobehavioral Reviews 55 (2015) 612–626.
[6] Doorduin J. et al. Neuroinflammation in schizophrenia-related psychosis: a PET study. J Nucl Med. 2009; 50:1801-7.
[7] van Berckel BN et al. Microglia activation in recent-onset schizophrenia: a quantitative (R)-[11C]PK11195 positron emission tomography study. Biol Psychiatry. 2008;64:820-2.
[8] Keller, W. R., Kum, L. M., Wehring, H. J., Koola, M. M., Buchanan, R. W., & Kelly, D. L. (2013).  A review of anti-inflammatory agents for symptoms of schizophrenia. Journal of Psychopharmacology, 27 (4), 337-342.
[9] Sommer, I. E. et al. Efficacy of anti-inflammatory agents to improve symptoms in patients with schizophrenia: an update. Schizophrenia Bulletin, 40 (1), 181-191. 2014
[10] Smalheiser,N.R. et al. (2009) Arrowsmith two-node search interface: a tutorial on finding meaningful links between two disparate sets of articles in MEDLINE. Comput. Methods Program. Biomed., 94, 190–197.
[11] Swanson,D.R. (1986) Fish oil, raynaud’s syndrome, and undiscovered public knowledge. Pers. Biol. Med., 30, 7–18.
[12] Swanson,D.R. (1990) Medical literature as a potential source of new knowledge. Bull. Med. Libr. Assoc., 78, 29-37.
[13] Swanson,D.R. and Smalheiser,N.R. (1997) An interactive system for finding complementary literatures: a stimulus to scientifc discovery. Artif. Intell., 91, 183–203.
[14] Mørch-Johnsen L. et al. Auditory Cortex Characteristics in Schizophrenia: Associations With Auditory Hallucinations. Schizophr Bull. 2017 Jan;43(1):75-83. doi: 10.1093/schbul/sbw130. Epub 2016 Sep 7.
[15] de Rivera C. et al. The effects of antioxidants in the senescent auditory cortex. Neurobiol Aging. 2006 Jul;27(7):1035-44. Epub 2005 Jun 13.
[16] Cotel et al. Microglia activation in the rat brain following chronic antipsychotic treatment at clinically relevant doses. (2015), European Neuropsychopharmacologyhttp://dx.doi.org/10.1016/j.euroneuro.2015.08.004

Anuncios


14 comentarios

Microdosis de Akuamma: nueva medicina alternativa para tratar la esquizofrenia y otros trastornos mentales

Han transcurrido ya más de cuatro años desde que pude rescatar a mi hijo de la impenetrable oscuridad de la esquizofrenia, y así como tuvimos la fortuna de ver la luz al final del túnel en nuestra familia y en las de otros tres muchachos alguna vez afectados por este mismo trastorno, también hemos estado luchando por vencer las alucinaciones auditivas de Ángel, el chico cuyo caso expuse en una entrega anterior, en donde expliqué cómo pude determinar sus deficiencias nutricionales, a partir de un análisis de tejido de cabello (mineralograma).

La contribución de la Fundación MicroMédix a la medicina alternativa

Con Ángel y con una chica de nacionalidad peruana, todavía no hemos podido ver esa luz que solo Dios puede enviar a cada uno de nosotros, para iluminar el camino que Él ha querido que sigamos. Y cada vez que abro una nueva investigación para encontrar esa planta, ese aminoácido, esa vitamina o esa combinación de nutrientes que puede ayudar a otros a encontrar su propio camino, reflexiono de nuevo sobre lo que dijo el célebre poeta romano Horacio, a propósito del infortunio: “La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la prosperidad hubiesen permanecido durmiendo… En la adversa fortuna suele descubrirse el genio, en la prosperidad se oculta”.

Con esa máxima de Horacio enclavada en mi mente, y apoyándome de las herramientas de la informática biomédica que acostumbro emplear para lidiar con el infortunio, pude encontrar un antipsicótico natural para tratar la esquizofrenia, con las mismas características que poseen los llamados antipsicóticos atípicos; pero libre de efectos secundarios.

Se trata de una alternativa a los medicamentos psiquiátricos, que hemos implementado en la Fundación MicroMédix con una microdosis que contiene los alcaloides (un grupo de sustancias activas) de una planta africana, conocida en el medio científico como Picralima nitida (izquierda), y a la que cualquier mortal en Nigeria identificaría como Akuamma.
Me gustaría ser más específico. No se trata de un producto milagro; estamos hablando de fitomedicina basada en evidencias, y las propiedades de la Akuamma han sido usadas por años, en Nigeria, Camerún, Costa de Marfil y otros países africanos, para tratar síndromes psicogénicos a los que antiguamente se les solía dar el nombre genérico de “locura”. Como veremos a lo largo de esta entrega, las propiedades terapéuticas de algunas plantas de la familia de las apocináceas, que es precisamente el caso de la Picralima nitida,  ya han sido estudiadas en repetidas ocasiones por Elisabetsky E. y Costa-Campos L. [1], Linck VM [2] y otros grandes referentes de la psicofarmacología moderna [5]-[9].

Lo que está aportando la Fundación MicroMédix  a través de este nuevo tratamiento alternativo, es la aplicación de la técnica de las microdosis del Dr. Eugenio Martínez Bravo, a la semilla de la Picralima nitida. Gracias a ese gran científico mexicano y a esos otros investigadores de renombre internacional, estaremos en posibilidad de tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar, el TOC, la demencia, el Alzheimer y la ansiedad, con tres gotas de una solución hidroalcohólica mezclada con dosis apropiadas de tintura de Akuamma, administradas sobre la lengua, cada 5 minutos durante media hora o una hora como máximo, y posteriormente cada hora o cuatro veces al día, dependiendo ello de la severidad del caso y la naturaleza del trastorno.

Por qué emplear la semilla de la planta en microdosis

Como veremos más delante, la alstonina es uno de los principales alcaloides de la Picralima nitida, y se encuentra en la corteza de sus tallos, frutos y semillas [3]. No obstante, para implementar un tratamiento a base de una planta medicinal, es necesario considerar, además de la biodisponibilidad de la materia prima, su disponibilidad comercial. De esta manera, al explorar el espacio cibernético para ir en busca de este preciado alcaloide, advertimos que la semilla era la materia prima más asequible en el mercado de las plantas medicinales, pues todo parece indicar que los frutos y el tallo, pierden sus propiedades con el paso del tiempo y presentan complicaciones a la hora de envasarlos, manejarlos y distribuirlos.

La aplicación de la técnica de las microdosis, nos viene como anillo al dedo en este caso, dada la naturaleza de su mecanismo de acción neuro-hormonal [4]. Las microdosis poseen la cualidad de transportar las sustancias activas de las plantas medicinales a través del sistema nervioso, característica ideal para actuar más eficientemente en los trastornos mentales. Las vitaminas, los minerales, los ácidos grasos esenciales y los aminoácidos entran al organismo regularmente por la vía oral, ocasionando que su mecanismo de acción a través del torrente sanguíneo, se ralentice. En contraste con ese modo de operación, una microdosis herbal hace que los alcaloides de la planta en cuestión, trabajen a través de impulsos nerviosos que van, desde las papilas gustativas hasta las terminaciones efectoras curativas, pasando por el hipotálamo y la corteza cerebral.

Por qué optar por un antipsicótico natural

Afortunadamente no estudié en ninguna facultad de medicina en donde se me aleccionara para contemplar el sufrimiento ajeno, sin demostrar la más mínima inmutación. Y como no es mi estilo el abandonar al paciente a su suerte, cuando me doy cuenta de que no mejora con lo que sé que le funciona a la mayoría, procuro indagar más sobre lo que podría beneficiar a ese paciente en particular. Fue así como comencé a estudiar más a fondo las propiedades farmacológicas de algunos antipsicóticos como la clozapina, la olanzapina y la ziprasidona, con el propósito de saber qué parámetros son los que hay que tomar en cuenta, a la hora de evaluar un agente terapéutico natural para la esquizofrenia.

Poco antes de que Ángel regresara de los Estados Unidos de Norteamérica, yo había retomado un proyecto de investigación que consistía en encontrar un sustituto natural para la clozapina, que era justamente el antipsicótico que Ángel estaba tomando en aquel entonces. Había seleccionado este antipsicótico atípico (de segunda generación), porque además de sentirme comprometido con la salud de mi paciente, hasta donde yo sabía, la clozapina parecía ser el mejor de todos y al mismo tiempo el último recurso al que recurrirían los psiquiatras para controlar los síntomas positivos de la esquizofrenia, esto es, los pensamientos delirantes y las alucinaciones tanto auditivas como visuales.

Me intrigaba sobremanera el saber, por qué alguien con algo de sentido común tendría que agotar todas las posibilidades, antes de echar mano del mejor fármaco. Fue así como me enteré que la clozapina no solo deprimía el sistema inmune del paciente (agranulocitosis), sino que entre otras muchas cosas, era el antipsicótico con la mayor incidencia de convulsiones. Traduje un párrafo de la versión completa del artículo que aparece a su izquierda, para dejar en claro lo que Elisabetsky y Costa-Campos reportaron a propósito de la actividad pro-convulsiva de dicho antipsicótico:

“La clozapina (una fenotiazina) es el antipsicótico más estudiado a este respecto; presenta el mayor riesgo de convulsiones, con una incidencia del 3.5%, frente al 0.9% para la olanzapina, el 0.9% para la quetiapina y el 0.3% para la risperidona” [1].
Lo más irónico del caso, es que pocos días después de haber encontrado este interesante documento, Ángel me comunicó vía telefónica que su nuevo psiquiatra le había practicado un electroencefalograma que revelaba cierto riesgo de desarrollar epilepsia, por lo que además de ziprasidona (Geodon), le estaba recetando oxcarbazepina. Si bien el “electro” nos estaba alertando sobre una situación por demás delicada, la solución no estaba en darle un agente anti-convulsivo con potencial para producir obesidad, que a su vez necesitaría la prescripción de un agente anti-diabético, y que demandara asimismo la administración de un anti-hipertensivo con su correspondiente anti-arrítmico, y así sucesivamente. De ahí la necesidad de encontrar un antipsicótico natural, libre de complicaciones concatenadas.

Hace más de un año que he estado tratando a Ángel, y en todo ese tiempo jamás me reportó una sola mioclonía, y mucho menos un ataque de epilepsia, de tal manera que una vez más estábamos ante un caso de desfachatez psiquiátrica promovida por el consorcio farmacéutico y sus mercaderes de bata blanca. Una razón más para ir en busca de una medicina alternativa que no pretende lucrar con el sufrimiento ajeno.

Le tuve que decir que lo que le estaba prescribiendo ese comerciante de salud, no era otra cosa que una estrategia para evitar las convulsiones que la clozapina y ahora la ziprasidona podían producir como uno más de sus efectos secundarios de largo plazo. Durante año y medio, Ángel y yo habíamos logrado reducir la dosis inicial hasta solo 1/4 de tableta, no sin haber sorteado un gran número de contrariedades. Paradójicamente, la retirada de la clozapina había pasado a ser parte de su recaída (el regreso de las voces), como lo fueron también el estrés que le produjo el comenzar a estudiar un doctorado en los EUA, y los agravios que recibió de su señor padre, con motivo de su partida al extranjero. Lo que más me tranquilizaba en ese momento, es que yo había estado tratando a Ángel con dosis terapéuticas de taurina y GABA (entre otros nutrientes); dos suplementos con propiedades anti-epilépticas cuyo propósito inicial era controlar los síntomas negativos de la esquizofrenia, que en el caso de Ángel se manifestaban como pesadillas, ansiedad extrema e insomnio. En este orden de ideas, tanto la familia de Ángel como la terapeuta Lourdes González y su servidor, preferimos prescindir de la oxcarbazepina y continuar con la taurina, el GABA, el magnesio, el manganeso y el zinc, que ya de por sí habían sido prescritos para la esquizofrenia, y que ahora desempeñarían también el papel de agentes anti-epilépticos.

La decisión de haber optado por un tratamiento natural para prevenir una posible epilepsia en el caso de Ángel, no solo se basó en los hallazgos de Elisabetsky y Costa-Campos, sino en la experiencia que mi esposa, la terapeuta Lourdes González, vivió con uno de sus hermanos a quien a muy temprana edad se le diagnosticó epilepsia. Y es que ella fue testigo de un hecho que marcó para siempre la vida de toda su familia.

Un día, poco después de que su hermano abandonara el Hospital de la Raza, tras haber sido medicado con Epamin (fenitoína), presenció cómo su mamá arrojaba al bote de la basura, la bolsa llena de medicamentos que el personal de dicha institución le había dado para controlar las convulsiones que su hijo había presentado, y que ese día habían tenido lugar como en ocho ocasiones, según estimó mi esposa mientras intentaba recordar los pormenores de esa triste experiencia. Su mamá tenía razones muy poderosas para haber obrado de esa manera, porque resultó que su hijo fue mejorando gradualmente, a medida que ella misma se hacía cargo de su epilepsia con magnesio y polvo de índigo, una planta de origen asiático (derecha) muy parecida a la que todos conocemos como añil y que en ese entonces solo se podía conseguir en México a un precio de $ 600,000.00 viejos pesos los 100 gramos. ¿Vía de administración?, muy sencilla: entre su mamá, ella y sus hermanas encapsulaban a mano el polvo de la planta para que él la pudiera tomar. ¿Dosis? No lo sé, pregúntele a mi suegra, ella es la autora intelectual de esa terapia. Yo más bien emplearía microdosis de añil y de tumbavaqueros, aparte de los suplementos que recomendé con anterioridad.

Otro de nuestros pacientes, a quien llamaré JP a fin de ocultar su verdadera identidad, ha comenzado su tratamiento con cierto éxito, porque aunque al principio experimentó altas y bajas, hasta el momento se encuentra estable, al grado de que ya está yendo a la escuela y pretende regresar a su vida normal, a pesar de estar medicado con olanzapina.
Este es otro caso que ha despertado nuestro interés por encontrar un antipsicótico natural que reemplace en esta ocasión a la olanzapina. Tan pronto como su familia decida disminuir gradualmente la dosis de esta droga, comenzaremos a administrar la microdosis de Akuamma, con miras a combatir el consabido síndrome de abstinencia.

Si bien la olanzapina no presenta tantas complicaciones como la clozapina, sí merece una mención especial, ya que constituye un ejemplo típico de farmacodependencia cuando se ha llegado a tomar por más de una semana; a veces más, a veces menos.
Durante le retirada de la olanzapina, que suponemos es uno de los pasos que su familia querrá dar para lograr que su hijo se libere definitivamente de los fármacos, será imprescindible contar con la ayuda de un antispsicótico como el que aquí estamos proponiendo.

De hecho, queremos agradecer infinitamente al padre de JP, por haber sido el primer padre de familia en realizar un pedido de 100 grs de polvo de semilla de Akuamma, que nos estará llegando en estos días, para que su hijo se vea beneficiado con las microdosis que prepararemos como resultado de esta noble acción.
Ya se ve por qué nos hemos empeñado tanto en encontrar un agente antipsicótico natural que haga las veces de “muleta”, mientras se retira el fármaco prescrito por el psiquiatra, dado que tanto los efectos secundarios como los calculados (farmacodependencia), representan un obstáculo para la recuperación de nuestros pacientes. Solo estamos esperando recibir desde el otro lado del mundo, el polvo de la semilla de Akuama, para comenzar a preparar la microdosis objeto de esta publicación.

Los sucesos que dieron luz al proyecto “antipsicótico natural para tratar los síntomas positivos de la esquizofrenia”.

Cuando fue evidente que a Ángel no lo iban a dejar de acosar sus “demonios internos” (las voces), retomé con más ahínco el proyecto de investigación que tiempo atrás me había asignado la Fundación MicroMédix. El proyecto “Antipsicótico natural para tratar los síntomas positivos de la esquizofrenia”, consistía en emular hasta donde fuera posible, el mecanismo de acción de la clozapina, exceptuando por supuesto el total de sus efectos secundarios y calculados.

Todo comenzó con una búsqueda muy simple en Google con las palabras clave antipsychotic herbal filetype:PDF, que arrojó un total de 34,800 vínculos. Como se advierte en la figura adjunta, el quinto vínculo del listado me condujo a un sitio en donde pude conocer las características generales de la primera planta que se usó para curar lo que los antiguos textos de la medicina ayurvédica hindú describieron como “locura”: la Rauwolfia serpentina (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).

Pero lo que resultó más interesante aún, fueron los resultados que arrojó Arrowsmith, cuando quise extraer de la literatura biomédica, el conocimiento que estaba buscando. Con la idea de hacer más específica mi pregunta, ingresé como literatura A las dos palabras clave auditory hallucinations y como literarura C, serpentine, que era el nombre del alcaloide que averigüé después, contenía la R. serpentina. Cuál no sería mi sorpresa al descubrir que al seleccionar la palabra antipsychotic en el listado de términos B, el vocablo alstonine apareciera una y otra vez en los encabezados de los artículos que Arrowsmith me estaba mostrando (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla).

¿Que cosa era eso que se repetía en todos los títulos de los artículos de la columna de la derecha?
Era el alcaloide indol que contienen varias plantas de la familia de las apocináceas; el mismo al que se le atribuyen las propiedades antipsicóticas de la Picralima nitida, la Alstonia boone, la C. roseus, la Rauwolfia caffra y la Rauwolfia vomitoria, por mencionar las más estudiadas.

Significado del conocimiento biomédico develado

A partir de ahí, me concreté a analizar lo que estarían implicando cada uno de esos títulos, los resúmenes asociados a los mismos, así como los artículos completos que pudiera conseguir, para asegurarme de lo que ya estaba sospechando.

Curiosamente, el resumen del primer artículo del listado de la imagen inmediata anterior, coincide con el objetivo del proyecto que la fundación me encomendó, porque está implicando que la alstonina emula las propiedades de la clozapina. No se necesita más que traducir el párrafo que he resaltado aquí en azul, para concluir que: “La alstonina es un alcaloide indol que tiene un perfil experimental antipsicótico comparable con el de la clozapina, y es compatible con los efectos que se presume tiene en los pacientes con trastornos mentales” (pulse sobre la imagen para agrandarla).

No acostumbro basarme únicamente en uno o dos artículos científicos, aún cuando estos provengan de fuentes tan confiables como PubMed (Medline) y otros acervos bibliográficos de prestigio internacional, por lo que preferiría hacer el papel de “abogado del diablo” para reafirmar o desmentir la premisa enunciada en el párrafo anterior.
No se me dificulta mucho desempeñar ese papel, pues escuchando atentamente las inquietudes de mis pacientes y respondiendo a las peguntas que sus padres me hacen mientras están luchando contra la esquizofrenia de su ser querido, es como he aprendido a determinar si estoy en el camino correcto. El caso de Don Chema y su hijo Ramón me ayudará a ilustrar mejor lo que quiero decir.

Cuando le expliqué a Don Chema el propósito de nuestro proyecto, me preguntó si la microdosis de la Akuamma podría causarle convulsiones a su hijo, como podría hacerlo la clozapina, a lo que le respondí que no. No pude demostrárselo en ese momento porque la consulta era telefónica. En la imagen adjunta se puede leer lo que Costa-Campos y otros le responderían a Don Chema, así como a otros admirables padres en cuanto a que si la alstonina ha sido probada en seres humanos y no solo en el laboratorio. Lo resaltado en azul, una vez traducido al español, rezaría más o menos así:

“El alcaloide alstonina de indol es el componente principal de las plantas usadas por los psiquiatras nigerianos como drogas contra la demencia. El alcaloide presenta un perfil experimental muy similar al de la clozapina antipsicótica atípica. Este estudio tuvo como objetivo comparar la actividad pro convulsiva de estos dos compuestos antipsicóticos.
A través de la administración repetitiva durante un período de 30 días del modelo de prueba de encendido (kindling), se muestra que, a diferencia de la clozapina, la alstonina no posee actividad pro convulsiva. 
Los datos se suman a las sugerencias anteriores de que la alstonina merece ser examinada como un modelo para el desarrollo de nuevos antipsicóticos” [5].

Aunque los síntomas negativos de la esquizorfenia los hemos estado manejando con bastante éxito con inositol, taurina, GABA, glicina y otros nutrientes igual de importantes, conviene ahora preguntarse, ¿qué tanto tiempo deberán administrarse dichos nutrientes, para obtener el alivio anhelado? Hasta ahora, mi respuesta había sido que en promedio, los casos de éxito se han observado alrededor de los 6 meses, dependiendo ello de los años que el paciente haya estado medicado (con fármacos), así como del tipo de antipsicóticos empleados. La farmacodependencia de la olanzapina por ejemplo, es una travesía con menos tropiezos que los que se llegan a presentar con la clozapina. La mamá de uno de mis pacientes en España, me decía que el antipsicótico que menos resistencia había ofrecido durante su retirada, había sido el haloperidol (Haldol). Dos de nuestros casos de éxito, el de mi hijo y el de otro muchacho cuyo nombre no puedo revelar por habérselo prometido a sus padres, tomaron olanzapina solo unos cuantos días al principio del tratamiento. Como ya podrá usted suponer, fueron experiencias muy difíciles de superar, dado que los efectos de la medicina ortomolecular y las microdosis con las que contábamos en ese entonces, no se notaron sino hasta después de varios meses de esfuerzo y dedicación.

La idea entonces es disminuir el sufrimiento del paciente durante la fase de transición entre la medicación convencional (a base de fármacos) y la medicina ortomolecular y las microdosis. Como en toda profesión, hemos progresado hasta el punto de haber devuelto la salud a una niña de 12 años con síntomas psicóticos, en escasos dos meses. Un hecho que no puedo dejar de mencionar en relación a este caso, es que su mamá nos llamó antes de recurrir a un psiquiatra, por lo que su hija jamás llegó a tomar antipsicóticos, ansiolíticos o cosas por el estilo.

Hasta donde alcanzo a vislumbrar, con la microdosis de Akuamma, podríamos reducir ese tiempo de recuperación hasta probablemente un mes. ¿Y de qué manera esta microdosis puede reducir los síntomas negativos de la eszquizofrenia, y de aquellos que se producen como resultado de la retirada del (o los) antipsicótico(s) (síndrome de abstnencia)? Nuevamente, prefiero responder a esta pregunta, apoyándome en lo que los expertos en psicofarmacología opinan al respecto (le recuerdo que mi especialidad es la informática biomédica).

En la imagen adjunta he resaltado una vez más en color azul, lo que considero responde mejor a esta cuestión. Pero permítame ahorrarle el trabajo de traducir al español, el párrafo que cumple a la perfección con ese cometido:
El estudio indica que el alstonina no sólo aumenta la interacción social en ratones normales, sino que también evita los déficits sociales atribuibles a los síntomas negativos de la esquizofrenia. Este estudio refuerza y complementa el perfil antipsicótico de la alstonina y destaca su potencial como un fármaco útil para el manejo de los síntomas negativos de la esquizofrenia” [6].
Desde el punto de vista de la teoría dopaminérgica de la esquizofrenia, no hay mucha diferencia entre sus síntomas negativos y los ocasionados por un síndrome de abstinencia. De acuerdo con esa teoría, existe una alteración en la transmisión de la dopamina en el cerebro.

El aumento de la actividad dopaminérgica en las regiones subcorticales, en especial en las vías mesolímbicas, está correlacionado con los síntomas positivos de la esquizofrenia. A su vez, los síntomas negativos y cognitivos parecen estar correlacionados con un descenso de la actividad dopaminérgica en regiones corticales prefrontales. Todo parece indicar que al antagonismo dopaminérgico rige la manera en la que se manifiestan los trastornos psicogénicos, y ese antagonismo también ha sido constatado por el mecanismo de acción de la clozapina y la propia alstonina (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla).

La ansiedad es uno de los síntomas negativos con el que podemos ejemplificar perfectamente cómo la alstonina podría contribuir a disminuir sensiblemente o quizás hasta eliminar un síndrome de abstinencia provocado por la retirada de un antipsicótico como los que aquí se han mencionado. En la imagen de la izquierda (pulse para agrandarla), Costa-Campos y sus colaboradores estarían respondiendo a la pregunta ¿Puede la alstonina ayudar  a reducir o inclusive a detener un ataque de ansiedad? Se lo traduzco con mucho gusto:

La alstonina claramente se comporta como un ansiolítico tanto en el modelo conductual de panel perforado como en el de luz/ oscuridad. La administración previa del antagonista del receptor de serotonina 5-HT 2A/C ritanserina, revertió los efectos de la alstonina en los modelos conductuales de panel perforado y de luz/oscuridad, lo que sugiere la participación de estos receptores en el mecanismo de acción de la alstonina” [7].

Por último, y aunque esto es algo que un padre de familia difícilmente se cuestionaría, pero que es menester enfatizar para terminar de cumplir bien con mi labor de “abogado del diablo”, es señalar la importancia que puede tener otra teoría que postula que los niveles de glutamato, y no solo los de dopamina, también pueden desembocar en un trastorno psicótico. De manera análoga a como sucede con la teoría dopaminérgica, un aumento excesivo en el nivel de glutamato a nivel cerebral, produce un efecto glutamatérgico con potencial para provocar alucinaciones, pensamientos delirantes y síntomas negativos.

Estos síntomas negativos podrían comprender estereotipias (repetición mecánica de las mismas posturas o movimientos), depresiones, falta de concentración, deterioro de la memoria, aislamiento social y ataques de ansiedad/pánico. En el párrafo que he resaltado en la imagen inmediata anterior, se puede leer lo que Herrmann y otros responderían a la pregunta: ¿cómo beneficiaría la alstonina de la Akuamma, a un paciente con niveles altos de glutamato? La traducción del párrafo en azul quedaría como sigue:

Este estudio muestra que la alstonina disminuye la absorción de glutamato, lo que puede ser beneficioso para la deficiencia glutamatérgica observada en la esquizofrenia. Cabe destacar que la disminución de la absorción de glutamato coincide con la inversión del déficit de interacción social y de memoria funcional inducidos por el MK-801 . Un beneficio potencial adicional de la alstonina como antipsicótico es su capacidad para aumentar el glutatión, un antioxidante celular clave que se ha informado se encuentra disminuido en el cerebro de los pacientes con esquizofrenia. Una característica adicional del nuevo mecanismo de acción de la alstonina que refuerza que los receptores D(2) no están sustancialmente implicados, es la ausencia del efecto de la apomorfina en los cambios inducidos por la alstonina en la captación de glutamato” [8].

Otras propiedades terapéuticas de la Picralima nitida

Esta última característica viene a reforzar aún más el por qué emplear esta planta en particular para tratar la esquizofrenia. Basta con volver a leer lo que he resaltado en negritas para apreciar mejor su potencial. Y eso que no mencioné las cualidades tan extraordinarias que la mayoría de la gente le atribuye a la Akuamma.
Lo dicho hasta aquí solo abarca  las propiedades antipsicóticas de esta planta y las aplicaciones que muy poca gente conoce. La Akuamma se ha hecho famosa en todo el mundo más bien por sus propiedades analgésicas.
Además de aliviar el dolor, la Akuamma se ha empleado también como remedio para la fiebre, la hipertensión, la ictericia, la dismenorrea, los trastornos gastrointestinales y la malaria. Diversas publicaciones de carácter científico han demostrado que otros alcaloides aislados aparte de la alstonina, así como los extractos de sus taninos, polifenoles y esteroides, se han usado con gran éxito como analgésicos, anti-inflamatorios, hipoglucémicos, hipotensores y antimicrobianos. Análogamente, algunas otras de sus sustancias activas se han empleado por años para combatir las úlceras y los tumores [9].

El beneficio es para usted y su familia, no para los magnates farmacéuticos

Y si acaso se encontrara usted en otro país y por tal motivo no pudiésemos hacerle llegar hasta su domicilio las microdosis de Akuamma, nada nos impediría hacerle llegar a través de Skype, el conocimiento necesario para que usted mismo las elabore. Nuestro objetivo es que usted resulte beneficiado con las cualidades de esta planta, no solo en cuanto a mejorar su calidad de vida o la de un familiar, sino para que también ahorre en suplementos. Si bien la receta para la esquizofrenia con suplementos ha dado buenos resultados, no podemos negar que para la mayoría de las familias, representa una parte sustancial de su presupuesto.

Son muy pocos los países en donde los precios de los suplementos son bastante asequibles, y las microdosis podrían marcar un hito en la evolución de la psiquiatría alternativa, como resultado de la inclusión social de familias de escasos recursos, en este proceso de cambio. Parte de nuestra visión es hacer llegar a los lugares más apartados del planeta, el conocimiento que extraemos de este espacio cibernético, y si no reducimos ahora los costos de nuestros tratamientos, no podremos decir después que hemos cumplido con nuestra misión, porque entonces no habremos demostrado que la salud no tiene por qué tener ese carácter elitista que suele notarse en otros ámbitos de nuestra sociedad.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 27 de Junio de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1]  Elisabetsky E. & Costa-Campos L. The alkaloid alstonine: a review of its pharmacological properties. Evid Based Complement Alternat Med. 2006 Mar;3(1):39-48. Epub 2006 Jan 16.
[2]  Linck VM et al. Original mechanisms of antipsychotic action by the indole alkaloid alstonine (Picralima nitida). Phytomedicine. 2015 Jan 15;22(1):52-5. doi: 10.1016/j.phymed.2014.10.010. Epub 2014 Nov 6.
[3] Schmelzer, G.H & Gurib-Fakim, A. (Editors), 2008. Plant Resources of Tropical Africa 11(1). Medicinal plants 1. PROTA Foundation, Wageningen, Netherlands/Backhuys Publishers, Leiden, Netherlnds/CTA, Wageningen, Netherlands; página 449
[4] Dr. Eugenio Martínez B. y Dra. Maricela Villalta. Guía terapéutica con Microdosis. Plantas medicinales, sustancias químicas, medicinas de patente, glándulas y tejidos. Editorial Herbal. Mexico D.F, 2009.
[5] Costa-Campos L1, Iwu M, Elisabetsky E. Lack of pro-convulsant activity of the antipsychotic alkaloid alstonine. J Ethnopharmacol. 2004 Aug;93(2-3):307-10.
[6] de Moura Linck V, Herrmann AP, Goerck GC, Iwu MM, Okunji CO, Leal MB, Elisabetsky E. The putative antipsychotic alstonine reverses social interaction withdrawal in mice. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2008 Aug 1;32(6):1449-52. doi: 10.1016/j.pnpbp.2008.04.013. Epub 2008 Apr 29.
[7] Costa-Campos L, Dassoler SC, Rigo AP, Iwu M, Elisabetsky E. Anxiolytic properties of the antipsychotic alkaloid alstonine. Pharmacol Biochem Behav. 2004 Mar;77(3):481-9.
[8] Herrmann AP, Lunardi P, Pilz LK, Tramontina AC, Linck VM, Okunji CO, Gonçalves CA, Elisabetsky E. Effects of the putative antipsychotic alstonine on glutamate uptake in acute hippocampal slices. Neurochem Int. 2012 Dec;61(7):1144-50. doi: 10.1016/j.neuint.2012.08.006. Epub 2012 Aug 25.
[9]  Osayemwenre Erharuyi, Abiodun Falodun, Peter Langer. Medicinal uses, phytochemistry and pharmacology of Picralima nitida (Apocynaceae) in tropical diseases: A review. Asian Pacific Journal of Tropical Medicine (2014)1-8


Deja un comentario

Aminoácidos: las combinaciones deben ser terapéuticas, no contraproducentes

Los síntomas de algunas enfermedades como la de Parkinson, la esquizofrenia, el Alzheimer, el trastorno afectivo bipolar y otros trastornos mentales, pueden mejorar o empeorar, dependiendo de qué tan bien combinemos los aminoácidos con las vitaminas, los minerales y los ácidos grasos esenciales.
Hablando específicamente de los aminoácidos, el beneficio que una combinación de éstos puede ofrecer, depende de la naturaleza de la enfermedad, la edad, los medicamentos alopáticos que se estén tomando, el peso, los hábitos alimenticios, el estilo de vida, en fin, en una palabra, de la individualidad bioquímica del paciente.

Y que mejor manera de ilustrar el concepto de individualidad bioquímica, que analizar las repercusiones que puede tener una determinada combinación de aminoácidos, sobre el momento y la manera en la que se expresarán los genes de una persona en particular. Esa combinación estaría representando parte de lo que se conoce como epigenética: todo aquello que desencadena la expresión de los genes; pero que no depende directamente de ellos.

¿Que tan importante puede ser seleccionar y combinar bien los aminoácidos?

Los fisiculturistas no suelen preocuparse mucho por seleccionar los aminoácidos que más les van a beneficiar, en términos de lo que un complejo como los que se expenden en las tiendas naturistas, puede hacer por su masa corporal. Si usted va y le pregunta a un fisiculturista para qué toma proteína de suero de leche o de soya, seguramente le dirá que lo hace para “construir músculo”. Algunos otros (u otras) responderán que la proteína ayuda a incrementar la masa corporal, y que lo más apropiado es tomar los complejos de aminoácidos inmediatamente después de los entrenamientos. Inclusive hay polémica respecto a qué tanto de proteína debe consumirse al día, porque hay quienes sospechan que la recomendación de tomar 3 o más porciones de 25 gramos diarios para conseguir un aumento de masa corporal, obedece más que todo a una estrategia de venta de los distribuidores de este tipo de suplementos. Recuérdese que lo que ellos venden no es proteína, sino la idea subyacente a la ingesta de la misma: estar más fuerte para lucir más atractivo(a).

Lo cierto es que ni los vendedores ni los fisiculturistas ni yo, sabemos a ciencia cierta qué tanto de arginina y de carnitina necesita el cuerpo para que la mente llegue a pensar que se ha conseguido dicho objetivo. Para mejorar el rendimiento atlético en general, independientemente de si se es un fisiculturista, un futbolista, un basquetbolista o de si se practica cualquier otra actividad deportiva, mi recomendación para la arginina sería de 5 a 10 gramos diarios, y de 2 a 6 gramos al día para la carnitina.
El problema para obtener 10 gramos de arginina diarios, con una proteína de suero de leche estándar, radica en tener que zamparse aproximadamente 14 porciones de 25 gramos de ésta al día, es decir, 350 gramos. Una cantidad de proteína al día tan absurda como esa, nos hace pensar que debe haber una manera más inteligente de combinar los aminoácidos, para que cada quien obtenga la cantidad que necesita de cada uno de ellos, en función de lo que hace con su cuerpo y su mente. En este tipo de actividades (deportivas), es preferible conseguir la arginina y la carnitina por separado, en presentaciones individuales como la mostrada en la imagen adjunta.

El uso de los aminoácidos en el fisiculturismo ilustra muy bien lo que quiero decir cuando hablo de epigenética e individualidad bioquímica. Acorde con lo señalado en párrafos anteriores, es claro que la clase y las cantidades de aminoácidos que necesita por ejemplo, un intelectual que está cursando un doctorado en física cuántica con un historial de infecciones recurrentes, no son las mismas que necesita un fisiculturista con problemas de alcoholismo.

Enfermedad de Parkinson: tirosina sí, triptófano no

Aunque ciertos aminoácidos podrían estar bien indicados en una persona, podrían estar contraindicados en otra. Esto explica por qué un paciente con enfermedad de Parkinson, mejora durante las primeras semanas de haber comenzado a tomar un complejo de aminoácidos, y otro que ha sido medicado de manera diferente, no responde como cabría esperar, debido a la interacción que tiene lugar entre alguno de sus medicamentos alopáticos (levodopa por ejemplo), y uno o dos de los aminoácidos del complejo. Y es que una proteína de suero de leche o de soya consta de poco menos de una veintena de aminoácidos con diferentes propiedades.

Los efectos terapéuticos que de ellos se esperan pueden variar significativamente, dependiendo de los miligramos que contienen por porción, de si se le han agregado o no azúcares y saborizantes artificiales, así como de la calidad y la marca del producto. Son contados los fabricantes que ofrecen productos libres de gluten, saborizantes artificiales y azúcares, y si usted está pensando en complementar su dieta con este tipo de proteína, yo en su lugar procuraría seleccionar aquella que no contuviera dichos aditivos, porque lejos de beneficiarle, podrían empeorar su sintomatología.

El principio de la teoría dopaminérgica, que proclama aumentar las cantidades de un neurotransmisor llamado dopamina, con miras a controlar los trastornos de movimiento propios de la enfermedad de Parkinson, nos hace reflexionar sobre lo inapropiado de administrar triptófano por tiempos prolongados a un paciente con Parkinson. Un aumento de serotonina tiende a disminuir la dopamina, y sucede que el triptófano, que forma parte del complejo de aminoácidos de las proteínas que mencionábamos en el párrafo anterior, es uno de los principales precursores de serotonina. De acuerdo con esa misma teoría, administrar tirosina a un paceinte con Parkison resulta bastante atinado, precisamente porque éste es un aminoácido precursor de dopamina. En este orden de ideas,  no parece muy apropiado administrar proteína de suero de leche o de soya constantemente a un paciente con enfermedad de Parkinson, porque por un lado estaríamos promoviendo el efecto dopaminérgico con la tirosina, y al mismo tiempo estaríamos disminuyendo la dopamina con el triptófano.

Así, un tratamiento más efectivo para este padecimiento, requiere la administración de dosis terapéuticas (ortomoleculares) de tirosina, glicina, glutamina y cisteína por separado, no como parte de un complejo de aminoácidos en el que es prácticamente imposible excluir el triptófano (por favor solicite una consulta para determinar las dosis apropiadas para usted o su familiar).

Los aminoácidos en la esquizofrenia: tirosina no, triptófano sí

En el caso de la esquizofrenia, la combinación de una veintena de aminoácidos probablemente al principio estaría bien indicada; pero una vez que el cerebro llega a balancear los niveles de sus neurotransmisores en conformidad con el principio de la homeostasis, requiere que algunos aminoácidos (no todos) sean aumentados separadamente. Así, las indicaciones para la esquizofrenia son diferentes en relación a lo comentado para la enfermedad de Parkinson, porque en la esquizofrenia lo que se necesita es disminuir la dopamina, principal causante de los síntomas positivos (alucinaciones y delirios). Para ello, conviene sintetizar la serotonina a partir del triptófano y excluir la tirosina.

Asimismo, el aumento indiscriminado de los aminoácidos en pacientes con esquizofrenia, podría resultar contraproducente, dependiendo de la medicación alopática recomendada por el psiquiatra. Y es aquí donde las indicaciones pueden variar mucho de un caso a otro. Así por ejemplo, he atendido pacientes a los que se les ha prescrito clozapina y otros que están medicados con olanzapina, haloperidol, o risperidona. Tengo casos en donde el psiquiatra incluso les ha recetado un cocktel de antipsicóticos (véase más adelante el caso de Ramón).
Tan solo para ilustrar lo que podría ser un aumento contraproducente de un aminoácido, considérese lo que implicaría el administrar glicina de manera concomitante con la clozapina. Si bien no es una combinación letal, porque en realidad no se contraponen, tampoco se considera ideal, ya que el efecto neto es una disminución de los efectos terapéuticos de la clozapina. En contraste con esa combinación, existe una del tipo olanzapina-glicina, cuyos efectos sinérgicos se traducen en un reforzamiento de los beneficios que se le atribuyen a este otro antipsicótico. Ahora bien, ¿cuánto aumentar de glicina? Eso depende de la dosis de la olanzapina y una vez más, de las condiciones particulares del enfermo.

Perfeccionando las recetas: especificación de cada uno de los aminoácidos por separado

Algunos padres de nuestros pacientes, influenciados por lo que les ha dicho un distribuidor independiente de una marca de proteína conocida como Immunocal, aumentan de manera indiscriminada la ingesta diaria de ese producto, esperando con ello acelerar la recuperación de su hijo(a). Ese consejo desde luego se lo ha dado dicho distribuidor para aumentar sus ventas, porque para él/ella, dos o tres sobres no son suficientes para tratar una esquizofrenia. Esa es una estrategia con la cual no comulgo, porque no constituye una auténtica asesoría, sino una forma de lucrar con el sufrimiento ajeno.

Esos comerciantes de la salud, se aprovechan de la desesperación en la que caen los padres, al ver a sus muchachos en una situación tan lamentable, como no podría ser de otra manera en las primeras etapas de la esquizofrenia. Consciente de esa situación, quisiera hacer del conocimiento de esos afligidos padres que “el incremento indiscriminado de la combinación de más de una docena de aminoácidos, puede exacerbar los síntomas de una esquizofrenia, dado que los niveles de tirosina, y por lo tanto de dopamina, aumentan también de manera proporcional”.

El problema con el fabricante del Immunocal, además de su alto costo, es que no especifica los gramajes de cada uno de los aminoácidos que contiene, lo cual, además de incumplir con los requisitos mercantiles del etiquetado de productos alimenticios, dificulta sobremanera el trabajo del terapeuta.

Como profesional de la salud, debo especificarle a cada paciente, las dosis de cada uno de los nutrientes que le estoy recomendando, y si me encuentro con un producto que no sé cuánto tiene de glicina, ácido glutámico, cisteína, triptófano, tirosina, etc., no lo puedo recetar, pues no tengo manera de saber qué tanto va a beneficiar al paciente. Para que yo pudiera recomendar el Immunocal, su fabricante (Immunotec) tendría que hacer del conocimiento público una información nutrimental como la que aparece a su izquierda (pulse sobre la imagen para agrandarla). Curiosamente, los demás fabricantes que conozco, sí proporcionan la cantidad de miligramos de los aminoácidos contenidos en sus respectivas proteínas. Prowinner es un ejemplo de ellos.

Aunque en un principio estuvimos incluyendo la proteína de suero de leche aislada, como parte importante de nuestras recetas, y aunque a algunos pacientes les ha funcionado al principio, a otros en parte, y a otros al final de su tratamiento, hemos preferido perfeccionar aún más las recetas en cuanto a las cantidades (dosis) y el tipo de aminoácidos que prescribimos en cada una de ellas.  Es así como las recetas para la esquizofrenia, el Parkinson, el trastorno afectivo bipolar, la depresión, la ansiedad, el TOC, y demás trastornos de la personalidad, las estamos personalizando con la especificación de cada aminoácido por separado, a fin de que se adapten mejor a las características particulares de cada paciente, es decir, a su individualidad bioquímica.

Ramón y su cocktel de clozapina, taurina, tirosina y coca-cola: más nocivo que el Red Bull

Algunas recetas podrían permanecer sin cambios, en relación a la prescripción de una proteína de suero de leche o de soya, principalmente en el inicio del tratamiento. No obstante, es imperativo que el enfermo personalice su receta, para evitar que una proteína le ocasione más problemas que los beneficios que le puede proporcionar. Tal es el caso de un paciente mexicano que he estado atendiendo de un tiempo para acá, con una medicación alopática basada en clozapina (antipsicótico), Venlafaxina (antidepresivo), Propralonol (beta-bloqueador) y Clopixol (antipsicótico). Se trata de Ramón, un joven de 22 años que habiendo caído en la impenetrable oscuridad de la esquizofrenia, a consecuencia del consumo reiterado de marihuana, no ha podido librarse de otras adicciones y compulsiones que lo mantienen en un estado de ansiedad generalizada. Los síntomas que más preocupan a su señor padre, a quien llamaré Don Chema de aquí en adelante, son las náuseas (antes bulimia nerviosa), sus obsesiones lascivas y sus alucinaciones visuales esporádicas.

Este caso viene a colación porque ilustra muy bien lo nociva que puede resultar la interacción de un complejo de aminoácidos con refrescos de cola, cuando el paciente no quiere apegarse a la dieta recomendada en nuestra receta.
Durante nuestra última consulta telefónica del 30 de Mayo de 2017 para ser exactos, Don Chema me explicaba:
-Mi hijo de repente se puso muy ansioso, con muchas náuseas, y tuve que ponerle 2 gramos de inositol debajo de la lengua cada 15 minutos para que se calmara.

A pesar de que su estrategia de primeros auxilios era bastante más estricta de lo que yo le había sugerido (mi consejo eran 2 gramos de inositol sublinguales cada 30 minutos), a él le dio muy buenos resultados, porque Ramón comenzó a sentirse más relajado. Sin embargo, lo que a mí más me preocupaba es que ese mismo escenario se repetía una y otra vez, sin que él y yo pudiéramos explicarnos las causas de ese comportamiento.
De acuerdo con la experiencia adquirida no solo con mis pacientes, sino de lo que viví años atrás con mi propio hijo, sé muy bien que la mayoría de los jóvenes subestiman las consecuencias de no seguir la dieta de nuestra receta al pie de la letra.

Independientemente de lo nociva que pueda ser el azúcar, no solo para un paciente con esquizofrenia, sino para cualquier otra persona saludable, el combinar azúcar con cafeína, tirosina, taurina y clozapina, no es una experiencia que alguien en su sano juicio quisiera tener.
Cuando le pregunté a Don Chema si Ramón estaba siguiendo la dieta de acuerdo a lo convenido, me contestó:
-Bueno, de repente se toma una coca-cola…

Y fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba sucediendo. Le pregunté si había oído hablar de una “bebida energética” que se vende en las tiendas de autoservicio  con el nombre de Red Bull, a lo que contestó que no, por lo que tuve que explicarle:
“las bebidas como el Red Bull tienen la particularidad de inducir un estado de euforia (de ahí el nombre de “bebida energética”), que se quita después de una hora más o menos, y cuyos efectos no paran ahí, ya que después de haberse metabolizado en el organismo, puede producir estados de ansiedad, que van desde una simple inquietud inexplicable, hasta un ataque de pánico. Y cada vez que su hijo se toma una coca-cola, está introduciendo a su organismo una cantidad muy respetable de cafeína y azúcar, que combinada con la taurina y la tirosina que hay en el Immunocal, ocasiona el mismo efecto que el Red Bull. La coca-cola es adictiva, pues contiene cafeína y azúcar, de manera que tenemos dos opciones: o su hijo respeta la dieta, o le sustituimos el Immunocal por una combinación de aminoácidos que excluya a la taurina y la tirosina, sobre todo porque ésta última podría inducir alucinaciones en él”.

Nótese que lo que he querido decir es que la tirosina podría inducir alucinaciones en personas como Ramón, no en las que no son propensas a sufrir trastornos psicóticos. Y es aquí donde reside la importancia de la epigenética, que es todo aquello que no depende de lo que le hayan transmitido los progenitores a una persona. Lo que Ramón comió, inhaló, fumó, esnifó o bebió, fue algo que determinó la expresión de sus genes, y eso solo dependió de él, y de nadie más. Y lo que un joven sano consuma hoy o el día de mañana, determinará también la forma y la intensidad con la que se expresarán sus genes. Así, si ese mismo joven experimenta alucinaciones bajo los efectos de una pastilla de LSD, y si en su árbol genealógico hubo un caso de esquizofrenia; y si es afecto al los Red Bulls, a los restaurantes de comida rápida y a la comida chatarra, ¿cómo podrían expresarse sus genes, si no es a través de una esquizofrenia?

El cocktel que el psiquiatra de Ramón le había prescrito, me estaba restringiendo las opciones para tratar lo que ahora es una secuela de bulimia nerviosa y una esquizofrenia, porque como comenté anteriormente, emplear glicina en estas condiciones, restaría eficacia a la clozapina. Los ataques de ansiedad que se somatizaban en Ramón como una sensación de náusea, se podían controlar ya sea con triptófano, con GABA o inclusive con algo que no fuera necesariamente un aminoácido. Ese algo resultó ser ni más ni menos que inositol, una vitamina del complejo B que normalmente se emplea para parar en seco los ataques de pánico.

Puesto que el cuerpo tarde o temprano se acostumbra y crea tolerancia a todo medicamento o suplemento que se administre reiteradamente, fue necesario echar mano del triptófano y del GABA para calmar el sistema nervioso central de nuestro amigo Ramón. Conviene hacer hincapié en que el GABA no viene regularmente incluido como parte de una proteína de suero de leche o de soya, a menos que algún fabricante lo ofrezca como un ingrediente adicional en uno de sus complejos de aminoácidos. Aún cuando lo llegara a encontrar en una presentación de este tipo, mi recomendación es nuevamente conseguirlo por separado, sin ningún otro añadido (tal y como el que se muestra en la imagen adjunta). De esta manera, es posible aumentar o disminuir las dosis del GABA de una manera más flexible, sin que dichos cambios afecten las cantidades de los demás nutrientes de la receta. Lo mismo rige para el caso del triptófano, la glutamina y la cisteína, que junto con la glicina (que estimo se podrá incluir una vez que las dosis de la clozapina se hayan reducido lo suficiente como para prescindir de sus servicios), sintetizarán el glutatión que el cerebro de Ramón está pidiendo a gritos.

Padecimientos en donde las proteínas se pueden potenciar con suplementos de aminoácidos individuales

Hay padecimientos en los que los efectos terapéuticos de los complejos de aminoácidos pueden ser realzados, sin ser contraproducentes, como sería el caso de las cataratas, la artritis, la artrosis, o cualquier otra de las enfermedades relacionadas con el desgaste de colágeno. Y es que en estos casos, lo que se busca no solo es regenerar esta proteína en particular, sino de reducir la inflamación lo más pronto posible.

A diferencia de los trastornos mentales, en donde un complejo de aminoácidos viene a ser una arma de doble filo, en las enfermedades del colágeno, las proteínas de suero de leche y de soya deben potenciarse con aminoácidos individuales como la glicina, la glutamina, la cisteína y el triptófano, para producir uno de los antioxidantes más potentes que hay, el glutatión, cuya función principal es combatir la inflamación provocada por los radicales libres. Asimismo, aminoácidos como la prolina, la glicina y la lisina, deben aumentarse en dosis terapéuticas (ortomoleculares) para permitir que el propio organismo genere el colágeno que necesita. Algo muy similar ocurre con las enfermedades que demandan una gran capacidad para combatir la oxidación, como son el SIDA, el cáncer y todas esas afecciones cuyos nombres terminan con el vocablo “itis”, como son la prostatitis, faringitis, hepatitis, meningitis, colitis y la mastitis.
Los procesos inflamatorios que regularmente van acompañados de dolores intensos en dichas enfermedades, suelen ser tratados con esa misma combinación de aminoácidos precursores de glutatión.

Conclusiones (precauciones)

1. Antes de tomar aminoácidos, conviene primero hacer una selección cuidadosa de los mismos, en función de la individualidad bioquímica y la epigenética asociadas al caso. Al combinarlos, se deberá tener cuidado de que los aminoácidos seleccionados, no contrarresten los efectos terapéuticos de los medicamentos alopáticos que se estén tomando.
2. Se deberá proceder con precaución al aumentar las dosis de un aminoácido que va a actuar por separado, para evitar empeorar los síntomas de la enfermedad en curso, especialmente cuando se trate de trastornos de la personalidad.
3. La administración de un complejo de aminoácidos puede representar un gasto innecesario o incluso resultar contraproducente en algunos casos, debido a que uno o más de los aminoácidos incluidos en el compuesto, podría estar contraindicado para la enfermedad en cuestión.

“Hay una consolación en estar enfermo; y es la posibilidad de que te podrías recuperar a un estado de salud incluso mejor que en el que estabas antes” … Henry David Thoreau

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 4 de Junio de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.



Deja un comentario

Informática biomédica: el conocimiento al servicio de la salud

La aplicación del método científico no es un asunto que competa exclusivamente a los grandes consorcios farmacéuticos y los centros de investigación. La Fundación MicroMédix ha tenido que recurrir a este método para resolver casos que no están tipificados en las fuentes bibliográficas convencionales, en donde uno normalmente encuentra de manera explícita, la sabiduría de los grandes referentes de la medicina alternativa. Y esto se ha convertido en una necesidad, porque yo no puedo decirle a un paciente “fíjese que lo único que le queda es resignarse, porque lo que padece usted nadie lo ha podido curar hasta ahora”.

El conocimiento que no se tiene, debe descubrirse

Ya no sé si la costumbre que tienen los médicos de decirle a usted que su mal no tiene remedio, y que va a tener que consumir tal o cual píldora por el resto de su vida, debo considerarla como una cantaleta que emplea la industria farmacéutica para hacer que usted no pare de comprar sus fármacos, o si de plano es una actitud derrotista que se ha vuelto un lugar común entre la comunidad médica.

Los médicos no tienen tiempo para investigar. Nosotros investigamos todos los días pero no necesitamos pasarnos años, realizando ensayos clínicos aleatorizados tipo doble ciego, controlados con placebo y no sé que tantas cosas más, para darle una solución a un paciente. Me refiero a que ofrecemos un servicio de investigación personalizado que puede resolver un problema de salud en cuestión de semanas.
El hecho de que en este momento yo no sepa cómo curar un SIDA o un cáncer, no significa que no me pueda comprometer a encontrar ese conocimiento que está esperando ser descubierto, en los inmensos acervos bibliográficos de la Web.

Porque ya teniendo un diagnóstico, nuestro siguiente paso en el proceso terapéutico, es recurrir a un servicio que hemos llamado “Un Estudio Para Tu Caso“. Estoy hablando de extraer conocimiento biomédico de millones de artículos, en menos de una semana, con las técnicas avanzadas de la informática biomédica (en esa sección de nuestra página encontrará una descripción que resulta accesible para cualquiera que quiera saber en qué consisten y para qué sirven dichas técnicas).

La diferencia entre la consulta médica y la informática biomédica está en los métodos

Nos distinguimos de los médicos en los métodos y las sustancias que empleamos para curar, pues nosotros no recomendamos la ingesta de drogas legales, salvo en el caso de las microdosis de medicamentos, cuya técnica la hemos empleado para ayudar a algunos pacientes a superar sus síndromes de abstinencia. Y a propósito de la diferencia que hay entre la labor que desempeña un médico y nuestra misión, que consiste en tratar a cada paciente como si fuera un familiar nuestro, me gustaría relatar lo que me sucedió a finales del año pasado, durante una llamada telefónica que tuve que atender, poco antes de dictar una conferencia en un salón de convenciones cercano al puerto de Veracruz, en México.

Se trataba de un hombre sin nombre que intentaba venderme publicidad a través de videos que según dijo, convencerían a cualquiera que visitara la página de la fundación, de que nuestro trabajo era muy profesional. Me llegó a decir que lo único que nos faltaba en la Fundación MicroMédix para lucir más confiables, era la presencia de una autoridad médica. Le contesté que eso era precisamente lo que nos hacía diferentes, porque desde que la fundación vio la luz, nos habíamos propuesto no ofrecer “pan con lo mismo”, es decir, no teníamos por qué apoyarnos en médicos y mucho menos comportarnos como tales.

Cuando me cuestionó sobre cómo pretendía yo persuadir a mis consultantes de que podían curarse con mis métodos, habiéndome titulado como ingeniero y no como médico, le pregunté si sabía lo que hacía un ingeniero en informática biomédica, y fue entonces cuando aquél hombre sin nombre, se quedó como un niño atribulado que no sabe qué contestar cuando no ha hecho su tarea.
Esta anécdota la he traído a colación porque explica muy bien, qué es lo que subyace a una curación basada en esta tecnología relativamente nueva: la informática biomédica.

Es precisamente por ser tan nueva que pocas personas saben de su existencia, y no se explican cómo es posible que una máquina pueda aprender automáticamente y en unos cuantos minutos, lo que a un ser humano le tomaría años asimilar. Y hay todavía muchísimos hombres, mujeres, adolescentes e inclusive niños, que en plena era del conocimiento siguen yendo al psiquiatra, en lugar de hacer la tarea de informarse sobre tratamientos alternativos más avanzados, más seguros, y completamente libres de drogas y efectos secundarios. Yo no estoy muy seguro de que a ellos les esté funcionado muy bien aquello de que “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

La psiquiatría: una pseudociencia en extinción

¿Sabe usted en dónde está aplicando la psiquiatría el método científico?
A lo largo de mi carrera profesional y como ingeniero en informática biomédica, aprendí que a los usuarios finales de un sistema, realmente no les importa si uno está usando o no tecnología de punta para resolver sus problemas, con tal de que se resuelvan. Irónicamente, los usuarios del sistema tradicional de salud mental, llevan años confiando en que un señor de bata blanca disfrazado de psiquiatra les va a resolver sus problemas, y hasta donde alcanzo a vislumbrar, los psiquiatras no les han resuelto nada, porque nosotros estamos atendiendo y con mucho éxito por cierto, a todos esos pacientes que ellos no han podido curar. Si la psiquiatría estuviera dando resultados, nosotros estaríamos sin trabajo y ya habríamos “tirado la toalla”.

Y lejos de tirar la toalla, buscamos soluciones a través de herramientas muy poderosas que nos permiten descubrir ese conocimiento que a los psiquiatras les falta. Si bien es cierto que ese conocimiento está escondido debajo de una gran montaña de datos, también lo es que un programa especializado en extracción de datos o de texto (data/text mining), puede responder a las preguntas que uno se va planteando cuando un determinado paciente no responde a un tratamiento. Los casos reales más renuentes requieren de un conocimiento que se puede obtener con las herramientas de la informática biomédica.

Efectos secundarios e iatrogenias calculadas

Después de la clozapina, la olanzapina es una de las armas más letales con las que cuenta un soldado de bata blanca para luchar contra la esquizofrenia. Y la experiencia que uno tiene en estos menesteres, es que el paciente puede llegar a sentirse bien durante las primeras semanas o hasta un par de meses después de haber iniciado su tratamiento. Los problemas surgen cuando los efectos secundarios hacen su triunfal aparición, al manifestarse como sobrepeso, diabetes, hipertensión, náuseas, vómitos, agrandamiento de los senos en el caso de los varones y bueno, la lista continúa, dependiendo del fármaco y de la individualidad bioquímica del enfermo.

Y si usted suspende de un día para otro la ingesta del antipsicótico en cuestión, su cuerpo le va a decir: “un momento, no puedes dejarme sin antipsicótico, y agárrate bien de donde puedas, porque te voy a responder ya sea con una ansiedad que nunca has experimentado, con los síntomas que se supone debía aliviar esa droga que me estás quitando, o bien con síntomas que ni siquiera tenías, como acatisia, discinesia, catatonia, confusión mental, o memoria disminuida.”  Eso es lo que se conoce como iatrogenia calculada. Y es hasta después de haber pasado por una experiencia como la que acabo de describir, cuando los familiares de los enfermos buscan una alternativa, aunque conozco a otros que la repiten una y otra vez, hasta que por fin se dan cuenta de que todo eso es “pan con lo mismo”.

Un caso real de extracción de conocimiento que responde a la pregunta: ¿Cuál sería un buen sustituto natural de la olanzapina?

Es en esos cuadros agudos cuando nosotros entramos en acción, empléandonos a fondo para vencer todo tipo de iatrogenias y reacciones adversas calculadas por los tramoyistas de esos escenarios de horror. Y si después de cuatro meses el paciente no responde a nuestro tratamiento alternativo, yo no le puedo salir con eso de que tiene que resignarse y soportar todos esos malestares por el resto de sus días. Tengo que liberarlo de la farmacodependencia que le han ocasionado esos antipsicóticos y debo comprometerme con él y su familia, a terminar con su enfermedad. Soy un profesional de la salud, no un psiquiatra que ya está pensando en su siguiente cliente cautivo.

Como veremos a continuación, la mejor forma de aprender a extraer conocimiento de la literatura biomédica, es estudiando las propiedades de los antipsicóticos, para encontrar una posible respuesta a la pregunta planteada con anterioridad, es decir, ¿Cuál sería un buen sustituto natural de la olanzapina? La explicación  de cómo se plantea una pregunta de esta índole al programa que utilicé para extraer conocimiento de la literatura biomédica (Arrowsmith), así como de los principios en los que se basa el modelo ABC de Swanson y la informática biomédica, los podrá encontrar en la sección intitulada con este mismo nombre en la parte superior de esta página (puede pulsar también en el vínculo anterior). Si necesitara profundizar en esta tecnología, tal vez querría echarle un vistazo al temario del curso “Informática Biomédica para el Descubrimiento de Nuevas Terapias y el Diagnóstico de Enfermedades“.

El doctor que responde amablemente: Arrowsmith (la primera fase) 

En la imagen adjunta se muestra la respuesta que Arrowsmith desplegó, después de haber ingresado como preguntas las palabras clave schizophrenia y olanzapine. Esta primera estrategia de búsqueda no representa ninguna complicación porque para empezar, lo que estamos buscando es un despliegue de aquellos términos B que de acuerdo con el modelo de Swanson, nos están vinculando de manera indirecta a los conjuntos de las literaturas A y C, que corresponden a todos los artículos que contienen las palabras schizophrenia y olanzapine por separado (Arrowsmith excluye los artículos en los que aparecen estos dos términos B juntos, en ambas literaturas disjuntas*).

La segunda fase de la estrategia: buscando hechos, patrones y tendencias

La segunda fase de la estrategia de búsqueda depende de la experiencia que se tenga en el campo de los trastornos de la personalidad, concretamente en el de la esquizofrenia, porque estamos hablando de un medicamento que está típicamente indicado para dicho trastorno, aunque tengo un paciente cuyo psiquiatra se lo recetó para dormir. ¿Puede usted creer eso? Pero en fin, continuando con la estrategia de búsqueda, notará usted que en la imagen anterior le pedí a Arrowsmith que ordenara la lista de términos B en orden alfabético, pues me interesaba encontrar artículos que contuvieran encabezados y resúmenes relacionados con la inhibición de la recaptación de neurotransmisores, que es algo que les encanta manufacturar a los laboratoristas de los grandes consorcios farmacéuticos. Estos singulares personajes, están continuamente ideando la manera de generar patentes de medicamentos que alteren el mecanismo de la neurotransmisión, obligando al cerebro a depender de una sustancia que ellos sintetizan para que ocupe el lugar que originalmente le corresponde a los mensajeros químicos que hay en nuestro cerebro y que reciben el nombre de neurotransmisores.

Para simplificar la explicación de este fenómeno de la inhibición de la recaptación, me concentraré en el caso del bitopertin, un fármaco que Roche quiso promover pero que al final no le dio resultado (puede pulsar también sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).
La inhibición de la recaptación de cualquier neurotransmisor, consiste en bloquear artificialmente a sus correspondientes receptores, para aumentar exageradamente la cantidad de neurotransmisores que se van a acumular en las sinapsis (los intersticios que hay entre neuronas).
Los transportadores de un neurotransmisor reciclan una buena parte de éste hacia la neurona emisora (presinapsis); pero se bloquean cuando quedan a merced de una sustancia exógena como el bitopertin, provocando que la mayor parte de los neurotransmisores quede “flotando” en las sinapsis. Es debido a esa proliferación de neurotransmisores que se produce el efecto amplificado de la neurotransmisón, que es a fin de cuentas lo que les interesa obtener a los químicos farmacéuticos (pulse sobre la imagen adjunta para ver los encabezados de los artículos 1 y 3)

En condiciones normales (en ausencia de una sustancia exógena), el neurotransmisor regresa a la neurona emisora para ser reutilizado en un mensaje posterior. Pero bajo la acción de una sustancia exógena como el bitopertin, el exceso de glicina no se reutiliza (la recapturación ha sido bloqueada), y es ahí donde están las ganancias millonarias de esta industria: una vez que usted prueba por primera vez una sustancia que promueve una respuesta de esa magnitud, desarrolla una farmacodependencia, sobre todo si la ingesta ha sido prolongada. El secreto está en que la cantidad de neurotransmisores no recapturados por la presinapsis es tan grande, que el cerebro ya no se conforma con menos, pues su naturaleza le impide contravenir el principio de la homeostasis.

Y este mecanismo de farmacodependencia lo aplican no solo para hacer que se disparen las cantidades de glicina, sino también para las de la dopamina y la serotonina, cuyo bloqueo es el que más les ha dejado dinero a los magnates farmacéuticos. La inhibición selectiva de la recaptación de serotonina, es el mecanismo en el que está basado el funcionamiento de los antidepresivos, también conocidos como SSRIs, por sus siglas en inglés.
Llegados a este punto, conviene señalar que aparte de comportarse como un neurotransmisor, la glicina es también un aminoácido, y como tal, lo puede uno encontrar en carnes, pescados, semillas de algarrobo, de girasol, de ajonjolí y de calabaza; en pistaches, en la soya, espinaca, verdolaga, lenteja, papa, remolacha, berros, fruta fresca, verduras y muchas otras hortalizas y legumbres. Pero para aliviar una esquizofrenia, no va ser suficiente con alimentar al cuerpo con todos esos alimentos.

Para curar los síntomas de una esquizofrenia de manera natural, se debe administrar glicina de manera exógena pero como suplemento, en dosis ortomoleculares (terapéuticas). Ese mismo efecto que los grandes consorcios farmacéuticos quieren conseguir artificialmente, se puede conseguir con este aminoácido, sin necesidad de bloquear ningún receptor en el cerebro. La glicina administrada naturalmente, no ocasiona ningún efecto secundario y trabaja mejor que la inhibición de la recapturación de la glicina inducida por fármacos. Y a las pruebas me remito.

Tercera fase: relaciones implícitas entre la olanzapina y la glicina

Utilizando nuevamente a Arrowsmith como herramienta para extraer texto biomédico, veamos lo que sucede al ingresar las palabras clave olanzapine y glycine como literaturas A y C, respectivamente.
Conviene seleccionar nuevamente el término B reuptake inhibitor, para ver qué podemos inferir de la semántica de los encabezados de los artículos recuperados.  En esta fase de nuestra estrategia de búsqueda, tenemos que poner mucha atención, tanto en lo que busca la industria como lo que nosotros queremos descubrir en lo más recóndito de MEDLINE. Comencemos pues analizando lo que hizo Roche con su bitopertin.

Al seleccionar el término reuptake inhibitor, obtenemos la respuesta mostrada en la imagen de la derecha (pulse sobre la misma para agrandarla). ¿Qué están sugiriendo los artículos extraídos de esa montaña de datos? La semántica de sus encabezados nos está indicando que Roche estaba buscando reproducir artificialmente una respuesta glicinérgica aumentada, que como sugieren tres de los artículos de la columna de la derecha, paliaría los síntomas de la esquizofrenia. Y fue entonces cuando para mí fue obvio que la glicina administrada en megadosis, podría emular al bitopertin, sin ocasionar efectos secundarios. Pero y entonces, ¿de qué me sirve el modelo de Swanson, si ya descubrí eso? Lo necesito para defender la hipótesis que plantearé en breve. No puedo proponer un tratamiento con suplementos de glicina basándome en una corazonada. El modelo de Swanson permite probar una hipótesis empleando un número suficiente de términos B.

Modelo de Swanson para comprobar la hipótesis de que “la glicina es un posible sustituto natural de la olanzapina”

Los artículos que hemos extraído de MEDLINE con la ayuda de Arrowsmith están implicando que tanto el bitopertin como la glicina, son dos agentes que se usan para mejorar los síntomas de la esquizofrenia. Basta con seleccionar el término B negative symptom schizophrenia en Arrowsmith, y echarle un vistazo a la imagen que aparece a su derecha para confirmar este hecho.
Si Swanson viera estos resultados creo que razonaría de la siguiente manera: “si los síntomas negativos de la esquizofrenia mejoran tanto con la olanzapina como con el bitopertin, y si éste funciona gracias al efecto glicinérgico, entonces la glicina también puede mejorar los síntomas negativos de la esquizofrenia”. Hay autores que ya están convencidos de que la glicina se puede emplear con mucha eficacia para tratar la esquizofrenia. Eso refuerza aún más la hipótesis anterior.

Paradójicamente, los efectos secundarios de la olanzapina que mencionaba yo en párrafos anteriores, son también una excelente fuente de inspiración para encontrar patrones y correlaciones entre los datos biomédicos. Tan solo para darnos una idea de cómo la glicina no solo viene a ser un buen reemplazo de la olanzapina, sino hasta una mejor opción, apliquemos el modelo de Swanson a las lietaraturas A (olanzapine) y C (glycine), vinculándolas ahora de manera indirecta a través del término metabolic syndrome (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla). Este síndrome comprende una serie de síntomas que se relacionan con varias afecciones entre las que destacan la diabetes, los problemas cardiovasculares, la obesidad y la hipertensión. Por lo regular, todos esas complicaciones se deben a un consumo excesivo de azúcar, a la ingesta de antipsicóticos atípicos, o a un problema de obesidad o sobrepeso.

En el contexto de nuestro análisis, los artículos mostrados revelan que todos esos efectos secundarios son causados por la olanzapina y otros antipsicóticos como la clozapina, el haloperidol y el aripiprazol. Pero lo más interesante aquí es identificar la correlación negativa que se da entre la propiedades de la glicina y las variables metabólicas implicadas en este síndrome. Así por ejemplo, en lo que la olanzapina incrementa la glucosa en sangre, la glicina la disminuye. Correlaciones similares se pueden inferir al interpretar varios de los artículos recuperados, en relación a otras variables metabólicas, como son la presión arterial, la insulina y el índice de masa corporal.

Si aplicamos el modelo de Swanson al término metabolic syndrome que aparece en la figura anterior, podríamos decir que “si la olanzapina deteriora las variables metabólicas y éstas mejoran con la glicina, entonces la glicina se puede administrar conjuntamente con la olanzapina para optimizar el tratamiento de la esquizofrenia”.
Y así podríamos seguir analizando más términos B para fortalecer más la confianza en la hipótesis anteriormente planteada. Yo así lo hice, y en todos los casos, el modelo de Swanson confirmó una y otra vez, lo que otros especialistas ya comprobaron en sus correspondientes campos de investigación:

Que la glicina refuerza el efecto antipsicótico de la olanzapina y que por lo tanto, este aminoácido que funciona también como neurotransmisor, puede ser empleado en dosis terapéuticas, para aliviar los síntomas negativos y positivos de la esquizofrenia.

Conclusiones

De la misma manera que yo ignoro muchos de los métodos que los médicos emplean para resolver los problemas que aquejan a sus pacientes, intuyo que muchos médicos ni siquiera están enterados de la existencia de una herramienta como la que aquí he presentado.

Puesto que existe una gama muy amplia de soluciones para un mismo problema, puede ser que los médicos no sean los únicos seres humanos capaces de determinar lo que debe hacerse en materia de salud.
Lo mejor sería que tanto los médicos como los ingenieros en informática biomédica, trabajáramos en equipo para que los pacientes se beneficiaran con todo ese abanico de posibilidades.
Solo me resta invitarlo a que no sea como ese hombre sin nombre que me llamó para decirme que la Fundación MicroMédix debía ser maquillada con polvos médicos, porque entonces estaría desaprovechando la oportunidad de descubrir nuevas alternativas para curarse de eso que los señores de bata blanca le han dicho que no tiene remedio.

“Se requieren nuevas formas de pensar para resolver los problemas creados por las viejas formas de pensar”… Albert Einstein.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 2 de abril de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


*De cuerdo con la teoría de los diagramas de Venn,  dos conjuntos son disjuntos cuando su intersección es el conjunto vacío.

REFERENCIAS

[1] I. Petrič et al. Discovering Hidden Knowledge from Biomedical Literature. Informatica 31 (2007) 15–20. 2006
[2] Michael R. Berthold, Christian Borgelt, Frank Höppner & Frank Klawonn.Guide to Intelligent
Data Analysis. How to Intelligently Make Sense of Real Data. Springer.2010
[3] Smalheiser,N.R. et al. (2009) Arrowsmith two-node search interface: a tutorial on finding meaningful links between two disparate sets of articles in MEDLINE. Comput. Methods Program. Biomed., 94, 190–197.
[4] Swanson,D.R. (1986) Fish oil, raynaud’s syndrome, and undiscovered public knowledge. Pers. Biol. Med., 30, 7–18.
[5] Swanson,D.R. (1990) Medical literature as a potential source of new knowledge. Bull. Med. Libr. Assoc., 78, 29-37.
[6] Swanson,D.R. and Smalheiser,N.R. (1997) An interactive system for finding complementary literatures: a stimulus to scientifc discovery. Artif. Intell., 91, 183–203.
[7] Y.Tsuruoka et al. Discovering and visualizing indirect associations between biomedical concepts.Vol. 27 ISMB 2011, pages i111–i119; doi:10.1093/bioinformatics/btr214
[8] Hsinchun Chen, Sherrilynne S . Fuller, Carol Friedman & William Hersh. Medical Informatics: Knowledge Management and Data Mining in Biomedicine. Springer. 2005
[9] Shortliffe & Cimino: Biomedical Informatics. Computer Applications in Health Care and Biomedicine. Third Edition. Sringer, 2006.
[10] Andreas Holzinger & Igor Jurisica. Interactive Knowledge Discovery and Data Mining in Biomedical Informatics. State-of-the-Art and Future Challenges. Springer, 2014


6 comentarios

Corrige tus deficiencias nutricionales y dile adiós a las alucinaciones

alucinacionesEsas percepciones sensoriales que no existen pero que la mente interpreta como reales, pueden ser producto ya sea de una o más deficiencias nutricionales, de una intoxicación por metales pesados, de una permeabilidad intestinal, o bien surgir como una secuela del estilo de vida moderno, incluidos sus nefastos hábitos alimenticios.
Las repercusiones de las deficiencias nutricionales en la salud, adquieren un interés especial cuando el síntoma que se está intentando aliviar es el de las alucinaciones, incluyendo por supuesto la escucha de voces y otras percepciones sensoriales, aparte de las visuales.

Este síntoma en particular me ha hecho reflexionar sobre lo implicadas que están la individualidad bioquímica y la epigenética, en la expresión de los genes y el desarrollo de enfermedades. Más adelante relataré cómo fue que llegué a la conclusión de que el tratamiento de Armando debía perfeccionarse, tomando en cuenta las relaciones que hay entre la escucha de voces tan renuente, y ocho posibles deficiencias nutricionales no contempladas con anterioridad.

Descartar una intoxicación por metales pesados

metales-pesadosSi estás padeciendo de un trastorno de personalidad, valdría la pena que acudieras a un laboratorio especializado en análisis de minerales en tejido de cabello (HTMA, por sus siglas en inglés), para descartar una intoxicación por metales pesados (derecha). En mi artículo intitulado “Cilantro y chlorella como auxiliares en el tratamiento de enfermedades ocasionadas por mercurio“, hallarás más información sobre los mineralogramas, que es también como se les conoce a este tipo de exámenes.

Comprobar la existencia de una posible permeabilidad intestinal

mineralogramaEl problema de la permeabilidad intestinal ha sido estudiado con bastante profundidad en nuestra publicación del 30 de octubre de 2015: “Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia“. Ahí hallarás una explicación detallada de sus causas, sus efectos y los nutrientes que hemos propuesto para combatir una candidiasis, principal causante del síndrome de intestino permeable y por ende, de la esquizofrenia y otros trastornos mentales.

Cuidado con el azúcar, el alcohol, el café y el tabaco 

A continuación voy a demostrar cómo es que el alcohol, el café, el tabaco, el azúcar y otros estimulantes altamente adictivos, se están convirtiendo en los productos de mayor consumo en el mundo, si no es que ya lo eran.

adiccionEstas sustancias están contribuyendo a aumentar los índices de morbilidad en todos los países, independientemente de sus credos, razas, grados y capacidades de desarrollo.
Si estás en la adolescencia y acostumbras tomar alcohol y fumar con cierta regularidad, tal vez te convendría echarle un vistazo a dos de nuestras publicaciones: “Adicción y dependencia: cómo zafarse del círculo vicioso con vitaminas y otros suplementos” y “Alcoholismo: venciéndolo con fuertes dosis de sustancias ortomoleculares“. Ahí demostré cómo es que las alucinaciones, aún después de haber dejado de fumar o de ingerir alcohol por un tiempo, pueden llegar a manifestarse debido a un alto contenido de acetaldehído en el cuerpo.

El acetaldehído es un subproducto que se forma durante la primera fase del proceso de oxidación del etanol, el alcohol que contienen todas las bebidas embriagantes.

los-10-paises-con-mayor-daly-en-esquizofreniaComo apunté en ambas publicaciones, el acetaldehído se condensa con la dopamina en el cerebro para formar compuestos que emulan a la morfina. Estas sustancias, al unirse a los receptores de opiáceos, son las que causan la adicción al alcohol, y a la larga, las alucinaciones que paises-con-mayor-consumo-de-alcohol-per-capitacaracterizan al delirium tremens. Con los años, el acetaldehído se va acumulando en el organismo, imitando un proceso muy similar al que realiza la Candida albicans (el hongo que produce la candidiasis). Así, al igual que la Candida, en personas propensas a desarrollar bipolaridad o esquizofrenia, el alcoholismo y el tabaquismo pueden paises-que-mas-abusan-de-las-drogasllegar a ser factores desencadentes de alucinaciones, aún sin consumir habitualmente marihuana, LSD, o cualquier otro alucinógeno. Basta cotejar las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con las del diario Independent del Reino Unido [1], para darnos cuenta por ejemplo, cómo está afectando la esquizofrenia a la población rusa, por ser uno de los países que más consumen alcohol, tabaco y drogas (pulsa sobre cada una de las tres imágenes adjuntas). No en vano Rusia ocupa el séptimo lugar en la lista de países con las tasas más altas de años de vida ajustados por discapacidad (DALY, por sus siglas en inglés) para la esquizofrenia.

La prevalencia es una métrica que se emplea muy a menudo para hacer referencia al número total de personas que están padeciendo una determinada enfermedad, en un momento y lugar en particular. No obstante, la OMS ha comenzado a usar el indicador DALY (Disability-Adjusted Life Year) para medir mejor la manera en la que una enfermedad afecta a la población de un país.

Un DALY se puede concebir como un año perdido de vida “saludable”. La suma de estos DALYs en toda la población, o la carga (burden) de la enfermedad, puede considerarse como una medida de la diferencia entre el estado actual de salud, y una situación ideal donde toda la población llega a una edad avanzada, libre de enfermedad e incapacidad [2]. De acuerdo con la OMS, entre mayor sea el DALY de un país, mayor es la carga que la enfermedad en cuestión ejerce sobre éste, en términos de la cantidad de años de vida perdidos por discapacidad o muerte del total de su población.

Otros dos enemigos potenciales: los lácteos y el gluten

los-10-paises-con-mayor-consumo-de-azucar-mascabadoSi bien es cierto que el estilo de vida moderno trae consigo grandes comodidades y beneficios, también lo es que está afectando nuestra salud de manera alarmante. La ingesta frecuente de productos procesados, el consumo de alimentos transgénicos, el exceso de estrés, las condiciones del entorno (la epigenética), el sendentarismo, el abuso de fármacos y de drogas ilegales, así como un consumo excesivo de los-10-paises-con-mayor-consumo-de-trigoazúcar, gluten y lácteos, están influyendo en la forma y el momento en el que nuestros genes se expresan (activan). Si tu individualidad bioquímica te predispone a que desarrolles una determinada enfermedad, ésta se manifestará cuando encuentre las condiciones propicias. Y mientras más factores desencadenantes existan, mayores serán las posibilidades de que te enfermes de eso que tus genes señalan como un problema potencial.

los-10-paises-con-mayor-consumo-de-lecheNo es una coincidencia el que un alto porcentaje de los diez países con mayores DALYs de esquizofrenia, ansiedad y depresión, sean también los mayores consumidores de lácteos, gluten y azúcar. Te invito a que pulses sobre la imagen adjunta y las dos anteriores, para que compruebes la alta correlación que existe entre dichos trastornos mentales y la ingesta de esos tres jinetes de la morbilidad. Si necesitas más información puedes visitar el portal de Index Mundi.

Las estadísticas no mienten

No se a ti; pero a mi me ha impactado confirmar como China, India, Estados Unidos, Brasil, la misma Federación Rusa y el Pakistán, comparten el hecho de que su población esté pagando un precio muy alto por deleitarse con comidas y bebidas repletas de azúcar, gluten y lácteos. La factura que sus hábitos alimenticios les está cobrando viene desglosada en tres conceptos: esquizofrenia, ansiedad y depresión. ¿No es muy caro el precio?
Las pastas (como el espagueti, los canelones y el fetuccini), el pan, los pasteles, las galletas y todos los alimentos que están elaborados con harina de trigo, pueden ser tus peores enemigos si eres intolerante al gluten. También deberías desconfiar de los alimentos elaborados con cebada, avena, espelta y centeno, pues es seguro que contienen esa misma proteína.

Como cabría esperar, la leche de vaca y sus derivados, como las cremas, los quesos y el yogurt, deberían descartarse de la dieta, aún sin ser intolerante a la caseína. Los lácteos son grandes promotores de los procesos inflamatorios.

tasas-de-mortalidad-por-demencia-y-alzheimer-finlandiaLas golosinas, los jugos y los refrescos embotellados, la comida chatarra y en general, todo tipo de alimento procesado, también podría pasarte una factura al precio que está pagando la población de esos países, pues además de azúcar, contienen una serie de conservadores que hemos demostrado pueden desencadenar alucinaciones y otros síntomas que definitivamente no vas a desear que aparezcan [3]. Me estoy refiriendo a sensaciones propias del trastorno bipolar, de la ansiedad, la depresión, del Alzheimer y de otras demencias (pulsa en la imagen adjunta para agrandarla).

mayores-consumidores-de-cafe-en-el-mundo¿Qué conjeturas podríamos extraer si confrontáramos la imagen anterior con la que aparece a tu derecha?
Puede no ser un hecho, pero cabe la posibilidad de que esos 9.6 Kg de café que cada finlandés se zampa cada año, esté ocasionando que ellos tengan esa tasa de mortalidad tan alta de demencia/Alzheimer. Y aunque de acuerdo con la OMS, Finlandia ocupa el lugar No. 30 de la lista de países con DALYs para Alzheimer, EUA ostenta el primer lugar con un DALY de 3776.9, en contraste con el de Belice que es tan solo de  0.4 y que corresponde al último lugar de la lista, el 172.
Con un DALY de 97.9, Finlandia está suficientemente alejado de Belice y apenas a 29 lugares de EUA como para suponer que el café sí puede ser un factor desencadenante del Alzheimer y otros trastornos mentales, independientemente de si se es finlandés o no.

Las sustancias adictivas agotan los nutrientes que nuestro cuerpo necesita

cafePor otra parte, una rápida exploración de la web en varios sitios tanto de habla hispana como inglesa, nos llevó a concluir que el café agota varios nutrientes en el organismo, entre los que destacan las vitaminas A, B1, B6, D, E, K e inositol; los ácidos grasos esenciales, el calcio, el magnesio, el potasio y el sodio. Asimismo, se ha comprobado [4] que el alcohol ocasiona un déficit nutricional de vitaminas A, B1, B2, niacina, ácido fólico, B6, C, D, E y K, así como varios minerales y un aminoácido, entre los que se encuentran el calcio, el zinc, el hierro, el magnesio, el manganeso, el potasio, el selenio, el cromo y la tirosina.

El tabaco a su vez compromete nuestro sistema inmune al disminuir significativamente las reservas de vitaminas A, B1, niacina (B3), B6, B12 , C y E; así como el magnesio, el zinc y el selenio.
¿Y que tienen que ver las deficiencias nutricionales que ocasionan el alcohol, el tabaco, el café y el azúcar que consumen los diez países que tenemos bajo la lupa, con las alucinaciones? A estas alturas conviene replantear esta pregunta para ver si los DALYs correspondientes a los países con mayores problemas (cargas) de esquizofrenia, están correlacionados con las deficiencias nutricionales ocasionadas por esas cuatro sustancias adictivas.

 Nutrientes para decirle adiós a las alucinaciones

azucarLa pregunta clave sería entonces, ¿Cuáles serán los nutrientes que esas sustancias adictivas están agotando en los habitantes de esos países, cuya insuficiencia ha provocado que los DALYs de esquizofrenia se disparen de esa manera? Para contestarla, me propuse hacer un estudio de todas las posibles deficiencias nutricionales que pudieran causar alucinaciones, y esto fue lo que encontré: insuficiencia de magnesio, calcio, potasio, sodio, vitamina D, orotato de litio, vitamina B12 y ácido fólico. ¿Ya te diste cuenta de que la mayoría de estos nutrientes coinciden con los que se agotan por el consumo excesivo de café, alcohol y tabaco? A continuación explico cómo fue que descubrí a esos ocho desencadenadores de alucinaciones en potencia.

Deficiencias nutricionales con potencial para desencadenar alucinaciones

Hay algunas deficiencias nutricionales a las que he llamado desencadenadores de alucinaciones en potencia, para esclarecer que no todas las personas que presentan insuficiencia en dichos nutrientes, van necesariamente a desarrollar alucinaciones. Habrá individuos con predisposición a desarrollar un cáncer de próstata o de pulmón, otros con tendencias a padecer de alergias, cálculos renales, enfermedad de Parkinson, etc. Como siempre, todo dependerá de la individualidad bioquímica, su genética y su epigenética.

analisisDe acuerdo con lo anterior, la estrategia para tratar el problema de Armando comprendió una investigación preliminar en el oráculo cibernético (Google) y un análisis sintomático posterior. Efectuando combinaciones y búsquedas diferentes con algunos subconjuntos derivados de las palabras clave depletion, deplet, deficiency, deficit, defici, nutrient, vitamin, hallucinat, y hearing voices, pude conseguir los nombres de los nutrientes que acallarían las voces de Armando. Con la información hallada durante esa etapa preliminar, tuve que hacerle algunas preguntas para comprobar qué otros síntomas le estaban molestando.

El análisis sintomático resultante me proporcionó los datos que necesitaba para optimizar el número de nutrientes y las dosis que a él, y solo a él le beneficiarían. A continuación resumo los resultados de las pesquisas que realicé durante la etapa preliminar. Puedes pulsar sobre cada una de las siguientes tres imágenes para que veas los testimonios que han dejado tres e-pacientes en dos foros de discusión, como evidencia de los efectos positivos del orotato de litio sobre la escucha de voces:

testimonio-de-escucha-de-voces-1Escucha de voces ocasionadas por deficiencia de litio (orotato, no carbonato) y de potasio. Pulsa sobre la imagen de la izquierda para agrandar y ver los detalles de este testimonio. También puedes visitar:
The people’s Medicine community
Operation Get Free. Freeing Veterans from Major Depression, PTSD and Suicide
Deficiencias de litio y otros minerales:
MindWhale. Brain Health & Emotional Wellness

Alucinaciones causadas por deficiencias de B12 y ácido fólico:
Metzler et all. Psychiatric Manifestations of Vitamin B-12 Deficiency: An Update. Jefferson Journal of Psychiatry
Harvard T.H CHAN. School of Public Health
Página oficial de Alternative Mental Health. Safe Harbor
Internet Scientific Publications

testimonio-de-escucha-de-voces-3Deficiencias de potasio, magnesio y calcio:
“La deficiencia de macrominerales como potasio, magnesio y calcio debida al estrés, puede causar trastornos graves. Los siguientes son algunos trastornos psicológicos y neurológicos: depresión, alteraciones emocionales, cambios de personalidad, alucinaciones, confusión, pérdida de memoria, convulsiones y coma. Algunos síntomas físicos (trastornos) son: dolor muscular, calambres musculares, espasmos musculares, temblores y complicaciones del corazón, como son el paro cardíaco y la insuficiencia cardíaca”. Más información en:
Psychological Harassment Information Association

Alucinaciones por déficit de Calcio: Save Institute
Deficiencia de potasio:
Los síntomas de la hipopotasemia incluyen debilidad o calambres del músculo esquelético, parálisis, parestesias, estreñimiento, náuseas y vómitos, cólicos abdominales, poliuria, nocturia, polidipsia, psicosis, delirio, alucinaciones y depresión: Boots WebMed. Partners in Health

testimonio-de-escucha-de-voces-2Alucinaciones causadas por déficit de magnesio:
Dr. Mark Sircus
Mental Health Daily
Suhi & Massry Editors. Therapy of Renal Dieases, and Related Disorders. Kluwer Academic Publishers
Dr. Elaine McNally. Practical advice for healthy living
Progressive Health

Deficiencia de vitamina D: en Amen Clinics y Fox News Health. Low Levels of Vitamin D Linked to Teen Delusions, Hallucinations

Perfeccionando la receta para decirle adiós a las voces

Solo me restaba encontrar el conjunto de nutrientes que necesitaba Armando para expulsar de una vez por todas a las voces de su cabeza. Como él no fuma y no toma alcohol ni café, no necesité considerar los nutrientes que esos adictivos agotan, por lo que me concreté a descartar aquellos que no tuvieran una fuerte correlación con sus síntomas. Nótese que el hecho de que una persona sea abstemia, no implica que no vaya a exhibir las deficiencias nutricionales asociadas a las sustancias adictivas que mencioné anteriormente.

correlacion-suplementos-sintomas-derivados-de-alucinacionesFue a partir de las respuestas que me dio durante la consulta que pude terminar de perfeccionar su receta, con los nutrientes y las dosis que más lo iban a beneficiar. Le pregunté si tomaba alcohol y café; si fumaba, si consumía lácteos y alimentos que contuvieran azúcar y gluten; y si estaba experimentando algunos de los malestares, afecciones o factores de riesgo descritos al lado de los nutrientes que aparecían en su análisis sintomático (pulsa sobre la imagen adjunta para ver los detalles del mismo). Los descriptores en rojo representan respuestas afirmativas a las preguntas: ¿padeces de estreñimiento?, ¿cambios de personalidad?, ¿debilidad crónica?, y así sucesivamente.

Los nutrientes los seleccioné de acuerdo a su déficit nutricional, estimado en por ciento. Al terminar la consulta, Armando recibió a través de Skype y en ese mismo instante, una receta optimizada que incluía las dosis ortomoleculares (terapéuticas) para  los siguientes suplementos: orotato de litio (con un 33.3% en déficit), potasio (20%), B12 (13.3%), ácido fólico (debe de acompañar a la vitamina B12) y por último, magnesio (10.5%).

delirioLas dosis las determiné basándome en las respuestas que obtuve a partir del análisis sintomático practicado, acorde con las características únicas e irrepetibles de Armando, que es en resumidas cuentas, lo que se conoce como individualidad bioquímica. Las voces que actualmente escucha él, por ejemplo, no van a remitir con los mismos nutrientes que usé para liberar a Ezequiel de esas sensaciones que no le permitían percibir bien la distancia a la que se encontraban los objetos y las personas que lo rodeaban. A este otro paciente le afectaba mucho otro factor desencadenante de ansiedades extremas y delirios: el estrés que tienen que enfrentar muchos jóvenes estudiantes durante sus exámenes.

Resumen y conclusiones finales: ¿qué es lo que depende de ti?

Si alguno de tus padres o abuelos padecieron de esquizofrenia o trastorno bipolar, es posible que en alguna etapa de tu crecimiento, típicamente en la adolescencia, hayas experimentado alucinaciones auditivas y/o visuales, delirios, comportamientos maníaco-depresivos, compulsiones, obsesiones, depresión, ansiedad, o ataques de pánico.

demenciaNo obstante, esto no es algo que esté escrito en piedra y lo que ocurra en tu complejo cuerpo-mente-espíritu, dependerá de qué tanto estés sujeto a los desencadenadores que cité a lo largo de esta publicación.
A tus creencias, tus costumbres, tu estilo de vida, tu nutrición, las personas con las que convives, lo que bebes, te inyectas, esnifas y todo ese entorno que está por encima de los genes que te fueron transmitidos de generación en generación, se le llama epigenética, y es algo que puede llegar a influir más en tu salud, que tu genética. Y aunque no haya dependido de ti el que tus genes estén determinando tu tendencia a desarrollar cierto trastorno, todavía hay algo que puedes hacer para cambiar tu epigenética:

Aléjate de las sustancias adictivas y de todo aquello que tenga potencial para desencadenar a tus demonios internos, incluyendo el estrés… © Sergio López González. Fundación MicroMédix. 27 de Enero de 2017.


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] http://www.independent.co.uk/life-style/food-and-drink/news/countries-that-drink-the-most-alcohol-in-the-world-revealed-a6725441.html
[2] Página oficial de la World Health Organization (WHO).
[3] López González Sergio. Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes. Fundación MicroMédix. Febrero 6, 2015
[4] ¿Pueden las Vitaminas curar el Alcoholismo?. Tratamiento ortomolecular de las Adicciones. Abram Hoffer y Andrew W. Saul. Editorial Sirio. 2009


4 comentarios

Escucha de voces: complementando su tratamiento con terapia cognitiva conductual

pacienteSe describe un tratamiento complementario con terapia cognitiva conductual, que puede contribuir a eliminar las alucinaciones auditivas, cuando una persona con esquizofrenia o trastorno bipolar, no ha respondido a las microdosis y la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas), en el tiempo que se esperaba.
Cuando el paciente ha estado expuesto a un estrés continuo, o los familiares del mismo se confían o se desentienden de la evolución de sus síntomas, pueden sobrevenir recaídas o persistir las molestias derivadas de las alucinaciones y los delirios.

El entorno social y los conflictos familiares pueden desencadenar una crisis

terapiaYo puedo estar muy al tanto de las dosis y los modos de administración de cada uno de mis pacientes; pero no tengo manera de enterarme de los conflictos familiares que pudieran estar afectando a cada uno de ellos, a menos que él (ella) o alguno de sus familiares, me lo informe por medio de una llamada telefónica o un mensaje de correo electrónico. Una discusión acalorada entre los miembros de la familia o un padre intransigente que desconoce las consecuencias que una actitud de esa índole puede llegar a tener sobre la autoestima de su hijo o hija, provoca en él/ella impotencia y frustración, que se traducen en angustia, depresión y a veces hasta en ira [4].

Esos sentimientos son señales de alarma que hay que atender, antes de que impere el caos en la familia.
Para evitar llegar a esos extremos, conviene que el paciente comience a sostener pláticas de terapia cognitiva conductual y que detenga temporalmente la disminución gradual de las dosis de sus antipsicóticos, o integre por ejemplo, algún sedante natural a su tratamiento, con la finalidad de evitar una recaída o un empeoramiento de los síntomas.

El caso de Armando

pacientesArmando es una persona en extremo responsable; tanto, que quizás a eso se deba el que haya tenido más problemas que beneficios, al estarse esmerando en sus estudios, justamente en esta etapa de su vida en la que quiero pensar, que por estar tratando de demostrarle a su señor padre que no es un desobligado, ha vuelto a escuchar voces. Tanto él como Ezequiel, que es otro de los pacientes que estuve tratando hace algunos años y cuyo nombre también he cambiado para proteger su verdadera identidad, sienten que están obligados a terminar su carrera, en un tiempo relativamente insignificante en relación a lo que todavía les queda por vivir.

Pareciera que no alcanzan a ponderar con suficiente objetividad el valor de su estado de salud.
Hablando en términos más generales, he observado que las desavenencias familiares, las condiciones desfavorables del entorno, la diferencia de opiniones de los tutores del paciente en relación al tipo de medicina que se ha de emplear para tratarlo (medicina ortomolecular o sistema de salud mental tradicional) y la vulnerabilidad que una persona presenta para desarrollar esquizofrenia, no son una buena combinación.

milt-greekA Armando no le convenía comenzar a estudiar una maestría, por el nivel de estrés que eso implica. Lamentamos que haya prestado atención a los insultos de su padre y a los comentarios de un hermano que dista mucho de ser un ejemplo a seguir. Siempre que sea posible, hay que evitar que una persona con esquizofrenia escuche mensajes negativos de quienes le rodean. De acuerdo con Milt Greek (derecha), “la gente que sufre de esquizofrenia es una esponja emocional” [1], y estoy parafraseando a alguien que logró superar el problema y que ahora, además de haber escrito un libro entero sobre el tema, se desempeña como programador de computadoras y da pláticas dirigidas a profesionales de la salud.

esquizofreniaComo yo lo veo, el que alguien se comporte como una esponja emocional, obedece a la forma en la que procesa los estímulos que percibe a través de sus sentidos, y a la seriedad que le asigna a las interpretaciones que hace de los acontecimientos. Si usted y yo por ejemplo, viéramos una película que mostrara un dinosaurio devorando un ser humano, es posible que quedáramos impresionados de momento; pero seguramente ese acontecimiento no trascendería más allá de una pesadilla.

Una persona con ideas delirantes sin embargo, podría interpretar esa misma escena, como un preámbulo del fin de la humanidad. En este orden de ideas, si a usted le preocupa que las voces que alguna vez escuchó su familiar, vuelvan a “resonar en su cabeza”, por favor no lo manifieste enfrente de ella/él. Si no puede evitar la ansiedad que eso le produce, por lo que más quiera, no lo verbalice, o al menos no reiteradamente y en presencia de quien podría recaer por ese motivo, pues se sabe que dichos mensajes llegan a ser subliminales. Esto puede sonar como una profecía autocumplida. Créame que lo es.

La experiencia de Ezequiel con #LadyAsertiva

ladyasertivaEzequiel se encuentra en una posición más delicada. Sufrió maltrato psicológico de su madre por años. Sintiéndose regularmente indispuesta, humillaba a menudo a su hijo con expresiones del tipo “eres un inútil, no me ayudas en nada” y “tu papá hubiera preferido que no nacieras”. No hace ni una semana, ambos discutían, cuando en un arranque de desesperación, Ezequiel la empujó mientras le hacía saber que tenía hambre y que no había suficiente comida en la casa para saciarla. Sin haber recibido el menor daño físico, ella entró en pánico y decidió marcar al servicio 911 para solicitar que la policía se lo llevara.

Así las cosas, Ezequiel se encuentra en estos momentos en alguna parte de los EUA, en el estado de California, confinado en una especie de Casa Hogar que después supimos se trataba de una Hope House, medicado con olanzapina, solo, sin amigos, abandonado a su suerte y abrigando la esperanza de que los responsables de su confinamiento, excepto su madre claro está, cumplan con lo que hasta ahora le han prometido: prepararlo para conseguir un trabajo digno que le permita en un futuro, valerse por sí mismo.

hope-houseLo que tal vez ignoraba la madre de este joven cuando no pudo manejar el asunto de una manera más asertiva, es que muchos de los hijos que han sido confinados por sus padres en una institución de ese tipo, salen de ahí sintiéndose traicionados, con un gran resentimiento hacia ellos, por haber actuado así en contra de su voluntad, sin haber siquiera intentado un diálogo. Y es que muchos de esos padres no tienen ni la más remota idea de lo que significa el sentirse humillado de esa manera (para darse una idea de ello, véase mi entrega del 25 de agosto de 2016: El sistema tradicional de salud mental en entredicho).

Otra forma de ponerse en el lugar de Ezequiel, aunque ciertamente menos viable, sería pasar al menos un día en uno de esos centros psiquiátricos, simulando síntomas de esquizofrenia. Sobra decir que se necesita mucho más valor para hacer eso, que el que pudo reunir #LadyAsertiva cuando sintió el empujón que su propio hijo de 22 años le propinó, aquella infortunada tarde de septiembre (ella jamás salió lastimada de ese agravio). ¿Se imagina usted, querido(a) lector(a), lo que pasaría si cada vez que un desconocido lo(a) empujara en el BART (Metro de San Francisco), marcara usted al servicio 911 para reportar un incidente de esa naturaleza?

hijaA lo que quiero llegar con esta breve disgresión es que el recluir a un hijo para delegar a un perfecto desconocido el problema que en principio uno debe afrontar y resolver, es una postura por demás cobarde. Tenemos que estar conscientes de que recurrir a la policía para arreglar un asunto familiar, impulsados por el instinto primitivo de lucha o huida (ya se ve que aquí fue de huida), puede causar que nuestros hijos nunca nos perdonen un acto tan ruin. Hay que entender que ellos son los que están enfermos y nosotros somos lo único que les queda. Lo más amigable que hay a su alrededor.

 Paco y su crucial decisión

conductualPaco es un caso más que estamos atendiendo, en el que las voces tal vez no han sido un gran problema (todavía), pero en el que sí se aprecia una franca manifestación de otra clase de síntomas psicóticos positivos: los delirios.
Paco no estaba dispuesto a consumir suplementos que contuvieran nutrientes de origen animal, en concreto, se rehusaba a tomar el omega 3 (aceite de pescado) y la proteína de suero de leche. La creencia que sostenía su postura era: “no al maltrato de los animales”, según me informó Lourdes González, la consejera que lo estuvo atendiendo durante su tercera entrevista motivacional.

Pensando que no era necesaria todavía una intervención cognitivo-conductual, quisimos respetar esa creencia, ya que si bien estaba muy arraigada (100% de convicción), no representaba una amenaza para el tratamiento. Lourdes hizo lo posible para convencerlo de que tomara el omega 3, argumentando que el fabricante del producto que le habíamos recomendando, pertenecía a ese grupo de empresas que se autodenominan sustentables, que por estar a favor de la conservación del ambiente, también desaprobaban el maltrato animal.

creenciasPaco aceptó de buena gana seguir tomando el aceite de pescado unos cuantos días más;  pero como no estaba muy convencido, pronto suspendió su consumo. A sabiendas del efecto que puede tener una creencia en el resultado de un tratamiento, respetamos su decisión y le propusimos que continuara con los demás suplementos, sustituyendo la proteína de suero de leche por proteína de soya. Confiando en que esa era la única creencia que podría afectar la evolución de sus síntomas, quedamos a la espera de que mejorara con la administración asidua de los suplementos de la receta para la esquizofrenia.

Su estado de ánimo mejoró después de aconsejarle una dosis diaria de 3 gramos de inositol, porque de acuerdo con lo que nos informó su mamá durante una consulta telefónica, Paco había comenzado a experimentar arranques de ira y a ponerse muy violento. Pensé que ello podía deberse a los efectos secundarios de un antipsicótico que el padre de Paco le había estado dando en forma de gotas, por recomendación de un psiquiatra de toda su confianza.

cognitivaEl inositol al principio ayudó; pero posteriormente las cosas se salieron de control, cuando este muchacho decidió suspender tanto el tratamiento natural que nosotros estábamos supervisando, como uno de los antipsicóticos que le había prescrito su psiquiatra. Su mamá hacía referencia al mismo como el “cuartito”, dándonos a entender que se trataba de un cuarto de tableta de un antipsicótico cuyo nombre no pudo recordar, cuando se lo preguntamos.

deliriosY este es un comportamiento que ha venido repitiéndose una y otra vez en varios casos, no solo en el de Paco. Sin previo aviso, algunos pacientes deciden suspender sin mayores averiguaciones, lo que han estado tomando por meses, a pesar de haber mejorado en todo ese tiempo. Y es en este punto en donde se debe recurrir a una serie de entrevistas motivacionales y de terapia cognitivo-conductual, para establecer una mejor relación con el paciente (rapport), a fin de conocer sus pensamientos automáticos, sus creencias, su manera de percibir el mundo y los motivos que puede tener para continuar con su tratamiento.

Cuando el estado de las cosas con un paciente llega a ese punto, ya no se trata tanto de la eficacia del tratamiento en sí, sino de lo que el afectado de esquizofrenia cree a cerca del mismo (véase también: “El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir“, “El efecto placebo y los poderes curativos de la nutrición” y nuestro modelo de coaching de salud con entrevistas motivacionales).
Es imprescindible creer y confiar en lo que están haciendo usted y su ser querido. Si él/ella y/o usted no están completamente convencidos de las bondades de los tratamientos alternativos, concretamente de los beneficios que le pueden aportar la medicina ortomolecular, las microdosis y la terapia cognitiva de Aaron Temkin Beck, difícilmente habrá una recuperación.

Terapia cognitiva conductual para la escucha de voces y las creencias delirantes

vocesEs un tratamiento complementario que permite mejorar los síntomas de algunos trastornos mentales, mediante la modificación de creencias y la construcción de una nueva visión del mundo del paciente. “Desde esta perspectiva se parte del supuesto que las emociones disfuncionales que padecen los psicóticos, no tienen que ver directamente con los síntomas positivos del trastorno, sino con las creencias que mantienen sobre ellos” [2].
De acuerdo con Chadwick, Birchwood y Trower [3], la terapia cognitiva conductual consta de cuatro etapas básicas:

tratamiento1) Una entrevista preliminar, en donde el terapeuta se convierte en un aliado del paciente, estableciendo una relación de confianza; 2) una fase dedicada al descubrimiento de las creencias del paciente, de las evidencias que las respaldan, y de una escala para medir qué tan convencido está aquél de sus creencias; 3) un diálogo socrático en donde se cuestiona la validez de las creencias. Durante esta fase se espera que el paciente se de cuenta de que está malinterpretando los acontecimientos [4]; y 4) una serie de experimentos de comportamiento diseñados para poner a prueba las evidencias y rechazar así las creencias limitadoras planteadas en la fase 2. Es aquí donde el terapeuta ayuda al paciente a equilibrar su postura inicial, con pensamientos alternos (sustitución de creencias).
cognitivoEl concepto de pensamiento equilibrado es de vital importancia para entender el modelo ABC de la terapia cognitiva conductual. Me encanta la forma en que lo han expresado Morrison, Renton, French y Bentall, porque echa por tierra toda esa podredumbre contenida en los llamados libros de autoayuda. Para Morrison y sus colegas, “lo importante es darse cuenta de que no estamos defendiendo la conveniencia de recrearse en un pensamiento positivo absurdo, que puede ser tan poco realista como el pensamiento negativo. Más bien queremos decir que debemos cultivar un pensamiento equilibrado que saque partido de toda la información disponible” ([5], pg. 94-95).

Esa es una forma realista de actuar y de sentir, porque tan malo es ser un pesimista empedernido, como el tener la convicción de que uno puede lograr lo que sea, por absurdo que parezca, tan solo con desearlo fervientemente, que es el principio en donde descansa la ridícula “ley de la atracción”. Desde el punto de vista de la terapia cognitiva conductual, no hay mucha diferencia entre creer por ejemplo que uno puede leer la mente de los demás, y sentirse omnipotente, confiando en que se cumplirá la “ley de la atracción”, como si se tratara de la mismísima ley de la gravitación de Newton. Para una discusión más profunda de cómo alguien puede desarrollar todo su potencial sin fantasear, puede consultar “El éxito en tres palabras: ser y estar“, también de mi autoría.

El modelo ABC de Albert Ellis

modelo-abcEl modelo ABC de la terapia cognitiva conductual por tanto, no pretende construir castillos en el aire. Simplemente parte de los acontecimientos (A) y cuestiona las interpretaciones que el paciente hace de ellos (B: sus creencias/pensamientos), para determinar si los sentimientos que se están activando en él (C: consecuencias), amerita un cambio de creencias. Así, este modelo de terapia pretende sustituir las creencias limitantes del paciente por otras más positivas, a fin de que éste tenga una visión más equilibrada de la realidad.

El principio fundamental del modelo de Albert Ellis (TREC: Terapia Racional Emotiva Conductual) en realidad no es nuevo. Está inspirado en las enseñanzas de Epicteto, un filósofo estoico griego nacido en el año 50, a quien debemos otorgar todo el crédito de esa máxima que ahora hace eco en las mentes de los que han seguido a Beck y a Ellis desde principios de los 60’s: “no son los hechos los que nos perturban, sino las interpretaciones que hacemos de los mismos” [6].

Un caso real de terapia cognitiva conductual

entrevistaEn seguida explico cómo han sido las primeras fases de la terapia cognitiva conductual de Armando, el estudiante que se ha mudado a los EUA para continuar sus estudios de posgrado, y que por estar sometido a un continuo nivel de estrés, no ha podido librarse de las voces que tanto lo angustian. Armando acostumbraba acudir a su consulta en la Ciudad de México, y no fue sino hasta después de las dos primeras sesiones, que pude ganarme su confianza. Él estuvo disminuyendo las dosis de sus dos antipsicóticos sin ningún problema, y había estado tomando todos sus suplementos con una asiduidad poco usual.

Mes a mes, hacíamos ajustes a algunos suplementos e inclusive le recomendamos tomar rhodiola y 5-HTP para disminuir la ansiedad y el agotamiento que nos había manifestado tener en ciertas ocasiones. Su estado anímico mejoraba día a día y todo marchaba sin contratiempos, hasta que nos enteramos casi el mismo día que partía para los EUA, que había tenido una seria discusión con su señor padre. Ese acontecimiento, la presión que ejercía sobre él una maestra de la escuela superior a la que asistía, y el temor que le infundía la posibilidad de una recaída, rápidamente comenzaron a skypeinquietarlo.

A los poco días de haberse establecido en los EUA, las voces hicieron su nefasta aparición, poniéndolo en un estado de ansiedad aún más crítico. Fue entonces cuando decidí contactarlo por Skype, para comenzar con el procedimiento de la terapia cognitiva recién descrito.
Por alguna razón, a Armando no le preocupaban mucho los acontecimientos más recientes, así que hurgué en su pasado para identificar las creencias que entre los dos tendríamos que modificar para acallar las voces.

Después de entablar el consabido diálogo socrático, me quedó claro que lo que le atormentaba más de las voces no era tanto su contenido, sino su permanencia, al grado de sentirse incapaz de controlarlas.
En contraste con otro paciente que hace un par de años, pudo librarse de las voces con la dieta y los suplementos de nuestra receta para la esquizofrenia, y al que sí le perturbaban los insultos que las voces le proferían, a Armando lo que más le angustiaba, era que éstas nunca se callaban.

chatDe acuerdo con esto, la primera creencia que encontré y que está muy arraigada en él (yo diría en un 100% de convicción), es que “el no tiene control sobre las voces“. Otra creencia que alcancé a descubrir fue que “el contenido de las voces es irrelevante“, porque aunque tenía bien identificados a los personajes que las emitían, no se sentía ofendido.
La última creencia que hasta el momento he podido detectar, es que de acuerdo con su experiencia, “el sonido de las voces es real”.

Él no cree que sean imaginarias. No obstante, esta creencia no pareció tener muchas evidencias que la soportaran, pues durante la consulta, sostuvimos el siguiente diálogo (palabras más, palabras menos):

consultaSergio: ¿Y qué te hace pensar que las voces son reales?
Armando: Ah, pues porque tienen un sonido muy propio. No puedo estar imaginándolas
S: Pero a ver Armando… dime, ¿tú eres un científico no?, y seguramente sabes cómo se generan las palabras…
A: Claro. Con las cuerdas vocales
S: Ahora dime una cosa, ¿sabes de alguien que haya podido emitir alguna palabra sin cuerdas vocales?

A: No, eso sería imposible
S: Entonces, si no hay cuerdas vocales, no puede haber voces, ¿o sí?
A: por supuesto que no
S: Ahora dime… ¿tú tiene cuerdas vocales en tu cabeza?
A: No
S: Y entonces, ¿cómo puede haber voces si no hay cuerdas vocales que las produzcan?

consulta-familiarSe produjo una pausa en la conversación, porque de momento no encontró alguna evidencia que respaldara su creencia original: “las voces son reales”. Tratando de romper el silencio que estaba imperando a lo largo de los miles de kilómetros que había entre las dos computadoras, quise que reflexionara un poco más sobre la cuestión, e insistí:
S: ¿Cómo puede ser real una voz que no proviene de unas cuerdas vocales?

Mediante la pregunta anterior lo estaba invitando a que entre los dos, encontráramos una creencia alternativa (un pensamiento que equilibrara su presunta realidad).
S: ¿No podría ser que tus voces fueran en realidad, tus propios pensamientos, y no las voces de otras personas?
A: Pues sí, es posible
S: ¿Crees que tus pensamientos son reales?  -le dije a Armando para no dejarlo en el vacío, sin una creencia que sustituyera a la anterior.
A: Sin duda.
S: ¿Y tus voces, entonces… son reales?
A: No

escuchaComo me di cuenta de que no había podido refutar el hecho (acontecimiento) de que su cerebro no podía poseer cuerdas vocales, por contravenir los principios de la anatomía humana, aproveché para establecer una creencia alternativa que sustituyera a la que estipulaba que las voces eran reales. El pensamiento equilibrado que le propuse fue el siguiente: “ las voces son la manifestación de tus pensamientos, y éstos sí son reales“.
A pesar de ese pequeño avance, todavía quedaba por resolver durante la consulta, los dos problemas más importantes: la omnipotencia y la omnisciencia de las voces.

Y digo omnisciencia porque según Armando, las voces sabían todo a cerca de él, su pasado, sus secretos, sus aspiraciones, sus debilidades, sus gustos, etc. Pero con el avance que habíamos logrado, resultaba obvio ahora por qué las voces conocían todo a cerca de su vida: era él mismo, con sus pensamientos, quien hacía que todas esas ideas emergieran de su mente. En ese momento, hubiera querido expresarlo como lo hago ahora: “que eso que estaba experimentando, era su mente pronunciando sus pensamientos en voz alta”.
Aún suponiendo que con este nuevo pensamiento equilibrado pudiera convencer a Armando en la próxima consulta, de que nadie sabe tanto sobre él, excepto él mismo, está faltando todavía que practique un ejercicio de visualización que le recomendé en esa misma consulta, con miras a sustituir la que parece ser la creencia limitante más difícil de cambiar: la omnipotencia de las voces.

voz-interiorLa mayoría de las personas con esquizofrenia, atribuyen a las voces un poder extraordinario, casi imposible de vencer. Algunas de ellas manifiestan en las consultas que si se les contradice, pueden sufrir las consecuencias de una represalia de parte de esos entes que les dan órdenes o los agobian con amenazas de muerte  y conjuros en contra de sus seres queridos. Como en teoría Armando no puede ser amenazado por sus propios pensamientos, lo que procede en su caso es enfocar toda la atención en la creencia de que “él no tiene control sobre las voces”, debido al poder que ejercen sobre su persona. Se trata entonces de quitarle fuerza a esta creencia y sustituirla por otra más positiva.

El ejercicio que le pedí realizara durante la consulta y que necesita repetir cada vez que tome una dosis de niacina, es una visualización de una experiencia que me compartió de su pasado.
Puesto que él ya había experimentado antes dos recaídas, le dije que “a estas alturas del partido, el ya debía ser un experto en escucha de voces“, y que era muy probable que recordara uno de esos días en los que las voces lo dejaron en paz, después de haberlo estado molestando como lo estaban haciendo últimamente.

saludAunque no recordó todos los detalles, pudo identificar lo que sintió en aquella ocasión. “Sentí como si me hubieran quitado un gran peso de encima“, me dijo mientras se esforzaba en recordar más detalles. Pero lo más interesante de evocar una experiencia tan grata como esa, es descubrir la creencia que puede haber detrás de ella, si es que la hay. Se sabe que mientras más detalles se recuerden sobre una experiencia con estas características, más posibilidades hay de que el paciente cambie de actitud, de cara a los acontecimientos que lo están afectando en el presente.

Ahora el diálogo se desarrolló más o menos así:

S: ¿Y a que atribuyes tú el que hayas dejado de escuchar voces, mientras estabas en la sala de tu casa?
A: A que tenía como dos o tres días tomando Solian
S: ¿Y recuerdas cómo era la pastilla?
A: No, solo sé que eso fue lo que ahuyentó las voces.

antipsicoticosHonestamente no sé exactamente si el hecho de que no recordara los detalles de ese antipsicótico (el Solian) fue para bien o para mal, porque hasta el momento de estar escribiendo estas líneas, él todavía no ha vuelto a practicar su visualización, por más que se lo he pedido. Mi propuesta fue que evocara esa experiencia de nuevo, tratando de recordar todos los detalles que pudiera; pero ahora haciéndolo poco antes de tomar su dosis de niacina, la cual fungiría como anclaje de la visualización. Basándose en la creencia de que “fue el Solian lo que produjo la desaparición de las voces”, la niacina haría las veces del antipsicótico y la remembranza reemplazaría la creencia de que “él no tiene control sobre las voces”. Pero como he dicho ya en otras ocasiones, una cosa es lo que uno espera que suceda, y otra muy diferente es que efectivamente se produzca “el milagro”.

creenciaHace unos días me enteré que Armando no había tenido tiempo de hacer los ejercicios que yo le había dejado de tarea. Tuve que sentarme en la silla de mi escritorio, porque no daba crédito a lo que me estaba tratando de transmitir aquella voz que provenía del otro lado de la línea telefónica. Los ejercicios consistían, además de la visualización, en correr aunque fuera una media hora por las mañanas, leer y escuchar música con audífonos. La intención era comprobar si con eso podía tener más control sobre la intensidad y la duración de las voces, que en cualquier momento podrían callar, como lo hicieron la vez que Armando tomó aquella dosis de Solian.

“Acepto que es verdad que la fortuna es juez de la mitad de nuestras acciones, pero que nos deja controlar la otra mitad, o poco menos”… Nicolás Maquiavelo

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 17 de septiembre de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Milt Greek. Schizophrenia: A Blueprint for Recovery. 2012
[2] Salvador Perona-Garcelán y Carlos Cuevas Yust. Aplicación de la terapia cognitivo conductual sobre las ideas delirantes y las alucinaciones en un sujeto con el diagnóstico de esquizofrenia. Psicothema. 2002. Vol. 14, nº 1, pp. 26-33.
[3] Chadwick, P.; Birchwood, M. y Trower, P. (1996). Cognitive Therapy for Delusions, Voices and Paranoia. Chichester: Wiley.
[4] López González Sergio. Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes. Fundación MicroMédix. Febrero 6, 2015.
[5] Anthony P. Morrison, Julia C. Renton, Paul French y Richard P. Bentall. ¿Crees que estás loco?, Piénsalo dos veces. Recursos para la terapia cognitiva de la psicosis. 2010, Herder Editorial, S.L., Barcelona
[6] Enquiridión (manual). Epicteto. Anthropos Editorial. 2004


13 comentarios

Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia

esquizofreniaHemos mejorado nuestra receta para la esquizofrenia.
Ya en artículos anteriores, dimos a conocer cómo la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) ha podido curar de esquizofrenia a una gran cantidad de pacientes alrededor del mundo, incluidos los casos de éxito que tuvimos el orgullo de atender en la Fundación MicroMédix. No obstante, habíamos estado tratando pacientes que no conseguían aliviarse en los seis meses de plazo límite que habíamos fijado para vencer este trastorno, presentándose este hecho de manera más acusada en las mujeres adolescentes.

intestino permeableDespués de revisar caso por caso, de hacerles varias preguntas a los padres de dichos pacientes, y de confrontar sus respuestas con los hallazgos más recientes de la medicina funcional ([1]-[15]), concluimos que una causa más de esquizofrenia, es sin duda el síndrome de permeabilidad intestinal. Si bien en la Fundación MicroMédix ya habíamos recomendado una dieta bastante estricta, excluyendo de ella el gluten, la caseína, el azúcar y todos los estimulantes, habíamos restado importancia a la íntima conexión que existe entre el sistema nervioso central y el entérico, vía el nervio vago. Con un tratamiento a base de enemas de probióticos que usted mismo(a) puede administrar en casa, la dieta recomendada y tres suplementos más que hemos agregado a nuestra receta original, como son el calostro de bovino [1], el aceite de orégano y el palo de arco, estamos ya en posibilidad de curar la esquizofrenia, el autismo, la demencia, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el trastorno bipolar, la enfermedad de Alzheimer, el mal de Parkinson y otros trastornos de la personalidad.  

El eterno engaño de la psiquiatría

psiquiatríaLas alucinaciones, junto con los delirios, la hiperactividad, la ansiedad, la depresión y otros síntomas de origen neurológico, suelen ser diagnosticados por los psiquiatras como esquizofrenia, o como alguno de esos otros chorrocientos términos que aparecen en su Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM). Cada vez que la Asociación Americana de Psiquiatría se reúne, necesita bautizar a un conjunto de síntomas con algún nombre, que además de ser rimbombante, defina lo que hasta ahora sus miembros no han podido comprender.

Y si se mira bien, eso es lo que ha podido sostener al emporio de la industria farmacéutica. Los magnates de este monstruo de mil cabezas se dijeron: “si no podemos dar con la solución al problema que causa un comportamiento anormal de una persona, tenemos que buscar una manera de justificar la razón de ser de nuestra especialidad, haciéndole creer a nuestros potenciales consumidores que un conjunto de síntomas es una enfermedad, ya que de otra manera, no tendremos una fuente de ingresos inagotable y redituable”.

llantaPara perpetuar el apego de sus millones de consumidores a sus antipsicóticos, primero tuvieron que convencerlos de que había un fármaco para cada uno de sus síntomas, independientemente del problema que hubiera detrás de los mismos. Lo que esos magnates han pretendido desde el nacimiento de esta industria tan perfectamente bien diseñada,  es disfrazar los síntomas de las enfermedades subyacentes, antes que preocuparse auténticamente por su curación. Si usted acudiera a una vulcanizadora para que le arreglaran una llanta que se ha ponchado, ¿le gustaría que la inflaran para hacerle creer que ha sido reparada de verdad?. Y más importante aún: ¿regresaría usted a ese taller para solicitar otra reparación?

La verdadera culpable: la permeabilidad intestinal

síntomasSiendo el familiar de un ser querido con esquizofrenia, no debería de extrañarle que no haya podido recuperarse con recetas médicas a base de antipsicóticos, o inclusive a base de suplementos ortomoleculares que no han tomado en consideración los efectos de lo que se conoce como síndrome de intestino permeable. Para que usted comprenda bien porqué un individuo cuyo microbioma (flora intestinal) ha dejado de funcionar satisfactoriamente, puede presentar síntomas de esquizofrenia, voy a hacer una breve descripción de los hechos, más o menos como lo haría un fiscal que está acusando al presunto culpable de un delito.

Como dije, los síntomas que los psiquiatras han bautizado como esquizofrenia, en realidad no son la enfermedad. La raíz del problema es otro, y un paciente aquejado de esquizofrenia no debería de estar tomando antipsicóticos para cada síntoma que se manifiesta en su cerebro. La teoría del desequilibrio de sustancias químicas defendida por los señores de bata blanca, podría ser el resultado del desequilibrio de bacterias que hay en el intestino de un determinado paciente, en donde un exceso de microorganismos patógenos, compromete la salud de su flora intestinal.

Debacterias malas acuerdo con Élie Mechnikov, premio nobel de biología en 1908, para que un organismo se comporte de manera apropiada, debe tener en su intestino mayor número de bacterias buenas que de bacterias malas. Muchos pacientes con trastornos de personalidad padecen de disbiosis, es decir, poseen muy bajos niveles de bacterias buenas, o sea de probióticos. Estas bacterias benéficas hacen posible una buena digestión y cooperan con el sistema inmune para combatir a los microorganismos patógenos que intentan vulnerar nuestra barrera hematoencefálica, al ser conducidos hasta ahí por nuestro torrente sanguíneo.

Y es aquí donde radica el gran problema: a consecuencia de una disbiosis, el revestimiento del intestino de un paciente va a presentar múltiples intersticios celulares, por donde las proteínas que no terminaron de digerirse apropiadamente y otras toxinas, pueden pasar fácilmente y ser transportadas por el torrente sanguíneo hasta llegar al cerebro.

La presentación de evidencias

alucinacionesPara ilustrar este fenómeno de permeabilidad, pensemos en los estragos que la caseína de un producto lácteo podría ocasionarle a un joven diagnosticado con esquizofrenia o a un niño autista.
Cuando la caseína se descompone en nuestro tracto intestinal, se liberan exorfinas, las cuales no serían un problema para un individuo sano. Pero en personas intolerantes a la caseína, las exorfinas escapan hacia el torrente sanguíneo a través de los diminutos orificios que la disbiosis ha producido. Al penetrar la barrera hematoencefálica, las señales enviadas por estas exorfinas (toxinas) son interpretadas por los receptores opioides del cerebro como una alucinación. Algo similar ocurre con la morfina, la heroína y los péptidos del gluten (enfermedad celíaca).

De hecho, para una persona que padece de intolerancia a la caseína o al gluten, los efectos de las exorfinas de cualquiera de ellos, podrían afectar más su comportamiento que lo que podría causarles una determinada dosis de morfina. Evocando otra vez al fiscal que todos llevamos dentro: “esos son los hechos, y son irrefutables”.
¿Por qué entonces se han dado casos de recuperación de esquizofrenia, después de seis meses de emplear la medicina ortomolecular, las microdosis de plantas medicinales y la dieta de nuestra primera receta? ¿Y porqué puede haber recaídas, si no se adicionan a nuestra receta original, los probióticos y el calostro?

permeabilidadTodo parece indicar que así como las toxinas logran penetrar fácilmente la pared intestinal, también lo hacen todos los suplementos, es decir, el intestino no está filtrando casi nada. Es como si usted estuviera tratando de purificar un recipiente (su organismo) al que por un lado le está inyectando el antiveneno (suplementos) y por el otro le sigue introduciendo ese mismo veneno. Si no sellamos (sanamos) ese intestino, ese proceso se estará repitiendo indefinidamente con un grado de intoxicación que va a depender de qué tan permeable sea el intestino del paciente, esto es, de qué tan intolerante sea su intestino a los alimentos que ingiere. Es por eso que algunas veces, después de no haber visto resultados satisfactorios, el aumentar las dosis de alguna vitamina, mineral, ácido graso o aminoácido, mejora rápidamente el comportamiento de un paciente.

Pero cuidado, no incremente las dosis de los nutreintes que hemos recomendado, a menos que conozca bien todas sus propiedades y sus posibles efectos secundarios. Antes de aumentar o modificar las dosis de cualquiera de los suplementos que componen nuestra receta para la esquizofrenia, por favor consúltenos.

¿Qué causa la permeabilidad intestinal?

fórmulaNo hay, ni habrá mejor forma de fortalecer el sistema inmune de un infante, ni de proveer a un recién nacido de todos los nutrientes que requiere para su crecimiento, que a través de la leche materna. Y si por cualquier razón, usted fue una madre que alimentó a su hijo con fórmula, durante los primeros meses de nacido, ya puede comenzar a sellar ese intestino permeable de su hijo adolescente, con calostro de bovino y probióticos, pues esta puede ser una posible causa de que ahora esté presentando los síntomas típicos de un intestino permeable.

Lo mismo aplica en el caso de que su hijo(a) haya nacido por cesárea, haya sido atiborrado de antibióticos durante alguna etapa de su vida o de manera frecuente durante su infancia, o esté padeciendo de candidiasis. Si su hijo o su hija estuvieron sujetos a una o más de estas circunstancias, a un estrés excesivo, a infecciones intestinales, al consumo excesivo de alcohol y/o cafeína, al uso frecuente de analgésicos, o presenta deficiencia de ácidos grasos esenciales, es muy probable que esté padeciendo de síndrome de intestino permeable, y como ya habrá podido adivinar, está propenso a desarrollar alguno de los trastornos psicogénicos mencionados.

Candida albicansLa Candida albicans es una de las principales causas de permeabilidad intestinal. No debería sorprendernos que a consecuencia de este nefasto hongo, el paciente experimente síntomas muy parecidos a los que ocasiona el mercurio de las amalgamas [13], que como vimos en una publicación anterior, comprenden desde reacciones alérgicas a algunos alimentos, pasando por sentimientos de ansiedad y depresión, hasta alucinaciones auditivas (la típica “escucha de voces en la cabeza”), entre otras muchas manifestaciones propias de la esquizofrenia, el autismo, la demencia, etc.

La Candida abre los intersticios celulares del intestino, haciéndolo permeable no solo para ella misma, sino para otras muchas toxinas, incluyendo el mercurio y otros metales pesados. Es por eso que conviene cerciorarse de que el paciente no tenga una sobrepoblación de candida (disbiosis) en su intestino, ya sea ordenando un análisis para la detección de la misma, inspeccionando la posible existencia de hongo en uñas, lengua, garganta, vagina ([16] y [17]), etc; o bien administrando sin averiguación previa, dosis apropiadas de antimicóticos como el aceite de orégano y el palo de arco o Pau D’Arco (véase receta), a fin de aniquilar el exceso de este patógeno. Hay que recordar que la cantidad de candida y otros microorganismos patógenos, debe ser mucho menor que la cantidad de bacterias buenas (probióticos).

caseínaEl que las madres hayan descartado de la dieta de sus pequeños, alimentos de difícil digestión a una edad muy temprana, no ha sido del todo arbitrario. La razón es muy poderosa y se basa en la premisa de que tanto la pared intestinal como la mucosa que lo cubre, no han terminado de formarse totalmente en un neonato, lo cual equivale en cierta medida, a un intestino de un individuo mayor que padece de permeabilidad intestinal. En el caso del intestino del recién nacido, es claro que éste todavía está demasiado permeable como para ser capaz de filtrar las toxinas que podrían atacar su incipiente sistema nervioso central, y es por eso que se le debe alimentar con leche materna.

Algo similar ocurre cuando se trata de un individuo mayor con síndrome de intestino permeable. Hay muchos alimentos que no puede digerir totalmente, de ahí que haya que sellar su intestino con calostro de bovino.
Si usted alguna vez se equivocó y le dio a su pequeño miel de abeja o leche de vaca por ejemplo, a una edad muy temprana, creo que sabrá a lo que me estoy refiriendo, porque supongo que ninguno de los dos habrá podido dormir en toda la noche, sobre todo porque él o ella no era capaz de decirle a usted, -¡Que burro(a) eres papá (mamá), cómo me vas a dar leche de vaca con apenas un mes de nacido(a)… las voces que voy a escuchar no me van a dejar dormir!

La solución: la receta mejorada para curar la esquizofrenia

recetaUna vez contestadas ambas preguntas y habiendo comprendido el problema, procederé a explicar lo que recomiendo hacer para prevenir y curar la esquizofrenia. De entrada, parecería sensato determinar los alimentos a los que el paciente presenta intolerancia, es sensible, o inclusive alérgico.
Aunque existen varios mecanismos para detectar el grado de sensibilidad a los alimentos, tales como las pruebas de detección de anticuerpos conocidos como inmunoglobulinas A, E, G y otras por el estilo; así como la medición de las pulsaciones del corazón, antes y después de la ingesta de algún alimento potencialmente alérgeno, todas ellas no suelen ser muy confiables, en el sentido de que pueden dar tanto falsos positivos como falsos negativos. También hay datos estadísticos sobre los alimentos que se consideran alérgenos y otras listas en donde puede resultar evidente para usted, el que un alimento haya sido clasificado como “seguro”, tal y como lo establecí en el artículo que dediqué a la artritis reumatoide.

Pero basándonos en nuestra experiencia en trastornos de la personalidad y de lo poco práctico que puede resultar la detección de los “alimentos problema” para cada caso particular, recomiendo apegarse a la dieta ya especificada en nuestra receta original y opcionalmente, detectar uno o dos alimentos problema como máximo, que bastarán para dar tiempo a que los nuevos suplementos sellen la pared del intestino de nuestro e-paciente (su familiar o usted mismo/a).
A continuación voy  explicar el procedimiento a seguir para aplicar a su e-paciente, el enema de probióticos. La receta mejorada la puede descargar pulsando sobre la imagen que aparece arriba a su izquierda.

Indicaciones para la aplicación del enema de probióticos

Esta no es una limpieza de colon convencional, por lo que la cantidad de agua que se empleará para la solución del enema es de 350 ml exactamente, no más, ni menos.

irrigador1. Adquiera en la farmacia de su localidad: un sistema irrigador o recipiente para enema, que incluya una sonda rectal con válvula de cierre/apertura, o bien consiga unas pinzas de enfermera para desempeñar esa misma función; una botella de agua destilada y esterilizada (completamente libre de cloro) de 500 ml; un lubricante hidrosoluble y  una bolsa de guantes desechables.
2. Antes de aplicar el enema, asegúrese de que su paciente haya defecado y esté en ayunas (con el estómago vacío). Lávese muy bien las manos y esterilice el sistema irrigador, colocándolo en agua hirviendo, durante 20 minutos.
3. Póngase los guantes y extraiga 150 ml de agua destilada para que queden únicamente 350 ml en la botella.

4. Disponga de 6 cápsulas de probióticos y vaya abriendo una cápsula a la vez para diseminar su contenido en los 350 ml que quedaron en la botella. Cuando haya terminado de vaciar todas las cápsulas, agite para que los probióticos se disuelvan bien a temperatura ambiente (esta solución no deberá calentarse ni deberá guardarse en el refrigerador para su uso posterior. La solución obtenida deberá usarse en ese mismo momento) .

Sims5. Purgue el sistema irrigador con la solución obtenida en el paso anterior, para expulsar el aire que pudiera haber en el interior de la sonda. Con la válvula del irrigador cerrada (o ahorcando la sonda con las pinzas), vacíe la solución de probióticos en el recipiente del irrigador. Ahora abra por un momento la válvula para expulsar el aire y permita que salga una mínima cantidad de líquido, recogiendo éste con la misma botella que contenía la solución, para aprovechar esa porción de probióticos. Cierre de nuevo la válvula y vierta los probióticos que recién recogió,  en el recipiente del irrigador.

6. Pídale a su paciente que se acueste de lado, sobre su brazo izquierdo, en posición de Sims (decúbito lateral izquierdo con pierna derecha flexionada por encima de la izquierda), o bien en posición fetal, tal y como se indica en la imagen inmediata anterior.
7. Coloque el recipiente del irrigador a 50 cm del nivel del paciente como máximo.
8. Lubrique la cánula en el extremo de la sonda del irrigador, para que ésta entre suavemente en el orificio anal del paciente, sin lastimarlo. Recuerde que la válvula de la sonda quedó cerrada desde el paso No.5. Si no se cuenta con válvula, puede usar las pinzas para abrir y cerrar el paso de la solución.
9. Introduzca poco a poco la cánula en el orificio anal (7 cm aproximadamente).
10. Abra la válvula para dejar que la solución de probióticos inunde el tracto intestinal de su paciente.

sonda11. Cuando la solución en el recipiente se haya terminado, cierre la válvula y extraiga la cánula con sumo cuidado.
12. Dígale a su paciente que el procedimiento ha terminado, que se recueste ahora sobre su brazo derecho y que retenga el líquido recién inyectado por 30 minutos, antes de ir al inodoro. En caso de que las ganas de evacuar sean muy intensas, deberá expulsar la materia fecal, aún cuando no hayan pasado los 30 minutos que se han aconsejado.
13. Una vez terminado el procedimiento, se deberá lavar el equipo, para su posterior uso.

hija14. Aplique el procedimiento anterior, dos o tres veces por semana, según responda su e-paciente. Si responde favorablemente, puede que solo necesite de un enema, una vez por semana, por uno o dos meses. Si los síntomas persistieran, repita el procedimiento hasta cuatro veces por semana, durante cuatro o cinco meses.

Las especificaciones para los tipos de cepas de los probióticos, el número de unidades formadoras de colonias (UFC) y las dosis para todos los suplementos, las podrá encontrar en la receta mejorada para la esquizofrenia.

En medicina nunca debemos perder la esperanza. Para cada enfermedad existe un remedio para combatirla. Por lo tanto, no hay enfermedad que sea inevitablemente mortal. Todas las enfermedades pueden ser curadas, sin excepción. El que no sepamos cómo tratarlas apropiadamente, porque somos incapaces de entender la esencia de la vida y la muerte, no significa que no podamos defendernos de ellas … Paracelsus

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 30 de octubre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Leaky Gut Syndrome: A Modern Epidemic with an Ancient Solution?. Douglas A. Wyatt. Center for Nutritional Research. Townsend Letter, June 2014
[2] Healing the Gut and Working with Food Allergies. Compiled by Peter Brodhead CN, from the Book: Is your child’s brain starving? By Dr. Michael R. Lyon, MD
[3] Food Allergy: A Case Study. Natasha Campbell-McBride, M.D. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 24, No. 1, 2009
[4] The Underlying Mechanisms of Brain Allergies. Tara Whitford, B.A. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 15, No. 1, 2000
[5] Gut and Psychology Syndrome. N. Campbell-McBride, M.D. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 23, No. 2, 2008
[6] What Really Causes Schizophrenia. Harold D. Foster. 2003
[7] Why Isn’t My Brain Working?: A revolutionary understanding of brain decline and effective strategies to recover your brain’s health. Datis Kharrazian. Elephant Press. 2013
[8] Cerebro de Pan. David Perlmutter. Grijalbo
[9] The Bible Cure for Candida and Yeast Infections. Don Colbert, M.D. Siloam A Strang Company
[10] Manic Depression: An Alternative Treatment. Martha Sanbower. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2. No. 3, 1987
[11] Candida Albicans: The Hidden Infection. James A. Jackson et al. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 14, No. 4, 1999
[12] Tissue Injury Induced By Candida Albicans. Mental and Neurologic Manifestations. C. Orian Truss, M.D.I. Orthomolecular Psychiatry, VOLUME 7, NUMBER 1, 1978, Pp. 17-37
[13] Health Effects After Dental Amalgam Removal. Robert L. Siblerud. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 5, No. 2, 1990
[14] Letter to the Editor. Candida Albicans and Psychosis. Orthomolecular Psichiatry, VOLUME 7, NUMBER 4, 1978, Pp. 247 – 248
[15] Antifungal activities of origanum oil against Candida albicans. Vijaya Manohar et al. Molecular and Cellular Biochemistry 228: 111–117, 2001
[16] The Relationship Between Candidiasis and the Hypersensitivities of the Gifted and Talented. Amelia C. Rogers. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2 No. 2,1987
[17] Letters To The Editor. Journal Of Orthomolecular Psychiatry, Volume 13, Number 1