Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


6 comentarios

Por qué unos pacientes se alivian y otros no: las diez claves de un tratamiento exitoso

Mi intención en esta entrega es ahondar en todo lo que los pacientes y sus familiares pueden hacer, para convertir el tratamiento que están siguiendo en un caso de éxito.
Conviene entender que mientras más propicio sea el entorno del paciente, más oportunidades tendrá su caso de convertirse en uno de éxito. La epigenética tiene que ver con ese entorno, y es todo aquello que puede hacer que alguien enferme o permanezca sano, independientemente de si ha heredado o no, cierta predisposición para desarrollar una enfermedad.

La manera y el momento en que un determinado gen se expresará (activará), no depende exclusivamente de si los antecesores del enfermo padecieron la enfermedad asociada a ese gen, sino también del entorno en el que se desarrolla el individuo en cuestión.

Así, para que un paciente se alivie, deberán darse de manera simultánea ciertas condiciones favorables en su entorno. Malcom Gladwell llama a esas condiciones oportunidades [1], y es preciso que uno encuentre la manera de que esas oportunidades se presenten para que suceda “el milagro”.  No espere a que Dios haga todo el trabajo. Dios es guía; pero no determina. De ahí que nos haya otorgado el don del libre albedrío. Y si el hecho de que varias condiciones se den al unísono significa que ha ocurrido un milagro (un logro extraordinario diría Gladwell), entonces los milagros son el resultado de una obra colaborativa entre la divina providencia, y lo que hemos logrado con lo que el libre albedrío nos ha impulsado a hacer.

La cuestión entonces es cómo cada uno de nosotros hace uso de ese libre albedrío, para crear un entorno más propicio, con más oportunidades de éxito. A continuación expongo varias formas de ejercer ese don que Dios nos dio, para conseguir un logro extraordinario en medio de una epigenética más favorable.

1) Hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que el paciente participe activamente en el proceso terapéutico y curativo

Ya quedaron atrás los días en los que el médico o cualquier otro profesional de la salud, era el único en quien recaía la responsabilidad de curar al enfermo. Actualmente ya es un hecho que las tasas de recuperación aumentan cuando los pacientes se involucran con los posibles remedios que existen para su enfermedad. La Internet, las redes sociales y los grupos de conversación (chat) colaborativos que permiten configurar los teléfonos inteligentes, han cambiado la forma en la que la gente ejerce su libre albedrío. Asimismo, cuando los pacientes se interesan en los detalles de cómo trabaja un determinado nutriente o cómo actúa una sustancia activa de alguna planta medicinal sobre su dolencia, su mente se modifica y pone en marcha un mecanismo de respuesta a la relajación, que se traduce en un auténtico cambio fisiológico. El efecto placebo inducido por una mente llena de expectativas positivas en relación a un tratamiento y la atención nutricia, son las formas más usuales de conseguir un cambio fisiológico en el organismo [2].

Hoy en día la conexión mente-cuerpo ya no está a discusión. Es un recurso que se encuentra a nuestra disposición para que lo explotemos en pro de nuestro bienestar, y si un médico le aconseja no acudir a la Internet en busca de ayuda, aléjese de él, porque de lo contrario estará usted desaprovechando una de las más grandes ventajas que ofrece hoy, la era del conocimiento. Haga lo mismo o consulte el artículo que publiqué sobre las creencias y el coraje de vivir, si alguien le dice que su mal no tiene remedio, o que tendrá que tomar un medicamento por el resto de su vida.

El enfermo que más se involucra en el proceso terapéutico que se le ha propuesto, es el que más probabilidades tiene de sanar, siguiendo un tratamiento en el que cree y consultando a un profesional de la salud que lo trata con auténtico interés, y que se esfuerza en entender lo que su paciente entiende y de la forma en que él o ella lo entiende (atención nutricia). No obstante, habrá casos  en los cuales el paciente no podrá hacerse cargo de su salud; ¿o acaso alguien que está escuchando voces constantemente puede saber exactamente en qué momento debe tomar tal o cual suplemento?

Por muy madura e inteligente que sea una persona con un problema como éste, no va a poder estar al tanto de todas esas cosas que nosotros damos por sentado, y mucho menos tomar decisiones sobre el nuevo paso que hay que dar para sentirse mejor. Es en este punto en donde yo esperaría el apoyo de los familiares del paciente.

2) Crear un entorno de empatía alrededor de su ser querido

Si usted estuviera tratando de superar un problema de alcoholismo, ¿le gustaría que un familiar suyo se sentara a la mesa con usted, acompañado de una botella de vino tinto?
Mi intención al formular esta pregunta es invitarlo a que reflexione, en el caso de que usted tenga un familiar al que se le ha prohibido el consumo de lácteos, azúcar y gluten. Si acostumbra consumir algún alimento o bebida que sabe contiene alguna de esas sustancias, en presencia de quien está siguiendo un tratamiento con nosotros, creo que no está siendo muy empático con esa personita a quien usted quiere tanto.

Curiosamente, las familias que se han solidarizado con su ser querido, evitando consumir esos productos  enfrente de él o de ella, son hasta el momento, las únicas que han logrado un tratamiento exitoso.

Si usted le dice a su familiar que no puede tomarse una coca-cola, y usted u otro miembro de la familia se sienta a la mesa con él o ella, a beber una de éstas o a comer cualquier otro producto chatarra contraindicado, creo que al primero le va a resultar muy difícil abstenerse de ingerir algo semejante. Lo mejor que se puede hacer en estos casos, es no tener en casa esos productos prohibidos, para evitar la tentación que su ingesta puede producir en el enfermo. Si realmente quiere que su familiar se recupere rápidamente, predique con el ejemplo. Lo mismo aplica si sucede que usted es el paciente: pídales empatía a los demás miembros de su familia.

3) Procurar un ambiente familiar lleno de paciencia y comprensión

¿Recuerda usted el caso de Armando? Si usted me ha estado siguiendo con regularidad, recordará que hice hasta lo indecible para que se sintiera implicado en su problema, motivándolo para que se diera cuenta de que entre más comprendiera los porqués de su esquizofrenia paranoide, más rápido dejaría de escuchar las voces que tanto lo atormentaban.

Sin embargo, él ya no podía concentrarse lo suficiente como para tomar el control de la situación. Sus ataques de ansiedad, el aturdimiento que le ocasionaban sus voces, así como su obsesión por comprender el problema de la salvación que plantea la biblia en algunos de sus pasajes, hacían imposible que pudiera estar al tanto de los detalles del tratamiento. En otros dos casos también de esquizofrenia, los familiares de nuestros pacientes nos llegaron a decir que su ser querido tenía que hacerse responsable de tomar sus suplementos y medicamentos a la hora indicada y en las cantidades prescritas, “porque ya no son niños a los que se les tenga que estar diciendo lo que tienen qué hacer”.

El que esté yo de acuerdo o no con esa postura, depende del contexto en el que nos encontremos, porque si el paciente no padece de un trastorno psicogénico como el que mencioné en un párrafo anterior, seguramente estaría completamente de acuerdo en que él o ella misma se hiciera cargo de la administración, tanto de sus nutrientes como de sus medicamentos. Siendo este el caso, estaría contradiciéndome si no comulgara yo con la opinión de estos dos familiares, según lo que comenté anteriormente, en relación a la colaboración activa del paciente en el proceso terapéutico.

Pero insisto, ¿cómo puede uno exigirle a un ser humano sin lucidez mental, asiduidad y exactitud con la ingesta de sus suplementos? Lo más sensato es no hacerlo. Esa situación la viví yo cuando lidiaba con la esquizofrenia de mi hijo, y es por eso que le hablo con el corazón en la mano. No se necesita ser un dechado de virtudes para darse cuenta de que una persona afectada de sus capacidades cognitivas, no puede manejar casi nada. En mi opinión, lo que se necesita en estos casos, además de sentido común, es paciencia, empatía y eso sí, un gran coraje y una determinación férrea para abstenerse, entre otras cosas, de “tirar la toalla”.

En este orden de ideas, estamos ante un caso en el que los padres o los familiares que están al cuidado de pacientes con este tipo de trastornos, tienen que hacerse cargo de la administración tanto de los suplementos como de la medicación de su ser querido, al menos mientras él o ella no esté lo suficientemente lúcido(a) como para responder por su salud. Créame, no es una buena idea sobrestimar la capacidad cognitiva de un paciente con esquizofrenia o un trastorno similar, como tampoco lo es el subestimar los efectos de la enfermedad misma.

4) No subestimar los efectos de un trastorno psicogénico

Una esquizofrenia, un trastorno bipolar, un trastorno obsesivo-compulsivo, un autismo, o cualquier otro trastorno mental, no debería ser visto por los familiares del paciente, como una exageración o una forma de llamar su atención. Cuando menos eso no tiene necesariamente que ser así.
No dudo de que haya personas que deseen sentirse “apapachadas” por sus seres queridos o que quieran llamar su atención a toda costa, con tal de ganarse su aceptación o de sentirse más seguros al ser cobijados por la persona que está a su lado, lo cual de todas maneras ya constitute en sí mismo un síntoma de que algo anda mal en la relación, ya sea esta paternal o de pareja.
Como quiera que sea, si existe un comportamiento extraño en su ser querido, procure atender el problema lo antes posible, porque podría ser que en la desesperación de ver a su hijo(a) conversando o riendo a solas, o simplemente con un comportamiento no habitual en él o ella, decida usted internarlo(a) en uno de esos infiernos psiquiátricos que todo mundo sabe son la antesala de la farmacodependencia.

5) Evitar hasta donde sea posible que el paciente caiga en la farmacodependencia

¿Considera usted que un farmacodependiente difiere mucho de un drogadicto o un alcohólico?
Entiéndase por drogadicto a un individuo que ya no puede dejar de consumir una droga de las llamadas ilegales, y por farmacodependiente aquel que ya no puede dejar de consumir un fármaco (droga legal). En ambos casos, los periodos de abstinencia ocasionan una serie de síntomas tan desagradables en el afectado, que lo impulsan a reincidir para calmar la angustia que le ocasiona la carencia de la droga en cuestión.

Estrictamente hablando, las drogas ilegales ocasionan adicción, los fármacos producen dependencia en el paciente. Y aunque parezca increíble, esa es la única diferencia. Por lo demás, ambas son igual de nocivas para la salud, en el sentido de que una vez que son probadas por el enfermo, difícilmente las puede dejar de consumir. Es en este punto en donde el libre albedrío deja de ser un regalo de Dios, para ser sustituido por un fármaco del infierno. ¿Le parece que estoy pecando de sensacionalista al referirme a un antipsicótico (fármaco usado para enmascarar los síntomas psicóticos) como un fármaco del infierno?
¿Alguna vez ha visto a su hijo catatónico o moviéndose continuamente de un lado a otro de una habitación, maldiciendo a los vecinos por estar haciendo ese insoportable ruido que no lo deja descansar?
¿Alguna vez un miembro de su familia le ha dicho que se quiere suicidar o unos padres le han contado cómo su hijo se ha intentado quitar la vida, cortándose las venas o aventándose desde una azotea, porque no pudo soportar el consabido síndrome de abstinencia?
Los psiquiatras le andan diciendo a todos los familiares de sus pacientes que si abandonan uno de los antipsicóticos que están tomando, corren el riesgo de atentar contra su vida. Pero lo que estos mercaderes del terror andan pregonando como si de un rito religioso se tratara, es que esas tendencias suicidas son parte de su enfermedad (en el caso de una esquizofrenia por supuesto), cuando la verdad es que esas tendencias forman parte del síndrome que ese antipsicótico produce como resultado de su abstinencia.

¿No me está creyendo? En mi artículo “¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada“, he documentado cómo es que un fármaco crea dependencia en el paciente, agotando los nutrientes que realizan la función que el fármaco se supone debe desempeñar. A este fenómeno lo he denominado efecto calculado, que no es otra cosa que una iatrogenia intencional (véase también: Maquiavelo y el príncipe de la salud, también de mi autoría).
¿Quiere saber más sobre los fármacos del infierno para comprobar que no estoy exagerando la nota? Los pilotos suicidas japoneses (kamikazes) de la segunda guerra mundial, sirvieron de conejillos de indias a sus psiquiatras connacionales, a efecto de probar cómo respondían a los cocteles psicotrópicos, aquellos que más tarde se inmortalizarían como héroes de guerra. A las pruebas lo remito.

6) Si su ser querido ya ha caído en la farmacodependencia, por favor no la aumente con cocteles kamikazes

¿Cuánto tiempo lleva usted lidiando con psiquiatras y tomando antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos sin haber conseguido resultados satisfactorios? Y lo más importante de todo, ¿Cuánto tiempo más va a continuar haciéndole caso al psiquiatra, para perpetuar el daño que los psicotrópicos le estan haciendo a usted o a su ser querido? ¿Qué necesita usted para darse cuenta que la psiquiatría tradicional no le va a resolver el problema?

Los dos problemas más serios que ocasiona la administración de un cóctel de psicotrópicos (una combinación de antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos) son el síndrome de abstinencia y los efectos secundarios derivados de la mezcla indiscriminada de los mismos, incluidas las tendencias suicidas y la muerte súbita. Si para nosotros es un problema multidimensional, el estar aminorando los efectos secundarios de esos cocteles de medicamentos, imagínese lo que será para un padre o una madre, ver a su hijo saturado de síntomas que ni siquiera presentaba cuando recién comenzó con su tratamiento psiquiátrico.

Porque lo que en principio son síntomas de una enfermedad, más tarde se fundirán y confundirán con angustia, hiperactividad, obesidad, acatisia, disquinesia, agresividad, catatonia, parkinsonismo y hasta convulsiones, que son todos ellos efectos secundarios producidos por uno o más antipsicóticos. Las combinaciones suelen ser tan nefastas que ni los mismos psiquiatras son capaces de distinguir entre los síntomas propios de la enfermedad, y los que producen los psicotrópicos.

Lo más irónico del caso es que mientras que en todos los tratados de farmacología se estipula que las dosis de los psicotrópicos nunca deben ser cambiadas o disminuidas de manera abrupta, parece que a los psiquiatras no les importara ese tipo de recomendaciones, pues suben y bajan las dosis como si tratara de aspirinas. Cuando recién comencé a tratar a Ramón, su psiquiatra le estaba prescribiendo la siguiente combinación (véase el caso de Don Chema y su hijo Ramón): Clozapina (antipsicótico), Venlafaxina (antidepresivo), Propralonol (beta-bloqueador), clonazepam (ansisolítico) y Clopixol (antipsicótico).

No tengo palabras para describir lo que esa señora de bata blanca le está haciendo a este muchacho. Si usted ya tiene un familiar con un problema similar, creo que sabe de sobra a lo que me refiero.
Ahora que si usted está considerando seriamente el medicar a su hijo o hija con alguno de esos psicotrópicos que acostumbran usar los psiquiatras para mantener a sus pacientes como autómatas, con miras a seguir lucrando con el sufrimiento ajeno, considero de vital importancia el hacer de su conocimiento que existen otras alternativas más limpias, de mayor actualidad y sobre todo, libres de efectos secundarios.

La psiquiatría ya no convence ni a esa gente que antes se postraba delante de una caja idiota para entretenerse, creyendo en la farsa de un sistema corrupto y cargado de anuncios sin consenso de opinión. La gente de la era del conocimiento ya está mejor informada, porque ahora la caja está dotada de inteligencia, de consenso, de conocimiento y de apertura a un mundo que no se deja seducir por una industria farmacéutica inflada de mercadotecnia y publicidad; un mundo que está volviendo a encontrarse con esa fuerza divina llamada naturaleza que le ha dado vida a miles de medicamentos sintéticos, cuyas propiedades fueron obtenidas en un laboratorio a partir de las sustancias activas de unas cuantas plantas medicinales que hoy sabemos producen mejores resultados, que su versión patentada repleta de efectos secundarios (las plantas medicinales no se pueden patentar, y por lo tanto no producen dividendos).

7) No albergar la ilusión de que los nutrientes son productos milagro

La medicina ortomolecular (la que está basada en la administración de dosis terapéuticas de nutrientes) y la fitomedicina (la que está basada en las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales) no funcionan como la medicina alopática. Y no sabe cuánto me alegro de que así sea.

Ya en otras publicaciones he señalado que para recuperarse completamente de una enfermedad, recurriendo a esas dos medicinas alternativas, es menester poseer más megadosis de paciencia que de nutrientes. Aunque existen suplementos que sí reducen rápidamente algunos síntomas, no espere usted que “el milagro” del que hablaba yo en párrafos anteriores, suceda de la noche a la mañana. A diferencia de esos productos milagro que hay por ahí, nosotros no estamos creando falsas expectativas para vender ilusiones. Las sanaciones espontáneas se dan; pero hemos visto también en otras entregas, que estamos conscientes que que éstas son más bien un producto del poder mental y la respuesta a la relajación que el efecto placebo induce en el individuo, que del tratamiento o de la sustancia terapéutica en sí (véase El Efecto Placebo y el Poder Curativo de la Nutrición, también de mi autoría).

No desespere si su familiar o usted mismo no responden inmediatamente al tratamiento que le hemos recomendado, sobre todo si su padecimiento es muy añejo o si ha desarrollado farmacodependencia. Personas diferentes requieren nutrientes diferentes, y tal vez lo que se necesita es un ajuste en las dosis, una revisión de la calidad de los nutrientes que está usted tomando, o simplemente una actualización de su receta (la receta que usted descargó es posible que haya sido mejorada con motivo de algún conocimiento recién descubierto en la literatura biomédica). Le recuerdo que en la Fundación MicroMédix no paramos de investigar, porque cuando un paciente no responde al tratamiento que le hemos propuesto, ese hecho nos compromete y obliga a buscar una alternativa más adecuada para esa persona en particular. Después de todo, a las personas que están esperando que un tratamiento les funcione, se les llama pacientes. ¿No será porque si se desesperan, estarían desaprovechando una gran oportunidad de aliviarse?

8) Administre usted los nutrientes y las dosis recomendadas, con la frecuencia y en el tiempo sugeridos.

Hace unos días un paciente con síntomas de retraimiento social, ansiedad y ciertos delirios me envió un mensaje vía whatsApp, avisándome que no podía dormir ni con la melatonina, ni con el magnesio ni con el té de azahar. Lo primero que pensé al ver su mensaje fue que yo no le había recomendado el té de azahar. Cuando prendí mi computadora para consultar su archivo clínico, en la receta que le había yo enviado por correo electrónico después de nuestra primera consulta, justo debajo de la columna que tenía como encabezado la leyenda “antes de dormir”, decía: inositol, zinc, magnesio, GABA, glicina y triptófano. Curiosamente, no aparecía la melatonina. Una de dos, pensé, “o este muchacho ya no está muy lúcido, o le está haciendo caso a su abuelita en lugar de a la receta que yo le recomendé.” No podía yo explicarme cómo era posible que un chico de escasos veintitantos años no pudiera dormir con tres gramos de inositol, un gramo de GABA y uno más de triptófano. Al parecer, supuso que eran muchas cosas las que tenía que tomar y que las dosis eran muy grandes, y le dio miedo que algo malo le pudiera pasar. Y efectivamente así fue, pues no pudo dormir en toda la noche.

Hace  aproximadamente unas tres semanas, el papá de Erick, uno de mis pacientes que estaba sufriendo un síndrome de abstinencia durante un protocolo de reducción gradual de olanzapina, me llamó por teléfono muy consternado para decirme que el tratamiento no estaba funcionando porque no lograba calmar a su hijo con nada. Cuando le pregunté si le había dado la glicina por la vía sublingual, me dijo que no, y que se le dificultaba mucho el tener que darle las microdosis de Akuamma cada hora, y los aminoácidos necesariamente media hora antes de cada alimento. El tono de su voz cambió cuando le pregunté por qué no le había dado la glicina como se lo había sugerido, y después de que le expliqué que los aminoácidos se aprovechan mejor con el estómago vacío.

Cuando el profesor comenzó a darle la glicina como se lo había indicado, en las dosis y la periodicidad correctas, por la vía sugerida y a las horas establecidas en su receta, comprendió que una esquizofrenia requiere de un esfuerzo más que significativo. Al final del día su hijo se tranquilizó y las aguas volvieron de nuevo a la normalidad.
Tanto el profesor como algunos otros pacientes me han llegado a decir en repetidas ocasiones, que les preocupa el hecho de que sus hijos puedan llegar a intoxicarse con tantas vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales.

La conversación telefónica que sostuve en una ocasión con Don Chema, poco después de haber iniciado el tratamiento de su hijo Ramón, transcurrió más o menos así:
-¿Sabe usted la cantidad de suplementos que tomaban Abram Hoffer y Linus Pauling? -Le pegunté cuando supe que le preocupaban los efectos que en su hijo podría tener la ingesta de alrededor de una docena de nutrientes en dosis ortomoleculares (terapéuticas).

-¿Y quienes eran esos dos señores?
-Hoffer y Pauling fueron dos de los exponentes más respetados de la medicina ortomolecular en el mundo.
-Bueno, entonces ellos deben haber tomado una gran cantidad de vitaminas y minerales durante toda su vida para mantenerse sanos, ¿no es así? -Me dijo Don Chema como queriendo insinuar que alguien que promueve algo, debe predicar con el ejemplo.
-Así es Don Chema. ¿Y cree usted que fuera una coincidencia el que Hoffer haya fallecido a los 92 y Pauling a los 93? La mayoría de los pioneros de la medicina ortomolecular han sido muy longevos, lo cual habla muy bien de los beneficios de las dosis terapéuticas de los nutrientes.
-Pero dígame una cosa ingeniero, ¿Por qué entonces los frascos de la mayoría de las vitaminas y minerales, tienen una leyenda que dice no exceder la dosis recomendada?

-Porque la dosis que un laboratorio establece como máxima corresponde a la que los organismos reguladores establecen por ley, no a la que un profesional de la medicina ortomolecular recomendaría como terapéutica. Los organismos como la FDA en EUA y la COFEPRIS en México, dictaminan las normas de manera de no afectar los intereses de la industria farmacéutica y sus correspondientes patentes alopáticas.

-Pero a ver Don Chema, ¿ha leído usted las fichas técnicas de cualquiera de los antispsicóticos que le está dando a su hijo?, porque me imagino que si tuvo curiosidad por leer la etiqueta de los suplementos y encontró la consigna de “no exceder la dosis recomendada”, también le va a inquietar el saber cuál debe ser la dosis máxima recomendada por el laboratorio que ha fabricado el psicotrópico que su hijo está tomando, ¿o me equivoco?

-Pues no, no acostumbro leer las fichas técnicas de esos medicamentos
-Me está usted diciendo que le preocupan más la cantidad y las dosis de vitaminas y minerales que su hijo está tomando ahora, que las dosis y el tipo de psicotrópicos que ha estado ingiriendo en todos estos años?
-Pues no, no exactamente, -Alcanzó a decirme en tono vacilante
-¿Y me puede decir por qué no lee las fichas técnicas de los medicamentos, como acostumbra hacerlo con las etiquetas de los frascos de las vitaminas y los minerales?

Don Chema no pudo encontrar una razón que justificara su confianza ciega en la excelentísima señora de bata blanca que había estado intoxicando a su hijo por años; pero casi estoy seguro que ya las está leyendo, de lo contrario no le hubiera pedido a esa mercenaria, reducir el coctel de psicotrópicos que estaba tomando Ramón, a uno que ahora consiste de clozapina, haloperidol y clonazepam. Al menos ahora ya solo son tres, en lugar de los cinco que tenía anteriormente.
Y usted, querido(a) lector(a), ha leído alguna vez las fichas técnicas de los medicamentos que su médico le receta, o confía plenamente en su “sabiduría”?  (me refiero a la del médico, no a la suya).

¿Se identifica usted con el tipo de persona que le tiene una fe ciega a todo lo que un médico le receta, o ya forma parte del clan de espíritus penetrantes que sí nos animamos a decir lo que alcanzamos a vislumbrar en el sistema tradicional de salud mental?

9) Contemplar la posibilidad de practicar una medicina complementaria, en lugar de una cien por ciento alternativa

Si el paciente ya desarrolló una farmacodependencia muy aguda y cada vez que intentamos reducir las dosis de sus fármacos, éste sufre una grave recaída, parecería muy sensato el recurrir a una medicina complementaria que combine dosis mínimas de fármacos y dosis terapéuticas de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, así como microdosis y/o extractos de plantas medicinales. Una vez que alguien ha caído en la farmacodependencia, las cosas se pueden poner extremadamente difíciles al experimentar un síndrome de abstinencia, y es posible que haya que recurrir a estrategias que si bien no nos llevan a la solución ideal (la medicina alternativa), sí podrían significar una calidad de vida mejor, que la que se podría conseguir internando al ser querido en uno de esos infiernos psiquiátricos.

10) Si usted no está sano, aplace sus demás compromisos hasta que recupere su salud

Comprendo que alguien vaya a trabajar a pesar de haber pescado un fuerte resfriado, porque de eso depende el sustento de su familia; pero hay de enfermedades a enfermedades, y si usted puede apoyarse en su pareja, o tiene la ventaja de que al menos uno de sus familiares puede cuidar de usted mientras supera el mal momento por el que está pasando, creo que vale mucho la pena que se abstenga de cumplir con ciertos compromisos que suponen un nivel de estrés que no está en condiciones de soportar.

Así como la respuesta a la relajación fomenta la sanación, la respuesta al estrés promueve la enfermedad, y si usted está muy delicado de salud, le conviene dar prioridad a esta situación.
Volviendo al caso de Armando, todo parece indicar que uno de los factores que desencadenó su recaída, fue precisamente el estrés al que quedó sometido, una vez que supo que sus clases de posgrado iban a comenzar. Sus voces lo comenzaron a perturbar de nuevo, frustrando así su sueño de estudiar en los Estados Unidos de América, quedándole como único apoyo económico el que le pudo brindar la autora de sus días, con un modesto empleo, en una de tantas ciudades de ese país vecino.

Por cada oportunidad que usted genere, estará aumentando la probabilidad de alcanzar el éxito del tratamiento. Para comprobar si está generando las oportunidades mencionadas con anterioridad, haga su lista de verificación y sume 10 puntos por cada oportunidad que considere estar creando. Así por ejemplo, si usted está convencido que está cubriendo con las características de siete oportunidades de éxito, la probabilidad de alcanzarlo será del 70%. Ahora que si en un momento dado logra que las diez oportunidades se presenten al unísono, entonces es muy probable que usted consiga un logro extraordinario, sin desentendernos por supuesto de aquella otra parte que debemos conceder a la divina providencia.

“Hemos visto que los logros extraordinarios obedecen menos al talento que a la oportunidad”… Malcom Gladwell
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 30 de Agosto de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  Gladwell Malcom. Fueras de Serie (Outliers). Por qué unas personas tienen éxito y otras no. Punto de Lectura, 2008.
[2] Rankin Lissa. La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación.Urano, 2014.

Anuncios


4 comentarios

Curso de autocuración con medicina ortomolecular: conocimiento que alivia

Para que un tratamiento funcione, hay que implicarse personalmente en el proceso curativo. El conocimiento puede curar, al igual que las creencias positivas, la fe, la esperanza y el optimismo, porque de alguna manera, todos esos son factores que propician la respuesta a la relajación y el efecto placebo [1]. En lo concerniente al conocimiento, recuperar la salud implica: identificar las causas de la enfermedad que a uno le preocupa, y conocer a fondo el teje y el maneje de un tratamiento alternativo que funciona para dicho padecimiento. Sucede que en nuestro caso, ese tratamiento funciona, y es ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas).

Autocuración por conocimiento adquirido

cursoNo se precisa saber todo sobre todas las enfermedades, ni todo sobre la anatomía y la fisiologia del cuerpo humano. Basta con conocer el tratamiento y lo más que se pueda sobre una sola enfermedad: la que uno mismo está sufriendo o la que está minando la salud de un ser querido. El tratamiento desde luego debe funcionar, porque depender totalmente del efecto placebo sería un autoengaño, no una autocuración. La medicina ortomolecular funciona, y descubrir todos sus secretos podría representar un hito en su vida, como me sucedió a mí después de vencer una prostatitis crónica.
Recuerdo el momento en que comprendí la relación que había entre los radicales libres, la inflamación de mi próstata y el papel que desempeñan los antioxidantes y la dieta en ese proceso. Y eso nunca me lo explicó un médico.
cursos¿Su médico le explica todo lo relacionado con su enfermedad y el tratamiento que le está recomendando? Si su respuesta es afirmativa, lo felicito. Es usted muy afortunado y es probable que se recupere más pronto que esa vecina suya a la que le ha tocado ser atendida por un señor de bata blanca hosco, de conversación monosílaba y con aires de CuasiDios.
A modo de ilustrar cómo opera el efecto placebo en estos casos, trate de recordar y comparar, al menos dos situaciones en las que haya sido atendido por médicos diferentes, uno generoso y elocuente en sus explicaciones, y otro muy parco como el de su vecina. ¿Con cuál de los dos se sintió mejor?

Hace años uno se concretaba a tomar lo que le recetaba el doctor y esperaba unos cuantos días para ver los resultados, sin cuestionar más. Se asumía que no era necesario conocer todos los detalles del tratamiento para que éste funcionara, sobre todo si quien lo estaba recomendando era considerado una eminencia. Como yo lo veo, el ser una eminencia no garantiza que su tratamiento vaya a ser un éxito, e independientemente de qué tan eficaz puedan ser ambos, si el paciente no entiende bien en qué consiste su tratamiento, tanto puede funcionar, como puede que no lo haga.

medicoLo que quiero decir es que, si ese(a) señor(a) de bata blanca, además de ser una eminencia, informara bien a su paciente y se pusiera en su lugar de modo que pudiera entender lo que él entiende y de la forma en que él lo entiende, por descontado que el tratamiento sería un éxito. Por supuesto que encontraremos casos en que la fe, la esperanza, el optimismo o las creencias del paciente predominarán por encima del conocimiento; pero no hay duda de que hay pacientes que mejoran, solo por haber entendido a la perfección, lo que les ha dicho un doctor promedio (atención nutricia) [5].
Lalivioo mejor es buscar que se produzca sinergia entre los diferentes aspectos que influyen en el proceso de sanación, como son la fe en el tratamiento (una fuerte convicción sobre su eficacia), el conocimiento de los detalles del mismo, y un tratamiento natural basado en una receta que produzca una respuesta superior, a la que se obtendría únicamente con el efecto placebo.
Esos tres factores probablemente le darían mejores resultados que lo que podría esperar de una eminencia, tomando en cuenta lo que un excelentísimo señor de bata blanca le cobraría por esa “segunda opinión”.
Dese luego, entre más conozca usted sobre su enfermedad y su tratamiento, más creerá en él y mayores posibilidades tendrá de recuperarse. Ese es el principio en el que se basa este nuevo enfoque de capacitación: la autocuración por conocimiento adquirido. En seguida le proporciono algunas evidencias que respaldan este principio.

Evidencias que avalan el principio

Hay pacientes que desconocen por qué el azúcar o bien el gluten puede ser nocivo para ellos, y no conciben cómo su estado de salud pueda deteriorarse por ingerir un poco de avena con miel de abeja, por ejemplo. Uno de nuestros pacientes que padecía de esquizofrenia, recayó en una ocasión por haberse zampado un par de paletas heladas que evidentemente contenían azúcar. El resultado de su dulce experiencia fue que comenzó a escuchar voces de nuevo. Aunque la receta desaconsejaba la ingesta de azúcar, todo parece que él no la había leído personalmente (sus padres llevaban el control de su tratamiento).

nutricionEs raro que un médico se desviva por explicar a los padres de un niño autista, la gama de reacciones alérgicas que la leche puede provocarle a su hijo. Se concretan a recetar Ritalin o algo por el estilo.
Un ejemplo más. Si usted no sabe para qué sirven el ácido alfalipoico y la proteína de suero de leche aislada, y se los llega a tomar inmediatamente después de los alimentos, estaría desaprovechando el efecto sinérgico antioxidante de dicha combinación. Asimismo, es posible que esa misma proteína no esté bien indicada en el caso del niño autista, porque aún siendo aislada, podría contener todavía una cantidad de caseína suficiente como para causarle un síndrome de intestino permeable.
Tal vez usted no reflexionó lo suficiente sobre esa vez que de pronto se sintió mejor, sin haber hecho aparentemente nada. Algunos autores denominan a un suceso de esta naturaleza, “remisión espontánea”.

Aunque no dudo de la existencia de esas autocuraciones, la anécdota que le voy a contar, lejos de suponer una remisión espontánea, explica por qué un paciente pudo mejorar su estado de salud, gracias al efecto placebo inducido por un conocimiento adquirido.

conocimientoUn adulto mayor de 96 años a quien le había yo sugerido tomara 3 mg de melatonina de liberación prolongada para su insomnio, me dijo en una ocasión, que una hermana suya había tenido diarrea por haberla tomado.
A los pocos días de haberse enterado de dicho incidente, me llamó para comunicarme que a él le estaba sucediendo lo mismo (efecto nocebo), a pesar de que la había estado tomando durante meses, sin haber padecido diarrea ni ningún otro efecto secundario. Si bien este simpático paciente no padecía de Alzheimer, advertí que tenía problemas con su memoria de corto plazo.
Un día, en uno de los estantes de su casa, encontró el libro de Pierpaoli y Regelson,“El Milagro de la Melatonina” ; pero como ya no se acordaba de cuáles eran las propiedades de esta hormona, comenzó a leerlo de nuevo. No tardó mucho en volver a llamar para contarme que había reiniciado su tratamiento, por todas las maravillas que los autores del libro decían que tenía la melatonina, comenzando esta vez con 1.25 mg.

Así las cosas, fue aumentando gradualmente sus dosis hasta llegar a los 3.75 mg, sin que hubiera problema. Su intención era llegar a los 6 mg, que según dijo, era la cantidad de melatonina que recomendaba su preciada fuente de conocimiento.
Pero no a todos les apasiona la lectura, como era el caso del paciente que reanudó por convicción propia, el tratamiento con melatonina que a la postre le ayudó con su insomnio.

conocimientosHay quienes prefieren consultar un video, un material de audio, un programa de radio, o tal vez sostener una conversación con un experto, que les permita adquirir el conocimiento que les hace falta para recuperar su salud.
Tomar un curso para participar activamente en la propia recuperación o la de un ser querido para hacerse cargo de su salud, es una excelente opción para quien todavía no ha desarrollado el hábito de la lectura. En este caso, el facilitador le explica al participante todo lo que él o ella necesita saber, ahorrándole horas de estudio y dedicación.

Más avales: e-pacientes y redes de Salud 2.0

emma-bartheCuando Silvia Velando, periodista y especialista en temas humanísticos, le preguntó a Emma Barthe (derecha), si creía que los enfermos debían implicarse personalmente en el proceso de curación, esta experta en psicología de la salud y modificación conductual, contestó: “No puede ser de otro modo. Los propios pacientes deben implicarse personalmente en su proceso terapéutico y curativo, comprendiendo que su papel puede ser esencial y determinante en la evolución de la enfermedad” [2] (las negritas son mías).
Este nuevo enfoque de capacitación de la Fundación MicroMédix, constituye una opción más de curación sin precedentes en el ámbito de la medicina alternativa, y confiamos en que el número de casos de éxito aumentará, a medida que los pacientes tomen conciencia de que delegar totalmente la responsabilidad de su salud al médico (creyendo ciegamente en lo que él o ella les recomienda), es una costumbre por demás cuestionable, tanto por las prácticas deshonestas de los laboratorios farmacéuticos, como por el auge que han tenido en la última década las redes sociales de Salud 2.0.

Todos esos casos de éxito de e-pacientes a los que hice referencia en la publicación que recién he vinculado en color azul [3], no son más que evidencias irrefutables de que Augusto y Michaela Odone, Karen Parles, Manny Hernández, Todd Small, Eleanor Longden y un servidor, tuvimos que implicarnos personalmente en nuestro proceso de sanación para superar el sufrimiento. Lo mismo se puede decir de Norman Cousins, Greg Thomas y de Guyer D. Thomas y sus “burladores de la muerte”[4]. Vale decir, que la mayoría de los tratamientos que la Fundación MicroMédix ha resumido en sus correspondientes recetas, provienen de e-pacientes que no dejaron de involucrarse con su problema, hasta que encontraron un buen remedio natural a base de sustancias ortomoleculares y hierbas medicinales.

Automedicación con sustancias ortomoleculares

tratamiento¿Pero que no es peligrosa la automedicación? Con fármacos sí, con sustancias naturales no. Si se aprenden bien las propiedades de estas últimas, se conocen a fondo las dosis correctas y seguras de los nutrientes que se han de tomar, y se estudian detenidamente sus posibles efectos secundarios, aún cuando éstos sean prácticamente nulos, no hay manera de poner en riesgo nuestra salud.
La automedicación con dosis correctas (ortomoleculares) de sustancias naturales, consiste simplemente en restaurar los niveles normales de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales que hay en nuestro organismo. Estos cuatro grupos de automedicacionnutrientes, a los que llamamos suplementos, son los que necesita nuestro cuerpo para funcionar apropiadamente.
Como aprenderá en el Curso-Taller de Autocuración con Medicina Ortomolecular, nos enfermamos no porque necesitemos de sustancias químicas a las cuales nuestro cuerpo jamás se acostumbrará (de ahí que no podamos deshacernos de los efectos secundarios de los fármacos). Nos enfermamos porque nos está faltando uno o varios de los nutrientes mencionados.

Los médicos y el sistema de salud tradicional nos han estado aleccionando a través de todos los medios publicitarios. Nos han repetido hasta el cansancio que el automedicarse puede acarrearnos más problemas que beneficios, como no podría ser de otra manera, pues de lo contrario, se quedarían sin clientes.
Existen básicamente dos razones por las cuales la mayoría de la gente no se automedica. La primera de ellas tiene que ver con la ignorancia de la población en general, en cuanto al teje y al maneje de la medicina tradicional (alopática), entendiendo a ésta como aquella que se practica en las clínicas, hospitales, centros de investigación y demás instituciones no alternativas, cuya misión y visión deben necesariamente compaginar con las prácticas y políticas de la lucrativa industria farmacéutica.

urgenciaLa segunda razón que tienen los médicos alópatas para contraindicar la automedicación, aparte de no quedarse sin trabajo, es que están conscientes de los peligros que encierran los efectos secundarios de los fármacos que ellos mismos prescriben, y que son, en su opinión, los únicos agentes capaces de aliviar la mayoría de las enfermedades. Y si usted me preguntara sobre lo que haría yo en caso de estar expuesto a
una emergencia médica, mi respuesta sería, sin lugar a dudas, acudir al saludcentro hospitalario más cercano a mi localidad.
Hablando en términos de lo que un cirujano puede lograr con una intervención quirúrgica, esta corriente médica tradicional merece todo mi reconocimiento, por toda esa destreza y sapiencia que demanda una labor de esa naturaleza. Es exclusivamente en estos casos en donde me veo forzado a admitir, que la medicina tradicional es la mejor alternativa, si lo que está en juego es la vida de un ser humano.
Por otra parte, si me preguntara mi opinión sobre lo que yo y cualquiera deberíamos hacer ante una enfermedad crónica, entonces sí que me decantaría por la medicina ortomolecular (megadosis), las microdosis y hasta por un coaching de salud o una terapia cognitiva conductual en caso de un trastorno de personalidad.

El curso y el enfoque de capacitación

Y es a este punto al que quería yo llegar para poner a su consideración este nuevo enfoque de capacitación. La idea central es que sea usted mismo quien se deshaga de las molestias que le está ocasionando su enfermedad. Una vez adquirido el conocimiento apropiado, usted se va a dar cuenta de que no tendrá que estar tomando fármacos de por vida y de que sí hay un remedio para su enfermedad. Eso lo aprendí yo cuando tuve que lidiar con una próstata inflamada, una hipertensión, un reflujo, una influenza y una infección en vías urinarias. Todos esos padecimientos los enfrenté y los vencí con medicina ortomolecular y microdosis.
En general, el enfoque consiste en poner al paciente en un ambiente propicio para que él mismo, al sentirse implicado en el proceso curativo, encuentre un tratamiento eficaz para la enfermedad que le preocupa.

taller¿Y usted, está dispuesto también a enfrentar su enfermedad o la de su ser querido, armándose de valor y del conocimiento necesarios para superar la adversidad que le ha tocado vivir?
Si su respuesta es afirmativa, tal vez valdría la pena que le echara un vistazo al material didáctico y los temas que estaré tratando en este Curso-Taller de Autocuración con Medicina Ortomolecular. Su impartición es por Skype; pero si lo desea puede ir descargando el contenido interactivo (e-learning) del primer módulo sin ningún costo.
Ahí encontrará una muestra del recetario empleado en el curso.

Remisión espontánea y autocuración por conocimiento adquirido

enfermedadEn su bibliografía sobre remisión espontánea, Caryle Hirshberg y Brendan O’Regan, definen la remisión espontánea como “la desaparición, completa o incompleta de una enfermedad o tumor maligno sin tratamiento médico alguno o con un tratamiento que se considera inadecuado para dar como resultado la desaparición de los síntomas de la enfermedad o el tumor” [5]. Si Hirsberg y O’Regan están en lo correcto, entonces esta parte del proceso curativo que atribuyo al conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, no puede obedecer a una remisión espontánea, pues el tratamiento ortomolecular ha demostrado ser adecuado en un sinnúmero de casos [6].

La parte del proceso curativo que corresponde al conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, es un producto de una fe inquebrantable en lo que se está haciendo, una gran lucha contra todo pronóstico médico pesimista, y un pleno conocimiento de eso que se está haciendo. Como bien dijo el filósofo contemporáneo José Luis Romero:
“La patología es el sufrimiento originado principalmente por la ignorancia o por el vicio…la terapia radica en la adquisición de conocimiento y de virtud” [9].

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 16 de Octubre de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Sergio López González. El efecto placebo y los poderes curativos de la nutrición. Fundación MicroMédix, 24 de Agosto de 2015.
[2] Emma Barthe. Cáncer: más allá de la enfermedad. Ediciones Obelisco. Primera edición: marzo de 2013, pág. 52.
[3] Sergio López González. Salud 2.0: la inteligencia colectiva de los e-pacientes y la cura por consenso. Fundación MicroMédix, 21 de Octubre de 2014.
[4] Sergio López González. El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir. Fundación MicroMédix, 29 de diciembre de 2015.
[5] La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación. Rankin Lissa. Urano.
[6] Abram Hoffer & Jonathan Prousky. Naturopathic Nutrition: A Guide to Nutrient-Rich Food & Nutritional Supplements for Optimum Health. CCNM Press, 2006.
[7] Sergio López González. Guerreros biomédicos: padres y familiares que con voluntad férrea y biomedicina, están curando a su ser querido. Fundación MicroMédix, 6 de abril de 2015.
[8] Medicina ortomolecular. Fundación MicroMédix.
[9] Arte de vivir, arte de pensar (pág. 145), Capítulo 5: El buen saber de la terapia filosófica. Mónica Cavallé y Julián D. Machado (Eds). 2007. Editorial Desclée De Brouwer, S.A.

 


Deja un comentario

El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir

CorajeMás allá de lo que puede lograr el efecto placebo, está la voluntad de vivir o el coraje que uno puede sacar para retar a la adversidad. La autocuración no es para los débiles de corazón. Se requiere de una voluntad férrea para no amilanarse ante la amenaza de un virus, un cáncer, las secuelas de un accidente, o cualquier otra circunstancia que haya deteriorado el sistema inmune de un individuo que tiene todo el potencial para curarse, con un tratamiento natural y un consejero de salud que le puede ayudar a liberarse de sus creencias limitantes.

Por adversas que puedan parecer las circunstancias, el afectado todavía dispone de su libre albedrío para no permitirle al infortunio activar su respuesta al estrés, que es un mecanismo que se pone en marcha cuando un ser viviente se ve amenazado por una situación de peligro para la cual su instinto le dicta que no le queda más remedio que luchar, o acobardarse y huir [1].

¿Quién manda aquí, mi mente…mi cuerpo? 

dolorYa en nuestra sección dedicada al Coaching de Salud, comenté cómo el armarse de valor puede influir en el éxito de un tratamiento,  y cómo es que una actitud positiva, entusiasta y llena de esperanza puede cambiar la biología de las células de nuestro cuerpo [2]. Con toda seguridad, quien esté pasando por un mal momento, afectado quizás de un cáncer o cualquier otra enfermedad degenerativa o “terminal”, argumentará que el que no está experimentando en carne propia lo que él está sufriendo, no tiene ni la más remota idea de qué procede en tales circunstancias, ya que una cosa es decir que se debe adoptar una actitud positiva ante la enfermedad y otra muy diferente es conseguir que así sea. No es fácil actuar con entusiasmo y mucho menos bromear cuando un dolor se ha apoderado de nuestra mente con tal fuerza, que parece imposible extraer coraje del agotamiento.

A diferencia de lo que va a encontrar en los llamados libros de autoayuda, cuyos autores se afanan en convencerlo de que basta con desear fervientemente que la prosperidad llegue a su vida para que ésta haga su triunfal aparición, obedeciendo a una supuesta “ley de la atracción” y como si de la mismísima ley de la gravitación universal de Newton se tratara, lo que yo quiero proponerle aquí es que en esos momentos de lucidez que llegue a tener en el transcurso de su enfermedad, se pregunte si eso que está minando su salud, el dolor por ejemplo, puede realmente apoderarse de su mente. A veces sobrestimamos la fuerza de nuestro oponente al mismo tiempo que subestimamos nuestra capacidad para combatirlo. Pero antes de citar algunos casos de autocuración que le confirmarán que los seres humanos somos algo más que mente y material orgánico, permítame contarle cómo fue que superé una crisis de salud cuando me encontraba afectado de una prostatitis crónica que estaba literalmente arruinando mi vida.

¿Puede una próstata inflamada vencer a una mente decidida?

text miningDespués de haber consultado cuatro o cinco prestigiados urólogos y de no haber conseguido un solo resultado satisfactorio, a los tres años de estar soportando los malestares de una prostatitis iatrogénica (causada por una negligencia médica), me propuse ver todo el asunto como una oportunidad para crecer como persona. Se imponía averiguar de qué podía yo ser capaz y hasta dónde podía llegar, haciéndome cargo de mi propia salud, más allá del interés que me pudiera prestar alguien que aún siendo un experto en urología, no podría descubrir mejor que yo, lo que intuía podía estar escondido en la literatura biomédica.

Habida cuenta de que eso representaría para mí un reto tanto profesional como personal, me propuse encontrar una cura para mi enfermedad, apoyándome en una rama de las tecnologías de la información conocida como informática biomédica, cuya utilidad radica precisamente en descubrir ese conocimiento que puede estar oculto en las grandes bases de datos médicas.

Big DataNo estoy insinuando que deba usted convertirse en un experto en Big Data, sino que analice cuáles son sus opciones, en función de los recursos con los que cuenta. Así como yo estaba convencido de que podía encontrar un remedio para mi prostatitis crónica, haciendo uso de mis conocimientos, de una modesta laptop y una conexión a Internet, usted podría ver todo eso que le está pasando como una oportunidad de crecimiento personal.
Big dataPodría comenzar a explorar las posibilidades de un tratamiento que una vez habiendo conocido todo su potencial, pueda cumplir con sus expectativas, responda a sus intereses y esté en concordancia con sus capacidades y los recursos con los que cuenta. Investigue, estudie e involúcrese con los detalles de su enfermedad. Compare, confirme, cuestione todo y a todos, y en especial ponga en duda lo que el médico tenga que decir si su opinión está basada en la cerrazón y el pesimismo, y navegue, navegue, y vuelva a explorar la Internet, hasta que encuentre algo que tenga sentido para usted.

Norman Cousins y su voluntad de vivir

CousinsHay muchos otros casos de autocuración que dan fe del poder que pueden tener nuestras convicciones cuando la medicina tradicional no va más allá de un simple “lo siento; pero su enfermedad no tiene cura”, tal y como ocurrió en el extraordinario caso de Norman Cousins (derecha), cuyos hallazgos sentaron las bases de lo que hoy en día se conoce como psiconeuroinmunología, cuando después de haber sido diagnosticado con una espondolitis anquilosante, pudo vencerla con dosis correctas de vitamina C y megadosis de películas cómicas. Y no estoy bromeando para que usted comience a liberar endorfinas.
Las propiedades terapéuticas de las creencias potenciadoras, el efecto placebo y el buen humor no eran del todo nuevas en la década de los sesentas; pero fue Norman Cousins quien comenzó a inquietar a la comunidad médica con sus “Principios de Autocuración: la biología de la esperanza”[3] y su “Anatomía de una Enfermedad o la Voluntad de Vivir” [4].

Con un excepcional coraje para enfrentar una enfermedad degenerativa en la que el colágeno juega un papel protagónico, Cousins, redactor jefe del Saturday Review, solicitó la colaboración de su médico de confianza y amigo de toda la vida, el Dr. William Hitzig, para que vigilara el progreso de su enfermedad y la administración de vitamina C por vía intravenosa. De acuerdo con las investigaciones que él mismo había llevado a cabo con la ayuda de su esposa Eleanor y a pesar de que Hitzig no comulgaba mucho con sus creencias, Cousins estaba convencido de que las propiedades antioxidantes de esa vitamina podían regenerar el colágeno que sus articulaciones necesitaban para recuperar su movimiento. En “Anatomía de una enfermedad”, escribió: “durante el momento de mayor gravedad de mi enfermedad, estaba absolutamente convencido de que las dosis intravenosas de ácido ascórbico me serían de utilidad… y lo fueron”. Las negritas y la cursiva son mías.

médicoDesde su ingreso al hospital, estuvo postrado en cama, sin poder dormir lo suficiente y soportando los efectos secundarios de los analgésicos; hasta que un día, un supervisor le llamó la atención a Hitzig por estar permitiendo que Cousins estuviera viendo películas cómicas en su cuarto, molestando con sus risotadas a los enfermos que intentaban descansar en las habitaciones aledañas. Una vez más, Cousins vio ese hecho no como una contrariedad, sino como una oportunidad más para perfeccionar su terapia de risas y vitamina C.

Pensó en trasladarse a un hotel, pues eso lo mantendría alejado de las enfermeras que frecuentemente interrumpían su sueño para extraer una muestra de sangre, tomarle la presión y registrar su temperatura. Él le decía a Hitzig que el sueño profundo (y con mucha razón) era un factor más que podía ayudarle en su recuperación; pero paradójicamente, los médicos hacían caso omiso de sus peticiones y seguían despertándolo a cada rato para monitorear sus signos vitales. Si alguna vez ha estado usted internado en un hospital, sabe a lo que me refiero.

Convencido de que estaría mejor en un hotel, se mudó a uno que costaba un tercio de lo que pagaba en el hospital y continuó con su plan original hasta que se dio cuenta de que al fin estaba mejorando. Durante su estancia en este nuevo entorno, en una ocasión se sintió tan bien que le jugó una broma a una enfermera que acudió a su habitación para realizar una de sus diligencias:

muestra– ¿Cómo estamos el día de hoy?… ¿necesitamos darnos un baño? Sr. Cousins, el Dr. Hitzig me ha pedido que le lleve una muestra de su orina. ¿Me haría usted el favor de colocarla en este recipiente?
– Por supuesto que sí, con mucho gusto, -le contestó Cousins al tiempo que asía el vasito que debía casi llenar con lo que aquella amable mujer le había indicado.
Cuando este singular paciente se volvió para sentarse y hacer lo que tenía que hacer, observó que al lado de su cama, sobre la mesita de noche, yacía un frasco con jugo de manzana…
La enfermera en turno solía hablar en la primera persona del plural, que era algo que a Cousins le fastidiaba, por lo que con una sonrisa de oreja a oreja, tomó el frasco y vació un poco de jugo en el recolector de muestras.

– ¡Listo! -espetó Cousins a la que le había dejado solo durante unos instantes mientras hacía su travesura.
Cuando la enfermera hizo acto de presencia y vio el contenido del frasco, inquirió en su acostumbrado tiempo de conjugación:
– ¿Estamos algo turbios hoy… no es cierto?
– ¿De veras? A ver… -le dijo Cousins a la que él llamaba “Nosotros” mientras estiraba el brazo para de nuevo tomar “la muestra” con los dedos.
– Así es, creo que lo mejor sería pasarlo de nuevo por el sistema -prosiguió Cousins poco antes de asomarse al interior del frasco y beber su contenido como si de un tequila se tratara.
Sobra decir que la cara que puso “Nosotros” bastó para arrancar a su paciente unas cuantas carcajadas.

pronósticoCuando le preguntaron cuál había sido su primera impresión al enterarse de que su enfermedad era incurable, Cousins explicó que tenía que ir asimilando el problema paso a paso. Primero, no acatar el veredicto; segundo, no dejarse atrapar por el miedo, la depresión y el pánico; tercero, darle la seriedad y la importancia debidas a su problema; y cuarto, no ceder ante la idea de que tenía una buena oportunidad de curarse y de que le motivaba el hecho de desmentir el pronóstico pesimista de un especialista que había sentenciado que las probabilidades de recuperación eran de 1/500.

HitzigCuando Cousins se sintió mejor, buscó a Hitzig para comentarle lo mucho que le había ayudado la vitamina C, y fue entonces cuando el galeno le confesó que él no recomendaría a nadie esa terapia, porque carecía de bases científicas. Contrariado por su declaración, Cousins lo inquirió para averiguar porqué entonces lo había ayudado durante todo ese tiempo si jamás había creído en la terapia de la vitamina C, a lo que Hitzig respondió que lo que importaba era que él, que era el paciente, sí había creído en ella. Probablemente Hitzig sabía que el apoyar cualquier tratamiento que no estuviera avalado por el sistema de salud convencional, ponía en peligro su licencia.

Un hecho que merece una mención especial, es un informe que leyó el propio Cousins en donde se citaba un estudio realizado por un doctor de nombre Thomas C. Chalmers, del Mount Sinai Medical Center de Nueva York, que comparaba dos grupos que se empleaban para confirmar qué tan cierta era la hipótesis de que la vitamina C evita los resfriados: el resultado del estudio reveló que el grupo que tomaba el placebo creyendo que era vitamina C tuvo menos resfriados que el grupo que tomaba ese mismo suplemento pensando que era un placebo.

Epigenética, biología de la creencia y entorno

epigenética¿Qué conclusiones podemos extraer del ensayo del Dr. Chalmers?.
Llegados a este punto, conviene también buscar respuestas a las siguientes interrogantes:
¿Por qué un tratamiento les funciona a algunas personas y a otras no?
¿Cómo es que una sustancia puede ser muy buena para una persona que presenta un cuadro muy agudo y para otra que padece de lo mismo pero con una sitomatología más benigna, no funciona para nada?
¿Por qué varias personas pueden responder muy diferente a un mismo medicamento?
¿Por qué hay personas que mueren a causa de una enfermedad no tan seria, mientras que otros que padecen una enfermedad muy severa, viven muchos años?
¿Habrá algo que controle el organismo o que determine su predisposición a cierta enfermedad o su respuesta a un determinado tratamiento?

Ese algo existe y tiene un nombre. Se llama epigenética.

Jerome Frank [5] llevó a cabo estudios que dan respuesta a esas interrogantes, en el sentido de que en un gran número de casos, se verificó que el tratamiento en sí no es lo que determina de manera contundente la curación de un paciente, sino lo que él cree respecto al mismo, empleando más o menos el mismo criterio que usó Chalmers en su estudio sobre las propiedades antigripales de la vitamina C.

Pcélulasor su parte, Bruce Lipton [2], Bernie Siegel [6] y Gregg Braden [8], han documentado casos que ratifican la repercusión que tienen sobre la salud, las creencias, el amor [6], la esperanza, la fe, las tradiciones, el humor, y en general, el entorno que rodea a un enfermo. Lipton demostró que las células madre, específicamente las pluripotentes, sufrían cambios que dependían del entorno al que estaban sometidas, a pesar de que que todas ellas poseían el mismo ADN. Después de colocar el mismo tipo de células madre en tres placas Petri, las expuso a medios de cultivo diferentes y descubrió que las células de una placa se convertían en miocitos (células musculares), cuando eran expuestas a un entorno A; mutaban a adipocitos (células de tejido graso), en un entorno B; y se volvían osteocitos (células de tejido óseo), bajo la influencia de un entorno C. Es así como hoy sabemos que los genes se expresan (activan) de manera diferente en personas diferentes, lo que significa que es posible controlar, a través del entorno, la manera y el momento en que se expresarán.

El papel del entorno en la expresión de nuestros genes

entornoY hablando ya no tanto de células madre, sino de organismos más complejos como los seres humanos, ¿Cuál es ese entorno que puede regular la expresión de nuestros genes? La nutrición, la polución, el nivel de estrés, la ansiedad, la tranquilidad, el entretenimiento, las guerras, el hambre, el ejercicio, los hábitos alimenticios, el realizar o no el trabajo que nos agrada y en general, todo aquello que repercute en la manera en que entendemos nuestra realidad, son parte del entorno que determina de qué nos enfermamos y porqué. Norman Cousins dedujo que sus glándulas suprarrenales estaban deteriorándose a causa de un envenenamiento con metales pesados que smedio ambienteufrió durante su viaje a Moscú, previo a la aparición de sus síntomas. Supongo que mi prostatitis se debió a una sonda que un médico incompetente introdujo torpemente en mi uretra. El padecimiento que lo aqueja a usted también tiene su causa; pero independientemente de cuál haya sido ésta, usted también tiene la capacidad de controlar la biología de sus células, mediante el uso adecuado de sus recursos mentales y espirituales. ¿O acaso Norman Cousins y yo tenemos algo que usted no tenga como para que no pueda derrotar a su enfermedad? Claro que no.

Hay personas que después de haber estado en combate, pudieron continuar su vida sin ningún problema, como también hubo otras que no pudieron superar los traumas psicológicos que toda guerra trae consigo. Análogamente, puede haber personas con predisposición a una determinada enfermedad; pero que aún así, con un entorno apropiado, libre de pensamientos negativos, exento de creencias limitantes y enriquecido con buenos hábitos, son capaces de inhibir la expresión del (o los) gen(es) asociado(s) a su padecimiento.

Greg Thomas y su fe en Dios

GregTal fue el caso de Greg Thomas, un hombre que a sus 56 años había estado soportando intensos dolores de cabeza, oídos y mandíbula, a causa de unos tumores cancerígenos que habían invadido parte de su cabeza y otro tanto de su cuello, con un pronóstico médico desalentador: su familia ya podía ir preparando su sepelio pues su mal estaba muy avanzado. Un día, mientras se encomendaba a Dios, sentado en las escaleras de una iglesia cercana a los lugares por donde solía pasear acompañado de sus perros, se percató de que el templo estaba prácticamente en ruinas, y dirigiéndose a Dios, rezó: “Señor, antes de abandonar este mundo, quisiera hacer algo por ti”.

Al día siguiente acudió al patronato de la iglesia a solicitar permiso para remodelar el templo y cumplir su promesa. Una vez que obtuvo la llave de la iglesia para poder llevar a cabo su misión, empezó a trabajar con tal convicción en su emprendimiento, que conforme pasaron los días, los tumores comenzaron a encogerse y los dolores a disminuir a tal grado que su oncóloga no lo podía creer. Después de cuatro años de haber comenzado la restauración de la iglesia, Greg ya no tenía los tumores y el cáncer había remitido, el templo recobró su esplendor original y a él le quedó la sensación de que Dios le había ayudado a restablecer su salud, por haber restablecido Su templo ([7], págs. 38-40). Que mejor ejemplo de todo lo que puede hacer la fe enclavada en un corazón valiente.

Los artesanos que burlaron a la muerte

creenciasEn su edición de diciembre de 1940, la revista Reader’s Digest publicó la historia de una comunidad rural cercana al poblado de Ellensburg, en el estado de Washington, en la que Alfred Prowitt, redactor del Daily News de Chicago, relataba cómo quince deshauciados se habían unido a un grupo que se autodenominaba “Los Burladores de la Muerte”, y cómo habían logrado sobrevivir más años de los que sus respectivos médicos les habían vaticinado, ayudándose unos a otros y realizando un trabajo que los motivaba a seguir luchando contra su enfermedad. El fundador y líder del grupo, Guyer D. Thomas, había tenido la iniciativa de empezar a fabricar unas crucecitas fosforescentes sobre retazos de fieltro azul, que en un principio habían sido concebidas para recordar a los niños de la comunidad, que no debían irse a la cama sin antes haber dicho sus oraciones.

A pesar de que ninguno de ellos pertenecía a una secta religiosa, los más desconsolados pronto recurrieron a esos pequeños crucifijos para aliviar sus dolencias y sentirse más reconfortados, convencidos de que la oración fortalecía su voluntad de vivir y les ayudaba a soportar el dolor. Puesto que la subsistencia no era fácil en esos lares, Thomas se dio cuenta del potencial que tenían las crucecitas para consolar a más personas, y se le ocurrió que podían venderlas a los vecinos del Sr. y la Sra. Green, cofundadores de los “Burladores de la Muerte” y  propietarios de la granja que hasta ese entonces había servido de morada a los miembros del grupo, que en opinión de Thomas, estaba desafiando los designios de la muerte.

trabajandoAsí las cosas, y con la ayuda de un banquero de Ellensburg, un predicador que tenía a su cargo una emisora de radio, un famoso caricaturista y otros personajes que habían simpatizado con la iniciativa de Thomas y los Green, el grupo llegó a vender hasta más de medio millón de crucecitas, en un ambiente en el que el trabajo se convirtió en una actividad productiva, entretenida y en el que todos sus miembros disfrutaban con lo que hacían, al grado de que, según Prowitt, era muy raro que transcurriera más de un cuarto de hora sin que estallara una carcajada general. Paradójicamente, el buen humor parecía ser una constante para aquellos cuerpos dolientes de corazón valiente.

Cuando el Dr. Irving S. Cutter, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Noroeste, en Evanston, Illinois, se enteró del proyecto, comentó:
“Cada vez que el médico le pronostica a un enfermo que ha de morir pronto, sabe bien que […] Si el paciente reacciona desfavorablemente, la congoja que se apodera de él trastorna aún más sus funciones fisiológicas y le acorta la vida. Los Burladores de la Muerte han hallado y practican una filosofía que contribuye a alargarles la vida […] Al empeñarse en hacer útiles sus últimos días de vida, al consolarse unos a otros en su tribulación y tener un motivo para servir a fines piadosos, practican el medio más eficaz de prolongar su existencia. Muchos pacientes que yacen en hospitales y asilos aguardando su última hora, inmovilizados más por la certidumbre de una muerte próxima que por la enfermedad, podrían levantarse y vivir plácidamente años enteros todavía, si se despertara y estimulara en ellos la voluntad de vivir”. ([7], pág. 15)

Lvidaas versiones completas de las historias que aquí he citado, así como muchas otras que lo inspirarán a lo largo de esta “travesía” que está usted por comenzar, las podrá encontrar en la bibliografía que proporciono al final de estas líneas. Si a pesar de todo lo comentado y la lectura de dichas fuentes, usted no logra encontrar una filosofía como la que propició que ese grupo de deshauciados pudiera burlar a la muerte, no se desanime, nosotros le podemos ayudar a encontrar una terapia acorde con sus creencias, que como vimos, es lo que más contribuye a que su sistema inmune responda bien.

“Ruego que tengan coraje; el alma valiente puede reparar incluso el desastre” … Catalina la Grande.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 29 de diciembre de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación. Rankin Lissa. Urano.
[2] La Biología de la Creencia. La liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros. Bruce H. Lipton. Palmyra
[3] Principios de Autocuración: la biología de la esperanza. Norman Cousins. Urano
[4] Anatomía de una Enfermedad o la Voluntad de Vivir. Norman Cousins. Kairós
[5] Salud y Persuasión. Jerome D. Frank. Troquel
[6] Amor, Medicina Milagrosa. Bernie S. Siegel. S.L.U ESPASA
[7] Selecciones del Reader’s Digest. Diciembre de 2015.
[8] La Curación Espontánea de las Creencias. Gregg Braden. Editorial Sirio, S.A.
[9] Cáncer: más allá de la enfermedad. Emma Barthe. Ediciones Obelisco


Deja un comentario

Guerreros biomédicos: padres y familiares que con voluntad férrea y biomedicina, están curando a su ser querido

GuerreroEl guerrero biomédico viene a ser un e-paciente al que el destino lo ha entrampado en una de las adversidades más temibles que le haya tocado vivir a un ser humano: la que enfrenta cuando él o uno de sus seres queridos se encuentra hundido en la impenetrable oscuridad de la esquizofreniael autismo, el Parkinson, o de cualquier otra enfermedad con un grado similar de severidad y complejidad. Hay una inmensa diferencia entre curar a un hijo de un raspón en la rodilla y curarlo de esquizofrenia, autismo o epilepsia. Y aunque lograr esto último requiere de una voluntad férrea y otras virtudes, hemos citado y experimentado ya muchos casos de éxito que dan fe de que una hazaña de tales dimensiones, no solo es posible, sino que trae consigo una satisfacción del tamaño de la enfermedad contra la que se está luchando.

emblemaSi usted cura a su hijo de un raspón en la rodilla, va a sentirse útil y contento(a) al ver que su hijo ya no llora; pero si lo cura de una enfermedad como las que mencioné anteriormente, se va a sentir realizado(a), va a saber de qué está hecho(a), se va convertir en un(a) gran guerrero(a) biomédico(a), y lo más importante de todo: se va a encontrar con Dios. O al menos eso fue lo que a mí me sucedió, cuando al fin pude curar a uno de mis tres hijos. Y si yo se los presentara, usted no podría decirme cuál de ellos fue el que cayó en el abismo de la esquizofrenia, porque está más sano que el que escribe estas líneas; el mismo que sueña con lograr que otros padres se unan a esta comunidad de guerreros biomédicos, para que motivados al ver lo que pueden lograr con la biomedicina, vayan más allá de la curación de sus seres queridos, ayudando a otras familias a construir su propio destino.

Si los que hemos pasado por una experiencia similar aprovechamos este medio social para compartir miedos, aciertos, errores, aprendizajes e inquietudes, ya no estaremos solos ni nos sentiremos vulnerables, sino empoderados y seguros, pues con dietas y biomedicina, no hay manera de poner en peligro a nuestros seres queridos.

nutrición como defensa No pretendo convertir esta entrada en un libro de autoayuda, y de ninguna manera le faltaría el respeto a usted de esa manera. Lejos de estar creando falsas esperanzas, como acostumbran hacer los autores de ese tipo de libros, estoy apostando a que así como yo logré curar a mi hijo con una terapia inteligente (biomedicina y una dieta libre de gluten, caseína y azúcar), usted también puede hacerlo. ¿O cree usted que yo soy un padre extraordinario o hay algo en mi que usted no tenga como para no poder realizar una hazaña parecida?.

Nada de eso. Soy un padre como cualquier otro y no tengo nada de especial. Lo especial y lo extraordinario está en la naturaleza del remedio que encontré: la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas), las microdosis, la nutrición y la desintoxicación. Hoy en día, gracias a la Internet y a toda la tecnología que tenemos a nuestro alcance, ya no precisamos que personas extraordinarias (especialistas con aires de cuasi Dios) sigan haciendo las mismas cosas ordinarias que se les dijo hicieran en la universidad, sino más bien necesitamos que personas ordinarias sepan cómo hacer cosas extraordinarias.

Dr. EinsteinLa medicina inteligente, que es como el Dr. Bernard Rimland llamó a la biomedicina cuando venció al autismo de su hijo Mark, es ahora la opción que está marcando la diferencia a la hora de hacer cosas extraordinarias. ¿O cuántos años más va usted a concederle a la medicina alopática para ver si puede curar a su ser querido?. Albert Einstein dijo alguna vez que “si uno está buscando resultados distintos, no debería de hacer siempre lo mismo”. Si un tratamiento no le ha dado resultado en seis meses, vamos, en un año; creo que no se necesita ser un Einstein para concluir que hay que buscar una medicina alternativa. Así lo hicimos mi esposa Lourdes y yo cuando nos vimos obligados a encontrar una solución para su migraña, mi prostatitis crónica, mi hipertensión y mi reflujo gastroesofágico.

No conformes con ello, y después de encontrar juntos una solución para rescatar del abismo a nuestro hijo, le dimos vida a la Fundación MicroMédix para ayudar a otras familias que estaban pasando por una situación similar, brindando apoyo a pacientes con problemas de corazónasma, alcoholismo, artrosis, alergias, cefaleas, fibrosis pulmonar, insomnio, síndrome de Down, acúfenos, ansiedad, depresión, trastorno de déficit de atención por hiperactividad (TDAH), o con una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

protectorY precisamente por las vicisitudes que hemos pasado, y a pesar de las críticas de los escépticos, de las actitudes necias y los comentarios a veces hasta groseros que algunos detractores frustrados nos dejan, tan solo para develar su incapacidad para detener el cambio que este movimiento de los guerreros biomédicos está produciendo; seguiremos luchando por demostrar que nuestra salud no puede estar supeditada a los intereses de la industria farmacéutica, porque estamos convencidos de que las vitaminas, los minerales y demás nutrientes, pueden hacer mucho más por el género humano, que una pastilla sintética fabricada en el laboratorio. Si usted nos ha estado siguiendo desde hace algún tiempo, es probable que ya se haya percatado de que el movimiento que aquí estamos impulsando, no es otra cosa que la evolución de una tendencia que ya se estaba gestando a nivel mundial desde comienzos del siglo, y cuyas características analizamos en nuestra entrega del 21 de Octubre de 2014: “Salud 2.0: la inteligencia colectiva de los e-pacientes y la cura por consenso“.

En esa ocasión, presenté evidencia suficiente de que no hay enfermedad que se resista ante la inteligencia colectiva de un gran número de e-pacientes que han optado por una medicina alternativa consensuada, natural, y por lo tanto segura, que permite que opiniones cruzadas validen lo que se propone en los medios sociales de la Web 2.0. No sé a usted, pero a mi me resulta difícil creer que cientos de miles de guerreros biomédicos (e-pacientes) pudieran estar equivocados, o mintiéndose unos a otros.

Luz de DiosUno no escoge el papel de guerrero biomédico, ni nadie querría convertirse en uno si supiera de antemano lo que le espera; pero el destino es quien manda cuando se pierde el control de aquellas cosas que no dependen de uno, y viéndolo en retrospectiva, el haber tenido que asumir el papel de guerrero biomédico, me enseñó a darle la importancia debida al sufrimiento ajeno, y de que si no podemos atender a los hijos ajenos como si fueran propios, sí podemos ser lo suficientemente empáticos como para ayudar a sus padres o familiares cercanos, a que ellos mismos sepan cómo curarlos con terapias naturales e inteligentes; aconsejándolos y luchando codo a codo con ellos, hasta que puedan ver la luz al final del túnel. Esa luz que después de todo, solo Dios puede enviar a cada uno de nosotros para iluminar el camino que Él ha querido que sigamos.

Un guerrero no renuncia a lo que ama, sino que encuentra el amor en lo que hace“… Dan Millman.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 6 de abril de 2015


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.