Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


2 comentarios

Medicina alternativa de precisión: inteligencia artificial para curar hasta un cáncer

En principio, la mayoría de las enfermedades son curables, porque aunque es cierto que algunas de ellas son las causantes de un gran número de fallecimientos, existen muchos pacientes que han podido superar esas mismas afecciones, haciendo algo diferente de lo que se les aconsejó a aquellos que fallecieron. El hecho de que nosotros hayamos podido extraer de la literatura biomédica, casos de éxito de varios tipos de cáncer, implica que hay alternativas muy viables para curarse.
La medicina alternativa de precisión es el resultado de combinar las técnicas de la inteligencia artifical, con la medicina ortomolecular y la fitoterapia, y es la sinergia de esa combinación lo que aprovecharemos en este estudio, para demostrar que un caso de adenocarcinoma pancreático tiene solución.

El papel de la medicina de precisión en el tratamiento del cáncer pancreático

Cuando a un médico se le presenta un caso nuevo, intuitivamente recurre a su experiencia para recordar casos de éxito que se parezcan al que está intentando solucionar. Y al igual que cualquier otro especialista, si no ha tenido una experienica similar, o la tuvo pero no recuerda exactamente los detalles, tenderá a consultar a otros colegas para que le aconsejen cómo tratar a ese paciente que de momento está acaparando su atención. Podría incluso suceder que varios médicos fueran a inspeccionar el archivo clínico de su hospital, con el objeto de saber qué hizo cierto experto en el pasado, para resolver un problema parecido.

Y aunque ese escenario evoca un poco la manera en la que el Dr. House abordaría un caso difícil de resolver, lo que voy a exponer aquí en relación a un estudio de cáncer pancreático, lejos de parecerse a un cápítulo de esa serie de televisión o a una novela de ciencia ficción, es prueba fiel de lo mucho que ha avanzado la tecnología de la inteligencia artificial. Una de las técnicas de esta nueva disciplina, concretamente el aprendizaje no supervisado, es la que hace posible que una máquina “recuerde” y encuentre dentro de un “mar de datos” históricos, no solo una experiencia de éxito, sino varios casos que justificarán y respaldarán la recomendación que dicha máquina le entregará al médico y/o naturópata a cargo.

Y es que la medicina de precisión, conocida también como medicina personalizada, puede ser practicada como medicina integrativa o complementaria, de ahí que en el párrafo anterior haya yo escrito médico y/o naturópata. Como veremos muy pronto, una computadora va a recomendar un tratamiento específico para una persona en particular, basándose en un historial de casos de éxito previamente almacenados en una base de datos biomédicos (la de la Fundación MicroMédix). Y si los casos de éxito registrados en esa base de datos contienen atributos propios de la medicina alopática, esos datos aparecerán en nuestros análisis sin ninguna modificación. De la misma manera en la que respetaremos esos hechos por estar reflejando una realidad, celebraremos también el que una máquina recomiende un tratamiento alternativo o incluso complementario. Y esto último también constituye una realidad, porque como podrá constatar el lector en nuestras referencias, muchos protagonistas de esos casos de éxito prefirieron renunciar a las quimioterapias y las terapias de radiaciones, debido a la gravedad de sus efectos secundarios.

Caso de estudio: un adenocarcinoma pancreático metastásico

Pero a quien le toca en esta ocasión decir sí o no a las quimioterapias y radiaciones, es a una damita de 67 años, con un diagnóstico que de acuerdo con su patólogo consistió de un adenocarcinoma pancreático metastásico (izquierda), cuyo tratamiento por un tiempo requirió de gemcitabina y que en próximas fechas comprenderá dos fármacos muy socorridos en las quimioterapias, el Onivyde (irinotecán) y el Fluorouracil (fluoropirimidinas).
La hija de la protagonista de este caso de estudio, a quien llamaré Toni de aquí en delante, nos hizo favor de responder el cuestionario que empleamos para recabar los datos clínicos de nuestros pacientes, cuando éstos o alguno de sus familiares nos encomienda un estudio como el que aquí estoy desarrollando. Es en ese cuestionario en donde nos especificó los síntomas que estaban aquejando a su mamá: dolor abdominal, convulsiones y desmayos ocasionales; anorexia (peso extremadamente bajo por inapetencia), gastritis, náuseas ocasionales (sin vómito), indigestión y depresión (aunque este último me lo reportó posteriormente a través de un correo electrónico). Con todos esos datos y los que pude inferir a partir de las pruebas de laboratorio que me hizo llegar más tarde esta amable señorita, fue como pude completar los campos especificados en la hoja de cálculo que aparece a su derecha (pulse sobre la misma para agrandarla).

Cabe señalar que el registro (instancia) asociado al caso de nuestra paciente Marita, que es el nombre que estaré empleando para referirme en lo sucesivo a la mamá de Toni, no aparece en la imagen anterior por razones de espacio. En vez de analizarlo por partes, he preferido dedicarle un apartado posterior, con la intención de contrastar su contenido con el conjunto de atributos que conformarán lo que en el ámbito del aprendizaje de máquina (machine learning) se conoce como centroide. Más adelante “explicaré con manzanitas” lo que significa eso y la importancia que reviste para la medicina de precisión, al momento de especificar un tratamiento personalizado. Por el momento quisiera analizar los demás campos de la hoja de Excel para mostar las tendencias que un ser humano como usted y como yo, podría detectar a la hora de analizar un registro histórico de datos clínicos. Veamos

En la imagen a la derecha se observa una marcada tendencia de los médicos naturópatas a recetar muérdago como fitoterapia (veáse la columna del atributo fitoterapia_1). Existe también cierta inclinación de parte de los profesionales de la salud tanto para recomendar una fitoterapia basada en cúrcuma, como para recetar gemcitabina (Gemzar) como quimioterapia. Sin embargo, yo no me atrevería a afirmar que esas tres tendencias son las únicas, o que son las que estarán rigiendo la forma que adoptará el tratamiento que estamos buscando personalizar, pues existen muchos otros datos que no se alcanzan a ver en la imagen. Algo similar ocurre con los suplementos (izquierda). Cada caso consta de una hilera de campos en donde se guardan los atributos de cada paciente, como son las dosis que estuvo tomando de betacaroteno, de vitamina C (oral), de ácido ascórbico (o ascorbato de sodio) por la vía intravenosa (IV), de vitamina D3, de omega 3 y de coenzima Q10  (pulse sobre la imagen de la izquierda para ver los detalles). Nótese por ejemplo cómo la vitamina C IV es muy solicitada en diferentes tipos de cáncer, no solo en el de páncreas.

Descubriendo el tratamiento idóneo para Marita

Hay un tratamiento idóneo para cada quien, porque lo que pueda hacerle bien a Marita, tal vez no sea lo más indicado para usted. De acuerdo con lo que estoy mostrando en la imagen adjunta y en la que sigue, para que la receta que le vamos a proponer a ella le funcionara a usted, tendría que presentar leucopenia (conteo bajo de leucocitos -pulse en la imagen adjunta-),  un marcardor tumoral CA 19-9 cercano a los 1,807 UI/ml, unos síntomas parecidos a los de ella (ver apartado anterior), estar bajo los efectos de una quimioterapia a base de irinotecán y fluoropirimidinas, en fin, lo que quiero decir es que su caso tendría que ser muy similar al de Marita (véase la imagen que sigue).

Al igual que los casos que mostré en el apartado anterior, el registro de Marita contiene los mismos campos; pero con valores de atributos muy particulares y muy probablemente diferentes a los de otros pacientes, coincidentes tal vez en algunos casos, con los de algunos pacientes en condiciones similares de salud. El punto es que cualquier registro de un paciente, incluyendo el de Marita, lo podemos representar por un conjunto de valores de atributos separados por comas.

Así, el caso de Marita quedaría representado por el siguiente conjunto de valores: 7, 67, F, adenocarcinoma pancreático, S, CA 19-9, N, N, S, N, N, S, S, S, S, N, N, gastritis, diabetes, ninguna, normales, N, N, fluorouracil, irinotecan, folfirinox, Kalanchoe, ninguna, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?, ?; en donde 7 es un código que identifica el caso, 67 es la edad de Marita, F indica un paciente del sexo femenino, luego viene el diagnóstico médico (no mío), S delata la confirmación de una metástasis, CA 19-9 está implicando que ese marcador ha alcanzado un nivel superior al normal, la N que sigue nos dice que no se ha detectado ictericia, etc. (pulse sobre la captura de pantalla de la derecha y auméntela para ver el valor y el significado de los demás atributos).

A esa lista de valores ordenados y separados por comas, los ingenieros acostumbramos llamarle vector, y es un concepto que resulta muy útil para entender otra palabra clave igual de importante en el contexto del aprendizaje automático: el centroide.
Estadísticamente hablando, un centroide se puede definir como un vector de atributos que refleja la tendencia central de cada uno de ellos. Y ¿qué cosa es una tendencia central?

¿Recuerda lo que platicábamos párrafos atrás a propósito del muérdago? Bien, ese es un ejemplo de tendencia central. De hecho, la tendencia central del atributo fitoterapia_1 se mide con la moda de ese atributo, y su valor es muérdago, pues estamos tratando con una variable nominal. Pero lo más difícil y a la vez interesante de este caso, es que no conocemos de antemano los nombres ni las dosis de los suplementos de nuestra paciente (lo cual se ha representado en el registro de Marita con signos de interrogación). Hasta donde yo sé, los únicos suplementos que Toni le ha estado dando a Marita son escozul y Kalanchoe.

Nuestra misión consistirá entonces en confeccionar una receta acorde con los datos que tenemos, pues lo que nos está faltando para convertir este caso de estudio en uno de éxito, son precisamente las dosis de los suplementos que contendrá dicha receta.

Dividir para triunfar: la técnica del clustering (segmentación)

Dado que esto no es un curso de minería de datos, y como seguramente a Toni y a usted no les interesa mucho conocer el teje y maneje de esa tecnología, lo que voy a hacer aquí es “explicar con manzanitas”, la técnica que hace posible la confección de un tratamiento personalizado: el aprendizaje de máquina no supervisado.

En la jerga de la inteligencia artificial al aprendizaje no supervisado se le conoce como clustering, y es una técnica que consiste en clasificar un conjunto de casos con atributos muy similares dentro de un determinado grupo; pero muy diferentes en relación a los atributos de los casos clasificados en otros grupos.
Tratándose de casos de cáncer por ejemplo, habrá instancias muy similares de cáncer de próstata que se diferenciarán muy bien de las de cáncer de mama, porque sería imposible que una mujer padeciera de cáncer de próstata, y muy raro que un hombre desarrollara un cáncer de mama. Como veremos, uno de los parámetros que más va a ayudar a descubrir un tratamiento, es el número de grupos.

A continuación explico el procedimiento que seguí para descubrir dos tratamientos personalizados, uno complementario que agrega varios suplementos a la quimioterapia, y otro en donde se recomienda la administración exclusiva de sustancias naturales en forma de suplementos.

Tratamiento complementario (quimioterapia combinada con suplementación)

Con una herramienta de minería de datos como WEKA, pude aplicar un algoritmo de clustering denominado K-Means, para segmentar los casos de éxito que mostré con anterioridad en la hoja de cálculo de Excel.
Uno de mis experimentos consistió en dividir el total de casos en cinco clusters (grupos), tal y como lo estoy mostrando en las capturas de pantalla adjuntas. Obsérvese cómo la máquina encontró tendencias de manera automática. Entre otras cosas, aprendió que en la base de datos hay pacientes de unos 60 años con cáncer de próstata no extendido (cluster 0), mujeres de alrededor de 60 años con carcinoma renal extendido (cluster 1), así como tres grupos de adenocarcinoma pancreático: uno de mujeres en una edad cercana a los 75, sin metástasis (cluster 2); otro de mujeres de alrededor de 58 años, con metástasis (cluster 3); y uno más de mujeres que rondan los 65, también experimentando metástasis (cluster 4).
Ahora le pregunto, ¿en cuál de los grupos cree usted que clasificó WEKA, el caso de nuestra querida Marita? Si no lo intuye, échele de nuevo una mirada a su registro y compárelo con los datos que aparecen en la parte del informe que aparece a su derecha (recuerde pulsar sobre las imágenes para agrandarlas).
Por si no lo advirtió, lo que hizo esta singular herramienta de apoyo fue clasificar el caso de Marita en el grupo 4, como no podría ser de otra manera, pues el centroide asociado al grupo 4 contiene atributos muy similares a los que están caracterizando el caso de nuestra paciente.

Nótese cómo he hecho énfasis en que ambos vectores son muy similares, lo cual de ninguna manera significa que el tratamiento implícito en ese cluster no sea idóneo. La inteligencia de las máquinas es tal, que no precisa que dos cosas sean idénticas para saber que hay ahí una intensa correlación. El concepto de correlación está desbancando a lo que pregona el método científico, en relación a esa idea de que algo no puede ser verdad, solo porque se desconoce su causa [9]. La realidad que revela un conjunto de datos está ahí, independientemente de cómo se hayan dado las cosas. Basta con que exista una cantidad suficiente de casos de éxito (no necesariamente un big data), y que cierto grupo de éstos mantenga una intensa correlación con un caso por resolver, para que ese caso pueda convertirse también en uno de éxito. Y si usted quisiera conocer algunos de los casos de éxito que respaldan lo que aquí estoy planteando, lo invito a consultar las referencias que para ese efecto he puesto a su disposición (por razones obvias de espacio y confidencialidad, no espere ver una relación de todos los casos de éxito que hay actualmente en nuestra base de datos).

Y ahora… ¡la cereza del pastel!
En la imagen adjunta estoy mostrado esa parte del reporte que por falta de espacio y una mejor claridad de exposición, no quise representar en una sola captura de pantalla. Esta tercera parte de los datos que WEKA desplegó, después de explorar en dirección descendente el resto de los atributos de los cinco centroides (del 0 al 4), contiene la fitoterapia (muérdago) y las dosis de los suplementos sugeridas por ese “pedazo de inteligencia artificial”. En un principio, esas dosis no eran más que signos de interrogación (?) en el “vector de Marita”, y se han convertido ahora en los datos que necesitamos homologar, para obtener al fin, un tratamiento complementario personalizado.

Tratamiento alternativo (sin quimioterapia)

Como señalaba yo en un apartado anterior, algunos pacientes deciden “tirar la toalla” y decirle no a las quimioterapias y las radiaciones. Pensando que Marita podría estar en ese caso, llevé a cabo una serie de experimentos adicionales para poder descubrir un tratamiento puramente alternativo. El resultado de este esfuerzo lo puede ver pulsando con su ratón en la imagen adjunta. Esta vez dividí el total de casos en tres grupos, para permitirle al software clasificar el caso de Marita. Como podrá usted advertir, el tratamiento ahora comprende las dosis indicadas por el centroide correspondiente al cluster #1 (el segundo de derecha a izquierda).

Otra razón de peso para pensar en un tratamiento como el propuesto en el cluster #1, sería que aún después de haber homologado los datos (ver el siguiente apartado), el muérdago no se pudiera conseguir en nuestro país (Toni y Marita viven en México), o que su precio fuera demasiado alto por tratarse de un producto de importación. En el siguiente apartado explico en qué consiste la homologación de los datos y otras opciones que se podrían contemplar para regionalizar la administración de los suplementos implicados en ambos tratamientos.

Homologando los datos

Los datos, tal y como los ha entregado el software WEKA, tienen que ser revisados y adaptados al entorno en el que habrán de aplicarse. Así por ejemplo, en el caso del tratamiento alternativo, puede ser que convenga más la forma natural de la cisteína, en vez de la N-acetilcisteína (NAC). Además, a sabiendas de que el propósito de la L-cisteína es promover la producción de glutatión, yo me decantaría finalmente por recetar dos o tres porciones diarias de proteína de soya o de suero de leche aislada (derecha), debido a la riqueza de nutrientes que contiene este complejo de aminoácidos. Hay dos de ellos en particular que junto con la cisteína, optimizan la producción de glutatión: la glicina y el ácido glutámico.
Análogamente, hay algunos suplementos que aparecen en ambos tratamientos que podrían excluirse, dadas las dosis tan pequeñas que se han recomendado. Si analizamos detenidamente los centroides en cuestión, podríamos extraer las siguientes conclusiones:

1) Podemos prescindir de la cisteína en el tratamiento complementario (35.3 mg), más no en el alternativo (334.5 mg).
2) El beta glucano-1,3 no es necesario en ninguno de los dos tratamientos, porque sus dosis no son de ninguna manera terapéuticas (nadie se va a curar un cáncer con 0.06 o 0.1 mg de ese suplemento).
3) El betacaroteno podría omitirse en el enfoque complementario más no en el alternativo (estamos hablando de casi 16,000 UI en esta segunda opción).
4) La vitamina C por la vía oral conviene incluirla en ambos tratamientos (6 gramos diarios para los dos).

5) La vitamina C intravenosa es muy importante en cualquiera de las dos opciones, porque existe una tendencia muy marcada de prescripción, en un gran número de casos de éxito. Existe un protocolo muy detallado para su administración, cuyas especificaciones se establecen a través de un vínculo que encontará usted en nuestra receta personalizada para el cáncer de páncreas (si lo desea puede descargarla en el apartado que sigue).
6) La vitamina D3 deberá considerarse muy seriamente en ambas versiones, ya que además de que sus dosis son terapéuticas, el caso demanda combatir una aguda depresión, por lo que será necesario aumentar unas cinco o seis veces más la dosis establecida para esta vitamina, dependiendo ello de la opción seleccionada por nuestra paciente.
7) Una situación muy similar a la de la vitamina D3 ocurre con los ácidos grasos omega 3, con motivo de la depresión reportada.

8) La administración de Coenzima Q10 solo se considera en el caso del tratamiento alternativo, ya que en el complementario la dosis indicada de 10.6 mg no aporta un beneficio sustancial.
9) La melatonina en ambos casos es importante pero se debe homologar en conformidad con las dosis disponibles en el mercado, que son de 5 y 6 mg. De acuerdo con esto, se recomiendan 6 y 12 mg para el tratamiento alternativo y complementario, respectivamente.
10) En cuanto a la duración de cada tratamiento, se han pronosticado 17 meses para el alternativo y 22 para el complementario.

En lo concerniente al muérdago, por favor no vaya usted a tomar tés de esta hierba así como así, ya que estamos hablando de una planta con un nivel de toxicidad considerablemente alto. Lo que procede aquí es conseguir presentaciones de grado farmacéutico que ya han sido aprobadas por las autorizadas sanitarias y cuyas dosis han sido establecidas por los mismos fabricantes. Esas presentaciones generalmente consisten de una solución inyectable y administrable ya sea por vía intravenosa, intramuscular o subcutánea, en  cualquiera de las marcas comerciales especificadas en la receta que en breve estaré presentando.
Otra alternativa que podría resultar muy prometedora porque suprime la toxicidad de muchas plantas, es la administración de microdosis. Varios miembros de mi familia ya nos hemos aliviado con microdosis de plantas medicinales incluso más tóxicas que el muérdago. A uno de mis hijos lo estuve tratando hace algunos años con microdosis de belladona, y yo en lo personal estuve aplicándome por mucho tiempo microdosis de digital y chicalote, que son ejemplos de dos plantas que no tienen por qué ser peligrosas si se administran apropiadamente: 3 gotas de microdosis sobre la lengua cada 5 minutos por media hora, luego cada hora diariamente hasta superar el cuadro agudo, y posteriormente ese mismo número de gotas 4 veces al día.

La Receta personalizada y homologada

 

La cantidad y el tipo de suplementos que contendrá la receta en su versión final, dependerá del tratamiento elegido por el paciente (alternativo o complementario). Recuerde que si usted no responde al nombre de Marita, el tratamiento que se obtuvo a lo largo de este estudio, puede ser que no le funcione a usted, a menos que su “vector de atributos” sea idéntico al de ella. Si está padeciendo una enfermedad “incurable” y está dispuesto(a) a convertirse en un(a) guerrero(a) biomédico(a) para salir bien librado(a) de esta lamentable situación, le recomiendo consulte nuestra sección Un Estudio para tu Caso, en donde le explicamos qué necesita usted hacer para contar con un tratamiento como el de Marita, o sea, justo a la medida de su “vector de atributos”, ese conjunto de rasgos que hacen de usted un ser humano extraordinario e irrepetible, que solo está esperando una oportunidad para demostrarle al mundo, que no hay enfermedades incurables, sino personas a quienes se les dijo que no se podían curar, y se lo creyeron.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 7 de septiembre de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Min-Seok Seo1 et al. High-Dose Vitamin C Promotes Regression of Multiple Pulmonary Metastases Originating from Hepatocellular Carcinoma. Yonsei Medical Journal. 2015 Sep;56(5):1449-1452.
[2] Cannon, et al. The Incidental Use of High-Dose Vitamin D3 in Pancreatic Cancer. Case Reports in Pancreatic Cancer 2016, 2.1
[3] Mark Fontes. Improved Prognosis and Quality of Life in a 66-year-old Female Patient with Metastatic Pancreatic Adenocarcinoma Treated with Gemcitabine, and Adjunctive Orthomolecular and Botanical Interventions. Journal of Orthomolecular Medicine Vol 30, No 2, 2015
[4] Riordan et al. High-dose intravenous vitamin C in the treatment of a patient with renal cell carcinoma of the kidney. J Orthomol Med, 1998; 13: 72-73.
[5] González et al. High dose intravenous vitamin c and metastatic pancreatic cancer: Two cases. Integrative Cancer Science and Therapeutics, 2016. Volume 3(6): 1-2
[6] Bonucci et al. Integrated Cancer Treatment in the Course of Metastatic Pancreatic Cancer: Complete Resolution in 2 Cases. Integrative Cancer Therapies. 2018, Vol. 17(3) 994–999
[7] Complete remission and long-term survival of a patient with melanoma metastases treated with high-dose fever-inducing Viscum album extract: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5704862/pdf/medi-96-e8731.pdf
[8] Disappearance of an advanced adenomatous colon polyp after intratumoural injection with Viscum album (European mistletoe) extract: a case report; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25532007
[9] Viktor Mayer-Schönberger & Kenneth Cukier. Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think. First Mariner Books, 2014
[10] Spreen Alan. Tomorrow´s Cancer Cures Today. 25 secret therapies from around the world. Health Sciencies Institute. Baltimore, Maryland. 2009

Anuncios


2 comentarios

Kalanchoe daigremontiana: formidable planta mexicana para aliviar el dolor, la esquizofrenia y el cáncer

A pesar de que no existe una panacea que garantice la salud de todo ser humano, la planta objeto del presente estudio se ha ganado el sobrenombre de “cuaralotodo“. Y si bien existe un amplio consenso popular en torno a las bondades de la kalanchoe mexicana, con el propósito de darle a este ensayo la debida formalidad científica, quisiera aclarar primero, por qué eso de que sea una panacea no es del todo cierto. Permítame explicarle.
Una planta medicinal tiene una gran cantidad de propiedades terapéuticas, casi tantas como sustancias activas tiene. Pero hay que tener muy presente lo que ha señalado Bandaranayake [1], a propósito de lo que implica un remedio natural a base de plantas medicinales:

Esencialmente, los remedios a base de hierbas consisten en porciones de plantas o extractos de plantas no purificados de varios componentes, que generalmente se cree funcionan sinérgicamente” (las negritas son mías). Y aunque yo eliminaría de la cita los vocablos “se cree”, he preferido traducirla literalmente, para analizarla de la manera más imparcial y honesta posible.

Los remedios naturales y el principio de la epigenética

Cuando un investigador dice “se cree”, no es que dude de su aseveración, sino porque sabe que va a haber casos en los que dicha afirmación no se cumple del todo. En el contexto de la cita de Bandaranayake, lo que va a variar es la sinergia entre componentes, cuando éstos interaccionen con el anfitrión, es decir, el organismo que se supone debe responder al tratamiento. La epigenética del paciente, que es todo aquello que tiene que ver con su individualidad bioquímica y el entorno en el que éste se desenvuelve, determinará el éxito o el fracaso de un tratamiento. Si usted acostumbra fumar tabaco o mariguana, ingiere alcohol o algún estimulante con frecuencia, o consume café, azúcar, lácteos y carbohidratos como si éstos se fueran a acabar, no espere grandes resultados. Con hábitos alimenticios y un estilo de vida inadecuados no puede uno abrigar muchas esperanzas, ni con kalanchoe mexicana ni con ningún otro tipo de hierba o suplemento. Asimismo, los efectos de los metabolitos y demás componentes de una planta, podrían verse afectados en función de las dosis recomendadas, el modo de administración y las presentaciones a través de las cuales se administran las sustancias activas. En lo que concierne a las presentaciones, no es lo mismo comer la planta como parte de una ensalada, que aplicarla como microdosis; tomarla en jugo o como suplemento, o como extracto hidroalcohólico o tintura diluida en agua.

Tanto en microdosis como en dosis apropiadas de las especies pinnata (siempreviva), daigremontiana (aranto) y gastonis-bonnieri (oreja de burro), las kalanchoes son terapéuticas y completamente inofensivas. No obstante, en dosis mayores o cuando se trata de especies híbridas, las Bryophyllum (que es como se le conoce también a esta especie) pueden ser peligrosas. Todo está en informarse bien y no dejarse llevar por comentarios sensacionalistas de detractores que se afanan en desacreditar a la fitomedicina, con publicidad negativa y a todas luces pagada por la industria farmacéutica (véase más adelante el apartado: Vox pópuli vs. inteligencia colectiva).

El futuro de los servicios de salud: tratamientos personalizados con inteligencia artificial

Todo ese abanico de posibilidades que surgen a partir de las combinaciones que se pueden dar entre lo que se administra y la amplia diversidad que caracteriza al ser humano, invita a reflexionar sobre la necesidad de un cambio radical en la manera en la que se proporcionan los servicios de salud en la actualidad. Ya se trate de una planta, un fármaco, una vitamina, un mineral, o cualesquier otra sustancia que deba fungir como agente terapéutico, éste nunca podrá hacer las veces de una panacea, por la sencilla razón de que cada individuo va a responder de manera diferente a cada uno de dichos agentes (principio de individualidad bioquímica de Roger Williams).

Ante esa gran diversidad inherente a todo ser humano, lo que los ingenieros en informática biomédica tenemos que hacer es encontrar tratamientos específicos para cada persona, tal y como lo está haciendo la ingeniera en informática Noor Shaker (derecha). Y aunque ella ya está desarrollando una tecnología que combina la física cuántica y el aprendizaje de máquina para crear nuevos fármacos, lo que nosotros estamos persiguiendo con esas técnicas de la inteligencia artificial, es encontrar tratamientos personalizados a base de plantas medicinales y sustancias ortomoleculares (naturales).

De conformidad con lo anterior, espero haber dejado claro por qué es importante personalizar las recetas.
Es indispensable saber, en base a la sintomatología y los rasgos de cada paciente, cuándo una planta medicinal o cualquier otra sustancia natural puede surtir el efecto deseado, independientemente de lo que diga la vox pópuli.

Vox pópuli vs. inteligencia colectiva

Una cosa es la vox pópuli y otra muy diferente la inteligencia colectiva. Vox populi proviene del latín, y significa la “voz del pueblo”. Se emplea para asumir que algo es verdadero por haber sido aceptado por todo el mundo a través de los años. Es así como la vox pópuli ha dictaminado que la calanchoe es una panacea.

En contraste con la voz del pueblo está la inteligencia colectiva, una tendencia que se ha venido dando desde comienzos de este siglo en las redes sociales (en especial, las de salud 2.0), y que yo definiría como la habilidad que posee un conglomerado de personas dentro de una red colaborativa, para resolver un problema compartido, basándose en la opinión consensuada de sus miembros.
Es así como la inteligencia colectiva de los miembros de una red social, puede llegar a dictaminar en algunos casos, cuándo una determinada planta medicinal, sustancia o suplemento, es capaz de curar una enfermedad. Y para muestra, un botón.

Mientras desarrollaba mi investigación sobre las calanchoes, encontré páginas y páginas web en donde la mayoría de sus propietarios hacían alusión a la extraordinaria capacidad que poseían estas plantas para curar el cáncer, cuando de repente, como a la mitad de uno de esos listados que Google me estaba mostrando, alcancé a leer una frase que llamó mi atención justamente por estar en completo desacuerdo con esa gran mayoría. La leyenda decía: “el kalanchoe no cura el cáncer“. Para mi sorpresa, el sitio recibía una gran cantidad de comentarios que reprobaban lo que ese cómplice de la industria farmacéutica había escrito en su blog. Ese es el precio que se paga cuando alguien intenta engañar a la sabiduría colectiva, recurriendo a una publicidad negativa pagada.

La agente no es tonta, y eso no lo puede remediar ni un miembro de la “Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas”. Vaya forma de sentirse importante por pertenecer a una asociación que lleva por nombre semejante aberración. Fíjese nada más querido lector, a lo que han llegado los detractores de la medicina natural para ganarse el sustento. “¡Vengan a ver lo que hace el hambre!“, gritó en una ocasión un simpático payasito en el zócalo de la Ciudad de Cuernavaca, mientras mi esposa y yo andábamos por ahí un domingo por la tarde.

Como yo lo veo, ese payasito tiene más mérito por hacer reír a sus semejantes, que lo que hace ese biólogo al promover el disgusto y el pesimismo entre la gente que ve en la etnobotánica y la fitomedicina, una auténtica alternativa para vencer el cáncer. Esos dos campos del saber, no tienen nada de pseudocientífico.

Me encanta cómo funciona la inteligencia colectiva, cuando en un blog como ese, el consenso contradice lo que el autor del mismo está predicando (pulse sobre la captura de pantalla de la derecha). En esta imagen, resalta lo que el sentir de una gente tan variopinta está transmitiéndole al autor del artículo en cuestión. Todo indica que la inmensa mayoría que lo visita no está de acuerdo con él, sobre todo cuando afirma que las plantas de la especie kalanchoe pueden tener efectos no deseados en la gente (palabra clave repetida 59 veces en la nube de palabras). La opinión consensuada dictamina que no habrá reacciones adversas, si las sustancias se administran en las dosis y en las presentaciones correctas.

Usted podría seguir el mismo método que expliqué con anterioridad para determinar si la Kalanchoe alivia otros malestares, sacando conclusiones a partir de lo que dictamine la inteligencia colectiva en una red social, un blog o un foro de discusión. Más adelante analizaré los beneficios que podría usted obtener de esta planta, en caso de que su problema fuera una esquizofrenia, un cáncer de próstata o un dolor agudo en cualquier parte de su cuerpo.

Aspectos clave para conseguir el efecto terapéutico deseado: dosis y presentaciones 

La herramienta que utilicé para extraer la nube de palabras que refleja el sentir de los usuarios del blog de ese biólogo que recomienda quimioterapias (ups) “para proteger” a los enfermos de las terapias pseudocientíficas, confirma lo que en el apartado anterior decía yo, a propósito de la importancia de las dosis y la presentación a emplear en la administración de la kalanchoe mexicana. Si su cuadro es muy agudo, como el de una migraña por ejemplo, con toda seguridad que una dosis de 30 gramos de hojas frescas de kalanchoe mexicana al día, sea todo lo que necesita para aliviar el dolor. Para procesos inflamatorios crónicos sin embargo, es posible que el tomar un jugo preparado con tres o cuatro hojas de aranto, no sea suficiente para conseguir el alivio deseado.

Para estos casos o para una prostatitis por ejemplo, usted podría salir bien librado con varios frascos de microdosis de Bryophyllum daigremontiana, especialmente si no está consiguiendo vaciar completamente su vejiga (orina frecuentemente durante la noche o experimenta dificultades al orinar, incluyendo sangrado, dolor o ardor). Aproximadamente después de una semana de haber comenzado su tratamiento, usted va a sentir un gran descanso cuando la orina que antes se acumulaba en su vejiga y parte de su uretra, ya no esté ahí. Y todo eso gracias al efecto antiinflamatorio que varios metabolitos de la kalanchoe mexicana ejercerán sobre los tejidos de su próstata (véase también el apartado: “Venciendo el cáncer de próstata con Kalanchoe flammea”).

La técnica de las microdosis tiene la particularidad tanto de eliminar la toxicidad de muchas plantas medicinales, como de suprimir los efectos secundarios y calculados de una gran cantidad de fármacos, debido precisamente a las diminutas dosis con las que se elaboran. Y es aquí donde ni con publicidad negativa barata podría un biólogo de quinta refutar las ventajas terapéuticas de la kalanchoe. Un par de gotas de microdosis de aranto aplicadas sobre la lengua con la periodicidad apropiada (dependiendo del cuadro clínico), van a marcar la diferencia entre los estragos causados por una quimioterapia, y la manera en la que actúan los  bufadienólidos, las quinonas, los lignanos, los flavonoides, los terpenos, los alcaloides, las antocianinas y otros muchos más metabolitos que caracterizan a la familia de las crasuláceas, que es a la que pertenecen alrededor de 125 especies pertenecientes al género kalanchoe, incluida la mexicana [2]. En cuanto a la presentación en extracto, tómelo con precaución, diluyéndolo en unos 150 ml de agua a razón de 1 a 5 gotas, tres veces al día, dependiendo de lo que tolere. Con la información que hasta este momento hemos podido recabar, se recomienda aumentar una gota cada dos días, a la dosis inicial especificada con anterioridad, hasta alcanzar un máximo de 20 gotas 3 veces al día, excepto en caso de presentar intolerancia (malestar estomacal o alguna reacción alérgica por ejemplo). Para mayor seguridad, procure adquirir un producto de un distribuidor de suplementos acreditado, como podría ser Amazon, y seguir las indicaciones especificadas por el fabricante.

Algo similar recomiendo en el caso de las tinturas, ya que va usted a encontrarlas en diferentes concentraciones. En caso de duda, siéntase con la confianza de contactarnos para que le ayudemos a seleccionar el producto idóneo para su caso.
Como suplemento, es probable que encuentre productos con la hoja de planta pulverizada y encapsulada en presentaciones de 500 mg. o más. En estos casos también conviene seguir la posología recomendada por el fabricante (la que viene impresa en la etiqueta del producto).

Microdosis de plantas medicinales antipsicóticas para tratar la esquizofrenia

De acuerdo con lo dicho hasta aquí y mientras terminamos de consolidar nuestra tecnología para la confección de tratamientos personalizados con inteligencia artificial, quisiera recomendar un botiquín compuesto de tres microdosis para tratar la esquizofrenia: de Akuamma, de Kalanchoe mexicana y de Rauwolfia hirsuta, tetraphylla, heterophylla o canescens (reserpina). A ésta última se le conoce popularmente como “sarna de perro” o “cinco negritos”, y también se cultiva en México.
Si ya es usted miembro de nuestra comunidad de guerreros biomédicos, o alguno de sus familiares es nuestro paciente y su psicosis todavía no ha remitido por estar en la primera etapa del tratamiento, probablemente ya esté enterado de los avances que la Fundación MicroMédix ha conseguido, al emplear la microdosis de Akuamma (Picralima nitida) como complemento de su receta ortomolecular para curar la esquizofrenia. Y puesto que ya hemos dicho que no hay planta medicinal que funcione como panacea, llegados a este punto, creo prudente agregar a nuestro tratamiento, un botiquín compuesto de esos tres antipsicóticos naturales en microdosis.

Conviene también elaborar otro botiquín con las microdosis de cada uno de los fármacos que actualmente está tomando su ser querido, a fin de manejar mejor la transición entre ambos tratamientos. De hecho, usted mismo puede elaborar esas microdosis. Una microdosis por ejemplo de Latuda (lurasidone), sería ideal para aplicarla durante la retirada de los medicamentos que componen el cocktel que ese señor de bata blanca le recetó.

Así como en el caso de la Akuamma (izquierda) el metabolito estrella para la psicosis resultó ser la alstonina, el género Bryophyllum también tiene lo suyo, según lo dieron a conocer de una manera muy precisa Abdulwakeel Ayokun-nun Ajao y otros investigadores [3]. En ese artículo, autores con nacionalidades diferentes declararon haber llevado a cabo “una compilación exhaustiva de plantas medicinales científicamente probadas y consideradas útiles en el tratamiento de la psicosis en Nigeria” [3]. Estos científicos refieren cómo los terpenos, son una clase extensa y variada de metabolitos producidos por varias plantas.

Son hidrocarburos que resultan de una combinación de unidades de isopreno que se modifican por oxidación o por reordenación del esqueleto de carbono, que a su vez da origen a unos compuestos llamados terpenoides. Al igual que otros metabolitos, los terpenos también exhiben una amplia gama de efectos en el sistema nervioso central. Se ha informado por ejemplo, que las propiedades disuasorias neurotóxicas de muchos monoterpenos, incluyen interacciones con los sistemas octopaminérgicos y noradrenérgicos, la inhibición de la colinesterasa, así como múltiples interacciones directas con el sistema GABA. Entre otros efectos se encuentra la unión directa y alostérica a los receptores de GABA [4]. El mirceno, el beta-cariofileno y el limoneno son ejemplos de terpenoides antipsicóticos.

Cabe señalar que estos terpenoides no solo tienen propiedades antipsicóticas sino efectos antidepresivos también, debido a la supresión y activación del receptor cannabinoide 2. Curiosamente, muchos terpenoides muestran una toxicidad significativa en algunos insectos; pero muy baja toxicidad en los mamíferos. Asimismo, este grupo de sustancias químicas está presente en una gran cantidad de especias, sabores y alimentos que son partes esenciales de nuestras dietas. Más importante aún es que la investigación sobre los efectos psicoprotectores de éstos y otros metabolitos ha alcanzado un gran nivel. No obstante, al pasar de los años, los alcaloides han recibido más atención debido a la incesante búsqueda de antipsicóticos sintéticos, por parte de la industria farmacéutica.
En el caso específico de la Bryophyllum pinnata (derecha), desde 1921, la planta ha estado en uso en la medicina tradicional como un agente antipsicótico, antes de que Pal y otros colaboradores [5] confirmaran en 1999, las actividades neuropsicofarmacológicas de la fracción metanólica de esta planta.

Venciendo el cáncer de próstata con Kalanchoe flammea

En el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el ingeniero en bioquímica Iván Arias González, graduado en Ciencias en Biotecnología por la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH), desarrolló como parte de su tesis doctoral, un estudio fitoquímico de la Kalanchoe flammea para identificar grupos de metabolitos presentes en diferentes extractos, con la finalidad de hallar una estrategia para inducir la apoptosis de las células cancerosas de la próstata, sin ocasionar daño a los tejidos sanos [6] (pulse sobre la imagen adjunta para ver el detalle de los hijuelos, que es uno de los medios que tiene esta planta para reproducirse).

No habiendo un agente que limite la multiplicación indiscriminada de células cancerosas, por lo regular estas células se resistirán a la muerte celular programada (apoptosis); pero después de cinco años de intensa labor de investigación, el Ing. Arias González consiguió observar la aparición de caspasas, que es un grupo de proteínas mediadoras de los procesos de apoptosis. Los resultados obtenidos con el extracto de etilo fueron muy alentadores, ya que fue capaz de inducir la apoptosis de manera programada, a través de una proteína llamada anexina 5. Asimismo, observó  que en el proceso de apoptosis, la proteína PARP1 era liberada para reparar el ácido desoxirribonucleico (DNA) dañado, deteniendo con  ello la multiplicación de células nocivas. En resumen, el propósito del extracto del Kalanchoe es evitar la proliferación de células cancerosas, manteniendo intactas las células sanas.

Y aunque el objetivo de la tesis de este notable hombre de ciencia parece haberse concentrado en fabricar un fármaco avalado por La Food and Drug Administration (FDA) de los EUA, nos complace saber que un científico mexicano nos esté confirmando de esa manera tan contundente, las bondades de las Kalanchoes. Si bien existen algunas sutiles diferencias entre sus metabolitos, en general, los beneficios potenciales de éstos componentes estarán ahí para cualquiera, a pesar de que podría haber pacientes que no respondieran como se quisiera, por las razones anteriormente expuestas.

No hay que perder de vista que nuestra epigenética (no nuestra genética) es uno de los principales factores a considerar, si lo que se está buscando es conseguir sinergia entre componentes. Y de manera análoga a como lo hicimos para el caso de la esquizofrenia, también para el cáncer de próstata recomendaremos la aplicación conjunta de microdosis de una de esas tres especies de Kalanchoe, con otra de Epilobio en cualquiera de sus tres variantes igualmente terapéuticas: angustifoliumparviflorum, o hirsutum.

Los efectos analgésicos de la Kalanchoe mexicana

La migraña y los dolores en general, se quitan con cualquiera de los géneros de Kalanchoe que he mencionado a lo largo de esta publicación. Yo en lo personal, he confirmado su eficacia, mezclando tan solo tres o cuatro hojas grandes y frescas (recién cortadas) con agua natural. Coloca usted ese número de hojas en una licuadora junto con una cantidad equivalente a un vaso de agua (o un poco más si tuviera sed). Enciende su licuadora, y una vez que las hojas se deshagan, la apaga y sin colar absolutamente nada, vierte el jugo resultante en un vaso y ¡para adentro! En poco más de media hora va usted a sentir su efecto, y después de una hora aproximadamente, el dolor habrá desaparecido completamente.
No hay nada de magia ni de pseudociencia en esos metabolitos que la madre naturaleza nos ha estado obsequiando, mucho antes de que a un magnate farmacéutico se le ocurriera aislarlos y sintetizarlos en una pastilla, con el único fin de patentarlos y venderlos en cantidades suficientemente grandes como para transformar la salud de sus semejantes, en un negocio muy, pero muy redituable.

Aunque para algunas personas las hojas frescas pueden ser más efectivas que las presentaciones en suplementos y microdosis, conviene también estar al tanto de cuál podría ser una de sus principales desventajas: si no se dispone de un número suficiente de plantas, tarde o temprano las hojas comenzarán a agotarse, siendo necesario aumentar su producción. Si usted prefiere tomar las hojas de esta manera, probablemente tendrá que aprender a cultivar esta preciada planta, a fin de que nunca le falte su dosis diaria.

Otra opción es que aprenda a elaborar sus propias microdosis, no solo de las plantas que aquí he analizado, sino de muchas otras que podrían marcar la diferencia, entre aplicar 4 veces al día unas tres gotas de microdosis herbales, y soportar los efectos secundarios de los fármacos que probablemente está tomando. Los costos de la presentación en microdosis suelen ser mucho menores que los asociados a la adquisición frecuente de plantas para el consumo de hojas frescas. Así por ejemplo, con un frasco de 250 ml de tintura madre extraída de unos 100/150 gramos de planta de Kalanchoe, usted estaría en posibilidad de obtener alrededor de 125 frascos de microdosis con 20 ml de vehículo.

La desventaja de este método es que se requieren 30 días de maceración para extraer los metabolitos de cualquier planta, valiéndose de una solución hidroalcohólica. Pero como vimos, esa desventaja se compensa con la seguridad que ofrece la técnica, en relación al grado de toxicidad, que en este caso viene a ser nulo. No obstante, tratándose de una tintura madre, producto de una maceración, jamás deberá consumirse sin diluirla previamente en agua. Para evitar cualquier envenenamiento, la tintura de las Kalanchoes no deberá consumirse directamete, ni en grandes dosis. Esta es una de las razones por las cuales uno encuentra frascos de suplementos y medicamentos con etiquetas que a la letra dicen: “manténgase fuera del alcance de los niñosen un lugar fresco y seco“.

Otras propiedades terapéuticas de las Kalanchoe

En México, esta maravillosa planta ha encontrado múltiples usos medicinales. En Puebla por ejemplo, se ha empleado para bajar la fiebre y eliminar el dolor de cabeza. En Michoacán, como remedio para la indigestión; en Chiapas y otros estados de la república se ha usado para las quemaduras (exprimiendo o moliendo la hoja para luego aplicarla sobre la parte afectada). También se sabe que es útil para el sarampión. En Oaxaca la hoja se usa para curar la erisipela, la tiña y los abscesos en las extremidades. Se recomienda también para combatir la disentería, la diabetes, los cólicos, los problemas de riñón, la gripa, la tos, las paperas, así como para disminuir la inflamación y los síntomas causados por la insolación, entre otros males.

En otros países sudamericanos, en Africa y en el continente asiático, se ha empleado como diurético y para tratar picaduras de insectos, quemaduras, heridas, úlceras, abscesos, quistes ováricos, reumatismo, erisipela, hinchazones y forúnculos. Se ha sabido de enfermos de viruela, diarrea, disentería, litiasis, tisis y sarna, que mejoran con la Kalanchoe. Sus metabolitos también ayudan en el trabajo de parto, con los dolores de oído y garganta, así como a combatir los síntomas de la gripe, la bronquitis, la conjuntivitis y el cólera.

Conclusiones

La Kalanchoe tiene potencial para aliviar no solamente el dolor, la esquizofrenia y el cáncer, sino muchas otras enfermedades que hasta el momento no han encontrado solución en la medicina alópata. Más que una panacea, la Kalanchoe viene a ser una alternativa natural más, dentro de ese abanico de opciones a las que uno puede recurrir para librarse de los efectos secundarios de los fármacos, que son sintetizados en última instancia a partir de los metabolitos de las plantas. La Kalanchoe posee una cantidad tan impresionante de metabolitos, que incluso hasta podría contener algunos más sin descubrir.

Así, usted podría estar sufriendo una enfermedad no mencionada en este ensayo y aun así intentar el alivio, recurriendo a cualquiera de las presentaciones descritas con anterioridad. No le estoy sugiriendo que pruebe un fármaco de dudosa procedencia. Estoy hablando de dosis completamente inofensivas (microdosis) de plantas medicinales cuyos beneficios han sido comprobados científicamente por expertos de muy alto nivel académico [1]-[9].

Es por eso que lo invito a que reflexione sobre una cuestión que a muchos detractores de la medicina natural les cuesta trabajo aceptar: su epigenética podría responder a ese metabolito que usted está por descubrir, sin importar cuántos ensayos clínicos aleatorizados tipo doble ciego haya realizado un laboratorio farmaceútico para patentarlo. El reino vegetal guarda tantos secretos, que nunca está de más brindarle la oportunidad de sorprendernos.

La abeja y la avispa liban las mismas flores, pero no logran la misma miel” … Joseph Joubert
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de agosto de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Bandaranayake, W.M. 2006. Quality control, screening, toxicity, and regulation of herbal drugs. In Ahmad, I., Aqil, F. & Owais M. (Eds). Modern Phytomedicine. Turning Medicinal Plants into Drugs. Weinheim, Wiley, pp. 25–57.
[2] Dulce Esther López Díaz. Tesis para obtener el Grado de Maestría en Ciencias en Desarrollo de Productos Bióticos: Análisis del RNAm del GEN que Codifica para la Enzima Escualeno Sintasa (sqs) en Cultivo de Células de Kalanchoe daigremontiana, Instituto Politécnico Nacional (IPN): https://tesis.ipn.mx/bitstream/handle/123456789/13343/Tesis%202011%20Dulce%20Esther%20L%C3%B3pez%20D%C3%ADaz.pdf?sequence=1&isAllowed=y
[3] Abdulwakeel Ayokun-nun Ajao et al. (2018). A synopsis of anti-psychotic medicinal plants in Nigeria, Transactions of the Royal Society of South Africa, 73:1, 33-41, DOI: 10.1080/0035919X.2017.1386138
[4] Rattan, R.S 2010. Mechanism of action of insecticidal secondary metabolites of plant origin. Crop Protection 29: 913–920.
[5] Pal, S., Sen, T. & Nag, A.K. 1999. Neuropsychopharmacological profile of the methanolic fraction of Bryophyllum Pinnatum leaf extract. Journal of Pharmacy and Pharmacology 51: 313–318.
[6] Isis Espinola. Doctor en Biotecnología de la ENMH analiza efecto de la Kalanchoe Pinnea en Tratamiento de Cáncer de Próstata. SELECCIÓN Gaceta Politécnica, Número 61 del 31 de enero de 2014. Instituto Politécnico Nacional.
[7] Salahdeen & Yemitan. Neuropharmacological Effects of Aqueous Leaf Extract of Bryophyllum Pinnatum in Mice. African Journal of Biomedical Research, Vol. 9 (2006); 101 – 107.
[8] Idian electronic theses & dissertations: http://shodhganga.inflibnet.ac.in/. Chapter-5. Enumeration Of Ethnomedicinal Plants Of Vijayapur District
[9] Maximino Martínez. Las PLantas Medicinales de México. Tomo I. Ediciones Botas. Séptima Edición. 2005.


2 comentarios

Diabetes: cómo revertir la resistencia a la insulina y sus complicaciones

Los comerciantes de la salud han propiciado que la diabetes se convierta en uno de los negocios más lucrativos del planeta. El que anda pregonando por ahí que la diabetes no es curable, es porque le conviene que así sea, o porque desconoce los principios de la fitomedicina y la medicina ortomolecular.
Hay tres grupos de profesionales de la salud. El primero es el que está dedicado en cuerpo y alma a promover los productos farmacéuticos que usa el segundo grupo para controlar los síntomas de una enfermedad. El segundo está integrado por los aleccionados soldados de bata blanca. Son los que andan diciendo que las enfermedades no tienen cura, porque eso fue lo que les dijeron los del primer grupo.

Afortunadamente están también quienes procuran erradicar la enfermedad, buscando y combatiendo la etiología (las causas) del problema. Es a éste tercer grupo al que pertenecemos los que laboramos en la Fundación MicroMédix.

Los príncipes de la salud y el negocio de la farmacodependencia

En el contexto de este trabajo de investigación, los del primer grupo están liderados por los príncipes de la salud (los magnates farmacéuticos), que son los que obtienen grandes dividendos por la venta de insulina exógena, de anti-hiperglucémicos (como la metformina), anti-hipertensivos, anti-trombóticos, anti-agregantes plaquetarios y bueno, la lista es larga y hasta podríamos incluir los anti-vitamínicos. Sí, leyó usted bien querido lector, hay fármacos que agotan deliberadamente ciertas vitaminas y otros nutrientes en su organismo, con toda la intención de producir en usted una farmacodependencia (son efectos calculados, no secundarios).

La dependencia a la metformina por ejemplo, la genera el fabricante agotando el ácido fólico y la vitamina B12 que hay en su sangre. Nótese que he dicho dependencia, no adicción (véase la diferencia en ¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada” y “Adicción y dependencia: cómo zafarse del círculo vicioso con vitaminas y otros suplementos). Pero la prueba más fehaciente que tengo en este momento para demostrar que lo que acabo de aseverar es verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, es poniendo a su consideración el caso de Estelita.

Nuestro caso de estudio: Síndrome metabólico con diabetes aguda y anemia ferropénica

Se trata de una encantadora mujer de 87 años, con un cuadro agudo de diabetes, hígado graso, cálculos biliares, principios de cataratas y anemia por deficiencia de hierro. A este problema le acompañan la hipertensión y otras complicaciones de circulación sanguínea, entre las que destacan una macro y una microangiopatía diabéticas (no propiamente una neuropatía), que son manifestaciones extremas de un complejo de síntomas que los médicos acostumbran llamar síndrome metabólico.
El trabajo de investigación que presento a continuación, es el resultado del encargo que la familia de Estelita me encomendó realizar, como parte de una entrega más de “Un estudio para tu Caso“.

Al siguiente día de haber iniciado la investigación, recibí un correo electrónico del hijo de Estelita, en donde me comunicaba que su mamá había amanecido muy extraña, como fuera de sí.
Poco antes de que concluyera mi lectura, alcancé a leer: “esto no lo veo bien, anda como delirando“.

Como a los dos días me llegó un mensaje muy similar, en donde René nuevamente me decía que no quería comer y que estaba divagando, a pesar de que sus hermanos y él ya habían conseguido que su mamá tomara los suplementos que más adelante estaré proponiendo como pilares del tratamiento.
Poco después me enteré de que Estelita ya había pasado por tres transfusiones de sangre, cuyo objetivo seguramente era superar una condición urgente de anemia ferropénica (déficit severo de hierro en sangre). Y es que sus niveles de hierro sérico y de hemoglobina eran de  20.8 mg/dl y 8.3 g/dl respectivamente, según se aprecia en las imágenes adjuntas (pulse sobre las mismas para agrandarlas). Ambos valores revelaban una situación sumamente crítica como para que ese segundo grupo de “profesionales” de la salud, se afanara en combatir el problema desde su raíz. Porque si bien dos o tres transfusiones de sangre pueden subsanarlo, si no se encuentra el origen del mismo, esa situación podría llegar a ser recurrente, y una disminución de hemoglobina por debajo de los 7 g/dl, podría llegar a ser peligrosa [1].

Buscando la etiología de la anemia en cuestión, llegué a una conclusión que me hizo recordar una vez más, aquella memorable frase que Albert Einstein pareció haber creado exprofesamente para ese segundo grupo de “profesionales” de la salud: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“.
El punto es que siempre hay alternativas. Si los aleccionados de bata blanca dicen que una enfermedad es incurable, será porque siguen haciendo lo mismo, una y otra vez. Para resolver los problemas creados por las viejas formas de pensar, decía el mismo Einstein, se requieren nuevas formas de pensar.
Y un recurso que sin duda propicia el surgimiento de nuevas formas de pensar es Arrowsmith, una herramienta de minería de texto que los doctores Swanson y Smalheiser de la universidad de Chicago, desarrollaron para facilitar el descubrimiento de nuevos patrones y correlaciones entre términos biomédicos.

Gracias a este software pude identificar el origen de la anemia que mantiene postrada en cama a Estelita: el bisoprolol fumarato (Concor). Este engendro de proyecto farmacéutico, es un anti-hipertensivo que agota de manera alarmante, las reservas de hierro en el organismo, y es uno de los principales causantes de las anemias de los pacientes diabéticos. ¿Pruebas? En seguida se las proporciono.

En la página de la Información Personalizada de la Salud, ehealthme.com, puede usted consultar lo que ha reportado al respecto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).
El resumen que encabeza la revisión que eHealthMe ha llevado a cabo, una vez traducido al epañol, dice así: La anemia por deficiencia de hierro la encuentra uno en las personas que toman bisoprolol fumarato, especialmente en las mujeres que rebasan los 60 años, que toman también aspirina y tienen diabetes. Esta revisión analiza qué personas tienen anemia por deficiencia de hierro atribuible al fumarato de bisoprolol. Ha sido creada por eHealthMe basándose en los informes de 16,856 personas que han reportado a la FDA, efectos secundarios al tomar fumarato de bisoprolol, y se actualiza periódicamente”.

A su izquierda muestro una captura de pantalla de una sección del cuestionario que nos hicieron favor de responder René y sus hermanos, en donde aparecen los medicamentos que su mamá estaba tomando, al momento de ordenar su estudio.
Como seguramente ya habrá adivinado, el bisoprolol fumarato encabeza la lista de fármacos prescritos por los aleccionados soldados de bata blanca. Este medicamento lo ha estado tomando Estelita por 5 años. Sobra decir que estamos ante un caso de anemia iatrogénica (que ha sido causada por un fármaco o es consecuencia de una intervención médica equivocada) .

Hipertensión: cómo manejar el síndrome metabólico sin disminuir más los niveles de hemoglobina

De conformidad con este hallazgo, es imprescindible ir reduciendo gradualmente las dosis de este fármaco, a fin de ir erradicando la anemia de Estelita. Si embargo, va a ser igual de importante administrar un suplemento que desempeñe las funciones de ese anti-hipertensivo sintético; pero que no agote el hierro ni ningún otro nutriente esencial. Hay varios alcaloides que pueden cumplir con este cometido. El que voy a proponer aquí, por poseer también propiedades hipoglucémicas y fungir como un agente especializado en hígado graso, es el clorhidrato de berberina. Esta fitomedicina ejerce un efecto positivo en los lípidos de la sangre, la glucosa, la función hepática, la insulinorresistencia y el hígado graso en pacientes no alcohólicos (pulse sobre las imágenes adjuntas para ver los detalles). La nube de palabras que aparece a su izquierda me permitió identificar correlaciones entre el hígado graso, la resistencia a la insulina y las propiedades de la berberina. Este es un ejemplo no solo de cómo uno puede pensar diferente, sino de toda una corriente de pensamiento: la informática biomédica.

Una anemia por deficiencia de hierro puede conducir al déficit de atención (TDAH) y al deterioro de las funciones cognitivas [2]. Asimismo, se ha confirmado que existe una correlación negativa entre los niveles de hemoglobina y el rendimiento intelectual (cuando la primera baja, la segunda también lo hace). La hemoglobina es una proteína rica en hierro que transporta oxígeno por todo el cuerpo, y un nivel bajo de la misma, impide la oxigenación apropiada del cerebro. La ralentización mental y la confusión suelen ser el resultado de una anemia que no se atendió durante mucho tiempo [3], de ahí que a Estelita le esté costando trabajo reconocer a sus seres queridos y esté experimentando confusión mental, más que ideas delirantes.

A este respecto, hay un par de consejos que quisera darles a todos los miembros de esta entrañable familia. El más importante de ellos es complementar los alimentos de su mamá con hierro, vitamina C y extracto de Corydalis. La vitamina C administrada en dosis ortomoleculares, además de bajar la glucosa, mejorará la absorción del hierro [2]. El extracto de Corydalis mejorará la circulación sanguínea, la confusión mental y la memoria. Estudios recientes sobre las propiedades de una de las sustancias activas de la Corydalis, que podríamos traducir al español como “estefolidina”, han revelado que emula las características de algunos antipsicóticos atípicos (puede pulsar sobre la imagen si desea saber más sobre este alcaloide).

El otro consejo es que hagan caso omiso de lo que un excelentísimo señor de bata blanca les está recomendando, en una de sus más recientes y aberrantes recetas.
Este singular personaje, pretende medicar a esta adorable abuelita con quetiapina y citalopram, a sabiendas de que una parte importante del síndrome metabólico de todo consumidor de antipsicóticos, es justamente la hiperglucemia (exceso de azúcar en la sangre). Ya nada más faltaba eso: que además de propiciar su anemia con Concor, este médico empeorara la diabetes de Estelita con quetiapina [4]. ¡En el nombre de Dios!, ¿No es absurda esa manera de proceder? Prescribir insulina y quetiapina al mismo tiempo, hace que el paciente dependa más de la insulina, empujándolo cada día más hacia la insulinorresistencia.
Es increíble cómo es que eso de dárselas de CuasiDios, llegue al extremo de provocar que un señor de bata blanca no solo pierda el piso, sino también el sentido común.

Cómo y con qué revertir la insulinorresistencia 

La administración de insulina exógena, que es la que usted compra en la farmacia para inyectársela, es otro ejemplo que ilustra muy bien el modelo de negocio farmacéutico. ¿O de verdad cree usted que esos príncipes de la salud están auténticamente interesados en su salud, o la de su ser querido?
La resistencia a la insulina es un fenómeno que se produce por las variaciones bruscas de azúcar en nuestra sangre (glucosa), y los detalles de cómo y por qué se produce, los puede encontrar en un artículo que hace casi tres años publiqué bajo el título “Receta para adelgazar: azúcar no, suplementos sí“.

Si usted ya leyó esa publicación, seguramente ya habrá comprendido cómo es que uno comienza a dejar de responder a la insulina endógena (la que produce el páncreas). En lo que me voy a concentrar en esta entrega, es en analizar los nutrientes y las plantas medicinales que ayudarán a revertir la verdadera causa de la diabetes: la resistencia a la insulina o insulinorresistencia.
Revertir la insulinorresistencia es el primer paso que debería dar cualquiera que se precie de ser un profesional de la salud, con miras a acabar con la diabetes y sus complicaciones.

Y lo primero que vamos a hacer aquí para llevar a cabo esa titánica tarea es, además de controlar los síntomas, administrar magnesio, cardo mariano (silimarina), ácido alfalipoico, polinicotinato de cromo, vitamina C, canela y extracto estandarizado de Gymnema sylvestre. Desde luego, no estarán de más unas cuantas microdosis de fenogreco, eucalipto y neem, en caso de que la glucosa no baje lo suficientemente rápido con los nutrientes recién mencionados (los resaltados en negritas).

La Gymnema silvestre y su ácido gimnémico

El páncreas trabaja como un válvula que controla la cantidad de insulina que necesita el cuerpo, en función del tipo y la cantidad de azúcares y carbohidratos que consumimos, no en función del volumen de ventas de los laboratorios que fabrican la insulina “humana”. Ese mecanismo automático de cierre y apertura que realiza el páncreas, es lo que nos hace más sensibles a la insulina. Si no existe un control natural del suministro de insulina, como el que propicia el ácido gimnémico al regenerar las células beta del páncreas, uno se ve obligado a reducir “manualmente” la glucosa en nuestra sangre, administrando insulina exógena. Y eso es exactamente lo que los príncipes de la salud quieren que hagan los millones de clientes potenciales que consumen azúcar como si se fuera a acabar: comprar la insulina que sus aleccionados soldados de bata blanca están recetando desde sus múltiples puntos de venta; ¡oh, perdón!, quise decir consultorios en vez de mútiples puntos de venta. En fin, así es como funciona esto.

Nuestra misión pues es revertir esa insulinodependencia que los magnates farmacéuticos han creado tanto en Estelita como en otros tantos millones de víctimas que han caído en esta trampa farmacéutica (y que seguirán cayendo si usted se los permite). Y vaya que la tenemos difícil, porque créame, el mecanismo que nos hace depender del alcohol, de la mariguana o incluso de la cocaína, no difiere mucho del que nos esclaviza a la insulina. Si desea más informacion al respecto, sírvase consultar “¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada“, también de mi autoría.

Magnesio

Para que el magnesio pueda ser transportado a las células que más lo necesitan, es necesario que el páncreas segregue una cantidad de insulina apropiada. Existe entonces una fuerte relación entre la acción del magnesio y la insulina. Una deficiencia de magnesio en las células por ejemplo, fortalece la resistencia a la insulina [5], [6], de manera que habrá que complementar los alimentos con cloruro, gluconato, quelato o carbonato de magnesio.
Las bajas concentraciones séricas e intracelulares de magnesio dan como resultado una resistencia a la insulina, una alteración de la tolerancia a la glucosa, así como una disminución de la secreción de insulina. Sin magnesio, nuestro páncreas no secretará suficiente insulina, o la insulina que segregue no será lo suficientemente eficiente como para controlar el azúcar en la sangre [7], [8], [9].

Cardo mariano (silimarina)

Esta planta interviene de manera muy positiva en casos de litiasis (cálculos biliares y renales), y además de normalizar los niveles de azúcar en la sangre, ha demostrado ser un potente hepatoprotector. Lo he seleccionado por los beneficios que aporta a los pacientes con hígado graso, y por su gran capacidad para proteger el hígado y el riñón de los daños causados por varios medicamentos, entre los que destacan los analgésicos, los antibióticos y los antiinflamatorios.
La silimarina también reduce los niveles de colesterol y por lo tanto, la insulinorresistencia.

Ácido alfalipoico

Al igual que la silimarina, éste ácido consigue mejorar la sensibilidad a la insulina, lo que significa que con pocas cantidades de la misma, los niveles de glucosa bajarán sin experimentar cambios súbitos. Siendo un poderoso antioxidante, nos estará ayudando a combatir las complicaciones de la diabetes, como podrían ser las secuelas del pie diabético (izquierda).
Junto con la vitamina C, estará contribuyendo a prevenir infecciones o a potenciar los efectos de los antibióticos en caso de una infección en progreso.
Se ha comprobado que el ácido alfalipoico reduce los niveles de azúcar en la sangre entre un 10 y un 30%, lo cual se atribuye a que aumenta la capacidad del cuerpo para quemar glucosa y tranformarla en energía. De acuerdo con las fuentes consultadas, ha demostrado ser un buen auxiliar en el tratamiento del dolor localizado en los centros nerviosos, así como en el entumecimiento que generalmente acompaña a la diabetes [10].

Polinicotinato de cromo

Este nutriente no es picolinato de cromo, sino una combinación de cromo y niacina (una forma de vitamina B3). Su misión es activar las enzimas involucradas en el metabolismo de la glucosa y la síntesis de proteínas.
Debido a que el cromo es el mineral que está más implicado en la producción de insulina, es importante que éste no le falte a Estelita, si lo que queremos es mantener el equilibrio de su glucosa. Además, esta combinación cromo-niacina permite que el organismo absorba 300 veces más el cromo que cuando se administra por separado, y 150 veces más que cuando se toma como picolinato o cloruro de cromo.

Canela

Richard A. Anderson y otros investigadores realizaron un ensayo clínico con grupos de individuos diabéticos, empleando  1, 3 y 6 gramos de canela al día.  Al grupo de control se les administró un placebo por la vía oral. Al terminar el estudio observaron que las personas que consumieron canela experimentaron una reducción de los niveles de glucosa en ayunas, que varió entre un 18 y un 29%; una disminución de un 7 a un 27% en los niveles de colesterol, y una reducción de un 23 a un 30% en los niveles de triglicéridos. La conclusión a la que llegaron los autores del estudio, fue que los grupos que consumieron mayores cantidades de canela, resultaron ser los más beneficiados [11].

Extracto de Corydalis yanhusuo para el alivio del dolor, las angiopatías y la prevención de complicaciones cardiovasculares

Los científicos han podido aislar varios alcaloides del tubérculo de esta planta, incluyendo la corydalina, la tetrahidropalmatina (THP), la dl-tetrahidropalmatina (dl-THP), la protopina, la tetrahidrocoptisina, la tetrahidrocolumbamina y la corybulbina. De todos los 20 alcaloides que contiene, se considera que el THP es el más potente. En varias pruebas de laboratorio, se ha demostrado que exhibe una gran cantidad de acciones farmacológicas sobre el sistema nervioso central, incluidos los efectos sedantes y analgésicos. Se ha encontrado por ejemplo una acción tranquilizante en ratones.

Los científicos han sugerido que dl-THP causa sedación debido al bloqueo que ejerce sobre algunos sitios receptores del cerebro (como los de la dopamina por ejemplo) [12].
Además de sus efectos en el sistema nervioso central, varios estudios de laboratorio han demostrado que los alcaloides del corydalis también actúan sobre el sistema cardiovascular.

Se ha demostrado por ejemplo que el dl-THP disminuye la adherencia de las plaquetas y protege contra el accidente cerebrovascular. Otros estudios en animales han demostrado que también reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca [13].
En lo que concierne al sistema circulatorio, se ha descubierto que ejerce una acción antiarrítmica en el corazón. En un ensayo clínico tipo doble ciego con pacientes que padecían ciertos tipos de arritmias, se encontró que las personas que tomaron entre 300 y 600 mg de dl-THP al día, mejoraron más que las que tomaron placebo.
Otros ensayos clínicos con dl-THP en humanos han revelado que las personas que toman entre 100 y 200 mg de dl-THP antes de dormir, consiguen conciliar el sueño muy fácilmente.
Se ha informado que la menstruación dolorosa, el dolor abdominal post-parto y el dolor de cabeza remiten con THP [14]. Asimismo, algunos investigadores chinos reportaron que 75 mg de THP al día pueden ser efectivos para reducir el dolor de origen nervioso en el 78% de los casos [15].

Cuándo y en qué proporción reducir las dosis de los medicamentos alopáticos

Vigilar los cambios en la presión arterial y la glucosa es vital, debido a que nuestra paciente está bajo un régimen de medicina complementaria. Hay que ser muy cuidadosos al administrar suplementos mientras un paciente está siendo medicado, sobre todo cuando se está tratando de controlar una hipertensión, una hiperglucemia y varios problemas de circulación.

En el caso concreto de Estelita por ejemplo, al momento de estar escribiendo estas líneas, los medicamentos cuyas dosis necesitamos reducir son:
1) El Concor y el Aprovasc (anti-hipertensivos)
2) Humulin N (insulina)
3) El Plavix (antitrombótico y antiagregante plaquetario)
Hemos dicho ya que la quetiapina (TYM ASF) y el citalopram (Remicital) no deberían ser administrados por las razones anteriormente expuestas. La responsabilidad de su uso es de quien los prescribe y de quien los administra.
En cuanto al antibiótico que actualmente está tomando esta admirable “madre guerrera”, quiero pensar que el médico a cargo del protocolo alopático, ha detectado un proceso infeccioso, a juzgar por el conteo de leucocitos reportados en la biometría hemática que nos proporcionó René (derecha). Es por ello que recomendamos que Estelita lo tome tal y como se lo ha indicado su médico. Aquí es donde la vitamina C entrará en acción, potenciando los efectos del Fosfocil (régimen complementario).
Una vez comenzado el protocolo alternativo (ortomolecular), habrá que seguir registrando las lecturas de la presión arterial y la glucosa, a fin de detectar los cambios que nos indicarán, cuándo disminuir o aumentar la dosis del medicamento en cuestión.

Presión arterial

Como la acción farmacológica de los nutrientes es más lenta que la de los medicamentos alopáticos, aunque ambos protocolos se estén aplicando al mismo tiempo, es necesario esperar unos cuatro o cinco días, antes de comenzar a disminuir tanto el Concor como el Aprovasc.
Una reducción significativa de la presión arterial, indicará que es momento de comenzar a disminuir la dosis del Concor, en una cantidad proporcional a la variación observada.
Dicha disminución puede ocurrir de un momento a otro porque al igual que el Concor y el Aprovasc, tanto el clorhidrato de berberina como el Corydalis poseen propiedades anti-hipertensivas.

 

Como en este caso la dosis diaria prescrita para el Concor es de 1/4 de tableta de 5 mg, y como esa cantidad ya no es poible reducirla más (porque 1/8 se pulverizaría al partirlo), entonces se deberá proceder a administrar esos 1.25 mg de Concor, cada tercer día (un día sí y un día no).
Conforme los suplementos vayan ejerciendo su acción terapéutica, y en la medida en que la presión arterial alcance valores más estables, René y sus hermanos podrán prescindir del Concor y comenzar a disminuir la dosis del Aprovasc.
En caso de que en alguna de las fases del proceso de retirada de uno o ambos fármacos, la presión arterial no bajara de acuerdo a lo planeado (manteniéndola lo más próxima a los 120/80 mmHg), ésta se podrá controlar ya sea regresando a la dosis inmediata anterior del medicamento objeto de reducción, o bien administrando pasifora en forma de suplemento o en microdosis, según se indica en la Receta Mejorada para la Diabetes (pulse sobre la imagen para descargarla).

Glucosa

Par disminuir la glucosa se procederá de manera similar a como se describió para el caso de la hipertensión, con la diferencia de que ahora la dosis a reducir es la del Humulin N (insulina humana).
El nivel de glucosa comenzará a bajar cuando las plantas medicinales y los nutrientes empiecen a surtir efecto sobre el páncreas y el hígado, que son los órganos que han sido subestimados por esa parte nada empática, perdón, quise decir alopática de la medicina complementaria que aquí se ha descrito.

A reserva de que el nivel de glucosa comience a bajar con la misma rapidez pero de manera más estable que como lo hace con la insulina sintética, las dosis del Humulin podrán irse reduciendo a razón de un 10% cada semana, o según lo determinen las lecturas diarias de los niveles de glucosa.

Previniendo complicaciones por el abuso de agentes adelgazadores de la sangre

Los fármacos anti-coagulantes, anti-trombóticos, antiagregantes plaquetarios y vasodilatadores, cuando se toman en cantidades o en dosis inapropiadas, o en combinación con otros agentes adelgazadores de la sangre, pueden producir un efecto contraproducente sobre el sistema circulatorio. Así como no deseamos que un paciente sufra un infarto o una trombosis por estar propenso a la formación de coágulos, tampoco querríamos que un paciente con diabetes, tenga una sangre demasiado delgada como para exponerlo a una o varias hemorragias internas.
Puesto que una manera de conocer el “espesor de la sangre” de un paciente, es a través del examen de coagulación (derecha) y de la biometría hemática, que son dos pruebas de laboratorio que nos dan los valores del tiempo parcial de tromboplastina, el tiempo de protombina y el conteo de plaquetas, recomiendo que al menos al principio de este tratamiento, se realicen ambas pruebas cada dos semanas, con el propósito de vigilar las variaciones de dichos indicadores. Al igual que la presión y la glucosa, los resultados de estas pruebas nos dirán cuándo es oportuno disminuir el Plavix. Durante la segunda semana del régimen de medicina complementaria (la combinación de los protocolos alopático y ortomolecular), se recomienda disminuir la dosis del Plavix, en un 25% (1/4 de tableta).

Conclusión y recomendaciones finales

Como hemos visto a lo largo de este estudio, la medicina alternativa a base de nutrientes complementa a un protocolo de medicina alópata, de ahí que a dicho régimen se le conozca como medicina complementaria. Ambas partes del tratamiento tienen tanto ventajas como desventajas, y lo que hemos hecho aquí es rescatar lo mejor de cada una de ellas para revertir la diabetes que está minando la salud de Estelita.
No me gusta asumir que todo el mundo sabe que un paciente con diabetes no debe consumir azúcar en ninguna de sus presentaciones, ya que como todo en la vida, lo que para algunos resulta obvio, para otros no lo es tanto.

Para evitar confusiones en relación a lo que debe o no comer y beber una persona con diabetes, me gustaría que le echara un vistazo a lo que publiqué a mediados del año 2016, a propósito de lo que una dieta puede hacer no solo por una persona que ha desarrollado diabetes, sino por cualquiera que quiera vivir contento por mucho tiempo. El artículo lleva por título “La dieta como tratamiento: más allá del sobrepeso y la obesidad“. Pero como ahí no va a encontrar usted un suplemento que sustituya a esas bebidas especiales para diabéticos (derecha), permítame recomendarle algo mucho mejor que eso: una proteína de suero de leche aislada (o de soya) que le permitirá a su cuerpo producir el glutatión que le está haciendo falta.
Con casi 100 gramos diarios de ese nutriente en polvo, diluido en medio vaso de agua purificada o de jugo de fruta natural (ver receta), usted podrá ver una marcada diferencia entre lo que se consigue con dosis insignificantes de ese multivitamínico lleno de chorrocientos nutrientes (el truco mercadotécnico por excelencia), y lo que usted o su ser querido podrán lograr con dosis terapéuticas de este auténtico complejo de aminoácidos (izquierda).

Nunca andes por el camino trazado, pues te conducirá únicamente hacia donde los otros fueron” … Graham Bell
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 18 de febrero de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] http://www.segundomedico.com/transfusion-sangre-falta-hierro/
[2] Abram Hoffer & Jonathan Prousky. Naturopathic Nutrition. A Guide To Nutrient-Rich Food & Nutritional Supplements for Optimum Health. CCNM Press Inc. 2006.
[3] Nabin Sapkota. Symptoms & Diagnosis: http://symptomsdiagnosisbook.com/anemia-symptoms/
[4] Nanasawa et al. Development of diabetes mellitus associated with quetiapine. A case series. Medicine (Baltimore)v.96(3); 2017 Jan.
[5] Paolisso G et al. Magnesium and glucose homeostasis. Diabetologia 33:511–514, 1990[Medline]
[6] Nadler JL et al. Magnesium deficiency produces insulin resistance and increased thromboxane synthesis. Hypertension 21:1024–1029, 1993
[7] Ma J. et al. Associations of serum and dietary magnesium with cardiovascular disease, hypertension, diabetes, insulin, and carotid wall thickness: the ARIC study. J Clin Epidemiol 48:927–940, 1985
[8] Rosolova H. et al. Insulin-mediated glucose disposal is decreased in normal subjects with relatively low plasma magnesium concentrations. Metabolism 49:418–420, 2000 [Medline]
[9] Resnick LM et al. Hypertension and peripheral insulin resistance: possible mediating role of intracellular free magnesium. Am J Hypertens 3:373–379, 1990[Medline]
[10] Jorge Pablo de la Iglesia. El milagro de la nutrición ortomolecular. Editorial Kier. 2011.
[11] Jack Challem. Feed Your Genes Right. Eat to Turn Off Disease-Causing Genes and Slow Down Aging. John Wiley & Sons, Inc. 2005
[12] Zhu YP. Chinese Materia Media: Chemistry, Pharmacology, and Applications. Australia: Harwood Academic Publishers, 1998, 445-8.
[13] Lin MT, Chueh FY, Hsieh MT, et al. Antihypertensive effects of dl-tetrahydropalmatine: an active principle isolated from corydalis. Clin Exper Pharm Physiol 1996;23:738-42.
[14] Zhu YP. Chinese Materia Media: Chemistry, Pharmacology, and Applications. Australia: Harwood Academic Publishers, 1998, 445-8.
[15] Lin DZ, Fang YS. Modern Study and Application of Materia Medica. Hong Kong: China Ocean Press, 1990, 323-5.


6 comentarios

Por qué unos pacientes se alivian y otros no: las diez claves de un tratamiento exitoso

Mi intención en esta entrega es ahondar en todo lo que los pacientes y sus familiares pueden hacer, para convertir el tratamiento que están siguiendo en un caso de éxito.
Conviene entender que mientras más propicio sea el entorno del paciente, más oportunidades tendrá su caso de convertirse en uno de éxito. La epigenética tiene que ver con ese entorno, y es todo aquello que puede hacer que alguien enferme o permanezca sano, independientemente de si ha heredado o no, cierta predisposición para desarrollar una enfermedad.

La manera y el momento en que un determinado gen se expresará (activará), no depende exclusivamente de si los antecesores del enfermo padecieron la enfermedad asociada a ese gen, sino también del entorno en el que se desarrolla el individuo en cuestión.

Así, para que un paciente se alivie, deberán darse de manera simultánea ciertas condiciones favorables en su entorno. Malcom Gladwell llama a esas condiciones oportunidades [1], y es preciso que uno encuentre la manera de que esas oportunidades se presenten para que suceda “el milagro”.  No espere a que Dios haga todo el trabajo. Dios es guía; pero no determina. De ahí que nos haya otorgado el don del libre albedrío. Y si el hecho de que varias condiciones se den al unísono significa que ha ocurrido un milagro (un logro extraordinario diría Gladwell), entonces los milagros son el resultado de una obra colaborativa entre la divina providencia, y lo que hemos logrado con lo que el libre albedrío nos ha impulsado a hacer.

La cuestión entonces es cómo cada uno de nosotros hace uso de ese libre albedrío, para crear un entorno más propicio, con más oportunidades de éxito. A continuación expongo varias formas de ejercer ese don que Dios nos dio, para conseguir un logro extraordinario en medio de una epigenética más favorable.

1) Hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que el paciente participe activamente en el proceso terapéutico y curativo

Ya quedaron atrás los días en los que el médico o cualquier otro profesional de la salud, era el único en quien recaía la responsabilidad de curar al enfermo. Actualmente ya es un hecho que las tasas de recuperación aumentan cuando los pacientes se involucran con los posibles remedios que existen para su enfermedad. La Internet, las redes sociales y los grupos de conversación (chat) colaborativos que permiten configurar los teléfonos inteligentes, han cambiado la forma en la que la gente ejerce su libre albedrío. Asimismo, cuando los pacientes se interesan en los detalles de cómo trabaja un determinado nutriente o cómo actúa una sustancia activa de alguna planta medicinal sobre su dolencia, su mente se modifica y pone en marcha un mecanismo de respuesta a la relajación, que se traduce en un auténtico cambio fisiológico. El efecto placebo inducido por una mente llena de expectativas positivas en relación a un tratamiento y la atención nutricia, son las formas más usuales de conseguir un cambio fisiológico en el organismo [2].

Hoy en día la conexión mente-cuerpo ya no está a discusión. Es un recurso que se encuentra a nuestra disposición para que lo explotemos en pro de nuestro bienestar, y si un médico le aconseja no acudir a la Internet en busca de ayuda, aléjese de él, porque de lo contrario estará usted desaprovechando una de las más grandes ventajas que ofrece hoy, la era del conocimiento. Haga lo mismo o consulte el artículo que publiqué sobre las creencias y el coraje de vivir, si alguien le dice que su mal no tiene remedio, o que tendrá que tomar un medicamento por el resto de su vida.

El enfermo que más se involucra en el proceso terapéutico que se le ha propuesto, es el que más probabilidades tiene de sanar, siguiendo un tratamiento en el que cree y consultando a un profesional de la salud que lo trata con auténtico interés, y que se esfuerza en entender lo que su paciente entiende y de la forma en que él o ella lo entiende (atención nutricia). No obstante, habrá casos  en los cuales el paciente no podrá hacerse cargo de su salud; ¿o acaso alguien que está escuchando voces constantemente puede saber exactamente en qué momento debe tomar tal o cual suplemento?

Por muy madura e inteligente que sea una persona con un problema como éste, no va a poder estar al tanto de todas esas cosas que nosotros damos por sentado, y mucho menos tomar decisiones sobre el nuevo paso que hay que dar para sentirse mejor. Es en este punto en donde yo esperaría el apoyo de los familiares del paciente.

2) Crear un entorno de empatía alrededor de su ser querido

Si usted estuviera tratando de superar un problema de alcoholismo, ¿le gustaría que un familiar suyo se sentara a la mesa con usted, acompañado de una botella de vino tinto?
Mi intención al formular esta pregunta es invitarlo a que reflexione, en el caso de que usted tenga un familiar al que se le ha prohibido el consumo de lácteos, azúcar y gluten. Si acostumbra consumir algún alimento o bebida que sabe contiene alguna de esas sustancias, en presencia de quien está siguiendo un tratamiento con nosotros, creo que no está siendo muy empático con esa personita a quien usted quiere tanto.

Curiosamente, las familias que se han solidarizado con su ser querido, evitando consumir esos productos  enfrente de él o de ella, son hasta el momento, las únicas que han logrado un tratamiento exitoso.

Si usted le dice a su familiar que no puede tomarse una coca-cola, y usted u otro miembro de la familia se sienta a la mesa con él o ella, a beber una de éstas o a comer cualquier otro producto chatarra contraindicado, creo que al primero le va a resultar muy difícil abstenerse de ingerir algo semejante. Lo mejor que se puede hacer en estos casos, es no tener en casa esos productos prohibidos, para evitar la tentación que su ingesta puede producir en el enfermo. Si realmente quiere que su familiar se recupere rápidamente, predique con el ejemplo. Lo mismo aplica si sucede que usted es el paciente: pídales empatía a los demás miembros de su familia.

3) Procurar un ambiente familiar lleno de paciencia y comprensión

¿Recuerda usted el caso de Armando? Si usted me ha estado siguiendo con regularidad, recordará que hice hasta lo indecible para que se sintiera implicado en su problema, motivándolo para que se diera cuenta de que entre más comprendiera los porqués de su esquizofrenia paranoide, más rápido dejaría de escuchar las voces que tanto lo atormentaban.

Sin embargo, él ya no podía concentrarse lo suficiente como para tomar el control de la situación. Sus ataques de ansiedad, el aturdimiento que le ocasionaban sus voces, así como su obsesión por comprender el problema de la salvación que plantea la biblia en algunos de sus pasajes, hacían imposible que pudiera estar al tanto de los detalles del tratamiento. En otros dos casos también de esquizofrenia, los familiares de nuestros pacientes nos llegaron a decir que su ser querido tenía que hacerse responsable de tomar sus suplementos y medicamentos a la hora indicada y en las cantidades prescritas, “porque ya no son niños a los que se les tenga que estar diciendo lo que tienen qué hacer”.

El que esté yo de acuerdo o no con esa postura, depende del contexto en el que nos encontremos, porque si el paciente no padece de un trastorno psicogénico como el que mencioné en un párrafo anterior, seguramente estaría completamente de acuerdo en que él o ella misma se hiciera cargo de la administración, tanto de sus nutrientes como de sus medicamentos. Siendo este el caso, estaría contradiciéndome si no comulgara yo con la opinión de estos dos familiares, según lo que comenté anteriormente, en relación a la colaboración activa del paciente en el proceso terapéutico.

Pero insisto, ¿cómo puede uno exigirle a un ser humano sin lucidez mental, asiduidad y exactitud con la ingesta de sus suplementos? Lo más sensato es no hacerlo. Esa situación la viví yo cuando lidiaba con la esquizofrenia de mi hijo, y es por eso que le hablo con el corazón en la mano. No se necesita ser un dechado de virtudes para darse cuenta de que una persona afectada de sus capacidades cognitivas, no puede manejar casi nada. En mi opinión, lo que se necesita en estos casos, además de sentido común, es paciencia, empatía y eso sí, un gran coraje y una determinación férrea para abstenerse, entre otras cosas, de “tirar la toalla”.

En este orden de ideas, estamos ante un caso en el que los padres o los familiares que están al cuidado de pacientes con este tipo de trastornos, tienen que hacerse cargo de la administración tanto de los suplementos como de la medicación de su ser querido, al menos mientras él o ella no esté lo suficientemente lúcido(a) como para responder por su salud. Créame, no es una buena idea sobrestimar la capacidad cognitiva de un paciente con esquizofrenia o un trastorno similar, como tampoco lo es el subestimar los efectos de la enfermedad misma.

4) No subestimar los efectos de un trastorno psicogénico

Una esquizofrenia, un trastorno bipolar, un trastorno obsesivo-compulsivo, un autismo, o cualquier otro trastorno mental, no debería ser visto por los familiares del paciente, como una exageración o una forma de llamar su atención. Cuando menos eso no tiene necesariamente que ser así.
No dudo de que haya personas que deseen sentirse “apapachadas” por sus seres queridos o que quieran llamar su atención a toda costa, con tal de ganarse su aceptación o de sentirse más seguros al ser cobijados por la persona que está a su lado, lo cual de todas maneras ya constitute en sí mismo un síntoma de que algo anda mal en la relación, ya sea esta paternal o de pareja.
Como quiera que sea, si existe un comportamiento extraño en su ser querido, procure atender el problema lo antes posible, porque podría ser que en la desesperación de ver a su hijo(a) conversando o riendo a solas, o simplemente con un comportamiento no habitual en él o ella, decida usted internarlo(a) en uno de esos infiernos psiquiátricos que todo mundo sabe son la antesala de la farmacodependencia.

5) Evitar hasta donde sea posible que el paciente caiga en la farmacodependencia

¿Considera usted que un farmacodependiente difiere mucho de un drogadicto o un alcohólico?
Entiéndase por drogadicto a un individuo que ya no puede dejar de consumir una droga de las llamadas ilegales, y por farmacodependiente aquel que ya no puede dejar de consumir un fármaco (droga legal). En ambos casos, los periodos de abstinencia ocasionan una serie de síntomas tan desagradables en el afectado, que lo impulsan a reincidir para calmar la angustia que le ocasiona la carencia de la droga en cuestión.

Estrictamente hablando, las drogas ilegales ocasionan adicción, los fármacos producen dependencia en el paciente. Y aunque parezca increíble, esa es la única diferencia. Por lo demás, ambas son igual de nocivas para la salud, en el sentido de que una vez que son probadas por el enfermo, difícilmente las puede dejar de consumir. Es en este punto en donde el libre albedrío deja de ser un regalo de Dios, para ser sustituido por un fármaco del infierno. ¿Le parece que estoy pecando de sensacionalista al referirme a un antipsicótico (fármaco usado para enmascarar los síntomas psicóticos) como un fármaco del infierno?
¿Alguna vez ha visto a su hijo catatónico o moviéndose continuamente de un lado a otro de una habitación, maldiciendo a los vecinos por estar haciendo ese insoportable ruido que no lo deja descansar?
¿Alguna vez un miembro de su familia le ha dicho que se quiere suicidar o unos padres le han contado cómo su hijo se ha intentado quitar la vida, cortándose las venas o aventándose desde una azotea, porque no pudo soportar el consabido síndrome de abstinencia?
Los psiquiatras le andan diciendo a todos los familiares de sus pacientes que si abandonan uno de los antipsicóticos que están tomando, corren el riesgo de atentar contra su vida. Pero lo que estos mercaderes del terror andan pregonando como si de un rito religioso se tratara, es que esas tendencias suicidas son parte de su enfermedad (en el caso de una esquizofrenia por supuesto), cuando la verdad es que esas tendencias forman parte del síndrome que ese antipsicótico produce como resultado de su abstinencia.

¿No me está creyendo? En mi artículo “¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada“, he documentado cómo es que un fármaco crea dependencia en el paciente, agotando los nutrientes que realizan la función que el fármaco se supone debe desempeñar. A este fenómeno lo he denominado efecto calculado, que no es otra cosa que una iatrogenia intencional (véase también: Maquiavelo y el príncipe de la salud, también de mi autoría).
¿Quiere saber más sobre los fármacos del infierno para comprobar que no estoy exagerando la nota? Los pilotos suicidas japoneses (kamikazes) de la segunda guerra mundial, sirvieron de conejillos de indias a sus psiquiatras connacionales, a efecto de probar cómo respondían a los cocteles psicotrópicos, aquellos que más tarde se inmortalizarían como héroes de guerra. A las pruebas lo remito.

6) Si su ser querido ya ha caído en la farmacodependencia, por favor no la aumente con cocteles kamikazes

¿Cuánto tiempo lleva usted lidiando con psiquiatras y tomando antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos sin haber conseguido resultados satisfactorios? Y lo más importante de todo, ¿Cuánto tiempo más va a continuar haciéndole caso al psiquiatra, para perpetuar el daño que los psicotrópicos le estan haciendo a usted o a su ser querido? ¿Qué necesita usted para darse cuenta que la psiquiatría tradicional no le va a resolver el problema?

Los dos problemas más serios que ocasiona la administración de un cóctel de psicotrópicos (una combinación de antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos) son el síndrome de abstinencia y los efectos secundarios derivados de la mezcla indiscriminada de los mismos, incluidas las tendencias suicidas y la muerte súbita. Si para nosotros es un problema multidimensional, el estar aminorando los efectos secundarios de esos cocteles de medicamentos, imagínese lo que será para un padre o una madre, ver a su hijo saturado de síntomas que ni siquiera presentaba cuando recién comenzó con su tratamiento psiquiátrico.

Porque lo que en principio son síntomas de una enfermedad, más tarde se fundirán y confundirán con angustia, hiperactividad, obesidad, acatisia, disquinesia, agresividad, catatonia, parkinsonismo y hasta convulsiones, que son todos ellos efectos secundarios producidos por uno o más antipsicóticos. Las combinaciones suelen ser tan nefastas que ni los mismos psiquiatras son capaces de distinguir entre los síntomas propios de la enfermedad, y los que producen los psicotrópicos.

Lo más irónico del caso es que mientras que en todos los tratados de farmacología se estipula que las dosis de los psicotrópicos nunca deben ser cambiadas o disminuidas de manera abrupta, parece que a los psiquiatras no les importara ese tipo de recomendaciones, pues suben y bajan las dosis como si tratara de aspirinas. Cuando recién comencé a tratar a Ramón, su psiquiatra le estaba prescribiendo la siguiente combinación (véase el caso de Don Chema y su hijo Ramón): Clozapina (antipsicótico), Venlafaxina (antidepresivo), Propralonol (beta-bloqueador), clonazepam (ansisolítico) y Clopixol (antipsicótico).

No tengo palabras para describir lo que esa señora de bata blanca le está haciendo a este muchacho. Si usted ya tiene un familiar con un problema similar, creo que sabe de sobra a lo que me refiero.
Ahora que si usted está considerando seriamente el medicar a su hijo o hija con alguno de esos psicotrópicos que acostumbran usar los psiquiatras para mantener a sus pacientes como autómatas, con miras a seguir lucrando con el sufrimiento ajeno, considero de vital importancia el hacer de su conocimiento que existen otras alternativas más limpias, de mayor actualidad y sobre todo, libres de efectos secundarios.

La psiquiatría ya no convence ni a esa gente que antes se postraba delante de una caja idiota para entretenerse, creyendo en la farsa de un sistema corrupto y cargado de anuncios sin consenso de opinión. La gente de la era del conocimiento ya está mejor informada, porque ahora la caja está dotada de inteligencia, de consenso, de conocimiento y de apertura a un mundo que no se deja seducir por una industria farmacéutica inflada de mercadotecnia y publicidad; un mundo que está volviendo a encontrarse con esa fuerza divina llamada naturaleza que le ha dado vida a miles de medicamentos sintéticos, cuyas propiedades fueron obtenidas en un laboratorio a partir de las sustancias activas de unas cuantas plantas medicinales que hoy sabemos producen mejores resultados, que su versión patentada repleta de efectos secundarios (las plantas medicinales no se pueden patentar, y por lo tanto no producen dividendos).

7) No albergar la ilusión de que los nutrientes son productos milagro

La medicina ortomolecular (la que está basada en la administración de dosis terapéuticas de nutrientes) y la fitomedicina (la que está basada en las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales) no funcionan como la medicina alopática. Y no sabe cuánto me alegro de que así sea.

Ya en otras publicaciones he señalado que para recuperarse completamente de una enfermedad, recurriendo a esas dos medicinas alternativas, es menester poseer más megadosis de paciencia que de nutrientes. Aunque existen suplementos que sí reducen rápidamente algunos síntomas, no espere usted que “el milagro” del que hablaba yo en párrafos anteriores, suceda de la noche a la mañana. A diferencia de esos productos milagro que hay por ahí, nosotros no estamos creando falsas expectativas para vender ilusiones. Las sanaciones espontáneas se dan; pero hemos visto también en otras entregas, que estamos conscientes que que éstas son más bien un producto del poder mental y la respuesta a la relajación que el efecto placebo induce en el individuo, que del tratamiento o de la sustancia terapéutica en sí (véase El Efecto Placebo y el Poder Curativo de la Nutrición, también de mi autoría).

No desespere si su familiar o usted mismo no responden inmediatamente al tratamiento que le hemos recomendado, sobre todo si su padecimiento es muy añejo o si ha desarrollado farmacodependencia. Personas diferentes requieren nutrientes diferentes, y tal vez lo que se necesita es un ajuste en las dosis, una revisión de la calidad de los nutrientes que está usted tomando, o simplemente una actualización de su receta (la receta que usted descargó es posible que haya sido mejorada con motivo de algún conocimiento recién descubierto en la literatura biomédica). Le recuerdo que en la Fundación MicroMédix no paramos de investigar, porque cuando un paciente no responde al tratamiento que le hemos propuesto, ese hecho nos compromete y obliga a buscar una alternativa más adecuada para esa persona en particular. Después de todo, a las personas que están esperando que un tratamiento les funcione, se les llama pacientes. ¿No será porque si se desesperan, estarían desaprovechando una gran oportunidad de aliviarse?

8) Administre usted los nutrientes y las dosis recomendadas, con la frecuencia y en el tiempo sugeridos.

Hace unos días un paciente con síntomas de retraimiento social, ansiedad y ciertos delirios me envió un mensaje vía whatsApp, avisándome que no podía dormir ni con la melatonina, ni con el magnesio ni con el té de azahar. Lo primero que pensé al ver su mensaje fue que yo no le había recomendado el té de azahar. Cuando prendí mi computadora para consultar su archivo clínico, en la receta que le había yo enviado por correo electrónico después de nuestra primera consulta, justo debajo de la columna que tenía como encabezado la leyenda “antes de dormir”, decía: inositol, zinc, magnesio, GABA, glicina y triptófano. Curiosamente, no aparecía la melatonina. Una de dos, pensé, “o este muchacho ya no está muy lúcido, o le está haciendo caso a su abuelita en lugar de a la receta que yo le recomendé.” No podía yo explicarme cómo era posible que un chico de escasos veintitantos años no pudiera dormir con tres gramos de inositol, un gramo de GABA y uno más de triptófano. Al parecer, supuso que eran muchas cosas las que tenía que tomar y que las dosis eran muy grandes, y le dio miedo que algo malo le pudiera pasar. Y efectivamente así fue, pues no pudo dormir en toda la noche.

Hace  aproximadamente unas tres semanas, el papá de Erick, uno de mis pacientes que estaba sufriendo un síndrome de abstinencia durante un protocolo de reducción gradual de olanzapina, me llamó por teléfono muy consternado para decirme que el tratamiento no estaba funcionando porque no lograba calmar a su hijo con nada. Cuando le pregunté si le había dado la glicina por la vía sublingual, me dijo que no, y que se le dificultaba mucho el tener que darle las microdosis de Akuamma cada hora, y los aminoácidos necesariamente media hora antes de cada alimento. El tono de su voz cambió cuando le pregunté por qué no le había dado la glicina como se lo había sugerido, y después de que le expliqué que los aminoácidos se aprovechan mejor con el estómago vacío.

Cuando el profesor comenzó a darle la glicina como se lo había indicado, en las dosis y la periodicidad correctas, por la vía sugerida y a las horas establecidas en su receta, comprendió que una esquizofrenia requiere de un esfuerzo más que significativo. Al final del día su hijo se tranquilizó y las aguas volvieron de nuevo a la normalidad.
Tanto el profesor como algunos otros pacientes me han llegado a decir en repetidas ocasiones, que les preocupa el hecho de que sus hijos puedan llegar a intoxicarse con tantas vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales.

La conversación telefónica que sostuve en una ocasión con Don Chema, poco después de haber iniciado el tratamiento de su hijo Ramón, transcurrió más o menos así:
-¿Sabe usted la cantidad de suplementos que tomaban Abram Hoffer y Linus Pauling? -Le pegunté cuando supe que le preocupaban los efectos que en su hijo podría tener la ingesta de alrededor de una docena de nutrientes en dosis ortomoleculares (terapéuticas).

-¿Y quienes eran esos dos señores?
-Hoffer y Pauling fueron dos de los exponentes más respetados de la medicina ortomolecular en el mundo.
-Bueno, entonces ellos deben haber tomado una gran cantidad de vitaminas y minerales durante toda su vida para mantenerse sanos, ¿no es así? -Me dijo Don Chema como queriendo insinuar que alguien que promueve algo, debe predicar con el ejemplo.
-Así es Don Chema. ¿Y cree usted que fuera una coincidencia el que Hoffer haya fallecido a los 92 y Pauling a los 93? La mayoría de los pioneros de la medicina ortomolecular han sido muy longevos, lo cual habla muy bien de los beneficios de las dosis terapéuticas de los nutrientes.
-Pero dígame una cosa ingeniero, ¿Por qué entonces los frascos de la mayoría de las vitaminas y minerales, tienen una leyenda que dice no exceder la dosis recomendada?

-Porque la dosis que un laboratorio establece como máxima corresponde a la que los organismos reguladores establecen por ley, no a la que un profesional de la medicina ortomolecular recomendaría como terapéutica. Los organismos como la FDA en EUA y la COFEPRIS en México, dictaminan las normas de manera de no afectar los intereses de la industria farmacéutica y sus correspondientes patentes alopáticas.

-Pero a ver Don Chema, ¿ha leído usted las fichas técnicas de cualquiera de los antispsicóticos que le está dando a su hijo?, porque me imagino que si tuvo curiosidad por leer la etiqueta de los suplementos y encontró la consigna de “no exceder la dosis recomendada”, también le va a inquietar el saber cuál debe ser la dosis máxima recomendada por el laboratorio que ha fabricado el psicotrópico que su hijo está tomando, ¿o me equivoco?

-Pues no, no acostumbro leer las fichas técnicas de esos medicamentos
-Me está usted diciendo que le preocupan más la cantidad y las dosis de vitaminas y minerales que su hijo está tomando ahora, que las dosis y el tipo de psicotrópicos que ha estado ingiriendo en todos estos años?
-Pues no, no exactamente, -Alcanzó a decirme en tono vacilante
-¿Y me puede decir por qué no lee las fichas técnicas de los medicamentos, como acostumbra hacerlo con las etiquetas de los frascos de las vitaminas y los minerales?

Don Chema no pudo encontrar una razón que justificara su confianza ciega en la excelentísima señora de bata blanca que había estado intoxicando a su hijo por años; pero casi estoy seguro que ya las está leyendo, de lo contrario no le hubiera pedido a esa mercenaria, reducir el coctel de psicotrópicos que estaba tomando Ramón, a uno que ahora consiste de clozapina, haloperidol y clonazepam. Al menos ahora ya solo son tres, en lugar de los cinco que tenía anteriormente.
Y usted, querido(a) lector(a), ha leído alguna vez las fichas técnicas de los medicamentos que su médico le receta, o confía plenamente en su “sabiduría”?  (me refiero a la del médico, no a la suya).

¿Se identifica usted con el tipo de persona que le tiene una fe ciega a todo lo que un médico le receta, o ya forma parte del clan de espíritus penetrantes que sí nos animamos a decir lo que alcanzamos a vislumbrar en el sistema tradicional de salud mental?

9) Contemplar la posibilidad de practicar una medicina complementaria, en lugar de una cien por ciento alternativa

Si el paciente ya desarrolló una farmacodependencia muy aguda y cada vez que intentamos reducir las dosis de sus fármacos, éste sufre una grave recaída, parecería muy sensato el recurrir a una medicina complementaria que combine dosis mínimas de fármacos y dosis terapéuticas de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, así como microdosis y/o extractos de plantas medicinales. Una vez que alguien ha caído en la farmacodependencia, las cosas se pueden poner extremadamente difíciles al experimentar un síndrome de abstinencia, y es posible que haya que recurrir a estrategias que si bien no nos llevan a la solución ideal (la medicina alternativa), sí podrían significar una calidad de vida mejor, que la que se podría conseguir internando al ser querido en uno de esos infiernos psiquiátricos.

10) Si usted no está sano, aplace sus demás compromisos hasta que recupere su salud

Comprendo que alguien vaya a trabajar a pesar de haber pescado un fuerte resfriado, porque de eso depende el sustento de su familia; pero hay de enfermedades a enfermedades, y si usted puede apoyarse en su pareja, o tiene la ventaja de que al menos uno de sus familiares puede cuidar de usted mientras supera el mal momento por el que está pasando, creo que vale mucho la pena que se abstenga de cumplir con ciertos compromisos que suponen un nivel de estrés que no está en condiciones de soportar.

Así como la respuesta a la relajación fomenta la sanación, la respuesta al estrés promueve la enfermedad, y si usted está muy delicado de salud, le conviene dar prioridad a esta situación.
Volviendo al caso de Armando, todo parece indicar que uno de los factores que desencadenó su recaída, fue precisamente el estrés al que quedó sometido, una vez que supo que sus clases de posgrado iban a comenzar. Sus voces lo comenzaron a perturbar de nuevo, frustrando así su sueño de estudiar en los Estados Unidos de América, quedándole como único apoyo económico el que le pudo brindar la autora de sus días, con un modesto empleo, en una de tantas ciudades de ese país vecino.

Por cada oportunidad que usted genere, estará aumentando la probabilidad de alcanzar el éxito del tratamiento. Para comprobar si está generando las oportunidades mencionadas con anterioridad, haga su lista de verificación y sume 10 puntos por cada oportunidad que considere estar creando. Así por ejemplo, si usted está convencido que está cubriendo con las características de siete oportunidades de éxito, la probabilidad de alcanzarlo será del 70%. Ahora que si en un momento dado logra que las diez oportunidades se presenten al unísono, entonces es muy probable que usted consiga un logro extraordinario, sin desentendernos por supuesto de aquella otra parte que debemos conceder a la divina providencia.

“Hemos visto que los logros extraordinarios obedecen menos al talento que a la oportunidad”… Malcom Gladwell
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 30 de Agosto de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1]  Gladwell Malcom. Fueras de Serie (Outliers). Por qué unas personas tienen éxito y otras no. Punto de Lectura, 2008.
[2] Rankin Lissa. La Mente Como Medicina: Un nuevo paradigma de salud, medicina y curación.Urano, 2014.


Deja un comentario

Queratocono: una alternativa holística para su alivio

queratoconoEl queratocono es un trastorno caracterizado por un adelgazamiento progresivo de la córnea, que da lugar a una protuberancia cónica en su centro. En casos graves puede ocasionar cierta discapacidad emocional [1]. Se cree que el queratocono puede afectar el comportamiento, al grado de ocasionar síntomas parecidos a los que comúnmente se asocian a una esquizofrenia (delirios, compulsiones, obsesiones, alucinaciones, etc.) [2]. Al principio, las personas con queratocono ven los objetos y las personas a su alrededor algo borrosas. Conforme avanza la enfermedad, la visión se va deteriorando a cualquier distancia, llegando a empeorar al obscurecer.

La personalidad queratocónica

El queratocono suele aparecer alrededor de la segunda década de vida, con una prevalencia de 0,05% (un afectado por cada 2,000 habitantes). El estudio de la comorbilidad entre enfermedades físicas y mentales tiene grandes implicaciones para el tratamiento, la calidad de vida y la prevención de brotes psicogénicos. Es por eso que en este estudio, vamos a proponer nutrientes cuya deficiencia podría estar asociada tanto a síntomas propios de un trastorno psicótico, como a los de un queratocono. De hecho, existe una gran cantidad de publicaciones en las que sus respectivos autores denominan “personalidad queratocónica”, a la forma en la que tienden a comportarse los pacientes estudiados en sus ensayos clínicos [3].

queratoconicaEn mayo de 2003, Rudisch y sus colaboradores le escribieron al editor de la revista The American Journal of Psychiatry, para presentar el caso de un paciente con diagnóstico provisional de queratocono y trastorno esquizofreniforme. Este trastorno está caracterizado por la presencia de delirios, alucinaciones, ideas confusas, comportamiento desorganizado, catatatonia y síntomas negativos. En su carta, los autores manifestaban que varios oftalmólogos habían reportado la existencia de una “personalidad queratocónica” en algunos de sus pacientes, que podía describirse como paranoica, ansiosa, compulsiva y con tendencia a somatizar [4].

Y aunque existe una gran cantidad de estudios relacionados con las diferencias de personalidad entre pacientes queratocónicos e individuos sanos, todavía no se ha esclarecido si esto depende o no del estrés originado por la misma enfermedad ocular crónica.
El paciente al que se refería ese equipo de investigadores era un joven de 23 años que había sido internado en un hospital psiquiátrico después de una historia de 5 meses de delirios, quien tenía la creencia de que sus trasplantes de córnea eran unos transmisores de radio que habían sido implantados en su cabeza. Había sido diagnosticado con queratocono a los 17 años y se sometió a un trasplante de córnea bilateral a los 21.

personalidadEn una ocasión, en un arranque de angustia y desesperación, este muchacho roció su auto de gasolina y le prendió fuego. También tenía antecedentes de abuso de cocaína, anfetaminas y LSD. Su conversación era incoherente, no demostraba afecto y pocas veces lograba concentrarse en algo. Sus principales preocupaciones eran las quemaduras de cigarro que él afirmaba tener en las piernas y en la espalda, y la de que todos sus problemas se debían al “material audiovisual” que tenía implantado en sus ojos. Lo interesante de este caso es que tanto ese grupo de investigadores como el que escribe estas líneas, creemos que el hecho de que otras personas hayan tenido una experiencia similar, puede dar luz a la hora de encontrar mayor número de correlaciones entre el queratocono y la esquizofrenia.

En lo que concierne al estudio que en seguida estaré presentando, resulta muy productivo comparar las sustancias que recomienda la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas) para ambos padecimientos.
A fin de ilustrar cómo el queratocono aparece de nuevo acompañado de un par de delirios y una que otra obsesión, relataré ahora el caso de Alejandro, un paciente que comenzó con un tratamiento que en un principio estaba destinado a mejorar los síntomas propios de una esquizofrenia carente de alucinaciones.

Alejandro de Austria y la terapia ayudada por mascotas

adeleAunque Alejandro presenta queratocono, nunca reportó haber tenido alucinaciones, y si bien la mayor parte del tiempo se mostraba coherente en sus conversaciones, tenía la creencia de que una ex-novia suya podría estar todavía interesada en él, porque ella se portaba amable cada vez que conversaban. Aunque estaba casada, Alejandro dudaba de la autenticidad de su matrimonio. Para él, la boda bien podía haber sido un montaje. Esa obsesión se entremezclaba con un delirio que tenía en relación a una supuesta admiradora que le enviaba mensajes a través de canciones populares, según le llegó a decir a Lourdes González, la terapeuta que lo estaba atendiendo al principio del tratamiento. De acuerdo con Alejandro, la chica en cuestión tenía tanto poder económico, que podía pagarle a intérpretes de fama mundial, para hacerle llegar los mensajes a través de sus canciones.

Todo esto sucedía mientras él se encontraba con su mamá en Austria. Pero lo más interesante de este caso son las claves que pudimos descubrir, precisamente por haber experimentado algunos altibajos. Tanto Alejandro como su mamá tuvieron que trasladarse a Cuba y luego a los Ángeles, en donde la mayor parte del tiempo él mostró un comportamiento bastante estable. Curiosamente, una de las peores crisis de su enfermedad sucedió durante su estancia en Europa, mientras que sus mejores días los pasó en su país de origen y en California, en donde tuvo la fortuna de conocer a su amigo Yamba, un perro que le ayudó a reflexionar sobre lo que le estaba pasando, y que a la postre le permitiría ver la vida desde una perspectiva diferente.

mascotaYo sabía de casos de niños autistas que mejoraban sustancialmente en compañía de una mascota; pero no podía creer que Alejandro hubiera respondido tan satisfactoriamente como lo hizo cuando pudo compartir esos momentos importantes de su vida con Yamba. Ya se ve que en ciertos casos, una terapia asistida por animales puede hacer más por un ser humano, que una pastilla sintética fabricada en el laboratorio. Es ahí donde radica la magia de las terapias alternativas. Y cuando digo magia, no estoy insinuando que una mascota pueda tener poderes curativos, sino apelando al significado y valor que le da el paciente a la experiencia.

A Alejandro no le han servido de mucho todos esos ensayos clínicos aleatorios tipo doble ciego, y todas esas campañas mercadotécnicas que la medicina tradicional despliega para impresionar a sus seguidores. El caso de Alex es una prueba fiel de lo que Joe Dispenza insinuó alguna vez en uno de sus éxitos literarios [5]: que el placebo puede ser el paciente mismo. Todo está en procurarle un ambiente propicio para que sea él, quien desarrolle esa capacidad de autocuración que la naturaleza le ha regalado.

austriaPero de regreso a Europa las cosas empeoraron. Poco después de su llegada a Austria, nos comunicamos por Skype para sostener una conversación fluida y coherente con Alejandro. Sin embargo, a la semana siguiente recibimos un correo de su mamá, en el que nos notificaba que ahora nuestro querido Alex había caído en una profunda depresión. Fue entonces cuando decidí que debíamos ir en busca de la siguiente alternativa ortomolecular, pues la idea de una terapia cognitiva-conductual tampoco había dado resultado.
solAntes de irse a Cuba le llamé a Alex para proponerle que debíamos hallar evidencias de que su antigua novia no estuviera casada, y de que fuera verdad aquello de que siguiera interesada en él; pero el hilo de la conversación se rompió cuando su otra personalidad resurgió, haciendo que perdiera la lógica que demanda el diálogo socrático de una terapia cognitiva-conductual. Si el paciente no se puede concentrar, es mejor esperar una o dos semanas a que responda al tratamiento ortomolecular, para continuar con el diálogo una vez recuperada la lucidez mental.

¿Pero entonces, después de que regresó a Austria y de que cayó en esa profunda depresión, cuál era el camino a seguir? Le propuse a su mamá llevar a cabo el presente estudio para que me diera la oportunidad de hallar las correlaciones que estaban esperando ser descubiertas.
La primera de ellas fue la vitamina D. Si bien esta vitamina no guarda ninguna relación con la “terapia Yamba”, sí está correlacionada con el famoso Trastorno Afectivo Estacional (SAD, por sus siglas en inglés), que como es bien sabido, es una condición que afecta a muchas poblaciones a las que la luz del sol no suele llegar con todo su esplendor.

depresionLos habitantes de la mayoría de los países europeos, no tienen niveles suficientes de vitamina D, porque ya lo dice el adagio, “no las calienta ni el sol” (el sol es una fuente de vitamina D), y lo mismo ocurre con las personas que padecen de depresión crónica y otros trastornos mentales, su nivel de vitamina D “está por los suelos”. La detección y el tratamiento eficaces con niveles adecuados de vitamina D en personas con depresión y trastornos mentales como el queratocono, puede mejorar su calidad de vida. Y es que la pregunta obligada aquí fue: ¿Porqué Alex se sintió bien durante el tiempo que pasó en Cuba, y recayó a los pocos días de regresar a Austria?. Otra pregunta que valíó la pena plantearse en los inicios de esta investigación fue:

¿Que recomienda la medicina ortomolecular para el queratocono, independientemente de si el paciente exhibe o no un comportamiento psicótico?
Cuando revisé lo que la medicina ortomolecular debía responder a esta segunda cuestión, me enteré de lo que había escrito el doctor Alan R. Gaby, a propósito de los suplementos que podían aliviar los síntomas del queratocono [6]. A continuación describo los componentes del tratamiento sugerido por este referente de la medicina nutricional.

Vitaminas y minerales para detener y revertir el queratocono

Vitamina D y Calcio
tratamientoEn un artículo de la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA) [7], se relata el caso de un médico que trató a 11 pacientes con queratocono, utilizando una combinación de vitamina D2  y una preparación de calcio. El período de tratamiento varió de tres meses a tres años. Todos los pacientes mostraron mejoría en la visión y un aplanamiento de los conos en el examen oftalmológico. En su informe, este médico citó pruebas de que el queratocono se desarrolla en perros y ratas alimentados con una dieta baja en vitamina D y calcio. Con todo, hasta le fecha no se conoce el mecanismo de acción de estos nutrientes en el tratamiento del queratocono.

Debido a que se comprobó que las altas dosis de vitamina D2 que este médico empleó  para tratar el queratocono, podían causar hipercalcemia e hipercalciuria, se propuso emplear mejor la vitamina D3, ya que tratándose de seres humanos, ésta es entre 3.4 y 9.4 veces más potente que la vitamina D2, por lo que el tratamiento puede ser implementado perfectamente con 4,000 UI diarias de vitamina D3.

hofferLos estudios en adultos sanos sugieren que esta dosis de vitamina D3 administrada entre 2 y 5 meses, es un régimen de consumo completamente seguro [8]. Abram Hoffer (izquierda) también recomienda esta misma dosis en pacientes con bajos niveles de este nutriente [9]. El Dr. Gaby ha recomendado una dosis de calcio entre 140 y 1,260 mg; pero lo hace en función de la cantidad de leche que consume el paciente. Como en el caso de Alex la leche está contraindicada, recomendamos que la dosis de calcio se establezca en 1,500 mg diarios, distribuidos entre los tres alimentos.

Magnesio
Aunque el Dr. Gaby ha omitido el magnesio, nosotros lo recomendamos sobremanera, debido a que sabemos que el calcio administrado sin magnesio, puede ocasionar otro tipos de problemas, como por ejemplo cálculos renales. Para una discusión más detallada sobre este tema, véase Las ocho mejores vitaminas y minerales para tu osteoporosis, también de mi autoría. Puesto que la dosis establecida anteriormente para el calcio ha sido de 1,500 mg., la dosis de magnesio debe ser necesariamente la mitad, ya que de acuerdo con Hoffer, la relación entre ambas debe ser de 2:1. En resumen, la dosis diaria de magnesio recomendada para el queratocono debe ser de 750 mg.

Vitaminas A, E y otros nutrientes
animalesAlgunos ensayos clínicos han demostrado que las ratas alimentadas con una dieta deficiente en vitamina A y E, desarrollan queratocono [10,11].
En un caso de estudio, un hombre de 34 años con queratocono, catarata subcapsular posterior, dermatitis atópica severa y asma, se trató diariamente con 1,200 UI de vitamina E natural (d-alfatocoferol), 600 mcg de selenio, 80 mg de piridoxina, 15 mg de riboflavina y 2 g de vitamina C. A los dos meses se observó una mejoría en el queratocono, así como una regresión de las opacidades corneales. La dermatitis atópica y el asma también mejoraron notablemente [12].

La receta genérica de la Fundación MicroMédix para la esquizofrenia y la que recién acabo de especificar para el queratocono, se encuentran correlacionadas a través del selenio, la piridoxina (parte del complejo B) y la vitamina C, lo cual estaría indicando que las personas que padecen ambos trastornos (si es que fueran diferentes), presentan deficiencia en esos tres nutrientes. En cuanto a la vitamina A, se sugiere una ingesta de entre 25,000 y 30,000 UI diarias, equivalentes a 15 y 18 mg de beta-caroteno, respectivamente.

Alimentos alérgenos

alergenosEvitar los alimentos alérgenos podría disminuir el proceso inflamatorio que parece desempeñar un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad. Los alimentos problema pueden exacerbar los síntomas de la alergia ocular, y acrecentar la necesidad que tiene el enfermo de estar frotándose los ojos. Aunque no conocemos a ciencia cierta si frotarse los ojos empeora los síntomas asociados a la personalidad queratocónica, hay evidencias de que sí contribuye a empeorar la función ocular en general.

Recomendaciones finales y conclusión

¿Qué sería entonces lo más recomendable para Alex?
Siempre hemos dicho que las monoterapias nunca han sido la mejor opción. Por mucho que uno quiera ahorrarse los gastos de un mayor número de suplementos, el dinero invertido en una terapia basada en un solo nutriente por ejemplo, es dinero que va directo a la basura. Tampoco se trata de administrar suplementos a diestra y siniestra, tratando de hacer hasta lo impensable para que las cosas vayan mejor. Como padre, o al menos eso es lo que a mi me ha tocado vivir, uno no puede decir que ya intentado absolutamente todo. Por supuesto que es extenuante estar lidiando con una personalidad que sabemos muy bien no es la de nuestro hijo (o hija); pero eso no quiere decir que no contemos con alternativas más prometedoras que las que pudiera ofrecer la psiquiatría o la medicina tradicional.

sintomasPara retomar el control de la situación y no hacer absolutamente todo, sino simplemente lo que ya hemos visto que funciona por separado y en circunstancias diversas, basta con integrar esas experiencias aisladas en un tratamiento holístico, combinando lo que hemos observado mejora los síntomas de esa persona que amamos. Si la terapia asistida por animales funciona en nuestro caso, pues hagamos lo posible por integrar a nuestro tratamiento ortomolecular, actividades con ese perro, ese gato, esa guacamaya o ese periquito australiano que le hace la vida más placentera a nuestra(o) hija(o). Por otro lado, procurémosle una dieta que no contenga esos alimentos que sabemos empeoran sus síntomas. Y si hemos notado que una terapia cognitiva-conductual o una conversación con una guapa vecinita lo motiva, pues promovamos esos encuentros para hacerle más llevadero el camino.

Y si al chamaco(a) le gusta pintar con acuarela, al oleo, o si le gusta armar rompecabezas, tocar el piano o el violín, escribir, jugar al fútbol, al basquetbol, nadar, etc., pues adelante. Hay muchas actividades que hacen que el óxido nítrico llegue con mayor abundancia al cerebro, que armonizan el trabajo de los neurotransmisores, que promueven la creatividad de una persona, y que pueden marcar la diferencia a la hora de responder a las vitaminas, los minerales, los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales y todos los demás factores sinérgicos que potencian el tratamiento. Y si todo eso no bastara para conseguir una recuperación en un tiempo razonable, todavía queda la opción de apelar a una psiquiatría de precisión.

“No te puedes permitir estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente”… Stephen Hawking
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 9 de febrero de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Kaprelyan et al. Subjective cognitive complaints in a patient with keratoconus: cognitive impairment or “keratoconic personality”? Journal of IMAB – Annual Proceeding (Scientific Papers) 2012, vol. 18, book 3
[2] F. Schürhoff et al. Comorbidity between schizophrenia and keratoconus. Psychiatry Research 247 (2017) 315–316
[3] Cognitive Sciences – An Interdisciplinary Approach. Alina Cantemir. Current Aspects Regarding Some
Personality Modifications in Keratoconus. Tudorel Dima and Mihaela Luca (Editors), Pro Universitaria, 2015.
[4] Mannis MJ, Morrison TL, Zadnik K, Holland EJ, Krachmer JH: Personality trends in keratoconus. Arch Ophthalmol 1987; 105:798–800.
[5] Joe Dispenza. El placebo eres tú. Editorial Urano.
[6] Gaby A. R. Nutritional Therapies for Ocular Disorders: Part Three. Alternative Medicine Review Volume 13, Number 3 2008.
[7] Knapp AA. Vitamin D complex in keratoconus. JAMA 1938;110:1993-1994.
[8] Vieth R, Chan PC, MacFarlane GD. Efficacy and safety of vitamin D3 intake exceeding the lowest observed adverse effect level. Am. J. Clin. Nutr. 2001;73:288-294.
[9] Hoffer A. & Saul A. Orthomolecular Medicine for Everyone. Megavitamin Therapeutics for Families and Physicians. Basic Health Publications, Inc. 2008
[10]. Mutch JR, Richards MB. Keratoconus experimentally produced in the rat by vitamin A deficiency. Br J Opthalmol 1939;23:381-387.
[11]. Demole V, Knapp P. Augenerkrankungen bei einigen vitamin-E-frei ernahrten ratten. Ophthalmologica 1941;101:65-73.
[12]. Ahlrot-Westerlund B, Norrby A. Remarkable success of antioxidant treatment (selenomethionine and
vitamin E) to a 34-year old patient with posterior subcapsular cataract, keratoconus, severe atopic eczema and asthma. Acta Ophthalmol (Copenh) 1988;66:237-238.


Deja un comentario

Análisis de síntomas: un alivio para esa enfermedad no identificada

analisis-de-sintomasEl hecho de que nadie te haya dicho de qué estás enfermo no significa que no puedas aliviarte. Un análisis de las correlaciones entre tus síntomas y tus deficiencias nutricionales, puede dar luz sobre lo que te aqueja, cuando tu médico no te ha podido dar un diagnóstico confiable o te ha dicho que tu enfermedad no tiene cura. Podría ocurrir también que por desidia no hayas acudido a la consulta para saber qué es lo que tienes. Como sea, seguro has oído a tu doctor decir que muchas enfermedades crónicas se manifiestan a través de un conjunto de síntomas que pueden estar relacionados con tus hábitos alimenticios y el estilo de vida que llevas.

Intoxicación y deficiencias nutricionales

analisis-de-sintomasTu cuerpo emite ciertas señales de alarma para avisarte que algo anda mal, y ese algo puede ser tanto los niveles de algunas toxinas, drogas y estimulantes, como los de uno o más nutrientes en tu organismo.
El que algunos de tus nutrientes estén por debajo de lo normal, o que los niveles de ciertos metales pesados y otras toxinas estén rebasando sus máximos permisibles, puede ocasionar que te duela la cabeza, que te sientas frecuentemente cansado, que tu memoria comience a fallar, tu concentración se vea afectada, tus horas de sueño disminuyan, etc. Cuando esto ocurre, se dice que hay un déficit nutricional en tu organismo, o un exceso de sustancias tóxicas en su interior.

El insomnio de Erick

A continuación expongo el caso de Erick, que ilustra cómo este paciente pudo librarse de su insomnio, a pesar de no haber podido identificar la enfermedad que lo estaba ocasionando.
Puesto que yo no contaba con más información que la de un dictamen médico equivocado, me concreté a alimentar a nuestra base de datos con la palabra “insomnio”, a fin de obtener una lista de los nutrientes que más beneficiarían a Erick. El sistema de información indicó una deficiencia nutricional significativa de biotina (vitamina B7/B8), magnesio, insositol y melatonina.

analisis-sintomaticoY qué bueno sería si la puesta en práctica de una receta siempre fuera tan sencillo como eso: plantear una pregunta a un sistema de información biomédica y esperar por la respuesta. Por lo general, implementar los resultados de un análisis sintomático exige adaptar los resultados producidos por una herramienta informática, a las limitaciones y los recursos del paciente. Erick me preguntó lo que costaba en las tiendas naturistas un frasco de inositol en polvo, y le contesté que alrededor de mil pesos mexicanos. Y cuando le comenté sobre la dosis que tendría que tomar de esa vitamina, advertí en él cierta ansiedad mientras lo veía hacer sus cuentas para estimar el costo del tratamiento.

correlaciones-entre-sintomas-y-deficienciasCuando supe que la ansiedad formaba parte de sus malestares, decidí analizar el caso más detenidamente (pulsa sobre la imagen adjunta). Como su ansiedad no llegaba al extremo de culminar en un ataque de pánico, consideré conveniente sustituir el inositol por suplementos que fueran más económicos y que al mismo tiempo resolvieran el problema que más preocupaba a Erick: el insomnio. Asegurándome que había comprendido bien sus problemas, reformulé mi pregunta e ingresé esta vez los síntomas “insomnio” y “ansiedad”, para terminar recomendando magnesio, complejo B, melatonina y una combinación de vitamina C, taurina y zinc (cuya acción conjunta haría las veces del inositol).

Durante la consulta, Erick me confesó también haber estado tomando desde hacía algún tiempo olanzapina (Zyprexa), por recomendación de un psiquiatra que tiempo atrás le había diagnosticado esquizofrenia. Sin ánimo de ofender, si alguien padecía en este caso de un trastorno de personalidad era ese médico, por haber recetado olanzapina a alguien que no manifestaba alucinaciones ni delirios.

5-HTPComo quiera que haya sido, a los dos días después de nuestra entrevista , Erick me llamó entusiasmado para comunicarme que el día anterior había dormido como no lo había hecho en años. Pero lo que quisiera recalcar en este caso de éxito, es que de no haber sabido que Erick estaba siendo medicado con Zyprexa, tal vez hubiera yo indicado 5-HTP (5-hidroxitriptófano) y probablemente el resultado hubiera sido desastroso, debido a que este ansiolítico natural está contraindicado cuando se toma en concomitancia con la olanzapina. Ambas sustancias aumentan la cantidad de serotonina en sangre, lo cual en un momento dado podría empeorar la condición del paciente en caso de ser excesiva, dependiendo ello de la dosis de cada sustancia.

La gran premisa de la medicina ortomolecular (nutrientes en dosis terapéuticas)

Mas allá de la importancia que tiene entrevistar con sumo cuidado a un paciente, se encuentra el hecho de que aún sin saber el nombre de la enfermedad que está causando los síntomas, es posible vencerla, lo cual no significa que no estemos atacando la raíz del problema, como lo aseveró en un correo electrónico, una dama de nacionalidad peruana que no hace mucho nos escribió solicitando ayuda para solucionar un problema de cadera y de articulaciones, una escoliosis (columna vertebral en forma de “S”), algunas contracturas musculares, ansiedad, ataques de pánico y ciertos problemas digestivos.

enfermedadesLa gran premisa de la medicina ortomolecular estipula que hay una gama muy amplia de enfermedades crónicas que se contraen o se desarrollan por un sistema inmune debilitado, un exceso de toxinas (incluyendo los fármacos, los estimulantes, los metales pesados y las drogas ilegales) y/o varias deficiencias nutricionales. Fortalecer el sistema inmune y descubrir esos excesos y esas deficiencias conduce directamente a la raíz del problema. La medicina ortomolecular puede aliviar muchos síntomas que la medicina tradicional solo puede contrarrestar con fármacos. La diferencia está en que un fármaco se concibe con miras a aliviar rápidamente un solo síntoma de manera temporal, y la medicina ortomolecular se vale de la nutrición y de sustancias naturales (suplementos) para conseguir el alivio lento pero duradero de varios síntomas. La medicina ortomolecular establece correlaciones entre síntomas y deficiencias nutricionales [1], para luego determinar las dosis que cada paciente necesita, acorde con su individualidad bioquímica [2].

El caso de Eva

como-opera-la-recetaAprovechando la solicitud que nos ha hecho Eva, la damita peruana que mencioné líneas atrás, voy a mostrar con este otro ejemplo, cómo se confecciona una receta de vitaminas, minerales y aminoácidos en dosis ortomoleculares (correctas), sin contar con un diagnóstico previo (pulsa sobre la imagen de la derecha para ver cómo opera la receta). Como la escoliosis no es un síntoma sino más bien un diagnóstico, la excluiré de mi análisis, ya que nuestro objetivo es encontrar correlaciones entre síntomas y deficiencias nutricionales, prescindiendo de un diagnóstico. Para simplificar el proceso, englobaré varios de sus problemas en uno solo al que denominaré “debilidad muscular”.

El problema de cadera y de articulaciones los estaré analizando como “fragilidad ósea” y “articulaciones dolorosas” respectivamente, y por el momento dejaré pendientes los síntomas “ansiedad” y “ataques de pánico” para tratarlos posteriormente durante una consulta, pues intuyo que ambos trastornos psicogénicos son producto de un trauma ocasionado por un accidente que sufrió Eva en su adolescencia.

la-receta-de-evaComo le expliqué a ella en un correo electrónico, en estos casos hay que ir atacando un problema a la vez, dándole prioridad a aquellos síntomas que más preocupan al paciente.
Así, los resultados del análisis de correlaciones entre los síntomas “fragilidad ósea”, “articulaciones dolorosas” y “debilidad muscular”, y las deficiencias nutricionales de Eva, dieron lugar a la receta que aparece a tu derecha (pulsa sobre la imagen para ver las dosis). Conviene aclarar que el orden en que fueron ingresados cada uno de los síntomas, influye en el orden en el que aparecen los nutrientes en la receta, que a su vez refleja la prioridad que la paciente le dio a sus malestares.

La importancia de la individualidad bioquímica

¿Notaste que hay algunos nutrientes cuya posología no se ha determinado? Ello se debe a que nos ha faltado información que solo el paciente nos puede proporcionar. Para complementar la receta, el paciente deberá responder algunas preguntas durante la consulta, que darán luz sobre lo que a ella en particular le va a beneficiar más. Las dosis de varios suplementos dependen de la individualidad bioquímica que hace 60 años Roger Williams identificó como una ideosincracia generalizada, en tanto que no se refiere exclusivamente a la forma de pensar o de actuar.
La ideosincracia a la que se refería Williams comprende un gran número de órganos, que difieren de una persona a otra y que podían marcar diferencias no solo en la forma de ser, sino en la estructura orgánica de cada quien.

individualidadEs por eso que todos tenemos una manera diferente de caminar, de escribir, dormir, hablar, comer, beber, reír, etc. Para Williams, la individualidad bioquímica no solo se manifiesta en las características únicas e irrepetibles del iris, la huella digital o el ADN, sino en muchos otros órganos internos, como son el estómago, el cerebro, el corazón y el hígado [3]. Y así como supe de labios de Erick que estaba siendo medicado con olanzapina, también tengo que saber qué medicamentos ha tomado o está tomando Eva actualmente, cuál es su dieta, si bebe alcohol, si fuma, cuál es su peso, su edad, si está embarazada, el tipo de trabajo que tiene, si le han practicado algún mineralograma (que sugiera una posible intoxicación con metales pesados), en fin, se necesita más información para confeccionar una receta a la medida de su cuadro clínico. Una vez recopilada toda esa información, es menester ingresarla a una herramienta de minería de datos para obtener una receta personalizada, aplicando los criterios de una psiquiatría de precisión.

Una cordial invitación 

likeConsiderando lo expuesto anteriormente y basándome en los preceptos de la psiquiatría de precisión implementada por la Fundación MicroMédix [4]-[5], solo me resta invitar a Eva a que haga su mejor esfuerzo por conseguir el número apropiado de nutrientes que harán que este tratamiento produzca los resultados que de él se esperan.
Y a ti, querido lector, ¿no te gustaría acabar con tus malestares con un análisis de síntomas como el que nos encomendaron Erick y Eva?
Puedes concertar una cita para que podamos conocer tu cuadro clínico  y confeccionarte una receta totalmente personalizada. Piensa en cómo te sientes ahora y reflexiona sobre lo que podrías llegar a ser si pudieras contar con una receta como la que Erick y Eva emplearon para darle un giro a su vida.

“La impenetrable oscuridad no es tan impenetrable como podríamos imaginar; pero lo parece cuando, en nuestra impaciencia, queremos ver más allá del siguiente paso”… Mohandas K. Gandhi

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 11 de Enero de 2017.


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Página oficial del University of Maryland Medical Center (UMMC).
[2] Williams, Roger J. Biochemical Individuality. New York: John Wiley and Sons, 1956.
[3] Williams Roger J. The Wonderful World Within You: Your Inner Nutritional Environment. Bio-Communications Press. 2004
[4] López González Sergio. Las ocho mejores vitaminas y minerales para tu osteoporosis. Fundación MicroMédix, 7 de diciembre de 2016.
[5] López González Sergio. Receta Inteligente para la Curación del Acné. Fundación MicroMédix, 25 de noviembre de 2016.
[6] Mohandas K. Gandhi. Escritos Esenciales. Editorial Sal Terrae. Santander. 2004.


Deja un comentario

Multivitamínico ortomolecular para potenciar la mente del niño

Hemos propuesto un multivitamínico para realzar las capacidades cognitivas de los niños, en especial las de los bebés, que aparte de proporcionar nutrientes en dosis terapéuticas (medicina ortomolecular), no contiene azúcar, gluten, lactosa, caseína, ni colorantes o saborizantes artificiales.

vitaminasSucede que los suplementos que los fabricantes están ofreciendo a los padres de niños con problemas de aprendizaje, memoria y falta de atención, casi siempre van acompañados de aditivos, con el propósito de aumentar sus ventas. El problema de fondo radica en que, desde el punto de vista del que los produce, éste no vende si a los niños no les gusta su producto, por carecer de un color atractivo y un sabor agradable; y en lo que concierne a los padres de esos niños, éstos jamás podrán aumentar el coeficiente intelectual de sus hijos, con dosis insignificantes de nutrientes contenidos en multivitamínicos repletos de azúcar, lactosa, gluten, colorantes y saborizantes artificiales.

Requerimientos nutricionales para potenciar la mente de los niños

niñoDado este dilema, la Fundación MicroMédix está convocando al menos a tres laboratorios del ramo nutricional, para que produzcan un multivitamínico que mejore las capacidades cognitivas de niños de varias edades, a fin de que sin ningún tipo de aditivo artificial, podamos potenciar sus mentes, independientemente de que exista o no una discapacidad. La Fundación MicroMédix ya cuenta con la información nutricional, y solo falta el laboratorio o la persona física que estén dispuestos a producir un multivitamínico que cumpla con las especificaciones que hemos acotado en nuestra Receta para Potenciar la Mente del Niño. Se trata de una fórmula con 41 nutrientes, compuesta de vitaminas, minerales y aminoácidos, con un tamaño de porción de 12 cápsulas estándar (no de gel o blandas, para que dado el caso, el polvo contenido en las mismas, se pueda mezclar con algún jugo o agua natural), de manera que se puedan satisfacer los requerimientos nutricionales en los siguientes casos:

Niños con un peso menor o igual a 9 Kg: 2 cápsulas/día
Niños con un peso entre 10 y 18 Kgs: 4 cápsulas/día
Niños con un peso entre 19 y 27 Kgs: 6 cápsulas/día
Niños con un peso entre 28 y 36 Kgs: 9 cápsulas/día
Niños con un peso mayor a los 37 Kgs: 12 cápsulas/día

Los nutrientes a integrar en cada cápsula son:

bebéVitamina A (palmitato), vitamina C (ácido ascórbico), vitamina D3, vitamina E (d-alfa tocoferol),  vitamina K, tiamina (B1), riboflavina (B2), niacinamida (B3), vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12 (metilcobalamina), biotina, ácido pantoténico, calcio (citrato), yodo (yoduro de potasio), magnesio, zinc, selenio, manganeso (gluconato), cromo (picolinato), molibdeno, potasio (citrato), l-glicina, l-ornitina, ácido alfa-cetoglutárico, betaína (trimetilglicina), colina (bitartrato), quercetina, l-taurina, l-glutation, l-tirosina, l-prolina , l-triptófano, acetil-l-carnitina, coenzyma Q10, ácido alfa lipoico, l-histidina, luteína, zeaxantina, boro (citrato) y silicio (extracto de cola de caballo estandarizado).

Las dosis y unidades (mcg, mg y UIs) de cada nutriente, para el tamaño de la porción especificada (12 cápsulas), se proporcionarán a cada uno de los proveedores, una vez que confirmen sus deseos de participar en el proyecto.

El caso de Andrea

PadresUna hermosa bebé de apenas 4 meses con síndrome de Down, se convirtió, por así decirlo, en la musa que estábamos esperando para hacer que el sueño de muchos padres se hiciera realidad. Asimismo, la pésima calidad de los multivitamínicos pediátricos que ofrece la industria farmacéutica y el mercado de los suplementos alimenticios, nos impulsó a que encontráramos a toda costa, una solución acorde con el peso y las necesidades cognitivas específicas de Andrea. Necesitábamos también individualizar el tratamiento, tomando en cuenta la sintomatología, así como la historía clínica de esta pequeñita: el estado de su sistema inmune, sus antecedentes cardiovasculares, sus posibles problemas digestivos, sus dificultades respiratorias, etc.
Habida cuenta de que ni con Google habíamos hallado algo que valiera la pena, nos dedicamos a buscar en tiendas naturistas, un producto que cumpliera al menos con la mayor parte de los requisitos de las vitaminas del complejo B para el caso de una bebé Down de menos de 9 Kgs (a la fecha Andrea pesa poco más de 6 Kg).

Los requerimientos diarios de Andrea para este grupo de vitaminas son:

– Tiamina (vitamina B1): 7.5 mg
– Riboflavina (B2): 7.5 mg
– Niacinamida (B3): 8.3 mg
– Ácido pantoténico (B5): 7.5 mg
– Piridoxina (B6): 5.8 mg
– Metilcobalamina (B12): 167 mcg
– Ácido fólico (B9): 133 mcg
– Biotina (B7): 83 mcg

Amarillo 3 CI-15985Después de contactar a unos cuantos proveedores, encontramos en la Ciudad de Cuernavaca, Mor., un producto como el que aparece a su izquierda. A pesar de que ese suplemento no cubría ni con el 50% de los requerimientos nutricionales de Andrea, valió la pena analizarlo, pues eso nos permitió evaluar el riesgo que representaría el nutrir a un bebé, con un suplemento al que se le ha agregado un colorante artificial como el Amarillo 3 CI-15985 (pulse sobre la imagen para agrandarla).
En el sitio de Food-Info, me enteré de los efectos secundarios que puede ocasionar ese colorante artificial: “Dado que éste es un colorante azoico, puede provocar intolerancia en las personas sensibles a los salicilatos. Además, es un liberador de histamina, lo cual podría intensificar los síntomas de un asma. En combinación con los benzoatos, también está implicada en la hiperactividad en los niños“. ¿Se da cuenta usted de lo que hay detrás de unas cuantas tabletas de un suplemento como este?

takisOtro colorante artificial muy parecido al anterior, es el Amarillo 5 o E102, mejor conocido como tartrazina. Esta otra aberración que emplea la industria alimentaria para enmascarar el aspecto desagradable y la baja calidad de un producto, la encontramos no solo en muchos de los suplementos alimenticios y fármacos pediátricos, sino en una gran cantidad de golosinas, botanas, dulces y comida chatarra en general (derecha). Sus efectos secundarios son aún más nefastos que los producidos por su hermano menor, el Amarillo 3, pues existe evidencia de que la tartrazina podría estar ocasionando migrañas, falta de atención, hiperactividad, alergias, visión borrosa, fatiga y ansiedad, tanto en niños como en personas afectas a los alimentos procesados o a los multivitamínicos demasiado industrializados [1].

Mi intención al exponer las carencias de estos suplementos, no es la de desprestigiar a los fabricantes o a las marcas de los productos en cuestión, sino de alertar a nuestros lectores, de los aspectos que deberán tomar en cuenta a la hora de seleccionar un multivitamínico para potenciar las mentes de sus vástagos, o de consentir el consumo de esa comida chatarra a la que hecho alusión en el párrafo anterior.

Multimax KidOtro producto que ilustra muy bien los desvaríos de la industria de los multivitamínicos para niños, es el que aparece en la imagen adjunta.
Este suplemento llamó mi atención no precisamente por ser un prototipo de complejo B, sino por el hecho de no contener ácido fólico y por su gran contenido de azúcares. No me explico cómo podría un niño mejorar su lucidez mental (memoria, atención, creatividad y aprendizaje), tomando las vitaminas que aparecen en esta imagen, si al mismo tiempo está consumiendo 3 gramos de azúcar por cada 1.5 mg de tiamina. Esta vitamina es la que la Dra. Ruth F. Harrell, de la Old Dominion University, prescribió hace más de 30 años, a un grupo de 17 niños con retraso mental, para elevar su coeficiente intelectual (IQ). No obstante, si quisiéramos igualar la dosis de tiamina que necesita Andrea haciendo uso de este suplemento, nuestra musa estaría recibiendo también, cinco veces más azúcar (7.5/1.5 =5), es decir, 15 gramos. De acuerdo con Holford y Lawson [3] y nuestra entrega del 6 de febrero de 2015, esto sería tanto como estar disminuyendo su coeficiente intelectual [4]. Y eso que no hemos considerado el saborizante de mandarina que el fabricante agregó a su “multivitamínico”.

Y así podría yo continuar exponiendo más ejemplos de cómo el negocio de los mutivitamínicos engaña al consumidor, con esa mercadotecnia llena de artilugios. En mi publicación del 28 de Agosto de 2013 [5], expuse lo absurdo que es tratar de elevar el coeficiente intelectual de cualquiera, administrado 2 mg diarios de tiamina. Como hemos visto en el ejemplo anterior, ni Andrea lo conseguiría con esa dosis (véase más arriba, requerimientos diarios de Andrea para el grupo de vitaminas del complejo B).

niña con ansiedadEs por eso que necesitamos recurrir a una fórmula hecha a la medida de Andrea y de otros niños que podrían estar necesitando estos nutrientes para mejorar su rendimiento intelectual. Entiéndase bien, no es condición necesaria que un niño o una niña tenga que estar afectado(a) de sus facultades mentales, para vitaminarla en la forma y con las dosis que aquí estoy recomendando. Si su hija(o) no está rindiendo lo suficiente en sus asignaturas, o tiene problemas de personalidad, puede ser que necesite un multivitamínico como el que aquí estoy proponiendo, aún cuando él o ella no muestre señales de un trastorno mental.

saborizante artificialLa industria de los alimentos procesados está deteriorando no solo las capacidades cognitivas de nuestros descendientes, sino lo que es peor: está acabando con sus sistemas inmunes. Le repito, y tómelo muy en serio: no permita que su hijos anden por ahí consumiendo ese montón de botanas, golosinas y bebidas llenas de sustancias químicas, porque después de años de ingesta constante, podrían desarrollar adicción a las mismas [4], y presentar uno o varios de los síntomas que mencioné anteriormente, a propósito de los efectos secundarios de los colorantes.

Pero entonces, si la mayoría de los suplementos comerciales presentan esos inconvenientes, ¿qué sería lo más recomendable para Andrea? Por descontado que la leche materna. ¿Pero qué pasa, si por cualquier razón, la mamá no está en posibilidad de amamantar a su bebé? Este es el caso de Andrea y es algo que se da muy a menudo en las comunidades que dan por sentado que la fórmula enlatada es una gran ventaja de la era moderna. En algunas redes sociales, hay quienes comentan que la industrialización de los alimentos es parte del avance tecnológico, y por lo tanto no puede ser tan mala como lo afirmamos los consejeros de la medicina natural. Analicemos esta situación más de cerca para averiguar qué tan acertada puede ser una aseveración como esa.

fórmula 1La fórmula, que nos es otra cosa que leche de vaca en polvo enriquecida con vitaminas, minerales y hasta con aminoácidos en el mejor de los casos, es un ejemplo clásico de cómo nuestro entorno influye en la forma en la que nuestros genes se expresarán, conforme vayamos creciendo. Esto lo demostré ya en una entrega anterior [6]. El problema con la fórmula, es que no se parece en nada a la leche materna, según se infiere de las tablas 2 y 3 que Cheraskin presenta en su interesante artículo [7], en donde compara las cantidades de vitaminas y minerales contenidas en ambas leches. Y si inspeccionamos con cuidado la información nutricional de la fórmula con la que Andrea está siendo alimentada (derecha), notamos que tiene una cantidad de azúcar tan elevada, que hasta podría influir de manera negativa en su coeficiente intelectual (pulse sobre la figura para agrandarla). Obsérvese también que la fórmula de Andrea añade caseína a sus ingredientes, y aunque la leche materna también la contiene, en ésta última se encuentra en una proporción mucho menor, del orden de 11 veces menos que en la de vaca [8].

La lactosa de la leche de vaca, no es algo que esté muy acorde con las necesidades nutrimentales de cualquier niño, y es por ello que algunos laboratorios farmacéuticos se han esmerado en sacar al mercado, versiones de fórmulas sin lactosa, pensando en ese gran número de infantes que presentan intolerancia a la misma. En mi opinión, valdría la pena cambiar la fórmula que actualmente está tomando Andrea, por una que contenga menos azúcares, sin lactosa ni caseína, y que de ser posible, proporcione los aminoácidos triptófano, prolina, tirosina y glicina, que son los que hemos sugerido como parte de nuestra receta (ver el apartado de “Requerimientos nutricionales para potenciar la mente de los niños”). Y si ésta llegara a tener ácido alfa lipoico, mucho mejor, aunque creo que eso ya sería mucho pedir.

fórmula 2Con todo, se ve difícil que la fórmula pueda algún día reemplazar a la leche materna, porque eso sería tanto como tratar de igualar las propiedades del calostro humano. Existe desde luego un calostro de bovino que se usa en casos de permeabilidad intestinal, cuando los niños mayores y los adolescentes que no tuvieron la suerte de ser alimentados con leche materna, terminan desarrollando trastornos mentales como el autismo, el TOC, la bipolaridad y la esquizofrenia. Por favor no me mal interprete, no estoy diciendo que todo bebé que haya sido alimentado con fórmula, desarrollará posteriormente alguno de esos trastornos. Solo estoy afirmando que la propensión a padecer cualquiera de ellos, va a ser mayor en los jóvenes que no fueron amamantados con calostro humano. Técnicamente, eso significa que la probabilidad de que se exprese (active) alguno de los genes asociados a esos males, aumenta en estos casos. Recuerde que la genética no lo es todo. La nutrición determina también cuándo y de qué nos enfermamos.

Más allá de la importancia que reviste el que un bebé sea alimentado en sus primeros meses con leche materna y por lo tanto de calostro humano, tuvimos que buscar un suplemento que satisficiera los requerimientos nutricionales de Andrea.

Información Nutrimental Complejo B PronatA reserva de contar posteriormente con el multivitamínico ideal, lo mejor que pudimos conseguir fue un complejo B (derecha) que cumple en cierta medida con algunas de nuestras especificaciones. La limitación aquí ha sido sin lugar a dudas el ácido fólico. Usted no puede darle a una bebé Down de escasos 4 meses, más de 133 mcg diarios de folato, aunque sí existe cierta tolerancia, dado que a esa cantidad habrá que agregarle la que aporta la fórmula de Andrea. Atendiendo a la información nutrimental de la imagen adjunta, nuestra querida musa deberá tomar, mezclada con uno, y solo uno de los biberones que acostumbra a tomar durante el día, el polvo que hay en una cápsula de este suplemento, de tal manera que esté recibiendo 128 mcgs diarios de ácido fólico (384/3 = 128). Note que de niacina hemos obtenido exactamente 7.6 mg, algo muy cercano a los 8.3 mg que necesita un bebé Down de menos de 9 Kg.

Lamentablemente, las dosis para las vitaminas B1, B2 y B5, aunque ciertamente seguras, quedan muy por debajo de nuestros requerimientos, al dividir entre 3 sus respectivas dosis, razón por la cual estamos explorando justamente un multivitamínico hecho a la medida de nuestra Receta para Potenciar la Mente del Niño, que es como si fuera una carta a Santa Claus, a nombre de todos esos niños y niñas, que sin proponérselo, nos invitan día a día a redefinir el concepto de discapacidad.

Pablo PinedaY que mejor que  escuchar lo que tiene que decir a ese respecto, el mismísimo Pablo Pineda (izquierda), un ser humano fuera de serie, que a fuerza de empeño y entusiasmo ejemplares, logra convertir en realidad sus sueños, demostrando así que las diferencias que él percibe en sus semejantes, lejos de intimidarlo, lo impulsan a trascender las barreras que la misma sociedad le impone.
Y a propósito de barreras a superar, el que las dosis de algunas vitaminas del complejo B que seleccionamos no hayan cumplido al 100% con nuestras expectativas, no es algo que le vaya a impedir a Andrea desarrollar sus facultades mentales. Hemos concebido un botiquín de microdosis de plantas medicinales y una más de DMAE (Natural B complejo B Pronatdeanol), a fin de compensar lo que no pudimos conseguir con la marca comercial de complejo B que aparece a su derecha. Las microdosis de hecho, son muy recomendables para los pequeñines, ya que como apuntaba yo en mi entrega dedicada al síndrome de Down, éstos se recuperan muy rápido, con las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales (la fuerza de la naturaleza). En esa misma publicación, describí cómo un adolescente canadiense respondía muy bien al deanol, cuando lo tomaba como suplemento. Como Andrea no puede todavía deglutir ningún tipo de píldora, se nos prendió el foco y elaboramos una microdosis de este precursor de acetilcolina, para que su mamá se lo pudiera dar por la vía oral en forma de gotas, una cuatro veces al día. Esta microdosis, junto con las de Pasiflora, Cardo mariano,  y Ginkgo biloba,  aumentarán la atención y mejorarán la memoria de Andrea. Le facilitarán en un futuro, el aprendizaje de las palabras y marcarán la diferencia a la hora de desarrollar sus capacidades motrices. Por su parte, las microdosis de las plantas Gobernadora y Estafiate, entrarán en escena cuando sobrevengan problemas en su sistema inmune (el estafiate puede bajar la fiebre en media hora, administrando en este caso, una gota sobre la lengua, cada 5 minutos).

niñaFue así como integramos una receta para una bebé que con el tiempo, evolucionará no solo conforme lo dicten sus genes, sino como su entorno (la nutrición, sus amigos, los libros que lea, la música que escuche, etc.) y sus padres lo determinen. Al resto del mundo nos corresponderá tener muy en cuenta lo que Pablo Pineda siempre ha recalcado en sus múltiples conferencias: que el trato sin distinciones de género, raza, educación, edad y condición socio-económica, debe ser también aplicable a los rasgos físicos heredados, porque éstos también son parte de la individualidad bioquímica que caracteriza al género humano.

Aerodinámicamente el abejorro no debería volar, pero no lo sabe, por lo que va y vuela de todas maneras“… Mary Kay Ash.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 9 de julio de 2016


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] http://www.livestrong.com/article/370945-health-effects-of-yellow-5-food-coloring/
[2] López González Sergio. Suplementos para potenciar la creatividad, la memoria, la concentración y la inteligencia. Fundación MicroMédix. Mayo 16, 2015.
[3] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona
[4] López González Sergio. Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes. Fundación MicroMédix. Febrero 6, 2015.
[5] López González Sergio. Síndrome de Down: el poder insospechado de la medicina ortomolecular a tu alcance. Fundación MicroMédix. Agosto 28, 2013.
[6] López González Sergio. El poder curativo de las creencias y el coraje de vivir. Fundación MicroMédix. Diciembre 29, 2015.
[7] E. Cheraskin, The Myths of Milk. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 9, No. 3, 1994, pág. 152.
[8] La leche humana, Composición, Beneficios y Comparación con la Leche de Vaca. Manual de lactancia para profesionales de la salud. Comisión de Lactancia Minsal, UNICEF. Editoras C. Shellhorn, V. Valdés. Ministerio de Salud, UNICEF, Chile 1995.