Medicina Natural

Medicina Alternativa Personalizada. Consultorio


Deja un comentario

Hipotiroidismo: el fenotipo de la esquizofrenia ignorado por la psiquiatría

A una persona que nunca ha oído hablar de la medicia ortomolecular, o que ha sido engañada por el sistema tradicional de salud mental, nunca se le ocurriría que una disfunción de la glándula tiroides pudiera ser la causa de ese conjunto de síntomas que mantiene alejados de la realidad, a un 10% de los pacientes con esquizofrenia. Ningún psiquiatra aceptaría tratar con yodo, selenio, tirosina y/o fenilalanina, a un paciente que según su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”, es un “enfermo mental”.

Sin embargo, una vez confirmado un diagnóstico de hipotiroidismo con síntomas psicóticos evidentes, dicho tratamiento a base de nutrientes administrados en dosis terapéuticas (ortomoleculares), constituye una muy buena solución para algo que la psiquiatría habría preferido tratar con antispsióticos, ansiolíticos y/o antidepresivos sintéticos.

Hipotiroidismo y psicosis: lo que la psiquiatría prefiere obviar y que todo paciente debe saber 

Si eres psiquiatra mejor ni sigas leyendo, porque lo que voy a develar aquí podría no agradarte, y tal vez termines tomándote uno de esos estabilizadores de ánimo que tú muy bien sabes “no produce efectos secundarios“. Ahora que si eres un paciente diagnosticado con esquizofrenia por un señor de bata blanca como el que acabo de correr de este que es tú sitio, creo que estás en el lugar indicado para resolver tu problema con medicina alternativa. Por favor no me mal interpretes, lo que voy a exponer aquí no aplica para todo paciente con deficiencia tiroidea, pero sí a ese 10% de pacientes que mencioné con anterioridad.

Aun cuando Carl Pfeiffer [1] no identificó al hipotiroidismo como una de las principales causas de la esquizofrenia, sí dejó muy claro cómo una deficiencia tiroidea puede explicar una parte muy peculiar de su etiología. De hecho, La psicosis clásica causada por una deficiencia tiroidea se conoce como locura mixedematosa [2].  Hoy en día, basta con realizar una simple búsqueda en Google con las palabras clave psychosis due to hypothyroidism para darle la debida importancia a lo que Pfeiffer y otros grandes referentes de la medicina ortomolecular nos legaron. Al momento de estar escribiendo estas líneas, esa búsqueda arrojó 532,000 vínculos.

A pesar de los esfuerzos que todos esos hombres de ciencia han hecho por naturalizar la medicina, la corriente médica controlada por la industria farmacéutica, nos ha estado vendiendo por años, la idea de que la mejor medicina es la que se fabrica en el laboratorio. En el caso particular del hipotiroidismo, su producto estrella viene a ser la levotiroxina. La L-tiroxina o T4 sintética, que es también como se le conoce a esta forma sintetizada de hormona tiroidea, es la que usan los señores de bata blanca como reemplazo hormonal en pacientes con problemas de tiroides.
Y es así como la medicina alopática pretende mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados de la glándula tiroides: reemplazando la hormona natural conocida como tetrayodotironina, por una T4 fabricada en el laboratorio. Pero sucede que la tetrayodotironina está compuesta de yodo y tirosina, un mineral y un aminoácido que la glándula tiroides utiliza para sintetizar esa hormona, y si estás dispuesto a complementar tu alimentación con este par de nutrientes para que sea tu organismo y no un laboratorio la que se encargue de sintetizarla, estarás en el camino correcto hacia la curación. Dime una cosa: ¿preferirías ir con un psiquiatra para que te recete un coctel de olanzapina enriquecido con Gabapentin (para evitar las convulsiones que te podría producir la olanzapina) y clonazepam (para calmar la ansiedad que ese mismo antipsicótico te va a ocasionar)?… ¿De verdad lo harías? Porque si es así, creo que a ti sí te conviene seguir leyendo. Pemíteme explicarte cómo funciona el sistema de salud que comanda la industria farmacéutica.

Medicina alternativa para el tratamiento natural de la psicosis causada por hipotiroidismo

En el mejor de los casos, los departamentos de mercadotecnia de esta industria, organizan convenciones, congresos, seminarios y eventos parecidos para montar un escenario que les permite exhibir al máximo, la crema y nata de la comunidad científica médica. Se trata de que los médicos escuchen lo que tiene que decir una autoridad reconocida a nivel mundial, a cerca de los últimos avances de su especialidad, o dicho de una manera más coloquial, sobre el último grito en materia de salud.

Todo está en invitar a varias eminencias, para que a cambio de una generosa retribución económica, hablen sobre las bondades de un fármaco que al laboratorio en cuestión le ha costado millones de dólares sacar al mercado, y que ahora debe promoverse para obtener el ansiado retorno de inversión.
La T4 entonces ha sido promocionada de esa manera para convencer tanto a la comunidad médica como al público en general, de que no hay mejor tratamiento para el hipotiroidismo que el reemplazo de esa hormona.

Con el tiempo, esos mercaderes de salud llegaron a convencer a sus soldados de bata blanca, de que la mejor forma de tratar el hipotiroidismo es administrando levotiroxina. A este respecto, Rouzier escribió:
“Frecuentemente nos enseñan que la administración del compuesto sintético T4 es mucho más eficaz que la anticuada y difícil de regular, Armour thyroid®. La FDA recientemente multó a Knoll Pharmaceuticals con $90 millones por manipular los resultados de los estudios para convencer a los médicos de la superioridad del Synthroid (T4), mientras que hay datos recientes que indican lo contrario. Sin embargo, aún existen prejuicios contra la combinación de T3 y T4, que es el régimen que nosotros estimamos supera a los demás. Analizamos a los pacientes que tomaban Synthroid para evaluar qué tan adecuada era la conversión de T4 a T3. Nuestros datos revelan que la conversión de T4 a T3 en pacientes tratados con T4 sintética es inadecuada. Dichos datos respaldan el uso de una combinación de T4 y T3 (Armour thyroid®), tal como lo recomendó recientemente un artículo en el New England Journal of Medicine. Lo apropiado es medir y monitorear la T3 libre, que es la hormona activa primaria” [2] (las negritas son mías) .

Abram Hoffer y otros especialistas encontraron que la administración de tiroides disecada es una mejor opción que la T4 sintética, debido a que es así como se pueden combinar los efectos de todas las hormonas tiroideas, no solo los de la T4. Productos como Armour thyroid® (derecha), que son una combinación de T4, T3 y T2 elaborada con tiroides porcina seca, funcionan mucho mejor que la levotiroxina. No obstante, Hoffer señaló que para que el tratamiento sea efectivo, las dosis deben ser suficientemente grandes (ortomoleculares), entendiéndose por dosis suficientemente grandes aquellas que el paciente puede tolerar, justo antes de que las pulsaciones por minuto alcancen las 110/120 ppm (ob. cit., pág. 206). Y dado que esto obligaría al paciente a estar monitoreando continuamente este signo vital, lo que recomendamos los especialistas de la Fundación MicroMédix es dejar que el cuerpo produzca la cantidad de hormonas que necesita, administrando en vez de tiroides disecada, nutrientes ortomoleculares como el yodo, la tirosina, el selenio, el zinc, la niacina, la vitamina B12 y antioxidantes como el ácido alfalipoico y las vitaminas C y E.

Suplementos clave para la síntesis de todas las hormonas tiroideas

Yodo

El yodo es un oligoelemento cuya deficiencia se corrige fácilmente tomándolo como suplemento. El bocio (izquierda) es una inflamación de la glándula tiroides que se desarrolla cuando esta glándula no dispone de suficiente yodo para fabricar hormonas. En un intento por tratar de atrapar más yodo, las células de esta glándula aumentan de tamaño, ocasionando que el cuello se hinche. Sin una apropiada suplementación, el paciente desarrollará hipotiroidismo, con síntomas que varían de persona a persona, siendo los más comunes la fatiga, el cabello seco, la lentitud, el aumento de peso y la sensación de frío en el cuerpo. En estas condiciones, el hipotiroidismo podría se más difícil de tratar únicamente con yodo, pudiendo ser necesaria la administración de tiroides disecada.

Además de estabilizar nuestro peso corporal y controlar nuestros niveles de colesterol, el yodo estimula la producción de hormonas tiroideas (como la T3 y la T4), que a su vez regulan la conversión de grasa en energía. Estas hormonas también son necesarias para formar nuestros huesos, así como para mantener nuestra piel, uñas, cabello y dientes en óptimas condiciones. El yodo también se usa como antibiótico para combatir eficientemente todo tipo de infecciones y como tratamiento natural del cáncer de próstata, de mama y de útero. Con una deficiencia de este mineral, uno podría sufrir de estreñimiento, obesidad, debilidad y como ya lo señalé, hasta de psicosis.
Otras enfermedades menos comunes pero que podrían presentarse también por deficiencia de yodo, son el cretinismo en los recién nacidos, que trae consigo un retraso en el crecimiento y un proceso inflamatorio; la enfermedad fibroquística de mama; el endurecimiento de las arterias y el retraso mental. El yodo se elimina rápidamente por lo que resulta difícil intoxicarse con este mineral, y lo más que puede pasar con un exceso del mismo, es un brote de acné o la aparición de erupciones en la piel. Para evitar cualquier problema, te recomendamos complementar tu dieta con un suplemento de yodo de alta calidad como el que aparece a tu derecha: yodo lugol al 5%.

Tirosina

La tirosina es un aminoácido no esencial, y se le llama así no porque no sea esencial en la alimentación, sino porque el cuerpo es capaz de sintetizarla a partir de otras sustancias, como la fenilalanina. Se aisló por primera vez de la caseína en 1849 y es rica en insulina y papaína. Es un precursor de los neurotransmisores norepinefrina, epinefrina y dopamina y por lo tanto, de la levodopa. Se utiliza para producir tiroxina, cuya función consiste en controlar el crecimiento, el metabolismo, la piel y la salud mental. Espero quede claro entonces que la tirosina y la tiroxina son dos cosas bien diferentes.

La tirosina o L-tirosina (derecha) participa en la síntesis de muchos productos bioquímicos importantes, incluidas las hormonas tiroideas, los pigmentos biológicos de la melanina y las catecolaminas. La acción de este suplemento en las funciones cerebrales es clara por su relación con la dopamina y la norepinefrina. También es útil para suprimir el apetito y reducir la grasa corporal (obesidad y sobrepeso), la producción de pigmentos para la piel y el cabello, así como para garantizar un funcionamiento adecuado de la tiroides y de las glándulas pituitaria y suprarrenales. Se usa para reducir el estrés y ayuda a prevenir y tratar la narcolepsia, la fatiga, la ansiedad, la depresión, las alergias, los dolores de cabeza y el síndrome de abstinencia por medicación. Por ser un elemento esencial para conservar la piel, el cabello y los pigmentos oculares en óptimas condiciones, su carencia podría dar lugar a un síndrome conocido como albinismo oculocutáneo, que se caracteriza por la incapacidad de formar pigmentos de melanina (véase también lo que comenté a cerca de las canas prematuras en el ensayo intitulado “La informática biomédica en el diagnóstico y la prevención de la esquizofrenia y otros trastornos de la personalidad“.

Siendo precursor de tiroxina, es de esperar que su deficiencia provoque hipotiroidismo, incluidos el agrandamiento de la glándula tiroides (bocio) y el retraso grave tanto del crecimiento como del desarrollo del sistema nervioso central. Una deficiencia de tirosina también puede producir baja presión arterial, baja temperatura corporal (incluyendo manos y pies fríos) y síndrome de piernas inquietas. Prescrita junto con el triptófano se ha empleado con cierto éxito para tratar el abuso de la cocaína. En resumen, los síntomas que delatan una deficiencia de tirosina son:

– baja temperatura corporal y baja presión arterial
– Apatía
– Edemas
– Fatiga/debilidad
– Cambios en el estado de ánimo
– Dolor en las articulaciones
– Síntomas gripales
– Aumento de peso
– Voz ronca
– Cabello seco y alteraciones en la pigmentación de la piel

Selenio

Dos de las principales características terapéuticas de este mineral son su propiedad antienvejecimiento y su capacidad para expulsar del cuerpo radicales libres y metales pesados como el mercurio, el plomo y el cadmio. Es útil para combatir infecciones, ya que estimula una mayor respuesta de los anticuerpos a las infecciones, promueve más energía en el cuerpo y si bien ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia en las mujeres, también ayuda al varón a producir espermatozoides sanos. De acuerdo con el Dr. Sanil Rege, la T3 es la hormona activa, y la conversión de T4 a T3 requiere selenio [4].

Cómo descartar/confirmar un hipotiroidismo: análisis clínicos y sintomatología

En lo que concierne a los análisis clínicos, los procedimientos generalmente aceptados para diagnosticar un hipotiroidismo, establecen que son los niveles de la hormona estimulante de la tiroides, mejor conocida como TSH (por sus siglas en inglés), los que determinan, cuándo un paciente ha desarrollado hipotiroidismo. Esto significa que la posibilidad de una deficiencia tiroidea se descarta cuando en un análisis clínico, el nivel de la TSH aparece normal. Se habla de hipertiroidismo cuando las pruebas de laboratorio muestran niveles muy bajos de TSH y niveles muy altos de T4 y T3. En el hipotiroidismo, la TSH es muy alta y los otros valores son bajos (en las imágenes adjuntas se puede ver un ejemplo de un perfil tiroideo que dio positivo para hipotiroidismo. Pulse sobre las mismas para ver los detalles).

Hipotiroidismo con valores de TSH y T4 normales

Pero existen casos de hipotiroidismo en los que  la T4 se encuentra en cantidades suficientes. Esta es una condición que se conoce como síndrome de enfermedad eutiroidea, o síndrome de T3 baja. La TSH aparece normal (o posiblemente un poco baja); pero los niveles de T3 son bajos. Hasta cierto punto, esto representa una actividad normal de la glándula tiroides con una formación periférica reducida de T3 a partir de T4, y es una condición que se llega a presentar en algunas personas mayores. La conversión a T3 disminuye con el envejecimiento y con el estrés severo ocasionado por quemaduras, restricción de calorías, exposición a productos químicos y/o metales tóxicos, alcoholismo, oxidación excesiva, enfermedad hepática o renal, exceso de ejercicio y falta de sueño.

Rouzier [5] examinó a 671 pacientes con problemas de tiroides. Un total de 262 pacientes tenían niveles muy bajos de T3, y el resto los tenía algo bajos. Todos ellos tenían temperaturas corporales menores a los 36.1 ° C. La adición de tiroides que contenía tanto la hormona T4 como la T3 corrigió su temperatura corporal a 36.6 ° C, lo que redundó en una mejoría. Después de encontrar una buena correlación entre la temperatura corporal y los niveles de T3, Rouzier concluyó que la TSH sola no debía usarse como único criterio para determinar la deficiencia tiroidea.

Por su parte, el Dr. Broda Barnes [6],[7] descubrió que la prueba más simple de todas era la temperatura corporal, y que cuando los pacientes tenían bajas temperaturas basales, respondían bien al tratamiento con tiroides disecada. Uno de los trabajos de Langer [8] resume lo alta que es la incidencia de hipotiroidismo, el cual puede ser fácilmente diagnosticado a través de los síntomas clínicos, incluida la temperatura basal corporal y la respuesta a las preparaciones de tiroides disecadas.

El libro de Shames & Shames [9] es una excelente referencia para esclarecer el por qué uno no debe guiarse exclusivamente por los valores de la TSH, sino considerar también el monitoreo de los niveles de la T3. De acuerdo con estos autores, cualquier valor de la TSH superior a 3 debería generar sospechas. Ellos, al igual que Barnes y Langer, recomiendan la valoración del cuadro clínico, siendo la temperatura basal corporal el signo de mayor importancia a vigilar.

Cuadro clínico a considerar para realizar el diagnóstico

Las preguntas a responder para valorar a un paciente que sospechamos ha desarrollado hipotiroidismo, son las siguientes:

1. ¿Debilidad (cansancio/fatiga) crónica? (S/N)
2. ¿Estreñimiento? (S/N)
3. ¿Dolor en las articulaciones? (S/N)
4. ¿Bocio? (S/N)
5. ¿Grasa en exceso (obesidad o sobrepeso)? (S/N)
6. ¿Intolerancia al frío? (S/N)
7. ¿Cambios en la piel y/o el cabello (color, desprendimiento, canas prematuras, resequedad, etc.)? (S/N)
8. ¿Baja temperatura basal corporal (la que se toma inmediatamente al despertar, con un termómetro colocado debajo de la lengua)? (S/N)

El criterio a seguir aquí para sospechar de un hipotirodismo, es contabilizar las respuestas afirmativas a esas ocho preguntas. Entre mayor sea el porcentaje de preguntas afirmativas, mayores serán las probabilidades de que el paciente haya desarrollado hipotiroidismo.

Un par de consejos finales que te ahorrarán muchos sinsabores

Si estás experimentando alucinaciones (auditivas y/o visuales), obsesiones, delirios paranoicos, miedo, desconfianza, resentimiento, depresión, cambios de humor y pensamientos suicidas; antes de consultar a un psiquiatra, primero verifica si también tienes fatiga crónica, sobrepeso; si sientes muy frías tus manos y tus pies; si se te cae el pelo o se te ha decolorado y si tu temperatura corporal por las mañanas es baja. Si la mayoría de este segundo conjunto de síntomas coincide con lo que a ti te está molestando, entonces tal vez te convenga ordenar un examen de tiroides para confirmar un hipotiroidismo.

Si tuvieras dudas sobre tus análisis, contáctanos para que te ayudemos a interpretarlos, porque cualquiera que haya sido el resultado, ten la seguridad de que tu problema se puede corregir con un tratamiento natural como el que aquí he descrito.

Asimismo, es muy importante que sepas que el éxito de cualquier tratamiento alternativo, solo se puede conseguir si las dosis de los nutrientes son ortomoleculares, de lo contrario, sí que se cumpliría lo que te han dicho los psiquiatras a propósito de que la medicina natural no sirve para nada. Para que la receta que especifiqué sea efectiva, debe administrarse en dosis suficientemente grandes de nutrientes, esto es, las que son realmente terapéuticas, no las que un médico alópata te recomendaría para convencerte de una manera muy mezquina, que lo que yo he dicho aquí es mentira y que lo único que funciona para la psicosis, es un coctel de antipsicóticos cargado de efectos secundarios.

“No hay hombre de nación alguna que, habiendo tomado a la naturaleza por guía, no pueda llegar a la verdad.”… Cicerón
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de julio de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Carl C. Pfeiffer, Richard Mailloux and Linda Forsythe. The Schizophrenias: ours to conquer. Bio-Communications Press, 1970.
[2] Abram Hoffer. Thyroid and Schizophrenia. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 16, No. 4, 2001.
[3] Does the Thyroid Gland Play a Role in Depression, Anxiety and Psychosis? – Is the TSH enough to diagnose thyroid dysfunction? https://psychscene.com/thyroid-gland-psychiatry/
[4] 15 Little Known Things About Your Thyroid That Can Affect Your Mental Health. https://psychscene.com/thyroid-gland-psychiatry-2/
[5] Rouzier N: Optimal thyroid hormone replacement therapy. 2825 Tahquitz Canyon Way, B200, Palm Springs, CA 92262.
[6] Barnes BO, Barnes CW: Heart Attack Rareness in Thyroid-Treated Patients, Springfield Ill, CC Thomas, 1972.
[7] Barnes BO, Galton L: Hypothyroidism. The Unsuspected Illness. Thomas Y. Crowell Co, New York, 1976.
[8] Langer SE, Scheer JF: Solved: The Riddle of Illness. Keats Publishing, Inc. New Canaan, CT, 1984.
[9] Shames RL, KH Shames: Thyroid Power. Harper Collins, New York, 2001.

Anuncios


8 comentarios

Psiquiatría alternativa: controlando los síntomas del trastorno sin ocasionar efectos secundarios

La psiquiatría es una estrategia que ha empleado la industria farmacéutica por años, para controlar los síntomas de varios trastornos de la personalidad. Su intención es propiciar la farmacodependencia, a través del uso indiscriminado de drogas psicotrópicas.
Dando por sentado que los trastornos mentales son incurables, esa industria alecciona a los médicos para que difundan la idea de que los medicamentos se deben tomar a perpetuidad. El problema es que los médicos llegan a comulgar con esa idea, o bien son sobornados por los magnates farmacéuticos, para que la adopten como estandarte en el ejercicio de su profesión.

Nuestra experiencia

Para erradicar las causas de las enfermedades y demostrar que existen mejores prácticas que las que propone el sistema tradicional de salud mental, nuestros proyectos de investigación se han enfocado más en la curación, que en el control de los síntomas. Si embargo, hemos notado que si los familiares de nuestros pacientes no pueden controlar apropiadamente sus síntomas, la tasa de éxitos tiende a disminuir significativamente. No es fácil manejar a un paciente afectado de esquizofrenia, y mucho menos cuando sus familiares no se ponen de acuerdo.
Hay por ejemplo parejas, en las que uno de sus miembros prefiere ver a su hijo medicado y aislado, que soportar la angustia de verlo riendo a solas, gateando, o explotando en ira contra todo y contra todos.
También hay madres guerreras solteras que después de haber intentado varias estrategias, se han visto en la necesidad de “tirar la toalla” a medio camino, por no poder soportar el estrés que una lucha de esta naturaleza genera. Ha habido padres guerreros que han llegado al extremo de confinar a sus hijos en uno de esos calabozos disfrazados de hospitales psiquiátricos, simplemente porque no han podido manejar los síntomas de ese ser humano que hace más de una década vio nacer, y del que ahora solo se perciben unos cuantos rasgos de lo que solía ser.

Un escenario con estas características debe ser transformado para que el camino hacia la recuperación total, sea más llevadero. Y la mejor forma de conducir tanto al paciente como a sus familiares por un camino menos doloroso, es controlando los malestares del trastorno con el mínimo de efectos secundarios. Hay también varias condiciones que se deben dar para que un tratamiento sea exitoso.

Los detalles de cómo propiciar que se den esas condiciones los puede encontrar en Por qué unos pacientes se alivian y otros no: las diez claves de un tratamiento exitoso“, también de mi autoría.
Pero aparte de las oportunidades que uno mismo debe crear para aumentar la probabilidad de éxito de un tratamiento, existen varias alternativas a las que podemos recurrir para manejar los síntomas de una psicosis, un trastorno bipolar, un trastorno obsesivo-compulsivo y otros trastornos por el estilo. La rama de la fitomedicina que se encarga de tratar y aliviar los síntomas de índole psiquiátrico, es una de ellas.

Primera alternativa: la “fitopsiquiatría”

A finales del siglo pasado, la difusión de los avances de esa parte de la fitomedicina a la que yo llamaría “fitopsiquiatría”, por especializarse en trastornos de la personalidad, había estado limitada a los acervos bibliográficos convencionales, como eran las bibliotecas, las microfichas, las bases de datos y los bancos mundiales de información (DIALOG y ORBIT en aquel entonces).

Esos grandes repositorios se accedían a través de una línea telefónica conectada a un modem de acoplamiento acústico (derecha), que fungía como medio de comunicación entre la base de datos biomédicos y la terminal de impresión que uno empleaba para conocer los resultados de sus búsquedas. Esos eran los accesos remotos que los investigadores de aquel entonces usábamos para mantenernos al tanto de los avances científicos. De un modo u otro, esos sistemas tan precarios de interconexión, eventualmente evolucionarían y se integrarían a una red de múltiples interconexiones popularmente conocida como Internet.

Todos esos medios proporcionaban información explícita. Si no estaba escrito, era muy difícil concebir una nueva idea a partir de lo que en esos medios se podía leer, sobre todo porque la mente humana no es capaz de comparar muchos artículos a la vez, con el fin de identificar relaciones entre términos que a criterio del investigador, son palabras claves. Con las herramientas de hoy, el investigador está en posibilidad de extraer conclusiones a partir de los patrones y tendencias que las máquinas descubren en los datos.

Antes del surgimiento de las redes sociales de Salud 2.0 y del advenimiento de los sistemas expertos, la minería de datos y la minería de texto biomédico, uno no podía inferir conocimiento nuevo valiéndose de esos antiguos medios de información, y los métodos para llevar a cabo un descubrimiento, no eran lo suficientemente eficaces. Los trabajos de investigación tardaban semanas, meses, o incluso años en materializarse. Basta conocer lo que los padres de Lorenzo Odone hicieron por él, para darse una idea de lo que significaron todos esos años de esfuerzo y dedicación (izquierda).

La extracción (minería) de texto es una de las tecnologías de la información que más aplicaciones ha encontrado en el campo de la biomedicina, y nos ha permitido descubrir ese conocimiento que no ha sido escrito explícitamente en cientos de miles de artículos técnicos.
Hoy existen herramientas de software con las que se pueden descubrir terapias alternativas mucho más inteligentes que las que podría recomendarle cualquiera de los psiquiatras que ha consultado, o que podría llegar a consultar en los años que le quedan por vivir.

Arrowsmith por ejemplo, es el software de mineria de texto biomédico que me ayudó a encontrar una alternativa natural para la clozapina. En otra parte de esta misma página publiqué los resultados del estudio relacionado con ese hallazgo: “Microdosis de Akuamma: nueva medicina alternativa para tratar la esquizofrenia y otros trastornos mentales“, en donde documenté con lujo de detalle, cómo es que la alstonina, uno de los alcaloides de esa planta africana, puede emular las propiedades antipsicóticas de la clozapina. Los psiquiatras les dicen a sus pacientes que este antipsicótico es el que menos efectos secundarios ocasiona y sin embargo, es el último fármaco al que recurren… Por algo será.

Resulta que ese algo es la agranulocitosis, una enfermedad que deprime de manera alarmante el sistema inmume del paciente. Y por si eso fuera poco, cuando un psiquiatra prescribe clozapina, suele acompañar su receta con un antiepiléptico, porque sabe perfectamente que dicho antipsicótico también puede ocasionar convulsiones. Desde luego que esto último no se lo dice ni al paciente ni a sus familiares, pues en ese momento es el amo de la situación: un CuasiDios en potencia que no permite ser cuestionado sobre los efectos secundarios de todo lo que ha recomendado tomar en esa receta que parece haber sido escrita en piedra.

Y eso es tan solo un ejemplo del estado de la situación. Si quiere usted darse una idea más clara de lo que frecuentemente tienen que enfrentar muchos padres de hijos con trastornos de personalidad, lo invito a que conozca el modus operandi de ese modelo de negocio creado por la industria farmacéutica.
La buena noticia es que ahora la medicina alternativa va más allá de los remedios de la abuela, y ha dejado de evocar esa imagen que antiguamente se asociaba a las prácticas del médico brujo, del chamán, o de aquel exorcista al que había que pagarle para que liberara al enfermo de sus demonios internos.

La fitopsiquiatría, por llamarle de alguna manera, está surgiendo como un campo de estudio de carácter interdisciplinario, en el que los principios de la fitomedicina, la minería de texto biomédico y la neuropsicofarmacología (no la psiquiatría), se conjugan para suprimir los efectos secundarios de aquellas drogas que supuestamente benefician al paciente; pero que él se rehúsa a tomar por así convenir a sus intereses.

Y le he llamado fitopsiquiatría precisamente porque su objetivo primordial es controlar los síntomas, y nada más. En este contexto, hay que entender que el paciente no está obligado a tomar medicamentos que afecten su estado de ánimo de una manera diferente e inconsistente, porque si bien esos fármacos podrían estar controlando sus delirios y/o alucinaciones (en el mejor de los casos), es muy probable que lo estén deprimiendo, que estén propiciando su aislamiento social, alterando el movimiento de algunas de sus extremidades (efectos extrapiramidales), ocasionando ansiedad, agresividad, falta de concentración, etc.

Y si alguien insiste en la medicación o el confinamiento involuntarios, será más bien por ignorancia, o porque le conviene defender los intereses del sistema tradicional de salud mental. Los soldados de bata blanca obtienen muchos beneficios mientras están en contubernio con el ejército farmacéutico. Cuando no lo están, pierden su licencia y son vetados por el mismo sistema que los vio crecer (pulse en el vínculo inmediato anterior para ver cómo se las gastan los príncipes de la salud).

Para ilustrar cómo ha evolucionado la fitopsiquiatría, en la imagen adjunta muestro cómo encontré un sustituto herbal para el Lurasidone (Latuda), extrayendo datos biomédicos de Medline con la herramienta de minería de texto Arrowsmith. Ingresando la palabra clave “Lurasidone” como descriptor de la primera literatura a explorar, y como segundo descriptor la palabra clave “herb“, obtuve la lista de téminos B que vinculan implícitamente a ambas literaturas, según lo establece el modelo ABC de Swanson.
Seleccionando el vocablo antipsychotic de la lista de términos B, encontré el primer candidato para sustituir al Lurasidone, la Synedrella nodiflora.

Cuando inspeccioné los artículos vinculados por el término d2 receptor, me encontré con un término un tanto extraño que después averigüé se trataba de un alcaloide muy característico de algunas plantas medicinales chinas, como la Stephania intermedia y la Corydalis ambigua (yanhusuo). Se trataba de la stepholidine, una sustancia activa con un gran potencial para el control de los síntomas positivos de la esquizofrenia. Y fue así como esa palabra clave, al combinarla con schizophrenia en una búsqueda muy sencilla en Medline, me llevó a conocer lo que a ese respecto habían escrito Mo J. y otros colegas suyos [1], [2].

Entre otros hallazgos, estos notables investigadores chinos descubrieron que el perfil farmacológico de la “estefolidina” era único en su género, en el sentido de que no solo puede usarse para controlar los síntomas positivos y negativos de la esquizofrenia, sino también para tratar la adicción a las drogas y la enfermedad de Parkinson. Casi nada.
El caso es que valiéndome de un par de herramientas de minería de texto, en menos de tres días ya había yo identificado y analizado tres antispsicóticos naturales que administrados en dosis correctas, tenían el potencial para controlar los síntomas de la esquizofrenia, sin ocasionar efectos secundarios.
Con las facilidades que brinda la tecnología recién descrita, usted o su familiar ya no tienen por qué estar soportando los efectos secundarios de su medicamento.

A fin de cuentas, siempre existirá una planta medicinal con las mismas propiedades terapéuticas del fármaco que le prescribió su psiquiatra, pues como usted seguramente ya lo sabe, la mayoría de las sustancias que componen los medicamentos, son extraídas por los laboratorios farmacéuticos de los alcaloides que la misma naturaleza está proveyendo en una o más plantas medicinales.

Así que si usted ya decidió acabar con todos esos malestares, nos puede contactar para que le ayudemos a encontrar el sustituto natural del medicamento que está tomando.
¿Y a qué otras alternativas podríamos recurir para controlar los malestares de una esquizofrenia, un trastorno bipolar, un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la ansiedad, el mal de Parkinson, el autismo, el síndrome de abstinencia, la depresión y el Alzheimer?
A continuación describo otras cuatro técnicas que combinadas con la fitopsiquiatría, funcionarían muy bien: la psiquiatría ortomolecular, la técnica de las microdosis, la terapia ocupacional y la asistida por animales.

La psiquiatría ortomolecular: antioxidantes naturales para proteger la barrera hemato-encefálica

Linus Pauling definió a la psiquiatría ortomolecular como “la consecución y la preservación de una buena salud mental, a través del aprovisionamiento de un entorno molecular ideal para la mente, especialmente de las concentraciones óptimas de sustancias que normalmente se encuentran en el cuerpo humano, como las vitaminas” [3].

En el número de abril de la revista Science del año de 1968, este gran referente de la medicina ortomolecular escribió: “una anormalidad fisiológica como la disminución de la permeabilidad de la barrera hematoencefálica para la sustancia vital, o un aumento en la tasa del metabolismo de esa sustancia en el cerebro, puede conducir a una deficiencia cerebral y a una enfermedad mental ” [4].
Así como la permeabilidad intestinal afecta el comportamiento de un paciente, un aumento en la permeabilidad de la barrera hematoencefálica ocasionada por bajos niveles de folato y vitaminas B6 y B12, puede hacer que una persona experimente un deterioro cognitivo [5] .
Por su parte, H. Yorulmaz y otros investigadores han confirmado que la vitamina E protege la barrera hematoencefálica, lo que significa que el cerebro se encuentra menos expuesto a la influencia de nanopartículas extrañas que logran llegar hasta esa parte del cuerpo, a través del torrente sanguíneo [6].
En general, procuraremos proteger al cerebro de los agentes patógenos y los radicales libres, echando mano de los antioxidantes más potentes que encontremos, como serían el glutatión, el ácido alfalipoico, el resveratrol y algunos extractos de plantas medicinales, como los del arándano azul y la semilla de uva.

La técnica de las microdosis aplicada a los psicotrópicos de una sola sustancia activa

Si de lo que se trata es suprimir los efectos secundarios de los fármacos que está tomando (psicotrópicos), qué mejor que elaborar una microdosis a partir del medicamento alopático. La única condición que debe cumplir el medicamento objeto de la microdosis, es que no contenga otros compuestos, aparte de la sustancia activa que controla el síntoma en cuestión.

Usted mismo puede preparar la microdosis del fármaco que está tomando, siguiendo las indicaciones que su consejero de salud le dará a lo largo del “Taller de Elaboración de Microdosis de Medicamentos Alopáticos“. En una sola sesión a través de Skype, usted aprenderá a preparar bases hidroalcóholicas de medicamentos alopáticos, con sus correspondientes microdosis. El objetivo del taller es eliminar los efectos secundarios que le están produciendo los fármacos que está tomando. La sesión incluye una práctica de laboratorio en la que usted aprende todo el proceso, desde la selección del fármaco, hasta la fabricación de su propio frasco de microdosis. Si decide tomar el taller, solicite por favor al personal de nuestro Centro de Atención, la lista de materiales que necesitará para llevar a cabo su práctica.

Terapia ocupacional y/o motivacional

Una persona que se encuentra constantemente enfrascada en sus problemas psicológicos y/o fisiológicos, no puede responder óptimamente a ningún tratamiento. Por mucho que esté afectado de sus facultades mentales, siempre existe la posibilidad de que el enfermo encuentre una motivación, un distractor, o alguna actividad que le produzca cierta satisfacción, por pequeña que ésta sea.

La experiencia de implicarse en una actividad y extasiarse con ella, la ha plasmado magistralmente Mihaly Csikszentmihalyi (izquierda) en un obra que intituló “Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad” [7].
Ahí, este profesor y decano del departamento de psicología de la universidad de Chicago, describe cómo algunas personas son capaces de abstraerse en una actividad, al grado de perder la noción del tiempo y de lo que sucede a su alrededor. Dejándose llevar por la pasión que uno encuentra al desarrollar un trabajo manual o una obra que exije cierto nivel de creatividad, se puede recobrar el ánimo y ver las cosas desde una perspectiva diferente.
En principio, cualquier actividad puede inducir esa sensación de embelesamiento en lo que se hace; pero parece ser que el establecimiento de expectativas en cuanto a lo que se obtiene por lo que se hace, es una condición que impide alcanzar ese estado tan anhelado.

No se trata de que el paciente se esfuerce hasta la médula por obtener un premio. La actividad a desempeñar debe seleccionarse de tal manera que propicie el desarrollo del sentido de pertenencia, no de competencia.
Antes de la aparición de los videojuegos, los niños jugaban por el placer de jugar, sin competir. Los niños de hoy (y algunos no tan niños) encuentran esa sensación de ensimismamiento en un videojuego, acumulando puntos para demostrarse así mismos y a sus contrincantes que no son unos perdedores. Ese es su reto, y es la competencia lo que le da sentido a su actividad.

Ahora bien, el desarrollo del sentido de competencia puede ser que le funcione de maravilla al empresario que está buscando aumentar la productividad de sus empleados; pero en el terreno de las terapias ocupacionales resulta contraproducente, porque promueve la respuesta al estrés.
El mejor ejemplo que puedo traer a colación para explicar esta paradoja, es aquella frase que mi padre soltó mientras celebrábamos el doceavo cumpleaños de uno de mis hijos. Al contemplar cómo algunos de los pequeños invitados perseguían con sus ojos, diferentes puntos de la pantalla de su videojuego, exclamó sin disimulo: “esos niños creen que se están divirtiendo; pero no es cierto”.

La razón por la que las personas se llegan a sentir realizadas, no consiste por lo regular en la compensación que reciben por la labor que desempeñan, sino por el placer que sienten mientras lo hacen. Esas personas no celebran el resultado de su trabajo, sino más bien disfrutan del proceso que hace posible dicho resultado. Y no dudo que usted sepa de alguien que le apasione tanto su trabajo, que le haya dicho que lo haría de todas maneras, aún cuando no se le pagara por ello.
Tengo varios casos de pacientes que me dejan muy claro, cómo es que aquellos que sí pueden dejar de reflexionar sobre su condición, mejoran más rápidamente que los que están constantemente pensando en sus síntomas, preocupándose por los efectos secundarios de sus medicamentos y dándole vueltas a ese problema que no han podido resolver.

Hay quienes tienen la idea de que solo se sienten bien depués de tomar un determinado medicamento (como por ejemplo, un ansiolítico), y no conciben que pueda existir un nutriente (suplemento) que pueda producirles el mismo efecto. El poder de la mente mal empleado (efecto nocebo), así como una actitud negativa ante la adversidad y el dolor, impiden una rápida recuperación de la salud, pues es el paciente mismo quien está propiciando ese círculo vicioso.
En contraste con ese estilo de pensamiento, hay pacientes que logran fluir con su actividad, entretenerse o mantenerse ocupados el tiempo suficiente como para olvidar que algo no está funcionando bien en su cerebro, lo cual mejora su respuesta a la relajación.
Tocar un instrumento musical, jugar al fútbol, dibujar, pintar un cuadro, practicar la natación, la gimnasia y la caminata; escribir, leer, jugar al ajedrez, ejercitar la mente con mandalas, jugar al dominó y desarrollar cualquier manualidad, son todas ellas actividades que pueden producir fluidez, lucidez y modificar positivamente la bioquímica del cerebro.

Terapia asistida por animales

Alejandro de Austria fue un caso que nos permitió comprobar, cómo la terapia basada en mascotas puede mejorar los síntomas de un joven aquejado de queratocono.
El queratocono es una afección que se manifiesta de una manera muy similar a la esquizofrenia, y que hasta el día de hoy hemos estado tratando con los suplementos que recomendé en “Queratocono: una alternativa holística para su alivio“. Ahí también relaté cómo los síntomas de nuestro amigo Alejandro, mejoraron notablemente cuando conoció a “Yamba”, un perro que lo estuvo acompañando durante su estancia en algún lugar de los Ángeles California.

En esa publicación, también hice mención de casos de niños autistas que han logrado sentirse mucho mejor tan solo por haber estado en contacto con una mascota. Y es que los animales no cuestionan, no presionan, no juzgan, solo están ahí para intercambiar mensajes que no son verbales; pero que hacen que una persona, especialmente un joven, se sienta identificado y posiblemente cobijado. Creo que la terapia con mascotas funciona porque fomenta también el sentido de pertenencia. Cuando usted pone un niño al lado de un perro, un gato o un hámster, al pequeño no le pasa por la cabeza que hay que competir con él.

La mascota no es un referente que sirva para establecer comparaciones. De alguna manera, el niño se siente aceptado por la mascota, y viceversa.
Searles y Levison llegaron a la conclusión de que un paciente esquizofrénico había mejorado gracias a un perro que vivía con él. De acuerdo con ellos, la relación entre humanos y perros en general, puede hacer que un paciente psicótico vuelva a la realidad. Por su parte, Barker y Dawson reportaron que los pacientes psiquiátricos crónicos que estuvieron con perros durante el tratamiento, estaban menos deprimidos que los miembros en el grupo de control (los que no estuvieron con perros)  [8].

Otros estudios han señalado la importancia que representa este tipo de terapia para los pacientes ancianos con esquizofrenia. A un grupo de pacientes con este perfil se les solicitó que cuidaran durante cuatro semanas, a varios perros y gatos. El resultado del ensayo fue un aumento de la movilidad, los contactos interpersonales y la comunicación; así como un mejor desempeño de las actividades diarias, incluida la higiene y el cuidado personales [9].
Con la intención de tratar la anhedonia, se sometió a prueba la hipótesis de que la integración de animales a la terapia de pacientes esquizofrénicos, mejoraría sus síntomas.  Se formaron dos grupos para realizar la prueba, uno en donde se incluyó un perro, y otro de control (sin perro). El grupo que trabajó con el perro mejoró significativamente su tono hedonista en comparación con el grupo de control. Además, se observó un mejor uso del tiempo libre y una mayor motivación. De acuerdo con Miller e Ingram, una terapia de esta naturaleza puede contribuir mucho a la rehabilitación psicosocial y a mejorar la calidad de vida de los pacientes con esquizofrenia crónica [10].

La soledad es más fácil de soportar en compañía de una mascota, y la terapia asistida por animales se está convirtiendo en un método común de tratamiento para la rehabilitación de muchos pacientes con problemas mentales. Hay mucha literatura sobre este tema y algunos estudios demuestran que la interacción paciente-animal-terapeuta mejora la comunicación, aumenta la autoconfianza, reduce los síntomas de la enfermedad y mejora la calidad de vida del paciente. El perro, el gato, el caballo y los pájaros son los animales que más se usan.

Esta alternativa puede ser empleada para tratar pacientes psiquiátricos aquejados de depresión, esquizofrenia, fobias y problemas de adicción. También se aplica en enfermedades cardiovasculares, demencia, enfermedad de Alzheimer, parálisis cerebral infantil, artritis reumatoide, SIDA, autismo y otros trastornos de la personalidad.
En definitiva, los síntomas de muchas enfermedades pueden mejorar al incluir animales en el proceso terapéutico [11], y si usted todavía no ha comprobado los beneficios de una alternativa como ésta, es probable que eso se deba a que ha subestimado lo que una mascota es capaz de lograr con su encanto.

La psiquiatría alternativa: la sinergia de los cursos de acción anteriores

La mejor alternativa es combinar las técnicas anteriormente descritas, a fin de que el paciente pueda aprovechar al máximo, los beneficios de la sinergia producida por dichos procedimientos. La suma de los efectos de cada una de las alternativas analizadas actuando por separado, no es igual al efecto resultante de su combinación.

 “El todo es mayor que la suma de sus partes”… Aristóteles
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 13 de marzo de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Mo J, Guo Y, Yang YS, Shen JS, Jin GZ, Zhen X. Recent developments in studies of l-stepholidine and its analogs: chemistry, pharmacology and clinical implications. Curr Med Chem. 2007;14(28):2996-3002.
[2] Ping-Chung Leung. Healthy Aging. Annals of Traditional Chinese Medicine, Vol. 4. World Scientific Pub Co Inc. 2010.
[3] Linus, Pauling, Ph.D. On the Orthomolecular Environment of the Mind: Orthomolecular Theory:
http://weeksmd.com/2008/03/linus-pauling-on-orthomolecular-psychiatry/
[4] Pauling L. Orthomolecular psychiatry. Varying the concentrations of substances normally present in the human body may control mental disease. Science. 1968 Apr 19;160(3825):265-71.
[5] Lehmann M1, Regland B, Blennow K, Gottfries CG. Vitamin B12-B6-folate treatment improves blood-brain barrier function in patients with hyperhomocysteinaemia and mild cognitive impairment. Dement Geriatr Cogn Disord. 2003;16(3):145-50
[6] H. Yorulmaz, F. Burcu Seker, B. Oztas. Effect of Vitamin E on Blood-Brain Barrier Permeability in Aged Rats with PTZ-Induced Convulsions. Neurophysiology. March 2011, Volume 42, Issue 5, pp 349–35
[7] Csikszentmihalyi M. Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad. Editorial Kairós. 2008.
[8] Barker BS & Dawson SK: The Effects of Animal Assisted Therapy on Anxiety Ratings of Hospitalized Psychiatric Patients. Psychiatry Serv 1998; 49:797-801.
[9] Bara Y, Savorai O, Mavashev S & Beni A: Animal assisted therapy for elderly schizophrenic patients: a one-year controlled trial. Am J Geriatr Psychiatry 2001; 9:439-42.
[10] Miller J & Ingram L: Preoperative nursing and animal-assisted therapy. AORN J 2000; 72:477-83.
[11] Dimitrijević I. Animal-Assisted Therapy – A New Trend In The Treatment Of Children And Addults. Psychiatria Danubina, 2009; Vol. 21, No. 2, pp 236–241.


2 comentarios

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): medicina alternativa para un carácter impulsivo

El trabajo de investigación que estaré pormenorizando en las siguientes líneas, corresponde al caso de estudio que en esta ocasión nos han encomendado los padres de una jovencita chilena de apenas 16 años.
Con un historial clínico repleto de efectos secundarios, la deficiencia de control de impulsos que esta señorita presenta como parte de su trastorno obsesivo-compulsivo, tal vez es el producto de la evolución de un comportamiento hasta cierto punto natural en la niñez, que supongo se hubiera podido resolver a temprana edad, con unos cuantos nutrientes en dosis terapéuticas (ortomoleculares).

Pero gracias a la consabida e infortunada intervención del sistema de salud mental tradicional, la protagonista de la presente entrega, a quien llamaré Irene para no revelar su verdadera identidad, visita siquiatras y psicólogos desde los 5 años, según nos manifestaron sus padres en uno de los cuestionarios que la Fundación MicroMédix emplea para recabar la información del servicio que lleva por nombre “Un Estudio para tu Caso“.

El análisis de datos

Como especialista en informática biomédica e identificación de fenotipos, al principio de esta investigación y mientras analizaba los datos de muchos otros pacientes con mi programa de diagnóstico, no podía entender por qué esta pequeña estaba manifestando síntomas que en su mayor parte correspondían a un perfil histapénico (hipermetilado). De acuerdo con la captura de pantalla que aparece a su derecha,  de un total de 100 casos registrados en nuestra base de datos, había 44 pacientes que habían manifestado un comportamiento obsesivo-compulsivo, de los cuales, 26 habían sido diagnosticados como histadélicos y 13 como histapénicos (pulse sobre la imagen para ver los detalles).

Al extrapolar esas cifras, aunque no podía descartar la posibilidad de que Irene fuera histapénica, el hecho de que los pacientes histadélicos con trastorno obsesivo-compulsivo fueran el doble que los histapénicos con ese mismo trastorno, me indicaba que algo podría andar mal con el diagnóstico inicial de Irene.
Los hallazgos de William Walsh [1] sugieren también que el fenotipo de Irene corresponde a una histadelia, dado que en su base de datos, el 94 % de los pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo son histadélicos (pulse sobre la imagen de la izquierda).
Más tarde me enteré que el padre de Irene había complementado su tratamiento psiquiátrico con triptófano. Hasta donde yo sé, él no tenía idea de cuál podría ser el fenotipo de su hija, como para asegurarse de que administrar triptófano, era una buena idea. En el cuestionario en donde habíamos recabado la información para el desarrollo de este caso de estudio, este experimentado e inteligente guerrero biomédico escribió: “El 4 de enero 2018 comenzó con L-Tryptophan 1500 mg/dia y su estado de ánimo ha mejorado bastante” (pulse sobre la imagen de la derecha para ver los detalles de la medicación y la administración de otros suplementos).

De acuerdo con los principios de ortomoleculridad de R.A.S Hemat [2], las teorías de Carl Pfeiffer [3] y las hipótesis sobre los grados de metilación de Walsh (op. cit.), el fenotipo de Irene tendría que ser histadélico como para que su descontrol de impulsos mejorara con triptófano, uno de los más eficientes precursores naturales de serotonina. De hecho, esos tres expertos coinciden en que una de las características más distintivas del trastorno obsesivo-compulsivo, es justamente un nivel muy bajo de serotonina en los cerebros de los pacientes.

¿Síntomas o efectos secundarios?

Si usted consulta lo que en otra parte de este sitio escribí bajo el título de “Identificando el fenotipo de esquizofrenia: un paso más hacia la curación“, y le echa una mirada a las preguntas que los padres de Irene contestaron afirmativamente en el cuestionario que aparece a su derecha, advertirá que el porcentaje de dichas respuestas constituye el 64.3% del total de preguntas (las resaltadas en amarillo).
El critero de Walsh para la valoración de un perfil, establece que el fenotipo que caracteriza a un paciente, es el que corresponde a un porcentaje de respuestas afirmativas que oscila entre un 30% y un 50 % como mínimo.
Pero en el contexto de la psiquiatría ortomolecular, lo que a veces aparenta ser confuso e incluso hasta contradictorio, se vuelve evidente cuando uno analiza la medicación del paciente junto con sus respectivos efectos secundarios. Para dejar de insinuar lo que quiero demostrar, basta comparar los efectos secundarios del aripiprazol (izquierda), con las respuestas que he marcado con flechas rojas en la imagen de la derecha. ¿Que le sugieren ambas imágenes? (pulse sobre las mismas  para agrandarlas). Observe la correspondencia biunívoca entre cuatro de los síntomas de Irene y los efectos secundarios del aripiprazol (Abilify):

“Sufre de ansiedad severa” vs. “ataques de pánico”.
“Insomnio” vs. “dificultad para conciliar el sueño o quedarse dormido”
“Se ha hecho daño a sí mismo” vs. “pensamientos de suicidio o daño a ti mismo”
“Enfurece con frecuenia” vs. “manía (sintiéndose frenético o anormalmente excitado)”

¿Y qué podemos decir del efecto secundario que aparece en el sitio de saludlimpia.com como “actuando sin pensar“, en relación al problema del control de impulsos?… ¿No le parece absurdo querido lector,  lo que el psiquiatra de esta pequeña le ha recetado, toda vez que el Abilify tiene el potencial suficiente para provocar el síntoma que se supone debe suprimir (la deficiencia del control de impulsos)? Es muy posible que algunos de los síntomas de Irene sean el reflejo de los efectos secundarios del coctel de psicotrópicos.

Nadie puede concentrarse con un coctel de psicotrópicos en su cerebro

En una conversación telefónica que sostuve con el papá de Irene, poco después de que él y su señora esposa hubieran solicitado mi apoyo, me comentó que no comprendía por qué su hija ya no se concentraba como solía hacerlo durante cierta etapa de su experiencia escolar. Tratando de conseguir la empatía que el momento exigía y sin poder ocultar del todo mi agitada incredulidad, le contesté: – pero Ricardo, ¿cómo podría alguien que está bajo los efectos concomitantes de la clozapina y el aripiprazol, concentrarse en algo? – ¡No puede!, rematé.

Si usted se está haciendo cargo de la salud de un familiar, no deje de leer las fichas técnicas de los medicamentos que el psiquiatra le está prescribiendo, porque pudiera ser que las cosas no fueran como ese excelentísimo señor de bata blanca se las platicó. Para ilustrar mejor lo que quiero decir, a continuación describo los efectos secundarios de los medicamentos que componen el coctel de Irene: esas drogas que muy probablemente han generado una farmacodependencia que ni los mismos psiquiatras podrán vencer, llegado el momento de un síndrome de abstinencia (el que invariablemente se presenta cuando el paciente intenta reducir las dosis de uno o más estupefacientes):

1.-Aripiprazol, 2.5 mg/dia: el antipsicótico recién comentado, cuyos efectos, lejos de ayudar, empeoran el control de los impulsos. El cuento de nunca acabar, como resultado del descarado negocio del ejército farmacéutico y sus soldados de bata blanca.
2.- Trihexyphenidyl hydrochloride (izquierda), 1 mg/dia: agente antiparkinsoniano para tratar los síntomas extrapiramidales de los antipsicóticos. De no ser por éste, los antipsicóticos inmovilizarían algunas de las extremidades de Irene, tal y como les sucede a los pacientes con mal de Parkinson.
3.- Belara: anticonceptivo para la regulación del ciclo menstrual.

4.- Levotiroxina, 62,5 mcg/dia: para tratar el hipotiroidismo; una condición causada de manera iatrogénica, según lo reportaron los padres de la chica. Produce alteraciones en los ciclos menstruales, insomnio y depresión (pulse en la imagen adjunta).
5.- Clozapina, 150 mg/dia: antipsicótico para tratar los síntomas positivos de la esquizofrenia (alucinaciones auditivas en pacientes que no han respondido a la mayoría de los demás antipsicóticos). Puede provocar convulsiones.
6.- Lamotrigina, 50 mg/dia: anticonvulsivo para prevenir los ataques epilépticos que podría ocasionar la clozapina.

7.- Lorazepam: para tratar la ansiedad que ocasionan todos los antipsicóticos. Todas las benzodiazepinas crean dependencia, al agotar la cantidad de melatonina que hay en el cerebro.

El principal problema aquí es entonces el coctel de psicotrópicos, pues lo que está ocasionado esta impredecible y caótica sinergia, es nada menos y nada más que el enmascaramiento de los síntomas originales de la enfermedad. Ya en otras partes de este mismo portal he discutido ampliamente cómo las industrias farmacéutica y alimentaria están envenenando a nuestros jóvenes (y a algunos adultos también), y cómo los psiquiatras en contubernio con ellas, están haciendo su agosto con las recetas que promueven la farmacodependencia. Un análisis minucioso de este problema lo puede encontrar en “Maquiavelo y el príncipe de la salud” y “¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada“, también de mi autoría.

El trastorno obsesivo-compulsivo y su diagnóstico: histadelia

Fue así como los efectos secundarios ocasionados por el coctel de fármacos pudieron “engañar” a mi programa de minería de datos; pero no a mí. Al ingresar las respuestas de los padres de Irene, tal y como las mostré anteriormente, el software WEKA diagnosticó histapenia, porque no tenía manera de saber qué tipo de fármacos estaba tomando ella (pulse sobre la imagen adjunta). Sin embargo, yo sí estuve al tanto de la situación, y después de años de trabajar con máquinas y de atender pacientes, he aprendido a no caer en la trampa farmacéutica. Mi consejo es que usted no debería creer a pie juntillas, todo lo que le dicen los psiquiatras. Como haya sido, el ánimo de Irene mejoró con el triptófano, y eso vino a constituir la pista que estaba yo buscando.

Hay otra manera poco ortodoxa para discernir entre una histapenia y una histadelia, cuando uno no está completamente seguro del diagnóstico. Consiste en administrar ácido fólco al paciente en una dosis ortomolecular, con el propósito de detectar su respuesta. Esto en realidad no difiere mucho de la prueba que hizo nuestro querido amigo, el papá de la protagonista de esta entrega. De hecho es más segura que la del triptófano, ya que lo que esta alternativa busca es únicamente determinar el nivel de metilación del paciente, en lugar de preguntar por el nivel de serotonina. El resultado de esta otra prueba se mide también en términos del estado de ánimo. Si después de unos cuantos días el enfermo se siente mejor, eso significará que su fenotipo corresponde a una histapenia. Si llegara a sentirse deprimido, eso estará implicando un perfil histadélico (op. cit., pág. 213).

En este orden de ideas, si el paciente se pone contento a los pocos días de estar consumiendo triptófano (a Irene le tomó 5 días responder), y se deprime después de tomar ácido fólico, se puede asumir que es histadélico. Obsérvese que no tendría sentido administrar ambos suplementos simultáneamente, porque en el mejor de los casos, sus efectos contrarios anularían la respuesta esperada. Esa es otra de las razones por las cuales algunos pacientes se estancan en un tratamiento.

Hay que evitar tomar suplementos que actúan en direcciones opuestas (véase también: “Aminoácidos: las combinaciones deben ser terapéuticas, no contraproducentes“).
En el caso de los histapénicos la situación no es tan sencilla, porque uno no debería administrar triptófano, sin haber administrado antes ácido fólico. Una cosa es arriesgarse a caer en una depresión, y otra muy diferente es aventurarse a sufrir un síndrome serotoninérgico, por un exceso de serotonina en el cerebro (histapenia). De manera que es mejor realizar primero la prueba del folato (que es el otro nombre que se le da al ácido fólico) y luego la del triptófano, una vez que se tenga la seguridad de que se es histadélico por haberse deprimido anteriormente con folato.

Más pruebas: el conteo de basófilos y el nivel de histamina en sangre

Puede suceder también que aún haciendo estas pruebas (insisto, no simultáneamente), el resultado no sea del todo contundente, y habrá que recurir entonces a los exámenes de sangre que en una publicación anterior recomendé. No obstante, debo reconocer que en muchos países, es prácticamente imposible hallar un laboratorio que practique un examen de histamina en sangre. Regularmente los realizan en plasma, que para nuestros propósitos viene a ser un gasto inútil. Es por ello que últimamente he venido recomendando una prueba de homocisteína en sangre (no en plasma), en donde en un mismo reporte, el laboratorio entrega el nivel de básofilos, ya sea en valores absolutos (preferiblemente), y/o en por ciento.

En la imagen adjunta se puede ver que el conteo de basófilos los ha entregado el laboratorio únicamente en por ciento, por lo que procedí a calcular sus correspondientes valores absolutos, multiplicando el conteo de basófilos en por ciento, por el valor absoluto de los leucocitos (glóbulos blancos cuyas unidades siempre vendrán dadas en valor absoluto), y  dividiendo el resultado de esa cantidad entre 100. Para ilustrar  el procedimiento descrito, a continuación proporciono las operaciones que tuve que realizar para obtener el conteo de basófilos en valores absolutos correspondiente a los últimos 5 exámenes de Irene (no contiene la prueba de homocisteína en sangre y en la imagen solo muestro los valores del último mes):

01-may-17: (0.2×11.73×1000)/100= 23 cels/mm3
04-ago-17: (0.2×12.93×1000)/100= 26 cels/mm3
29-sep-17: (0.5 x 7.84 x1000)/100= 39 cels/mm3
31-oct-17:  (1.2 x 7.4 x 1000) /100 = 89 cels/mm3
14-dic-17:  (1.3 x 6.8 x 1000) /100= 88 cels/mm3

Como suele suceder en cualquier caso de histadelia (histamina alta), los valores de los basófilos fueron aumentando mes con mes, hasta alcanzar las 88/89 células/microlitro. Como comenté en una publicación anterior, la hipometilación o histadelia se distingue, entre otras cosas, por un conteo de básófilos mayor a las 50 células por microlitro (mm3).

El problema del control de impulsos: causas y tratamiento

Un “trastorno obsesivo-compulsivo-impulsivo” no es precisamente el diagnóstico que un psiquiatra le daría a un paciente que además de presentar obsesiones y compulsiones, tuviera problemas para controlar sus impulsos. Los psiquiatras llaman a un síndrome de estas características trastorno-compulsivo con descontrol de impulsos, entendiendo aquí por impulso el acto sin reflexión que comete una persona en un situación no necesariamente apremiante. Comer o beber por impulso por ejemplo, es un acto que se desarolla de una manera muy sutil, que no responde a un acto desesperado.
Cualquier caso en donde una persona tiene problemas para controlar sus impulsos, está íntimamente relacionado con el comportamiento violento y las adicciones.

Robert Nash lo ha dejado muy claro en un trabajo excepcional al que intituló “The Serotonin Connection”, en el que sostiene que los niveles bajos de serotonina están asociados a un control deficiente de los impulsos, y que muy probablemente esto se traduce en una autoagresión y una actitud hostil hacia los demás.
En un párrafo posterior afirma que“el trastorno obsesivo compulsivo puede contribuir a conductas adictivas debido al control deficiente de los impulsos. Los niveles bajos de serotonina en estado estacionario pueden reducirse aún más por el alcohol y las sustancias adictivas, así como por la disminución del colesterol “ [4].

Recomendaciones finales

Parecería un lugar común aconsejar que en un caso como el que aquí he descrito, uno deba poner especial atención a los adolescentes que aún no han probado sustancias adictivas, porque como enfaticé en los párrafos anteriores, una vez probada una droga, ya sea ilegal o en su elegante presentación como psicotrópico, la adicción puede llegar a representar un infierno para quien la padece.

Las drogas psicotrópicas causan dependencia, aunque los psiquiatras no lo quieran admitir, y una persona que tiene problemas para controlar sus impulsos se convierte en presa fácil de los comerciantes de la salud.
En la receta que presento más adelante, observará que hay suplementos que no solo están indicados en los casos de histadelia, sino que contribuirán también a regular los ciclos menstruales de la paciente, tal y como se aprecia en la imagen de la derecha (pulse para agrandarla). Note la importancia de prescribir la tríada Zinc-magnesio-vitamina B6 en este caso particular, a propósito de lo que significó el aumento de serotonina con motivo de la administración de tripófano.

En el caso de Irene, además de administrar los suplementos especificados en la receta, cuyas características generales describo en el apartado que sigue, recomiendo observar una dieta libre de sustancias adictivas, tales como el chocolate y al azúcar en general, las pastas, las galletas, los pasteles, el pan en todas sus presentaciones y todos los alimentos que contienen gluten. Los lácteos, el café, los tés que contienen cafeína, los refrescos (gaseosas) de cola, las bebidas envasadas repletas de colorantes y saborizantes artificiales, la comida chatarra y los productos procesados en general, deberán ser excluídos de su dieta. Todos esos “alimentos” contienen sustancias que suelen producir ansiedad y fomentar conductas hostiles (véase también: “Vitaminas y minerales para prevenir los ataques de pánico” y “Agresividad, ira, bullying y mal humor: síntomas de una inteligencia emocional y nutrición deficientes“, también de mi autoría).

Un tratamiento holístico con vitaminas, minerales, aminoácidos y omega 3

 

A modo de conclusión, la receta (guía terapéutica para el TOC) que en este caso recomendé, ha sido concebida para corregir la histadelia, con aminoácidos precursores de serotonina y GABA; así como con vitaminas y minerales que además de contrarrestar la hipometilación detectada, ayudarán a Irene a superar el hipotiroidismo y el síndrome premenstrual. Las dosis ortomoleculares de los ácidos grasos omega 3 (no omega 6 ni omega 9), contribuirán a bajar los niveles de histamina y basófilos.
Al descargar la receta (izquierda), observará que contiene algunos suplementos que aparte de no estar contraindicados, mejoran el grado de metilación, regulan los ciclos menstruales y equilibran los niveles de las hormonas T3, T4 y TSH de la glándula tiroides.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 18 de enero de 2018


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] William J. Walsh. Nutrient Power. Heal your biochemistry and heal your brain. Skyhorse Publishing, 2012.
[2] R.A.S Hemat. Principles of Orthomolecularism. Urotext. 2004
[3] Carl C. Pfeiffer, Richard Mailloux and Linda Forsythe. The Schizophrenias: ours to conquer. Bio-Communications Press, 1970.
[4] Robert A. Nash, M.D.The Serotonin Connection. Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 11, No. 1, 1996


8 comentarios

Identificando el fenotipo de esquizofrenia: un paso más hacia la curación

Hay un camino que puede usted seguir para encontrar el alivio de su esquizofrenia o la que está minando la salud de su ser querido. Se trata de identificar el fenotipo de la esquizofrenia que lo está afectando, con base en las respuestas a un cuestionario que puede usted descargar aquí gratis, y en cuatro análisis clínicos que nos permitirán estimar el grado de metilación y el nivel de estrés oxidativo que hay en su organismo. Las pruebas de laboratorio que necesitará comprenden: un análisis del nivel de histamina en sangre, una biometría hemática (basófilos), un análisis de aminoácidos  y un examen de criptopirroles en orina.

Psiquiatría vs. medicina ortomolecular

Y aunque tal vez este camino no sea el único que podría usted seguir, promete más que cualquiera de los otros cursos de acción que su psiquiatra recomendaría, haciendo uso de su “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)”. Apoyándose de ese manual que de estadístico solo tiene el nombre, ese señor de bata blanca podría diagnosticar desde un “trastorno esquizoafectivo“, una “esquizofrenia paranoide” y un “trastorno bipolar“, hasta un “trastorno negativista desafiante“. No estoy bromeando, este último término existe en dicho manual.

Pero no son a esos tipos de esquizofrenia a los que me estoy refiriendo en esta publicación, sino a los biotipos o fenotipos que la medicina ortomolecular ha empleado desde la década de los setentas para distinguir un trastorno psicogénico de otro. Mucho antes de que publicara “The Schizophrenias: ours to conquer” [1], Carl Pfeiffer ya había estudiado un gran número de casos de esquizofrenia, y aunque él no los dividió en “fenotipos”, comenzó a clasificarlos en función de cómo respondían sus pacientes al folato y la metionina, y de cuáles eran sus niveles séricos de histamina, de basófilos en sangre y de criptopirroles en orina.
Es por eso que nosotros hemos preferido apoyarnos en el legado de Pfeiffer, y trabajar sobre análisis clínicos que reflejen los desequilibrios bioquímicos del paciente. No estamos experimentando con conejillos de indias, echando mano de ese método de “prueba y error” que tanto gusta a los psiquiatras. Probar un fármaco tras otro hasta que uno funcione, no es precisamente una terapia inteligente.

Propósito del cuestionario y de las pruebas de laboratorio: qué estamos buscando

Las respuestas al cuestionario, además de ayudar en el diagnóstico, nos permitirán determinar qué pruebas de laboratorio son indispendables y cuáles no. En algunos casos, las respuestas al cuestionario bastarán para descartar un fenotipo, sobre todo cuando la diferencia entre las respuestas afirmativas entre uno y otro sea muy grande. De ser así, usted terminaría ahorrándose el costo de cuando menos un análisis.

Para determinar los desequilibrios bioquímicos y las deficiencias nutricionales, es menester conocer los niveles absolutos de los basófilos (biometría hemática) y de histamina en sangre, así como de metionina (aminoácidos) y ácido fólico. Cada paciente va a presentar un grado de metilación diferente (cantidad de pequeños componentes de hidrógeno y carbono que un grupo químico llamado metilo aporta al organismo), y para confeccionar la mejor receta posible, conviene practicar los exámenes mencionados, a fin de no estar dando palos de ciego, como lo hacen esos excelentísimos señores de bata blanca.

¿Por qué se les ha llamado fenotipos, y no simplemente tipos de esquizofrenia?

El genotipo es la composición genética de un organismo individual y funciona como un conjunto de instrucciones (código) que determina parcialmente cómo va a crecer y desarrollarse nuestro cuerpo. La palabra “genotipo” se usa generalmente cuando se habla de la genética de un rasgo en particular, como por ejemplo, el color de los ojos.

El fenotipo es la característica física o bioquímica observable de un organismo individual, determinada tanto por la composición genética (genotipo) como por las condiciones de su entorno. Algunos ejemplos de esas características serían la altura (crecimiento influenciado por la nutrición), el peso (alterado por el estilo de vida) y el color de la piel (afectado por la radiación solar, los cambios hormonales en la adolescencia, la contaminación ambiental, etc.)
Los genes llevan las instrucciones para el crecimiento y desarrollo del cuerpo. Sin embargo, el fenotipo se ve influenciado durante el desarrollo embrionario y durante toda la vida del ser humano por factores ambientales.

Las condiciones ambientales incluyen todo lo que nos puede afectar, como la dieta, el clima, el estilo de vida (si fumamos, si tomamos alcohol, si nos desvelamos, si practicamos o no ejercicio, etc.), el estrés, el trabajo que desempeñamos, los videos y las películas que vemos, los amigos que frecuentamos, los libros que leemos (o que no leemos), etc. Todos esos factores, sobre todo la dieta, que es donde cabría incluir la suplementación, van a contribuir a que uno u otro gen se exprese (se encienda) o se inhiba (se apague), dependiendo del grado de metilación que nuestra alimentación y suplementación estén aportando a nuestro cuerpo.

Una baja metilación promueve la expresión de los genes (los enciende/activa), mientras que una alta metilación los bloquea (los inhibe/apaga). Asimismo, dentro de nuestro cuerpo, siempre existirá una competencia entre los grupos metilo y acetilo, en el sentido de que mientras los primeros los apagan, los segundos los encienden. El reto de la epigenética radica así en identificar cuáles genes deben apagarse y cuáles encenderse para que el individuo no desarrolle una determinada enfermedad. Algunos genes, como el ApoE en la enfermedad de Alzheimer, ya han sido identificados como factores de riesgo en el desarrollo de algunas enfermedades, y ya existen muchos avances en esta dirección para prevenir y detener el progreso de algunos trastornos mentales.
Aunque todavía no se ha encontrado el gen o los genes que habría que apagar para prevenir algunos de los fenotipos asociados a la esquizofrenia, lo que nosotros estamos indagando aquí, es precisamente la forma en la que se puede controlar su expresión, empleando la metilación o la acetilación del DNA y otros componentes a nivel molecular (como las histonas), con miras a mejorar los síntomas de este trastorno, cualesquiera que sean los genes que estén funcionado de manera indebida.

Una de las tesis que William J. Walsh sostiene y que podría exlicar por qué algunos fenotipos de esquizofrenia resultan tan difíciles de tratar, es que este síndrome no obedece las leyes de la genética clásica de Mendel ([2], pág. 72).

Fenotipo asociado a la hipermetilación (histapenia)

No hace mucho, el padre de una de mis pacientes a quien llamaré Gustavo, me escribió un mensaje de correo elecrónico desde España, para hacerme saber que estaba preocupado porque su hija de 12 años estaba experimentando tics nerviosos, después de haber aumentado la dosis de la proteína que estaba tomando (complejo de aminoácidos). En los resultados de su análisis sintomático (cuestionario), no pude hallar un solo signo que me indicara la posible existencia de una hipermetilación, como podrían ser la escucha de voces, la depresión, el insomnio o los acúfenos. Sin embargo, al revisar de nuevo la analítica de sus aminoácidos, observé que los niveles de metionina eran superiores a los normales (pulse sobre la imagen adjunta para ampliarla). Como siempre, he ocultado la verdadera identidad de mi paciente para respetar su privacidad.

De acuerdo con Joel Brind, doctor en filosofía y profesor de biología y endocrinología en el Baruch College de la City University of New York, “el cuerpo usa la glicina para eliminar el exceso de metionina. No obstante, hay que ir con cuidado y administrar la glicina de manera gradual. La dosis inicial que recomiendo es de 4 gramos, con incrementos diarios en esa misma proporción, hasta un máximo de lo que se aconseja administrar, según el peso del paciente. El problema aquí es que la glicina está ligeramente alta, y es por eso que necesitamos analizar los resultados de las demás pruebas de laboratorio, para identificar con mayor precisión el fenotipo de esta pequeñita.

La biometría hemática que me había enviado Gustavo la utilicé para responder a la pregunta No. 7 del cuestionario que él había dejado sin contestar, tal vez porque no sabía que es en este examen en donde uno puede encontrar el nivel absoluto de los básofilos en sangre (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).
El laboratorio encargado de reportar dichos valores no había podido detectar un valor por encima de cero, lo que me hacía sospechar que se trataba de un caso de hipermetilación, considerando el nivel de metionina que había indicado la analítica de aminoácidos de esta chiquita. Aunque ya contaba con suficientes evidencias de que se trataba de una hipermetilación, las respuestas al cuestionario que Gustavo me habia proporcionado no eran del todo concluyentes, y no porque él hubiera cometido errores al llenarlo, sino porque los porcentajes de las respuestas afirmativas para cada uno de los tres fenotipos más comunes, no eran mayores al 30% en ninguno de ellos.

Para diagnosticar a un paciente hipermetilado, hipometilado o con piroluria, los pocentajes de sus respuestas afirmativas deben estar entre el 30% y el 50%. Para confirmar el diagnóstico de hipermetilación, necesitaba yo conocer el nivel de histamina en sangre de la pequeña, por lo que le sugerí a Gustavo solicitar un análisis de laboratorio para este neurotransmisor.

Aunque al momento de estar escribiendo estas líneas todavía no conozco ese dato, lo que estaría esperando es un valor que fuera congruente con los razonamientos que hasta ahora venía realizando, es decir, un valor de histamina muy bajo, no mayor a los 40 ng/ml (nanogramos por mililitro).
Una muestra de un análisis con niveles normales de basófilos en sangre, se parecería al que estoy presentando en la imagen de la derecha. Como se ve, el laboratorio a cargo de este examen reportó 50 basófilos por microlitro de sangre. No me sorprende que hasta el momento no haya recibido una sola biometría de un paciente aquejado de algún trastorno psicogénico, que reporte basófilos con un valor absoluto superior a las 30 células por microlitro [2].

Otra manera de asegurarse de la existencia de una hipermetilación es inspeccionar los valores de cobre, ya sea en sangre o a través de un mineralograma. La histamina está regulada por las proteínas que contienen cobre, que hasta donde sabemos son la histaminasa y la ceruloplasmina. Los niveles anormalmente altos de cobre aumentan la actividad de estas dos enzimas, dando como resultado una degradación excesiva de la histamina. Este déficit de histamina es responsable de algunos de los comportamientos psicóticos que se observan en las esquizofrenias.

Gustavo también me había enviado por correo electrónico el mineralograma que aparece en la imagen anterior; pero a juzgar por lo que ahí se indica, no parece haber una intoxicación por cobre. La histamina podría estar en déficit por alguna otra razón, y como el nivel de histidina está dentro de los límites de referencia, hace falta un análisis de nivel de histamina en sangre para confirmar o descartar una histapenia. La histamina se sintetiza a partir de la histidina, y en muchas ocasiones este aminoácido ayudará a incrementar los niveles de histamina, y por lo tanto, a mejorar la sintomatología de un paciente hipermetilado.

Obsérvese también que la metionina en estos casos está contraindicada, por lo que todo paciente diagnosticado con histapenia, deberá abstenerse de tomar complejos de aminoácidos como la proteína de soya o de suero de leche aislada (Immunocal, por ejemplo), ya que aunque ésta contiene histidina, también aporta metionina. Tampoco deberían administrarse suplementos como el SAMe (S-adenosil-metionina), inositol, trimetil-glicina (TMG), dimetil-glicina (DMG), triptófano,  tirosina, fenilalanina, hierba de San Juan y mutivitamínicos que contengan cobre (véase también: “Aminoácidos: las combinaciones deben ser terapéuticas, no contraproducentes“).

Si usted no ha tenido una consulta adicional a la que tuvo lugar cuando recibió su primera receta, le recomiendo acudir a un laboratorio de análisis clínicos y solicitar los exámenes que aquí he sugerido, a fin de efectuar los cambios que procedan, si existiera alguna cotraindicación con los suplementos que actualmente esta tomando usted o su familiar. Para mayor información a este respecto, tenga a bien concertar una cita.

Fenotipo asociado a la hipometilación (histadelia)

De auerdo con Pfeiffer, los basófilos tampoco deberían ser demasiado elevados, pues un valor superior a las 50 células por microlitro podría estar representando un caso de hipometilación ([1], pág. 155). La histadelia, que es como se le conoce también a la hipometilación, es una condición en la que la metionina se encuentra por debajo de sus niveles normales y en donde la histamina suele alcanzar niveles muy elevados, superiores a los 70 ng/ml (op. cit.).

Una personalidad histadélica se caracteriza por tener pensamientos delirantes muy marcados y tiende a ser muy perfeccionista. Padece de alergias (derecha), adicciones y fobias. Podría tener tendencias suicidas, hablar muy poco y conducirse de manera obsesiva y compulsiva. Las personas hipometiladas podrían sufrir de úlcera péptica, responder negativamente al folato y a las benzodiazepinas, haber sido diagnosticadas con trastorno esquizoafectivo, tener una baja tolerancia al dolor, una fuerza de voluntad inquebrantable, así como aparentar una gran calma cuando en realidad están muy tensos por dentro. Les duele la cabeza frecuentemente, se aislan de los demás, parecen tener la mente en blanco, establecen rituales para algunas actividades de manera obsesiva-compulsiva y responden favorablemente a los antidepresivos de segunda generación (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS). Algunas de las ideas delirantes de estos pacientes podrían consistir en la creencia de que algún familiar o amigo suyo es un extraterrestre, o que la policía, el ejército, o alguna otra organización importante los está persiguiendo.
Otros signos que podrían estar indicando una hipometilación serían una libido muy alta, una hiperreflexión sobre los eventos pasados, una respuesta favorable a los antihistamínicos (como era de esperarase, debido a los altos niveles de histamina que se espera tengan estos pacientes), una cantidad de saliva y de lágrimas apropiada (ausencia de resequedad), y una renuencia a seguir un tratamiento (el típico adolescente que niega estar enfermo o que evita que los demás se den cuenta que tiene un problema).

Los histadélicos difícilmente logran concentrarse en sus tareas. Se desempeñan muy bien en el ámbito deportivo, aunque no son muy accesibles en cuanto a hacer cambios en su dieta, ya que con frecuencia, ésta podría consistir exclusivamente de vegetales (muchos de ellos no comulgan con la idea de que los animales sean sacrificados con miras a satisfacer los requerimientos nutricionales del ser humano).

Se ha observado que antes de la aparición de su enfermedad, casi todos ellos han sido muchachos que se han mantenido motivados durante sus estudios, por provenir de familias con un historial de grandes logros (quizá porque tienen miedo de defraudar a sus padres y abuelos).
Aunque sus rasgos físicos no determinan de ninguna manera el fenotipo de esquizofrenia que los aqueja, algunas estadísticas indican que un gran porcentaje de la población con histadelia, tiene muy poco vello en su pecho y extremidades, es de complexión delgada y suele tener las orejas y la nariz muy grandes [2].
Como era de esperarse, los suplementos contraindicados en caso de histadelia son el folato, la colina, el dimetil-amino-etanol (DMAE), el cobre y por supuesto, la histidina, que como ya dijimos, constituye un factor clave en la producción de histamina.

Fenotipo asociado al estrés oxidativo (piroluria)

Entre un treinta y un cuarenta porciento de los pacientes con esquizofrenia se encuentran dentro del rango normal de niveles de histamina en sangre y por lo tanto, no pueden ser diagnosticados y tratados de acuerdo con los criterios establecidos con anterioridad. Muchos de estos pacientes se pueden identificar por la excreción de pirroles urinarios (factor malva), condición que ha sido designada en muchos tratados de medicina ortomolecular como piroluria.

La primera correlación entre pirroles urinarios y episodios de esquizofrenia la advirtió Payza en 1958. Al estudiar la psicosis experimental del LSD, Payza notó la aparición de este nuevo factor en la orina de algunos individuos sujetos a observación. Más tarde, Irvine y Osmond descubrieron que los pirroles anormales eran excretados con frecuencia por pacientes afectados de esquizofrenia. El factor malva fue identificado por Irvine en 1969 y Sohler confirmó en 1970 que se trataba del 2,4 dimetil-3-etilpirrol o criptopirrol, un producto anormal de la síntesis de hemoglobina [1].

Conforme esta sustancia circula en el cuerpo, éste va perdiendo tanto zinc como vitamina B6 , dando lugar a una doble deficiencia. El problema no es en sí el exceso de pirroles, sino que éstos se excretan junto con esos dos nutrientes. La presencia de pirroles en la orina no es algo que determine el desarrollo de una esquizofrenia o de algún otro trastorno psiquiátrico, sino más bien implica un factor de riesgo. Sería simplista sugerir que la piroluria es lo único que podría desencadenar una esquizofrenia, ya que existen pacientes con muchos desequilibrios bioquímicos. Habrá personas por ejemplo que presenten síntomas tanto de histadelia como de piroluria, y aunque ésta última se puede distinguir fácilmente a través de una prueba de orina, hay que verificar si existen otros desequilibrios bioquímicos, a fin de garantizar una completa recuperación.

Como sucede con los demás fenotipos, la piroluria suele aparecer entre los 15 y los 20 años de edad, que es cuando los adolescentes se ven afectados por muchas tensiones. El estrés que ejerce sobre ellos la elección de un nuevo trabajo, la vida en la universidad, las primeras experiencias sexuales y las disputas familiares, pueden combinarse con el desequilibrio bioquímico inherente a la piroluria y desencadenar una psicosis. La epigenética nos ayuda a prevenir las enfermedades y a influir en la expresión de los genes para modificar lo que antes se consideraba inalterable y predeterminado por la herencía genética.

Hay varias características físicas y de comportamiento que nos pueden servir para identificar este fenotipo y determinar así los suplementos que más van a beneficiar al paciente. A continuación proporciono la lista completa de los síntomas y rasgos físicos que lo caracterizan:

1. Problemas para controlar el estrés
2. Niveles elevados de criptopirroles en orina
3. Susceptibilidad a las luces brillantes
4. Náuseas por las mañanas
5. Tendencia a saltarse el desayuno o a dedicarle demasiado tiempo
6. Piel muy reseca, pálida o muy sensible a la luz solar (se quema en lugar de broncearse)
7. Mal genio (irritabilidad)
8. Un historial de bajo rendimiento (sin logros importantes)
8. Dificultad para recordar los sueños o ausencia de los mismos (ausencia de vitamina B6)
9. Estrés oxidativo muy marcado
10. Problemas con la memoria de corto plazo
11. Tendencia a desvelarse
12. Predilección por los platillos muy condimentados o salados
13. Distribución de grasa corporal anormal
14. Rasgos faciales delicados
15. Cambios bruscos en los estados de ánimo
16. Problemas con la lectura
17. Tensión interna muy pronunciada
18. Infecciones frecuentes
19. Antecedentes de una o más enfermedades autoinmunes
20. Manchas blancas en la uñas de los dedos de las manos (deficiencia de zinc)
21. Problemas durante la etapa de crecimiento (déficit de zinc)
22. Ceja poblada
23. Estrías en la piel
24. Depresión muy severa
25. Miedo a viajar en avión, a los tornados, terremotos y siniestros en general.
26. Obsesiones con pensamientos negativos
27. Pubertad tardía
28. Orina oscura o de color malva (rojiza-púrpura)
29. Anomalías reportadas en un electroencefalograma
30. Encanecimiento prematuro
31. Periodos menstruales muy irregulares
32. Problemas con el desarrollo de los músculos
33. Aliento u olor corporal a fruta
34. Dolor en el área del bazo (lado izquierdo del abdomen)
35. Ansiedad muy marcada
36. Comportamiento histriónico
37. Dolores en las articulaciones
38. Dificultad para la cicatrización de las heridas
39. Psoriasis
40. Susceptibilidad a los ruidos fuertes

Si sus síntomas o rasgos coinciden con más de 12 de los que he enumerado, le sugiero transcribir sus respuestas al cuestionario que está por descargar (si no es que ya lo descargó), y hacérnoslo llegar a cualquiera de nuestros correos electrónicos, para que le ayudemos a determinar los nutrientes (la receta) que usted o su ser querido necesitan para sentirse mejor. Le recomiendo también responder a las preguntas asociadas a los otros dos fenotipos para que podamos identificar con mayor exactitud, todos los posibles desequilibrios bioquímicos y, por ende, sus deficiencias nutricionales.

Otros fenotipos

Además de la histapenia, la histadelia y la piroluria, hay otros trastornos psicogénicos que muchas veces podrían diagnosticarse como esquizofrenia, dada la semejanza que hay entre sus síntomas. Esta población de pacientes constituye un 10% del total diagnosticado con esquizofrenia, correspondiendo el 42% a la histapenia, el 28% a la histadelia y el 20% a la piroluria (izquierda). En ese otro 10% encontraremos otros fenotipos que trastornan el comportamiento, como son la enfermedad celiaca, la porfiria, la psicosis inducida por drogas, la deficiencia tiroidea, las alergias cerebrales (permeabilidad intestinal), la polidipsia y la homocisteinuria.

Enfermedad Celiaca

Este fenotipo representa aproximadamente el 4% de la población con problemas de esquizofrenia, y es la manera en la que reaccionan al gluten, ese porcentaje de personas que no lo asimilan bien (intolerancia al gluten). Se trata de un caso particular de permeabilidad intestinal, en donde esta proteína del trigo (el gluten) no es digerida apropiadamente por el tracto gastrointestinal. Las gluteomorfinas, que son los subproductos que logran cruzar la pared permeable del intestino (por no haberse terminado de absorber), se integran al torrente sanguíneo y atraviesan la barrera hemato-encefálica para causar estragos en el interior del cerebro, comportándose de manera similar a como lo haría la morfina y otros opiáceos [3]. Por lo regular, el descartar de la dieta los alimentos que contienen gluten, mejora sustancialmente los síntomas.

Porfiria

La porfiria es una anomalía en la pigmentación de la sangre, y es quizá uno de los fenotipos más raros de la esquizofrenia. Sus síntomas comprenden el dolor abdominal, las alucinaciones, la depresión, la paranoia y la ansiedad. Su diagnóstico es complicado porque existen ocho diferentes formas genéticas de porfiria con síntomas muy variables. Las moléculas de porfirina contienen anillos de grupos pirroles y concentraciones muy elevadas de pirroles en orina. En este fenotipo es común hallar intoxicación por metales pesados y deficiencias de vitamina B6 y zinc.

Psicosis inducida por drogas

No hemos enfatizado lo suficiente en que muchos casos de esquizofrenia son el resultado de un abuso de una o más drogas legales e ilegales, entre los que se encuentran los estimulantes, los antidepresivos y los ansiolíticos.
Algunos estimulantes como las anfetaminas pueden ocasionar alucinaciones y otras anomalías en el sistema nervioso central. Se sabe también que hay varios antipsicóticos que podrían provocar los mismos malestares que se supone debían suprimir, o cuya retirada acaba por inducir los síntomas de una psicosis (síndrome de abstinencia) [4].

Un paciente con algunas ideas delirantes me envió hace una semana un mensaje vía WhatsApp, en el que me confiaba haber vuelto a las andadas con la marihuana y el alcohol, a pesar de que ya había comenzado a sentirse y a dormir mejor con el tratamiento ortomolecular que yo le había recomendado.
Le tuve que decir que eso era tanto como dar un paso hacia adelante y dos hacia atrás, en la dirección que lo conduciría a una completa recuperación. Esta forma de proceder es común entre los adolescentes.

El LSD, la cocaína, la heroína, la marihuana y demás drogas ilegales, son factores de riesgo para una persona que está pasando por situaciones muy estresantes, como las que mencioné anteriormente cuando hablaba sobre los factores ambientales que determinan la expresión de algunos genes. Tal vez algunos jóvenes disfruten de los efectos que producen este tipo de estimulantes, y aunque sus experiencias pueden parecer de momento placenteras, es muy probable que en el largo plazo terminen experimentando delirios, escucha de voces, paranoias y otras sensaciones ya no tan placenteras, aún después de meses o incluso años de haber reincidido. Y eso lo sé no solo por haberlo leído en un gran número de artículos científicos, sino que ha sido una constante en varios casos no resueltos.
La decisión de qué es lo que uno debería consumir, cuándo y para qué hacerlo, es crucial y personal, y mi responsabilidad termina en el momento en que mi paciente prefiere las drogas, en lugar de los suplementos y las microdosis de plantas medicinales. ¿Que si se puede volver a empezar?… seguro que sí; pero cuidado, conforme mayor sea la reincidencia, mayor será la probabilidad de daño cerebral (irreversible).

Deficiencia tiroidea

Síntomas como la baja temperatura corporal, extremidades frías, piel reseca, caída de cabello y poca energía, podrían estar indicando un mal funcionamiento de la glándula tiroides. Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden causar un comportamiento psicótico, debido nuevamente a un desequilibrio en las hormonas segregadas por esta glándula: la TSH, la T3 y la T4 (para saber cuándo se trata de un hipotiroidismo o de un hipertiroidismo, pulse sobre la imagen de la izquierda).
Si usted ya verificó que sus niveles de histamina, basófilos, aminoácidos y criptopirroles son normales, y si en su historial familiar existen antecedentes de problemas de tiroides, parecería muy razonable revisar los niveles de esas tres hormonas para confirmar el estado de su tiroides. A su derecha puede ver un ejemplo de un perfil tiroideo que dio positivo para hipotiroidismo. Para interpretar los resultados del examen de este joven paciente, sírvase consultar la tabla que aparece arriba a su izquierda, a fin de que aplique usted el mismo criterio a la hora de interpretar sus propios resultados.

Si al interpretar su perfil tiroideo, infiere que su glándula está trabajando por debajo de su capacidad normal (hipotiroidismo), la administración de 6 gotas de una solución de yodo lugol al día, ayudará a corregir ese desequilibrio hormonal. En caso de hipertiroidismo o de otra condición no prevista en esta entrega, tenga a bien concertar una cita a fin de orientarle mejor.

Alergias cerebrales (permeabilidad intestinal)

La permeabilidad intestinal no solo produce psicosis y otros malestares emocionales cuando se es intolerante al gluten. Hay otros muchos alimentos que podrían producir reacciones en algunas personas que son sensibles a los mismos, y que no necesariamente se manifiestan como sarpullido, inflamación de los labios y párpados, urticaria, estornudos, rinitis, ojos llorosos, etc. La respuesta alérgica también puede ser cerebral, lo que da lugar a un comportamiento atípico. Los lácteos por ejemplo, pueden producir conductas muy extrañas inducidas por una intolerancia a la lactosa o a la caseína.

El huevo, el maíz, las nueces, los cacahuates, el aspartame, los colorantes, los saborizantes artificiales, los conservadores, así como muchos otros aditivos químicos con los que se fabrican los alimentos procesados, podrían ocasionar también ansiedad, delirios y hasta alucinaciones en individuos sensibles a estos productos.

Una manera de detectar alergias alimentarias es a través de un par de pruebas de laboratorio que permiten examinar la cantidad de inmunoglobulinas tipo A (IgA), G (IgG) y E (IgE). En la imagen de la izquierda se pueden ver sus valores normales para una mujer de 45 años, expresadas en miligramos por decilitro. Aunque en este análisis se ha empleado la fotometría automatizada, una técnica más confiable para detectar los anticuerpos que atacan a esas proteínas que no han podido ser completamente digeridas por el tracto intestinal, es la prueba de ELISA (Holford y Lawson) [5]. Nótese que este examen es una química de 35 elementos que no muestra los anticuerpos de la inmunoglobulina tipo E.
Para conocer específicamente qué alimentos están ocasionando las intolerancias alimenticias, es necesario ordenar por separado, el análisis de esta otra inmunoglobulina (IgE).

Polidipsia

La polidipsia es una condición anormal que se produce en el cuerpo por el consumo exagerado de líquidos. Tomar agua en abundancia no siempre es una buena práctica, porque todo depende de los niveles de sodio y de potasio que nuestro organismo haya acumulado en un momento dado. Algunas personas (no digo que todas) que ingieren demasiados líquidos al día (más de 3 litros), se exponen a que el nivel de sodio en su sangre disminuya de manera alarmante (hiponatremia), al grado de experimentar conductas que cualquier médico psiquiatra diagnosticaría como esquizofrenia.

A este respecto, Cruzado y otros señalan que “hay evidencia radiológica, neurológica, endocrinológica y psicopatológica de que los pacientes con polidipsia–hiponatremia intermitente, sufren de un severo síndrome neurobiológico diferente al de los pacientes esquizofrénicos sin polidipsia-hiponatremia. Estos pacientes tendrían un síndrome distinto, con similar sintomatología psiquiátrica, pero incluyendo además metabolismo anormal de agua y sodio” [6]. Véase también  Personalización de recetas con mineralogramas: resolviendo un caso de esquizofrenia, para saber por qué en un mineralograma, es más importante la relación sodio/potasio (Na/K), que los valores individuales de ambos minerales (puede también pulsar sobre la imagen de la derecha para ampliarla).

Los valores normales para el sodio y el potasio en sangre, se pueden extraer de una química de 35 elementos como la que mostré en el apartado anterior (alergias cerebrales). Así, para descartar una polidipsia, sus valores deberían estar entre 135 y 145 meq/L (miliequivalentes por litro) para el caso del sodio, y entre 3.5 y 5.1 meq/L, en el caso del potasio.

Homocisteinuria

Este extraño trastorno también produce síntomas muy parecidos a los de la esquizofrenia. La causa suele ser una deficiencia genética de las enzimas que se encargan de controlar los niveles de un aminoácido llamado homocisteína. Esas enzimas son la cistationina beta-sintasa y la metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR). La primera convierte la homocisteína y la serina en cistationina, y la MTHFR produce metionina a partir de la homocisteína. Cualquier anomalía en estas enzimas impide el ciclo de metilación y reduce la producción de glutatión y otros antioxidantes.

Los pacientes aquejados de homocisteinuria representan tan solo el 0.1% de la población de personas con esquizofrenia, por lo que este fenotipo sería, junto con la porfiria, uno de los últimos fenotipos a considerar como presunto “culpable del delito de esquizofrenia“. Sin embargo, es imprescindible detectarlo a tiempo para prevenir el retardo mental y los problemas cardiovasculares que suelen asociarse a este fenotipo. Una manera de evitar su evolución es administrar suplementos en dosis terapéuticas (ortomoleculares) de vitamina B6, vitamina B12, ácido fólico, serina y trimetilglicina (TMG) .

¿Existen más fenotipos?

Sin duda. Existen muchos otros desequilibrios que se sabe producen los malestares que comunmente se atribuyen a la esquizofrenia, sobre todo cuando aparecen los mal llamados “síntomas positivos”. Tal es el caso de la intoxicación por mercurio (izquierda), plomo y otros metales pesados.
Más que una enfermedad, la esquizofrenia viene a ser un síndrome que altera la homeostasis de un ser humano, y todo está en descubrir ese nutriente, esa hormona o ese metal pesado que está ocasionando un desequilibrio en los neurotransmisores.

Hace falta deshacernos de eso que nos está desquiciando, de eso que nos ha robado la alegría de vivir, eso que hace que parezcamos sumamente vulnerables a quien de verdad le importamos.

Conclusiones y reflexión final

1) Si su nivel de histamina está entre los 40 y los 70 ng/ml, el valor absoluto de sus basófilos entre 30 y 50 células/mm3, su nivel de metionina dentro del valor de referencia indicado por su análisis de laboratorio y su mineralograma no revela intoxicación por cobre, es evidente que su fenotipo no corresponde a una histapenia ni a una histadelia.
2) Un conteo de basófilos de más de 50 células/mm3 y un nivel de histamina superior a los 70 ng/ml, son condiciones suficientes para pensar en una histadelia.
3) El principio de la homeostasis es un proceso natural que rige en todo ser viviente, y lo único que hay que hacer cuando enferma, es procurar las condiciones propicias para que sea el propio organismo el encargado de poner en marcha el mecanismo de autorregulación que hace posible restablecer su equilibrio bioquímico.

“La individualidad bioquímica es tal, que lo que a muchos solo consigue calmarles la sed, a unos cuantos les produce psicosis”
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 7 de noviembre de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1] Carl C. Pfeiffer, Richard Mailloux and Linda Forsythe. The Schizophrenias: ours to conquer. Bio-Communications Press, 1970.
[2] William J. Walsh. Nutrient Power. Heal your biochemistry and heal your brain. Skyhorse Publishing, 2012.
[3] Sergio López González. Receta mejorada con medicina ortomolecular para curar la esquizofrenia. Fundación MicroMédix, 30 de octubre de 2015.
[4] Moncrieff Joanna. Does antipsychotic withdrawal provoke psychosis? Review of the literature on rapid onset psychosis (supersensitivity psychosis) and withdrawal-related relapse. Acta Psychiatr Scand 2006: 1–11.
[5] Patrick Holford y Susannah Lawson. Nutrición óptima. Guía fácil. 2009, Ediciones Robinbook, s. l., Barcelona.
[6] Cruzado et al. Polidipsia psicógena complicada con hiponatremia y rabdomiólisis: Reporte de un caso. Rev Med Hered 17 (3), 2006.


16 comentarios

Microdosis de Akuamma: nueva medicina alternativa para tratar la esquizofrenia y otros trastornos mentales

Han transcurrido ya más de cuatro años desde que pude rescatar a mi hijo de la impenetrable oscuridad de la esquizofrenia, y así como tuvimos la fortuna de ver la luz al final del túnel en nuestra familia y en las de otros tres muchachos alguna vez afectados por este mismo trastorno, también hemos estado luchando por vencer las alucinaciones auditivas de Ángel, el chico cuyo caso expuse en una entrega anterior, en donde expliqué cómo pude determinar sus deficiencias nutricionales, a partir de un análisis de tejido de cabello (mineralograma).

La contribución de la Fundación MicroMédix a la medicina alternativa

Con Ángel y con una chica de nacionalidad peruana, todavía no hemos podido ver esa luz que solo Dios puede enviar a cada uno de nosotros, para iluminar el camino que Él ha querido que sigamos. Y cada vez que abro una nueva investigación para encontrar esa planta, ese aminoácido, esa vitamina o esa combinación de nutrientes que puede ayudar a otros a encontrar su propio camino, reflexiono de nuevo sobre lo que dijo el célebre poeta romano Horacio, a propósito del infortunio: “La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la prosperidad hubiesen permanecido durmiendo… En la adversa fortuna suele descubrirse el genio, en la prosperidad se oculta”.

Con esa máxima de Horacio enclavada en mi mente, y apoyándome de las herramientas de la informática biomédica que acostumbro emplear para lidiar con el infortunio, pude encontrar un antipsicótico natural para tratar la esquizofrenia, con las mismas características que poseen los llamados antipsicóticos atípicos; pero libre de efectos secundarios.

Se trata de una alternativa a los medicamentos psiquiátricos, que hemos implementado en la Fundación MicroMédix con una microdosis que contiene los alcaloides (un grupo de sustancias activas) de una planta africana, conocida en el medio científico como Picralima nitida (izquierda), y a la que cualquier mortal en Nigeria identificaría como Akuamma.
Me gustaría ser más específico. No se trata de un producto milagro; estamos hablando de fitomedicina basada en evidencias, y las propiedades de la Akuamma han sido usadas por años, en Nigeria, Camerún, Costa de Marfil y otros países africanos, para tratar síndromes psicogénicos a los que antiguamente se les solía dar el nombre genérico de “locura”. Como veremos a lo largo de esta entrega, las propiedades terapéuticas de algunas plantas de la familia de las apocináceas, que es precisamente el caso de la Picralima nitida,  ya han sido estudiadas en repetidas ocasiones por Elisabetsky E. y Costa-Campos L. [1], Linck VM [2] y otros grandes referentes de la psicofarmacología moderna [5]-[9].

Lo que está aportando la Fundación MicroMédix  a través de este nuevo tratamiento alternativo, es la aplicación de la técnica de las microdosis del Dr. Eugenio Martínez Bravo, a la semilla de la Picralima nitida. Gracias a ese gran científico mexicano y a esos otros investigadores de renombre internacional, estaremos en posibilidad de tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar, el TOC, la demencia, el Alzheimer y la ansiedad, con tres gotas de una solución hidroalcohólica mezclada con dosis apropiadas de tintura de Akuamma, administradas sobre la lengua, cada 5 minutos durante media hora o una hora como máximo, y posteriormente cada hora o cuatro veces al día, dependiendo ello de la severidad del caso y la naturaleza del trastorno.

Por qué emplear la semilla de la planta en microdosis

Como veremos más delante, la alstonina es uno de los principales alcaloides de la Picralima nitida, y se encuentra en la corteza de sus tallos, frutos y semillas [3]. No obstante, para implementar un tratamiento a base de una planta medicinal, es necesario considerar, además de la biodisponibilidad de la materia prima, su disponibilidad comercial. De esta manera, al explorar el espacio cibernético para ir en busca de este preciado alcaloide, advertimos que la semilla era la materia prima más asequible en el mercado de las plantas medicinales, pues todo parece indicar que los frutos y el tallo, pierden sus propiedades con el paso del tiempo y presentan complicaciones a la hora de envasarlos, manejarlos y distribuirlos.

La aplicación de la técnica de las microdosis, nos viene como anillo al dedo en este caso, dada la naturaleza de su mecanismo de acción neuro-hormonal [4]. Las microdosis poseen la cualidad de transportar las sustancias activas de las plantas medicinales a través del sistema nervioso, característica ideal para actuar más eficientemente en los trastornos mentales. Las vitaminas, los minerales, los ácidos grasos esenciales y los aminoácidos entran al organismo regularmente por la vía oral, ocasionando que su mecanismo de acción a través del torrente sanguíneo, se ralentice. En contraste con ese modo de operación, una microdosis herbal hace que los alcaloides de la planta en cuestión, trabajen a través de impulsos nerviosos que van, desde las papilas gustativas hasta las terminaciones efectoras curativas, pasando por el hipotálamo y la corteza cerebral.

Por qué optar por un antipsicótico natural

Afortunadamente no estudié en ninguna facultad de medicina en donde se me aleccionara para contemplar el sufrimiento ajeno, sin demostrar la más mínima inmutación. Y como no es mi estilo el abandonar al paciente a su suerte, cuando me doy cuenta de que no mejora con lo que sé que le funciona a la mayoría, procuro indagar más sobre lo que podría beneficiar a ese paciente en particular. Fue así como comencé a estudiar más a fondo las propiedades farmacológicas de algunos antipsicóticos como la clozapina, la olanzapina y la ziprasidona, con el propósito de saber qué parámetros son los que hay que tomar en cuenta, a la hora de evaluar un agente terapéutico natural para la esquizofrenia.

Poco antes de que Ángel regresara de los Estados Unidos de Norteamérica, yo había retomado un proyecto de investigación que consistía en encontrar un sustituto natural para la clozapina, que era justamente el antipsicótico que Ángel estaba tomando en aquel entonces. Había seleccionado este antipsicótico atípico (de segunda generación), porque además de sentirme comprometido con la salud de mi paciente, hasta donde yo sabía, la clozapina parecía ser el mejor de todos y al mismo tiempo el último recurso al que recurrirían los psiquiatras para controlar los síntomas positivos de la esquizofrenia, esto es, los pensamientos delirantes y las alucinaciones tanto auditivas como visuales.

Me intrigaba sobremanera el saber, por qué alguien con algo de sentido común tendría que agotar todas las posibilidades, antes de echar mano del mejor fármaco. Fue así como me enteré que la clozapina no solo deprimía el sistema inmune del paciente (agranulocitosis), sino que entre otras muchas cosas, era el antipsicótico con la mayor incidencia de convulsiones. Traduje un párrafo de la versión completa del artículo que aparece a su izquierda, para dejar en claro lo que Elisabetsky y Costa-Campos reportaron a propósito de la actividad pro-convulsiva de dicho antipsicótico:

“La clozapina (una fenotiazina) es el antipsicótico más estudiado a este respecto; presenta el mayor riesgo de convulsiones, con una incidencia del 3.5%, frente al 0.9% para la olanzapina, el 0.9% para la quetiapina y el 0.3% para la risperidona” [1].
Lo más irónico del caso, es que pocos días después de haber encontrado este interesante documento, Ángel me comunicó vía telefónica que su nuevo psiquiatra le había practicado un electroencefalograma que revelaba cierto riesgo de desarrollar epilepsia, por lo que además de ziprasidona (Geodon), le estaba recetando oxcarbazepina. Si bien el “electro” nos estaba alertando sobre una situación por demás delicada, la solución no estaba en darle un agente anti-convulsivo con potencial para producir obesidad, que a su vez necesitaría la prescripción de un agente anti-diabético, y que demandara asimismo la administración de un anti-hipertensivo con su correspondiente anti-arrítmico, y así sucesivamente. De ahí la necesidad de encontrar un antipsicótico natural, libre de complicaciones concatenadas.

Hace más de un año que he estado tratando a Ángel, y en todo ese tiempo jamás me reportó una sola mioclonía, y mucho menos un ataque de epilepsia, de tal manera que una vez más estábamos ante un caso de desfachatez psiquiátrica promovida por el consorcio farmacéutico y sus mercaderes de bata blanca. Una razón más para ir en busca de una medicina alternativa que no pretende lucrar con el sufrimiento ajeno.

Le tuve que decir que lo que le estaba prescribiendo ese comerciante de salud, no era otra cosa que una estrategia para evitar las convulsiones que la clozapina y ahora la ziprasidona podían producir como uno más de sus efectos secundarios de largo plazo. Durante año y medio, Ángel y yo habíamos logrado reducir la dosis inicial hasta solo 1/4 de tableta, no sin haber sorteado un gran número de contrariedades. Paradójicamente, la retirada de la clozapina había pasado a ser parte de su recaída (el regreso de las voces), como lo fueron también el estrés que le produjo el comenzar a estudiar un doctorado en los EUA, y los agravios que recibió de su señor padre, con motivo de su partida al extranjero. Lo que más me tranquilizaba en ese momento, es que yo había estado tratando a Ángel con dosis terapéuticas de taurina y GABA (entre otros nutrientes); dos suplementos con propiedades anti-epilépticas cuyo propósito inicial era controlar los síntomas negativos de la esquizofrenia, que en el caso de Ángel se manifestaban como pesadillas, ansiedad extrema e insomnio. En este orden de ideas, tanto la familia de Ángel como la terapeuta Lourdes González y su servidor, preferimos prescindir de la oxcarbazepina y continuar con la taurina, el GABA, el magnesio, el manganeso y el zinc, que ya de por sí habían sido prescritos para la esquizofrenia, y que ahora desempeñarían también el papel de agentes anti-epilépticos.

La decisión de haber optado por un tratamiento natural para prevenir una posible epilepsia en el caso de Ángel, no solo se basó en los hallazgos de Elisabetsky y Costa-Campos, sino en la experiencia que mi esposa, la terapeuta Lourdes González, vivió con uno de sus hermanos a quien a muy temprana edad se le diagnosticó epilepsia. Y es que ella fue testigo de un hecho que marcó para siempre la vida de toda su familia.

Un día, poco después de que su hermano abandonara el Hospital de la Raza, tras haber sido medicado con Epamin (fenitoína), presenció cómo su mamá arrojaba al bote de la basura, la bolsa llena de medicamentos que el personal de dicha institución le había dado para controlar las convulsiones que su hijo había presentado, y que ese día habían tenido lugar como en ocho ocasiones, según estimó mi esposa mientras intentaba recordar los pormenores de esa triste experiencia. Su mamá tenía razones muy poderosas para haber obrado de esa manera, porque resultó que su hijo fue mejorando gradualmente, a medida que ella misma se hacía cargo de su epilepsia con magnesio y polvo de índigo, una planta de origen asiático (derecha) muy parecida a la que todos conocemos como añil y que en ese entonces solo se podía conseguir en México a un precio de $ 600,000.00 viejos pesos los 100 gramos. ¿Vía de administración?, muy sencilla: entre su mamá, ella y sus hermanas encapsulaban a mano el polvo de la planta para que él la pudiera tomar. ¿Dosis? No lo sé, pregúntele a mi suegra, ella es la autora intelectual de esa terapia. Yo más bien emplearía microdosis de añil y de tumbavaqueros, aparte de los suplementos que recomendé con anterioridad.

Otro de nuestros pacientes, a quien llamaré JP a fin de ocultar su verdadera identidad, ha comenzado su tratamiento con cierto éxito, porque aunque al principio experimentó altas y bajas, hasta el momento se encuentra estable, al grado de que ya está yendo a la escuela y pretende regresar a su vida normal, a pesar de estar medicado con olanzapina.
Este es otro caso que ha despertado nuestro interés por encontrar un antipsicótico natural que reemplace en esta ocasión a la olanzapina. Tan pronto como su familia decida disminuir gradualmente la dosis de esta droga, comenzaremos a administrar la microdosis de Akuamma, con miras a combatir el consabido síndrome de abstinencia.

Si bien la olanzapina no presenta tantas complicaciones como la clozapina, sí merece una mención especial, ya que constituye un ejemplo típico de farmacodependencia cuando se ha llegado a tomar por más de una semana; a veces más, a veces menos.
Durante le retirada de la olanzapina, que suponemos es uno de los pasos que su familia querrá dar para lograr que su hijo se libere definitivamente de los fármacos, será imprescindible contar con la ayuda de un antispsicótico como el que aquí estamos proponiendo.

De hecho, queremos agradecer infinitamente al padre de JP, por haber sido el primer padre de familia en realizar un pedido de 100 grs de polvo de semilla de Akuamma, que nos estará llegando en estos días, para que su hijo se vea beneficiado con las microdosis que prepararemos como resultado de esta noble acción.
Ya se ve por qué nos hemos empeñado tanto en encontrar un agente antipsicótico natural que haga las veces de “muleta”, mientras se retira el fármaco prescrito por el psiquiatra, dado que tanto los efectos secundarios como los calculados (farmacodependencia), representan un obstáculo para la recuperación de nuestros pacientes. Solo estamos esperando recibir desde el otro lado del mundo, el polvo de la semilla de Akuama, para comenzar a preparar la microdosis objeto de esta publicación.

Los sucesos que dieron luz al proyecto “antipsicótico natural para tratar los síntomas positivos de la esquizofrenia”.

Cuando fue evidente que a Ángel no lo iban a dejar de acosar sus “demonios internos” (las voces), retomé con más ahínco el proyecto de investigación que tiempo atrás me había asignado la Fundación MicroMédix. El proyecto “Antipsicótico natural para tratar los síntomas positivos de la esquizofrenia”, consistía en emular hasta donde fuera posible, el mecanismo de acción de la clozapina, exceptuando por supuesto el total de sus efectos secundarios y calculados.

Todo comenzó con una búsqueda muy simple en Google con las palabras clave antipsychotic herbal filetype:PDF, que arrojó un total de 34,800 vínculos. Como se advierte en la figura adjunta, el quinto vínculo del listado me condujo a un sitio en donde pude conocer las características generales de la primera planta que se usó para curar lo que los antiguos textos de la medicina ayurvédica hindú describieron como “locura”: la Rauwolfia serpentina (pulse sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).

Pero lo que resultó más interesante aún, fueron los resultados que arrojó Arrowsmith, cuando quise extraer de la literatura biomédica, el conocimiento que estaba buscando. Con la idea de hacer más específica mi pregunta, ingresé como literatura A las dos palabras clave auditory hallucinations y como literarura C, serpentine, que era el nombre del alcaloide que averigüé después, contenía la R. serpentina. Cuál no sería mi sorpresa al descubrir que al seleccionar la palabra antipsychotic en el listado de términos B, el vocablo alstonine apareciera una y otra vez en los encabezados de los artículos que Arrowsmith me estaba mostrando (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla).

¿Que cosa era eso que se repetía en todos los títulos de los artículos de la columna de la derecha?
Era el alcaloide indol que contienen varias plantas de la familia de las apocináceas; el mismo al que se le atribuyen las propiedades antipsicóticas de la Picralima nitida, la Alstonia boone, la C. roseus, la Rauwolfia caffra y la Rauwolfia vomitoria, por mencionar las más estudiadas.

Significado del conocimiento biomédico develado

A partir de ahí, me concreté a analizar lo que estarían implicando cada uno de esos títulos, los resúmenes asociados a los mismos, así como los artículos completos que pudiera conseguir, para asegurarme de lo que ya estaba sospechando.

Curiosamente, el resumen del primer artículo del listado de la imagen inmediata anterior, coincide con el objetivo del proyecto que la fundación me encomendó, porque está implicando que la alstonina emula las propiedades de la clozapina. No se necesita más que traducir el párrafo que he resaltado aquí en azul, para concluir que: “La alstonina es un alcaloide indol que tiene un perfil experimental antipsicótico comparable con el de la clozapina, y es compatible con los efectos que se presume tiene en los pacientes con trastornos mentales” (pulse sobre la imagen para agrandarla).

No acostumbro basarme únicamente en uno o dos artículos científicos, aún cuando estos provengan de fuentes tan confiables como PubMed (Medline) y otros acervos bibliográficos de prestigio internacional, por lo que preferiría hacer el papel de “abogado del diablo” para reafirmar o desmentir la premisa enunciada en el párrafo anterior.
No se me dificulta mucho desempeñar ese papel, pues escuchando atentamente las inquietudes de mis pacientes y respondiendo a las peguntas que sus padres me hacen mientras están luchando contra la esquizofrenia de su ser querido, es como he aprendido a determinar si estoy en el camino correcto. El caso de Don Chema y su hijo Ramón me ayudará a ilustrar mejor lo que quiero decir.

Cuando le expliqué a Don Chema el propósito de nuestro proyecto, me preguntó si la microdosis de la Akuamma podría causarle convulsiones a su hijo, como podría hacerlo la clozapina, a lo que le respondí que no. No pude demostrárselo en ese momento porque la consulta era telefónica. En la imagen adjunta se puede leer lo que Costa-Campos y otros le responderían a Don Chema, así como a otros admirables padres en cuanto a que si la alstonina ha sido probada en seres humanos y no solo en el laboratorio. Lo resaltado en azul, una vez traducido al español, rezaría más o menos así:

“El alcaloide alstonina de indol es el componente principal de las plantas usadas por los psiquiatras nigerianos como drogas contra la demencia. El alcaloide presenta un perfil experimental muy similar al de la clozapina antipsicótica atípica. Este estudio tuvo como objetivo comparar la actividad pro convulsiva de estos dos compuestos antipsicóticos.
A través de la administración repetitiva durante un período de 30 días del modelo de prueba de encendido (kindling), se muestra que, a diferencia de la clozapina, la alstonina no posee actividad pro convulsiva. 
Los datos se suman a las sugerencias anteriores de que la alstonina merece ser examinada como un modelo para el desarrollo de nuevos antipsicóticos” [5].

Aunque los síntomas negativos de la esquizorfenia los hemos estado manejando con bastante éxito con inositol, taurina, GABA, glicina y otros nutrientes igual de importantes, conviene ahora preguntarse, ¿qué tanto tiempo deberán administrarse dichos nutrientes, para obtener el alivio anhelado? Hasta ahora, mi respuesta había sido que en promedio, los casos de éxito se han observado alrededor de los 6 meses, dependiendo ello de los años que el paciente haya estado medicado (con fármacos), así como del tipo de antipsicóticos empleados. La farmacodependencia de la olanzapina por ejemplo, es una travesía con menos tropiezos que los que se llegan a presentar con la clozapina. La mamá de uno de mis pacientes en España, me decía que el antipsicótico que menos resistencia había ofrecido durante su retirada, había sido el haloperidol (Haldol). Dos de nuestros casos de éxito, el de mi hijo y el de otro muchacho cuyo nombre no puedo revelar por habérselo prometido a sus padres, tomaron olanzapina solo unos cuantos días al principio del tratamiento. Como ya podrá usted suponer, fueron experiencias muy difíciles de superar, dado que los efectos de la medicina ortomolecular y las microdosis con las que contábamos en ese entonces, no se notaron sino hasta después de varios meses de esfuerzo y dedicación.

La idea entonces es disminuir el sufrimiento del paciente durante la fase de transición entre la medicación convencional (a base de fármacos) y la medicina ortomolecular y las microdosis. Como en toda profesión, hemos progresado hasta el punto de haber devuelto la salud a una niña de 12 años con síntomas psicóticos, en escasos dos meses. Un hecho que no puedo dejar de mencionar en relación a este caso, es que su mamá nos llamó antes de recurrir a un psiquiatra, por lo que su hija jamás llegó a tomar antipsicóticos, ansiolíticos o cosas por el estilo.

Hasta donde alcanzo a vislumbrar, con la microdosis de Akuamma, podríamos reducir ese tiempo de recuperación hasta probablemente un mes. ¿Y de qué manera esta microdosis puede reducir los síntomas negativos de la eszquizofrenia, y de aquellos que se producen como resultado de la retirada del (o los) antipsicótico(s) (síndrome de abstnencia)? Nuevamente, prefiero responder a esta pregunta, apoyándome en lo que los expertos en psicofarmacología opinan al respecto (le recuerdo que mi especialidad es la informática biomédica).

En la imagen adjunta he resaltado una vez más en color azul, lo que considero responde mejor a esta cuestión. Pero permítame ahorrarle el trabajo de traducir al español, el párrafo que cumple a la perfección con ese cometido:
El estudio indica que el alstonina no sólo aumenta la interacción social en ratones normales, sino que también evita los déficits sociales atribuibles a los síntomas negativos de la esquizofrenia. Este estudio refuerza y complementa el perfil antipsicótico de la alstonina y destaca su potencial como un fármaco útil para el manejo de los síntomas negativos de la esquizofrenia” [6].
Desde el punto de vista de la teoría dopaminérgica de la esquizofrenia, no hay mucha diferencia entre sus síntomas negativos y los ocasionados por un síndrome de abstinencia. De acuerdo con esa teoría, existe una alteración en la transmisión de la dopamina en el cerebro.

El aumento de la actividad dopaminérgica en las regiones subcorticales, en especial en las vías mesolímbicas, está correlacionado con los síntomas positivos de la esquizofrenia. A su vez, los síntomas negativos y cognitivos parecen estar correlacionados con un descenso de la actividad dopaminérgica en regiones corticales prefrontales. Todo parece indicar que al antagonismo dopaminérgico rige la manera en la que se manifiestan los trastornos psicogénicos, y ese antagonismo también ha sido constatado por el mecanismo de acción de la clozapina y la propia alstonina (pulse sobre la imagen de la derecha para agrandarla).

La ansiedad es uno de los síntomas negativos con el que podemos ejemplificar perfectamente cómo la alstonina podría contribuir a disminuir sensiblemente o quizás hasta eliminar un síndrome de abstinencia provocado por la retirada de un antipsicótico como los que aquí se han mencionado. En la imagen de la izquierda (pulse para agrandarla), Costa-Campos y sus colaboradores estarían respondiendo a la pregunta ¿Puede la alstonina ayudar  a reducir o inclusive a detener un ataque de ansiedad? Se lo traduzco con mucho gusto:

La alstonina claramente se comporta como un ansiolítico tanto en el modelo conductual de panel perforado como en el de luz/ oscuridad. La administración previa del antagonista del receptor de serotonina 5-HT 2A/C ritanserina, revertió los efectos de la alstonina en los modelos conductuales de panel perforado y de luz/oscuridad, lo que sugiere la participación de estos receptores en el mecanismo de acción de la alstonina” [7].

Por último, y aunque esto es algo que un padre de familia difícilmente se cuestionaría, pero que es menester enfatizar para terminar de cumplir bien con mi labor de “abogado del diablo”, es señalar la importancia que puede tener otra teoría que postula que los niveles de glutamato, y no solo los de dopamina, también pueden desembocar en un trastorno psicótico. De manera análoga a como sucede con la teoría dopaminérgica, un aumento excesivo en el nivel de glutamato a nivel cerebral, produce un efecto glutamatérgico con potencial para provocar alucinaciones, pensamientos delirantes y síntomas negativos.

Estos síntomas negativos podrían comprender estereotipias (repetición mecánica de las mismas posturas o movimientos), depresiones, falta de concentración, deterioro de la memoria, aislamiento social y ataques de ansiedad/pánico. En el párrafo que he resaltado en la imagen inmediata anterior, se puede leer lo que Herrmann y otros responderían a la pregunta: ¿cómo beneficiaría la alstonina de la Akuamma, a un paciente con niveles altos de glutamato? La traducción del párrafo en azul quedaría como sigue:

Este estudio muestra que la alstonina disminuye la absorción de glutamato, lo que puede ser beneficioso para la deficiencia glutamatérgica observada en la esquizofrenia. Cabe destacar que la disminución de la absorción de glutamato coincide con la inversión del déficit de interacción social y de memoria funcional inducidos por el MK-801 . Un beneficio potencial adicional de la alstonina como antipsicótico es su capacidad para aumentar el glutatión, un antioxidante celular clave que se ha informado se encuentra disminuido en el cerebro de los pacientes con esquizofrenia. Una característica adicional del nuevo mecanismo de acción de la alstonina que refuerza que los receptores D(2) no están sustancialmente implicados, es la ausencia del efecto de la apomorfina en los cambios inducidos por la alstonina en la captación de glutamato” [8].

Otras propiedades terapéuticas de la Picralima nitida

Esta última característica viene a reforzar aún más el por qué emplear esta planta en particular para tratar la esquizofrenia. Basta con volver a leer lo que he resaltado en negritas para apreciar mejor su potencial. Y eso que no mencioné las cualidades tan extraordinarias que la mayoría de la gente le atribuye a la Akuamma.
Lo dicho hasta aquí solo abarca  las propiedades antipsicóticas de esta planta y las aplicaciones que muy poca gente conoce. La Akuamma se ha hecho famosa en todo el mundo más bien por sus propiedades analgésicas.
Además de aliviar el dolor, la Akuamma se ha empleado también como remedio para la fiebre, la hipertensión, la ictericia, la dismenorrea, los trastornos gastrointestinales y la malaria. Diversas publicaciones de carácter científico han demostrado que otros alcaloides aislados aparte de la alstonina, así como los extractos de sus taninos, polifenoles y esteroides, se han usado con gran éxito como analgésicos, anti-inflamatorios, hipoglucémicos, hipotensores y antimicrobianos. Análogamente, algunas otras de sus sustancias activas se han empleado por años para combatir las úlceras y los tumores [9].

El beneficio es para usted y su familia, no para los magnates farmacéuticos

Y si acaso se encontrara usted en otro país y por tal motivo no pudiésemos hacerle llegar hasta su domicilio las microdosis de Akuamma, nada nos impediría hacerle llegar a través de Skype, el conocimiento necesario para que usted mismo las elabore. Nuestro objetivo es que usted resulte beneficiado con las cualidades de esta planta, no solo en cuanto a mejorar su calidad de vida o la de un familiar, sino para que también ahorre en suplementos. Si bien la receta para la esquizofrenia con suplementos ha dado buenos resultados, no podemos negar que para la mayoría de las familias, representa una parte sustancial de su presupuesto.

Son muy pocos los países en donde los precios de los suplementos son bastante asequibles, y las microdosis podrían marcar un hito en la evolución de la psiquiatría alternativa, como resultado de la inclusión social de familias de escasos recursos, en este proceso de cambio. Parte de nuestra visión es hacer llegar a los lugares más apartados del planeta, el conocimiento que extraemos de este espacio cibernético, y si no reducimos ahora los costos de nuestros tratamientos, no podremos decir después que hemos cumplido con nuestra misión, porque entonces no habremos demostrado que la salud no tiene por qué tener ese carácter elitista que suele notarse en otros ámbitos de nuestra sociedad.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 27 de Junio de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


REFERENCIAS

[1]  Elisabetsky E. & Costa-Campos L. The alkaloid alstonine: a review of its pharmacological properties. Evid Based Complement Alternat Med. 2006 Mar;3(1):39-48. Epub 2006 Jan 16.
[2]  Linck VM et al. Original mechanisms of antipsychotic action by the indole alkaloid alstonine (Picralima nitida). Phytomedicine. 2015 Jan 15;22(1):52-5. doi: 10.1016/j.phymed.2014.10.010. Epub 2014 Nov 6.
[3] Schmelzer, G.H & Gurib-Fakim, A. (Editors), 2008. Plant Resources of Tropical Africa 11(1). Medicinal plants 1. PROTA Foundation, Wageningen, Netherlands/Backhuys Publishers, Leiden, Netherlnds/CTA, Wageningen, Netherlands; página 449
[4] Dr. Eugenio Martínez B. y Dra. Maricela Villalta. Guía terapéutica con Microdosis. Plantas medicinales, sustancias químicas, medicinas de patente, glándulas y tejidos. Editorial Herbal. Mexico D.F, 2009.
[5] Costa-Campos L1, Iwu M, Elisabetsky E. Lack of pro-convulsant activity of the antipsychotic alkaloid alstonine. J Ethnopharmacol. 2004 Aug;93(2-3):307-10.
[6] de Moura Linck V, Herrmann AP, Goerck GC, Iwu MM, Okunji CO, Leal MB, Elisabetsky E. The putative antipsychotic alstonine reverses social interaction withdrawal in mice. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2008 Aug 1;32(6):1449-52. doi: 10.1016/j.pnpbp.2008.04.013. Epub 2008 Apr 29.
[7] Costa-Campos L, Dassoler SC, Rigo AP, Iwu M, Elisabetsky E. Anxiolytic properties of the antipsychotic alkaloid alstonine. Pharmacol Biochem Behav. 2004 Mar;77(3):481-9.
[8] Herrmann AP, Lunardi P, Pilz LK, Tramontina AC, Linck VM, Okunji CO, Gonçalves CA, Elisabetsky E. Effects of the putative antipsychotic alstonine on glutamate uptake in acute hippocampal slices. Neurochem Int. 2012 Dec;61(7):1144-50. doi: 10.1016/j.neuint.2012.08.006. Epub 2012 Aug 25.
[9]  Osayemwenre Erharuyi, Abiodun Falodun, Peter Langer. Medicinal uses, phytochemistry and pharmacology of Picralima nitida (Apocynaceae) in tropical diseases: A review. Asian Pacific Journal of Tropical Medicine (2014)1-8


Deja un comentario

Informática biomédica: el conocimiento al servicio de la salud

La aplicación del método científico no es un asunto que competa exclusivamente a los grandes consorcios farmacéuticos y los centros de investigación. La Fundación MicroMédix ha tenido que recurrir a este método para resolver casos que no están tipificados en las fuentes bibliográficas convencionales, en donde uno normalmente encuentra de manera explícita, la sabiduría de los grandes referentes de la medicina alternativa. Y esto se ha convertido en una necesidad, porque yo no puedo decirle a un paciente “fíjese que lo único que le queda es resignarse, porque lo que padece usted nadie lo ha podido curar hasta ahora”.

El conocimiento que no se tiene, debe descubrirse

Ya no sé si la costumbre que tienen los médicos de decirle a usted que su mal no tiene remedio, y que va a tener que consumir tal o cual píldora por el resto de su vida, debo considerarla como una cantaleta que emplea la industria farmacéutica para hacer que usted no pare de comprar sus fármacos, o si de plano es una actitud derrotista que se ha vuelto un lugar común entre la comunidad médica.

Los médicos no tienen tiempo para investigar. Nosotros investigamos todos los días pero no necesitamos pasarnos años, realizando ensayos clínicos aleatorizados tipo doble ciego, controlados con placebo y no sé que tantas cosas más, para darle una solución a un paciente. Me refiero a que ofrecemos un servicio de investigación personalizado que puede resolver un problema de salud en cuestión de semanas.
El hecho de que en este momento yo no sepa cómo curar un SIDA o un cáncer, no significa que no me pueda comprometer a encontrar ese conocimiento que está esperando ser descubierto, en los inmensos acervos bibliográficos de la Web.

Porque ya teniendo un diagnóstico, nuestro siguiente paso en el proceso terapéutico, es recurrir a un servicio que hemos llamado “Un Estudio Para Tu Caso“. Estoy hablando de extraer conocimiento biomédico de millones de artículos, en menos de una semana, con las técnicas avanzadas de la informática biomédica (en esa sección de nuestra página encontrará una descripción que resulta accesible para cualquiera que quiera saber en qué consisten y para qué sirven dichas técnicas).

La diferencia entre la consulta médica y la informática biomédica está en los métodos

Nos distinguimos de los médicos en los métodos y las sustancias que empleamos para curar, pues nosotros no recomendamos la ingesta de drogas legales, salvo en el caso de las microdosis de medicamentos, cuya técnica la hemos empleado para ayudar a algunos pacientes a superar sus síndromes de abstinencia. Y a propósito de la diferencia que hay entre la labor que desempeña un médico y nuestra misión, que consiste en tratar a cada paciente como si fuera un familiar nuestro, me gustaría relatar lo que me sucedió a finales del año pasado, durante una llamada telefónica que tuve que atender, poco antes de dictar una conferencia en un salón de convenciones cercano al puerto de Veracruz, en México.

Se trataba de un hombre sin nombre que intentaba venderme publicidad a través de videos que según dijo, convencerían a cualquiera que visitara la página de la fundación, de que nuestro trabajo era muy profesional. Me llegó a decir que lo único que nos faltaba en la Fundación MicroMédix para lucir más confiables, era la presencia de una autoridad médica. Le contesté que eso era precisamente lo que nos hacía diferentes, porque desde que la fundación vio la luz, nos habíamos propuesto no ofrecer “pan con lo mismo”, es decir, no teníamos por qué apoyarnos en médicos y mucho menos comportarnos como tales.

Cuando me cuestionó sobre cómo pretendía yo persuadir a mis consultantes de que podían curarse con mis métodos, habiéndome titulado como ingeniero y no como médico, le pregunté si tenía conocimiento de lo que es capaz de hacer un ingeniero en informática biomédica, y fue entonces cuando aquél hombre sin nombre, se quedó como un niño atribulado que no sabe qué contestar cuando no ha hecho su tarea.
Esta anécdota la he traído a colación porque explica muy bien, por qué el paciente promedio sigue creyendo en la medicina alópata.

Es precisamente por ser tan nueva que pocas personas han oído hablar de la informática biomédica, y no se explican cómo es que una máquina pueda aprender automáticamente y en unos cuantos segundos, lo que a un ser humano le tomaría años asimilar. Y hay todavía muchísimos hombres, mujeres, adolescentes e inclusive niños, que en plena era del conocimiento siguen yendo al psiquiatra, en lugar de hacer la tarea de informarse sobre tratamientos alternativos más avanzados, más seguros, y completamente libres de drogas y efectos secundarios. Yo no estoy muy seguro de que a ellos les esté funcionado muy bien aquello de que “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

La psiquiatría: una pseudociencia en extinción

¿Sabe usted en dónde está aplicando la psiquiatría el método científico?
A lo largo de mi carrera profesional y como ingeniero en informática biomédica, aprendí que a los usuarios finales de un sistema, realmente no les importa si uno está usando o no tecnología de punta para resolver sus problemas, con tal de que se resuelvan. Irónicamente, los usuarios del sistema tradicional de salud mental, llevan años confiando en que un señor de bata blanca disfrazado de psiquiatra les va a resolver sus problemas, y hasta donde alcanzo a vislumbrar, los psiquiatras no les han resuelto nada, porque nosotros estamos atendiendo y con mucho éxito por cierto, a todos esos pacientes que ellos no han podido curar. Si la psiquiatría estuviera dando resultados, nosotros estaríamos sin trabajo y ya habríamos “tirado la toalla”.

Y lejos de tirar la toalla, buscamos soluciones a través de herramientas muy poderosas que nos permiten descubrir ese conocimiento que a los psiquiatras les falta. Si bien es cierto que ese conocimiento está escondido debajo de una gran montaña de datos, también lo es que un programa especializado en extracción de datos o de texto (data/text mining), puede responder a las preguntas que uno se va planteando cuando un determinado paciente no responde a un tratamiento. Los casos reales más renuentes requieren de un conocimiento que se puede obtener con las herramientas de la informática biomédica.

Efectos secundarios e iatrogenias calculadas

Después de la clozapina, la olanzapina es una de las armas más letales con las que cuenta un soldado de bata blanca para luchar contra la esquizofrenia. Y la experiencia que uno tiene en estos menesteres, es que el paciente puede llegar a sentirse bien durante las primeras semanas o hasta un par de meses después de haber iniciado su tratamiento. Los problemas surgen cuando los efectos secundarios hacen su triunfal aparición, al manifestarse como sobrepeso, diabetes, hipertensión, náuseas, vómitos, agrandamiento de los senos en el caso de los varones y bueno, la lista continúa, dependiendo del fármaco y de la individualidad bioquímica del enfermo.

Y si usted suspende de un día para otro la ingesta del antipsicótico en cuestión, su cuerpo le va a decir: “un momento, no puedes dejarme sin antipsicótico, y agárrate bien de donde puedas, porque te voy a responder ya sea con una ansiedad que nunca has experimentado, con los síntomas que se supone debía aliviar esa droga que me estás quitando, o bien con síntomas que ni siquiera tenías, como acatisia, discinesia, catatonia, confusión mental, o memoria disminuida.”  Eso es lo que se conoce como iatrogenia calculada. Y es hasta después de haber pasado por una experiencia como la que acabo de describir, cuando los familiares de los enfermos buscan una alternativa, aunque conozco a otros que la repiten una y otra vez, hasta que por fin se dan cuenta de que todo eso es “pan con lo mismo”.

Un caso real de extracción de conocimiento que responde a la pregunta: ¿Cuál sería un buen sustituto natural de la olanzapina?

Es en esos cuadros agudos cuando nosotros entramos en acción, empléandonos a fondo para vencer todo tipo de iatrogenias y reacciones adversas calculadas por los tramoyistas de esos escenarios de horror. Y si después de cuatro meses el paciente no responde a nuestro tratamiento alternativo, yo no le puedo salir con eso de que tiene que resignarse y soportar todos esos malestares por el resto de sus días. Tengo que liberarlo de la farmacodependencia que le han ocasionado esos antipsicóticos y debo comprometerme con él y su familia, a terminar con su enfermedad. Soy un profesional de la salud, no un psiquiatra que ya está pensando en su siguiente cliente cautivo.

Como veremos a continuación, la mejor forma de aprender a extraer conocimiento de la literatura biomédica, es estudiando las propiedades de los antipsicóticos, para encontrar una posible respuesta a la pregunta planteada con anterioridad, es decir, ¿Cuál sería un buen sustituto natural de la olanzapina? La explicación  de cómo se plantea una pregunta de esta índole al programa que utilicé para extraer conocimiento de la literatura biomédica (Arrowsmith), así como de los principios en los que se basa el modelo ABC de Swanson y la informática biomédica, los podrá encontrar en la sección intitulada con este mismo nombre en la parte superior de esta página (puede pulsar también en el vínculo anterior). Si necesitara profundizar en esta tecnología, tal vez querría echarle un vistazo al temario del curso “Informática Biomédica para el Descubrimiento de Nuevas Terapias y el Diagnóstico de Enfermedades“.

El doctor que responde amablemente: Arrowsmith (la primera fase) 

En la imagen adjunta se muestra la respuesta que Arrowsmith desplegó, después de haber ingresado como preguntas las palabras clave schizophrenia y olanzapine. Esta primera estrategia de búsqueda no representa ninguna complicación porque para empezar, lo que estamos buscando es un despliegue de aquellos términos B que de acuerdo con el modelo de Swanson, nos están vinculando de manera indirecta a los conjuntos de las literaturas A y C, que corresponden a todos los artículos que contienen las palabras schizophrenia y olanzapine por separado (Arrowsmith excluye los artículos en los que aparecen estos dos términos B juntos, en ambas literaturas disjuntas*).

La segunda fase de la estrategia: buscando hechos, patrones y tendencias

La segunda fase de la estrategia de búsqueda depende de la experiencia que se tenga en el campo de los trastornos de la personalidad, concretamente en el de la esquizofrenia, porque estamos hablando de un medicamento que está típicamente indicado para dicho trastorno, aunque tengo un paciente cuyo psiquiatra se lo recetó para dormir. ¿Puede usted creer eso? Pero en fin, continuando con la estrategia de búsqueda, notará usted que en la imagen anterior le pedí a Arrowsmith que ordenara la lista de términos B en orden alfabético, pues me interesaba encontrar artículos que contuvieran encabezados y resúmenes relacionados con la inhibición de la recaptación de neurotransmisores, que es algo que les encanta manufacturar a los laboratoristas de los grandes consorcios farmacéuticos. Estos singulares personajes, están continuamente ideando la manera de generar patentes de medicamentos que alteren el mecanismo de la neurotransmisión, obligando al cerebro a depender de una sustancia que ellos sintetizan para que ocupe el lugar que originalmente le corresponde a los mensajeros químicos que hay en nuestro cerebro y que reciben el nombre de neurotransmisores.

Para simplificar la explicación de este fenómeno de la inhibición de la recaptación, me concentraré en el caso del bitopertin, un fármaco que Roche quiso promover pero que al final no le dio resultado (puede pulsar también sobre la imagen de la izquierda para agrandarla).
La inhibición de la recaptación de cualquier neurotransmisor, consiste en bloquear artificialmente a sus correspondientes receptores, para aumentar exageradamente la cantidad de neurotransmisores que se van a acumular en las sinapsis (los intersticios que hay entre neuronas).
Los transportadores de un neurotransmisor reciclan una buena parte de éste hacia la neurona emisora (presinapsis); pero se bloquean cuando quedan a merced de una sustancia exógena como el bitopertin, provocando que la mayor parte de los neurotransmisores quede “flotando” en las sinapsis. Es debido a esa proliferación de neurotransmisores que se produce el efecto amplificado de la neurotransmisón, que es a fin de cuentas lo que les interesa obtener a los químicos farmacéuticos (pulse sobre la imagen adjunta para ver los encabezados de los artículos 1 y 3)

En condiciones normales (en ausencia de una sustancia exógena), el neurotransmisor regresa a la neurona emisora para ser reutilizado en un mensaje posterior. Pero bajo la acción de una sustancia exógena como el bitopertin, el exceso de glicina no se reutiliza (la recapturación ha sido bloqueada), y es ahí donde están las ganancias millonarias de esta industria: una vez que usted prueba por primera vez una sustancia que promueve una respuesta de esa magnitud, desarrolla una farmacodependencia, sobre todo si la ingesta ha sido prolongada. El secreto está en que la cantidad de neurotransmisores no recapturados por la presinapsis es tan grande, que el cerebro ya no se conforma con menos, pues su naturaleza le impide contravenir el principio de la homeostasis.

Y este mecanismo de farmacodependencia lo aplican no solo para hacer que se disparen las cantidades de glicina, sino también para las de la dopamina y la serotonina, cuyo bloqueo es el que más les ha dejado dinero a los magnates farmacéuticos. La inhibición selectiva de la recaptación de serotonina, es el mecanismo en el que está basado el funcionamiento de los antidepresivos, también conocidos como SSRIs, por sus siglas en inglés.
Llegados a este punto, conviene señalar que aparte de comportarse como un neurotransmisor, la glicina es también un aminoácido, y como tal, lo puede uno encontrar en carnes, pescados, semillas de algarrobo, de girasol, de ajonjolí y de calabaza; en pistaches, en la soya, espinaca, verdolaga, lenteja, papa, remolacha, berros, fruta fresca, verduras y muchas otras hortalizas y legumbres. Pero para aliviar una esquizofrenia, no va ser suficiente con alimentar al cuerpo con todos esos alimentos.

Para curar los síntomas de una esquizofrenia de manera natural, se debe administrar glicina de manera exógena pero como suplemento, en dosis ortomoleculares (terapéuticas). Ese mismo efecto que los grandes consorcios farmacéuticos quieren conseguir artificialmente, se puede conseguir con este aminoácido, sin necesidad de bloquear ningún receptor en el cerebro. La glicina administrada naturalmente, no ocasiona ningún efecto secundario y trabaja mejor que la inhibición de la recapturación de la glicina inducida por fármacos. Y a las pruebas me remito.

Tercera fase: relaciones implícitas entre la olanzapina y la glicina

Utilizando nuevamente a Arrowsmith como herramienta para extraer texto biomédico, veamos lo que sucede al ingresar las palabras clave olanzapine y glycine como literaturas A y C, respectivamente.
Conviene seleccionar nuevamente el término B reuptake inhibitor, para ver qué podemos inferir de la semántica de los encabezados de los artículos recuperados.  En esta fase de nuestra estrategia de búsqueda, tenemos que poner mucha atención, tanto en lo que busca la industria como lo que nosotros queremos descubrir en lo más recóndito de MEDLINE. Comencemos pues analizando lo que hizo Roche con su bitopertin.

Al seleccionar el término reuptake inhibitor, obtenemos la respuesta mostrada en la imagen de la derecha (pulse sobre la misma para agrandarla). ¿Qué están sugiriendo los artículos extraídos de esa montaña de datos? La semántica de sus encabezados nos está indicando que Roche estaba buscando reproducir artificialmente una respuesta glicinérgica aumentada, que como sugieren tres de los artículos de la columna de la derecha, paliaría los síntomas de la esquizofrenia. Y fue entonces cuando para mí fue obvio que la glicina administrada en megadosis, podría emular al bitopertin, sin ocasionar efectos secundarios. Pero y entonces, ¿de qué me sirve el modelo de Swanson, si ya descubrí eso? Lo necesito para defender la hipótesis que plantearé en breve. No puedo proponer un tratamiento con suplementos de glicina basándome en una corazonada. El modelo de Swanson permite probar una hipótesis empleando un número suficiente de términos B.

Modelo de Swanson para comprobar la hipótesis de que “la glicina es un posible sustituto natural de la olanzapina”

Los artículos que hemos extraído de MEDLINE con la ayuda de Arrowsmith están implicando que tanto el bitopertin como la glicina, son dos agentes que se usan para mejorar los síntomas de la esquizofrenia. Basta con seleccionar el término B negative symptom schizophrenia en Arrowsmith, y echarle un vistazo a la imagen que aparece a su derecha para confirmar este hecho.
Si Swanson viera estos resultados creo que razonaría de la siguiente manera: “si los síntomas negativos de la esquizofrenia mejoran tanto con la olanzapina como con el bitopertin, y si éste funciona gracias al efecto glicinérgico, entonces la glicina también puede mejorar los síntomas negativos de la esquizofrenia”. Hay autores que ya están convencidos de que la glicina se puede emplear con mucha eficacia para tratar la esquizofrenia. Eso refuerza aún más la hipótesis anterior.

Paradójicamente, los efectos secundarios de la olanzapina que mencionaba yo en párrafos anteriores, son también una excelente fuente de inspiración para encontrar patrones y correlaciones entre los datos biomédicos. Tan solo para darnos una idea de cómo la glicina no solo viene a ser un buen reemplazo de la olanzapina, sino hasta una mejor opción, apliquemos el modelo de Swanson a las lietaraturas A (olanzapine) y C (glycine), vinculándolas ahora de manera indirecta a través del término metabolic syndrome (pulse sobre la imagen adjunta para agrandarla). Este síndrome comprende una serie de síntomas que se relacionan con varias afecciones entre las que destacan la diabetes, los problemas cardiovasculares, la obesidad y la hipertensión. Por lo regular, todos esas complicaciones se deben a un consumo excesivo de azúcar, a la ingesta de antipsicóticos atípicos, o a un problema de obesidad o sobrepeso.

En el contexto de nuestro análisis, los artículos mostrados revelan que todos esos efectos secundarios son causados por la olanzapina y otros antipsicóticos como la clozapina, el haloperidol y el aripiprazol. Pero lo más interesante aquí es identificar la correlación negativa que se da entre la propiedades de la glicina y las variables metabólicas implicadas en este síndrome. Así por ejemplo, en lo que la olanzapina incrementa la glucosa en sangre, la glicina la disminuye. Correlaciones similares se pueden inferir al interpretar varios de los artículos recuperados, en relación a otras variables metabólicas, como son la presión arterial, la insulina y el índice de masa corporal.

Si aplicamos el modelo de Swanson al término metabolic syndrome que aparece en la figura anterior, podríamos decir que “si la olanzapina deteriora las variables metabólicas y éstas mejoran con la glicina, entonces la glicina se puede administrar conjuntamente con la olanzapina para optimizar el tratamiento de la esquizofrenia”.
Y así podríamos seguir analizando más términos B para fortalecer más la confianza en la hipótesis anteriormente planteada. Yo así lo hice, y en todos los casos, el modelo de Swanson confirmó una y otra vez, lo que otros especialistas ya comprobaron en sus correspondientes campos de investigación:

Que la glicina refuerza el efecto antipsicótico de la olanzapina y que por lo tanto, este aminoácido que funciona también como neurotransmisor, puede ser empleado en dosis terapéuticas, para aliviar los síntomas negativos y positivos de la esquizofrenia.

Conclusiones

De la misma manera que yo ignoro muchos de los métodos que los médicos emplean para resolver los problemas que aquejan a sus pacientes, intuyo que muchos médicos ni siquiera están enterados de la existencia de una herramienta como la que aquí he presentado.

Puesto que existe una gama muy amplia de soluciones para un mismo problema, puede ser que los médicos no sean los únicos seres humanos capaces de determinar lo que debe hacerse en materia de salud.
Lo mejor sería que tanto los médicos como los ingenieros en informática biomédica, trabajáramos en equipo para que los pacientes se beneficiaran con todo ese abanico de posibilidades.
Solo me resta invitarlo a que no sea como ese hombre sin nombre que me llamó para decirme que la Fundación MicroMédix debía ser maquillada con polvos médicos, porque entonces estaría desaprovechando la oportunidad de descubrir nuevas alternativas para curarse de eso que los señores de bata blanca le han dicho que no tiene remedio.

“Se requieren nuevas formas de pensar para resolver los problemas creados por las viejas formas de pensar”… Albert Einstein.
© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 2 de abril de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar.


*De cuerdo con la teoría de los diagramas de Venn,  dos conjuntos son disjuntos cuando su intersección es el conjunto vacío.

REFERENCIAS

[1] I. Petrič et al. Discovering Hidden Knowledge from Biomedical Literature. Informatica 31 (2007) 15–20. 2006
[2] Michael R. Berthold, Christian Borgelt, Frank Höppner & Frank Klawonn.Guide to Intelligent
Data Analysis. How to Intelligently Make Sense of Real Data. Springer.2010
[3] Smalheiser,N.R. et al. (2009) Arrowsmith two-node search interface: a tutorial on finding meaningful links between two disparate sets of articles in MEDLINE. Comput. Methods Program. Biomed., 94, 190–197.
[4] Swanson,D.R. (1986) Fish oil, raynaud’s syndrome, and undiscovered public knowledge. Pers. Biol. Med., 30, 7–18.
[5] Swanson,D.R. (1990) Medical literature as a potential source of new knowledge. Bull. Med. Libr. Assoc., 78, 29-37.
[6] Swanson,D.R. and Smalheiser,N.R. (1997) An interactive system for finding complementary literatures: a stimulus to scientifc discovery. Artif. Intell., 91, 183–203.
[7] Y.Tsuruoka et al. Discovering and visualizing indirect associations between biomedical concepts.Vol. 27 ISMB 2011, pages i111–i119; doi:10.1093/bioinformatics/btr214
[8] Hsinchun Chen, Sherrilynne S . Fuller, Carol Friedman & William Hersh. Medical Informatics: Knowledge Management and Data Mining in Biomedicine. Springer. 2005
[9] Shortliffe & Cimino: Biomedical Informatics. Computer Applications in Health Care and Biomedicine. Third Edition. Sringer, 2006.
[10] Andreas Holzinger & Igor Jurisica. Interactive Knowledge Discovery and Data Mining in Biomedical Informatics. State-of-the-Art and Future Challenges. Springer, 2014


Deja un comentario

¿Fármacos de por vida? Evitando ese efecto que de secundario no tiene nada

Efectos secundarios y calculados

efectoUn efecto secundario es una reacción adversa no intencionada que experimenta un ser humano cuando le son administradas dosis normales de algún medicamento. La dependencia que un individuo desarrolla en relación a un fármaco, no parece llenar los requisitos de la definición anterior, porque como más adelante demostraré, hay casos en que esta reacción en particular, se planea deliberadamente en el laboratorio. El efecto en este caso más bien debería denominarse efecto calculado o intencional, porque está pensado para que el ser humano dependa de un producto y por lo tanto lo consuma cuantas veces sea necesario.

calculado¿Y por qué querría un grupo minoritario de la población  cometer este abominable crimen contra sus congéneres? Porque eso le permite lucrar con el sufrimiento ajeno. “Poderoso caballero es don Dinero”.
Mi objetivo no es repetirle aquí lo que ya ha dicho la Dra. Ghislaine Lanctot, a propósito de cómo funciona el ejército farmacéutico y sus soldados de bata blanca [1], o lo que ya han escrito Payer [2], Elliot [3] y Moynihan & Cassels [4], en relación al miedo que infunde ese sistema sobre la población, para convertir personas sanas en pacientes, valiéndose de la promoción de nuevas enfermedades.

En lo que yo me voy a enfocar es en poner al descubierto lo que hacen los laboratorios para agotar determinados nutrientes en los consumidores, con miras a convertirlos en adictos empedernidos, o como bien dice la Dra. Lanctot, en corderitos obedientes y compradores sumisos. Lo de corderitos supongo que ha de ser porque se dejan trasquilar su “lana” (“lana” es un vocablo coloquial que usamos los mexicanos para referirnos al dinero).
A continuación describo el modus operandi del mercado farmaceútico, recurriendo al efecto calculado del clonazepam, como ejemplo típico del fenómeno social que se vive a nivel global.

¿Adicto(a) al clonazepam?

sintomasImagine que usted está desesperada porque ya lleva una semana sin dormir. Acude al médico en busca de ayuda y éste, que ha sido aleccionado durante toda su carrera por una escuela de medicina auspiciada por unas cuantas trasnacionales farmacéuticas, extrae una pluma de su flamante bata blanca y le extiende una receta en donde se puede leer: “Clonazepam, 2 mg. Tomar media tableta antes de dormir”. Como usted confía en su médico, sigue sus instrucciones al pie de la letra y en la noche toma la dosis recomendada, y ya está, ¡por fin ha podido descansar durante toda la noche!

clonazepamDespués de unas cuantas semanas, puede ser que la dosis inicial ya no sea suficiente, porque su cuerpo ha desarrollado cierta tolerancia al medicamento, de manera que le llama a su médico (en el mejor de los casos) y éste le dice que agregue un cuarto de tableta a su ingesta. Y como al mes sucede algo similar, y a los tres o cuatro meses, usted siente que ha entrado en una espiral descendente porque ahora resulta que no ha podido dormir ni con la dosis aumentada, que para ese momento ya estará rondando los 5 o 7 mg. Y como si se tratara de alguna droga ilegal, sucede que ya no puede dejar de tomar su clonazepam, porque éste ha creado en usted un efecto que se conoce como dependencia.

La única diferencia es que el clonazepam está legalizado y la cocaína, la heroína, el LSD y demás drogas alucinógenas no lo están (la mariguana ha sido legalizada en algunos países para dominar y embrutecer más a la población de gobernados: un pueblo al que se le está drogando crónicamente, no se puede emancipar).
Mi compromiso con usted, querido lector, es informarle que durante todo ese tiempo (el cual variará de persona a persona), el clonazepam ha provocado que la cantidad de una hormona llamada melatonina esté muy por debajo del nivel que su cuerpo necesita para descansar. En otras palabras:

melatoninael clonazepam ha agotado la cantidad de melatonina que hay en su cerebro, y que en condiciones normales (sin clonazepam) es producida por su glándula pineal, órgano encargado de controlar sus patrones de sueño. ¿Cree usted que eso sea un efecto secundario, es decir, no deliberado? ¿Les va a creer a los fabricantes del Rivotril, Ravotril, Clozanil, Ropsil y todos esos otros “hostiles”, que esa deficiencia de melatonina ha sido producto de una mera casualidad? Stargrove, Treasure y McKee no parecen comulgar mucho con las casualidades, porque de acuerdo con lo que han revelado en una de sus publicaciones [5], todo indica que las drogas que han sido clasificadas como benzodiazepinas, entre los que se encuentra el clonazepam (Klonopin), agotan la melatonina endógena (la que produce la glándula pineal).
En este orden de ideas, si usted ha estado consumiendo reiteradamente benzodiazepinas, es casi seguro que el nivel de su melatonina esté por los suelos, y no podrá dormir a menos que tome “su clonazepam” (ellos así lo dicen, para hacerle creer que usted es el dueño de la situación, cuando en realidad es el clonazepam el que lo tiene a usted bajo control).

Y si acaso todavía no lo ha adivinado, la mejor forma de abandonar el clonazepam y de comenzar a dormir naturalmente, es haciéndolo paulatinamente y tomando al mismo tiempo melatonina exógena (como suplemento). Si su glándula pineal ha sido subutilizada durante mucho tiempo, dudo mucho que esté en condiciones de producir melatonina nuevamente, y es por eso que habrá que administrarla por la noche, una hora antes de irse a dormir.

Patient having breast scan in hospital, profilePor otro lado, es muy probable que usted esté presentando los síntomas que conlleva la deficiencia de esta hormona, a saber: fatiga, dificultad para concentrarse, hiperactividad, intestino irritable y problemas con la memoria de corto plazo. Si usted presenta algunos de los síntomas anteriores y comienza a tomar melatonina, no debería sorprenderle que al cabo de un tiempo, esos síntomas desaparecieran. Asimismo, si es mujer y ha consumido clonazepam por tiempo prolongado, valdría la pena que se practicara una mastografía, porque podría estar en riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Antipsicóticos: drogas con efectos imposibles de calcular

Pero veamos ahora lo que sucede con los fármacos clasificados como antipsicóticos.
Aquí el panorama es desolador, porque resulta que en no pocos casos, el efecto intencional no ha sido bien calculado. Y se entiende, porque ¿cómo alguien podría determinar con exactitud la actividad serotoninérgica que debe tener el cerebro humano? Simplemente no puede, o al menos hasta ahora no se ha podido descubrir el secreto de ese intrincado mecanismo. Y cualquier científico con suficiente ética y un poco de sentido común, no debería elaborar un fármaco que no sabe hasta donde va a aumentar la serotonina de un semejante, como para provocarle un síntoma que se supone debería suprimir.

efecto-secundarioEfectivamente, querido lector, ha leído usted bien y yo no estoy tergiversando los hechos: los medicamentos psiquiátricos que han sido diseñados para suprimir alucinaciones, delirios y otros síntomas psicóticos que se supone deberían corregir, pueden provocar esos mismos malestares. Cuando el psiquiatra a cargo combina varios antipsicótios, o cuando las dosis de uno de ellos son mayores de las que un organismo en particular puede tolerar, las cosas pueden salirse de control [6]. Y por más experiencia que se tenga como psiquiatra, y por más que él mismo se considere una eminencia, siempre existe el riesgo de inducir en el paciente, síntomas que anteriormente no tenía, gracias a un efecto secundario mal calculado. ¿Pruebas de ello? En seguida se las proporciono.
Remington y Kapur, Brier, Schmidt y otros, han revisado las pruebas clínicas y preclínicas que apoyan la hipótesis de que las alteraciones funcionales en el sistema serotoninérgico, afectan a múltiples sistemas neurotransmisores, así como los cambios de conducta en la esquizofrenia.

Ellos también han confirmado que la manipulación farmacológica del sistema serotoninérgico puede reducir o empeorar tanto los síntomas positivos como los negativos, la función cognitiva, así como modular la función extrapiramidal [7].

recetaA diferencia del clonazepam, en donde el efecto calculado es la adicción a las benzodiazepinas, los antipsicóticos crean dependencia, por medio de la producción de un conjunto de síntomas desagradables conocidos como síndrome de abstinencia. ¿Intencional? Después de haber leído a los gigantes de la neuropsicofarmacología, creo que si alguien llegó a calcularlo, falló por mucho. Como quiera salió ganando, porque una sustancia que produce malestares en los periodos de abstinencia, induce en el individuo una gran ansia por volver a consumirla. ¿No es eso un negocio redondo para el fabricante del fármaco en cuestión?

Pero nuestra misión aquí no es hacer cuentas de cuánto se estarán llevando a la bolsa los magnates de la BigPharma, sino ayudarle a usted a superar ese síndrome que lo ha vuelto dependiente, pero que ahora, después de haber leído estas líneas, ha decidido vencer con una gran determinación.
Si razonamos de una manera similar a como lo hicimos con el clonazepam y la melatonina, la pregunta que conviene plantear ahora sería: ¿Cuál es el nutriente que más se agota después de haber estado tomando durante mucho tiempo un determinado antipsicótico? Para dar respuesta a esta cuestión, tenemos necesariamente que analizar cada uno de los antipsicóticos por separado. Pongamos por ejemplo el caso de la clozapina (Clopsine sería una marca representativa que contiene a la clozapina como principio activo).

La clozapina: cómo librarse de ella sin morir en el intentoclopsine

triptofano

La clozapina agota el triptófano que hay en nuestro organismo [8], por lo que parece sensato administrar este aminoácido, si lo que se quiere es dejar de tomar este antipsicótico en particular. Y por favor, nunca vaya a suspender de un día para otro, la ingesta de un antipsicótico como éste. La retirada de este tipo de fármacos se hace de manera gradual, tal y como se indica en la receta mejorada para la esquizofrena, en la Receta alternativa para la autocuración del trastorno afectivo bipolar, o en cualquiera de las recetas de los demás trastornos de personalidad que aparecen en nuestra sección Descargar Recetas.

Observe cómo aparece en la ficha técnica del Clopsine, el delirio como un efecto secundario. Aunque los representantes legales de PsicoFarma hayan clasificado a este efecto secundario como raro, no hay que perder de vista lo que los gigantes de la neuropsicofarmacología descubrieron cuando revisaron el papel de la serotonina en la esquizofrenia (obra citada párrafos atrás).
Y para poner al descubierto aún más los peligros a los que se expone un paciente que ha creado dependencia a la clozapina, ponga usted mucha atención a lo que han declarado Morrison y otros [9], en relación al efecto secundario de la agranulocitosis:

agranulocitosis“La clozapina se hubiera sumado a la larga lista de experimentos médicos fallidos si algunos investigadores americanos no se hubieran dado cuenta de que, a pesar de todo, podía ser útil como tratamiento de pacientes que sufrían parkinsonismo grave y discinesia tardía. Estos científicos descubrieron que, evaluando la sangre de los pacientes a intervalos regulares, podían detectar la agranulocitosis en una fase suficientemente inicial como para prevenir la muerte. (Éste es el motivo por el cual, si le dicen que tome clozapina, le realizarán un análisis de sangre cada una o dos semanas)”.
dr-jekyllLa agranulocitosis es una escasez de granulocitos, un tipo especial de glóbulos blancos que apoyan al sistema inmunológico con una variedad de compuestos. No se necesita ser un experto en neuropsiquiatría para darse cuenta del peligro que implica una falla en este importante mecanismo de defensa. Dudo mucho que un psiquiatra quiera confesarle todo esto a un paciente, o al familiar de aquel que ha sido recetado con clozapina sin mayores averiguaciones, porque sin duda se quedaría sin clientela. Yo le recomiendo leer las fichas técnicas de todos los medicamentos que le haya recetado un señor de bata blanca, sobre todo tratándose de un psiquiatra.

Si uno no lee el manual de su celular o de su equipo multimedia, no pasa nada; pero eso de confiar a ciegas en lo que le diga un doctor Jekyll cualquiera, sin consultar las fichas técnicas de lo recetado, creo que implica un riesgo menos calculado que el de los errados químicos farmaco-biólogos creadores de este cuarto jinete del apocalipsis.

La olanzapina podría estar causando una deficiencia nutricional de glicina

La dosis del suplemento a administrar dependerá del antipsicótico que se esté usando, y por ningún motivo se deberá asumir que el triptófano es el apropiado en todos los casos. Hay situaciones muy concretas en que conviene administrar otro suplemento, a la hora de retirar el fármaco en cuestión.

glicinaOlanzapinaAsí por ejemplo, los síntomas que la olanzapina debe mejorar, podrían mejorar aún más al añadir glicina al tratamiento, y aunque el triptófano no está contraindicado, la glicina es la mejor opción cuando se está intentando reducir paulatinamente las dosis de este otro antipsicótico [10]. Honestamente, no podría asegurar que el síndrome por abstinencia de olanzapina lo hayan calculado los laboratoristas de las Big-Pharma, pensando en agotar deliberadamente la glicina de sus consumidores.

Quiero pensar que si los fabricantes de clonazepam consiguieron volver adictos a sus clientes, agotando su melatonina endógena, y si los creadores de la clozapina calcularon mal y provocaron una dependencia por agotamiento de triptófano, entonces es posible que la glicina exógena ayude a liberar a un paciente de la olanzapina.

Metformina: la OMS la recomienda. ¿Y usted, se la recomendaría a su ser querido?

¿Y cómo le vendría a usted un fármaco ideado para tratar la diabetes tipo 2? ¿Porqué será que los médicos les dicen a sus pacientes que tendrán que tomar la metformina de por vida? ¿Será verdad eso de que la diabetes no tiene cura y que lo único que se puede hacer es controlar los niveles de glucosa? Veamos que opciones hay para esas víctimas de la Organización Mundial para la Desinformación de Clientes Asiduos al Negocio de la Salud (OMDCANS, por sus siglas en español).

omsSería un descaro de parte de las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), si crearan una institución como la OMDCANS, porque aunque no existe como tal, vaya que se dedican a desinformar a las masas. Si los dirigentes de la OMS actuaran en pro de la salud de sus semejantes, no habría necesidad de estar revelando el fraude que está cometiendo el actual sistema de salud, al estar desinformando permanentemente, a los que están buscando un verdadero remedio para su enfermedad (la de los pacientes, no ese Trastorno de Ambición Desenfrenada de Poder que aqueja a cada autoridad sanitaria).

Como cabría esperar, la metformina está incluida en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS, apartado 18.5: “Insulina y otros antidiabéticos”, página 24 de la edición de marzo de 2007. En un esquema de regulación sanitaria diseñado así, se podría decir que la metformina cuenta con todo el apoyo de la OMS para acabar prácticamente con la vitamina B12 y el ácido fólico que tiene usted en su organismo, y que en principio lo defiende de (acomódese bien porque ahí le va la lista de todo lo que puede padecer si ya tiene tiempo tomando metformina):

  • Anemia
  • enfermaFatiga crónica
  • Debilidad
  • Estreñimiento
  • Pérdida de peso
  • Neuropatía
  • Depresión
  • Confusión mental
  • Pérdida de memoria
  • Sarpullido
  • Inapetencia
  • Boca adolorida
  • Lengua inflamada
  • Incontinencia
  • Problemas cardíacos
  • Gingivitis (sangrado de encías)
  • Irritabilidad

¿Quería usted bajar de peso tomando metformina? Piénselo dos veces, porque va a adelgazar a un precio muy elevado, según se infiere de la lista anterior. Mejor échele un vistazo a esta otra entrada en nuestro índice temático: “Receta para adelgazar: azúcar no, suplementos sí“, en donde encontrará una fórmula que contiene entre otras cosas, ácido alfalipoico, un nutriente mucho más efectivo que la metformina y con un efecto calculado no por un laboratorio farmacéutico, sino por la naturaleza.

Descargar archivo PDF

 

demo-diabetes-sin-3dTodo ese conjunto de malestares, que bien podrían clasificarse como efectos secundarios, son más bien una consecuencia de la deficiencia nutricional de Cobalamina (B12) y ácido fólico (B9) ocasionada por la metformina. Pero en este caso, ¿cuál sería el procedimiento a seguir para dejar de ser esclavo de la metformina? Sustituirla de manera gradual por un tratamiento natural basado en las vitaminas B12, B9 y otros suplementos alimenticios.  Pero para conformar un tratamiento como éste, es indispensable detectar, además de las deficiencias nutricionales ocasionadas por la metformina, aquellas que están ocasionando que su nivel de azúcar en sangre esté muy elevado. Hay una serie de preguntas que tendría que contestar el paciente para poder confeccionar una receta acorde con su individualidad bioquímica. Se requiere de una consulta para perfeccionar la receta genérica que ya hemos publicado y que usted puede descargar aquí mismo.

Conclusiones

Calculados o no, los efectos de una droga legal o ilegal, van a agotar invariablemente uno o más nutrientes que su cuerpo necesita para estar saludable, y las prácticas de la medicina moderna (alopática), si bien están ayudando a que el consumidor promedio se sienta mejor en cuestión de horas, y a veces hasta en minutos, a la larga están deteriorando su salud veladamente, aunque ello se nota hasta que ya es demasiado tarde. Porque lo que realmente le importa al sistema de salud tradicional, no es tanto la salud del prójimo, sino qué tanto le reditúa la gente enferma.

marketing-del-miedoUn negocio no puede sobrevivir sin clientes, y cada persona que se cura es un cliente menos. El punto aquí es que la salud debe ser un servicio, no un negocio; pero mucha gente sin principios se ha empeñado en comercializar la enfermedad. Esa es la razón por la cual la Fundación MicroMédix se esfuerza para solventar sus gastos con las donaciones de sus pacientes. Después de curar a un paciente, lo primero que deseamos es que no regrese, porque su regreso significaría un incumplimiento de nuestra misión. Y en vez de decir “hemos perdido un cliente”, apostamos a que hemos ganado un amigo, cuya recomendación hará que otros quieran donar también por recibir un servicio que lejos de ser un negocio, constituye una manera digna de ganarse la vida. Y en lugar de ver a nuestros semejantes como prospectos, nos esmeramos por comprender el sufrimiento de esos seres humanos que ya se dieron cuenta de que estaban siendo víctimas de una desinformación que enferma para dominar, una desinformación que confunde e infunde miedo para lucrar a expensas de las masas [11].

“La droga es el producto ideal… La mercancía definitiva. No hace falta literatura para vender. El cliente se arrastrará por una alcantarilla para suplicar que le vendan…El comerciante de droga no vende su producto al consumidor, vende el consumidor a su producto. No mejora ni simplifica su mercancía. Degrada y simplifica al cliente”… William Burroughs.

© Sergio López González. Fundación MicroMédix. 23 de febrero de 2017


¿No encontraste aquí lo que buscabas? En el índice temático hay más artículos que te pueden interesar


REFERENCIAS

[1] Ghislaine Lanctot. La Mafia Médica. Cómo salir con vida de la prueba y recuperar salud y prosperidad. 2008 Ediciones Vesica Piscis
[2] Lynn Payer. Disease-Mongers. How Doctors, Drug Companies and Insurers are Making you Feel Sick. Wiley. 1994
[3] Carl Elliot. White Coat, Black Hat: Adventures on the Dark Side of Medicine. Beacon Press, 2010.
[4] Ray Moynihan & Alan Cassels. Selling Sickness. How drug companies are turning us all into patients. Allen & Unwin. 2005
[5] Stargrove, Treasure & McKee. Herb, Nutrient, and Drug Interactions: Clinical Implications and Therapeutic Strategies, pág. 772. Elsevier. 2008
[6] Gary Remington and Shitij Kapur. Antipsychotic Dosing: How Much but also How Often? Schizophrenia Bulletin. 2010 Sep; 36(5): 900–903
[7] Página oficial de la American College of Neuropsychopharmacology:  Bryan L. Roth and Herbert Y. Meltzer.
The Role of Serotonin in Schizophrenia; https://www.acnp.org/g4/GN401000117/CH115.html
[8] Pelton, Lavalle, Hawkins, Krinsky. Drug-Induced Nutrient Depletion Handbook. Lexi-Comp; 2nd Ed., 2001
[9] Anthony P. Morrison, Julia C. Renton, Paul French y Richard P. Bentall. ¿Crees que estás loco?, Piénsalo dos veces. Recursos para la terapia cognitiva de la psicosis. 2010, Herder Editorial, S.L., Barcelona
[10]  Heresco-Levy U, Ermilov M, Lichtenberg P, et al. High-dose glycine added to olanzapine and risperidone for the treatment of schizophrenia. Biol Psychiatry 2004;55:165-71.
[11] Miguel Jara. La salud que viene: Nuevas enfermedades y el marketing del miedoEdiciones Península S.A. 2009